¿Qué fue del marxismo?

Hace muchos años, quise hacer para mi amigo Marcos una investigación acerca de Marx, en la que mi postura sería muy crítica.

Al no haber hecho ese trabajo en su momento, cuando el marxismo todavía era un gigante que abatir, ahora (2003) ya resulta difícil ponerse a la tarea, pues el gigante ha caído. Tal vez se incorpore de nuevo, pero mi sensación ahora es como la de Swann en En busca del tiempo perdido, cuando quiere saber si Odette le era infiel o no y supone que lo sabrá cuando Odette ya sea definitivamente suya y el amor se haya diluido con los años, y también los celos. Pero ese deseo tan grande de saber si aquella noche ella, estaba sola o no, resulta que también se diluye llegado el momento:

“Este problema tan interesante, que iba a poner en claro en cuanto se le acabaran los celos, perdió precisamente toda suerte de interés en cuanto dejó de estar celoso (A la sombra de las muchachas en flor)

Incluso se le diluyó a Swan el deseo de vengase de Odette cuando ya no la amara:

“Con el amor se fue el deseo de demostrarle que ya no había amor” .

Es como lo que cuenta mi padre en Matar a Victor Hugo: cuando era joven, prometióvengarse de un jefe que le maltrató, pero, cuando tuvo la oportunidad de vengarse, ya no tenía ningún deseo de hacerlo. Al Iván adulto ahora le resultaban indiferentes las promesas de aquel joven Iván.

Quienes no creemos en la venganza ni en la saña con los caídos, no obtenemos placer cuando el monstruo está a merced de nuestros golpes, ahora que ya no tenemos tampoco necesidad de golpearle para salvar nuestra vida (al menos nuestra vida mental). Ahora que ha llegado el día (desde hace quizá más de quince años) en que el marxismo ya no nos domina, ni siquiera siento anhelos de señalar a todos aquellos que justificaron tantas atrocidades, pero sé que a veces se debe hacer, para no dar pie a malentendidos, y como solían decir entonces ellos: “para hacer justicia a las víctimas”. A sus víctimas.

( Escrito en 2003)

Recibí un comentario a esta entrada, creo que cuando la republiqué en otra página:

Ya que ya no odias al marxismo, sería una buena oportunidad para que lo investigaras y vieras que está lleno de verdades filosóficas. No te conozco, apenas estoy leyendo algunas cosas que has escrito. Por eso no sé qué grado de conocimiento tienes acerca del marxismo.
Así como hablas de no tener un pre juicio sobre las personas o las mujeres que conoces, así podrías intentar conocer el marxismo. Tal vez verías que no estaba tan equivocado en sus críticas al capitalismo.
Un abrazo

A lo que respondí:

Hola Gustavo

La verdad es que nunca, que yo recuerde, llegué a odiar el marxismo. Siempre me ha parecido una filosofía bastante razonable, con muchos aciertos, pero también con algunos errores (siempre desde mi punto de vista, inevitablemente subjetivo y personal).

Precisamente ayer hablaba con una amiga (todavía no había leído tu post) y le decía que, en mi opinión, los marxistas y comunistas tuvieron razón en sus denuncias de la injusticia y la explotación.

El problema no es el marxismo en sí, en tanto que teoría filosófica, sino lo que en el siglo XX se hizo amparándose y apoyándose en él. Como le dije a mi amiga, el problema es que los comunistas triunfantes no sólo cometieron las mismas injusticias que denunciaban, sino que incluso las superaron, algo que parecía imposible. Si eso no hubiera sucedido, ahora cualquier persona sensata y sensible se sentiría muy próxima al marxismo.

Así que comparto completamente tu opinión acerca de que el marxismo no estaba equivocado en sus críticas al capitalismo, como no estaban equivocados los anarquistas, ni los diversos socialistas, ni los liberales como John Stuart Mill, que se hallaba mucho más cerca del socialismo que de los liberales actuales.
Como no lo estaban tampoco los Ilustrados o los hermanos Graco, o cualquiera que haya denunciado las injusticias del mundo (ya sea feudal, imperial, capitalista… o comunista).

Creo conocer el marxismo medianamente, pues hace más de veinte años leí decenas de libros de Marx, Engels y todos los marxistas en sus diversas variantes (precisamente uno de los problemas es definir qué es el marxismo), pero tengo ganas e intención de releerlo.

Pero el problema fundamental del marxismo es que, aparte de su interés filosófico y moral (que es mucho), es que fue también una ideología organizada, de carácter extremadamente dogmático (y de ello Marx y Engels serían en gran parte responsables).

Durante años, los años de su dominio intelectual no se podía intercambiar ideas con los marxistas en una discusión razonable y libre, sino que simplemente había que acatar dogmas y proclamas, a menudo muy dudosas y frecuentemente construidas ad hoc para justificar lo injustificable. En esa línea iba el trabajo que quería hacer para mi amigo.

Precisamente con el marxismo no tuve prejuicios, a no ser prejuicios positivos, pues desde los 14 años empecé a leer sus textos con algo muy semejante al entusiasmo. Pero, afortunadamente, no me quedé ahí, como les sucedió a casi todos los que me rodeaban, sino que seguí investigando y observando la realidad sin que los prejuicios marxistas adquiridos me convirtieran en sordo o insensible a la injusticia. Eso me hizo combatir (intelectualmente) el marxismo (y sobre todo el marxismo- leninismo- estalinismo- pensamiento Mao Ze Dong), precisamente porque seguía pensando lo mismo, porque seguía estando en contra de la explotación y de la injusticia.
Pero es un tema complejo y quizá no me he explicado muy bien.
Te agradezco tu razonado y razonable comentario y te envío un afectuoso saludo.

 


Epílogo 2017: en los últimos años, parece que algo de aquello ha reverdecido, aunque por ahora no alcanza la intensidad de entonces. Pero no puedo negar que es triste que algunos se atrevan a defender de nuevo tantas cosas de las que se supone ya debíamos haber aprendido y justificar de manera vergonzosa lo injustificable. Es en especial triste verlo entre algunos jóvenes que dicen defender la justicia. Por supuesto, me estoy refieriendo no a Marx en particular, sino al uso de sus ideas en el siglo XX.


Karl Marx y el marxismo

[pt_view id=”87405d63l6″]

Originally posted 2003-03-17 11:54:38.

Coincidencias con Proust

Pu Song Li decía en uno de sus cuentos que no hay nada más delicioso que encontrar en un libro a un personaje o a un autor que opina lo que nosotros. Lo mismo dice Raymond Smullyan en Silencioso Tao.

Obtuve esta noche esa deliciosa sensación leyendo a Proust. El narrador de En busca del tiempo perdido desarrolla una idea que, de manera exacta y precisa, coincide con algo que me interesa muchísimo desde hace unos años. Me resultó asombrosa la coincidencia, no porque la idea en sí sea más o menos original, más o menos insólita: sin duda lo han pensado muchos otros además de Proust y yo. Pero la manera en la que Proust lo explica es casi exactamente la misma que he empleado yo, tanto por escrito como, más frecuentemente, de viva voz. Por ahora, copio aquí lo que dice Proust:

“Y ese miedo a un porvenir en que ya no nos sea dado ver y hablar a los seres queridos, cuyo trato constituye hoy nuestra más íntima alegría, aún se aumenta, en vez de disiparse, cuando pensamos que al dolor de tal privación, vendrá a añadirse otra cosa que actualmente nos parece más terrible todavía: y es que no la sentiremos como tal dolor, que nos dejará indiferentes, porque entonces nuestro yo habrá cambiado y echaremos de menos en nuestro contorno no sólo el encanto de nuestros padres, de nuestra amada, de nuestros amigos, sino también el afecto que les teníamos; y ese afecto, que hoy en día constituye parte importantísima de nuestro corazón, se desarraigará tan perfectamente que podremos recrearnos con una nueva vida que ahora sólo al imaginarla nos horroriza; será, pues, una verdadera muerte para nosotros mismos, muerte tras la que vendrá una resurrección, pero ya de un ser diferente y que no puede inspirar cariño a esas partes de mi antiguo yo condenadas a muerte. Y ellas -hasta las más ruines, como nuestro apego a las dimensiones y a la atmósfera de una habitación- son las que se asustan y respingan, con rebeldía que debe interpretarse como un modo secreto, parcial, tangible y seguro de la resistencia a la muerte, de la larga resistencia desesperada y cotidiana a la muerte fragmentaria y sucesiva, tal como se insinúa en todos los momentos de nuestra vida, arrancándonos jirones de nosotros mismos y haciendo que en la muerta carne se multipliquen las células nuevas”.

Me gustaría decir al menos tres cosas relacionadas con lo que dice Proust, pero no las diré aquí, para que cada uno pueda disfrutar y reflexionar sobre el asunto sin contaminar las ideas de Proust con las mías.


elrestoesliteratura-cabecera

EL RESTO ES LITERATURA

[pt_view id=”b63abe0a76″]

ELIAS CANETTI

Todos muertos
Una investigación sobre la manía de escribir /3

Leer Más
Gilgamesh y Canetti

Leer Más
La obra oculta de Elias Canetti
Una investigación sobre la manía de escribir /1

Leer Más
Canetti y los libros para especialistas

Leer Más
Las intenciones de Canetti
Una investigación sobre la manía de escribir /2

Leer Más

JORGE LUIS BORGES

[pt_view id=”b63abe0a76″]

GOETHE

El juego de Goethe

Leer Más
Acerca de las descripciones

Leer Más
Cuidado con las grandes obras

Leer Más
El destino y el camino

Leer Más
Algunos retratos de Goethe

Leer Más
Goethe, ¿poeta de la experiencia?

Leer Más
Goethe y su circunstancia

Leer Más