Experimento mental macro-micro

Ilustración de Waone

Imáginemos que en una civilización no se pudiera percibir algún tipo de energía, por ejemplo la de una de las fuerzas de la naturaleza, el magnetismo, la electricidad, la fuerza nuclear débil. Y sin embargo si se pudieran percibir sus efectos.

Alguien podría decir:

“No sé cómo lo sé ni por qué sucede, pero cuando alguien aprieta un botón se enciende una luz situada a 300 metros. Y lo asombroso es que no hay contacto alguno entre el fotón y la luz. No podemos explicar por qué pero solo sabemos que si el botón está en ON la luz están en encendida y que si está en OFF estará apagada”.

Y añadiría:

“Aunque parezca inverosímil, sé que si el botón está en ON entonces la luz estará encendida y que si está en OFF entonces estará apagada. ¿Magia?”

Esa persona podría decir que eso prueba la acción a distancia. Al menos hasta que alguien mire detrás del botón y descubra unos cables, y siga esos cables y acabe llegando hasta la bombilla que estaba a 300 metros.

Pero la cosa se complicaría para una civilización que no conociera el wifi, el bluetooth, la transmisión mediante satélites, como una tribu del Amazonas sin contacto con el exterior. Incluso podríamos añadir un mecanismo azaroso, pero que no fuera cuántico, sino macro atómico, como un dado. Cuándo sale un número par, se pone el interruptor en ON, cuándo sale uno impar se pone en OFF, etcétera. En este caso, el mecanismo sería mucho más difícil de detectar.

 


[Septiembre-octubre de 2017, Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, Cuba]

CIENCIA

 

Share