Sunzi explica que es el dao

El dao de la traducción /3

En el artículo anterior (Dao significa muchas cosas) planteaba al lector una pregunta: ¿por qué nos atraía la idea de traducir la segunda aparición de dao en El arte de la guerra con algún término relacionado con el gobierno?

El dao de la traducción es un ensayo por entregas escrito por Ana Aranda Vasserot, traductora de El arte de la guerra. En la imagen: dao

 

La respuesta nos la da el propio Sunzi. Resulta que uno de los recursos que emplea cuando argumenta consiste en enumerar ciertos términos para, a continuación, explicarlos. Este estilo argumentativo se encuentra casi en cada capítulo de El arte de la guerra, por ejemplo cuando se describe qué clase de espías se necesitan o cómo hay que utilizar el fuego o cuáles son los escenarios de guerra.

Veamos, por lo tanto, unas líneas más adelante, cómo define Sunzi ese dao, al que se ha referido como primer factor que debemos examinar antes de emprender una guerra:

El dao (道),
hace que el pueblo
comparta las ideas
de su soberano.

Por lo tanto,
morirá por él,
vivirá por él,
y no temerá
el peligro.

Con esta explicación que nos ofrece el propio Sunzi, el lector entenderá porque Laureano Ramírez Bellerín traduce dao por “rectitud del gobernante” y también por qué Albert Galvany prefiere “virtud”.

Está claro que el gobernante debe ser moral y legítimo (“recto”), como dice Ramírez Bellerín, mientras que Galvany seguramente juega con el sentido latino de virtus, entendido como “excelencia”, como aquello que es perfecto en su campo de acción. En cuanto al término “política”, que se emplea en la traducción al chino actual de El arte de la guerra, sin duda es porque se entiende que antes de emprender una guerra se debe examinar la cuestión política, lo que también incluye la rectitud o excelencia del gobernante.

Nosotros le dimos muchas vueltas a este segundo dao y lo tradujimos de diferentes maneras versión tras versión. No debemos olvidar que las decisiones de traducción afectan a diferentes aspectos, que tienen que ver con la filología o con el sentido y significado, pero también con el uso habitual y con la comprensión por parte del lector.

Eran importantes ciertos aspectos académicos, pero también teníamos muy claro que el libro iba dirigido a lectores que no necesariamente estarían familiarizados con la cultura china o con las dificultades de la lengua. La comprensión era muy importante y en muchas de las decisiones de traducción este factor fue lo que al final nos hizo decantarnos hacia uno u otro lado.

El lector se preguntará, después de esta larga disquisición acerca de la comprensibilidad de un texto traducido, y conociendo nuestra preferencia por evitar una traducción exótica, cosa que puede suceder si se deja dao sin traducir, por qué entonces dejamos dao sin traducir.

Dejaré la resolución de este pequeño enigma para el siguiente artículo.

Continuará

[Visita la página de Ana Aranda Vaserot: Gabinete]


El arte del engaño
Daniel Tubau
Editorial Ariel
600 páginas
Una cuidada edición que ofrece la más completa panorámica del arte de la estrategia china publicada hasta la fecha.


Contiene la traducción completa de El arte de la guerra de Sunzi y Las 36 estratagemas chinas, por Ana Aranda Vasserot, así como Las 100 reglas del engaño y la estrategia

AmazonAriel-Casa del LibroFnac

Share

Dao significa muchas cosas

El dao de la traducción /2

En el primer artículo de El dao de la traducción, expliqué por qué decidimos traducir la primera aparición de la palabra “dao” en El arte de la guerra por “camino”:

Estatua de Sonshi (Sunzi) en Japón. En la mano sostiene El arte de la guerra, escrito en un rollo de tiras de bambú

“La guerra es
lo más importante
para el estado,
el terreno de la vida
y de la muerte,
el camino (道)
a la supervivencia
o la desaparición.”

El segundo dao de El arte de la guerra  (道) se presentó unas líneas después, cuando Sunzi dice que se deben analizar cinco factores antes de emprender una guerra:

“El primero es el dao (道),
el segundo es el cielo,
el tercero es la tierra,
el cuarto es el mando,
el quinto es el método.”

El dao de la traducción es un ensayo por entregas escrito por Ana Aranda Vasserot, traductora de El arte de la guerra. En la imagen: dao

En los primeros borradores de la traducción, tenía muy presente que uno de mis profesores durante la carrera y también traductor de El arte de la guerra, Albert Galvany, hizo un elogio de la traducción del Libro del curso y de la virtud (Dao de jing) porque Anne-Hélène Suárez había traducido dao por curso, en vez de dejar sin traducir dao o incluso ponerlo en mayúsculas (Dao) como se había hecho en algunas traducciones anteriores.  En su conferencia, Galvany razonaba que de esa manera se evitaba caer en una traducción exótica y dotar de un halo místico a dao. Nosotros estábamos de acuerdo con esa manera de proceder, así que empezamos a discutir cómo podíamos traducir este segundo dao.

Recuerdo muy bien la discusión porque íbamos en un tren camino de Madrid y leíamos diferentes versiones de El arte de la guerra, siguiendo el consejo de Umberto Eco en Decir casi lo mismo: el traductor debe leer y analizar las traducciones que ya se han hecho del texto.

Versión de El arte de la guerra por Albert Galvay, quien hace poco me comunicó que está a punto de aparecer una nueva edición revisada.

En el caso de El arte de la guerra de Sunzi, este deber del traductor se multiplica casi hasta el infinito. No solo tuvimos que manejar el texto base, sino también versiones anteriores al texto que se han trasmitido durante los últimos dos mil años, como la encontrada en Yinqueshan en 1972 y que es ahora la versión más antigua de la que disponemos, aunque incompleta. También consultamos versiones en chino actual; entre cinco y diez en inglés de Mair, Minford, Giles, Sawyer, Cleary, Ames; dos en francés, en especial la de Jean Levi, y tres traducciones directas al español.

En las versiones españolas, nos gustó la elección que había hecho Albert Galvany para la editorial Trotta: virtud.

Sin embargo, Laureano Martínez Bellerín, que además ha realizado una prodigiosa propuesta de reconstrucción del texto original de El arte de la guerra,  optó por traducir dao por la rectitud del gobernante.

En cuanto a su legendaria traducción al inglés a principios del siglo XX, Lionel Giles decidió traducir dao por “ley moral”, pero en la mayoría de las versiones en inglés encontramos como traducción “Way”, casi siempre en mayúscula (Mair, Minford), aunque algunos autores prefieren mantener Dao o Tao (Sawyer) y también con mayúsculas. Por su parte, Ames y Lau lo traducen en minúscula como way, pero indicando entre paréntesis tao: “way (tao)”.

Versión de El arte de la guerra de Laureano Ramírez Bellerín.

Sin embargo, en una versión china para estudiantes de secundaria, descubrimos que prefirieron no dejar el dao original, sino traducirlo al chino moderno por política (政治, zhèngzhì). Curioso.

Virtud, rectitud del gobernante, política, camino, vía, ¿cómo se puede traducir de maneras tan diferentes una misma palabra? Recuerdo que en aquel tren empezamos a buscar un término y también surgieron virtud y rectitud, además de honestidad, verdad, gobernanza o legitimidad.

El lector quizá se preguntará por qué en esta segunda aparición de dao en El arte de la guerra dudábamos entre diversos términos que tenían que ver con el buen gobierno, mientras que en el primer caso parecía claro que lo adecuado era camino, aunque entendido no como un Camino con cierto toque trascendente, sino como una simple equivalencia de sendero o recorrido.

Continuará

[Visita la página de Ana Aranda Vaserot: Gabinete]


El arte del engaño
Daniel Tubau
Editorial Ariel
600 páginas
Una cuidada edición que ofrece la más completa panorámica del arte de la estrategia china publicada hasta la fecha.


Contiene la traducción completa de El arte de la guerra de Sunzi y Las 36 estratagemas chinas, por Ana Aranda Vasserot, así como   

AmazonAriel-Casa del LibroFnac

Share

El dao es el camino

El dao de la traducción /1

El dao de la traducción, por Ana Aranda Vasserot, traductora de El arte de la guerra. En la imagen: dao

Esta es la primera entrada acerca de la traducción de El arte de la guerra, que se incluye en el ensayo El arte del engaño. Al modo de una novela por entregas, entrada por entrada, iré contando la apasionante aventura que ha sido traducir este clásico de la literatura junto a Daniel Tubau. Empezaré por la traducción de un término conocido por muchos lectores aficionados a la cultura china: dào o tao.

En la China antigua dao era una palabra usada y conocida. Confucio la utiliza en sus Analectas y también forma parte de título de  la obra quizá más conocida de China junto a El arte de la guerra, el Daodejing, el libro más importante del taoísmo.

La traducción de dao ha sido un rompecabezas porque es una palabra y un  concepto complejo. Como algunas palabras de otros idiomas, tiene muchas connotaciones y significados metafóricos. En chino clásico, dao puede ser camino, vía, curso, gobernar, modelodecir, explicar, arte, etc.

Daodejing [Tao te king) de Siruela, traducido por Anne-Hélène Suárez.

Pues bien, la primera aparición de dao () la resolvimos sin mucha dificultad:

“La guerra es
lo más importante
para el estado,
el terreno de la vida
y de la muerte,
el camino (道) a la supervivencia
o la desaparición.
No puede ser ignorada”.

En este caso optamos por camino porque nos pareció interesante mantener el juego conceptual y el paralelismo entre:

 

terreno (地) de la vida y de la muerte”
camino (道) a la supervivencia o la desaparición”.

Es un sentido de camino que hace que el espacio geográfico (camino, terreno) sirva como metáfora del tiempo en el que transcurren los acontecimientos: el terreno en el que los soldados están entre la vida y la muerte, el camino que va desde la existencia a la desaparición o supervivencia de los estados.

El problema llegó un poco después, cuando nos encontramos con el segundo “dao”.

Continuará

[Visita la página de Ana Aranda Vaserot: Gabinete]


El arte del engaño
Daniel Tubau
Editorial Ariel
600 páginas
Una cuidada edición que ofrece la más completa panorámica del arte de la estrategia china publicada hasta la fecha.


Contiene la traducción completa de El arte de la guerra de Sunzi y Las 36 estratagemas chinas, por Ana Aranda Vasserot, así como Las 100 reglas del engaño y la estrategia]

AmazonAriel-Casa del LibroFnac

Share

Tratados de estrategia de la China antigua

En una época de guerra continua parece necesario y razonable que se escriban tratados militares. Quizá por esa demanda inevitable del público, existen decenas de tratados de estrategia chinos datados en la llamada época de los Estados Combatientes, aproximadamente entre el 470 y el 221 antes de nuestra era, un periodo historico en el que, como ya revela su nombre, los conflictos militares eran constantes.

En El arte del engaño, me he ocupado de manera intensa del más famoso de todos ellos, El arte de la guerra de Sunzi, que quizá fue escrito antes, pero que se convirtió en un bestseller durante esa época, tal como nos cuenta el astuto filósofo Han Feizi. Pero  también he examinado otros, como el Wuzi, atribuido a Wu Qi, el Mozi, atribuido a Mo Di, el Sima Fa, atribuido a Sima Ranju o El arte de la guerra II, de Sun Bin, supuesto descendiente de Sunzi.

En El arte del engaño se incluye una traducción íntegra de El arte de la guerra y Las 36 estratagemas chinas, realizada por Ana Aranda Vasserot.

En estas páginas, intentaré completar esa información, repasando uno a uno todos esos tratados y textos de estrategia y persuasión. Me limitaré tan solo a los tratados que pertenecen a la época Zhou (-1040 a -221), la inmediatamente anterior al imperio chino creado por el Primer Emperador, Shi Huang Di, que inició la dinastía Qin. Es decir, los tiempos en los que China todavía no era China, con alguna pequeña incursión en las primeras dinastías Qin y Han. Estos son los tratados que se pueden relacionar de manera más directa con El arte de la guerra de Sunzi, porque fueron escritos antes, tal vez, o porque fueron escritos poco después o en polémica directa con las ideas del maestro Sun.

Ese tiempo anterior a la unificación comienza en los tiempos legendarios de emperadores míticos como el Emperador Amarillo, atraviesa la primera dinastía, llamada Xia (que todavía es semi legendaria), y continúa en la primera dinastía considerada histórica, la Shang, pero los textos se encuentran en la siguiente época o dinastía, la Zhou, que es cuando vivió el autor de El arte de la guerra.

La época Zhou se inicia en el año -1040  y termina en el -221, cuando el rey de Qin conquista todos los territorios rivales y se convierte en gobernante del nuevo imperio de Qin. Aunque su dinastía apenas sobrevive a su heredero, a partir de entonces comienza lo que se ha llamado la China imperial, a pesar de que ese imperio ha conocido muchos cambios dinásticos y muchos momentos en los que fue conquistado o dividido.

Nos interesan, en definitiva, los tratados de estrategia que fueron escritos durante la época Zhou, la del maestro Sun.

Las tres primeras dinastías, Xia, Shang y Zhou y su situación en un mapa de la China actual (Ilustración de Samuel Velasco para El arte del engaño)

 

ÍNDICE DE TEXTOS DE ESTRATEGIA
Estos 11 priemros enlaces te permiten desplazarte rápidamente por esta entrada. 

Cuando veas un link en color rojo, eso significa que te conecta con una entrada escrita por mí. Los links en color verde te envían a páginas que no he escrito yo, por ejemplo, la de la editorial que ha publicado un libro determinado.

  1. Los tratados más importantes de la época Zhou
  2. Otros tratados de la época Zhou
  3. Textos militares en inscripciones
  4. Libros que existieron pero que se han perdido
  5. Libros perdidos y recuperados
  6. Tratados de estrategia de origen muy dudoso
  7. Textos militares Qin y Han
  8. Los siete clásicos del arte militar
  9. Comentarios a El arte de la guerra y textos relacionados
  10. Textos zhou relacionados de manera especial con la estrategia militar
  11. Versiones chinas de El arte de la guerra
  12. Traducciones de El arte de la guerra a otros idiomas 

Daga de bronce con decoración de tigre de la época de los Estados Combatientes (-475 a -221) [By Daderot [CC0], from Wikimedia Commons]


  1. LOS TRATADOS MÁS IMPORTANTES DE LA ÉPOCA ZHOU 

Los principales tratados chinos de estrategia y guerra de la época Zhou o pre Qin son:

  1. Wuzi 吳子, atribuido a Wu Qi.
  2. Sunzi bingfa 孫子兵法, atribuido a Sunzi. Es decir, El arte de la guerra.
  3. Sun Bin bingfa 孫臏兵法, atribuido a Sun Bin. O El arte de la guerra II.
  4. Liutao 六韜 o Tai Gong liutao 太公六韜, atribuido al Taigong. Conocido como Las seis enseñanzas o Las seis enseñanzas secretas del Taigong.
  5. Sima fa 司馬法, atribuido a Tian Rangju (田穰苴)
  6. Weiliaozi 尉繚子, atribuido a Wei Lio

Si los autores a los que se atribuyen los libros fueran los verdaderos autores, el orden cronológico de escritura sería el siguiente:

  1. Liutao
  2. Sima fa
  3. Sunzi  (si lo escribió Sun Wu, hacia -500)
  4. Wuzi
  5. Sun Bin
  6. Weiliaozi

Sin embargo, lo más probable es que se escribieran tal como se ordenan en la primera lista, el primero el Wuzi y el último el Weiliaozi, o bien el primero el Sunzi y el segundo el Wuzi, dependiendo de si el autor de El arte de la guerra fue Sun Wu hacia el año -500, o bien otro autor hacia el -300.

De las hipótesis acerca de quién fue el verdadero autor de El arte de la guerra me ocupo en extenso en El arte del engaño, así que ese asunto apenas lo trataré aquí.

(regresar a índice)

2. Otros tratados de la época zhou

Textos militares que se consideran de la época zhou o que fueron escritos o trasmitidos en época Qin o Han pero que parercen tener un origen o inspiración más antiguos.

Gai lu o Helü o Wu Zixu: Tratado militar atribuido al consejero Wu Zixu, que trabajó para los reyes Helü y Fuchai de Wu. Se llegó a pensar que el Wu Zixu era El arte de la guerra que conocemos, pero un descubrimiento arqueológico en 1982 en Zhangjiashan sacó a la luz un texto llamado Gai lu (nombre que se daba al rey Helü de Wu), que algunos autores como Yann Couderc han identificado como el Wu Zixu mencionado por la tradición.

(regresar a índice)


 

3. Textos militares en inscripciones 

Aparte de muchos otros textos grabados en todo tipo de materiales, existen dos grandes colecciones de inscripciones, una perteneciente a la época Shang (que son, por lo tanto, los primeros textos prechinos conservados) y las otras de la época Zhou.

Inscripciones Shang:  se han descubierto decenas de miles de inscripciones de la época Shang, grabadas en huesos de animales y en plastrones de tortuga (la parte ventral del caparazón).

Muchas de ellas han sido traducidas y se encuentran en Sources of Shang history: the oracle bones inscriptions, editado por David Knightley.

Inscripciones Zhou: Las de la época Zhou se encuentran en vasijas y otros objetos, generalmente de bronce. Recientemente se ha publicado una recopilación de todos los textos conservados, o al menos de la mayoría de ellos, en A Source Book of Ancient Chinese Bronze Inscriptions, editado por Constance Cook y Paul Goldin.

Una alternativa, pero no tan completa ni académica (como insiste el autor) es Inscriptional Records of the Western Zhou, de Robert Eno.

(regresar a índice)


4. Libros que existieron pero que se han perdido
Hay otros muchos tratados militares, que se citan o mencionan en otros textos, aunque casi todos ellos se han perdido.

Jun zhi (Tratado del ejército)
Este libro se menciona en el Zuozhuan o Tradición de Zuo.

Jun zheng (Libro de la Administración militar)
Se menciona e incluso se cita en El arte de la guerra (Sunzi bingfa), lo que quiere decir que es anterior y que conservamos al menos esa breve cita del libro.

(regresar a índice)


5. Libros perdidos y recuperados

Traducción de El arte de la guerra de Sun Bin por D.C.Lau y Roger T. Ames

Los descubrimientos arqueológicos de las últimas décadas han permitido sacar a la luz libros que se creían perdidos para siempre. Y también textos breves y fragmentos de carácter militar.

Sun Bin bingfa (El arte de la guerra de Sun Bin)
Uno de los textos recuperados es precisamente El arte de la guerra II o El arte de la guerra de Sun Bin, que durante siglos fue considerado una pura invención. Ahora, gracias al descubrimiento de Yinqueshan en 1972, disponemos de un ejemplar. Ya lo enumeré entre los tratados más importantes, en la primera sección.

Además de por Lau y Ames, el libro de Sun Bin ha sido traducido por Thomas Cleary (versión española El arte de la guerra II) y por Ralph D.Sawyer (Sun Pin Military Methods).

Los Cuatro Libros del Emperador Amarillo
Este libro, que también se creía perdido para siempre, fue redescubierto recientemente. Aunque el libro se atribuye al legendario Emperador Amarillo, se cree que fue escrito ya a finales de la época Zhou, quizá incluso durante la dinastía Qin. Se supone también que pertenece a una escuela conocida como huanglao, que combinaba las enseñanzas militares del Emperador Amarillo (Huangdi) y las ideas del taoismo de Laozi o Lao Dan, expresadas en el Dao de Jing. Algunos expertos, sin embargo, dudan de que este libro recién descubierto pueda identificarse con el libro perdido llamado Los cuatro libros del Emperador Amarillo.

Existe traducción española, por Iñaki Preciado Idoeta: Los cuatro clásicos del Emperador Amarillo.

(regresar a índice)


6. TRATADOS DE ESTRATEGIA DE ORIGEN MUY DUDOSO
Existen muchos libros que se atribuyen a personajes tan legendarios como el Emperador Amarillo, pero que casi con total seguridad fueron escritos ya durante la época imperial china (después de la época Zhou). A pesar de tratarse de falsificaciones muy posteriores, resultan interesantes y los descubrimientos arqueológicos nos obligan a ser prudentes: tal vez en algún caso estas falsificaciones podrían conservar de algún modo restos de un texto verdaderamente antiguo, aunque es improbable.

Huangdi yinfujing (El talismán oculto del Emperador Amarillo)
Atribuido al mítico Emperador Amarillo o Huangdi, al que se considera el fundador de la nación china.

Wojijing (Clásico para el control mediante lo inesperado
Atribuido al Emperador Amarillo. Probablemente fue escrito o modificado por Li Quan, un taoísta de la época Tang  (618 a 907)

(regresar a índice)


7. LOS SIETE CLÁSICOS DE LA ESTRATEGIA CHINA
Durante la dinastía Song se hizo una recopilación de tratados de estrategia y se eligieron siete grandes textos. Cinco de ellos ya los he enumerado en el primer apartado dedicado a los tratados más importantes de la época Zhou, por lo que aquí los enumero de nuevo pero entre corchetes. Los otros dos son posteriores a la época Zhou

[Wuzi, Libro del maestro Wu]
[Sunzi bingfa  El arte de la guerra]
[Liutao o Tai Gong liutao  Las seis enseñanzas secretas del Taigong]
[Sima fa, Los métodos de Sima]
[Weiliaozi, Libro del maestro Weiliao]

Huáng Shígōng Sān Lüè (Las tres estrategias de Huang Shigong 黃石公三略)
Se relaciona con el gran estratega Zhuge Liang, aunque se dice que no lo escribió él, sino que lo heredó y que el verdadero autor es el Taigong o Jiang Ziya (a quien también se atribuye otro de los siete clásicos (Las seis enseñanzas del Taigong). Zhuge Liang que vivió al final de la dinastía Han, cuando el Imperio se dividió tras las guerras internas, dando origen a la época llamada de los Tres Reinos. La opinión dominante es que se trata de una falsificación de la época Han.

Táng Tàizōng Lǐ Wèi Gōng Wèn Duì (Preguntas y respuestas entre Tang Taizong y Li Wei Gong  唐太宗李卫公问对)
El libro contiene las supuestas conversaciones acerca del arte militar que mantuvieron Taizong (599 a 649), emperador de la dinastía Tang, y su consejero Li Jing (571 a 649), aunque algunos expertos consideran que es una falsificación realizada tras la muerte del emperador o incluso durante la dinasía Song.

Todos estos libros, incluido El arte de la guerra de Sunzi han sido traducidos por Ralph B. Sawyer: The Seven Military Classics of Ancient China.

 

(regresar a índice)


8. COMENTARIOS A EL ARTE DE  LA GUERRA Y TEXTOS RELACIONADOS
Durante toda la historia de China, El arte de la guerra ha sido comentado una y otra vez, no solo por parte de estrategas y militares, sino también por poetas y eruditos. Durante la época Song, el erudito Ji Tiambao preparó una edición de El arte de la guerra y seleccionó a los que consideró los once mejores comentadores del libro de Sunzi en una edición legendaria que se llamó Shiyi jia zhu Sunzi, es decir, El Sunzi con las notas de once comentadores, la versión que se convirtió en canónica durante siglos. Esos comentadores, que aclaran o precisan pasajes a menudo difíciles de interpretar, son:

Cao Cao (155-220)
Meng Shi (durante la dinastía Liang, 502-557)
Li Quan (fl. 750)
Jia Lin (final del siglo VIII)
Du You (735-812)
Du Mu (803-852)
Chen Hao (época Tang)
Mei Yaochen (1002-1060)
Wang Xi (fl. 1082)
He Yanxi (siglo XI)
Zhang Yu (dinastía Song del Sur, 1127 a 1279).

Además de estos once comentadores, hay muchos más que se han ocupado de El arte de la guerra:

Zhuge Liang
Conocido como el Dragón Dormido. Gran rival militar de Cao Cao, otro de los principales comentadores de El arte de la guerra, y protagonista de una de Las 36 estratagemas chinas (“La ciudad vacía”). Como Cao Cao, Zhuge Liang era muy aficionado a El arte de la guerra de Sunzi. Se conservan diversos textos suyos en los que se refiere al libro o a los métodos de Sunzi.

(regresar a índice)


9. TEXTOS DE LA ÉPOCA ZHOU RELACIONADOS CON LA ESTRATEGIA MILITAR (Y ALGUNOS DE ÉPOCA QIN Y HAN) 

Los tratados mencionados en la sección anterior son los que se suelen seleccionar siempre que se habla de tratados militares de la época Zhou, pero hay otros textos que tienen un fuerte carácter militar ya sea como fragmentos dispersos o capítulos en el interior de otros libros. Enumero aquí los principales, aunque poco a poco iré añadiendo más. Naturalmente, en esta lista se podrían incluir todos los libros que fueron escritos durante la época Zhou, que superan el centenar, porque en todos ellos, de una u otra manera, se trata de la guerra, incluso en textos tan poco aficionados a cuestiones militares como el Zhuangzi o las Analectas de Confucio. Para no hacer esta lista interminable, iré añadiendo aquí aquellos libros de los que me he ocupado de manera especial en El arte del engaño o a los que dedicaré aquí entradas específicas.

Anales de Wu y Yue (Wu Yue Chunqiu)
Es una crónica histórica pero se considera que está más cerca de ser una novela histórica o incluso el equivalente chino de una novela de caballerías. Aunque ha sido menospreciado tradicionalmente, resulta muy interesante y por supuesto entretenido. Menciona a Sun Wu, como estratega del rey Helü de Wu y como autor de El arte de la guerra.

Chunqiu  春秋 (Anales de Primaveras y Otoños)
Este libro da nombre a toda una época, la de Primaveras y Otoños (-770 a -476). Es la crónica de Lu, uno de los principales estados de la época. El hecho de que Confucio naciera en Lu es la razón de que se prestara tanta atención a esta crónica, puesto que cada estado escribía sus propias crónicas y existían estados más poderosos, como Jin o Qi. También se propagó la idea, improbable, según la cual el libro había sido escrito por el propio Confucio y que contenía, de forma críptica, ciertos preceptos acerca del gobierno. Sin embargo, el Chunqiu es un textos seco y de lectura poco agradable, por lo que se hiciron diversos comentarios para aclarar tanto su sentido moral como el histórico, proporcionando más detalles de las diversas situaciones. El más importante de esos comentarios es el Zuozhuan (Comentario o Tradición de Zuo).

Daodejing (Tao Te King, Libro del curso y la virtud o Libro del camino y el poder)
Atribuido a Laozi (maestro Lao), que se referiría a un personaje llamado Lao Dan. Es el libro más importante del taoísmo. Ha llegado a ser considerado un tratado militar de pleno derecho, aunque esta opinión es muy discutida.

Hanfei zi (Libro del maestro Hanfei)
El gran pensador legalista Hanfei no solo menciona de manera explícita El arte de la guerra de Sunzi, sino que tiene pasajes en los que trata de la estrategia.

He guan zi (El maestro del gorro de faisán)
Es un libro que ha sido menospreciado tradicionalmente, por considerarse una falsificación escrita en un estilo caótico, pero que últimamente se está reivindicando. Se supone que su autor vivió en el estado de Chu o en el de Zhao, en la época final de los Estados Combatientes. Tiene capítulos de carácter militar. No se debe confundir con el Guanzi.

Guiguzi (El maestro del Valle del demonio)
Aunque no se ocupa apenas de cuestiones militares, este libro de estrategia y persuasión tiene mucha relación con El arte de la guerra de Sunzi. Su autor, Guigu, ha sido considerado el mayor estratega o al menos el mayor manipulador de toda la historia china. Tambiéns e dice que fue maestro de grandes estadístas políticos y del estratega Sun Bin, autor de El arte de la guerra II.

Lunyu (Analectas)
Son las conversaciones de Confucio con sus discípulos. A pesar de la aversión del maestro a los asuntos militares, contiene algunos pasajes relacionados con conflictos bélicos e incluso con estrategia.

Mozi (Libro del maestro Mo).
Este clásico de la escuela moísta, a pesar de defender el pacifismo y el Amor Universal, dedica muchos capítulos al arte de la defensa, pues los seguidores de Mo Di se negaban a participar en guerras ofensivas pero ayudaban a quienes eran atacados o asediados.

Xunzi (Libro del maestro Xun)
El Xunzi  es un libro que contiene los escritos del filósofo Xun zi o maestro Xun, que ha sido uno de los más influyentes de la historia china, a pesar de ser poco conocido en el resto del mundo. Contiene un curioso diálogo entre un militar seguidor de Sunzi y el propio Xunzi, donde se habla de la guerra.

Yi Zhou shu (Libro perdido de Zhou)
En este libro, también conocido como [Capítulos] superfluos del Libro de Zhou, se incluyen textos de carácter militar.
Es una especie de paralelo del Shangshu o Libro de los documentos confuciano. Los historiadores chinos tradicionales consideraron que este libro no era importante y los letrados lo subestimaron, peo en la actualidad empieza a ser visto de otra manera, como un valioso testimonio de la época de los Reinos Combatientes. Una teoría dice que parte de los capítulos se encontraron en el descubrimiento de los Anales de bambú.
Se ocupa del período que va desde el primer rey de los Zhou (Wen) hasta el rey Jing 周景王 (r. -544 a -521).  
Los fragmentos de carácter militar han sido traducidos por Robin McNeal en Conquer and GovernEarly Chinese Military Texts from the Yi Zhou Shu.

Zuozhuan 左傳 (Comentario de Zuo o Tradición de Zuo): es un comentario al Chunqiu  春秋 o Anales de Primaveras y Otoños, que hace más interesante esa árida crónica del estado de Lu. En la actualidad se sospecha que el Zuo Zhuan no era exactamente un comentario al Chunqiu y que tal vez era en su origen una obra independiente.´A pesar de que es una crónica histórica, se ocupa de cientos de guerras y batallas, por lo que en ocasiones, probablemente de manera muy adecuada, ha sido calificado como el primer gran tratado militar chino.
Traducido por James Legge al inglés y por Serafin Covreur al francés. Recientemente se ha traducido de nuevo, bajo el título Tradición de Zuo (Zuo tradition).

(regresar a índice)


10. TEXTOS MILITARES QIN Y HAN
Ya en época imperial, hay algunos textos militares que se hallan muy cercanos al pensamiento o el recuerdo de los tiempos Zhou, y en ocasiones hay textos que podrían ser copias de escritos anteriores o que son de datación dudosa. Por eso, incluyo aquí algunos de esos tratados de estrategia o militares.

Shiji (Registros históricos o Memorias históricas)
Escrito por Sima Qin, al que se considera el primer gran historiador de China, comparable a los griegos Heródoto y Tucídides. Aunque es fundamentalmente un libro de historia política y social, contiene innumerables pasajes dedicados a la guerra, las batallas y la estrategia militar, como una sección dedicada a tres estrategas de la época Zhou: Wu Qi, Sun Bin y Sunzi. Sima Qian menciona a Sun Wu como supuesto autor de El arte de la guerra y cuenta también la historia de las concubinas del rey Helü.

(regresar a índice)


11. VERSIONES CHINAS DE EL ARTE DE LA GUERRA
La transmisión de El arte de la guerra ha sido muy accidentada y a menudo se ha dudado acerca de unas u otras versiones. Aquí enumeraré algunas de las principales versiones transmitidas a lo largo de los siglos.

Todas o casi todas las versiones posteriores (existen fragmentos dispersos) se basan en la ordenación que hizo el estratega Cao Cao de El arte de la guerra realizada por el estratega y primer emperador de la dinastía Wei del Norte Cao Cao.

Shiyi jia zhu Sunzi
Es decir, El Sunzi con las notas de once comentadores. Versión de Ji Tianbao durante la dinastía Song que incluye las notas de los once mejores comentadores (en opinión del propio Ji Tianbao). Se puede encontrar  como anexo en la versión de El arte de la guerra de Laureano Ramírez Bellerín (Arte de la guerra), cotejado con el ejemplar encontrado en Yinqueshan en 1972 y otras versiones. Además, Ramírez Bellerín ofrece un intento de reconstrucción de El arte de la guerra original combinando las versiones tradicionales y la encontrada en Yinqueshan

El arte de la guerra de Yinqueshan
Es la última versión encontrada y al mismo tiempo la más antigua de que disponemos, pues antecede quizá en medio milenio a la edición del texto que hizo Cao Cao y que sirvió de base para las posteriores. Se puede encontrar en la traducción realizada por Roger T. Ames y D.C.Lau de El arte de la guerra: Sun-Tzu The Art of Warfare

(regresar a índice)


12. Traducciones de El arte de la guerra a otros idiomas 

  1. TANGUT
  2. MANCHÚ
  3. JAPONÉS
  4. FRANCÉS
  5. INGLÉS
  6.  ITALIANO
  7. ESPAÑOL
  8. CHINO ACTUAL

(regresar a índice)


Share

El ingrediente secreto del imperio inmortal

GUERRA Y PAZ EN LA ANTIGUA CHINA /1

David L.Hall:  «Angus Graham es el único sinólogo anglosajón que conozco equipado filosóficamente para traducir los textos chinos por sí mismo. De hecho, Graham ha hecho un trabajo original y creativo como traductor y como filósofo».[1]Early China/Ancient Greece: Thinking Through Comparison (Steven Shankman y Stephen W.Durrant, editores)

Angus Graham era un profesor al que le gustaba dar sus clases en la Universidad de Hawai bajo un cocotero en la playa, compartiendo cervezas con sus alumnos, según cuenta su discípula Carine Defoort. Era alérgico a las conversaciones y discursos aburridos y siempre que se encontraba con un pesado se daba la vuelta y lo dejaba plantado sin dar ninguna explicación. Él mismo contaba que adoptó esta costumbre después de una curiosa experiencia durante la Segunda Guerra Mundial, cuando decidió separarse de un grupo de conocidos con los que caminaba por las calles de Londres, para acercarse a otro grupo que mantenía una conversación más interesante. En ese mismo instante sonaron las alarmas antiaéreas y una bomba cayó sobre el grupo que acababa de abandonar. La conclusión era obvia: “Alejarte de alguien aburrido te puede salvar la vida”.
Graham también era célebre por sus fiestas y su constante buen humor, además de por ser un consumado intérprete del gamelan, un instrumento musical que invita a pasar las horas en soledad. Pero el mundo académico no le recuerda por todas estas peculiaridades, sino por haber sido uno de los tres sinólogos más importantes del siglo XX, aunque él prefería considerarse filósofo, porque “lo bueno de ser filósofo es que los demás nunca saben cuándo estás trabajando”.
En su libro El Dao en disputa, Graham cambió el modo de acercarse a la filosofía china y reinterpretó muchos de los conceptos e ideas que se habían repetido de manera monótona durante siglos. Su manera de enfrentarse a los textos clásicos, a partir de una erudición y un conocimiento asombrosos, pero sin las rigideces habituales del academicismo, había sido influida por la lectura de un libro muy breve llamado Confucio, lo secular como sagrado, escrito por Herbert Fingarette. Lo curioso es que Fingarette no era sinólogo y ni siquiera sabía chino, pero se atrevió a internarse en un terreno que hasta entonces parecía reservado a los especialistas en la cultura y la lengua china.

La tumba de Angus Graham (1919-1991). Filósofo, sinólogo y poeta, con una cita de su querido Zhuangzi: “Vaya donde vaya, ¿acaso debo quejarme? Me dormiré en un sueño profundo y me despertaré descansado”.

Un libro de homenaje a Angus Graham, “25 años después de su inmortalidad”.

En Disputadores del Dao, Angus Graham se pregunta a qué se debe la asombrosa continuidad de la cultura china y ofrece “una receta condensada del secreto chino de un imperio inmortal que comprende casi una cuarta parte de la raza humana y que ha vencido al destino que dicta que todas las cosas nazcan y perezcan”.

Los ingredientes de la receta son los siguientes: el confucianismo, con su insistencia en mantener los vínculos sociales y familiares; el legismo o legalismo, una doctrina que ofrece un arte de gobernar racional y una técnica para organizar un imperio sin precedentes en tamaño y lograr homogeneizar sus costumbres; la escuela del Yin-Yang, una protociencia que encuentra un lugar para el ser humano en un cosmos modelado según la comunidad; el taoísmo y el budismo, que ofrecen al individuo una salida que le permite relacionarse con elementos inasimilables, que de otra manera podrían desestabilizar su vida en comunidad; y finalmente, diversas escuelas filosóficas en competencia, como el moísmo, que “ofrecen una racionalidad confinada a lo útil”.

En El arte del engaño se incluye una traducción íntegra de El arte de la guerra y Las 36 estratagemas chinas, realizada por Ana Aranda Vasserot.

En la receta de Graham falta un ingrediente fundamental: el arte de la guerra y la estrategia, las técnicas de la persuasión y de la política y la diplomacia. He dedicado El arte del engaño a ese aspecto fundamental en la formación y desarrollo del Imperio Chino.

Porque, a pesar de que Graham no incluye a los estrategas entre los creadores del imperio inmortal, no cabe ninguna duda de que sin ellos China nunca habría existido. En esta breve introducción a la historia de la guerra y la estrategia en la China antigua, que complementa El arte del engaño, intentaré mostrar que este último ingrediente, la estrategia y las artes militares, se descubre ya en los tiempos mitológicos, donde nos encontramos con guerras y  conflictos militares, así como con tratados de estrategia legendarios, precedentes lejanos, aunque posiblemente imaginarios, de El arte de la guerra de Sunzi.

 

Continuará…


Share

CHINA

 

A continuación, puedes ver todas las entradas y artículos que tienen relación con China, su historia, su filosofía y su cultura.


 

Share

Taichi en Beijing

ARTES MARCIALES

Foto tomada por Ana Aranda Vasserot (Beijing 2005)

 

En el lago pekinés de Hou Hai se puede ver esta estatua de bronce de un anciano que practica Tai Chi. Cuando la foto fue tomada, en 2005, yo ya practicaba taichi, aunque no con demasiada intensidad y siguiendo un método propio un poco extravagante, que todavía sigo.

Para algunos el taichi, que está muy relacionado con el  qigong (chi-kung), es un arte marcial, ya que, según historias más o menos increíbles, un buen practicante de taichi puede vencer a cualquier experto en un arte marcial. Son esas historias que siempre les gusta contar a los aficionados a las artes marciales: ¿quién habría vencido en un combate entre Cassius Clay y Bruce Lee? ¿Podría vencer Mike Tyson al campeón mundial de Kung Fu? Es una pasión que comparten los aficionados al comic: ¿quién vencería en un combate entre Batman y Spiderman? Pero el taichi no tiene ninguna intención de combate, así que considerarlo un arte marcial quizá resulta un poco excesivo. Lo que sí parece cierto es que cualquier arte marcial mejora cuando se conoce y practica el taichi.

El combate del siglo: Superman contra Mohamed Alí. Bruce Lee y Alí nunca llegaron a enfrentarse en combate oficial, aunque sé que uno de ellos declaró acerca de ese posible combate: “Yo no lo necesito y él no quiere”. No sé quién lo dijo.

Otros consideran que el taichi es una especie de arte místico o mágico, que te pone en comunicación con la energía que fluye en el cosmos, pero aunque los propios chinos en ciertas épocas han contribuido a interpretaciones semejantes, creo que  tienen poco que ver con el pensamiento chino, casi siempre más práctico y sensato. Se puede considerar, en definitiva, que es un tipo de gimnasia o ejercicio para mantenerse en forma, que se practica desde hace milenios, pues ya parece representarse en los manuscritos encontrados en Mawangdui, fechados en el año -168 y descubiertos en 1973.

Manuscrito encontrado en la tumba de Mawangdui en el que podemos reconocer algunas posturas similares a las de taichi o el qigong

A  mí me gusta el taichi por diversas razones, una de ellas es que suele practicarse en casa o al aire libre, lejos de los gimnasios.

En China es fácil ver a personas que lo practican en grupo o en solitario. Me gustan más las que lo hacen en solitario, discretamente, entre los árboles, porque nunca me han gustado los bailes ni los ejercicios sincronizados.

Una niña china practicando taichi o algo parecido en un parque de Beijing.

Otra razón por la que me gusta el taichi es porque no recomienda sentir dolor, ni forzar los músculos ni practicar hasta el agotamiento, como hacen otras muchas disciplinas gimnásticas y marciales, que a menudo proclaman aquello de: “Si te duele es que es bueno”. Los maestros de taichi dicen expresamente que no se debe forzar el cuerpo durante las posturas, ni sentir dolor ni cansarse.

Y la última razón, por supuesto, es que el taichi es muy hermoso, con sus movimientos fluidos y continuos.


Share