David de Dinant y los noumenos

David de Dinant era un pensador cuyos escritos fueron condenados a la hoguera por la Iglesia. Dinant sostenía que había tres sustancias diferentes: Dios, materia y alma.

Sin embargo, parece, pues no se conservan restos de sus escritos, que al final de su argumento Dinant llegaba a unificar estas tres sustancia en una sola.

En Wulf y Fraile (me refería a dos historias de la filolsofía) he conseguido averiguar algo muy interesante acerca de David de Dinant. Dos cosas interesantes.

La primera es la justificación de su monismo materialista. Primero parece plantear la distinción bastante frecuente entre tres sustancias: Dios, alma y materia. Pero, añade, si estas tres sustancias son simples, tienen que ser idénticas, puesto que para poder distinguir dos cosas hemos de hallar algo común y algo diferente.

No voy a desarrollar este argumento aquí.

2018: Dicho con la mayor brevedad posible: si las tres sustancias son realmente simples, no pueden tener diferencias, pues eso las haría tener partes o ser un compuesto, y por tanto no ser simples. La razón por la que no puede haber tres sustancias simples diferentes no estoy seguro de poder reconstruirlo, pero podría ser también que si dos sustancias realmente simples se combinan o relacionan (como se supone que ha de suceder entre Dios, alma y materia) entonces deberían perder o ganar algo, con lo que no serían realmente simples.

Me interesa el segundo argumento de David de Dinant acerca de la distinción entre espíritu y materia, que tiene mucho que ver con el anterior, pero que también aporta algo nuevo, creo yo.

Lo cierto es que tengo la duda (curiosa expresión) de si interpreto bien las palabras de Dinant. Sea o no así, tampoco parece posible averiguarlo, dada la suerte corrida por la obra de este filósofo, considerado hereje.

Según yo interpreto el argumento en cuestión, coincide con ideas que vengo manteniendo desde hace tiempo. He de buscar los textos (¿qué textos serán esos?).

Dice David de Dinant:

“Si el espíritu difiriera de la materia, habría una materia en la materia prima y necesitaríamos proceder hasta el infinito”

Yo lo interpreto del siguiente modo: quienes dicen que lo que se nos aparece son sólo fenómenos, pero que lo real, la sustancia, es otra cosa, un noúmeno, caen en contradicción.

Porque (en palabras mías, y no de David de Dinant), si en un fenómeno, en una apariencia, podemos separar lo numénico, la sustancia, entonces ha de quedar algo que no es la sustancia, pues, de no ser así, veríamos la sustancia en vez del fenómeno.

Pero ese algo puramente fenoménico no puede existir por sí mismo, pues sería sustancia. Etcétera.

No sé si eso es lo que pretende decir David de Dinant. Creo que sí.

Con esto quiero decir que es absurdo, como pretende Descartes, quitarle la dureza a una piedra o el calor al fuego, porque, si lo hacemos, no sé qué encontraremos, pero sí sé que perderemos la piedra y el fuego. Esto vale tanto para las cualidades primarias como para las secundarias,aunque para éstas exigiría una argumentación larga y fatigosa.


[Escrito en 1990. Añadido en 1995. Revisado en 2018]

2018: Por alguna razón, en lo escrito en 1995 quería comparar a David de Dinant con Pico de la Mirandola, no sé porqué, y añadí esto: Pico de la Mirandola decía que Dios había creado al hombre como la única criatura sin una naturaleza definida, otorgándole el poder de elevarse, por sus propios méritos a la categoría de los ángeles (y posiblemente más allá, más cerca de Dios), o de rebajarse hacia las bestias. Descubro también ahora que Elena Casadei ha intentado uan reconstrucción de los textos atribuidos a David de Dinant:  I testi di David di Dinant. Filosofia della natura e metafisica a confronto col pensiero antico. Me gustaría leerlo.

Error: puede que no exista la vista de a2a6ee47y5

El principio de causalidad ontológico frente al psicológico

Hume negó que pudiéramos justificar las relaciones de causalidad. No podemos asegurar de ningún modo que una acción será causa de una reacción. Aplicamos el principio de causalidad por el hábito de ver que a tal suceso sigue otro, pero eso sólo vale para el pasado, no para el futuro.

He aquí una bola de billar inmóvil sobre una mesa y otra bola que se mueve hacia ella con rapidez. Las dos chocan y la bola que en un principio estaba en reposo ahora adquiere movimiento (…) Es evidente que las dos bolas entrarán en contacto antes de que les sea comunicado el movimiento y que no hay intervalo alguno entre el choque y el movimiento. La contigüidad en el tiempo y el espacio es, por tanto, una circunstancia indispensable para la atracción de todas las causas. Es evidente, asimismo, que el movimiento que fue la causa es anterior al movimiento que fue el efecto. La prioridad en el tiempo es, por tanto, otra circunstancia indispensable en cada causa. Pero esto no es todo. Intentemos con otras bolas de la misma clase una situación similar y siempre hallaremos que el impulso de la una produce el movimiento de la otra. Aquí hay por tanto una tercera circunstancia, a saber, la conjunción constante entre la causa y el efecto. Cada objeto similar a la causa produce siempre algún objeto similar al efecto. Fuera de estas tres circunstancias, contigüidad, prioridad y conjunción constante, nada más puedo descubrir en esta causa.

Negado el principio de causalidad ontológico, nos queda sin embargo en principio de causalidad psicológica, que sí existe, como el propio Hume admite. Este principio de causalidad psicológico es el que hace posible la narratividad.


FILOSOFÍA Y PENSAMIENTO

La identidad y el chiste de Epicarmo

Leer Más
Teología o mística materialista

Leer Más
Para qué he vivido, por Bertrand Russell
[PÓRTICO]

Leer Más
Sentido y referencia en Gottlob Frege

Leer Más
Wittgenstein, Neurath y los memes

Leer Más
Los filoetimólogos

Leer Más
Yang Zhu, el sabio escondido que llenó el mundo de palabras

Leer Más
Zenón de Elea y el cine

Leer Más
La curiosidad contra la certeza dogmática

Leer Más
Leibniz y el sonido

Leer Más
Por qué un caballo blanco no es un caballo

Leer Más
Relativismo cultural y malos tratos

Leer Más
El contagio por los adversarios

Leer Más
Charlotte Perkins Gilman

Leer Más
Solipsismo cotidiano

Leer Más
La autonomía de los personajes y Nozick

Leer Más
Nozick y la justificación del mal

Leer Más
David de Dinant y los noumenos

Leer Más
La presencia en mentes ajenas

Leer Más
Demócrito, filósofo y detective

Leer Más
La ética de la estética

Leer Más
Filósofos – De Aristóteles a Zenón

Leer Más
Más sobre ética y metafísica

Leer Más
Consejos para banquetes y reuniones

Leer Más
El mundo de Oz

Leer Más
Semblanza de Enrique José Varona

Leer Más
Aristóteles en Toledo y la nariz de Freud

Leer Más
Kungzi según Gore Vidal

Leer Más
Una regla de discusión de Juliano

Leer Más
Los buenos aforismos

Leer Más


El aumento de la nada

Leer Más
Penúltima aproximación al karma

Leer Más
La acumulación kármica

Leer Más
Libros perdidos

Leer Más
El Tarot: la estrella

Leer Más
La identidad y el chiste de Epicarmo

Leer Más
Nicolás de Cusa y el innatismo

Leer Más
Sentido y referencia en Gottlob Frege

Leer Más
Sobre la página noALT

Leer Más
Cosas que he aprendido del budismo

Leer Más
Anime classics 1 (1924-1928)

Leer Más
NEXOS 20031209

Leer Más
Epitafios

Leer Más
Percepciones no percibidas

Leer Más
¿Se copia más o menos que antes?

Leer Más
Razón y emoción

Leer Más
Nazis en la Citadela

Leer Más
Ficción especulativa costumbrista

Leer Más
Duplicados cuánticos

Leer Más
Nada nuevo bajo el sol

Leer Más
El tarot: la luna

Leer Más
La nada es nada

Leer Más
La crítica de Hume a la noción de causa, y la cuántica

Leer Más
El principio de causalidad ontológico frente al psicológico

Leer Más
La cortina y los prejuicios

Leer Más
Vixit

Leer Más
Will Eisner

Leer Más
Hay alternativa a las alternativas

La página noALT


Leer Más
El talante

Leer Más
Liberales y marxistas

Leer Más