Holmes, el hombre que nos graduó la mente

Wyoming-No-tan-elemental

En esta descripción de No tan elemental que hizo el Gran Wyoming me gusta especialmente esa definición de Sherlock Holmes como el hombre que nos graduó la mente para hacer visible lo invisible. Lo comenté en la presentación del libro con Juanjo de la Iglesia, en La Fugitiva.

https://www.youtube.com/watch?v=U7nmCsalNfY rel=0

TRANSCRIPCIÓN DEL VÍDEO

 

Daniel Tubau: ¿Alguna pregunta?, ¿Alguna duda?

Pregunta: ¿Con qué faceta de Sherlock Holmes te identificas tú más?

Daniel Tubau: Me quedaría con esta magia del personaje. Me parece recordar que mi madre me dio Un escándalo en Bohemia, no, Estudio en escalata y que lo leí a los catorce o quince años y empecé a hacer una libreta que se llamaba “Los métodos de Sherlock Holmes”. Curiosamente he recuperado la libreta y muchos de los encabezados de la libreta coinciden con capítulos del libro. Y ahí ya apuntaba esta curiosidad por descifrar las cosas y por ver signos donde otros no ven nada, y por distinguir las cosas. Me acuerdo de que en la adolescencia era capaz de distinguir, por ejemplo, aceites, mracas de aceite. Y mojando un pan era capaz de distinguir si era Koipe o Carbonell, de 0,5º… Los cafés también, los perfumes… Siempre que había un perfume lo olía y después decía “Oye, tú llevas tal perfume…”

Esta cosa de que hay un montón de signos y que los tienes ahí y los puede ver. Como dijo Wyoming en la frase promocional para el libro: “Holmes, el hombre que nos graduó la mente”. Holmes nos puso las gafas que nos permiten ver esas cosas. Pero, claro, tienes que graduarte la mente primero. 



No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.



[pt_view id=”64488b37gm”]

No tan elemental, de Daniel Tubau

Si ya estás leyendo No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes, haz clic en esta imagen.

Entradas holmesianas no tan elementales

[pt_view id=”64488b37gm”]


Sobre el libro

[pt_view id=”64488b37gm”]


SÓLO PARA TUS OJOS 
(Lectores de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes)

[pt_view id=”64488b37gm”]


Además…

La vida secreta de Sherlock Holmes


Cómo descifrar códigos y lenguajes

(con Sherlock Holmes)]


International: Not So Elementary

 

Originally posted 2016-10-23 20:24:39.

El mundo paranormal y Sherlock Holmes

Uno de los asuntos que más ha interesado a los holmesianos y que ha dado origen a interminables polémicas, es el de la relación entre Sherlock Holmes y el mundo paranormal. A partir de una interesante pregunta de Lola Larumbe, hablamos de este tema Carlos García Gual, Pedro Angosto y yo mismo en la librería Rafael Alberti.

Después de la transcripción del vídeo, he escrito unas notas acerca de  algunos aspectos  relacionados con la charla.


TRANSCRIPCIÓN DEL VÍDEO

Lola Larumbe: ¿Y Holmes nunca tiene, visiones procedentes de un sueño… premoniciones. Lo que se llama premoniciones?

Daniel Tubau: ¿Premoniciones? Yo diría que no. Diría…

Pedro Angosto: En la película de Garci, sí.

(Risas)

Daniel Tubau: Yo diría que no tiene premoniciones, ¿te refieres a algo que va  a pasar después…?

Carlos García Gual: No, no…

Daniel Tubau: Yo creo, que no, pero digo siempre “creo”, porque aunque he leído tres veces o más las 60 novelas y cuentos de Sherlock Holmes para escribir el libro, siempre después hay una aventura, en la que no te has fijado, que tiene una premonición… Pero me da la impresión de que nunca…

Pedro Angosto: El universo de Sherlock Holmes es absolutamente material, también porque tiene un sentido. Si intervienen fuerzas sobrenaturales, sus poderes de observación son nulos.

Daniel Tubau: Sí, eso es muy interesante. Hay un personaje, un detective que no hemos mencionado y que para mí es casi mi segundo favorito, que es el Padre Brown, de Chesterton. El padre Brown es un curita que va resolviendo casos. Chesterton era cristiano, es curioso porque se convirtió al catolicismo… De una manera muy extravagante. Él dice que estaba en Francia en una ocasión y entró en una iglesia católica y entonces escuchó a un cura francés y escuchó un sermón, que dice que era lo más absurdo que se podía nunca decir, que no tenía el más mínimo sentido… Y entonces se dijo: “Si esto ha sobrevivido dos mil años, ¡tiene que ser la verdad!”.

(Risas)

….Bernard Shaw decía: “Cuando Chesterton se subió en la barca del cristianismo, la barca empezó a hacer aguas”. Porque Chesterton medía dos metros y era inmenso… Y entonces, el Padre Brown, lo curioso es que, como tú dices de Conan Doyle, a pesar de ser católico y defender claramente la cosa espirtual, nunca hace que el padre Brown resuelva un caso con cosas paranormales, ni Dios, ni sueño, ni nada… Su método también es [racional]… Claro, perdería, como tú dices, la gracia. Si vale todo, entonces…

Pedro Angosto: Hay un debate entre los holmesianos, por así decirlo, sobre si en ese universo… porque ahora en el 90 por ciento de los pastiches que se escriben ahora de Holmes siempre intervienen los dioses de Lovecraft, o cualquier otra cosa… Pero con Sherlock Holmes en medio. Pero existe este debate de hasta qué punto el personaje se presta a eso y luego si el propio Sherlock Holmes era creyente o religioso. Yo creo que sí, que aunque es absolutamente científico en su comportamiento, hay varias ocasiones en las que deja libre al culpable, porque dice. “Ya se enfrentará [a un juez mayor]”.

Daniel Tubau: En efecto. En el cuento este que decíamos, el de la rosa, hace una especie de prueba de la existencia de Dios por vía negativa. Dice: “Todo este dolor y toda esta crueldad, si no existiese un Dios, ¿qué sentido tiene? No puede soportar todo el horror que existe en el mundo y que, si encima no existe Dios,pues apaga y vámonos. Es una prueba de Dios por la vía negativa, es leve, pero… Pero yo creo que si se recurre lo que decías de usar al personaje en unas aventuras [de carácter sobrenatural] ya pierde todo sentido. Si se empieza a recurrir al otro mundo y todo eso… Es como usar a un personaje que lleva una gorra como la de Holmes…

Lo paranormal

En alguna ocasión, como señalé en No tan elemental, Holmes deja claro que él no tiene nada que hacer si intervienen poderes situados más allá de lo razonable. Lo dice con cierta ironía, sin llegar a negar de manera explícita esa posibilidad, pero considerándola fuera por completo de su jurisdicción. De todos modos, en ninguno de sus casos (si la memoria no me traiciona) Holmes se rinde ante el mundo paranormal o admite que algo sea inexplicable para la lógica y la razón.

Uno de los momentos en los que se refiere de manera explícita a su incapacidad para prever el futuro es en El sabueso de los Baskerville, cuando dice:

“El pasado y el presente se hallan en mi campo de acción, pero lo que un hombre pueda hacer en el futuro es algo muy difícil de predecir”.

Cuando mostré una cierta duda acerca de si Sherlock Holmes tiene alguna premonición en alguna de sus aventuras, lo hice porque recordaba vagamente algún pasaje en el que el detective parece anticiparse a algo que va a suceder. Al editar ahora el vídeo, la sensación se intensificó, y además vino acompañada por la sensación de que, a pesar de tener esa premonición, Holmes no actuó cuando podía y, de este modo, evitar algo trágico que podía suceder. Creo que algo semejante sucede no en una, sino en varias aventuras, lo que deja en muy mal lugar a Holmes, puesto que parece no actuar para que no suceda algo malo que podría haber evitado.

El caso que me vino hace un instante a la mente fue el de Las cinco semillas de naranja, donde Holmes casi prevé la muerte de su cliente, o al menos el extremo peligro al que se enfrenta, y sin embargo no hace nada por impedirlo, pues lo manda de regreso a su casa, en vez de ponerle algún tipo de protección o decirle que es preferible que permanezca en Londres. El hombre, efectivamente, es asesinado.

Pero creo que hay algún caso más, que ahora buscaré con la ayuda de Leslie Klinger y Sabine Baring Gould, en el que Holmes demuestra de manera evidente que es muy bueno trabajando con el pasado y el presente pero no tanto previendo el futuro. Quizá algún lector holmesiano o sherlockiano pueda ayudarme en este asunto.

¿Sherlock sobrenatural?

En mi opinión, un buen pastiche sherlockiano, es decir una aventura protagonizada por Sherlock Holmes pero no escrita por Conan Doyle, debe respetar las características básicas del detective y de las aventuras. Cada uno es libre de convertir a Holmes en un personaje a su medida, pero a mí, desde mi gusto personal, si en una historia protagonizada por Holmes la explicación es paranormal o interviene el más allá o lo sobrenatural, no me interesa y casi considero que es una estafa.

Eso no quiere decir que no haya estupendas historias en las que se usa a Holmes como un mero monigote en medio de un mundo paranormal, pero eso será mérito del arte narrativo del autor, que nada aporta a la figura de Holmes ni al placer de leer una aventura que podamos atribuir a Sherlock Holmes. Como decía Pedro Angosto, si interviene lo paranormal, los poderes deductivos o analíticos de Sherlock Holmes se convierten en un adorno sin sentido (aunque, como él propio Pedro parece insinuar, parece que él no aplica este precepto).

Chesterton

Cuando Bernard Shaw hablaba de cómo la barca del catolicismo comenzó a hacer aguas al subirse a ella Chesterton, estaba usando el doble sentido, por supuesto: no era sólo por la tremenda envergadura física de Chesterton, sino también por su extravagante manera de defender la religión, y el catolicismo en particular. Como decía Borges, Chesterton siempre tiene una intención proselitista, pero que raramente tiene efecto y que, por fortuna, no anula su inagotable ingenio. Pero ni con todo su ingenio pudo Chesterton convertir en razonables algunos de los mayores absurdos del catolicismo. Cuando lo intenta, uno tiene la sensación de que Chesterton está desperdiciando sus grandes capacidades intelectuales, que debería entregar a mejores causas que justificar cualquier disparate moral e intelectual de la iglesia católica.

Holmes y la rosa

En cuanto al cuento de la rosa, me refiero a El tratado naval, donde un Holmes melancólico, con una rosa en la mano, reflexiona acerca de cómo a través de la existencia de las rosas se podría deducir la existencia de Dios. Lo cuento en No tan elemental y lo comentaré en otra entrada. Pero el relato en el que habla del sinsentido de un mundo sin Dios es La caja de cartón.



No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.


Wyoming-No-tan-elemental


Entradas holmesianas no tan elementales

[pt_view id=”64488b37gm”]


Originally posted 2016-10-13 17:34:34.

Sherlock Holmes y la aventura de los huevos de pascua

En todo el mundo hay miles, quizá decenas de miles de holmesianos, también llamados sherlockianos. Yo mismo me puedo considerar uno de ellos, aunque no pertenezco de manera oficial a ningún club o sociedad (aparte de la Sociedad Decepcionista, claro).

Los holmesianos llaman pastiches o apócrifos a los cuentos, novelas, adaptaciones teatrales, películas o series de televisión en las que aparece Sherlock Holmes pero que no fueron escritas por John Watson, por Sherlock en persona o incluso por Arthur Conan Doyle, al que algunos atribuyen la autoría de todas las aventuras canónicas.

 [La mesa de los Madrid Days del Círculo Holmes de Barcelona antes de comenzar las sesiones]

Hace no mucho [en 2016] tuve el inmenso placer de volver a ver a los holmesianos del Círculo Holmes, que visitaron Madrid en una expedición tras las huellas de los Madrid Days holmesianos (aunque apócrifos) de la película de José Luis Garci. [La mesa de los Madrid Days del Círculo Holmes de Barcelona antes de comenzar las sesiones]

La serie Sherlock, que empezó muy bien pero acabó muy mal, ha dado origen a decenas de páginas web que intentan detectar los huevos de Pascua (Easter eggs) que esconde cada capítulo. Se llama huevos de Pascua a esos pequeños guiños escondidos en una narración, pero también en un programa de software. En este caso, la expresiñon se refiere a referencias más o menos ocultas a aventuras canónicas de Sherlock Holmes, que solo pueden descubrir los expertos en el personaje.

Holmesian.netHolmesian.net

Entre quienes han rastreado en la serie Sherlock huevos de Pascua hay páginas como Pajiba, o Mental_floss, o What Culture, o Den of Geek o incluso la revista Wired. Es una muestra del efecto descomunal que la serie de la BBC está teniendo y que lanza a sus seguidores a sumergirse en la lectura de las aventuras originales de Sherlock Holmes, de una manera que sin duda no había sucedido desde hace décadas, pues las ventas del llamado Canon holmesiano aumentaron un 53% en el año del estreno de la serie y un asombroso 180% en 2012, según se explica Stacey M. Lantagne en Sherlock Holmes and the case of lucrative fandom. Las cifras  anteriores no tienen en cuenta todas las versiones de los cuentos y novelas de Holmes que se pueden leer gratis y que circulan de forma masiva por Internet, puesto que han prescrito los derechos de autor de las aventuras originales en muchos países. Por otra parte, la serie ha sido vendida a 150 países y es de suponer que también en esos lugares habrá estimulado la lectura de las aventuras originales. Yo mismo pude comprobar ese éxito en las librerías de Shanghai, llenas de libros de y sobre Sherlock.

Sin embargo, a pesar de mi afición al personaje y a algunos holmesianos en particular, No tan elemental no es un libro sólo para holmesianos, sino que lo escribí pensando en cualquier lector que sienta curiosidad hacia el personaje. Incluso para aquellos a los que no interesa Sherlock Holmes, pero que sí están interesados en el asunto de cómo pensamos y cómo podemos pensar mejor. Es decir, cómo podemos lograr, al menos en cierta manera, pensar de la misma manera que Sherlock Holmes. Es también una investigación acerca de las diversas profesiones de Sherlock y de cómo se reconocen sus aportaciones en diversas ciencias y disciplinas.

En esta presentación en la librería El Buscón de Madrid, tras una breve pero encantadora presentación de Luis Sancho, Juanjo de la Iglesia y yo comentamos algunas de estas cosas. Puedes leer la traducción bajo el vídeo.

TRANSCRIPCIÓN DEL VÍDEO

Juanjo de la Iglesia:Bienvenidos, muchas gracias por venir. Estamos aquí muy bien, muy acogedor, ¿no?

Daniel Tubau: Sí, mejor que allí  [en un primer espacio desde el que nos disponíamos a presentar el libro] que estábamos un poco como en una oficina…

Juanjo de la Iglesia: Bueno, pues hemos repetido presentación. Creo que alguien más ha repetido también… ¡hay algunos entusiastas!

Victoria García Laborda: Una madre, siempre es una madre.

Juanjo de la Iglesia: ¡Bueno, una madre siempre va  a venir! 

Victoria García Laborda: Claro.

Juanjo de la Iglesia: Pero aparte de por madre, sin duda viene porque estuvo aquello formidablemente bien.

Daniel Tubau:  Fabuloso, fabuloso…

Juanjo de la Iglesia: Acaba de decir una cosa [Luis Sancho] acerca del libro que está muy bien, pero que puede dar la sensación de que el libro está escrito para holmesianos. Para gente que haya leído a Sherlock. Por ahí empezamos a tirar del hilo Daniel y yo el otro día en la presentación en la librería La Fugitiva, en Lavapiés, bueno, en Antón Martín. 

Y yo creo que no. No es imprescindible. No es un libro que vaya dirigido a los holmesianos, lleno de guiños a holmesianos que sólo entiendan ellos, sino que es un libro que también tiene claves… Aparte de que lo que ha dicho Luis es verdad, que no sólo es un ensayo sobre Holmes, sino que es un ensayo sobre eci, sobre pensamiento racional y sobre muchas cosa. Pero que también es un libro que da muchas claves para entender al personaje.

Daniel Tubau: Sí, también lo dijimos el otro día. El libro sí que tiene juegos para holmesianos, tiene huevos de Pascua, esas pequeñas sorpresas que encantarán a los holmesianos, por ejemplo a los aficionados a la serie Sherlock, ya sabéis, la serie de la BBC… pues también hay sorpresas. Hay páginas web en las te cuentan todo los huevos de Pascua que hay en esa serie… Pero mi libro no es sólo para holmesianos, sino para lectores que no sean tan holmesianos. Luego hablaremos un poquito de los holmesianos, que son una especie de secta muy curiosa…

Juanjo de la Iglesia: Son como trekies, como los de Star Trek, pero en Holmes…

Daniel Tubau: Sí, muy curioso… Pero el libro es también para personas que simplemente les guste el personaje, que les guste Sherlock Holmes o la novela de detectives… y creo que para cualquier persona que quiera pasarse un buen rato leyendo un libro, que es accesible también para todo tipo de público y de lector.

Juanjo de la Iglesia: Lo he podido leer yo, osea que… lo puede leer cualquiera, garantizado.

Daniel Tubau: Pero, además, como trata de todo tipo de cosas, de ciencias, y de disciplinas en las que Holmes ha destacado, creo que sí, que es un libro apto para cualquier persona, sea o no holmesiana.




No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.



Entradas holmesianas no tan elementales

[pt_view id=”64488b37gm”]


Originally posted 2016-10-27 18:37:07.

El alimento de los dioses

Daniel, detective bíblico

Daniel- 473px-Michelangelo_Buonarroti_026

En No tan elemental cuento algunas de las hazañas detectivescas de Daniel, como dos que recordé en la presentación que hice junto a Carlos García Gual en la librería Rafael Alberti. Es interesante señalar que tanto la historia que cuento en el vídeo como la de Susana y los viejos son consideradas apócrifas por los judíos y por muchos protestantes.

Daniel es uno de los cuatro profetas mayores para los cristianos, junto a Isaías, Jeremías y Ezequiel, aunque no lo es para los judíos. Al leer sus andanzas es fácil tener al impresión de que se trata de un personaje que va más allá de los fines religiosos y que debió ser una especie de truhán o astuto aventurero al estilo de Ulises, Simbad o Nasrudín.

Lo curioso del personaje de Daniel es que reúne muchas de las habilidades de un detective como Sherlock Holmes, pero también de un adivino o un intérprete de sueños de sueños; es también un criptógrafo, que sabe descifrar las palabras que se le aparecen al rey Nabucodonosor y, además, es capaz de sobrevivir en un foso junto a asiete leones.

Aunque en la presentación dije que la historia trascurre en tiempos de Nabucodonosor, en realidad tuvo lugar cuando ya Ciro había conquistado el reino babilonio, cumpliendo precisamente la profecía que contenía el sueño de Nabucodonosor.

 

TRANSCRIPCIÓN DEL VÍDEO

Daniel Tubau: Hay detectives precursores, aquí (en No tan elemental) no he llegado a hablar… Lo tenía en uan primera versión: “los precursores de Holmes”, pero se alargaba mucho y se separaba de la intención del libro… Pero un precursor curioso…. bueno, Zadig de Voltaire es muy famoso…

Carlos García Gual: Dupin…

Daniel Tubau: Dupin, sí… Vidocq que era un detective auténtico… Pero hay uno auténtico, Daniel… Daniel, como yo…. el de la Biblia, era un gran detective. Tiene como tres o cuatro casos detectivescos. Os cuento uno de ellos.

Daniel vivía en Babilonia y resulta que los sacerdotes decían que Daniel adoraba a otro dios y que debían expulsarlo. Entonces Daniel dijo: “Tus sacerdotes adoran a  dioses que no existen, la comida que les dan los sacerdotes a los dioses se la comen ellos mismos”. Nabucodonosor, creo que era, dijo: “Pero, ¿puedes probar eso?” Y Daniel dijo: “Sí, vamos a poner comida en el templo y vamos a cerrar el templo a cal y canto. Y así al día siguiente veremos si los dioses se han comido o no la comida. Y entonces, efectivamente, cierran el templo y al día siguiente entran y ven que, efectivamente, la comida ha sido comida. Los sacerdotes dicen: “Lo ves? Los dioses existen. Han venido y se han comido la comida”. Entonces Daniel dice: “Eh! Un momento: fijaos en el suelo” Y entonces en el suelo Daniel había puesto ceniza (la noche anterior) y estaba todo lleno de huellas. Siguen las huellas, y las huellas van a un pequeño cuartito y allí se ve que en ese cuartito entran los sacerdotes por el otro lado del templo, se comen la comida y después se van.

Lola Larumbe: Había un sacerdote gordo.

Daniel: Exactamente. Y ese es un caso que tiene a Daniel como detective.

Daniel y Ciro en el templo de Bel descubren que no hay comida en el altar

Daniel y Ciro en el templo de Bel descubren que no hay comida en el altar


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


Entradas holmesianas no tan elementales

[pt_view id=”64488b37gm”]


Sobre el libro

[pt_view id=”64488b37gm”]


SÓLO PARA TUS OJOS 
(Lectores de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes)

[pt_view id=”64488b37gm”]


Además…

La vida secreta de Sherlock Holmes


Cómo descifrar códigos y lenguajes

(con Sherlock Holmes)]


International: Not So Elementary

 


 

Originally posted 2015-12-10 01:36:06.

“La Nueva Teología” en El camino de los mitos II

El camino de los mitos

En el segundo volumen de El camino de los mitos, que reúne los relatos ganadores del II concurso de La Revelación, se incluye mi relato “La Nueva Teología”, que obtuvo el segundo premio. En la presentación del libro por la editorial Evohé se dijo:.

“El volumen de relatos y poemas mitológicos que te presentamos ha sido confeccionado en base al segundo certamen literario de La Revelación. En las páginas interiores podrás disfrutar de las aventuras de un mesenio rodeado de dioses, del Olimpo al completo en un decadente café, de futuros antólogos desenmarañando virtuales textos antiguos, de las divinidades jugando con los humanos como en un juego de mesa, de una lira y un emperador romano artista, etc. El libro está ilustrado con unos magníficos dibujos que sin duda completan a los textos de una manera tan certera como plástica.
Los autores de este compendio de textos son tan variados como los propios escritos que mostramos. Un periodista aquí, un guionista ahora, un fotógrafo allí, un filósofo acá…; un israelí, un argentino, un colombiano, un cubano, varios españoles… Lo que les une es que todos son escritores, todos sienten esa pasión por contar narraciones y narrar cuentos. En esta ocasión, el mito les ha unido, un camino que emprendimos hace más de cuatro años y que nos ha dado la posibilidad de publicar a más de veinte autores con un futuro brillante.
Confiamos en que sea de tu agrado, que los relatos te cautiven y que los poemas te envuelvan como lo hicieron los que hace un año te ofrecimos”.

la nueva teologia presentación

Ignacio Becerril, Javier Baonza y Daniel Tubau durante la presentación en Casa del Libro

A continuación, también ofrezco la crónica de la presentación de El camino de los mitos II en la Casa del Libro

“La sala que nos acogió volvió a quedarse pequeña, esta vez más que nunca, y no sólo ya en el espacio sino casi también en el tiempo, pues la presentación desembocó en charla, y la charla se alargó inevitablemente y con placer:

Los tres ponentes (los autores Ignacio Becerril Daniel Tubau con sus puntos de vista distintos, y el editor Javier Baonza como equilibrio y nexo entre ambos), formaron un triángulo perfecto respecto a la exposición de la concepción y el enfoque actuales que sobre los mitos puede darse.

Labor esta que fue complementada de la mejor manera por la presencia de los maestros y humanistas Carlos García Gual Pilar González, y secundada por la participación de quienes os acercasteis, que fuisteis muchos, y cuya presencia os agradecemos desde aquí, confiando en que fuera aquella una tarde tan especial como lo fue para nosotros”.

El equipo de Ediciones Evohé

© Fotografías: Diego Monachelli

************


A continuación, puedes ver entradas dedicadas a Recuerdos de la era analógica encontradas en la Arqueo Red (que nosotros llamamos Internet)

[pt_view id=”7657170bu0″]

Vida de Daniel Tubau contada por Tonino

MI VIDA CONTADA POR TONINO

Daniel Tubau, por Tonino /1


Leer Más
Una personalidad misteriosa

Semblanza de Daniel Tubau, por Tonino /2


Leer Más
Andanzas en China y relación con Cortazar

Semblanza de Daniel Tubau, por Tonino /4


Leer Más
La filofísica de Tubau

Semblanza de Daniel Tubau, por Tonino /3


Leer Más

Reseñas de Recuerdos de la era analógica

Agatha en El blog de Arlequini

Leer Más
El verdadero libro digital

Leer Más
Aguirre en La2Revelación

Leer Más
Reseña en OcioZero

Leer Más

Originally posted 2007-01-05 14:05:09.

La manera de pensar de Holmes

Carlos García Gual explica una de las diferencias fundamentales entre Sherlock Holmes como detective y los detectives e investigadores que surgieron después, imitándolo. Aunque hay precursores de Holmes como Auguste Dupin o Legrand, y el propio creador de la Surete francesa, François Vidocq, el gran referente que popularizó un género todavía balbuceante y que atrajo la atención del gran público sobre una profesión como la de detective fue sin duda Sherlock Holmes.

Pero existen bastantes diferencias entre el maestro y sus discípulos, algunas de ellas muy interesantes, como las que señala Carlos García Gual.


TRANSCRIPCIÓN DEL VÍDEO

Carlos García Gual: Lo atractivo, después de toda esta literatura sobre Holmes, es que todavía nos atrae por esa mezcla que tiene de romanticismo, cientifismo, subrayando un poco lo individual. Esa manera un poco anárquica de Holmes…  que choca un poco con lo que ha sido la novela policíaca moderna. Ahora, si ustedes se fijan, en las novelas policíacas modernas ya no se da este investigador suelto, sino que tiene relación con una policía que tiene una técnica muy avanzada. Lo que se lleva no es tanto el razonamiento, que es la gran arma de Holmes, sino las pequeñas…

Daniel Tubau: Las pequeñas técnicas científicas…

Carlos García Gual: ...los pequeños  restos que se ha dejado el criminal, que se ha dejado un pelo, o hay una sustancia rarísima, o hay algo que sólo se encuentra en algún sitio y entonces, mediante las máquinas… tiene las fichas de los posibles criminales y entonces… Eso no existía en la época, digamos, en la época heroica de la novela policíaca. Es anterior a lo que se llama la novela negra americana. Es un poco anterior también a las secuelas de las novelas inglesas de Agatha Christie que heredan mucho…. Poirot hereda mucho… por contraste, muchas veces en contraste con Holmes… Y todo esto está aquí. Pero lo que Daniel hace es insistir un poco en la metodología, para que comprendamos muy bien qué tipo de pesquisas, qué inteligencia es la de Holmes. Y por eso, en algunos pasajes dice que esto puede enseñarnos a ser como él. A mí me gustaría que él leyera antes de continuar una de las páginas finales, este es un libro analítico… una de las páginas finales en la que habla de cómo llegó a pensar en este libro.

Daniel Tubau: Es casi el desenlace… así que…

Pedro Angosto: Un spoiler…

Estatua de Sherlock Holmes en Londres, por Rich McCor

Estatua de Sherlock Holmes en Londres, por Rich McCor

Daniel Tubau :

«Hace ya casi 30 años, en 1987, destiné uno de mis cuadernos de notas al estudio de Sherlock Holmes. Lo llamé «El método holmesiano». En él recopilé citas de sus aventuras y escribí pequeños ensayos, bajo epígrafes que en algunos casos coinciden con los de este libro: «Consejos generales», «Amplitud de miras», «Recolección de datos», «Lo que se debe evitar», «Formación de hipótesis», «Disfraces, máscaras y fingimientos», «Holmes como psicólogo social» o «Sherlock Holmes y el análisis retrospectivo». También anoté los resultados de mis investigaciones holmesianas en la vida cotidiana, pues empecé a fijarme en cualquier minucia o detalle, buscando las diferencias en lo aparentemente semejante y las semejanzas en lo diferente. Llegué a ser capaz de distinguir entre más de una decena de marcas de aceite y entre diversas mezclas de café a través del olor, a buscar el camino más corto para llegar a cualquier lugar, lo que me hizo perderme más de una vez por caminos insólitos, a situarme en el lugar correcto del andén en el metro para coincidir con la puerta, a saber si en el baño de un desconocido la ventana estaba a la derecha o a la izquierda, fijándome en la calidad del afeitado de cada lado de la cara, y a descubrir pequeños secretos en los gestos y manera de vestir de mis compañeros del colegio, como el doctor Bell decía que hacían los lectores más inquietos de las aventuras de Sherlock Holmes. Me encantaba fijarme en los pequeños detalles y empecé a ver signos en cada cosa, como un semiólogo compulsivo. Se puede considerar que casi todo aquello en lo que me entrené y que escribí hace ya casi treinta años era conocimiento inútil, como lo era para Holmes y Watson saber cuántos escalones hay en un piso de solteros de Baker Street, pero nunca se sabe, pues al menos me ha servido para escribir este libro».



No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.


Wyoming-No-tan-elemental


Entradas holmesianas no tan elementales

[pt_view id=”64488b37gm”]


Sobre el libro

[pt_view id=”64488b37gm”]


SÓLO PARA TUS OJOS 
(Lectores de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes)

[pt_view id=”64488b37gm”]


Además…

La vida secreta de Sherlock Holmes


Cómo descifrar códigos y lenguajes

(con Sherlock Holmes)]


International: Not So Elementary

 

Originally posted 2016-10-17 16:01:47.

No tan elemental, con Carlos García Gual

libreria_rafael_albe

En la legendaria librería Rafael Alberti, donde pasé horas de mi niñez y adolescencia rebuscando nuevos libros que leer, entre ellos las aventuras de Sherlock Holmes, se presenta este viernes 8 de mayo de 2015 mi libro No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes.

conNataliaenAlberti

Con mi hermana en la Alberti en los tiempos legendarios y peligrosos (tras un atentado fascista).

¿Y qué mejor presentador para un mito moderno como Sherlock Holmes que un experto en mitos como Carlos García Gual?


carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.

 


Wyoming-No-tan-elemental


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


Entradas holmesianas no tan elementales

[pt_view id=”64488b37gm”]



No tan elemental, de Daniel Tubau

No tan elemental, de Daniel Tubau

Originally posted 2015-05-08 14:17:34.

Johann Faust

PACTOS CON EL DIABLO

Dice Carlos García Gual que el de Fausto es un mito moderno muy interesante, pues podemos seguir con bastante facilidad su evolución desde su origen, desde un personaje real que sabemos que existió hasta sus últimas variaciones literarias y artísticas. Es cierto, porque de los mitos casi siempre solo nos queda su eco a través de las épocas y resulta difícil rastrearlos hasta su origen.

Melanchton asegura que Georg o Johann Faustus nació hacia el añó 1480 en Knittliengen, un pueblecito perteneciente a Württemberg, que no sé si es el Witenberg en el que Goethe situaba a su Fausto. [Parece que no se trata del mismo lugar, puesto que Knittliengen y Wurttemberg están en un extremo de Alemania, en el suroeste, mientras que Wittenberg está en el otro extremo, al noreste].

Johann Faust

El benedictino Johannes Tritemus lo menciona en sus epistolarios y se supone que Fausto fue su discípulo. Dice Alberto Cousté que este Tritemus es “uno de los magos especulativos más grandes de los que se tenga memoria”. También mencionan a Fausto en sus cartas el canonista Mudt y Heinrich Urbanus, quien lo llamaba Magister Geórgius Sabellicus Faustus Junior. Estos autores decían que Fausto sabía de memoria la obra completa de Homero, Virgilio y Horacio, lo que tampoco resulta tan asombroso (más difícil le hubiera sido memorizar tan sólo la de Plutarco).

Al parecer, se licenció por la Universidad de Heidelberg y luego se estableció en Praga “capital mundial de la magia por entonces”, dice Cousté.

En 1513, Conrado Mutiano, que no sé si es la latinización del mencionado Mudt, habla de Georgius Faustus como un fanfarrón y un loco. Siete años después el obispo de Wittenberg le paga diez florines por un horóscopo. En 1527 escapa de Wittenberg para evitar ser arrestado. Un año después lo expulsan de Ingolstadt bajo la acusación de sodomita y nigromante. El prior Kilian Leib menciona sus conocimientos astrológicos.

En 1532 se le prohíbe establecerse en Nurenberg a causa de su inmoralidad. Tal vez en 1533, él y el no menos famoso Agrippa (Heinrich Cornelius Agrippa von Nettesheim) pasan una temporada bajo la protección del obispo de Colonia, Hermann von Wied.

En 1534, Felipe von Hutten, que vive en Venezuela, menciona también los poderes astrológicos de Fausto. En 1539 el médico Felipe Begardi se indigna de que Fausto “pretenda ejercer a la vez la medicina, la quiromancia, la cristalomancia, la nigromancia, etc.”.

Al parecer, murió en Staufen, cerca de Friburgo, en 1540 o 1541, a los sesenta años.

Johann Faust y el diablo

Estos son los datos más o menos ciertos acerca de Johann Fausto, pero su leyenda agregó todo tipo de extravagancias y asombros, no sólo mediante la invención, sino también atribuyéndole hechos pertenecientes a otros personajes, algunos de ellos bastante más legendarios que el propio Fausto, como San Cipriano (El mago prodigioso, de Calderón) y Simón el mago.

Se decía que era experto en artes mágicas, que había intentado volar en Venecia y que había ejercido la nigromancia y la profecía en Cracovia. Además, era capaz de levitar, tenía el don de la ubicuidad, poseía poderes hipnóticos y de sugestión y dominaba la xenoglosia o don de lenguas. En cuanto a las habladurías acerca de su pacto con el diablo, parece que se deben a que el propio Fausto presumía de haberle vendido su alma.

En una época de ocultistas célebres, como Paracelso, Nostradamus y Agrippa, una figura menor como Fausto logró mayor fama gracias al Faustbuch (Libro de Fausto), también llamado el Fausto de Spies por haber sido publicado por este librero. Se trata de una colección de cuentos que se publicó en 1587 en Frankfurt y que conoció enseguida un gran éxito. En este libro se atribuían a Fausto historias que anteriormente se habían adjudicado a Merlín, a Alberto Magno o a Roger Bacon. El libro, que parece que cuenta con importantes virtudes, fue divulgado por toda Europa y poco a poco se fueron añadiendo más episodios a la vida de este mago prodigioso. Christopher Marlowe se basó en una traducción de 1592 para escribir en 1604 La trágica historia del Doctor Fausto.

En el libro de Spies, que intentaré leer en su traducción al español o a otro idioma que conozca, se asegura que, a cambio de su alma, Fausto compró sabiduría, juventud y poderes mágicos durante 24 años.

Fausto estudia sin descanso

Los ocho primeros años los dedicó a los estudios mágicos y a los placeres en la ciudad de Wurtemberg; los ocho siguientes a viajar en medio del mayor lujo, asombrando a todos con sus poderes, incluidos el Papa y el Emperador. Después regresó a Wittenberg y conjuró al fantasma de Helena de Troya, se casó con ella y tuvo un hijo, concluyendo su vida con una muerte horrible y la condena eterna, a pesar de su última confesión y arrepentimiento.

Aunque los estudiosos de la época se burlaban de los supuestos poderes de Fausto, en círculos luteranos se lo tomaron muy en serio, entre ellos Melanchton y el mismo Martin Lutero. El luterano Georg Rudolf Widman amplió el libro de Spies en 1599, proporcionando datos más precisos y quizá más fantásticos a la leyenda. Alberto Cousté cuenta algunos detalles de este libro.

El motivo que llevó a Fausto a pactar con el diablo fue, según Widmann, su ansia de conocimiento. Aunque llevaba un tiempo dándole vueltas a la posibilidad de contactar con el maligno, pues sabía como hacerlo, Fausto no acababa de decidirse. Así que el diablo, atraído por la excepcionalidad del alma de Fausto, decidió dar el primer paso. Sin embargo, sabía que una propuesta directa no sería aceptada. Si no hay aceptación voluntaria, el diablo no puede hacerse con el alma de los hombres, así que el príncipe de las tinieblas puso en práctica todas sus artes de seducción, pues no en vano se le llama el Gran Tentador.

Satanás se apareció a Fausto por primera vez bajo el aspecto de un perro negro que le seguía por todas partes, hasta que consiguió ser adoptado por el nigromante. A partir de ese momento, el diablo se dedicó pacientemente a proteger a su amo y a alejar de él cualquier distracción, consiguiendo así que éste se sumergiera más y más en sus estudios diabólicos. Finalmente, Fausto decide intentar conocer al diablo y se cita con él en los bosques de Mangeall, tras dejar todos sus asuntos en manos de su criado Wagner, pues temía perder la vida en el demoniaco encuentro.

Tras algunas temibles demostraciones de su poder, el diablo se aparece a Fausto bajo la figura de un monje franciscano. El diablo se mueve alrededor de Fausto durante un buen rato y finalmente se acerca a él y le da un pergamino y una pluma. Fausto lee el pergamino y firma con su propia sangre.

De esta historia que cuenta Widman, el detalle más fantástico es que afirma que este pergamino fue encontrado entre los papeles póstumos de Fausto. Pero, ¿de qué otra manera podría haber sabido este luterano estricto cuáles eran las cláusulas del contrato? Eran estas: Mefistófeles aparecería siempre que se lo mandase Fausto y estaría obligado a hacer lo que éste le pidiese, sería sumiso y eficiente como un criado y sólo podría ser visto por Fausto.

En cuanto a Fausto, su única obligación consistía en entregarse en cuerpo y alma al diablo, “sin reserva de ningún derecho para la redención, ni futuro recurso a la misericordia divina”, una vez que el diablo le hubiese servido durante veinticuatro años.

Cousté menciona un tercer Fausto, el de Johan Nicolaus Pfitzer, quien en 1674 dedicó otro libro al personaje. Pero como esta obra fue publicada posteriormente al Fausto de Marlowe, al que dedicaré esta sección alguna vez, no trataré de su contenido.

Para Alberto Cousté, Fausto es un héroe gnóstico, porque pierde su alma a causa de su devoradora sed de conocimiento, y lo compara con Prometeo, pero señala una diferencia: Fausto, “como alto exponente del Renacimiento” es individualista, mientras que el sacrificio de Prometeo es en favor de los hombres. Pero el mito de Fausto ha llegado a alcanzar una complejidad tal, en gran parte a partir del Fausto de Goethe, que no añadiré aquí más interpretaciones, sino que lo haré cuando vuelva a dedicar esta sección de nuevo a Fausto, al Fausto de Marlowe, de Goethe, de Mann, de Valery y, ¿por qué no?, de Estanislao del Campo.


[Publicado en 1997. Revisado en 2019]

[pt_view id=”1f7f362q5m”]

Originally posted 2012-11-27 15:37:16.

Una intuición muy entrenada

Cuando hablo acerca de la intuición y alerto a mis alumnos o a mis lectores acerca del cuidado que hay que tener con este recurso mental, hay quien piensa que estoy diciendo que la intuición no sirve para nada. Pero no, no es eso lo que pienso.

La intuición es una herramienta muy útil, que, como conté en la presentación junto a Carlos García Gual en la librería Rafael Alberti, muchas veces nos ofrece estupendas respuestas. Ahora bien, en las situaciones más inesperadas e imprevisibles, en las menos habituales, es precisamente donde menos debemos fiarnos de la intuición.

Por otra parte, parece necesario deshacer un equívoco: mucha gente parece pensar que la intuición es algo que tiene que ver con un yo personal, una especie de alma, algo más auténtico, espiritual e intangible, que el pensamiento reflexivo. Sin embargo, sucede todo lo contrario: la intuición es simple y llanamente un mecanismo mental, casi fisiológico, una respuesta física inmediata, un impulso que no revela nuestro ser o nuestra verdadera personalidad, sino más bien nuestros automatismos. Es una paradoja que algo tan puramente mecánico se haya convertido en el símbolo de la autenticidad personal.

TRANSCRIPCIÓN DEL VÍDEO

Lola Larumbe: Entonces, si no es “Como ser como Sherlock Holmes” es “Cómo ser Sherlock Holmes”.

Daniel Tubau: Sí, cómo ser Sherlock Holmes, como decía Goethe, pensar como pensaban los griegos no como un griego pensó.

Lola Larumbe: Siempre la razón, ¿no? Siempre la razón por delante, ¿no? La razón y la observación.

Daniel Tubau: En Sherlock Holmes yo diría que sí. Hay momentos en los que Sherlock Holmes se puede dejar la intuición, pero… En el libro digo que no hay que fiarse de la intuición, pero ahora bien, también puedes entrenar la intuición. Todos la entrenamos. Yo por ejemplo soy guionista, y cuando trabajo en un programa de humor no se me ocurre ningún chiste… Estamos todos los guionistas allí deprimidísimos porque no se nos ocurre ningún chiste, pasan las semanas: “¡Dios mio! ¡no se me ocurre nada!” Yo he trabajado en el Caiga quien Caiga, en El informal, en otros programas de humor… y estás ahí como bloqueado, pero a medida que pasa un mes o mes y medio… se te ocurre un chiste detrás de otro. Digamos que vas entrenando (la intuición), la intuición de pronto te va dando ideas. Miras cualquier cosa y ya es un chiste para ti. Todo el mundo en la profesión que dominamos, tenemos una intuición mejor que una persona neófita o que es ajena a esa profesión. Sherlock Holmes en su campo ha estudiado muchísimo, se ha leído todos los Anales criminales, ha observado todos los pequeños detalles y su intuición le da mejores respuestas que la intuición de cualquier otra persona. Porque la ha entrenado. Pero para mí la intuición, y creo que para Holmes también, es una respuesta  automática, que funciona muy bien en el 80 o 90 por ciento de las ocasiones. Yo cojo este vaso y sé cómo apretar exactamente para que no se me caiga, ¿no? Son cosas que he aprendido a lo largo de mi vida, durante la infancia… Lo de la garganatra ya es distinto…

La diferencia de la que hablo al final entre sujetar un vaso de cristal para que no se caiga (y tampoco se rompa) y la del mecanismo de nuestra garganta para tragar, es que el tragar es más un instinto, un acto reflejo que ya tenemos en cierto modo preparado nada más nacer, como lo es la succión del pecho materno, mientras que el sujetar, aunque también pueda ser heredado y codificado genéticamente, debe adaptarse a cada tipo de objeto, como un vaso de cristal, que es un objeto artificial con el que, como mamíferos, no nos hemos encontrado en nuestra larga historia evolutiva en la naturaleza. Un vaso de cristal finísimo que sin embargo pareciera de sólido metal dorado, podría engañar a nuestra intuición y al cogerlo podríamos romperlo, pues no era cristal, sino metal lo que esperábamos.

 


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


Entradas holmesianas no tan elementales

[pt_view id=”64488b37gm”]


Sobre el libro

[pt_view id=”64488b37gm”]


SÓLO PARA TUS OJOS 
(Lectores de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes)

[pt_view id=”64488b37gm”]


Además…

La vida secreta de Sherlock Holmes


Cómo descifrar códigos y lenguajes

(con Sherlock Holmes)]


International: Not So Elementary

 

Hamlet, detective

Benedict "Sherlock" Cumberbatch como Hamlet

Benedict “Sherlock” Cumberbatch como Hamlet

En la presentación de No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes junto a Carlos García Gual en la librería Rafael Alberti, uno de los asistentes nos hizo una pregunta muy interesante acerca de Hamlet como detective. Aquí se puede ver, junto con nuestra respuesta.

Transcripción del vídeo:

PREGUNTA: Quería preguntarles sobre esto que están diciendo… yo he estudiado filosofía también [un momento antes yo había dicho que estudié filosofía] ¿Y no creen que a la raíz de la fascinación que causa en el público en general la novela policíaca o las investigaciones del tipo Sherlock Holmes está en el fondo un descubrimiento del sentido último de la realidad...

CARLOS: Sí, yo no sé si…

DANIEL: …de que la realidad tiene sentido…

…de que hay un orden en lugar de un caos…

CARLOS: De que hay una coherencia, digamos, un crimen es un poco la rotura de la realidad y luego al final sabemos por qué.

DANIEL: …y nos puede tranquilizar el pensar que encontramos ahí esa solución…. que normalmente no la encontramos.

PREGUNTA: Por ejemplo, hay quienes retrotraen la figura del detective a Hamlet, por ejemplo, que encuentra que algo huele a podrido en Dinamarca, y en ese restablecer el orden, ¿no?, del rey impostor que está dominando el reino, hay un descubrimiento de lo que está pasando, ¿no?

DANIEL: No, Hamlet es interesante porque… yo ahora te diría, así improvisando, te diría que Hamlet se comporta como un verdadero científico porque el va más allá de lo que suele ir Sherlock Holmes, porque hace un experimento. Es decir, el encarga a los actores que representen una obra en la que un hombre mata al rey para ver si así el usurpador empieza a temblar en ese momento y a ponerse nervioso y entonces se revela su crimen… hace un experimento casi igual en un laboratorio, cuando pones esto y esto y esperas a ver qué pasa… lo que pasa con Claudio cuando vea la escena. Es muy curioso…

Aunque había pensado en Hamlet como detective, no había caído en la cuenta de este aspecto absolutamente experimental de Hamlet, cuando tiende la trampa al usurpador Claudio. Recordemos que se trata de una obra de teatro dentro del teatro, llamada “La ratonera”, porque es la trampa para una rata, para Claudio, el usurpador, para poner a prueba su reacción, como él mismo explica a Polonio:

HAMLET.- Esta noche se presenta una obra delante del Rey. Una de sus escenas contiene circunstancias muy parecidas a las que te platiqué, respecto a la muerte de mi padre. Te encargo que cuando este acto se represente, observes a mi tío con la más viva atención. Si su oculta culpabilidad no se descubre por sí sola al ver uno de dichos lances, significa que es un espíritu infernal lo que vimos y que mi imaginación está tan enegrecida como los yunques de Vulcano. Examínalo cuidadosamente. Yo también fijaré mi vista en su rostro y después uniremos nuestras observaciones para juzgar su comportamiento.

Cuando el propio usurpador Claudio pregunta a Hamlet por el título de la obra, el responde:

REY.- ¿Cómo se llama la obra?

HAMLET.- La ratonera. ¿Por qué? … Es un título metafórico. Esta obra trata de un asesinato cometido en Viena. El duque se llama Gonzago y su mujer Baptista. Ya lo verá. ¡Es un enredo maldito! Pero, ¿qué importa? A Su Majestad y a mí, que tenemos almas inocentes, no nos puede incomodar. Al potro que esté lleno de mataduras le dolerá; pero nosotros no tenemos desollado el lomo.

claudio hamlet

Claudio observado por Hamlet en el momento del asesinato ficticio

Y el experimento tiene éxito, pues la reacción de Claudio revela su manifiesta culpabilidad cuando ve lo que hace Luciano, su alter ego en la escena:

LUCIANO.- Negros pensamientos, manos dispuestas, veneno preparado, tiempo y clima favorables; y nadie que observe. Tú, pócima fatal, extraída en el silencio de la profunda noche, compuesta de mortales hierbas; infectadas tres veces y otras tantas exprimidas después, sirve a mi intento; pues tu magia natural y terribles propiedades, a la saludable vida pone fin inmediatamente. (Vacía el veneno en el oído del que está durmiendo).

HAMLET.- Lo envenena en el jardín para usurparle el cetro. Su nombre es Gonzago. La historia es cierta, y está escrita en muy buen italiano. Pronto verán cómo el asesino consigue el amor de la esposa de Gonzago.

POLONIO.- Detengan la obra.

REY.- Traigan luces. ¡Vámonos de aquí!

OFELIA.- ¡El Rey se levanta!

HAMLET.- ¡Qué! ¿Se asusta con un falso fuego?

REINA.- ¿Qué sucede, mi señor?

La última curiosidad es que La ratonera es el título de la obra escrita por una creadora de detectives tan importante como Agatha Christie. Esa obra, según tengo entendido es la que más años seguidos ha permanecido en cartel en Londres e incluso en la escena mundial. Christie puso ese título a la obra por sugerencia de su familiar Anthony Hicks, que recordó la respuesta de Hamlet a Claudio cuando le preguntó el título d ela obra (en realidad, la obra representada ante Claudio se llama El asesinato de Gonzago).

La ratonera, 57 años después de su estreno

La ratonera, 57 años después de su estreno


El tema de Hamlet como detective, como he podido comprobar en un rápido vistazo en internet, por lo que supongo que, tras leer alguno de esos estudios, me ocuparé de nuevo de este tema tan interesante, que, como es obvio, no afecta solo a Hamlet, sino a cualquier obra que contenga un misterio, como el Edipo rey de Sófocles. Pero a mí me interesa en particular el hecho de intentar resolver el misterio más que mediante una trampa (que es un efecto frecuente en cualquier novela policíaca) casi mediante un experimento.


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
Amazon, La FugitivaRafael Alberti,Laie…)


carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.


Wyoming-No-tan-elemental


  Para saber más acerca del libro: No tan elemental, querido Holmes
Para saber más acerca de Daniel Tubau: Algunas pistas acerca del autor


 

Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


Entradas holmesianas no tan elementales

[pt_view id=”64488b37gm”]


Sobre el libro

[pt_view id=”64488b37gm”]


SÓLO PARA TUS OJOS 
(Lectores de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes)

[pt_view id=”64488b37gm”]


Además…

La vida secreta de Sherlock Holmes


Cómo descifrar códigos y lenguajes

(con Sherlock Holmes)]


International: Not So Elementary