El olvidado William Cornwallis

william-cornwallisWilliam Cornwalis escribió unos Ensayos imitando los de Montaigne. En 1599. Un año en la vida de Shakespeare, Shapiro transcribe algunos fragmentos que recuerdan ideas expresadas por Shakespeare en sus obras. Son textos interesantes, así que me sorprendió que Shapiro dijera que Cornwallis está hoy en día olvidado. No parece razonable este olvido y desconfíe de que fuera así.

Busqué en una librería electrónica (Questia), así como en la completísima Biblioteca Digital  Project Gutenberg y en Luminarium English Anthology (dedicada a la época Tudor y con decenas de autores), y pude constatar que Shapiro no exagera: no hay en ellos ningún texto de Cornwallis.

Tal vez este silencio se deba a que Cornwallis escribió verdaderos ensayos, cvomo él mismo explica:

“I hold neither Plutarch’s, nor none of these ancient short manner of writings, nor Montaigne’s, nor such of this latter time to be rightly termed essays, for though they be short, yet they are strong, and able to endure the sharpest trial: but mine are essays, who am but newly bound prentice to the inquisition of knowledge, and use these papers as a painter’s boy a board, who is trying to bring his hand and his fancy acquainted.”

“Sostengo que ni Plutarco ni ninguno de esos escritos breves antiguos, ni tampoco los de Montaigne pueden ser considerados con propiedad ensayos, porque a pesar de su brevedad, son fuertes y capaces de superar la más dura prueba; pero los míos sí son ensayos, pues no soy sino un mero aprendiz en la búsqueda del conocimiento, y uso estos papeles como el hijo del pintor que usa una tabla e intenta sostener su pulso y hacer realidad su fantasía”

**************

EL RESTO ES LITERATURA

Los libros como virus

|| Mientras escribo , de Stephen King /7


Leer Más
Cómo escribir (y cómo leer) más

|| Mientras escribo , de Stephen King /6


Leer Más
Escribir

|| Mientras escribo , de Stephen King /5


Leer Más
El párrafo

|| Mientras escribo , de Stephen King /4


Leer Más
Dijo King regiamente

|| Mientras escribo , de Stephen King /3


Leer Más
Debe ser evitada la voz pasiva

|| Mientras escribo , de Stephen King /2


Leer Más
La caja de herramientas

|| Mientras escribo , de Stephen King /1


Leer Más
Samuel Johnson, el perezoso

Leer Más
Johnson y el espectador ingenuo

Leer Más
La ética de la estética

Leer Más
El regreso de Ulises y la traducción

Leer Más
Kenneth Rexroth, una biografía

Leer Más
Ántal Szerb: el viajero bajo la luz de la luna

Leer Más
El mundo de Oz

Leer Más
La confianza lamentable de Dionisio de Halicarnaso

Leer Más
Demócrito, precursor de la Biblioteca Total de Borges… y Woody Allen

Leer Más
Arthur Schnitzler y su época

Leer Más
Fuerza y debilidad de Chesterton

Leer Más
Rabelais, precursor de la Ilustración

Leer Más
¿Dónde están los escritores soviéticos?

Leer Más
El subrayado es suyo (de Nina Berberova)

Leer Más
Verso y prosa en Ovidio y Moliere

Leer Más
El olvidado William Cornwallis

Leer Más
Los escritos póstumos de Musil

Leer Más
La materia intelectual

Leer Más
Acerca de las descripciones

Leer Más
Hardy, Casanova y el ideal

Leer Más
Un par de ojos azules, de Thomas Hardy

Leer Más
Coincidencias con Proust

Leer Más
La autonomía de los personajes y Nozick

Leer Más

compartir:
Share

Los escépticos ateos

ateismomindlitter

En la enumeración de escépticos ateos que se hace en Lo uno y lo plural, hay una inconsecuencia al decir que los escépticos pirrónicos dirían que no sabrían que responder a la pregunta de si hay Dios, pues, en ese caso, no se declararían ateos, sino que que en la cuestión acerca de si existe o no Dios dirían eso: que no saben que responder.


Entradas de Ensayos de teología

La tierra prometida

Leer Más
Dios o Demiurgo a la luz de Wittgenstein

Leer Más
Más sobre ética y metafísica

Leer Más
La Nueva Teología, deconstruyendo al Autor

Leer Más
Los libros de Dios

Leer Más
Impíos mexicanos

Leer Más
…Jesucristo y los cristianos

Leer Más
Si yo fuera cristiano

Leer Más
Lo uno y lo plural

Leer Más
Dios en la cruz

Leer Más
¿Dios en la cruz?

Leer Más
¿Por qué Benedicto no escucha a Dios?

Leer Más
Dios no puede demostrar que es Dios
Imposibilidades de Dios /1

Leer Más
Ser cristiano y, además, católico

Leer Más
Por qué no participo en los actos de la JMJ (obvio) y tampoco en la protesta contra los actos de la JMJ (no tan obvio)

Leer Más
La filosofía perenne

Leer Más
¿Dios ha muerto?

Leer Más
La metafísica de la ética

Leer Más
El arte y la visión mística

Leer Más
La regla de oro de Lichtenberg

Leer Más
El salmo de Lichtenberg

Leer Más
El diablo y la maledicencia

Leer Más
Dios en la red

Leer Más
Nozick y la justificación del mal

Leer Más
Níveles y metaniveles: autores y dioses

Leer Más
Los honestos materialistas

Leer Más
Cristo

Leer Más
Ensayos de teología

Leer Más

Dios y la doble rendija

Leer Más
Relativismo cultural y fe

Leer Más
Moral holista

Leer Más
Los escépticos ateos

Leer Más
Constantino y los mitos

Leer Más
Tertuliano y el absurdo

Leer Más
Maneras de predecir el futuro

Leer Más
Guitton y la física cuántica

Leer Más
La Biblia atea de Buñuel

Leer Más

compartir:
Share

Mauthner, Russell, Wittgenstein y el budismo

Fritz Mauthner se consideraba a sí mismo, entre otras cosas, budista. Tal vez también fue a través suyo como la influencia oriental llegó a Wittgenstein. Gudmunsen opina que las ideas de Wittgenstein coinciden con la escuela mahayana o Gran Camino, mientras que las ideas de Russell estarían más cerca del Hinayana o Pequeño Camino, lo que es un motivo de satisfacción para mí, puesto que yo también prefiero el Hinayana, hoy desaparecido.

 


NOTA 2016

Aquí me estaba refiriendo al libro Wittgenstein and Buddhism, de Chris Gudmunssen


[Publicado en 1998]

BUDISMO Y JAINISMO

Black and White Classy CV template

Leer Más
Design and Print Invoice template

Leer Más
CMYK Print Poster Design

Leer Más
CMYK Themed Print Trifold Template

Leer Más
CMYK Themed CV Template

Leer Más
Yellow Print Flyer template

Leer Más
Creative CMYK Branding Design

Leer Más
Vector CMYK Logo design

Leer Más
Color Print Quotation Template

Leer Más
Design or Print Business Proposal Templale

Leer Más
CMYK Print Letter Template

Leer Más
Colors Print Menu Template

Leer Más
Design and Print Folder template

Leer Más
Design and Print Business Card template

Leer Más
Black Elegant Business CV Template

Leer Más
Black Minimal Flyer Template

Leer Más
Minimal Business Letterhead Template

Leer Más
Golden Minimal Invoice template

Leer Más
Black Minimal Folder Template

Leer Más
Minimalist Elegant Quotation Template

Leer Más
Black Elegant Branding Identity set

Leer Más
Black Minimal Menu Template

Leer Más
Minimalist Business Logo design

Leer Más
Black Elegant Poster design

Leer Más
Minimal Elegant Proposal Template

Leer Más
Minimal Trifold Brochure Design

Leer Más
Classy Business Card Template

Leer Más
500 Photoshop Book Cover Templates

Leer Más
1000 Business Card Templates Pack

Leer Más
Christmas vector graphics and icons pack

Leer Más

compartir:
Share

La relación entre teoría y observación… y Sherlock Holmes

Ana Rioja, profesora de la Facultad de Filosofía con la que estudié Filosofía de la Naturaleza, decía que es absurdo pretender explicar el mundo como si pudiésemos verlo como se ve una película desde una butaca. Pues sucede que nosotros somos actores de ese mundo que contemplamos y nuestras teorías sólo pueden explicar aquello que nosotros, como seres humanos, podemos conocer y comprender. Aquí será bueno recordar la frase de Protágoras:

“El hombre es la medida de todas las cosas. De las que son en tanto que son, de las que no son en tanto que no son”.

Protágoras de Abdera

Protágoras de Abdera

Creo que también es cierto, como sostiene la propia Ana Rioja, creo que Thomas Kuhn, Harold I.Brown y Karl Popper, entre muchos otros, que nuestras observaciones son fuertemente influidas por nuestras teorías.

En lo que no estoy de acuerdo es en que nuestras observaciones -toda observación- esté absolutamente determinada por nuestras teorías. Tampoco comparto el correlato de que no puede existir observación pura en absoluto, y la consecuencia, a menudo extraída, de que da lo mismo una teoría que otra, o la llamada inconmensurabilidad de las teorías.

Ya he dicho en otra parte que tal idea me parece un extremismo exagerado, imagen especular o invertida de aquel otro extremismo que consiste en decir que las teorías aparecen, como por encanto, de la mera acumulación de datos.

Hoy en día son legión los filósofos, especialmente los filósofos de la ciencia, que gustan de burlarse de los insensatos que creían, o que todavía creen, que sus teorías explicaban el mundo real. Aquellos que, como Bacon, creían que los científicos debían limitarse a acumular montañas de datos para extraer a continuación teorías que expliquen esos datos (mi opinión es que Bacon nunca pretendió tal cosa).

Pues bien, yo creo que se equivocaban esos insensatos y que se equivocan sus rivales. No busco la síntesis por la síntesis, ni el término medio por sí mismo. Pero como las críticas a los ingenuos ya son bien conocidas, centraré mi crítica en los escépticos, algunos escépticos que a menudo se convierten en relativistas.

Intentaré ser lo más concreto posible para no añadir más papel a las montañas que ya tengo sobre este tema:

(1) No es enteramente cierto que toda observación sea precedida por una teoría y, si fuera cierto; lo es de un modo tan trivial que resulta inútil.

Se dice que cuando buscamos datos sólo hallamos aquellos datos que esperábamos encontrar. Así, podemos hallar diferentes temperaturas si son temperaturas lo que buscamos. Y partículas subatómicas si es eso lo que buscamos.

Esto es cierto, y el ignorarlo causa de muchos errores y confusiones, pero no siempre es del todo cierto, porque a veces, el procedimiento científico se parece más al de Sherlock Holmes.

Sherlock Holmes tiene que descubrir qué ha sucedido con unos planos, o quién ha asesinado (y cómo) al conde Ropstock, o dónde está alguien desaparecido hace dos semanas. ¿Qué hace Sherlock Holmes cuando le dicen que el Conde Ropstock ha desaparecido?

Sería absurdo suponer que Holmes elabora una teoría cuando lo único que sabe es que existe Ropstock y que Ropstock ha desaparecido. Lo que Holmes necesita, antes que nada, son datos, datos relacionados con el suceso. Los primeros datos que recibe Holmes son los que le proporcionan quienes le han contado el caso. Estos datos sí suelen estar preñados de teorías previas. Precisamente por ello, suelen resultar inútiles para Holmes. Como dice el propio Holmes en un conocido pasaje:

“Es un error capital teorizar antes de poseer datos. Insensiblemente se comienza a distorsionar los hechos para que encajen en las teorías, en vez de hacer que las teorías encajen en los hechos” (SCAN).

Estos datos sólo pueden ser datos accesibles al entendimiento humano. !Por supuesto! Pero eso no deja de ser una trivialidad. Una trivialidad importante sin duda, pero una trivialidad cuya mayor importancia consiste en que no debe ser ignorada. Una vez aceptada, nos queda muchísimo terreno para hablar y discutir acerca de la subjetividad y la objetividad. El hecho de que todo lo que sabemos es subjetivo, puesto que no nos muestra el mundo en sí (la noción de mundo en sí, por otra parte, me parece absurda), sino sólo el mundo que podemos conocer, es algo con lo que estoy de acuerdo.

Pero, repito, una vez aceptado esto, creo que sí se puede distinguir entre objetividad y subjetividad de esas teorías ‘pensables’ respecto a la realidad observable.

Pero no nos adelantemos.

Nos habíamos quedado en los datos, la necesidad de datos, que Holmes enuncia vehementemente:

“!Datos! !Datos! !Datos! No puedo fabricar ladrillos sin arcilla” (COPP).

Podría desarrollar más la analogía entre el proceder científico y el de Sherlock Holmes, pero quiero ser breve.

NOTA en 2016: esa analogía la he desarrollado a fondo, casi 25 años más tarde, en No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes. Lo curioso es que al escribir el libro no recordé estas anotaciones universitarias.

(2) A menudo los datos obtenidos en una investigación no dependen de teorías previas. Esto puede suceder de varios modos:

(a) Una vez iniciada una investigación, descubrimos que todos nuestros patrones resultan inadecuados y nos vemos en la obligación de modificarlos para que coincidan con lo observado.

Esto puede suceder de dos maneras:

(a1) moderadamente: creamos nuevas teorías para datos observacionales previstos. Por ejemplo, medimos temperaturas y hallamos que éstas no son las que esperábamos.

 

(a2) radicalmente: creamos nuevas teorías para explicar datos observacionales no previstos. Por ejemplo, vemos que la medición de temperaturas no es relevante, pero advertimos variaciones de color (no de calor) que no habíamos considerado siquiera necesario medir.
Es obvio que no estábamos buscando datos relacionados con el color (sino con la temperatura) pero el hecho de observar esas variaciones de color que no buscábamos nos ha hecho sospechar que podría haber una explicación (una hipótesis y quizá una teoría) que las explique y nos revele algo. Es decir, no era una teoría lo que nos hizo dar con esos datos, sino simplemente el hecho de observar algo. A eso, a esa disposición a observar se le puede llamar teoría si se quiere, pero sería algo muy amplio, algo así como decir que en nuestra naturaleza como seres humanos está el percibir regularidades o anomalías y buscar relaciones de causa-efecto.

 

(b) Por otra parte, podemos descubrir detalles a posteriori en una investigación hecha tiempo atrás. A veces, incluso, podemos descubrir detalles en sucesos que no fueron investigaciones. Por ejemplo, cuando un paciente recuerda sucesos olvidados de su infancia en el diván del psicoanalista.

Vale por hoy. Seguiré en otro momento, pues prefiero discutir afirmaciones concretas de autores concretos, para demostrar que no me invento ningún enemigo invisible.


[Escrito en 1991. El texto en otro color  es de 2017]


Entradas holmesianas no tan elementales

La relación entre teoría y observación… y Sherlock Holmes

Leer Más
Sherlock Holmes, científico

Leer Más
Piensa como Sherlock Holmes en 12 pasos

Leer Más
Deducción, inducción… abducción
en “Las mañanas” de RNE

Leer Más
Sherlock Holmes, experto en creatividad

Leer Más
No tan elemental en “La aventura del saber”

Leer Más
Sherlock Holmes: más que un lector de signos

Leer Más
Sherlock Holmes y la intuición

Leer Más
Sherlock Holmes entre políticos, editores y guionistas

Leer Más
Los pastiches de Sherlock Holmes

Leer Más
Indagaciones lógicas de Sherlock Holmes

Leer Más
Cómo ser…

Una charla en TED


Leer Más
Tú puedes ser Sherlock Holmes

La Contra, con Víctor Amela


Leer Más
Sherlock Holmes en La Vanguardia

La Contra, con Víctor Amela /2


Leer Más
Sherlock Holmes en Bilbao

Radio Popular, con May Madrazo


Leer Más
Hamlet, detective

Leer Más
El alimento de los dioses

Daniel, detective bíblico


Leer Más
Susana y los viejos

Daniel, detective bíblico /2


Leer Más
Sherlock Holmes en las conferencias TED

Leer Más
Sherlock Holmes y las pisadas misteriosas

Leer Más
Una intuición muy entrenada

Leer Más
El mundo paranormal y Sherlock Holmes

Leer Más
La manera de pensar de Holmes

Leer Más
Holmes, el hombre que nos graduó la mente

Leer Más
Un libro holmesiano… para cualquier lector

Leer Más
Sherlock Holmes, el inconformista

Leer Más
Holmes, el violinista

Las otras profesiones de Sherlock Holmes


Leer Más
Demócrito, filósofo y detective

Leer Más

compartir:
Share

Objeciones a “El todo es mayor que su parte” formulado por Leibniz

Leibniz-2Leibniz, en Demostración de las proposiciones primarias, pone un ejemplo de las llamadas proposiciones de razón: “El todo es mayor que su parte”.

He comentado muchas veces esta proposición, ya sea en la formulación dada por Aquino, Leibniz, Kant o cualquier otro. Ahora intentaré hacerlo detenidamente y con precisión.

 NOTA EN 2013: escribí el texto cuando estudiaba filosofía, no sé si en la universidad o por mi cuenta, y se trata de una nota de uso privado, por lo que puede estar expresada en un lenguaje especializado o incomprensible. Por eso, aclaro, para los no expertos en filosofía, que proposiciones de razón son aquellas que son verdad en sí mismas, por su misma fuerza lógica, digamos que sin necesidad de comprobarlas en el mundo exterior. Así, si decimos que en mi calle hay 34 portales, eso no es una proposición de razón, pues para estar seguros de que hay 34 portales debemos recorrer la calle y comprobar cuántos portales hay. Sin embargo, las proposiciones de razón son verdaderas sin necesidad de ninguna comprobación, como esa que propone Leibniz y a la que yo haré algunas objeciones a continuación: “El todo es mayor que su parte”

PRIMERA OBJECIÓN
En el dominio de los entes de razón, se puede hallar un fácil ejemplo de que no siempre el todo es mayor que la parte: el conjunto de los números impares es una parte del conjunto de los números enteros y, no obstante, no es menor, sino igual: ambos son infinitos.

En efecto, siempre se podrá emparejar un número de la parte (los números impares) con uno del todo (los números enteros). Hay que notar que resulta curioso que una proposición de razón no sirva para el mundo de los entes de razón.

NOTA en 2013: los entes de razón son, por ejemplo, los números y otras criaturas matemáticas, que no existen en el mundo real, aunque se pueden aplicar a él. La última afirmación: “Hay que notar que resulta curioso que una proposición de razón no sirva para el mundo de los entes de razón”, se refiere a que las proposiciones de razón se pueden aplicar tanto al mundo de los entes de razón (los de las matemáticas) como al de los entes de hecho (las cosas materiales, por ejemplo, como una manzana concreta).  Es por esa razón que resulta curioso que exista una excepción a la proposición de razón “El todo es mayor que su parte” precisamente en el mundo de los entes de razón. Más abajo, en una respuesta a un comentario a esta entrada explico con más detalle por qué el todo no es siempre mayor que la parte en el dominio de las matemáticas.

 

SEGUNDA OBJECIÓN
En cuanto al mundo de los entes de hecho, se me ocurre un ejemplo a vuelapluma:

Sea el todo: “Los habitantes de la ciudad A”,

Sea la parte: “Los habitantes varones de la ciudad A”.

Intuitivamente parece claro que, en este caso, la parte ha de ser menor que el todo.

Pero esto sólo sucede si conocemos a todos los habitantes de la ciudad A.

Dicho de otro modo, sólo es cierto si sabemos que al menos hay una mujer en la ciudad A.

[NOTA 2013: puesto que si en la ciudad A no hay ninguna mujer, entonces todos son hombres y entonces el conjunto de todos los ciudadanos de la ciudad A (el todo) es del mismo tamaño que el conjunto de todos los ciudadanos varones de la ciudad A (la parte)]

Con esto, que puede parecer ingenuo a primera vista, quiero decir:

a) La distinción entre el todo y la parte es inductiva
Es decir, hay ciudades (casi todas ellas) en las que las propiedades del todo y la parte, definidas a la manera de Leibniz, son perfectamente aplicables, pero hay otras, por ejemplo la comunidad de monjes del monte Athos, en las que no lo son.

b) Debido a lo anterior, se sigue que la aplicación del axioma cuando las variables [“todos” y “partes”] son sustituidas por ciertas constantes [ejemplos concretos] depende de la definición del dominio de aplicación (en este caso: “ciudad A”, “Madrid” o “Comunidad del monte Athos”], de tal modo que no nos hallamos ante un axioma efectivo en todos los casos posibles.

En cierto modo, esta objeción tiene que ver con la de Carnéades al silogismo.

[NOTA 2013: esto no lo explico porque ahora mismo ni yo recuerdo a qué me refería exactamente. Pero lo pensaré]

 

TERCERA OBJECIÓN

Me pregunto si es válida esta tercera objeción al axioma, que he pensado ahora:

Sea el todo: el conjunto de todos los vasos de colores.

Sea la parte: el color azul (puesto que hay vasos azules)

En este caso, la parte es probablemente mayor que el todo, aunque se produce también una especie de solapamiento entre los vasos, el color azul y los objetos azules.

No estoy seguro de la validez de esta objeción, pues se podría decir:

No es posible definir el color azul como parte del conjunto de los vasos de colores. En todo caso habría que decir “los vasos azules” o “el color de los vasos azules”.

Sin embargo, también se puede argumentar lo siguiente:

El todo es: “los lápices de colores”

La parte es: “el grafito”

Si tenemos el conjunto de los lápices de colores y tomamos un elemento de tal conjunto (un lápiz concreto), podemos decir perfectamente que el grafito es una parte de ese lápiz y la madera otra parte (la tercera parte fundamental sería el pegamento que las une).

Tal vez esta tercera objeción podría relacionarse con la segunda.

Por otra parte, tengo la sensación de que el argumento clásico de la Escuela de los Nombres (“Un caballo blanco no es un caballo”) podría ser aplicado aquí.

[NOTA 2013: estos argumentos me parecen bastante sutiles y me asombra que se me hayan ocurrido a mí. Tendría que examinarlos en detalle y volver a familiarizarme con el pensar filosófico, pero a primera vista me parece que son correctos o casi correctos. Acerca del argumento de la Escuela de los nombres que menciono al final, me refiero al célebre argumento de Gongsun Long que afirma: “Un caballo blanco no es un caballo”.]


Leibniz

wpts_matriz boxwidth=’90’ category=’2728′  posttype=” taxonomy=” posts=’30’ limit=’30’ order=’ASC’ boxstyle=’1′ buttoncolor=’nobutton’ titlesize=’10’ contentsize=’11’ titlefont=’default’ contentfont=’default’ prd=” showtitle=’1′ showexcerpt=’0′ showimage=’1′ masonry=’10’]

compartir:
Share