La Nueva Teología

la-nueva-teologia

 «Que nada se crea, que nada se inventa, que todo se descubre»

Francisco Sánchez

 

La nueva teología
Ludwig Hertzen

Editorial Bruckner, Colonia
616 páginas

Estamos, sin duda, ante el más audaz de los libros publicados por Ludwig Hertzen, pero también ante la culminación de su obra, que se inició, como no podía ser de otra manera, con su ensayo Génesis, en el que el teólogo austríaco defendía la historicidad del primer libro del Antiguo Testamento, sirviéndose de los datos proporcionados por la arqueología o por otras religiones, especialmente la griega y las mesopotámicas.

Todos conocemos la estrecha relación que existe entre el diluvio bíblico de Noé y el mesopotámico de Utanapishti, contado en la Epopeya de Gilgamesh:

“Al séptimo día, nada más llegar,
Saqué una paloma: la suelto.
Se fue la paloma pero se dio la vuelta:
No se le presentó asidero alguno
Y volvió hacia mí.
Saqué una golondrina: la suelto.
Se fue la golondrina pero se dio la vuelta:
No se le presentó asidero alguno
Y volvió hacia mí.
Saqué un cuervo: lo suelto.
Se fue el cuervo,
Y notó el reflujo de las aguas;
Come –picotea, levanta la cola–:
Ya no volvió hacia mí”
                  (Epopeya de Gilgamesh, tablilla XI, 147-158)

“Y en el mes séptimo, el día diecisiete del mes, varó el arca sobre los montes de Ararat. Las aguas siguieron menguando paulatinamente hasta el mes décimo, y el día primero del décimo mes asomaron las cumbres de los montes. Al cabo de cuarenta días, abrió Noé la ventana que había hecho en el arca, y soltó al cuervo, el cual estuvo saliendo y retornando hasta que se secaron las aguas sobre la tierra. Después soltó a la paloma, para ver si habían menguado ya las aguas de la superficie terrestre. La paloma, no hallando donde posar el pie, tornó donde él, al arca, porque aún había agua sobre la superficie de la tierra; y alargando él su mano, la asió y la metió consigo en el arca.
Aún esperó otros siete días y volvió a soltar la paloma fuera del arca. La paloma vino al atardecer, y he aquí que traía en el pico un ramo verde de olivo, por donde conoció Noé que habían disminuido las aguas de encima de la tierra. Aún esperó otros siete días y soltó la paloma, que ya no volvió donde él.
                                                    (Génesis, 8: 1-12)

[bctt tweet=”Estamos, sin duda, ante el más audaz de los libros publicados por Ludwig Hertzen” username=”danieltubau”]Resulta fácil encontrar las similitudes entre estos diluvios y el del griego Deucalión, hijo del titán Prometeo, que a su vez es hermano de Japeto, al que se ha identificado frecuentemente con Japhet, el hijo de Noé. Con semejanzas como estas, Hertzen unió en su Génesis las tres cosmogonías en una sola, pero no se detuvo ahí, sino que aseguró que detrás de “Japhet” y “Japeto” se escondía otro personaje, que no es otro que el mismísimo Yavhé. De este modo, el dios que creo el mundo a partir de la palabra, se convierte también en el primer antepasado del pueblo del logos, la Grecia antigua.

A partir de esta religión primigenia, que reconstruyó cuidadosamente, Hertzen consiguió explicar algunos de los enigmas del Génesis bíblico, por ejemplo, ¿cómo es posible que tras matar a su hermano Abel, el asesino Caín llegue a una ciudad habitada por otros hombres. ¿De dónde han surgido estos hombres?, se pregunta con sorna Hertzen, ¿quizá de la misma tierra o de dientes de dragón, como los spartoi del tebano Cadmo?, ¿o quizá como las piedras arrojadas por Deucalión y Pirra? ¿Es que acaso Adán y Eva no eran realmente los primeros seres humanos creados por Dios? ¿Cómo es posible que en el curso de una sola generación ya existieran ciudades habitadas por otros hombres?

No fue Hertzen el primero en señalar estas incongruencias y tampoco será el único mitólogo que propone que el jardín del Edén no debe interpretarse como una definición difusa, sino como una localización geográfica concreta. El génesis que se inicia en Adán y Eva no se referiría, nos dice, a la creación de la humanidad, sino a la de un nuevo pueblo o nación en un mundo en el que ya existen otros.

Sin embargo, Hertzen va mucho más allá de las interpretaciones habituales. No se trata de un nuevo pueblo, una etnia diferente, como podría ser el pueblo elegido de los judíos, sino de una nueva raza, de una raza tan diferente como pueden serlo dos especies animales. Tras la confusión del mito, Hertzen rastrea una solución inesperada, resolviendo al mismo tiempo otro enigma de la teología judeocristiana, el de los ángeles: quienes habitan en las otras ciudades son descendientes de una facción rebelde de la primera creación de Dios, los ángeles caídos. El argumento resulta sin duda enrevesado, pero Hertzen señala muchos pasajes bíblicos para apoyar su tesis, como cuando los ángeles visitan las ciudades de la nueva raza y persiguen a las hijas de los hombres: “Vieron los hijos de Dios que las hijas de los hombres les venían bien, y tomaron por mujeres a las que preferían de entre todas ellas (Génesis, 6:2)”.

Hertzen recuerda que tras el diluvio de Deucalión también existían dos especies de seres humanos, la antigua humanidad a la que han sobrevivido Deucalión y Pirra (pero también Megaro y algunos parnasianos), y la nueva nacida de las piedras: “Las rocas se convirtieron en hombres o mujeres según las hubiese arrojado Deucalión o Pirra”. La segunda creación divina nace de las piedras, del barro, de la arcilla, como nacen Adán y Eva o como nace Pandora, la mujer creada para seducir a otro titán hermano de Prometeo y de Japeto, es decir, Japhet: el tonto Epimeteo.

Es cierto que todas las piezas parecen encajar en la investigación de Hertzen, pero no podemos ocultar que ese es también uno de sus principales defectos: las piezas encajan demasiado bien y su investigación se sostiene en testimonios y fragmentos a menudo dudosos y de muy difícil interpretación. En cualquier caso, aunque discutible en muchos detalles, el resultado final de Génesis fue sin duda innovador y meritorio.

Más ambiciosa fue la siguiente obra de Hertzen, Mitológicas, en la que pretendía hallar el origen común de todas las mitologías, no sólo de la griega, las mesopotámicas y la judeocristiana. Se trata de una tarea a la que, antes que él, se habían dedicado ya muchos autores de renombre, sugiriendo algunos, como Frazer, un primitivo culto arbóreo; recomponiendo otros una religión dominada por la Gran Madre o Diosa Blanca o, proponiendo, a la manera de Moreau de Jonnes, una interpretación histórico/evemerista de los mitos.

Casi todos los expertos coinciden en que el intento de Hertzen en Mitológicas fue, como los de quienes le precedieron, fallido, lo que no les impide (ni nos impide a nosotros), reconocer los aciertos evidentes de tan extensa obra (¡más de tres mil páginas!), que en su momento pareció uno de los peldaños más firmes hacia la tan ansiada gran síntesis mitológica.

Otras obras de nuestro infatigable autor han ido apareciendo en los últimos diez años. Ninguna de ellas puede compararse con Génesis o Mitológicas.

Con la publicación de los tres volúmenes de La Nueva Teología todo ha cambiado. Se podría decir, sin miedo a exagerar, que a la manera hegeliana de tesis/antítesis/síntesis, Hertzen ha negado con La Nueva Teología todas sus obras anteriores. Por mi parte, debo confesar que el libro de Hertzen me ha sorprendido, no ya sólo por su contenido doctrinal, nada habitual en este autor,sino por la manera en la que su autor se compromete con lo que dice y con lo que descubre.

Sin embargo, el lector exigente que se enfrente a La Nueva Teología quizá crea que se encuentra ante el entretenimiento de un diletante, pues el autor, sin duda queriendo atraer a todo tipo de lectores, comienza su libro con un capítulo deslumbrante, en el que relee los nombres de los personajes bíblicos de una manera que puede resultar incluso grotesca.


La Biblia según Hertzen

Ludwig Hertzen interpreta a Adán como ADN, porque es el origen del ser humano, y a Eva como everlasting, eterna como lo es el eterno femenino, como lo es la vida a través de sus transformaciones incesantes. De Noé, dice que hay que entender Neo, pues con el se inicia una nueva humanidad: Noe no sería otra cosa que la intervención de Dios en los mecanismos de la evolución mediante la selección forzada de unos cuantos especímenes humanos (la familia de Noé) y de varias decenas de parejas de animales. En cuanto a Job, es el trabajo; al parecer, dice Hertzen, se trata de un juego de palabras del Autor, pues Job es conocido por su resignación, por su no hacer nada ante la adversidad.

[bctt tweet=”Hertzen interpreta a Adán como ADN, porque es el origen del ser humano, y a Eva como everlasting” username=”danieltubau”]De este modo, capítulo a capítulo y frase tras frase, Hertzen descifra los códigos que se esconden tras los nombres del Antiguo y del Nuevo Testamento. Hemos citado algunos ejemplos que pueden resultar curiosos, pero no debe creer el lector que Hertzen se limita a hacer una especie de grosera traducción de los nombres bíblicos, o que cada uno de estos nombres tiene un solo significado. Ya hemos visto que ADÁN es ADN, puesto que a partir de él se inicia la especie humana (cuyo código genético se contiene en el ADN), pero también, si se lee al revés y en español, es NADA, pues evidentemente, antes de él no había nada, al menos nada dotado de inteligencia, de alma. En este caso, podemos observar que la interpretación de Hertzen no hace sino confirmar lo que la etimología tradicional ya nos había revelado: Adán (en sánscrito Adyma) significa el primero, el origen.

Sin duda muchos pensarán que las relecturas propuestas por Hertzen son insostenibles y que el autor de La Nueva Teología se está riendo de nosotros o divirtiéndose con fáciles juegos de palabras. Una oportuna consulta a las notas (que ocupan los tomos II y III de La Nueva Teología) sin duda les convencerá del rigor extremo de nuestro autor. Por otra parte, Hertzen recurre en apoyo de su método al propio Dios, recordando aquel pasaje del Génesis bíblico:

«Cuando Abram tenía noventa y nueve años, el Señor se le apareció y le dijo: «Yo soy El-Shaddai, “Dios Todopoderoso”. Sírveme con fidelidad y lleva una vida intachable. Yo haré un pacto contigo, por medio del cual garantizo darte una  descendencia incontable. Al oír eso, Abram cayó rostro en tierra. Después Dios le dijo: «Este es mi pacto contigo: ¡te haré el padre de una multitud de naciones! Además, cambiaré tu nombre. Ya no será Abram, sino que te llamarás Abraham, porque serás el padre de muchas naciones. Te haré sumamente fructífero. Tus descendientes llegarán a ser muchas naciones, ¡y de ellos surgirán reyes!».

Según un comentario hebraico, unos astrólogos habían hecho el horóscopo de Abraham y le dijeron: “Nunca engendrarás un hijo”; pero Dios le tranquilizó y le dijo: “Ese horóscopo fue hecho para Abram, pero yo te he cambiado el nombre, y como Abraham engendrarás un hijo. También he cambiado el nombre de Sarai a causa de su horóscopo”. Como es sabido, Abram significa “padre exaltado”, mientras que Abraham significa “padre de muchos”.

Hay que admitir que en ocasiones resultan asombrosos los anacronismos que pueblan las interpretaciones de Hertzen en La Nueva Teología, como cuando hace proceder la palabra original de aquella de la que se deriva. Así, en un capítulo dedicado a Jesús, parece sostener que el Hijo de Dios se hace llamar Jesucristo precisamente porque se reconoce a sí mismo como cristiano. De este modo, los cristianos no lo serían por Cristo, sino que Cristo lo sería por los cristianos.

Pero el procedimiento más llamativo de Hertzen es que descifra y utiliza los textos milenarios no ya sólo en su idioma original (como han hecho siempre los cabalistas) sino en su traducción al francés, al italiano, al alemán o a cualquier lengua antigua o moderna. Sorprenderse por este método, dice Hertzen anticipándose a la crítica, es menospreciar el poder de Dios. En el momento de dictar o inspirar los textos sagrados, Dios conocía no sólo las lenguas que eran y habían sido, sino también las que nacerían milenios después, incluidas las nuestras y las que hablarán nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos.

Hay que admitir que el anterior es un poderoso argumento, pero el lector, no puede evitar pensar a menudo que hay algo de juego de prestidigitación en elegir ADN (en español) en vez de DNA (en inglés), para así poder relacionarlo más fácilmente con Adán o, por el contrario Eve (Eva) en inglés para derivar de ese nombre everlasting.

Sin embargo, Hertzen, no ignora que el Gran Secreto se halla en las letras del nombre divino YHWH y sabe también que siglo tras siglo los eruditos, los sabios, los maestros de la ley, los cabalistas, han intentado descifrar ese nombre secreto de Dios sin hallar la solución. Al problema fundamental de descifrar el nombre secreto de Dios, dedica Hertzen sus mejores páginas y todo su ingenio, pero apenas atisba una solución que resulte convincente: este políglota infatigable, que domina más de cuarenta lenguas vivas y muertas, confiesa que la solución puede hallarse en cualquiera de las otras lenguas que él desconoce. Eso sí, descarta su propia teoría, expresada en su Génesis, a la que ya nos hemos referido, en la que leía “YHWH” como el bíblico “Japhet” o como el titán griego “Japeto”.


La teoría de Hertzen

Lo que Hertzen propone en La Nueva Teología es una radical reinterpretación de los textos bíblicos, al buscar en ellos una especie de código oculto. Sin embargo, Hertzen se tiene que enfrentar en este empeño a varios problemas. El primero es el de los autores de los textos bíblicos.

Como es sabido y aceptado incluso por los creyentes más ortodoxos, los libros sagrados del cristianismo fueron escritos por distintos autores en épocas diferentes. En un mismo texto bíblico se puede detectar la participación de varios escribas y copistas. Así, por ejemplo, en Jueces se han detectado párrafos que se remontan al siglo XII a.C., mientras que otros más tardíos pueden fecharse en el siglo V a.c. Es decir, Jueces fue escrito a lo largo de siete siglos. ¿De qué manera dictó Dios ese texto? ¿Es que ha ido cambiando de estilo en cada época, dependiendo del escriba inspirado al que transmitía sus palabras? Si la verdad que Dios transmite no es temporal sino eterna, ¿por qué se ha adaptado al estilo de quienes han hecho la transcripción divina?

Hertzen podría sortear el problema de manera elegante y recurrir a aquel viejo argumento de que el creador habla a los profetas en el lenguaje de su época, y que evita caer en anacronismos pretéritos o futuros. ¿Cómo iba a explicar al autor del Génesis que Sodoma y Gomorra fueron destruidas por una explosión atómica si los lectores de aquella época ni siquiera conocían la pólvora? Para hacerse entender, Dios se vería obligado a traducir “explosión atómica” por “lluvia de azufre y fuego” (Gen.19, 24-25). De manera semejante, se dice que “Dios creó el mundo en seis días” (Gen.1, 31), pero hay que entender que se trata de una metáfora adaptada al conocimiento de la época y que “seis días” significa seis períodos astronómicos indeterminados. Hay que recordar, en apoyo de la tesis de Hertzen, que muchos comentaristas del Corán, al advertir que el tono del libro sagrado musulmán parece adaptarse a los cambiantes intereses personales de Mahoma, aseguran que ello se debe a que Dios también tiene en cuenta las transformaciones que se producen en el mundo a medida que va dictando al Profeta.

Sin embargo, Hertzen no recurre a tan fáciles argumentos. Aunque está de acuerdo en que Dios dictó todos los libros sagrados a diferentes personas en épocas distintas, eso no significa que Dios elija en un momento dado a un profeta para dictarle un libro o un fragmento y que adapte su estilo al de la persona elegida, hablándole de un modo que pueda ser entendido por sus contemporáneos. No, en opinión de Hertzen, los textos sagrados no sólo existían antes de los acontecimientos que describen, sino que existían antes de que Dios decidiera dictarlos.

Según La Nueva Teología, Dios disponía de todos los textos desde el principio y no le habría supuesto ninguna dificultad trasmitir los dos Testamentos completos al autor del Génesis, incluso en un lenguaje que ese autor ni siquiera conociera. Podríamos pensar que si Dios se tomó el trabajo de inspirar uno tras otro a los profetas a través de los siglos en vez de dictar todos los textos sagrados a un único profeta, fue porque sabía que eso podía tener consecuencias negativas, pues quien conoce el futuro puede intentar cambiarlo.  Los judíos de la época de Abraham difícilmente habrían mantenido su fe durante la cautividad si, sentados junto a los ríos de Babilonia, hubieran podido leer las penalidades que todavía les esperaban antes de llegar a la Tierra Prometida siglos más tarde.

Sin embrago, Hertzen desdeña de nuevo esta explicación y rechaza cualquier componenda teórica, lo que le hace precipitarse en una argumentación tan arriesgada que incluso quienes simpatizamos con él tenemos que admitir que sus ideas rozan el disparate. En los razonamientos de Hertzen es fácil advertir su afición a lo paradójico y su simpatía no disimulada por las variantes más extremas del gnosticismo y del sufismo musulmán.


Audacia y oscuridad de La Nueva Teología

Vaya esto por delante: es imposible exponer en esta breve reseña los argumentos de Hertzen. No se puede explicar de manera coherente algo que en el propio libro de Hertzen resulta absolutamente incoherente.

Hertzen, ya lo hemos dicho, considera que los libros de la Biblia, los sesenta aceptados como canónicos por el Concilio de Florencia en 1441 y luego confirmados por el de Trento, existían ya desde los tiempos del Génesis, a pesar de que dichos textos se refieran a acontecimientos que tuvieron lugar cientos e incluso miles de años después. Hertzen, en definitiva, afirma que primero fue el relato de Adán y Eva y después fueron Adán y Eva.

Esto podría resultar aceptable para las religiones del Libro, o al menos para algunas de sus herejías (o para los cabalistas), siempre y cuando interpretásemos que lo que Hertzen quiere decir es que Dios sabía lo que iba a suceder antes de que sucediera. Es decir, la ya conocida idea de que Dios conoce el pasado, el presente y el futuro, puesto que habita en la Eternidad.

Pero tampoco es eso lo que sostiene Hertzen. Para él, los textos bíblicos existían no sólo antes de la historia, sino incluso antes de la propia predicción divina de la historia.

Lo que viene a decir Hertzen, aunque siempre de manera críptica, ambigua e indirecta, es que el Libro existía antes que nada. Por decirlo de un modo quizá demasiado simplista: es como si Dios hubiese encontrado el Libro y a partir de él hubiese creado el Universo, la Tierra y la historia de la humanidad.

La tarea de Dios, pues, consistiría en crear, construir el escenario, los hechos y los personajes para adaptarlos al texto, del mismo modo que un jugador de ajedrez coloca las piezas en el tablero cuando quiere reconstruir una partida ya jugada; o de la misma manera que un director de teatro pone en escena la obra escrita por un dramaturgo.

Ahora bien, cuando se reconstruye una partida de ajedrez o se representa una obra dramática, se repite algo que ya ha existido, o al menos que ya ha sido pensado, una obra que tiene un autor: los dos jugadores de ajedrez o el dramaturgo. Sin embargo, el Libro que encuentra Dios no recoge hechos que ya han sucedido y tampoco adelanta hechos que han de suceder. No existe nadie detrás del Libro, no existe un autor ni un Autor. El Libro es eterno como lo es el mismo Dios (aunque a veces parece que a Hertzen le gustaría afirmar que la eternidad del libro es de algún modo superior a la de Dios).

¿Debemos entender que cuando Hertzen habla del Libro está utilizando una metáfora para describir las leyes de la Naturaleza o los pensamientos de Dios? Nada parece apoyar tal conclusión: para Hertzen, el Libro es un libro, no una metáfora. Está compuesto de frases, dividido en capítulos y en él aparecen los nombres de los personajes y de los lugares. Ahora bien, ¿en qué idioma?

La verdad es que Hertzen ni siquiera se plantea esta pregunta, quizá porque lo considera innecesario, tal vez porque ignora la respuesta o acaso porque sabe que este sencillo enigma es la mayor amenaza a la que se enfrenta la desmesurada concepción hertzeniana: si el Libro está escrito en algún lenguaje conocido o desconocido, ¿seguirían siendo válidas las interpretaciones que hace Hertzen en los diferentes idiomas?.

Otra duda que nos suscita la lectura de La Nueva Teología, y que Hertzen se plantea e intenta responder, es la de si la afirmación de que la realidad se adapta al Libro nos precipita en el determinismo. ¿Existe el libre albedrío en la interpretación de Hertzen? ¿Existe el libre albedrío para el propio Dios? ¿Podría Dios crear un mundo diferente al anunciado en el Libro?

Lamentablemente, el espacio concedido a esta reseña ha llegado a su límite y no es posible dar las respuestas de Hertzen a tan interesantes cuestiones.




Esta visión crítica de La Nueva Teología de Ludwig Hertzen fue publicada en El Camino de los Mitos en 2007. No se recogen aquí los anexos escritos por otros autores acerca del libro de Hertzen ni los comentarios de los antólogos de Recuerdos de la era analógica, que se publicarán en próximas entradas.

Entre el texto publicado aquí y el que aparece en la edición de Evohé se observan algunos cambios, que nunca afectan al sentido del texto, pero que en ocasiones aclaran algunos puntos o muestran aspectos que pudieron pasar inadvertidos al lector. Tanto el texto original como los anexos pueden consultarse en la edición de El Camino de los Mitos, una estupenda excusa, además, para disfrutar del resto de relatos del premio “La Revelación” en su segunda edición, entre ellos el relato ganador.

la-nueva-teologiaLa ilustración que sirve de pórtico a esta entrada es de Sandra Delgado y fue publicada en El camino de los mitos, libro en el que se recogen los relatos ganadores del II Concurso Internacional “La Revelación” (Relatos de mitología clásica), publicado por la editorial Evohé en 2007.


Recuerdos de la era analógicaEn la antología realizada en siglo XXV Recuerdos de la era analógica, se habla de Hertzen (al que se llama Ludwig von Hertz) en el relato “Una conversación en la isla de Patmos”. Allí se descubre que La Nueva Teología parece ser una de las claves que darían sentido a muchos de los textos recogidos en Recuerdos de la era analógica. El lector puede leer ese relato y todos los textos recogidos por los antólogos del futuro en el libro publicado en 2009 por la editorial Evohé: Recuerdos de la era analógica, una antología del futuro (versión en papel o electrónica).

Los lectores interesados en conocer qué es recuerdos de la era analógica, deberían consultar esta entrada, sumamente ilustrativa: ¿Qué es Recuerdos de la era analógica?


edicionesevohé Todos los libros de la editorial Evohé en:
Ediciones Evohé.



la-nueva-teologia-menu


Share

Recuerdos de la era analógica

Recuerdos de la era analógica es un libro de ciencia ficción,  o de ficción especulativa, pero también un ensayo sobre la identidad, el conflicto entre el mundo digital y analógico, la mortalidad y la inmortalidad y muchos otros asuntos.

Se trata de una antología de textos que en gran parte todavía no se han escrito pero que los antólogos encontrarán en el futuro, en lo que ellso llaman la Arqueo Red y que es nuestra actual Internet. Para ellos, se trata de textos que proceden del pasado;  para nosotros, son parte de nuestro presente y de nuestro futuro.

[bctt tweet=”Recuerdos de la era analógica es un libro de ciencia ficción o de ficción especulativa” username=”danieltubau”]A pesar de sus diferencias, todos los escritos parecen tener alguna característica común, quizá porque en cierta manera predicen el futuro en el que viven los antólogos.

Por alguna razón la Arqueo Red en el siglo XXV está cerrada, pero investigadores, como los antólogos de Recuerdos de la era analógica, pueden acceder a ella y rescatar algunos textos, a los que añaden comentarios al inicio o al final, intentando descifrarlos o entenderlos.

A continuación, puedes leer algunos fragmentos de los textos encontrados y de los comentarios de los antólogos.

LA MEMORIA DE LOS SIGLOS

«Soy francés, ruso, español, italiano, alemán y húngaro. Soy un hombre alto y moreno, rubio y obeso, de ojos verdes, azules, negros y marrones, robusto, flaco, ingenioso, torpe, estúpido, egoísta, generoso y cobarde. Soy una mujer alegre, descarada y tímida, triste, hermosa y discreta. Y sobre todo soy joven. Los recuerdos de mi eterna juventud se desarrollan en mil ciudades, en mil familias…”

La memoria de los siglos debió ser escrito hacia 1912. Hay poderosas razones para esta datación, no sólo la mención a la Gran Guerra, que es como llamaban a la Primera Guerra Mundial quienes participaron en ella, sino también por la descripción que hace el supuesto conde de Saint Germain de la teoría evolutiva…

 

UNA CONVERSACIÓN EN LA ISLA DE PATMOS

“—Von Hertz sostiene que Dios no revela los libros sagrados, sino que sigue las instrucciones del Libro para crear el mundo.
—Pero, si así fuera, ese libro es anterior a Dios.
—Sí, o al menos coeterno.
—He oído hablar de teorías semejantes. El Libro es el software y el mundo el hardware. Dios, supongo, el programador. ¿La Nueva teología propone ese concepto de Dios?
—Sí pero, no sólo eso. Al parecer La Nueva Teología se llama así porque es una nueva teoría de Dios y del mundo, un nuevo Libro, un nuevo software, como tú lo llamas, no sé si acertadamente o no. Un manual de instrucciones para crear el universo de nuevo…”

Este es un texto que genera más dudas que certezas. Fue hallado en la Arqueo Red mediante topos blancos a través de un enlace de gusano que estaba oculto en un carácter de una gramática china. Podría tratarse de una paradoja temporal clásica, pero creemos que la verdadera explicación es otra, que los visitantes, los degustadores de esta antología, probablemente serán capaces de entender…

 

Recuerdos de la era analógica _ Daniel Tubau

PICASSO Y LOS INDISCERNIBLES

«Picasso acariciaba la idea de realizar esta obra desde hacía mucho tiempo. Probablemente desde que, en 1901, cayó en sus manos La Logique de Leibniz, de Louis Couturat, en la que el pensador francés expone la célebre teoría de los indiscernibles de Leibniz.
Leibniz, nos recuerda Couturat, sostenía que «no hay en la naturaleza dos seres reales y absolutos indiscernibles». Del mismo modo que Dios elige crear el mejor de los mundos posibles, tiene también que tener una razón para permitir que exista cualquier cosa en el universo. ¿Y por qué razón iba Dios a crear dos veces la misma cosa? A Picasso le llamaron vivamente la atención los pasajes del libro de Couturat y se propuso refutar a Leibniz.”

La página del catálogo de un museo virtual llamado Museo de los Mundos Paralelos, donde  se cuenta el intento de Pablo Picasso de pintar una copia perfecta de “Las señoritas de Avignon”. Lo más asombroso es que existe un museo similar, llamado Museo de los Mundos Posibles, en el que se puede ver al obra (u obras) de Picasso…

 

Recuerdos de la era analógica Daniel Tubau

LA IDENTIDAD

«Si nuestro hermano intercambia su cerebro con una mujer, ¿quién será nuestro hermano tras la operación? ¿El cuerpo de nuestro hermano con el cerebro de la mujer o el cuerpo de la mujer con el cerebro de nuestro hermano? ¿Con quién compartiremos nuestros recuerdos…?”

La identidad es un ensayo escrito a comienzos del siglo 21. No hemos podido encontrar el texto completo, sino tan sólo varias capturas de pantalla obtenidas de la página oficial de la librería virtual Amazon (que en el 2012 se convertiría en Googlezon). Hoy sabemos que La identidad es un libro que se publicó también en 2012, aunque con otro título: Nada es lo que es, el problema de la identidad

 

Recuerdos de la era analógica Daniel Tubau

EL ESPIRITUALISMO MATERIALISTA

Se trata de un examen dela asignatura «Supersticiones Antiguas». No nos sorprende la excelente calificación que obtuvo el alumno, quien, como era corriente entonces y también ahora, era estimulado a expresar no sólo datos fiables, sino también sus propias opiniones, pues ¿qué sentido tendría repetir una información que cualquiera posee?

 

UN MUNDO DISTINTO PERO IGUAL

«Hace mucho mucho tiempo, en una galaxia muy lejana, existía un planeta que orbitaba alrededor de un sol como el nuestro. En aquel planeta existían ríos como el Ganges, el Nilo y el Amazonas. También había cientos de ciudades, que se llamaban Roma y París, Shanghai y Melbourne. Aquel mundo tenía bibliotecas como las nuestras…»

Este cuento infantil es uno de los ejemplos más conocidos de lo que en mitología comparada se llama in illo tempore, «en aquel tiempo». Se trata, efectivamente, de un mito de fundación, que resulta confuso porque ha perdido gran parte de sus valores soteriológicos o liberadores…

 

VIDAS VICARIAS

  «Me acerqué a ella, acaricié sus piernas bajo las sábanas y le di un último beso en el cuello. No se despertó y pude salir de la casa sin despedirme. Esperé tres cuartos de hora en la habitación del hospital y, al mismo tiempo, tomé un taxi para ir a mi encuentro. Al verme frente a mí mismo, me miré con lástima y pedí que me desconectaran….»

Vidas vicarias recoge el testimonio de uno de los primeros usuarios de los enlaces vicarios, que cuenta qué se siente al convertirse en otra persona así cómo los problemas psicológicos y legales provocados por las primeras conexiones vicarias…

 

EL DILEMA DE AGUSTÍN

«Por último, existe una teoría que, aunque sea sólo como curiosidad, hace posibles la teoría de las Ideas, la mémética y los tres mundos de Popper…»

Nos ha parecido interesante ofrecer una muestra de la dificultad del registro universal Xanadú y de las paradojas del Docuverso, tal como fue establecido por Ted Nelson…

 

EL ÚLTIMO SIGLO MORTAL

«En el siglo 20 hubo guerras, revoluciones y grandes cambios en el mundo del arte, los comienzos del cine, la televisión, la realidad virtual, los primeros ordenadores y la energía nuclear. Pero cada vez son más los historiadores que opinan que el siglo 20 es importante por otra razón: fue el último siglo en el que los hombres fueron mortales…»

Este texto está datado en el año 2199. Como es obvio, la fecha es tan incierta y dudosa como cualquier otra de las que se ofrecen en esta antología. Se trata de un largo «Informe acerca de algunas tendencias recientes». Dichas tendencias son artísticas, políticas, filosóficas y religiosas…

 

GABOR

«Es posible que tras el nombre Adrián Gabor se esconda el nombre de un verdadero artista y que algunos de sus hechos hayan sido modificados para hacerlo irreconocible. Tal vez lo que  se cuenta en Gabor no es mera ficción y que, aunque bajo una distorsionada forma literaria, es el recuerdo de un suceso real. El nombre Gabor podría esconder a un artista de comienzos del siglo 21 que llegó a ser muy conocido y que también desapareció de manera misteriosa…»

Este documento es interesante por varios motivos. En él se alude, aunque no de una manera explícita, a la época inmediatamente anterior a la dispersión artística y a los micromercados teóricos del arte, que desde hace siglos convierten en absurdo cualquier intento de sistematización estética a la que tan proclives eran nuestros antepasados analógicos.

 

QUE NADA SE CREA

«Era el día 28 de diciembre y yo viajaba en un tren. Fue entonces cuando advertí que en mi cabeza estaban revoloteando ciertas ideas muy importantes. Para que no se escapasen, apunté todo lo que se me iba ocurriendo en el billete que me había dado el revisor. Gracias a ese billete conservo la fecha de este descubrimiento, que puede ser comparado con el que tuvo lugar el 12 de octubre de 1492. En mi caso se trataba, y de eso me di cuenta enseguida, del descubrimiento de un nuevo continente mental.»

La Teoría que logra explicar las geniales intuiciones de Platón, los descubrimientos simultáneos, las fabulaciones de la percepción extrasensorial y las verdaderas causas del descubrimiento científico…

 

EL REGISTRO UNIVERSAL

«El DEMANDADO alega no poseer ingresos suficientes para pagar los derechos de las conversaciones que mantiene. En consecuencia, no pudiendo hacer frente a las deudas con las empresas enumeradas en el Anexo 3, todas ellas propiedad de la Corporación TRIVIAL LANGUAGE, solicita ser declarado en quiebra intelectual…»

Se recogen aquí diversos documentos relacionados con el registro universal, los derechos de autor y empresas como Trivial Language.

 

SIGNOS

«Entré en el Departamento de Hermeneútica Aplicada a las tres de la tarde. Ese día me iba a encontrar no sólo con dos personas, sino con una tercera a la que hacía años que no veía. La primera persona que encontré fue un niño. Me había perdido en el edificio de la Facultad, pérdida espacial que era anuncio de otra pérdida que enseguida padecería…»

Signos plantea muchas dudas desde el principio, y estas aumentan a medida que se avanza en la lectura. Es cierto que, tras un comienzo casi incomprensible, las cosas se aclaran un poco más adelante, pero después todo vuelve a confundirse…

 

EL NUEVO TIRESIAS

«Si he decidido volver a escribir acerca de mí mismo por última vez, es porque quiero revelar un secreto. No me preocupa que mi sinceridad me reste lectores o admiradores: me interesa mucho más no mentirme a mí mismo. Puesto que he vivido cosas dignas de contar y he escrito cosas dignas de ser leídas, me importa muy poco lo que de mí diga la posteridad…»

Fragmento inédito de las Memorias del célebre seductor Seingalt en el que revela los experimentos sexuales realizados en el laboratorio de su hermano.

 

LA OBRA DE ARTE EN LOS TIEMPOS DE LA PERCEPCIÓN MALEBRANCHIANA

«Benjamin era muy consciente de la manera en la que los medios afectan a los mensajes, aunque su error, al que le llevó su fascinación por las obras marxistas, fue creer que la superestructura avanzaba más despacio que la infraestructura, cuando sucedía precisamente lo contrario…»

No cabe duda de que el hecho de conservar de este texto tan sólo algunos fragmentos es una lástima, porque en él se perciben ciertas intuiciones muy precisas acerca del cambio estructural que se inició tras el período de transición, durante el que, sin duda, fue publicada esta obra. El texto parece una revisión y tal vez refutación que en futura de las reflexiones de Walter Benjamin acerca de la obra de arte en los tiempos de la reproducción mecánica…

 

LA CAVERNA

«En el año 2009, cuando se inició un nuevo tramo de la carretera Transamazónica, los obreros vieron a un anciano de piel blanca y aspecto salvaje que huyó ante su presencia. Siguiendo su pista, un grupo de investigadores llegó a una caverna. Cuando se disponían a entrar, el anciano intentó impedírselo y se enfrentó a los intrusos. Murió de un culatazo, sin poder usar su arma, una Mausser del 39. Al analizar el ADN del anciano, se pudo averiguar su identidad: se trataba de Karl Weismann, general de las SS en 1941, con sólo 23 años, y dado por muerto tras la guerra…»

No queremos abusar del adjetivo «extraño» en esta antología, así que nos limitaremos a decir que La caverna resulta sugerente, pues en ella se describe uno de los primeros intentos de crear vida virtual en el interior de un sistema digital, y una formulación implícita de la física digital de Konrad Zuse, con quien sin duda Weismann-Treveris debió trabajar durante la Segunda Guerra Mundial. Zuse fue el primero en sostener que el Universo entero podría ser una programación computable…

 

MANIFIESTO CONTRA LOS MUNDOS VIRTUALES

«Vamos, amigo, compañero, hermano, primo, vecino, ciudadano, compadre, conéctate, enchufa tu alma a la utopía, deja que por tus venas circule el fluido eléctrico de los sueños, convierte tus deseos en realidad. Ya no tienes que moverte, no tienes que hacer nada, clava los electrodos en tu blanda masa encefálica y disfruta de una nueva realidad hecha a imagen y semejanza de ti mismo…»

Esta obra es una de las últimas muestras de la mentalidad arcaica que rechazaba todo lo nuevo, todo lo que quebrase las seguridades, las costumbres y los hábitos adquiridos a lo largo de milenios. Encuadrada en la variedad negativa o distópica del género utópico, esta invectiva no está exenta de vigor y rezuma moralismo, pero no hay que olvidar que las utopías negativas se escribían en un mundo cuyos ingredientes principales eran la guerra, el hambre, la crueldad y la indiferencia…

 

MUNDO ANALÓGICO

Un fanzine escrito en el futuro, dedicado a Ted Nelson, creador del hiperenlace y a todo tipo de asuntos, desde Borges a Nabokov o la diferencia entre el mundo analógico y el digital. Tras su aparente caos parece esconderse un cierto orden y sentido.

Accede al ezine: Mundo analógico


LA NUEVA TEOLOGÍA

 la-nueva-teologia

Existe un texto de importancia fundamental que no está incluido en la edición de Recuerdos de la era analógica de 2009, pero que sí se publicó en El Camino de los Mitos. Se trata de “La Nueva Teología“, una recensión del ensayo en tres tomos de Ludwig Hertzen (también conocido a veces como Ludwig von Hertz) titulado La Nueva Teología. En este ensayo se habla de la relación entre Dios y el Libro y del desciframiento de todos los textos sagrados que propone el teólogo y mitógrafo asustriaco Ludwig Hertzen. La recensión se puede leer gratis por gentileza de la editorial Evohé con este enlace: La Nueva Teología.


¿Quieres leer Recuerdos de la era analógica ahora mismo?: ebook]

Si prefieres la edición en  papel: libro


[Esta entrada fue publicada por primera vez el 29 de noviembre de 2012]


A continuación, puedes ver entradas dedicadas a Recuerdos de la era analógica encontradas en la Arqueo Red (que nosotros llamamos Internet)

LIBROS PUBLICADOS

Vida de Daniel Tubau contada por Tonino


la-nueva-teologia-menu

LA NUEVA TEOLOGÍA
(Recuerdos de la era analógica)

Reseñas de Recuerdos de la era analógica

Share

Un regalo de navidad: “La nueva teología”

espiralAl ofrecer a los lectores mi relato  “La Nueva Teología” en una fecha tan simbólica como la Navidad del año 2015, siento que se cierra un círculo, o quizá debería decir, que asistimos a un nuevo giro de una espiral que se inició quizá en 1987 y que se extenderá al menos hasta el siglo XXV. Intentaré explicar a qué me refiero.

El incierto origen de un ensayo teológico

daniel88Por alguna razón, en mi mente está fijada la fecha 1987 como la del momento en el que escribí un relato titulado “La Nueva Teología”. No sé qué es lo que me inspiró, tal vez la lectura de algún filósofo, quizá la de un semiótico, la de un teólogo o quien sabe si la de un simbolista. Tengo candidatos para cada una de las categorías: Umberto Eco, Agustín de Hipona y Leibniz o Huysmans o Eduardo Cirlot. No sé si conservo un ejemplar de esa primera versión, pero sí sé que lo leyó un amigo mío, Jordi Torrent, y que le gustó. Eso me hace pensar que estábamos en Barcelona, pero quizá fue durante una visita suya a Madrid, precisamente cuando me convertí en el protagonista de un cortometraje simbolista que él dirigió y realizó en las calles de Madrid. En aquella historia, que Jordi creaba sin un guión previo, yo acababa disolviéndome entre los esqueletos flamencos del bar Los Gabrieles. El cortometraje nunca vio la luz y tiempo después Jordi me dijo que aquella escena en la que yo desaparecía frente a aquellos esqueletos no podía verse por falta de luz.

Esqueletos-397px-Los_Gabrieles_03

Esqueletos flamencos de Los Gabrieles. La taberna, años después, cerró por reformas y desde entonces no ha vuelto a abrir.

la-nueva-teologia-ministerioUna fecha más segura relacionada con el relato es la de 1990, porque fue entonces cuando presenté el cuento a unas Ayudas del Ministerio de Cultura para obras de ficción. Como se puede leer todavía en el Curriculum Vitae que envié con mis datos, yo entonces era articulista y corrector de estilo y estudiaba en la Universidad Complutense, pues me había matriculado en el año 1988 en la carrera de Filosofía. Lo de articulista se refería al periódico El Independiente, donde publiqué varios artículos hasta que alguno de mis ellos chocó la línea editorial del periódico y recibí la sutil censura del silencio, es decir, no me solicitaron más colaboraciones, a pesar de que era un periódico que acogía ideas de un amplio espectro ideológico. Por aquellas fechas, ya había escrito varios libros, como una biografía del grupo Deep Purple (publicada por la editorial Júcar), otra de Edith Piaf (no publicada) y otra de AC-DC (no sé si publicada o no). También había publicado varios cuentos de terror en la Biblioteca Universal de Misterio y Terror y un libro juvenil de aventuras múltiples, La espada mágica, que me convierte en uno de los precursores del relato hipertextual.

El cuanto a la ayuda del Ministerior de Cultura, no la obtuve.

 

¿Qué es (o qué era) “La Nueva Teología”

Es interesante leer la Memoria explicativa que presenté junto al cuento: «Se trata de un ensayo-ficción en el que se analiza desde diversas perspectivas una obra ficticia llamada La Nueva Teología».

También se habla en esa memoria del autor, Ludwig von Hertz, que «propone una nueva y radical interpretación de los textos bíblicos». Sin embargo, lo que presenté no era un único cuento o ensayo-ficción, sino un proyecto que incluía varios relatos: «En torno a esta obra, de la que se presentan algunos fragmentos escogidos, giran los diversos ensayos, todos ellos ficticios».

Mi insistencia en el carácter ficticio de esos ensayos se debía sin duda a que el premio al que me presentaba era para textos de ficción. Enseguida, añadía: «A través de esta multiplicidad de planteamientos, se analiza el hecho religioso, el carácter de la Revelación, los sistemas alegóricos y los diversos desciframientos, desde aquellos referidos a mensajes secretos y lenguas desaparecidas, hasta los que se dirigen a la naturaleza misma».

Ahora bien, aunque esos temas eran los más visibles en mi proyecto, mis intenciones eran mucho más ambiciosas: «No es exagerado decir que se pretende hablar de todo, de lo divino y de lo humano, sobre todo de lo divino».

Finalmente, aclaraba ese carácter ficticio de la obra:

«Esta es una obra de ficción, pero en modo alguno lo son los argumentos literarios esgrimidos por los diversos contendientes, que reproducen, dentro de la amenidad exigida por el género, posturas que encuentran, en la mayor parte de los casos, un paralelo en el llamado mundo real».

Y a continuación quizá está la clave que explica por qué tengo fijado en la memoria la fecha 1987 como el inicio de “La Nueva Teología”, porque digo: «A lo largo de los tres años que llevo trabajando en este proyecto, he acumulado una gran cantidad de datos y notas que me han llevado a concebir una estructura». Puesto que el premio del Ministerio se convocó en 1990, la frase anterior nos lleva a 1987.

La estructura a la que me refería incluía ocho relatos o ensayos acerca de La Nueva Teología, el libro de Ludwig von Hertz:

1. “La Nueva Teología“.

2. Crítica escéptica de La Nueva Teología.

3. La Cábala y La Nueva Teología.

4. El Islam y La Nueva Teología.

5. Balance de La Nueva Teología.

6. La Nueva Teología y la tradición religiosa

7. Oriente y La Nueva Teología.

8. Una defensa de La Nueva Teología.

junto a los ocho anteriores, se incluía un noveno texto: Hunor y Magor y el nacimiento de la nación húngara, que era un capítulo de La Nueva Teología que servía como ejemplo del método hermeneútico o interpretativo de Ludwig von Hertz en su lectura de los textos sagrados. Mi intención era publicar “Hunor y Magor” en el número 6 de Esklepsis, pero la revista dejó de publicarse tras el número 5.

La Memoria que envié al premio del ministerio termina de manera abrupta por que no he logrado encontrar la página final: «Los textos proporcionados como muestra son todos ellos incompletos, pues dependen estrechamente unos de otros, de modo que no puede terminarse uno hasta saber cuál…» Supongo que la frase terminaba con algo así como: «…hasta saber cuál es el lugar que ocupa en el conjunto». No sé si en esa página perdida se contaba algo más acerca del proyecto.

 

Un paréntesis de treinta años

Casi treinta años después, tras diversas peripecias que contaré al recordar cómo escribí  “Recuerdos de la era analógica” y otros relatos que acabarían convirtiéndose en el libro Recuerdos de la era analógica, una antología del futuro, vi en internet la convocatoria de un concurso llamado “La Revelación”. El nombre parecía perfecto para aquel relato llamado “La Nueva Teología”, teniendo en cuenta que, además, quienes convocaban el concurso tenían una página web llamada ni más ni menos “La Segunda Revelación”.

El premio estaba destinado a relatos mitológicos y mi relato era religioso. Pero, al fin y al cabo, la religión cristiana, la judía o la musulmana son relatos mitológicos que han adquirido el estatus de religión debido en parte a su triunfo final (existen otras diferencias entre mitología y religión, pero no vale la pena examinarlas aquí). Confié en que los creadores del premio consideraran que un relato acerca de los personajes bíblicos era un relato mitológico y reescribí el cuento. Al final decidí enviar solo el cuento principal, aunque modificado, y no los relatos anexos, como las visiones escéptica, cristiana, judía acerca de “La Nueva Teología” o el texto de Hunor y Magor y Hungría.

Lo demás es fácil de contar: gané el segundo premio del concurso mitológico, conocí a los encantadores responsables de Evohé, Javier, Barto y Sandra, y no tiempo después mi relato se publicó junto al resto de relatos ganadores del premio en El Camino de los Mitos. Curiosamente, por esas fechas compartimos una comida deliciosa en un restaurante cercano a su oficina de Evohé, en la calle del Príncipe de Madrid, calle paralela inmediata precisamente de aquella calle Echegaray en la que protagonicé aquel corto en Los Gabrieles treinta años antes. Quizá en esa comida nació la idea de publicar el libro del que yo había extraído “La Nueva Teología”, compuesto por cuentos que había escrito durante todos esos años.

Un año después se publicó ese libro, Recuerdos de la era analógica, en una magnífica edición que incluso incluye un póster desplegable (“el ezine “Mundo analógico”). Como “La Nueva Teología” ya se había publicado en El camino de los mitos, no lo incluimos y su lugar fue ocupado por un relato nuevo, que escribí para llenar su ausencia y señalarla: “Una conversación en la isla de Patmos”.

¿Y por qué había que señalar su ausencia? Porque “La Nueva Teología” es quizá una de las claves más importantes que permite entender Recuerdos de la era analógica, o al menos que permite elaborar una posible explicación acerca de esa extraña antología realizada en el siglo XXV (o 25, como dice ellos) por unos antólogos que buscan en la Arqueo Red y encuentras relatos, artículos, exámenes, páginas de un diario y todo tipo de textos. Por eso, por ser quizá “La Nueva Teología” la clave de bóveda de Recuerdos de la era analógica, supone para mi una gran alegría ofrecer ahora este relato completamente gratis, como regalo de navidad de este 2015 que se acaba. De este modo, los lectores de REcuerdos de la era analógica podrán leerlo y juzgar por sí mismos, pero también, quienes lean este relato, podrán leer también Recuerdos de la era analógica con esta visión que quizá les ayudará a entenderlo todo un poco mejor. O todo lo contrario. ¿Quién sabe?

Por último, este regalo de navidad ha sido posible gracias a la generosidad de Javier Baonza, de ediciones Evohé, un gran editor y un gran amigo.

El relato “La Nueva Teología” podrá leerse mañana mismo, día de navidad, en esta misma página.


 

[¿Quieres leer Recuerdos de la era analógica ahora mismo?: ebook]

Si prefieres la edición en  papel: libro


la-nueva-teologia-menu

LA NUEVA TEOLOGÍA
(Recuerdos de la era analógica)

Que nada se crea

|| Recuerdos de la era analógica


Leer Más
Comentario de los antólogos del siglo 25 al Manifiesto contra los mundos posibles

Leer Más
Manifiesto contra los mundos posibles

Leer Más
La Nueva Teología

Leer Más
Recuerdos de la era analógica

Leer Más
Un regalo de navidad: “La nueva teología”

Leer Más
Dios o Demiurgo a la luz de Wittgenstein

Leer Más
La Nueva Teología, deconstruyendo al Autor

Leer Más
Los libros de Dios

Leer Más
La Revelación

Leer Más
“La Nueva Teología” en El camino de los mitos II

Leer Más

A continuación, puedes ver entradas dedicadas a Recuerdos de la era analógica encontradas en la Arqueo Red (que nosotros llamamos Internet)

LIBROS PUBLICADOS

Vida de Daniel Tubau contada por Tonino

Share

Nüwa

||Orígenes mitológicos de China

La cronología de los personajes legendarios de China ofrece muchas variaciones y confusión, suele considerarse que el primero de los llamados “Tres Soberanos” o Tres Augustos, nombre que se emplea para distinguirlos de los Emperadores Legendarios, era Fuxi (Fu-Hsi), aunque otras versiones aseguran que era el tercero. En algunas variante se dice que su esposa y hermana Nüwa también debe considerarse uno de los tres primeros soberanos, junto al propio Fuxi y a Shennong, el Primer Agricultor.

Se decía que Fuxi y Nüwa tenían la mitad del cuerpo escamoso, tal vez como el de una serpiente, quizá incluso lso dos lucían una poderosa cola de serpiente. A veces se les representa con cabeza y torso humano hasta la cintura y cola de serpiente, mientras que en otras ocasiones solo tienen cabeza humana y una larga cola serpentina. Su apellido o segundo nombre era Feng.

La creación de los seres humanos se atribuye a Nüwa, quien los habría fabricado con arcilla amarilla:

“Primero troceaba el barro con una soga y luego hacía las personas con los trozos, empleando arcilla amarilla para los nobles ricos y hebras de soga para los hombres del pueblo pobres”. [Estudios sobre las costumbres, en Recopilación imperial de los escritos de los años «de la Paz Universal»]

Shanhaijing_illustration_of_Nüwa

Nüwa tal como se representa en El clásico de las Montañas y los Mares (Shanhaijing)

No estoy seguro de si otra posible traducción de este texto es que usó arcilla amarilla en ambos casos pero que uso sogas para enderezar el barro, pero que unas cuerdas eran de mejor calidad que otras, lo que dio origen a la división social, tal como también se explica en el fragmento anterior.

Por otra parte, también se ha llegado a considerar que Nüwa era esposa del Emperador de Jade, aunque probablemente se trate de un mito muy posterior, basado en una novela de la época Ming.

Del resto de hazañas de Nüwa me interesan algunas que pueden relacionarse con acontecimientos históricos. Una de ellas tiene relación con un incendio, inundación y catástrofe provocada por el deterioro de las cuatro columnas que sostenían la Tierra (que sería de forma cuadrada según este mito). Nüwa tuvo que reparar el cielo y las cuatro columnas, que sustituyó por las patas de una tortuga gigantesca.

El desastre provocó en sus inicios que las Nueve Regiones se resquebrajaran. En el mito se menciona de manera específica la región central de Ji, asolada por Zhuanxu, el Dragón Negro, al que Nüwa venció, devolviendo la tranquilidad a Ji, que podría identificarse con el territorio habitado en aquel entonces por los hombres y mujeres que con el tiempo darían oprigena China. La localización exacta de Ji no la conozco con precisión, pues, aunque había un pequeño estado de ese nombre muy cerca de lo que hoy es Pekín, la acción que estamos contando parece trascurrir muy lejos de allí, cerca del monte Buzhou, al noroeste de las montañas Kunlun, en el Pamir, al norte de la cordillera del Himalaya.

Tortuga y columna

Esta tortuga, que al parecer está en zoo de Washington D.C., quizá se inspire en el mito chino de Nüwa y la catástrofe cósmica.

Más adelante habrá ocasión de regresar a este mito de destrucción, a los incendios, las inundaciones, a las nueve regiones, la provincia de Ji y la presencia de las tortugas, pero antes debemos conocer las causas de la catástrofe.

Nuwa-repara el cielo

Nüwa, aquí representada con solo cabeza y brazos de mujer, repara el Cielo. .

Qu Yuan es uno de los personajes más interesantes de la historia china, un consejero del rey de Chu cuyo suicidio hace cerca de 2500 años, todavía recuerdan y conmemoran los chinos. En Las preguntas del Cielo se pregunta qué relación había entre “la cólera de Kanghui y la inclinación del suelo hacia el sureste”, lo que nos hace sospechar que quizá la causa de los terribles incendios e inundaciones pudo ser un terremoto. Otro texto chino antiguo responde a la pregunta de Qu Yuan y nos explica lo que sucedió.

Resulta que Kanghui, también conocido como Gong Gong, “forzaba la ley” y “gobernaba como un déspota” y creía que el Agua (su elemento) ganaría a la Madera (elemento de su enemigo), por lo que se enfrentó al Dragón Luminoso. Al no poder vencer al dragón, embistió con su cabeza cornuda el Monte Partido (Buzhou) y fue entonces cuando se produjo la catástrofe.

Hay algunos detalles en el mito relacionados con la identidad de Kanghui y sus aliados y enemigos muy interesantes, que trataré en otro artículo. Pero antes conviene conocer al hermano y esposo de Nüwa, Fuxi.


 

china-cabecera-origenes

China, ¿un pueblo sin mitología?

||Orígenes mitológicos de China /1


Leer Más
Yu Di, el emperador de Jade

Orígenes mitológicos de China


Leer Más
Pangu

||Orígenes mitológicos de China


Leer Más
Nüwa

||Orígenes mitológicos de China


Leer Más
Fuxi

||Orígenes mitológicos de China


Leer Más


EL ARTE DEL ENGAÑO
Daniel Tubau
Ariel editorial (600 páginas)

Pese a ser uno de los libros más traducidos y versionados de la historia, El arte de la guerra de Sunzi se ve, todavía hoy, envuelto en un halo de misterio y desconocimiento. Daniel Tubau ha hecho un monumental trabajo de investigación para ofrecernos una completa visión del gran clásico de la estrategia. Tubau demuestra que El arte de la guerra, en contra de muchas interpretaciones habituales, es un libro de múltiples y fascinantes lecturas.

Comprar en Amazon

El ensayo incluye también la traducción de El arte de la guerra de Sunzi y de Las 36 estratagemas chinas, por Ana Aranda Vasserot, con extensos comentarios.

 

 


NUMEN, mitología comparada
(Para otras entradas de mitología, ver MITOLOGÍA)

NUMEN - Mitología Comparada

CHINA
(para ver todas las entradas: China)

Metáforas

Metáforas

Un aspecto interesante de la cuestión del conocimiento metafórico es la evidente relación entre las metáforas y aquello que decía ...
Leer Más
Modas efímeras

Modas efímeras

Desde al menos los años 60 se produce algo que no había sucedido antes: la recuperación de estilos del pasado ...
Leer Más
Hable como un verdadero experto<br> <h4> Lenguaje de expertos /1 </h4>

Hable como un verdadero experto

Lenguaje de expertos /1

Si usted quiere ser un experto en arte y literatura, filosofía y sociología, y si pretende usted optar a alguna ...
Leer Más
El juego de Goethe

El juego de Goethe

En su Viaje a Italia, Goethe explica un curioso juego, que llama "el juego etimológico" y que atribuye a su amigo ...
Leer Más
trund

¿Qué es el Trund?

Muchas personas se han interesado en los últimos días por el Trund, pero nadie parece ponerse de acuerdo en qué ...
Leer Más
Nexos

Nexos

Estoy haciendo unos experimentos para sacarle partido a los libros que leo en la Biblioteca. Como leo varios a la ...
Leer Más
NEXOS 20031209

NEXOS 20031209

Nexos es un juego de combinaciones azarozas que inventé para pasar el rato y aprovechar mis lecturas. Lo cuento en ...
Leer Más
Signos, semiótica y lenguaje

Signos, semiótica y lenguaje

Aquí puedes ver todas las páginas alojadas en mi sitio web dedicadas al estudio de los signos, la semántica y ...
Leer Más
Leibniz y la claridad: los antiguos y los modernos

Leibniz y la claridad: los antiguos y los modernos

En La Vorágine inicié una Brevísima historia de la decadencia de la lengua filosófica francesa, con un texto de Braudillard ...
Leer Más
La paradoja de secleb

La paradoja de secleb

Ana Aranda me ha enviado un correo a propósito de lo que dije acerca de la palabra secleb y de ...
Leer Más
¿Qué es secleb?

¿Qué es secleb?

Está página está dedicada a secleb, una idea que nació en el weblog Mundo flotante. Aquí reuniré todas las entradas ...
Leer Más
Marshall McLuhan <h4>Cómo se inventó el futuro / 4</h4>

Marshall McLuhan

Cómo se inventó el futuro / 4

Marshall McLuhan fue definido en los años 60 del siglo pasado como el más académico de los hippies y el ...
Leer Más
La boca de Gargantúa

La boca de Gargantúa

McLuhan habla de la boca de Gargantúa como la imprenta que contiene la Edad Media. O quizá lo recuerdo mal ...
Leer Más
McLuhan y Shakespeare en un balcón de Verona

McLuhan y Shakespeare en un balcón de Verona

Al releer Comprender los medios de comunicación, de Marshall McLuhan, he recordado algunas razones que explican el éxito mediático que ...
Leer Más
Andrew Ingraham y el lenguaje

Andrew Ingraham y el lenguaje

En varias ocasiones he hablado de Andrew Ingraham y sus teorías del lenguaje. Lo hice por primera vez en mi ...
Leer Más
Secleb y la Biblioteca de Babel

Secleb y la Biblioteca de Babel

Borges es uno de mis autores favoritos. He leído probablemente todos sus libros, algunos de ellos varias veces y también ...
Leer Más
Breve historia de la decadencia de la lengua filosófica francesa

Breve historia de la decadencia de la lengua filosófica francesa

Comienzo aquí  una pequeña antología que recogerá textos filosóficos franceses desde sus orígenes hasta su decadencia, pasando por su larguísimo ...
Leer Más
Marshall McLuhan, antes y después de su tiempo

Marshall McLuhan, antes y después de su tiempo

Entre las muchas ideas y paradojas del pensador canadiense Marshall McLuhan, una de las más interesantes es la que dice ...
Leer Más
Paseo por la realidad virtual con McLuhan<h4> La cicatriz de Ulises /10 </h4>

Paseo por la realidad virtual con McLuhan

La cicatriz de Ulises /10

En el capítulo anterior (Ulises en Singapur) analicé una película llamada Nueve vidas, que trascurre en las calles de Singapur, ...
Leer Más
El medio es y no es el mensaje <h4> Paradoja nº2

El medio es y no es el mensaje

Paradoja nº2

Una buena historia ha de sobrevivir al medio en el que es contada, ha de poder ser traducida a otro ...
Leer Más
Algo más que un mensaje <h4> El modelo de la información de Shannon /1</h4>

Algo más que un mensaje

El modelo de la información de Shannon /1

Claude Shannon propuso un modelo explicativo de la información que se convirtió en legendario, a pesar de su aparente sencillez ...
Leer Más
El ruido es el mensaje <h4> El modelo de la información de Shannon /2</h4>

El ruido es el mensaje

El modelo de la información de Shannon /2

Desde hace bastante tiempo me interesa un aspecto del ruido, que no sé si ha sido tratado por los teóricos ...
Leer Más
Los SWIFTIES de Stephen King <h>CIBERNIA, JUEGOS CON PALABRAS </h4>

Los SWIFTIES de Stephen King CIBERNIA, JUEGOS CON PALABRAS

Los swifties es un  juego del que habla Stephen King en Mientras escribo, sus memorias . Según parece, el juego ...
Leer Más
Los filoetimólogos

Los filoetimólogos

Con la expresión filoetimólogos me refiero a los filósofos que piensan que las cosas se pueden explicar conociendo el origen ...
Leer Más
La Doble Etimología, de Fritz Mauthner

La Doble Etimología, de Fritz Mauthner

"Búsquese en un diccionario manual cualquiera una palabra, mientras más corriente mejor, y se podrá seguir, por ejemplo en la ...
Leer Más
EL JUEGO DE LA AMBIGÜEDAD, de Noam Chomsky y Steven Pinker

EL JUEGO DE LA AMBIGÜEDAD, de Noam Chomsky y Steven Pinker

Es un juego que aparece mucho en los libros de lingüística, aunque no se plantea como un juego con el ...
Leer Más
EL JUEGO DE LA AMBIGÜEDAD INTERNA, de Daniel Tubau

EL JUEGO DE LA AMBIGÜEDAD INTERNA, de Daniel Tubau

En el juego de la ambigüedad, las frases que se proponen son equívocas para el que las lee o las ...
Leer Más
Comprender sin definir, Wittgenstein y Huizinga

Comprender sin definir, Wittgenstein y Huizinga

Wittgenstein y Huizinga me sirven en este fragmento de la presentación de Nada es lo que es para explicar por qué ...
Leer Más
Gary Klein, analista premortem

Gary Klein, analista premortem

El análisis premortem es una herramienta que no se debe confundir con el premortem que le practicaron al pobre médium Washington ...
Leer Más
"Will it blend?" o cómo triturar el marketing <br> <i>Storytelling y marketing </i>

“Will it blend?” o cómo triturar el marketing
Storytelling y marketing

Una de las más exitosas campañas de marketing que se conocen es la de la firma Blendtec, que fabrica batidoras ...
Leer Más
El obituario de Coca Cola

El obituario de Coca Cola

En otra ocasión he hablado del análisis premortem,  una técnica que se emplea en el desarrollo de proyectos y que consiste ...
Leer Más
Bola de nieve y la doble sinecdoque

Bola de nieve y la doble sinecdoque

Vete de mí es una de las más hermosas canciones que cantó el cubano Ignacio Villa, más conocido por su nombre artístico Bola ...
Leer Más
El revés y la trama

El revés y la trama

Estamos tan acostumbrados a escuchar aquello de “Traduttore, traditore” cada vez que se habla de la traducción, que se ha ...
Leer Más
El regreso de Ulises y la traducción

El regreso de Ulises y la traducción

Hace más de diez años, una de las primeras páginas que subí a la red se llamaba Utanapishti. Era un extraño ...
Leer Más
<i>El rey Lear </i> en tres dimensiones

El rey Lear en tres dimensiones

Marshall McLuhan considera que la primera aparición de la tercera dimensión en la narrativa se da en una escena de El rey ...
Leer Más
CRIPTOGRAFÍA: Sherlock Holmes y el córnico  <br> <h4> Cómo descifrar códigos y lenguajes /1 </h4>

CRIPTOGRAFÍA: Sherlock Holmes y el córnico

Cómo descifrar códigos y lenguajes /1

Durante siglos se pensó que los jeroglíficos egipcios eran tan solo dibujos o, como creía Athanasius Kircher y otros seguidores ...
Leer Más
Detectives en el laberinto de Creta <br> <h4> Cómo descifrar códigos y lenguajes /2 </h4>

Detectives en el laberinto de Creta

Cómo descifrar códigos y lenguajes /2

En su libro El enigma del laberinto, Margalit Fox cuenta el desciframiento del lineal B,  un misterioso lenguaje encontrado en ...
Leer Más
Expertos y marxistas<br> <h4>Lenguaje de expertos /2</h4>

Expertos y marxistas

Lenguaje de expertos /2

Sin duda, usted, al ver la lista de palabras recomendadas en Hable como un verdadero experto, se habrá dado cuenta ...
Leer Más
Hablar, escribir... ¿bitear? <h4> Charlas en el templo masónico

Hablar, escribir… ¿bitear?

Charlas en el templo masónico

Entrevista con Markus Edjical y Odilius Vlak para Zothique, the Last Continent.  Aunque puedes escuchar la entrevista al final de ...
Leer Más
Los navajos vencen a los japoneses <br> <h4> Cómo descifrar códigos y lenguajes 3</h4>

Los navajos vencen a los japoneses

Cómo descifrar códigos y lenguajes 3

Durante la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos decidió inventar un código que no pudieran descifrar los japoneses. Para ello, además ...
Leer Más
Audiovisual extensions<h4>Understanding new audiovisual media 2</h4>

Audiovisual extensions

Understanding new audiovisual media 2

Marshall McLuhan, who became famous after the publication of The Gutenberg Galaxy (1962) and Understanding Media (1964), proposes very interesting theories, but also ...
Leer Más
Cinema and other media<h4>Understanding new audiovisual media 3</h4>

Cinema and other media

Understanding new audiovisual media 3

When it began, cinema depended too much on theatre and did not make the most of all the possibilities it could offer ...
Leer Más
El cine y los otros medios<h4>Entendiendo los nuevos medios audiovisuales 3</h4>

El cine y los otros medios

Entendiendo los nuevos medios audiovisuales 3

En sus orígenes, el cine dependía demasiado del teatro y no aprovechaba sus posibilidades como medio nuevo y diferente: se ...
Leer Más
El libre fluir del lenguaje

El libre fluir del lenguaje

En el artículo de "La línea de sombra", Patria, me referí a la supuesta grandeza de algunos personajes históricos que, más ...
Leer Más
Autores virtuosistas

Autores virtuosistas

Me ha sorprendido mucho encontrar en Teorías métricas del siglo de oro, de Emiliano Díaz Echarri, la referencia a varios ...
Leer Más
Félix Guattari <br>|| Breve historia de la decadencia de la lengua filosófica francesa/2

Félix Guattari
|| Breve historia de la decadencia de la lengua filosófica francesa/2

Félix Guattari solía escribir con Deleuze, pero este texto le pertenece sólo a él: "Aquí se observa perfectamente que no ...
Leer Más
Chomsky recupera lo innato <h4> || LA GRAMÁTICA INNATA DE CHOMSKY /1 </h4>

Chomsky recupera lo innato

|| LA GRAMÁTICA INNATA DE CHOMSKY /1

Se puede pensar, y por lo tanto se ha pensado, que existen en ideas innatas, que no son adquiridas mediante ...
Leer Más
De Adán y Eva a Chomsky pasando por Platón <h4> La gramática innata de Chomsky /2 </h4>

De Adán y Eva a Chomsky pasando por Platón

La gramática innata de Chomsky /2

 Al contrario que los innatismos religiosos, como el pecado original de los cristianos, judíos y musulmanes, o la idea del ...
Leer Más
¿Es nuestro cerebro una tabula rasa? <h4> || La gramática innata de Chomsky /3 </h4>

¿Es nuestro cerebro una tabula rasa?

|| La gramática innata de Chomsky /3

Aunque, como hemos visto, el innatismo de Chomsky sostiene que ya existe una gramática en nuestro cerebro desde que nacemos, ...
Leer Más
Una <i>tablet</i> sin estrenar<h4> || La gramática innata de Chomsky /4 </h4>

Una tablet sin estrenar

|| La gramática innata de Chomsky /4

A pesar de que los partidarios de la gramática innata de Chomsky dibujaron una caricatura de sus rivales, como creyentes ...
Leer Más
Pretaporter y consumo feroz

Pretaporter y consumo feroz

Es cierto que gracias a la globalización disponemos de ropa y zapatos baratos, siempre que sepamos comprarlos fuera de temporada ...
Leer Más

Share

Pangu

||Orígenes mitológicos de China

panku_5652Pangu es lo más parecido a un dios creador que existe en la mitología china. Su mito pertenece a un mitema que se puede encontrar en otras culturas: el desmembramiento de un dios que da origen al universo. Al gigante Ymir de la mitología germana le sucede lo mismo cuando es vencido por Odín, Vili y Ve y su cadáver es descuartizado para dar origen a las montañas, los mares, los ríos y los lagos, las rocas y las montañas:

«Tomaron a Ymir y lo llevaron al centro del Ginnungagap y de él hicieron la tierra, de su sangre el mar y los lagos, la tierra se hizo de la carne y las montañas de los huesos: las piedras y las rocas las hicieron de los dientes y las muelas, y de los huesos que se habían roto. De la sangre que manaba de sus heridas y corría suelta hicieron los mares que rodeaban y unían la tierra, y pusieron ese mar en torno a ella, y a muchos les parece obra de enorme mérito. Tomaron también su cráneo y de él hicieron el cielo, y lo colocaron sobre la tierra, sobre cuatro puntas, y bajo cada una pusieron un enano. Se llaman así: Este, Oeste, Norte, Sur» (El engaño de Gylfi, por Snorri Sturlusson).

Este tipo de mitos es un indicio de que casi siempre se crearon primero las teorías que conciben el universo como una réplica del ser humano. Es decir, que nuestro cuerpo humano y mortal es el modelo que el cosmos imita, y no a la inversa. O por decirlo de otra manera, que el conocimiento avanza desde lo conocido, nuestro cuerpo, a lo desconocido, el universo. Solo con una mayor sofisticación cultural se llegaron a invertir los términos en esta relación entre el microcosmos y el macrocosmos para considerar, como en el Corpus Hermeticum, que los seres humanos somos, como sostiene también la cosmología actual, “polvo de estrellas” (aunque no por ello una réplica en miniatura del cosmos).

En su origen, Pangu era un gigante que dormía en el interior de un huevo caótico. Al despertarse y enderezarse, partió en dos el huevo, dando origen al cielo y la tierra y fue entonces, quizá tras dieciocho años intentando que no se cerrara de nuevo el huevo cósmico, cuando murió y de él nació toda la naturaleza primordial:

“Estando Pan Gu —el primero en nacer— a un punto de la muerte, se le metamorfoseó todo el cuerpo: el hálito se transformó en el viento y en las nubes; la voz en el estampido de los truenos; el ojo izquierdo en el sol y el ojo derecho en la luna; las cuatro extremidades y los cinco miembros en los cuatro puntos cardinales y en las Cinco Cumbres; la sangre en los ríos Azul y Amarillo; los tendones y las venas en las principales vías de comunicación en la tierra; los músculos y la carne en las terrazas de sembrado; el cabello y los demás pelos del cuerpo en los astros y los planetas; la piel y el vello en los prados y los bosques; los dientes y los huesos en los minerales y las piedras; el esperma y la médula en las perlas y los jades; la transpira­ción y el sudor en la lluvia y en los pantanos, y, en fin, los ácaros que en su cuerpo hubiera se transformaron, como despertados por el contacto con el viento, en los hombres y en los pueblos”.

[“Crónica de los cinco ciclos del Tiempo”, en Conjeturas acerca de la Historia, 1, en Mitología Clásica China]

pan-gu

Representación moderna de Pangu al romperse el cascarón.


[Pangu se pronuncia Panku]

china-cabecera-origenes

China, ¿un pueblo sin mitología?

||Orígenes mitológicos de China /1


Leer Más
Yu Di, el emperador de Jade

Orígenes mitológicos de China


Leer Más
Pangu

||Orígenes mitológicos de China


Leer Más
Nüwa

||Orígenes mitológicos de China


Leer Más
Fuxi

||Orígenes mitológicos de China


Leer Más


NUMEN, mitología comparada
(Para otras entradas de mitología, ver MITOLOGÍA)

NUMEN - Mitología Comparada

CHINA
(para ver todas las entradas: China)

Metáforas

Metáforas

Un aspecto interesante de la cuestión del conocimiento metafórico es la evidente relación entre las metáforas y aquello que decía ...
Leer Más
Modas efímeras

Modas efímeras

Desde al menos los años 60 se produce algo que no había sucedido antes: la recuperación de estilos del pasado ...
Leer Más
Hable como un verdadero experto<br> <h4> Lenguaje de expertos /1 </h4>

Hable como un verdadero experto

Lenguaje de expertos /1

Si usted quiere ser un experto en arte y literatura, filosofía y sociología, y si pretende usted optar a alguna ...
Leer Más
El juego de Goethe

El juego de Goethe

En su Viaje a Italia, Goethe explica un curioso juego, que llama "el juego etimológico" y que atribuye a su amigo ...
Leer Más
trund

¿Qué es el Trund?

Muchas personas se han interesado en los últimos días por el Trund, pero nadie parece ponerse de acuerdo en qué ...
Leer Más
Nexos

Nexos

Estoy haciendo unos experimentos para sacarle partido a los libros que leo en la Biblioteca. Como leo varios a la ...
Leer Más
NEXOS 20031209

NEXOS 20031209

Nexos es un juego de combinaciones azarozas que inventé para pasar el rato y aprovechar mis lecturas. Lo cuento en ...
Leer Más
Signos, semiótica y lenguaje

Signos, semiótica y lenguaje

Aquí puedes ver todas las páginas alojadas en mi sitio web dedicadas al estudio de los signos, la semántica y ...
Leer Más
Leibniz y la claridad: los antiguos y los modernos

Leibniz y la claridad: los antiguos y los modernos

En La Vorágine inicié una Brevísima historia de la decadencia de la lengua filosófica francesa, con un texto de Braudillard ...
Leer Más
La paradoja de secleb

La paradoja de secleb

Ana Aranda me ha enviado un correo a propósito de lo que dije acerca de la palabra secleb y de ...
Leer Más
¿Qué es secleb?

¿Qué es secleb?

Está página está dedicada a secleb, una idea que nació en el weblog Mundo flotante. Aquí reuniré todas las entradas ...
Leer Más
Marshall McLuhan <h4>Cómo se inventó el futuro / 4</h4>

Marshall McLuhan

Cómo se inventó el futuro / 4

Marshall McLuhan fue definido en los años 60 del siglo pasado como el más académico de los hippies y el ...
Leer Más
La boca de Gargantúa

La boca de Gargantúa

McLuhan habla de la boca de Gargantúa como la imprenta que contiene la Edad Media. O quizá lo recuerdo mal ...
Leer Más
McLuhan y Shakespeare en un balcón de Verona

McLuhan y Shakespeare en un balcón de Verona

Al releer Comprender los medios de comunicación, de Marshall McLuhan, he recordado algunas razones que explican el éxito mediático que ...
Leer Más
Andrew Ingraham y el lenguaje

Andrew Ingraham y el lenguaje

En varias ocasiones he hablado de Andrew Ingraham y sus teorías del lenguaje. Lo hice por primera vez en mi ...
Leer Más
Secleb y la Biblioteca de Babel

Secleb y la Biblioteca de Babel

Borges es uno de mis autores favoritos. He leído probablemente todos sus libros, algunos de ellos varias veces y también ...
Leer Más
Breve historia de la decadencia de la lengua filosófica francesa

Breve historia de la decadencia de la lengua filosófica francesa

Comienzo aquí  una pequeña antología que recogerá textos filosóficos franceses desde sus orígenes hasta su decadencia, pasando por su larguísimo ...
Leer Más
Marshall McLuhan, antes y después de su tiempo

Marshall McLuhan, antes y después de su tiempo

Entre las muchas ideas y paradojas del pensador canadiense Marshall McLuhan, una de las más interesantes es la que dice ...
Leer Más
Paseo por la realidad virtual con McLuhan<h4> La cicatriz de Ulises /10 </h4>

Paseo por la realidad virtual con McLuhan

La cicatriz de Ulises /10

En el capítulo anterior (Ulises en Singapur) analicé una película llamada Nueve vidas, que trascurre en las calles de Singapur, ...
Leer Más
El medio es y no es el mensaje <h4> Paradoja nº2

El medio es y no es el mensaje

Paradoja nº2

Una buena historia ha de sobrevivir al medio en el que es contada, ha de poder ser traducida a otro ...
Leer Más
Algo más que un mensaje <h4> El modelo de la información de Shannon /1</h4>

Algo más que un mensaje

El modelo de la información de Shannon /1

Claude Shannon propuso un modelo explicativo de la información que se convirtió en legendario, a pesar de su aparente sencillez ...
Leer Más
El ruido es el mensaje <h4> El modelo de la información de Shannon /2</h4>

El ruido es el mensaje

El modelo de la información de Shannon /2

Desde hace bastante tiempo me interesa un aspecto del ruido, que no sé si ha sido tratado por los teóricos ...
Leer Más
Los SWIFTIES de Stephen King <h>CIBERNIA, JUEGOS CON PALABRAS </h4>

Los SWIFTIES de Stephen King CIBERNIA, JUEGOS CON PALABRAS

Los swifties es un  juego del que habla Stephen King en Mientras escribo, sus memorias . Según parece, el juego ...
Leer Más
Los filoetimólogos

Los filoetimólogos

Con la expresión filoetimólogos me refiero a los filósofos que piensan que las cosas se pueden explicar conociendo el origen ...
Leer Más
La Doble Etimología, de Fritz Mauthner

La Doble Etimología, de Fritz Mauthner

"Búsquese en un diccionario manual cualquiera una palabra, mientras más corriente mejor, y se podrá seguir, por ejemplo en la ...
Leer Más
EL JUEGO DE LA AMBIGÜEDAD, de Noam Chomsky y Steven Pinker

EL JUEGO DE LA AMBIGÜEDAD, de Noam Chomsky y Steven Pinker

Es un juego que aparece mucho en los libros de lingüística, aunque no se plantea como un juego con el ...
Leer Más
EL JUEGO DE LA AMBIGÜEDAD INTERNA, de Daniel Tubau

EL JUEGO DE LA AMBIGÜEDAD INTERNA, de Daniel Tubau

En el juego de la ambigüedad, las frases que se proponen son equívocas para el que las lee o las ...
Leer Más
Comprender sin definir, Wittgenstein y Huizinga

Comprender sin definir, Wittgenstein y Huizinga

Wittgenstein y Huizinga me sirven en este fragmento de la presentación de Nada es lo que es para explicar por qué ...
Leer Más
Gary Klein, analista premortem

Gary Klein, analista premortem

El análisis premortem es una herramienta que no se debe confundir con el premortem que le practicaron al pobre médium Washington ...
Leer Más
"Will it blend?" o cómo triturar el marketing <br> <i>Storytelling y marketing </i>

“Will it blend?” o cómo triturar el marketing
Storytelling y marketing

Una de las más exitosas campañas de marketing que se conocen es la de la firma Blendtec, que fabrica batidoras ...
Leer Más
El obituario de Coca Cola

El obituario de Coca Cola

En otra ocasión he hablado del análisis premortem,  una técnica que se emplea en el desarrollo de proyectos y que consiste ...
Leer Más
Bola de nieve y la doble sinecdoque

Bola de nieve y la doble sinecdoque

Vete de mí es una de las más hermosas canciones que cantó el cubano Ignacio Villa, más conocido por su nombre artístico Bola ...
Leer Más
El revés y la trama

El revés y la trama

Estamos tan acostumbrados a escuchar aquello de “Traduttore, traditore” cada vez que se habla de la traducción, que se ha ...
Leer Más
El regreso de Ulises y la traducción

El regreso de Ulises y la traducción

Hace más de diez años, una de las primeras páginas que subí a la red se llamaba Utanapishti. Era un extraño ...
Leer Más
<i>El rey Lear </i> en tres dimensiones

El rey Lear en tres dimensiones

Marshall McLuhan considera que la primera aparición de la tercera dimensión en la narrativa se da en una escena de El rey ...
Leer Más
CRIPTOGRAFÍA: Sherlock Holmes y el córnico  <br> <h4> Cómo descifrar códigos y lenguajes /1 </h4>

CRIPTOGRAFÍA: Sherlock Holmes y el córnico

Cómo descifrar códigos y lenguajes /1

Durante siglos se pensó que los jeroglíficos egipcios eran tan solo dibujos o, como creía Athanasius Kircher y otros seguidores ...
Leer Más
Detectives en el laberinto de Creta <br> <h4> Cómo descifrar códigos y lenguajes /2 </h4>

Detectives en el laberinto de Creta

Cómo descifrar códigos y lenguajes /2

En su libro El enigma del laberinto, Margalit Fox cuenta el desciframiento del lineal B,  un misterioso lenguaje encontrado en ...
Leer Más
Expertos y marxistas<br> <h4>Lenguaje de expertos /2</h4>

Expertos y marxistas

Lenguaje de expertos /2

Sin duda, usted, al ver la lista de palabras recomendadas en Hable como un verdadero experto, se habrá dado cuenta ...
Leer Más
Hablar, escribir... ¿bitear? <h4> Charlas en el templo masónico

Hablar, escribir… ¿bitear?

Charlas en el templo masónico

Entrevista con Markus Edjical y Odilius Vlak para Zothique, the Last Continent.  Aunque puedes escuchar la entrevista al final de ...
Leer Más
Los navajos vencen a los japoneses <br> <h4> Cómo descifrar códigos y lenguajes 3</h4>

Los navajos vencen a los japoneses

Cómo descifrar códigos y lenguajes 3

Durante la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos decidió inventar un código que no pudieran descifrar los japoneses. Para ello, además ...
Leer Más
Audiovisual extensions<h4>Understanding new audiovisual media 2</h4>

Audiovisual extensions

Understanding new audiovisual media 2

Marshall McLuhan, who became famous after the publication of The Gutenberg Galaxy (1962) and Understanding Media (1964), proposes very interesting theories, but also ...
Leer Más
Cinema and other media<h4>Understanding new audiovisual media 3</h4>

Cinema and other media

Understanding new audiovisual media 3

When it began, cinema depended too much on theatre and did not make the most of all the possibilities it could offer ...
Leer Más
El cine y los otros medios<h4>Entendiendo los nuevos medios audiovisuales 3</h4>

El cine y los otros medios

Entendiendo los nuevos medios audiovisuales 3

En sus orígenes, el cine dependía demasiado del teatro y no aprovechaba sus posibilidades como medio nuevo y diferente: se ...
Leer Más
El libre fluir del lenguaje

El libre fluir del lenguaje

En el artículo de "La línea de sombra", Patria, me referí a la supuesta grandeza de algunos personajes históricos que, más ...
Leer Más
Autores virtuosistas

Autores virtuosistas

Me ha sorprendido mucho encontrar en Teorías métricas del siglo de oro, de Emiliano Díaz Echarri, la referencia a varios ...
Leer Más
Félix Guattari <br>|| Breve historia de la decadencia de la lengua filosófica francesa/2

Félix Guattari
|| Breve historia de la decadencia de la lengua filosófica francesa/2

Félix Guattari solía escribir con Deleuze, pero este texto le pertenece sólo a él: "Aquí se observa perfectamente que no ...
Leer Más
Chomsky recupera lo innato <h4> || LA GRAMÁTICA INNATA DE CHOMSKY /1 </h4>

Chomsky recupera lo innato

|| LA GRAMÁTICA INNATA DE CHOMSKY /1

Se puede pensar, y por lo tanto se ha pensado, que existen en ideas innatas, que no son adquiridas mediante ...
Leer Más
De Adán y Eva a Chomsky pasando por Platón <h4> La gramática innata de Chomsky /2 </h4>

De Adán y Eva a Chomsky pasando por Platón

La gramática innata de Chomsky /2

 Al contrario que los innatismos religiosos, como el pecado original de los cristianos, judíos y musulmanes, o la idea del ...
Leer Más
¿Es nuestro cerebro una tabula rasa? <h4> || La gramática innata de Chomsky /3 </h4>

¿Es nuestro cerebro una tabula rasa?

|| La gramática innata de Chomsky /3

Aunque, como hemos visto, el innatismo de Chomsky sostiene que ya existe una gramática en nuestro cerebro desde que nacemos, ...
Leer Más
Una <i>tablet</i> sin estrenar<h4> || La gramática innata de Chomsky /4 </h4>

Una tablet sin estrenar

|| La gramática innata de Chomsky /4

A pesar de que los partidarios de la gramática innata de Chomsky dibujaron una caricatura de sus rivales, como creyentes ...
Leer Más
Pretaporter y consumo feroz

Pretaporter y consumo feroz

Es cierto que gracias a la globalización disponemos de ropa y zapatos baratos, siempre que sepamos comprarlos fuera de temporada ...
Leer Más

Share

China, ¿un pueblo sin mitología?

||Orígenes mitológicos de China /1

zhulong

Zhulong, el colosal dragón rojo que al cerrar y abrir los ojos daba comienzo al día o a la noche

Se suele decir que los chinos no tienen mitología. Si se compara con otras culturas, es cierto que China carece de algunos de los rasgos que definen a una mitología e incluso a una religión, como la falta de una clase sacerdotal tan influyente como la del cristianismo o incluso el islamismo. Tan solo encontramos algo semejante durante la época de máxima expansión del budismo, durante la dinastía Tang, cuando los sacerdotes y los templos adquirieron un gran poder en China.

A pesar de lo anterior, la cultura china posee en sus tradiciones más antiguas muchos elementos propios de las mitologías, como mitos de origen y creación del cosmos, como el de Pangu; mitos de héroes civilizadores, como los emperadores legendarios; un panteón de dioses y antepasados míticos, aunque bastante adaptado a las necesidades de los mortales; unos cuantos mitos etiológicos, que explican el origen de diversas cosas, actos o costumbres. Y, por supuesto, fábulas de todo tipo protagonizadas por criaturas celestes o demoníacas o por espíritus que habitan en ríos, montañas o mundos lejanos.

La civilización china, hablando siempre en términos muy generales y por tanto muy discutibles, al menos cuando descendemos a los detalles, ha sido casi siempre bastante racional y razonable, ya desde la época de los Reinos Combatientes (-481/-221) y cuando se instauró el imperio, bajo la dinastía Qin (-221), que es el origen de lo que hoy conocemos como China. Esa racionalidad se hizo más explícita con la dinastía posterior, la Han, que adoptó ideas cercanas al filósofo Xunzi, y después con la implantación oficial del confucianismo.

Divinidad en un templo de Yunnan (Foto de Daniel Tubau)

Cuando llegaron a China las primeras ideas religiosas o metafísicas procedentes de la India, como las del budismo, la mitología china se pobló de divinidades coloridas y  vistosas como las que solo la irrefrenable imaginación india es capaz de crear. Los dioses comenzaron a ocupar su lugar en barrocos y superpoblados panteones, no solo entre los budistas chinos, sino también entre los taoístas e incluso entre los confucianos. En mis viajes a China he visitado muchos templos llenos de decenas de dioses, demonios y todo tipo de criaturas fantásticas, como se puede ver en algunas de las fotos que acompañan estos artículos.

Una divinidad en un templo chino de Yunnan (foto de Daniel Tubau)

Ahora bien, esa fase mitológica ya tardía no me interesa en esta investigación, en la que pretendo no solo contar los primeros mitos chinos, sino también descubrir las huellas de acontecimientos históricos que quizá se conservan en esos mitos de la China primitiva. Pondré un ejemplo: en otro lugar me he referido a un personaje llamado el Emperador de Jade, que a pesar de que se supone que existió en tiempos anteriores a la historia conocida, en realidad no resulta nada útil para rastrear los orígenes de China, ya que su culto es muy tardío. Se trataba de una divinidad menor, a la que no se dio demasiada importancia hasta que, en el año 1007, el emperador Shenzong aseguró haberse encontrado con él durante una noche. Creo que es mejor no hacer excesivo caso a mitos tardíos como este del Emperador de Jade y prestar más atención a las figuras mitológicas de los mitos primitivos chinos, llenas de aspectos fascinantes que quizá sí tengan relación con  recuerdos de épocas que se sitúan entre la historia y la leyenda. La entrada dedicada al Emperador de Jade tiene, en consecuencia, el único propósito de dar un ejemplo de esta barroca mitología tardía.

mitologia_clasicamitologia-clasica-china-gabriel-garcia-noblejas-trotta-18957-MLA20163033506_092014-FA pesar de que es cierto que la mitología china no puede competir con la griega, la india, la céltica o incluso la escandinava o germana, cuando se emprende una investigación rigurosa, se pueden recuperar bastantes mitos, como los que cuenta el sinólogo Gabriel García Noblejas en su Mitología clásica china, cuya edición en la editorial Trotta, me resulta una ayuda fundamental. A ella pertenecen muchos de los textos que he citado, cuando proceden de fuentes chinas clásicas.

 

 


china-cabecera-origenes

Fuxi <h4>||Orígenes mitológicos de China </h4>

Fuxi

||Orígenes mitológicos de China

Fuxi (伏羲) es el hermano o amante, o ambas cosas, de Nüwa, la creadora de los seres humanos. Se le ...
Leer Más
Nüwa <h4>||Orígenes mitológicos de China </h4>

Nüwa

||Orígenes mitológicos de China

La cronología de los personajes legendarios de China ofrece muchas variaciones y confusión, suele considerarse que el primero de los llamados ...
Leer Más
Pangu <h4>||Orígenes mitológicos de China </h4>

Pangu

||Orígenes mitológicos de China

Pangu es lo más parecido a un dios creador que existe en la mitología china. Su mito pertenece a un mitema ...
Leer Más
Yu Di, el emperador de Jade <br><h4><i>Orígenes mitológicos de China</i></h4>

Yu Di, el emperador de Jade

Orígenes mitológicos de China

Antes de que China se convirtiera en China, con la unificación llevada a cabo por el reino de Qin en ...
Leer Más
China, ¿un pueblo sin mitología? <h4>||Orígenes mitológicos de China /1 </h4>

China, ¿un pueblo sin mitología?

||Orígenes mitológicos de China /1

Se suele decir que los chinos no tienen mitología. Si se compara con otras culturas, es cierto que China carece ...
Leer Más
CHINA

CHINA

A continuación, puedes ver todas las entradas y artículos que tienen relación con China, su historia, su filosofía y su ...
Leer Más
CUENTOS CHINOS: <i>El gobernador del Sur </i>, de Li Gongzuo

CUENTOS CHINOS: El gobernador del Sur , de Li Gongzuo

Había una vez en un lugar de la lejana China, un soldado que se llamaba Fen. Aunque había luchado en ...
Leer Más
CUADERNO DE PEKÍN: ¿Pekín o Beijing?

CUADERNO DE PEKÍN: ¿Pekín o Beijing?

En agosto de 2005 pasé unos días en Beijing con Ana Aranda. Beijing es la capital de China, es decir, ...
Leer Más
LOS SIETE SABIOS CHINOS /1 <h4>Los siete sabios del bosquecillo de bambú /1 </h4>

LOS SIETE SABIOS CHINOS /1

Los siete sabios del bosquecillo de bambú /1

En la época de los Tres Reinos (220 a 280), además de la llegada del budismo, hubo movimientos intelectuales muy ...
Leer Más
WANG WEI: UN EXPERIMENTO CHINO <h4>Un experimento chino /1</h4>

WANG WEI: UN EXPERIMENTO CHINO

Un experimento chino /1

El parque de los ciervos (Lu Chai), de Wang Wei Todo empezó cuando poco antes del año 2000 leí un ...
Leer Más
¿Qué es el <i>Zhuangzi</i>? <h4>UNA LECTURA DEL <i>ZHUANGZI /1</i>

¿Qué es el Zhuangzi?

UNA LECTURA DEL ZHUANGZI /1

Zhuangzi es el nombre de uno de los libros chinos más importantes y conocidos. Hasta hace poco, lo habitual era ...
Leer Más
CUADERNO DE YUNNAN: Tiempo de espera

CUADERNO DE YUNNAN: Tiempo de espera

  Cuando hace bastantes años me disponía a iniciar una sucesión de viajes que finalmente me llevaría a Perú, decidí ...
Leer Más
HISTORIA DE CHINA Y CRONOLOGÍA

HISTORIA DE CHINA Y CRONOLOGÍA

La historiografía china tradicional tenía la costumbre de considerar que lo único que importaba era la sucesión de las diversas ...
Leer Más
LA ÉPOCA TANG

LA ÉPOCA TANG

La época Tang es una de las más interesantes de la historia de China y es un buen ejemplo de ...
Leer Más
La persona tras la máscara<h4> ESCRITO EN EL CIELO ~1</h4><h4> Ensayo sobre las máscaras /1</h4>

La persona tras la máscara

ESCRITO EN EL CIELO ~1

Ensayo sobre las máscaras /1

 Avión volando entre Madrid y Barcelona Lunes 1 de diciembre de 1997 Original del primer “Escrito en el cielo” En ...
Leer Más


Share

La fidelidad como falsa virtud

Marcos Méndez Filesi, Daniel Tubau y Javier Baonza

Marcos Méndez Filesi, Daniel Tubau y Javier Baonza

A veces, cuando he defendido la infidelidad, o cuando alguien descubre que he escrito un Elogio de la infidelidad, me he sentido como si fuera algo así como un satanista que adora al diablo. Para muchas personas, parece imposible que se pueda defender la infidelidad sin ser un sinverguenza, un hipócrita o una mala persona que engaña a los demás.

Sin embargo, en mi opinión, sucede precisamente lo contrario: las legiones de engañadores las encontramos entre los que se declaran partidarios de la fidelidad, que son capaces de convivir décadas enteras sobre una mentira, a veces engañándose a sí mismos, a veces engañando a los demás, a veces, las dos cosas. Quienes no creemos en la fidelidad, y además lo decimos, no engañamos a nadie. Como explique al final de la presentación que compartí con Javier Baonza y Marcos Méndez Filesi de Elogio de la infidelidad, y como digo también al comienzo del libro, mi intención en Elogio de la infidelidad es mostrar (y si es posible demostrar) que la fidelidad es una falsa virtud y que el concepto en sí no contiene ningún valor positivo.

Puede sonar radical decir algo semejante, pero lo creo sinceramente. La fidelidad es una falsa virtud, cuya utilidad es justificar la obediencia, impedir la disensión y reprimir los deseos, la libertad de elección y el cambio de opinión o silenciar las pulsiones más naturales y espontáneas.

No soy, en todo caso, un extremista, ni en esto ni en ninguna otra cosa, por lo que estoy dispuesto a llegar a entendimientos en terrenos comunes y encontrar algo de cierto valor en el concepto si entendemos fidelidad como algo parecido a lealtad, a ser leal… pero incluso en ese terreno dudo: ¿ser leal a la palabra dada? Como explico en el libro, dudo también de eso: ¿ser leal a esa palabra dada sea cual sea la circunstancia? Ahí comienzan los problemas, como explico en los capítulos del libro dedicados a la fidelidad en la política.

Fragmento de la presentación en El Caldito

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=hihF7giryhw[/youtube]

********


Elogio de la infidelidad
Comprar ebook (2,60€) o libro en papel (9,70€)
Editorial EVOHÉ

ELOGIO DE LA INFIDELIDAD

Helena de Troya y su doble

Leer Más
Fidelidad e infidelidad en la China caballeresca

Leer Más
Entrevista en Gleeden

Leer Más
Helena, Penélope y la infiel Afrodita
Entrevista en Radio 4 /2

Leer Más
La fiel Penélope

Leer Más
La infiel Helena

Leer Más
Mosca y la infidelidad

Leer Más
Tres poemas infieles de Roser Amills

Leer Más
William James y lo nuevo viejo

Leer Más
La falsa virtud de la fidelidad
Entrevista en Radio 4 /1

Leer Más
Más infidelidad en la red

Leer Más
La cabra y la infidelidad

Leer Más
¿Qué es Elogio de la infidelidad?

Leer Más
Los celos en Shakespeare y Calderón de la Barca

Leer Más
La fidelidad como falsa virtud

Leer Más
La infidelidad del guionista

Leer Más

[Fragmento de Nada es lo que es, el problema de la identidad]

Entradas de Mitología en Numen

NADA ES LO QUE ES

Helena de Troya y su doble

Leer Más
¿Qué es Nada es lo que es?

Leer Más
¿Qué hay en Nada es lo que es ?

Leer Más
¿Como empieza Nada es lo que es ?

Leer Más
Prejuicios y reacciones de identificación

Leer Más
Todo lo que es Nada es lo que es

Leer Más
La identidad y el chiste de Epicarmo

Leer Más
Atisbos de inmortalidad en la librería Rafael Alberti

Leer Más
Acerca de las definiciones

Leer Más
Je est un autre y otras paradojas

Leer Más
Wilde, Chesterton y más paradojas

Leer Más
Canetti y los libros para especialistas

Leer Más
Comprender sin definir, Wittgenstein y Huizinga

Leer Más
La identidades asesinas

Leer Más
Secretos de Nada es lo que es y huevos de Pascua

Leer Más
¿Qué es Nada es lo que es?

Leer Más
Donde comprar Nada es lo que es

Leer Más
Siete maneras de ser, según los jainistas

Leer Más

Share

Animales políticos

Contra el juicio instantáneo 2

“La naturaleza arrastra instintivamente, a todos los hombres a la asociación política. El primero que la instituyó hizo un inmenso servicio porque el hombre, que cuando ha alcanzado toda la perfección posible es el primero de todos los animales, es el último cuando vive sin leyes y sin justicia.”

                                                           Aristóteles, Política

politica-Passing_of_the_Parliament_Bill,_1911_-_Project_Gutenberg_eText_19609

No cabe duda de que la política es el mayor reino de la subjetividad desbocada. Si la madurez de una ciencia se rige por el acuerdo acerca de ciertos parámetros básicos, la política todavía está muy lejos, no ya de la madurez, sino de la adolescencia.

En los párrafos que siguen, si el lector está afectado por esa inmadurez propia del pensamiento político (y me atrevo a pensar que algunos lectores lo estarán), en ocasiones se sentirá aludido o pensará que estoy atacando a partidos o ideologías que le son afines. Puedo asegurarle que esa impresión será errónea: mi intención es intentar mostrar cómo nos afecta el mecanismo de la respuesta instantánea en el terreno político, pero no pretendo atacar o defender ninguna opción política en concreto.

Considero que en ocasiones, como dije en ¿Somos cebras o termostatos?, cuando no nos estamos jugando la vida o la supervivencia, podemos y debemos dedicarnos al delicioso arte de buscar la verdad, las pequeñas verdades siempre transitorias de la vida, y a disfrutar con la discusión honesta, en vez de jugar con cartas marcadas, como hacemos habitualmente. En esa dirección va esta pequeña investigación, así que no tema el lector acabar siendo convencido de algo que choque con sus “más firmes e íntimas convicciones”. Mi propósito es más ambicioso que intentar cambiar sus opiniones políticas: solo quiero mostrarle que se puede y se debe pensar mejor, en especial en el terreno de la política.

fernando_vicente_bertrand_russell

Bertrand Russell por Fernando Vicente

Me permito ofrecer, antes de comenzar, un consejo que a mí me resultó muy útil en la adolescencia, cuando leí vorazmente a Bertrand Russell: si le plantean un dilema político, venía a decir Russell, olvídese de los protagonistas de ese hecho: quíteles el rostro, hágalos anónimos, conviértalos en X y en Y, o en A, B, C y D.

Olvide que fue Churchill el que dijo esto o lo otro y piense que fue “X” el que dijo esto o lo otro. Analice el hecho político con ese criterio. Eso le ayudará a darse cuenta de si esa opinión que está examinando es buena, válida o interesante, al margen de quien la dijera.

En definitiva, si a lo largo de este texto encuentra ejemplos con nombre y apellidos que activan su mente política emocional, convierta esos nombres y apellidos en una X o en una Y, y solo después piense qué es lo que opina.

Para no moverme en terrenos abstractos y etéreos, he querido elegir un ejemplo de actualidad para ilustrar el pensamiento instantáneo en política, pero podría ser cualquier otro.


 

politics

 

Sobre ser o no ser ni de izquierdas ni de derechas

Las discusiones acerca de lo que significa situarse en un extremo u otro del espectro político se pueden hacer interminables y pocas veces llevan a conclusiones indiscutibles.

Lo habitual es que cada persona se defina a sí misma de manera taxativa como de izquierdas o de derechas, o incluso de centro, aunque en las situaciones de crisis, como en la actualidad en España, Francia o Italia, muchos decidan definirse como “ni de izquierdas ni de derechas”, como hacen partidos como el de Beppe Grillo en Italia, Podemos o Ciudadanos en España, e incluso el Frente Nacional en Francia, a pesar de que para los otros partidos está bastante claro que se trata de un partido de extrema derecha.

No es mi intención detenerme aquí a intentar resolver la difícil cuestión de qué es ser de derechas y qué es ser de izquierdas, y menos aún ocuparme de clasificaciones más complejas, como “liberal”, “conservador”, “socialista”, “socialdemócrata”, “comunista”, sino tan solo pretendo señalar que este es uno de esos asuntos en los que parecemos sentirnos obligados a la respuesta rápida: yo soy de derechas, yo soy de izquierdas, yo no soy de derechas ni de izquierdas.

Como dice Paul Watzlawick, hay ciertas cuestiones (en especial cuestiones relacionadas con la política) en las que en vez de intentar entender lo que nos dicen, o lo que pensamos acerca de algo, nos preguntamos primero dónde estaremos situados si opinamos esto o si opinamos lo otro. Nuestra opinión, en consecuencia, depende, no ya del tema a tratar, sino de en qué lugar nos coloca adoptar una u otra opinión.Sin duda es por eso que en la discusión política se emplea a menudo el término “posición” como sinónimo de “opinión”.

En consecuencia, en vez de considerar la fuerza de las razones o de examinar los hechos, lo que analizamos, mediante los mecanismos de respuesta rápida, es: “quién opina esto”, “por qué esa persona opina esto”, “quien, que nosotros admiremos o despreciemos, opina de la misma manera”, “con qué ideología, tendencia o partido se identifica esta opinión”.

Tan solo después de este rápido escaneo mental de las consecuencias de opinar una u otra cosa, decidimos, por fin, qué es lo que opinamos nosotros. No hace falta aclarar que eso que opinamos coincide siempre con aquello que estratégicamente nos conviene a nosotros, al líder al que admiramos, o al partido político o la ideología en la que hemos depositado nuestra confianza y nuesra fidelidad.

Ahora bien, el lector no debe pensar que esta manera táctica de pensar nos impide cambiar de opinión: al contrario, podemos cambiar de opinión muy a menudo, tanto como lo haga el líder o dirigente que admiramos, o el grupo ideológico o político al que nos sentimos cercanos. Esta semana quizá pensamos que nos situamos a la izquierda de la socialdemocracia y el socialismo, pero la semana próxima podemos movernos al terreno de la izquierda moderada, y la próxima a la indefinición ideológica.

Ese movimiento táctico, llevado primero a cabo por un partido o un dirigente, provoca no solo una nueva respuesta automática en sus seguidores, que se resituarán en el tablero político, sino que alentará una reacción semejante, pero inversa, en sus rivales: quienes hace unas semanas rechazaban a un partido político por ser de extrema izquierda, ahora lo pueden rechazar porque es demasiado moderado, y mañana porque no es ni de izquierdas ni de derechas.

Recuerde el lector, al que tal vez ya se la habrán activado las alarmas de la identidad política, por creer que estoy insinuando algo que desprestigia a su opción política favorita, que aquí pretendo analizar el mecanismo de respuesta rápida, no las razones de unos y otros. No estamos discutiendo si es bueno ser de derechas, de izquierdas o ni de derechas ni de izquierdas, sino el cómo se reacciona, a favor o en contra de una u otra cosa, en función de “dónde nos sitúa” el opinar una cosa u otra. Lo que quiero decir, en definitiva, es que hay muchos argumentos para sostener que es mejor ser de derechas, ser de izquierdas, o ser “ni de izquierdas ni de derechas”, pero existen maneras honestas de usar esos argumentos y maneras partidistas o manipuladoras.

politica- 453px-Salle_du_Manège_1

El origen de la izquierda y la derecha en política: la Revolución Francesa.

Pensemos por un momento en algunas de las posibilidades que nos ofrece la definición “Ni de izquierdas ni de derechas”.

En primer lugar, podríamos analizar el accidente histórico que explica el origen de las derechas y las izquierdas, por cómo se sentaban los diputados en el parlamento revolucionario francés, lo que ha tenido como consecuencia una definición espacial de la política de muy importantes consecuencias, como ya he dicho al hablar de la sinonimía entre “opinión” y “posición” y como sin duda habrá oportunidad de comprobar en otra ocasión.

En segundo lugar, podríamos recordar a aquellos que han sostenido la idea de no ser ni de izquierdas ni de derechas a lo largo de la historia, desde el falangista José Antonio Primo de Rivera o el ministro franquista Fernández de la Mora y su libro El crepúsculo de las ideologías, hasta los comunistas Lenin o Mao, que lanzaban períodicamente ataques contra los “derechistas” o contra los “izquierdistas” en función de sus intereses del momento. También podemos recordar a Adolfo Suárez, artífice de la transición que llevó a España de la dictadura a la democracia y que definió un espacio político equidistante de izquierdas y derechas: el centro. O podemos traer a colación al cristiano Maritain y su camino lejos de la izquierda y de la derecha. O la tercera vía de Blair y otros políticos recientes.

eericrohmerTambién podemos recordar lo que decía el cineasta Eric Rohmer en los años sesenta, cuando admitía que él solía considerase de izquierdas, pero enseguida añadía que si ser de izquierdas era defender la dictadura soviética y china, la represión de las libertades públicas y la falta de libertad de prensa o la pena de muerte aplicada en los países comunistas y revolucionarios, como observaba que defendían las personas que se llamaban a sí mismas de izquierdas, entonces él no era de izquierdas, aunque no estaba del todo claro si eso hacía que fuera de derechas.

politica-800px-House_of_Commons_MicrocosmComo se ve, podemos emplear todo tipo de razones para argumentar a favor o en contra de ser o no ser “ni de derechas ni de izquierdas”. El problema es que esos argumentos, perfectamente válidos en una discusión sensata, no se suelen emplear como argumentos, sino como armas arrojadizas. No se emplean para iluminar una discusión, sino para oscurecerla, no se recurre a ellos para facilitar el entendimiento, sino para entorpecerlo. No se emplean, en definitiva, porque a uno le parezcan sensatos y razonables, sino porque se pueden lanzar contra nuestros rivales. Cuando esos rivales se declaran de extrema izquierda, lanzamos contra ellos las peores experiencias de la extrema izquierda en el siglo XX o aquello que dijo Rohmer y que ya he mencionado; cuando se declaran “ni de izquierdas ni de derechas” respondemos que eso mismo decían los fascistas y los falangistas, o dictadores comunistas como Lenin y Mao. Sea como sea, siempre tendremos un argumento, o mejor dicho una piedra, a mano que arrojar al rival.

Por eso, resulta muy llamativa la reciente descalificación que se ha hecho en España, por parte de los opositores a Pablo Iglesias y Podemos, de la idea de “no ser de izquierdas ni de derechas”,  algo en lo que, y aquí está la divertida paradoja, el propio Pablo Iglesias fue pionero, cuando definió la postura de Rosa Díez y su partido UPyD como “fascismo blando”… precisamente porque se había definido a sí misma y a UPyD como “ni de izquierdas ni de derechas”. Pablo Iglesias, en consecuencia, arrojó entonces la misma piedra que ahora le arrojan a él. Lo curioso es que el cambio de opinión (al menos de cara a sus electores) de Pablo Iglesias ha traído una curiosa consecuencia, que he podido observar entre mis amistades, familiares y conocidos: personas que hace no mucho tiempo pensaban que no ser de derechas ni de izquierdas era despreciable, ahora consideran que es una postura  razonable, mientras que quienes pensaban que era algo razonable ahora piensan que es detestable.

De este tipo de paradojas está llena la agitada vida política actual en España, pero casi todas esas confusiones, incoherencias y contradicciones nacen de esa urgencia por definirnos cuanto antes, de opinar de todo ipso facto, de situarnos de manera clara en un tablero político que en realidad no tiene casillas, porque se construye en función de un haz de relaciones que nos mantiene cerca o lejos de aquellos que admiramos o de aquellos que detestamos. Por eso, para saber  qué opinaremos mañana, nos vemos obligados a averiguar primero qué es lo que opinan esta noche los nuestros y qué es lo que opinan los otros. Solo entonces, sin necesidad de razonar, podremos opinar con plenas garantías de no equivocarnos, aunque eso nos obligue a decir lo contrario de lo que dijimos ayer.

Mi opinión personal es que sería bueno poder argumentar acerca de la conveniencia o no de ser de derechas o de izquierdas, o ni de derechas ni de izquierdas, o de no ser nada en particular, sin que ello signifique que estás cerca o lejos de este o aquel partido político o de aquel incendiario líder o tertuliano y que, en consecuencia, tus argumentos dejen de ser escuchados.

Que los partidos políticos usen estrategias de ese tipo es perfectamente razonable, porque la esencia de un partido político consiste en intentar crear una identidad común que haga que sus seguidores no tengan la tentación de cambiar de cuadra, al sentirse parte de un mismo proyecto, de un mismo sueño, de una misma esperanza, o al menos de una misma asociación para obtener beneficios espirituales o materiales. Lo entiendo y sé que es parte casi inevitable del juego político, pero no veo la necesidad de que quienes no nos dedicamos a la política activa tengamos que comportarnos en nuestra vida cotidiana como políticos en un debate televisivo. La realidad es mucho más compleja e interesante y podemos analizarla sin temor a índices de audiencia o votaciones plebiscitarias.

Creo que fue fue Bill Clinton quien popularizó en el mundo de la alta política aquello de KISS (“Keep it Simple, stupid”/”Hazlo simple, estúpido”), que, como es obvio, quiere decir: “Cuéntalo simple, porque los electores son estúpidos”. Al parecer, en política funcionan muy bien los mensajes simples, pero me parece que quienes no nos dedicamos a la política podemos dar y recibir algo más que eslóganes simples de nuestros amigos y contertulios. Deberíamos poder divertirnos, equivocarnos, rectificar, tantear, suponer, sugerir y dudar en una discusión política con amigos y conocidos. Reflexionar sin adoctrinar, dudar sin temer que eso proporcione armas a “nuestros enemigos”, comparar ideas sin que ello implique que defendemos unas u otras y, sobre todo pensar un poco más antes de decir cualquier cosa. Es decir, evitar la respuesta instantánea y automática ante cualquier novedad, noticia u opinión política. Pensar despacio, en definitiva.

Continuará…

*************

 [Escrito en la Escuela de cine de San Antonio de los baños (Cuba), en febrero-marzo de 2015]

CONTRA EL JUICIO INSTANTÁNEO

DUDA RAZONABLE

lapaginanoaltEn La página noALT traté hace años algunas cuestiones relacionadas
con la polarización política, ideológica e idealógica. Y en especial el uso de ideas como armas arrojadizas aquí: “La evolución de las piedras