El arte del historiador

|| Tucídides y la democracia /22

Si descartamos la idea positivista que considera la historia como una mera acumulación de ‘hechos’, podemos preguntarnos en qué consiste entonces la tarea del historiador, puesto que ya no basta con acumular hechos históricos

Mommsen dice que el historiador pertenece más a la categoría de los artistas que a la de los eruditos y Alsina comparte esta opinión, aunque con algunos matices, e incluso recurre a ella para justificar la ‘recreación’ de los discursos tucidídeos, “hoy casi unánimemente aceptada”, que mnostraría su arte como historiador.

¿Es, entonces, el historiador un artista?

Mi opinión, como ya te he comentado, Marcos, es que el historiador ha de ser un científico y un erudito en su investigación y un artista en la exposición de sus resultados. Iván, al que no le gusta en este caso la expresión ‘artista’, prefiere sustituirla, con un sentido casi equivalente, por ‘literato’. Podríamos decir entonces: la exposición histórica ha de ser literatura.

En último término, sin embargo, considero que esta es una discusión semántica y que un historiador podría cumplir diversas funciones, unas más o menos literarias, amenas o artísticas que las otras.

Así, recopilar las Constituciones de más de cien ciudades griegas es una tarea digna de un buen historiador (a pesar de que Aristóteles despreciaba, según creo, la historia) y utilísima, lo mismo que lo es desenterrar, ordenar y conservar los restos materiales de una cultura. Haciendo todas estas cosas, se participa en labores históricas de una manera u otra.

Una vez dicho lo anterior, se puede dar la circunstancia de que un gran arqueólogo sea también un gran historiador, en el sentido literario del término, o puede no darse tal circunstancia: ello no hará menos valioso su trabajo como arqueólogo.

De todos modos, ya sabes que después de haber escrito la Defensa de la historia contra la común opinión, pienso escribir un ataque a algunas ideas de la Nueva Arqueología, pero sin retractarme de lo que digo en la Defensa de la historia.


2017: no estoy seguro de si he llegado a escribir o no Defensa de la historia contra la común opinión, título que está sin duda inspirado en Defensa de Epicuro conra la común opinión de Francisco de Quevedo. Tampoco recuerdo exactamente ahora cuáles fueron o iban a ser las líneas maestras de mi defensa, aunque supongo que iría por algo relacionado con una defensa de la subjetividad como algo inevitable. En cuanto al ataque a la nueva arqueología, tampoco lo tengo del todo claro ahora, pero tal vez me refería a la atención excesiva a las minucias, que sin duda son interesantes, pero que alejan a los arqueólogos de conocimientos, búsquedas e indagaciones fascinantes.

Continuará…


[Escrito hacia 1991. El texto en otro color ha sido añadido en 2017]

TUCÍDIDES Y LA DEMOCRACIA

Aviso para navegantes

|| Tucídides y la democracia /1


Leer Más
Heródoto y Tucídides

Tucídides y la democracia /2


Leer Más
Un trabajo quizá caótico

|| Tucídides y la democracia /3


Leer Más
Tucídides y su época

|| Tucídides y la democracia /4


Leer Más
Democracia e imperio

|| Tucídides y la democracia /5


Leer Más
La democracia como valor supremo

|| Tucídides y la democracia /6


Leer Más
La democracia más allá de Atenas

|| Tucídides y la democracia /7


Leer Más
Los primeros historiadores griegos

|| Tucídides y la democracia /8


Leer Más
¿Quién inventó la historia?

|| Tucídides y la democracia /9


Leer Más
Leyendas perdidas

|| Tucídides y la democracia /10


Leer Más
El periodista Tucídides

|| Tucídides y la democracia /11


Leer Más
La mayor guerra que el mundo ha conocido

|| Tucídides y la democracia /12


Leer Más
El presente crea el pasado

|| Tucídides y la democracia /13


Leer Más
La fiabilidad de los historiadores antiguos

|| Tucídides y la democracia /14


Leer Más
Estructura y superestructura

|| Tucídides y la democracia /15


Leer Más
Tucídides y Maquiavelo: las lecciones de la historia

|| Tucídides y la democracia /16


Leer Más
Tucídides, Kautilya y otros maquiavelos avant la lettre

|| Tucídides y la democracia /17


Leer Más
Los discursos

|| Tucídides y la democracia /18


Leer Más
Los polémicos discursos de Tucídides

|| Tucídides y la democracia /19


Leer Más
Los hechos y su seleccion

|| Tucídides y la democracia /20


Leer Más
Tucídides, ¿un manipulador?

|| Tucídides y la democracia /21


Leer Más
El arte del historiador

|| Tucídides y la democracia /22


Leer Más

Continuará…


Share

Tucídides, ¿un manipulador?

|| Tucídides y la democracia /21

Se supone que Tucídides conoció los hechos de la Guerra del Peloponeso de primera mano o a partir de testimonios de protagonistas del conflicto, pero también es evidente que después esfctuó una selección y ordenación de los hechos. Esto lleva a Alsina a preguntarse:

“¿Puede un historiador que practica el arte de imponer a los hechos su propia interpretación, que da al lector la impresión de que los hechos hablan por sí mismos porque, previamente, han sido hábilmente organizados, ser un historiador objetivo?”.

José Alsina Clota

Más adelante hablaré de la posibilidad de una historia con tales características, pero ahora tengo que señalar que, leyendo los primeros capítulos de Tucídides, me he sentido, en efecto, sutil, pero firmemente dirigido, conducido y guiado (de esto hablaré en Lectura de Tucídides). Entre otras cosas, he sentido que me empujaban a creer que la guerra entre Esparta y Atenas era inevitable. Puedes pensar, Marcos, que aquí soy yo el subjetivo, que éste es mi a priori teórico, mi prejuicio previo a la lectura de Tucídides. Puede ser, pero en mi defensa acudiré a otros que opinan lo mismo, no tras una rápida y poco profunda lectura como la mía (aunque precavida) sino tras un estudio más o menos a fondo de los mecanismos de que se sirve Tucídides.

Alsina ofrece algunos testimonios en este sentido, como el de Donald Kagan (traduzco del inglés):

“El propósito de Tucídides es poner ante nosotros la verdad tal como él la ve”.

O el de W.P. Wallace:

“El secreto de Tucídides, calificado por Wallace de subliminal persuasión, consiste en saber ofrecer a sus lectores, previamente digeridos ya, los hechos que ha seleccionado para su historia. Unos hechos que el historiador relaciona mediante hábiles repeticiones de palabras y motivos, de modo que resulta una tarea ciertamente no difícil seguir el curso de los acontecimientos, tomando esos ecos como guías, como carriles del pensamiento tucidídeo” .

O el de Virginia Hunter:

“Si objetivo significa no permitir que intervenga el propio punto de vista, entonces Tucídides es el menos objetivo de los historiadores”.

O el del propio Alsina, que dice que es un “rasgo típico de la obra de Tucídides imponer al lector sus propias concepciones, su propia interpretación de los hechos”.

Sin el libro de José Alsina Clota me habría resultado imposible hacer esta investigación para mi amigo Marcos, o me habría llevado un tiempo desmesurado.

Todos estos testimonios de grandes historiadores que ponen en duda la objetividad y neutralidad de Tucídides, parecen hacer imposible, al menos a primera vista, que lo podamos considerar un historiador fiable, pero hay que tener en cuenta que todo este planteamiento se hacía a partir de una crítica a la idea ingenua de que pueden existir hechos absolutos y puros, o que se puede recordar algún momento histórico sin seleccionar, elegir, ordenar y situar los hechos de alguna manera ante el lector. Pero de eso se hablará más adelante.

Continuará…


[Escrito hacia 1991 como un trabajo de investigación polémica para Marcos Méndez Filesi. El texto en otro color ha sido añadido en 2017]

TUCÍDIDES Y LA DEMOCRACIA

Aviso para navegantes

|| Tucídides y la democracia /1


Leer Más
Heródoto y Tucídides

Tucídides y la democracia /2


Leer Más
Un trabajo quizá caótico

|| Tucídides y la democracia /3


Leer Más
Tucídides y su época

|| Tucídides y la democracia /4


Leer Más
Democracia e imperio

|| Tucídides y la democracia /5


Leer Más
La democracia como valor supremo

|| Tucídides y la democracia /6


Leer Más
La democracia más allá de Atenas

|| Tucídides y la democracia /7


Leer Más
Los primeros historiadores griegos

|| Tucídides y la democracia /8


Leer Más
¿Quién inventó la historia?

|| Tucídides y la democracia /9


Leer Más
Leyendas perdidas

|| Tucídides y la democracia /10


Leer Más
El periodista Tucídides

|| Tucídides y la democracia /11


Leer Más
La mayor guerra que el mundo ha conocido

|| Tucídides y la democracia /12


Leer Más
El presente crea el pasado

|| Tucídides y la democracia /13


Leer Más
La fiabilidad de los historiadores antiguos

|| Tucídides y la democracia /14


Leer Más
Estructura y superestructura

|| Tucídides y la democracia /15


Leer Más
Tucídides y Maquiavelo: las lecciones de la historia

|| Tucídides y la democracia /16


Leer Más
Tucídides, Kautilya y otros maquiavelos avant la lettre

|| Tucídides y la democracia /17


Leer Más
Los discursos

|| Tucídides y la democracia /18


Leer Más
Los polémicos discursos de Tucídides

|| Tucídides y la democracia /19


Leer Más
Los hechos y su seleccion

|| Tucídides y la democracia /20


Leer Más
Tucídides, ¿un manipulador?

|| Tucídides y la democracia /21


Leer Más
El arte del historiador

|| Tucídides y la democracia /22


Leer Más

Continuará…


Share

Los hechos y su seleccion

|| Tucídides y la democracia /20

Ostraka para Temístocles. Piezas para votar si el estadista y estratega debía ser exiliado de Atenas, es decir, enviado al ostracismo.

El problema de la objetividad de Tucídides nos obliga a examinar una concepción de la historia y de la tarea y el carácter de los historiadores que está muy extendida. Esta concepción, errónea en mi opinión, deriva de las ideas positivistas del Círculo de Viena, aunque su origen es anterior (se halla también, por ejemplo, en Comte). Alsina cita algunos testimonios que representan esta concepción y que se refieren, precisamente, referidos a Tucídides:

“Gomme, tras realizar un pormenorizado análisis de varios pasajes tucidídeos, termina con estas palabras: ‘Todo eso no lo explica Tucídides con muchas palabras, sin duda porque era familiar a sus lectores, pero principalmente porque aquí, como en otras partes, hace que la narración de los hechos se explique por sí misma” .

El profesor Kitto también opina:

“Tucídides tiene los ojos puestos en los hechos, en las personas, en lo que éstas hicieron… Si merece el nombre de historiador científico es porque él parte de los hechos que ha investigado personalmente con rigor y porque las ideas generales que pone ante nosotros proceden de los hechos”(!!). (Las admiraciones son mías)

En los últimos años, querido Marcos, una de mis bestias negras es el apriorismo teórico, pero ante opiniones como éstas es perfectamente comprensible que se insista una y otra vez en que no existen hechos ‘vírgenes’, ‘puros’.

[2017: El apriorismo teórico sostiene que sólo encontramos lo que buscamos y, por lo tanto, que nuestros prejuicios teóricos dirigen y condicionan la obtención de los datos. Eso lleva a pensar que los datos no existen, sino que son creados por nosotros. Es el extremo opuesto de lo que dice Kitto en la cita ante la que asombré. Para Kitto, los datos estaban ahí delante de Tucídides, que solo tenía que tomarse la molestia de recogerlos y trascribirlos en su libro. Como se puede deducir, yo estaba en contra de ambas interpretaciones, el empirismo ingenuo que cree en los datos puros y el apriorismo teórico que cree solo hay teorías y nunca datos.]

Como dice Alsina, se parte de un razonamiento falso, pues “la historia de Tucídides es ciertamente una obra de selección: el historiador ha tenido que escoger entre múltiples hechos, a los que concede importancia según su criterio propio y personal”.

Jacqueline de Romilly lo dijo con toda claridad, cuando escribió en 1965 (traduzco del francés):

“Un historiador no deja de elegir. Cuando define su dominio, su investigación, su método, elige. Es más, entre los datos, siempre incompletos, que ha reunido, entre los documentos, siempre limitados, que ha conocido y conservado, ha de elegir de nuevo. Desde el momento en que establece una secuencia, desde que escribe una frase que enlaza dos acontecimientos, introduce con ello una interpretación” .

Como bien señala De Romilly, la selección de los datos o los hechos observados es inevitablemente una elección subjetiva, que impone un criterio, aunque sea el de importancia: “esto es relevante, aquello no lo es”. Una siguiente manipulación inevitable es, como también dice, el ordenar los hechos en una determinada sucesión o cadena causal, que quizá no se corresponde del todo con el acontecer cronológico. Este es un tema al que doy mucha importancia en mis clases de guión, cuando hablo de la relación entre la historia (los hechos en bruto, podríamos decir para entendernos) y el relato (la manera en la que contamos esa o esas historias).

De Romilly termina definiendo la actividad de Tucídides con estas palabras:

“Todo está construido, buscado. Cada palabra, cada descripción, cada silencio, contribuye a revelar una significación que ha sido decidida por él, impuesta por él” .

 

Continuará…


[Escrito hacia 1991. El texto en otro color ha sido añadido en 2017]

TUCÍDIDES Y LA DEMOCRACIA

Aviso para navegantes

|| Tucídides y la democracia /1


Leer Más
Heródoto y Tucídides

Tucídides y la democracia /2


Leer Más
Un trabajo quizá caótico

|| Tucídides y la democracia /3


Leer Más
Tucídides y su época

|| Tucídides y la democracia /4


Leer Más
Democracia e imperio

|| Tucídides y la democracia /5


Leer Más
La democracia como valor supremo

|| Tucídides y la democracia /6


Leer Más
La democracia más allá de Atenas

|| Tucídides y la democracia /7


Leer Más
Los primeros historiadores griegos

|| Tucídides y la democracia /8


Leer Más
¿Quién inventó la historia?

|| Tucídides y la democracia /9


Leer Más
Leyendas perdidas

|| Tucídides y la democracia /10


Leer Más
El periodista Tucídides

|| Tucídides y la democracia /11


Leer Más
La mayor guerra que el mundo ha conocido

|| Tucídides y la democracia /12


Leer Más
El presente crea el pasado

|| Tucídides y la democracia /13


Leer Más
La fiabilidad de los historiadores antiguos

|| Tucídides y la democracia /14


Leer Más
Estructura y superestructura

|| Tucídides y la democracia /15


Leer Más
Tucídides y Maquiavelo: las lecciones de la historia

|| Tucídides y la democracia /16


Leer Más
Tucídides, Kautilya y otros maquiavelos avant la lettre

|| Tucídides y la democracia /17


Leer Más
Los discursos

|| Tucídides y la democracia /18


Leer Más
Los polémicos discursos de Tucídides

|| Tucídides y la democracia /19


Leer Más
Los hechos y su seleccion

|| Tucídides y la democracia /20


Leer Más
Tucídides, ¿un manipulador?

|| Tucídides y la democracia /21


Leer Más
El arte del historiador

|| Tucídides y la democracia /22


Leer Más

Continuará…


Share

Los polémicos discursos de Tucídides

|| Tucídides y la democracia /19

No he encontrado ningún parentesco entre Moses Finley y John H. Finley Jr., a pesar de que muchos de sus libros tratan de los mismos o similares temas

J.H Finley Jr. (que tal vez es pariente de Moses Finley) opina que los discursos de Tucídides no son en modo alguno anacrónicos, en contra de la opinión de otros historiadores.

Esta polémica acerca de la veracidad de los discursos se basa fundamentalmente en cuestiones filológicas y de estilo, por lo que no voy a examinarla, ya que carezco de conocimientos mínimos en tales cuestiones. Sólo diré que supongo que Finley Jr. basa su defensa de los discursos en su comparación con los discursos de los sofistas, especialmente de Gorgias, que habían familiarizado a los oradores y a los oyentes con un tipo de discurso similar a muchos de los que recoge Tucídides, que van desde la argumentación llamada sofística (capaz de hallar razones convincentes para cualquier opinión) a la exposición cruda de las razones que mueven a los hombres y a los Estados (el poder, la fuerza, etc.). [1]

También se ha señalado el uso exagerado por parte de Tucídides de los dissoi logoi (que supongo que significa algo así como ‘lugares comunes’) al hacer hablar a personajes muy diversos:

“¿Es imaginable que mientras Nicias, en su discurso del libro IV, intenta disuadir a Atenas de la expedición a Siracusa, un siracusano, en Sicilia, use los mismos argumentos y casi con las mismas palabras?” [2].

En cualquier caso, el uso que hace Tucídides de los discursos ha sido una de las razones que ha cuestionado la supuesta objetividad del historiador:

“Grosskinsky dice que cuando habla Pericles, es de hecho Tucídides quien pone en sus labios gran parte de sus propias ideas. La famosa objetividad del historiador empieza a tambalearse” [3].

Los dissoi logoi no son “lugares comunes” como aventuré entonces, sino más bien”dobles razonamientos”,  ejercicios dialécticos o retóricos, en los que quien argumenta debe hacer el ejercicio de situarse en el lugar de su oponente. Aunque son de autor anónimo, también se le atribuyen a Protágoras de Abder o a su escuela.

Se ha insistido en muchos aspectos de los discursos que resultan bastante problemáticos: por ejemplo, el uso de interlocutores anónimos, los discursos de un grupo de personas, o las síntesis que en ocasiones hace Tucídides de varios discursos en uno solo.

Por otra parte, M.I.Finley, el más respetado de todos los historiadores griegos, también dice que es fácil demostrar que Tucídides tergiversó a sabiendas la célebre reunión de la asamblea ateniense  en la que se debatió acerca de Mitiline en el libro III. [4].

En cuanto a Momigliano, compara la similitud entre todos los discursos tucídideos con la riqueza de matices con la que Platón hace hablar a cada interlocutor, y concluye que Tucídides no evita el error de una historia psicologista, como algunos han dicho, sino que “se encuentra bajo este error”, y que cae en la deformación histórica al usar a los personajes, muchos de ellos anónimos, para hilar y dar coherencia a su historia.

Mi opinión personal es que es inevitable hasta cierto punto que todos los discursos se parezcan, dado que no son transcripciones directas, sino reconstrucciones a partir de testimonios diversos (como reconoce el propio Tucídides). Creo también que el grado de fiabilidad de los discursos varía según quien los pronuncie. Me parece, por ejemplo, que en los discursos de Pericles se deben de conservar cosas que sin duda dijo Pericles, e incluso rasgos de su estilo. Por contra, pienso que los discursos anónimos, la selección misma de los discursos, la reconstrucción de discursos no escuchados por el propio historiador y el deseo de hacer de los discursos algo coherente más allá de la fragmentación inevitable de los diversos testimonios, hace que los discursos se conviertan en una poderosísima arma ideológica en manos de Tucídides. Creo que habría sido una maravilla leer las transcripciones literales de discursos de la época, pero me parece que los discursos que nos transmite Tucídides nos obligan a ser muy prudentes y que a menudo, más que explicar los hechos, los enmascaran. Considero, finalmente, que los discursos tienen una importancia desmesurada en la obra de Tucídides y que dirigen al lector a dónde Tucídides le quiere llevar. De esto se hablará en el siguiente apartado, pero también en Lectura de Tucídides.

Continuará…


[Escrito hacia 1991. El texto en otro color ha sido añadido en 2017]

TUCÍDIDES Y LA DEMOCRACIA

Aviso para navegantes

|| Tucídides y la democracia /1


Leer Más
Heródoto y Tucídides

Tucídides y la democracia /2


Leer Más
Un trabajo quizá caótico

|| Tucídides y la democracia /3


Leer Más
Tucídides y su época

|| Tucídides y la democracia /4


Leer Más
Democracia e imperio

|| Tucídides y la democracia /5


Leer Más
La democracia como valor supremo

|| Tucídides y la democracia /6


Leer Más
La democracia más allá de Atenas

|| Tucídides y la democracia /7


Leer Más
Los primeros historiadores griegos

|| Tucídides y la democracia /8


Leer Más
¿Quién inventó la historia?

|| Tucídides y la democracia /9


Leer Más
Leyendas perdidas

|| Tucídides y la democracia /10


Leer Más
El periodista Tucídides

|| Tucídides y la democracia /11


Leer Más
La mayor guerra que el mundo ha conocido

|| Tucídides y la democracia /12


Leer Más
El presente crea el pasado

|| Tucídides y la democracia /13


Leer Más
La fiabilidad de los historiadores antiguos

|| Tucídides y la democracia /14


Leer Más
Estructura y superestructura

|| Tucídides y la democracia /15


Leer Más
Tucídides y Maquiavelo: las lecciones de la historia

|| Tucídides y la democracia /16


Leer Más
Tucídides, Kautilya y otros maquiavelos avant la lettre

|| Tucídides y la democracia /17


Leer Más
Los discursos

|| Tucídides y la democracia /18


Leer Más
Los polémicos discursos de Tucídides

|| Tucídides y la democracia /19


Leer Más
Los hechos y su seleccion

|| Tucídides y la democracia /20


Leer Más
Tucídides, ¿un manipulador?

|| Tucídides y la democracia /21


Leer Más
El arte del historiador

|| Tucídides y la democracia /22


Leer Más

Share
  1. [1]Sobre el uso de estos argumentos por los atenienses, ver la Conclusión.
  2. [2](Alsina, 45)
  3. [3](Alsina, 111)
  4. [4](ver “Tucídides el moralista”, en Aspectos de la Antigüedad, 74)

Los discursos

|| Tucídides y la democracia /18

El método de intercalar en su historia discursos que a menudo no han sido escuchados personalmente, como el propio Tucídides confiesa, pues debido a su exilio a partir de -424 no pudo presenciar la política interna ateniense, plantea muchos problemas de veracidad: 

¿Hasta que punto Tucídides expresa sus propias opiniones a través de los diversos oradores?

¿Qué fiabilidad merece la selección misma de los discursos?

Estas son dos cuestiones que han sido muy debatidas. Algunos autores, como Blass, Croiset, Rittelmeyer y Ross consideran anacrónicos, ya en su propia época, los discursos ‘transcritos’ por Tucídides. Estos autores opinan que los atenienses (y sobre todo los no atenienses) de aquella época no pronunciaban discursos a la manera tucididea, que parece más cercana, dicen, a una concepción teatral de la política, a la manera de Sófocles o Esquilo, que a la realidad.

Es curioso que el método de intercalar discursos también sea empleado en una de las primeras crónicas o anales chinos, el Zuozhuan (Comentario de Zuo o Tradición de Zuo), un libro quizá coetáneo de Tucídides. En este caso la verosimilitud es todavía más improbable, porque al autor chino le separan a veces cientos de años de los acontecimientos que relata. Lo curioso es que, quizá porque temía las posibles críticas acerca de su fiabilidad, el cronista aprovecha un hecho histórico para destacar el cuidado que los historiadores ponían en trasmitir con exactitud los acontecimientos. Sucede en la historia del asesinato del Duque Zhuang de Qi a manos de su primer ministro Cui Shi:

“Se nos dice que, en primer lugar un historiador y, más tarde, dos de sus hermanos, escribieron “Cui Shi mató a su señor”, lo que les acarreó su propia ejecución, uno detrás de otro. Y entonces llegó otro hermano y escribió la misma frase en la crónica, e incluso se nos dice que había otra persona preparada para asegurarse de que el acontecimiento quedará registrado.”

Como dice Geoffrey Lloyd, no podemos saber si nos están contando un hecho histórico que muestra el rigor de los historiadores o si más bien están aprovechando ese hecho histórico para inventarse una anécdota que probaría el rigor de los historiadores, en general, como el propio autor del Zuozhuan.

[El Zuozhuan se ha considerado tradicionalmente un comentario a los áridos Anales de Primaveras y Otoños (Chunqiu) que Confucio quiso conservar a toda costa, aunque últimamente cobra fuerza la hipótesis de que se trata de un texto independiente. En la última traducción al inglés se ha preferido traducirlo como Tradición de Zuo y no Comentario de Zuo.

Continuará…


[El texto en otro color ha sido añadido en 2017]

TUCÍDIDES Y LA DEMOCRACIA

Aviso para navegantes

|| Tucídides y la democracia /1


Leer Más
Heródoto y Tucídides

Tucídides y la democracia /2


Leer Más
Un trabajo quizá caótico

|| Tucídides y la democracia /3


Leer Más
Tucídides y su época

|| Tucídides y la democracia /4


Leer Más
Democracia e imperio

|| Tucídides y la democracia /5


Leer Más
La democracia como valor supremo

|| Tucídides y la democracia /6


Leer Más
La democracia más allá de Atenas

|| Tucídides y la democracia /7


Leer Más
Los primeros historiadores griegos

|| Tucídides y la democracia /8


Leer Más
¿Quién inventó la historia?

|| Tucídides y la democracia /9


Leer Más
Leyendas perdidas

|| Tucídides y la democracia /10


Leer Más
El periodista Tucídides

|| Tucídides y la democracia /11


Leer Más
La mayor guerra que el mundo ha conocido

|| Tucídides y la democracia /12


Leer Más
El presente crea el pasado

|| Tucídides y la democracia /13


Leer Más
La fiabilidad de los historiadores antiguos

|| Tucídides y la democracia /14


Leer Más
Estructura y superestructura

|| Tucídides y la democracia /15


Leer Más
Tucídides y Maquiavelo: las lecciones de la historia

|| Tucídides y la democracia /16


Leer Más
Tucídides, Kautilya y otros maquiavelos avant la lettre

|| Tucídides y la democracia /17


Leer Más
Los discursos

|| Tucídides y la democracia /18


Leer Más
Los polémicos discursos de Tucídides

|| Tucídides y la democracia /19


Leer Más
Los hechos y su seleccion

|| Tucídides y la democracia /20


Leer Más
Tucídides, ¿un manipulador?

|| Tucídides y la democracia /21


Leer Más
El arte del historiador

|| Tucídides y la democracia /22


Leer Más

Share