¿Son los blogs como los antiguos salones filosóficos?

Los blogs son muchas cosas y no son ninguna. Pero es posible que sean, o que algunos blogs sean, una actualización de los antiguos salones. Esto me parece fantástico, porque yo creo que mucha de la mejor filosofía no se hizo en las universidades ni en los gabinetes de los pensadores sesudos, sino en los salones y en los cafés.

Si una filosofía no se puede explicar en un salón, de manera más o menos entretenida, a un público atento, pero que también se distrae de vez en cuando mientras escucha, quizá sea una gran filosofía, pero seguramente quien la expone no es un gran filósofo.

Eso lo aprendí de Platón (porque también se aprenden cosas de Platón) cuando dice que el mejor médico es aquel que sabe hacerse entender por sus pacientes.

Pero tampoco hay que tomarse esto completamente a la letra, ya que ahora se me ocurren excepciones o matices, para distinguir entre dos tipos de filósofos, que podríamos llamar los “pensadores creadores” y los “pensadores ejecutantes”. Es algo parecido a lo que sucede con los músicos: un buen compositor no está obligado a ser un buen intérprete (y  mucho menos de todos los instrumentos para los que compone).

Salondevoltaire

Salón de Voltaire (con gorro rojo) al que asisten varios filósofos de la época, entre ellos Diderot (Comida de los filósofos, de Jean Huber)

En fin, que los blogs son como salones en los que uno tiene visitantes más o menos regulares y otros que aparecen de vez en cuando. Algunos visitantes charlan y cuentan cosas en este o aquel salón. Algunos de esos visitantes tienen su propio salón en el que también reciben visitantes.

En estos salones digitales hay conversaciones que se alargan y otras más breves, quizá porque el tema no da más de sí o porque quien habla no resulta muy estimulante. Y en cada salón hay una sala principal, que es el blog propiamente dicho, y otras dependencias más ocultas, algunas casi privadas, incluso algunas inesperadas. Y hay un anfitrión e invitados que presentan a otros invitados, y desconocidos que entran, con más facilidad sin duda que en los salones de antaño: algunos echan un vistazo y se van, pero otros se quedan.

Es una metáfora interesante que desarrollaré en mi próximo salón o blog y que, como ya habrás intuido, se llamará algo así como Salón digital o Salones Tubau o algo parecido.

****************

[Publicado en Il Saggiatore, 16 de diciembre de 2005 con el título ¿Son los weblogs como los antiguos salones? He cambiado en todo el artículo la expresión weblog (hoy en desuso) por blog. El Salón digital que anunciaba tardó cuatro años en abrir sus puertas]

 

◙◙◙ ◙◙◙ ◙◙◙ ◙◙◙ ◙◙◙ ◙◙◙ ◙◙◙

REVISTA ENTRE DOS MUNDOS

Una imagen vale más que mil palabras

Leer Más
Esto no es una página web (y otras paradojas)

Leer Más
¿Cómo debe ser una página web?

Leer Más
Neuromarketing

Leer Más
Brendan Dawes y Walter Murch, una historia de amor

Leer Más
La vorágine

Leer Más
Ordenadores y PES

Leer Más
Xanadú y el algoritmo de Google

Leer Más
Por qué el futuro ya está aquí

Leer Más
Trivial Language

Leer Más
El otro mundo

Leer Más
Derecho de cita audiovisual

Leer Más
Internet y la televisión

Leer Más
La muerte del autor

Leer Más
¿Son los blogs como los antiguos salones filosóficos?

Leer Más
Los salones digitales

Leer Más
El cerebro auxiliar

Leer Más
Conocemos porque conocemos

Leer Más
El movil de McLuhan

Leer Más

***********

CÓMO SE INVENTÓ EL FUTURO

Marshall McLuhan

Cómo se inventó el futuro


Leer Más
Vannevar Bush y el memex
Cómo se invento el futuro /1

Leer Más
Borges, santo patrón del hipertexto
Cómo se invento el futuro /2

Leer Más
Ted Nelson y Xanadú
Cómo se invento el futuro /3

Leer Más
Alan Turing y el juego de imitación

Turing y las máquinas pensantes /1

Leer Más
¿Podrán pensar las máquinas?
Turing y las máquinas pensantes /2

Leer Más
Alan Turing y el juego de imitación
/3 Críticas a Turing

Leer Más

 

Share

2 pensamientos en “¿Son los blogs como los antiguos salones filosóficos?

  1. JORDI TORRENT comentó:

    A mí lo que de verdad me gustaría es que todo esto pasase en un salón de verdad, con cafés y alcohol y humo y sillones y tumbonas y algo para picar. Veros a todos las caras y los movimientos de los brazos mientras explicais vuestras cosas. Poderos tocar el hombro cuando compartimos una risa.

    Todavía soy muy del 19 tocando al 20. Este siglo 21 tan electrónico me parece una herramienta de trabajo excelente, pero me siento un poco incómodo. Como en la Barcelona de ahora. Si, la Barceloneta esta mas limpia, pero dónde están aquellos merenderos con las paredes pintadas de paellas a vivos colores comidos por la sal del mar?

    (NYC, 9 de enero de 2006)

  2. ROSER AMILS dijo

    A mí también me gusta mucho imaginar los salones Verdurin y similares como paraísos de la charla fructífera y placentera, pero los tiempos cambian… y yo veo que donde uno lee que la gente se reunía en grandes salones para “recibir” ahora hay que pensar en pequeñas sobremesas-copas-cenas en casa o fuera de ella, por ejemplo, con nuevas modas y modos, o en el resurgimiento de las coctelerías o barras de tapeo como “charladeros” oficiales, o el “te veo en el blog” que me mandó una amiga hace poco como gran novedad en nuestras conversaciones, ahora enriquecidas a través de la pantalla.

    Ah! Y sobre los comentarios: Daniel, convéncete, ordenarlos es imposible; intentarlo, incluso imaginarlo, resulta útil como ejercicio… pero creo que es como cuando se ordenan los volúmenes de una biblioteca personal. O eres bibliotecario profesional y ves cada comentario como un elemento 100% clasificable o no hay manera, siempre terminan quedando unos libros por aquí y otros por allá a causa del mal de las sugerencias, desviaciones, ensueños etc. elementos que se aglutinan por magnetismo entre unos libros y otros creando recorridos laberínticos que… que son también valiosos e interesantes, no? A mí me gusta que haya un poco de emoción a la hora de visitar un blog, que entre unos comentarios y otros aparezcan temas que aparentemente no vienen a cuento…

    Bueno, tan solo era un comentario… +

    (Barcelona, 27 de diciembre de 2005)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *