EL JUEGO DE LA AMBIGÜEDAD, de Noam Chomsky y Steven Pinker

Steven Pinker

Es un juego que aparece mucho en los libros de lingüística, aunque no se plantea como un juego con el que entretenerse en las horas muertas del invierno. Se trata más bien de un juego académico.

Steven Pinker, que estudió con Noam Chomsky, se refiere en su libro Cómo funciona la mente a frases como:

“Hildegard quiere casarse con un culturista”

¿Qué debemos entender? ¿Que Hildegard quiere casarse con un culturista en particular o es que frecuenta los gimnasios buscando uno?

Otro ejemplo tomado de una noticia, tal vez imaginaria, pero verosímil:

 “Cada 45 segundos un hombre sufre un golpe en la cabeza en España”

¡Pobre tipo!, pensamos.

El juego, como se ve, consiste en escribir frases ambiguas con componentes equívocos e indefinidos, frases en las que algo no queda del todo claro, frases que resultan inevitablemente ambiguas.

Cuando decimos “un hombre”, podemos referirnos a un hombre en concreto, como nuestro amigo Márcos Méndez Filesi, a un hombre al que nosotros no conocemos, o a todos los hombres que reciben un golpe en la cabeza en España.

La pregunta es: ¿cómo podemos medir o calcular la ambigüedad de una frase?

Se podría decir que la ambigüedad de una frase se mide por el número de posibles interpretaciones a que puede dar lugar. Cuantas más interpretaciones, más ambigüedad. Si tenemos la frase:

“Un hombre besa a una mujer cada cinco segundos

Podríamos entender:

a) Un hombre (concreto) besa a una mujer (concreta) cada cinco segundos.
 b) Un hombre (cualquier hombre) besa a una mujer (concreta) cada cinco segundos
 c) Un hombre (concreto) besa a una mujer (cualquier mujer) cada cinco segundos
 d) Un hombre (cualquier hombre) besa a una mujer (cualquier mujer) cada cinco segundos

Aquí tenemos cuatro interpretaciones posibles. Todas ellas se basan en la diferencia entre los entes particulares y los entes generales.

En este juego se puede manejar la ambigüedad entre: uno, varios, algunos, todos, cualquiera, ninguno… Como en la estupenda frase de Lincoln que también cita Pinker (y que, creo, aparece en El nacimiento de una nación, de Griffith, pero que LIncoln, según creo también, nunca llegó a pronunciar):

 “Se puede engañar a todo el mundo durante un tiempo; se puede incluso engañar a algunas personas siempre, pero no se puede engañar a todo el mundo siempre”.

 No es que esta frase sea ambigua, al menos en español, pero juega de maravilla con las cantidades de personas y los tiempos.

Noam Chomsky

Ahora bien, quizá en este juego no debemos limitarnos a la cantidad y se puedan buscar frases absolutamente ambiguas, en las que no sepamos quien (uno, varios o todos) hizo qué, cuándo lo hizo, etcétera. Como en el clásico de los libros de lingüística de Noam Chomsky:

“Ayer vi a Juan mientras corría”

¿Quién corría, Juan o yo?

El juego comienza. Quien quiera participar puede enviar sus frases ambiguas en un comentario al final de esta página.

Un desafío interesante sería encontrar una frase con cinco interpretaciones posibles. Todas las interpretaciones tiene que ser razonables, por supuesto. Mientras más corta sea la frase, más mérito tiene, como en el ejemplo citado más arriba de cuatro interpretaciones posibles (“Un hombre besa a una mujer cada cinco segundos).

En consecuencia la frase ideal sería aquella con una estructura mínima, como:

” X  (se relaciona de la manera M) con Y”


[Publicado por primera vez el 6 de marzo de 2004 en Cibernia/Memex.
Revisado en 2017
]

cibernia

JUEGOS CON EL LENGUAJE

 

El juego de Goethe

Leer Más
Nexos

Leer Más
La Doble Etimología, de Fritz Mauthner

Leer Más
EL JUEGO DE LA AMBIGÜEDAD INTERNA, de Daniel Tubau

Leer Más
NEXOS 20031209

Leer Más
Los SWIFTIES de Stephen King CIBERNIA, JUEGOS CON PALABRAS

Leer Más
EL JUEGO DE LA AMBIGÜEDAD, de Noam Chomsky y Steven Pinker

Leer Más

 

Originally posted 2012-09-05 18:12:09.

Innato no significa ni bueno ni recomendable

A veces se da por sentado que lo innato es sinónimo no ya solo de natural y auténtico, sino de recomendable e inevitable. Pero el hecho de que algo sea innato no implica que sea obligatorio o recomendable.

La cultura y la educación pueden ir más allá de lo innato, afortunadamente. Aunque, por ejemplo, puedan existir ciertas diferencias femeninas desde el punto de vista biológico (las mujeres tienen menos fuerza física, solo ellas se quedan embarazadas, etc), esas posibles o plausibles diferencias biológicas no tienen por qué ser razón para justificar discriminaciones.

leonordeaquitaniaHay quien defiende que el matriarcado es innato, pero la supuesta etapa en la que existió un matriarcado todavía es dudosa y lo único que sí es seguro es que cuando ha habido más libertad para las mujeres ello se ha debido más a la cultura que a la biología: helenismo, Roma, la corte de Leonor de Aquitania, gran parte de la dinastía Tang o la época actual.

Eso no impide que la cultura también se pueda poner a favor de los instintos más básicos, de la violencia o del machismo innatos, como cuando en la dinastía Song, justo después de la libertad femenina de la época Tang,  cercenaron la libertad de las mujeres con un método salvaje: el atado de pies.

tabla_rasa El problema de la nueva moda del innatismo, que reavivó Steven Pinker con su libro La tabla rasa, no es que se descubran más y más cosas innatas: es que se considere que por ser innatas debemos aceptarlas y potenciarlas.

En definitiva, que algo sea innato no significa que no se pueda (y que casi siempre se deba) cambiar.

 El hecho de que homosexualismo y heterosexualismo sean o no innatos no hace que sean más o menos recomendables. Algunos, como Simon Le Vay, creen que reconocer el innatismo homosexual hará que no haya discriminación contra algo “inevitable y natural”; pero hace no tanto tiempo otros pensaron que, precisamente por ser inevitable y natural, mostraba un defecto genético por parte de quien poseía tales características, y que, siguiendo esa lógica, había que eliminar, curar o reprimir a esa persona. Por eso, es muy peligroso recurrir a lo innato para justificar lo aconsejable y lo desaconsejable o lo bueno y lo malo.

 *********

cuaderno-de-psicología-escher_bond

La memoria holográfica

Leer Más
La definición de inteligencia

Leer Más
Hardy, Casanova y el ideal

Leer Más
Coincidencias significativas

Leer Más
Las lecciones de la experiencia

Leer Más
Metáforas del cuenco

Leer Más
Controlar la mente es depresivo

Leer Más
La identidad y el mito de los orígenes

Leer Más
Refrán intuitivo

Leer Más
Innato no significa ni bueno ni recomendable

Leer Más
Inteligencia intuitiva, de Malcom Gladwell

Leer Más
La ceguera psicológica

Leer Más
La razón de la emoción

Leer Más
Curiosidad

Leer Más
Los crímenes del amor

Leer Más
Viaje a la esencia

Leer Más
La falsa modestia y la soberbia cierta

Leer Más
La obsesión por clasificar

Leer Más
Freud renace

Leer Más
CUADERNO DE PSICOLOGÍA Y NEUROCIENCIA

Leer Más
Percepciones no percibidas

Leer Más
Parientes cercanos

Leer Más
El diablo y la maledicencia

Leer Más
Vestir con ropajes ajenos

Leer Más
La inteligencia contra los test de inteligencia

Leer Más
Los personajes de Kundera

Leer Más
El asco como categoría moral

Leer Más
Maquiavelismo y narrativa

Leer Más
La persistencia de la sensación

Leer Más
El futuro en el presente: retroproyección futura

Leer Más