El mundo paranormal y Sherlock Holmes

Uno de los asuntos que más ha interesado a los holmesianos y que ha dado origen a interminables polémicas, es el de la relación entre Sherlock Holmes y el mundo paranormal. A partir de una interesante pregunta de Lola Larumbe, hablamos de este tema Carlos García Gual, Pedro Angosto y yo mismo en la librería Rafael Alberti.

Después de la transcripción del vídeo, he escrito unas notas acerca de  algunos aspectos  relacionados con la charla.


TRANSCRIPCIÓN DEL VÍDEO

Lola Larumbe: ¿Y Holmes nunca tiene, visiones procedentes de un sueño… premoniciones. Lo que se llama premoniciones?

Daniel Tubau: ¿Premoniciones? Yo diría que no. Diría…

Pedro Angosto: En la película de Garci, sí.

(Risas)

Daniel Tubau: Yo diría que no tiene premoniciones, ¿te refieres a algo que va  a pasar después…?

Carlos García Gual: No, no…

Daniel Tubau: Yo creo, que no, pero digo siempre “creo”, porque aunque he leído tres veces o más las 60 novelas y cuentos de Sherlock Holmes para escribir el libro, siempre después hay una aventura, en la que no te has fijado, que tiene una premonición… Pero me da la impresión de que nunca…

Pedro Angosto: El universo de Sherlock Holmes es absolutamente material, también porque tiene un sentido. Si intervienen fuerzas sobrenaturales, sus poderes de observación son nulos.

Daniel Tubau: Sí, eso es muy interesante. Hay un personaje, un detective que no hemos mencionado y que para mí es casi mi segundo favorito, que es el Padre Brown, de Chesterton. El padre Brown es un curita que va resolviendo casos. Chesterton era cristiano, es curioso porque se convirtió al catolicismo… De una manera muy extravagante. Él dice que estaba en Francia en una ocasión y entró en una iglesia católica y entonces escuchó a un cura francés y escuchó un sermón, que dice que era lo más absurdo que se podía nunca decir, que no tenía el más mínimo sentido… Y entonces se dijo: “Si esto ha sobrevivido dos mil años, ¡tiene que ser la verdad!”.

(Risas)

….Bernard Shaw decía: “Cuando Chesterton se subió en la barca del cristianismo, la barca empezó a hacer aguas”. Porque Chesterton medía dos metros y era inmenso… Y entonces, el Padre Brown, lo curioso es que, como tú dices de Conan Doyle, a pesar de ser católico y defender claramente la cosa espirtual, nunca hace que el padre Brown resuelva un caso con cosas paranormales, ni Dios, ni sueño, ni nada… Su método también es [racional]… Claro, perdería, como tú dices, la gracia. Si vale todo, entonces…

Pedro Angosto: Hay un debate entre los holmesianos, por así decirlo, sobre si en ese universo… porque ahora en el 90 por ciento de los pastiches que se escriben ahora de Holmes siempre intervienen los dioses de Lovecraft, o cualquier otra cosa… Pero con Sherlock Holmes en medio. Pero existe este debate de hasta qué punto el personaje se presta a eso y luego si el propio Sherlock Holmes era creyente o religioso. Yo creo que sí, que aunque es absolutamente científico en su comportamiento, hay varias ocasiones en las que deja libre al culpable, porque dice. “Ya se enfrentará [a un juez mayor]”.

Daniel Tubau: En efecto. En el cuento este que decíamos, el de la rosa, hace una especie de prueba de la existencia de Dios por vía negativa. Dice: “Todo este dolor y toda esta crueldad, si no existiese un Dios, ¿qué sentido tiene? No puede soportar todo el horror que existe en el mundo y que, si encima no existe Dios,pues apaga y vámonos. Es una prueba de Dios por la vía negativa, es leve, pero… Pero yo creo que si se recurre lo que decías de usar al personaje en unas aventuras [de carácter sobrenatural] ya pierde todo sentido. Si se empieza a recurrir al otro mundo y todo eso… Es como usar a un personaje que lleva una gorra como la de Holmes…

Lo paranormal

En alguna ocasión, como señalé en No tan elemental, Holmes deja claro que él no tiene nada que hacer si intervienen poderes situados más allá de lo razonable. Lo dice con cierta ironía, sin llegar a negar de manera explícita esa posibilidad, pero considerándola fuera por completo de su jurisdicción. De todos modos, en ninguno de sus casos (si la memoria no me traiciona) Holmes se rinde ante el mundo paranormal o admite que algo sea inexplicable para la lógica y la razón.

Uno de los momentos en los que se refiere de manera explícita a su incapacidad para prever el futuro es en El sabueso de los Baskerville, cuando dice:

“El pasado y el presente se hallan en mi campo de acción, pero lo que un hombre pueda hacer en el futuro es algo muy difícil de predecir”.

Cuando mostré una cierta duda acerca de si Sherlock Holmes tiene alguna premonición en alguna de sus aventuras, lo hice porque recordaba vagamente algún pasaje en el que el detective parece anticiparse a algo que va a suceder. Al editar ahora el vídeo, la sensación se intensificó, y además vino acompañada por la sensación de que, a pesar de tener esa premonición, Holmes no actuó cuando podía y, de este modo, evitar algo trágico que podía suceder. Creo que algo semejante sucede no en una, sino en varias aventuras, lo que deja en muy mal lugar a Holmes, puesto que parece no actuar para que no suceda algo malo que podría haber evitado.

El caso que me vino hace un instante a la mente fue el de Las cinco semillas de naranja, donde Holmes casi prevé la muerte de su cliente, o al menos el extremo peligro al que se enfrenta, y sin embargo no hace nada por impedirlo, pues lo manda de regreso a su casa, en vez de ponerle algún tipo de protección o decirle que es preferible que permanezca en Londres. El hombre, efectivamente, es asesinado.

Pero creo que hay algún caso más, que ahora buscaré con la ayuda de Leslie Klinger y Sabine Baring Gould, en el que Holmes demuestra de manera evidente que es muy bueno trabajando con el pasado y el presente pero no tanto previendo el futuro. Quizá algún lector holmesiano o sherlockiano pueda ayudarme en este asunto.

¿Sherlock sobrenatural?

En mi opinión, un buen pastiche sherlockiano, es decir una aventura protagonizada por Sherlock Holmes pero no escrita por Conan Doyle, debe respetar las características básicas del detective y de las aventuras. Cada uno es libre de convertir a Holmes en un personaje a su medida, pero a mí, desde mi gusto personal, si en una historia protagonizada por Holmes la explicación es paranormal o interviene el más allá o lo sobrenatural, no me interesa y casi considero que es una estafa.

Eso no quiere decir que no haya estupendas historias en las que se usa a Holmes como un mero monigote en medio de un mundo paranormal, pero eso será mérito del arte narrativo del autor, que nada aporta a la figura de Holmes ni al placer de leer una aventura que podamos atribuir a Sherlock Holmes. Como decía Pedro Angosto, si interviene lo paranormal, los poderes deductivos o analíticos de Sherlock Holmes se convierten en un adorno sin sentido (aunque, como él propio Pedro parece insinuar, parece que él no aplica este precepto).

Chesterton

Cuando Bernard Shaw hablaba de cómo la barca del catolicismo comenzó a hacer aguas al subirse a ella Chesterton, estaba usando el doble sentido, por supuesto: no era sólo por la tremenda envergadura física de Chesterton, sino también por su extravagante manera de defender la religión, y el catolicismo en particular. Como decía Borges, Chesterton siempre tiene una intención proselitista, pero que raramente tiene efecto y que, por fortuna, no anula su inagotable ingenio. Pero ni con todo su ingenio pudo Chesterton convertir en razonables algunos de los mayores absurdos del catolicismo. Cuando lo intenta, uno tiene la sensación de que Chesterton está desperdiciando sus grandes capacidades intelectuales, que debería entregar a mejores causas que justificar cualquier disparate moral e intelectual de la iglesia católica.

Holmes y la rosa

En cuanto al cuento de la rosa, me refiero a El tratado naval, donde un Holmes melancólico, con una rosa en la mano, reflexiona acerca de cómo a través de la existencia de las rosas se podría deducir la existencia de Dios. Lo cuento en No tan elemental y lo comentaré en otra entrada. Pero el relato en el que habla del sinsentido de un mundo sin Dios es La caja de cartón.



No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.


Wyoming-No-tan-elemental


Entradas holmesianas no tan elementales


Originally posted 2016-10-13 17:34:34.

Share

El extraño caso de Arthur Conan Doyle

La vida secreta de Sherlock Holmes /4

En los capítulos anteriores (1,2,3), hemos podido observar la curiosa insistencia en olvidarse de Arthur Conan Doyle cuando se habla de Shelock Holmes (algo a lo que son o somos aficionados todos los holmesianos).  Esa tendencia a ningunear al autor para favorecer a su criatura ha llamado la atención de expertos holmesianos como Marcello Truzzi: «Es sorprendente que haya sido Holmes, y no Conan Doyle, quien haya despertado tanto interés».

circa 1900: British writer Sir Arthur Conan Doyle (1859 - 1930), creator of Sherlock Holmes. Doyle studied medicine at Edinburgh University and practised as a physician during the 2nd Boer War. He started publishing short stories in 1879 while working as a doctor in Southsea. The Sherlock Holmes stories were serialised in 'The Strand' magazine and proved so popular that Doyle felt pressurized to revive the character after the detective had plunged to his death over a waterfall. (Photo by London Stereoscopic Company/Getty Images)

Arthur Conan Doyle en una imagen muy watsoniana, en concreto de la época preHolmes (Photo by London Stereoscopic Company/Getty Images)

Sin embargo, quizá no sea tan extraordinario que, al hablar de un personaje, nos olvidemos de su autor. Cuando nos referimos a Don Quijote, muchas veces lo hacemos sin ni siquiera aludir a Cervantes; cuando hablamos de Hamlet, Otelo, Romeo y Julieta o Shylock podemos hacerlo sin mencionar a Shakespeare.

Lo cierto es que podemos acercarnos a los personajes literarios de dos maneras muy diferentes: en algunos casos siempre tenemos presente al autor, mientras que en otros nos olvidamos enseguida de él. Es raro oír hablar de un personaje creado por Borges sin mencionar una y otra vez a Borges, o de las extrañas criaturas de Lovecraft sin tener presente en todo momento a Lovecraft, pero casi nadie se acuerda del nombre de la autora de Pippi Calzaslargas o del creador del Zorro, y muchos confunden a los autores de Pulgarcito con los de El soldadito de plomo o Blancanieves. En ciertos casos, un autor está presente en su obra o sus personajes, a la manera de Lovecraft y Borges, pero en otros está ausente, a la manera de Perrault o Andersen.

El gato con botas (de Perrault) por Gustave Doré

El gato con botas (de Perrault) por Gustave Doré

Para los lectores que no lo tengan claro: Pulgarcito es un cuento de los hermanos Grimm, El gato con botas, de Charles Perrault,  El soldadito de plomo de Hans Christian Andersen, aunque muchos de estos cuentos eran tradicionales, como El gato con botas, que ya fue contado por Basile en Cagliuso.

Continuará


[Esta entrada ha sido escrita a partir de fragmentos inéditos de No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes, que finalmente no incluí en el libro]


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
Amazon, La FugitivaRafael Alberti,Laie…)


carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.


Wyoming-No-tan-elemental


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti,Laie…)


La vida secreta de Sherlock Holmes

Sherlock contra Cyrano

LA VIDA SECRETA DE SHERLOCK HOLMES /1


Leer Más
Sherlock Holmes no está enterrado en Spoon River

La vida secreta de Sherlock Holmes /3


Leer Más
Auguste Dupin, según Conan Doyle y Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /5


Leer Más
La realidad de los detectives

La vida secreta de Sherlock Holmes /6


Leer Más
El autor no es el personaje

La vida secreta de Sherlock Holmes /7


Leer Más
Houdini y el otro mundo

La vida secreta de Sherlock Holmes /8


Leer Más
El truco más difícil de Houdini

La vida secreta de Sherlock Holmes /9


Leer Más
Sherlock Holmes mata a Moriarty y muere a manos de Conan Doyle

La vida secreta de Sherlock Holmes /11


Leer Más
Sherlock Holmes, de entre los muertos

La vida secreta de Sherlock Holmes /12


Leer Más
Arthur Conan Doyle visita el Más Allá

La vida secreta de Sherlock Holmes /13


Leer Más
Los manuscritos inéditos de Sherlock Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /14


Leer Más
Arthur Conan Doyle, impostor

|| La vida secreta de Sherlock Holmes /15


Leer Más
El hermano más listo que el hermano más listo de Sherlock Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /16


Leer Más
Los enigmas de Sherlock

|| La vida secreta de Sherlock Holmes /17


Leer Más
Respuestas sin preguntas

|| La vida secreta de Sherlock Holmes /18


Leer Más
El hombre que nunca vivió y que nunca morirá

La vida secreta de Sherlock Holmes /2


Leer Más
Arthur Conan Doyle contra Sherlock Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /10


Leer Más
El extraño caso de Arthur Conan Doyle

La vida secreta de Sherlock Holmes /4


Leer Más

Entradas holmesianas no tan elementales


 


SÓLO PARA TUS OJOS 
(Lectores de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes)

Prueba de atención selectiva con Sherlock Holmes

Leer Más
Prueba de desatención selectiva

Leer Más
La calavera fantasma de Sherlock Holmes

Leer Más
Huevos de Pascua en Sherlock

Leer Más
¿El canón holmesiano?

Leer Más
Protegido: Pistas para un enigma holmesiano
Más pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1

Leer Más
Protegido: Sherlock Holmes, Tarzán y Leopold Bloom

Pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1


Leer Más
Algunos enigmas de No tan elemental

Leer Más
¿Qué tiene en común Sherlock Holmes con Tarzán?

Leer Más


Además…

Sobre el libro No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes


Cómo descifrar códigos y lenguajes

(con Sherlock Holmes)]


International: Not So Elementary

 

Originally posted 2016-05-23 15:33:45.

Share

Arthur Conan Doyle contra Sherlock Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /10

Arthur Conan Doyle y un ectoplasma amigo suyo

No es posible continuar aquí el examen del fascinante episodio en la vida de Arthur Conan Doyle que lo enfrentó a su antiguo amigo Harry Houdini, pero lo anécdota contada en “El truco más difícil de Houdini” puede servir como ejemplo de los intereses y métodos tan diferentes de Conan Doyle no sólo con Houdini sino con su propia criatura, Sherlock Holmes. Ahora bien, Conan Doyle no sólo tenía una visión de la realidad diferente a la de su científico detective, sino que, como enseguida veremos, odiaba a Holmes hasta el punto de desear su muerte.

Arthur Conan Doyle presentó por primera vez en público a Sherlock Holmes en la novela Estudio en escarlata, publicada en 1887. Poco a poco se fueron añadiendo más novelas y cuentos hasta completar lo que se llama el «Canon Holmesiano», que se compone de cincuenta y seis cuentos y cuatro novelas [1]Algunos añaden al Canon holmesiano los cuentos escritos por el sobrino de Arthur, Adrian Conan Doyle, en colaboración con John Dickson Carr.. El éxito de Sherlock Holmes fue inmediato y constante en Gran Bretaña y en el resto del mundo, pero aquel gran triunfo se convirtió en una pequeña tragedia personal para su autor.

A Arthur Conan Doyle le gustaba considerarse un escritor de novela histórica y estaba especialmente orgulloso de obras como La compañía blanca. Sin embargo, fueron las novelas policíacas, que él consideraba literatura de segunda clase, las que llamaron la atención del público. A medida que Holmes se iba haciendo más famoso, su autor sentía más y más celos por una fama que creía merecer, y porque esa fama no era debida a sus novelas históricas.

El espiritista Arthur Conan Doyle encadenado a su materialista criatura Sherlock Holmes (caricatura de la revista de la época Punch)

La creciente animadversión del autor hacia su criatura se puede observar en las nuevas aventuras de Sherlock Holmes. Sin perder nunca la compostura y las buenas maneras, Conan Doyle fue añadiendo más y más defectos a su personaje: es derrotado por Irene Adler, es vanidoso e insensible, desprecia al fiel Watson… Finalmente, la novela El signo de los cuatro se inicia con la siguiente escena:

«Sherlock Holmes cogió la botella del ángulo de la repisa de la chimenea, y su jeringuilla hipodérmica de su pulcro estuche de tafilete. Insertó con sus dedos largos, blancos y nerviosos, la delicada aguja, y se remangó la manga izquierda de la camisa. Por un instante sus ojos se posaron pensativos en el musculoso antebrazo y en la muñeca, cubiertos ambos de puntitos y marcas de los innumerables pinchazos. Finalmente, hundió en la carne la punta afilada, presionó hacia abajo el delicado émbolo y se dejó caer hacia atrás, hundiéndose en el sillón forrado de terciopelo y exhalando un profundo suspiro de satisfacción».

Por si quedaban dudas acerca de lo que el autor opina de esta afición de su personaje, Watson añade enseguida:

«Durante muchos meses había presenciado esa operación tres veces al día; pero la costumbre no había llegado a conseguir que mi alma se adaptara. Por el contrario, cada día que pasaba me sentía más irritado ante ese espectáculo, y todas las noches sentía sublevarse mi conciencia al pensar que me había faltado valor para protestar».

 

Continuará


[Esta entrada ha sido escrita a partir de fragmentos de No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes, que finalmente no incluí en el libro]


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
Amazon, La FugitivaRafael Alberti,Laie…)


carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.


Wyoming-No-tan-elemental


La vida secreta de Sherlock Holmes

Sherlock contra Cyrano

LA VIDA SECRETA DE SHERLOCK HOLMES /1


Leer Más
Sherlock Holmes no está enterrado en Spoon River

La vida secreta de Sherlock Holmes /3


Leer Más
Auguste Dupin, según Conan Doyle y Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /5


Leer Más
La realidad de los detectives

La vida secreta de Sherlock Holmes /6


Leer Más
El autor no es el personaje

La vida secreta de Sherlock Holmes /7


Leer Más
Houdini y el otro mundo

La vida secreta de Sherlock Holmes /8


Leer Más
El truco más difícil de Houdini

La vida secreta de Sherlock Holmes /9


Leer Más
Sherlock Holmes mata a Moriarty y muere a manos de Conan Doyle

La vida secreta de Sherlock Holmes /11


Leer Más
Sherlock Holmes, de entre los muertos

La vida secreta de Sherlock Holmes /12


Leer Más
Arthur Conan Doyle visita el Más Allá

La vida secreta de Sherlock Holmes /13


Leer Más
Los manuscritos inéditos de Sherlock Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /14


Leer Más
Arthur Conan Doyle, impostor

|| La vida secreta de Sherlock Holmes /15


Leer Más
El hermano más listo que el hermano más listo de Sherlock Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /16


Leer Más
Los enigmas de Sherlock

|| La vida secreta de Sherlock Holmes /17


Leer Más
Respuestas sin preguntas

|| La vida secreta de Sherlock Holmes /18


Leer Más
El hombre que nunca vivió y que nunca morirá

La vida secreta de Sherlock Holmes /2


Leer Más
Arthur Conan Doyle contra Sherlock Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /10


Leer Más
El extraño caso de Arthur Conan Doyle

La vida secreta de Sherlock Holmes /4


Leer Más

Entradas holmesianas no tan elementales


Además…

Sobre el libro No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes


Cómo descifrar códigos y lenguajes

(con Sherlock Holmes)]


International: Not So Elementary

 


Originally posted 2016-10-13 17:34:34.

Share

Luis de Luis Otero demuestra que no es tan elemental

Luis de Luis Otero, alias Jabez Wilson en Círculo Holmes, me ha hecho una entrevista de esas que da verdadero placer contestar. La verdad es que siempre me tomo las entrevistas con interés, como una manera de conocer mis propios libros y como una oportunidad de charlar acerca de temas que me interesan (de no ser así, no habrá escrito esos libros, claro). Pero de vez en cuando llega un entrevistador como Luis de Luis, capaz de llegar más allá de las apariencias y de descubrir cosas que a veces uno pone en los libros pensando que casi nadie lo advertirá, o que incluso descubre cosas que uno mismo no era consciente de haber puesto. Se supone que estas son dos de las grandes características que debe tener el crítico literario, ya se llame Samuel Johnson, William Hazzlit, Susan Sontag, Umberto Eco, Jerome Perceval o Jan Kott.

 Las preguntas de Luis de Luis me sorprendieron por lo inesperado y lo preciso, pues no solo descubrió algunos de los Huevos de Pascua del libro (no me refiero a los puramente holmesianos, que son los más fáciles), sino que fueron un verdadero estímulo para la reflexión. Buñuel decía que la lectura de los libros y críticas de Bazin había hecho que entendiera mejor sus propias películas. Lo mismo puedo decir de esta entrevista de Luis de Luis, que puedes leer, por supuesto, en Círculo Holmes: “Hay algo que siempre cambia en Holmes y algo que siempre permanece”.

Espero haber estado a la altura en mis respuestas y haber aportado algo interesante. A mí, después de leer la entrevista, me apetece desarrollar algunos asuntos tratados, cosa que haré en el futuro.

Continuará…


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)

 


Entradas holmesianas no tan elementales



No tan elemental, de Daniel Tubau

Si ya estás leyendo No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes, haz clic en esta imagen.


Originally posted 2016-10-13 17:34:34.

Share

¿Qué tiene en común Sherlock Holmes con Tarzán?


No tan elemental, de Daniel Tubau

No tan elemental, de Daniel Tubau

 Si ya conoces la respuesta a la pregunta acerca del Canon de Holmes, queda ahora por responder la segunda pregunta que planteo en la página 303 de No tan elemental, que es un poco más difícil:

«¿Qué tiene en común Sherlock Holmes con personajes como el profesor Challenger, Philip Marlowe, Arsène Lupin, Phileas Fogg, Fu Manchú, Nero Wolfe, Tarzán, la Pimpinela Escarlata, Raffles o Moriarty? Sí, ya sé que es fácil encontrar una relación entre este y aquel personaje, pero ¿qué tienen en común todos ellos? Y no, no se trata de que todos sean personajes de ficción, porque a la lista anterior se puede añadir a personas reales como Billy el Niño o Cyrano de Bergerac. Es algo que une a todos ellos de manera muy estrecha, pero que no tiene que ver con la literatura en sí ni con los géneros literarios».


En este caso, la pregunta es más difícil de responder, pero el lector puede intentar descubrir la respuesta por sí mismo. Como nos ha mostrado el moderno Holmes de la serie de la BBC Sherlock, hoy en día cualquier investigador medio dispone de una fuente de información impresionante: la red. Eso sí, a veces también hay que saber buscar.

Si no lo consigue, puede encontrar la solución en esta página: Sherlock Holmes, Tarzán y Leopold Bloom

Ahora bien, para poder entrar en esa página, tendrá que poner a prueba lo aprendido en los capítulos dedicados a las aportaciones de Sherlock Holmes a la ciencia de la criptografía, porque  deberá escribir una clave.

¿Y cómo conseguir la clave?

Con esta pista:

AEG/4/AC

¡Suerte!

Basil Rathbone as Sherlock HolmesVaya, me temo que algunos lectores no han sido capaces de descubrir la contraseña secreta: aquí pueden encontrar una pista, casi definitiva: Pistas para un enigma holmesiano. En este caso, la página les pedirá una contraseña, que es, por supuesto: Sherlock.

Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)

 


Entradas holmesianas no tan elementales

SÓLO PARA TUS OJOS 
(Lectores de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes)


 


No tan elemental, de Daniel Tubau

No tan elemental, de Daniel Tubau

 

Originally posted 2016-10-13 17:34:34.

Share

Sherlock Holmes, experto en creatividad

sherlock-habitacion
Más de cien años después de su primera aventura, Sherlock Holmes nos sigue fascinando, como demuestra que la serie de la BBC Sherlock se haya vendido a más de 150 países. Pero resulta curioso que Holmes no sólo haya pasado a la historia de los detectives, sino que sea considerado precursor de ciencias como la semiótica, la criminología e incluso la química. En mi libro No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes, he propuesto que su nombre figure también entre los pioneros del estudio de la creatividad.

Hasta el siglo XX se pensaba que la creatividad era algo mágico, una misteriosa cualidad que solo algunas personas poseían, ya fuera debido al destino, a las musas o la genética. Los antiguos griegos llamaban tecné (técnica) a todas las artes, con excepción de la poesía, porque pensaban que los artistas debían crear sus obras siguiendo unas reglas, pero pasaron más de dos milenios hasta que Poincaré, Wallas o Koestler recuperaron la idea de tecné de los griegos y la aplicaron a la creatividad misma. Wallas propuso en El arte de pensar (1926) una tesis insólita: existe un proceso creativo y, además, ese proceso incluye a la musa de los poetas, es decir, la inspiración. En definitiva, Wallas, siguiendo las ideas del matemático Poincaré, propuso cuatro fases del proceso creativo:

  1. Preparación
  2. Incubación
  3. Iluminación
  4. Verificación

La iluminación es la tercera fase del proceso, no la primera, por lo que, como decía Picasso: “Es cierto que existe la inspiración, pero es mejor que te encuentre trabajando”, o, para ser más exactos: es porque has estado trabajando que llega a ti la inspiración.

Daniel Tubau- Nebrija

Daniel Tubau (fotografía de Zaida del Río Martín)

Pues bien, Sherlock Holmes sigue siempre un proceso creativo similar al de Wallas y los modernos expertos en creatividad.

En primer lugar, investiga: suele recibir la visita de un cliente, a quien interroga, extrayendo toda la información posible a la manera socrática de preguntas y respuestas. La investigación continúa en la escena del crimen, donde busca toda la información relevante: “¡Datos! ¡Necesito datos! –exclama- No puedo construir ladrillos sin arcilla”.

Cuando tiene todos los datos, Holmes se dedica a… descansar. En efecto, pasa las horas tocando el violín, paseando con Watson o fumando en su célebre pipa: “Este es un problema de tres pipas” o “de cinco pipas”, asegura, según la complejidad del problema.

Y cuando ya parece que Holmes se ha olvidado del problema, de repente es sacudido por una inspiración y advierte un detalle que le puede llevar a la solución. Esa es la inspiración que los poetas atribuían a las Musas, y que, como se ve, necesita de un largo proceso previo.

Finalmente, llega el momento de la verificación, cuando Holmes comprueba que todas las piezas encajan y descubre los errores y aciertos de su hipótesis.

Todas las fases, aunque algunos expertos añaden alguna más, son fundamentales para el proceso creativo. Los malos resultados suelen deberse a que se ha descuidado cualquiera de ellas. Por eso, como siempre digo a mis alumnos, para ser un buen escritor hace falta voluntad y trabajo, tanto en la fase de investigación como en la de revisión: ese es el verdadero camino hacia la inspiración creativa.

 


Artículo publicado originalmente en el Blog Actualidad Nebrija, de la Universidad Nebrija

En No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes, examino a fondo el proceso creativo en Holmes y sus coincidencias con las fases del proceso creativo establecidas por Graham Wallas, Poincaré, Koestler y los expertos actuales.


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


La relación entre teoría y observación… y Sherlock Holmes

Leer Más
El misterioso caso de Sherlock Holmes
SHERLOCK HOLMES

Leer Más
Algunas pistas acerca del autor

Leer Más
Piensa como Sherlock Holmes en 12 pasos

Leer Más
No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes

Leer Más
El mundo holmesiano en España

Leer Más
Los pastiches holmesianos

Leer Más
Los pastiches de Sherlock Holmes

Leer Más
Indagaciones lógicas de Sherlock Holmes

Leer Más
Cómo ser…

Una charla en TED


Leer Más
Tú puedes ser Sherlock Holmes

La Contra, con Víctor Amela


Leer Más
Sherlock Holmes en La Vanguardia

La Contra, con Víctor Amela /2


Leer Más
Sherlock Holmes en Bilbao

Radio Popular, con May Madrazo


Leer Más
Hamlet, detective

Leer Más
El alimento de los dioses

Daniel, detective bíblico


Leer Más
Susana y los viejos

Daniel, detective bíblico /2


Leer Más
Sherlock Holmes en las conferencias TED

Leer Más
Sherlock Holmes y las pisadas misteriosas

Leer Más
Una intuición muy entrenada

Leer Más
Holmes, el hombre que nos graduó la mente

Leer Más
Un libro holmesiano… para cualquier lector

Leer Más
Sherlock Holmes, el inconformista

Leer Más
Holmes, el violinista

Las otras profesiones de Sherlock Holmes


Leer Más
Demócrito, filósofo y detective

Leer Más
Las palabras y las cosas

|| Entrevista con Luis de Luis Otero /1


Leer Más
Sherlock Holmes, científico

Leer Más
La manera de pensar de Holmes

Leer Más
Sherlock Holmes, experto en creatividad

Leer Más
Luis de Luis Otero demuestra que no es tan elemental

Leer Más
El mundo paranormal y Sherlock Holmes

Leer Más


International

Alcuni indizi sull’autore

Leer Más
Non così elementare, come essere Sherlock Holmes

Leer Más
看看您的周围 您看到了什么? 您可能没有看到什么特别的: 琐事的小事… 与往常一样

Leer Más
Not so elementary: How to be Sherlock Holmes

Leer Más


Originally posted 2015-01-30 13:44:05.

Share

Toni Takitani

Tony TanitakiDirector: Jun Ichiwara
Intérpretes:
Issey Ogata, Rie Miyazawa,
Takahuni Shinohara,Hidetoshi Nishijima

 

Tony Takitani es un dibujante. Él mismo cuenta su vida, dominada por la soledad hasta que conoce a Eiko.

 

Contar más cosas del argumento daría una idea muy equivocada acerca de esta película, que ha sido calificada como minimalista. Como tampoco creo mucho en este tipo de definiciones, no me atrevería a decir si es o no es minimalista, porque casi siempre el minimalismo lo es por contraste con eso otro que se puede llamar barroquismo, abundancia,  redundancia o adorno. A mí, como me suele suceder, me gustan las dos cosas y también las intermedias, y creo que a menudo sus fronteras son difusas.

Últimamente algunas de mis ideas acerca del cine están cambiando. Espero que para bien. Casi siempre he pensado que una película ha de ser entretenida. Pero entretenido para mí no implica superficial, comercial, vulgar ni ninguna de esas cosas que a veces se asocian a lo entretenido. Por otra parte, comercial no implica tampoco necesariamente que algo sea malo: Shakespeare era muy comercial, Sófocles y Eurípides también, o al menos llenaban los teatros y se llevaban muchos de los premios . Chesterton decía que divertido no es lo contrario de serio, sino de aburrido. Estoy de acuerdo. No veo ninguna razón por la que uno tenga el deber de aburrirse al ver una película o al leer un libro.Ahora bien, eso del aburrimiento es muy subjetivo. Truffaut alababa a un crítico epatante que decía que una película ya era interesante por el mero hecho de ser mejicana. Yo pienso lo mismo del cine asiático, y probablemente también del africano (si es que he visto más de cinco películas africanas, más allá de las del norte de África).

Es casi imposible que una película asiática me aburra, a pesar de que son célebres por tener un ritmo más lento, cosa que quizá también habría que examinar, puesto que casi todas ellas las vemos subtituladas, y una película subtitulada siempre será más lenta que una doblada, debido al esfuerzo de atención que requiere al espectador, que tiene que atender a imagen y a sonido, y al mismo tiempo leer, y al mismo tiempo no distraerse o abandonarse a la experiencia narrativa, para que no se le escapen los subtítulos o las imágenes. En las películas subtituladas pero habladas en inglés, francés o italiano, la familiaridad del idioma seguramente favorece que nos parezcan menos indescifrables, menos distantes. Lo que se ignora a menudo parece aburrido.

Ahora bien, es posible que sea cierto que las películas asiáticas tengan un ritmo más lento, y también es posible que algunas duren más de lo que debieran. Esa es una sensación que tengo en casi todas las películas, sean de donde sean: les sobran al menos 20 minutos. Es casi imposible encontrar una película que no parezca alargada.

Un defecto típico de las obras de autores que están fuera de los circuitos más comerciales, por ejemplo las piezas cortas de teatro, es precisamente que todas las cosas se alargan. Ser breve a veces parece bastante difícil, como demuestro yo ahora mismo con toda esta digresión antes de volver a Tony Takitani.

Creo que la aversión a lo breve se debe a que lo breve se considera, como lo divertido o lo entretenido, poco serio. Si vamos al cine y la película dura una hora, o cincuenta minutos, parece como si no pudiese ser gran cosa.

Eso es un error, pues muchas de las mejores cosas son breves, como muchos de los ensayos de Montaigne, bastantes de los diálogos de Platón, casi todos los cuentos de Poe o de Bierce, algunos haikus japoneses brevísimos, o tantas canciones de tres minutos. Sin embargo, algunas personas adoran lo breve y sienten aversión a lo largo. Creo que también es un error. A mi me gustan muchas cosas breves y muchas cosas largas.

¿Y qué tiene que ver esto con Tony Takitani? Espero conseguir explicarlo y unir los hilos de esta disquisición.

Toni Takitani está basada en un relato de uno de los autores japoneses más famosos de la actualidad: Haruki Morakami. Tengo uno de sus libros La caza del carnero salvaje, pero todavía no lo he leído.

En la película, un narrador va contando el relato como quien lee un libro y apenas de vez en cuando hay diálogos. Tal vez esos diálogos coinciden con los del relato de Haruki Morakami. No lo sé. En la película las secuencias o escenas se suceden con un fundido a tonos grises desde el lado izquierdo de la pantalla, pero la sensación es como la de una tira que corre en horizontal.

Creo que la intención del director es imitar el paso de las páginas por un lector, aunque no es el típico paso de página de los vídeos convencionales, sino algo mucho más sutil. Es posible, pero no lo sé, que cada vez que el lado izquierdo de la pantalla funde a gris y se desplaza hacia la siguiente escena, eso coincida con un cambio de página o de capítulo en el libro de Murakami. Lo ignoro.

En principio la abundancia de voz en off no es recomendada por los expertos (“¡Resulta blando!”, brama el gurú Robert McKee en Adaptation), pero Tony Takitani resulta hermosísima y muy intensa, a pesar de que tiene muchísima voz en off.

Tal vez, es cierto, al final se hace un poco larga. Pero ya he dicho que eso es muy subjetivo, pues quienes vemos la película subtitulada no podemos hacer lo que nos propone el director: leer la película como si fuera una cinta horizontal que contiene las escenas y que se desplaza ante nuestros ojos. Nosotros, quienes no sabemos japonés, estamos obligados constantemente a romper ese hermoso deslizamiento y bajar a leer los subtítulos.

Pero, sea larga o no, para mí ha sido un placer ver Toni Takitani. Y sea larga o no cualquier otra película, sucede que el cine tiene un problema que no tiene la literatura. A eso quería llegar.

Las películas se ven de principio a fin, ya duren una hora o tres. Las novelas y los ensayos, no. Si un escritor tuviese la obligación de conseguir que su lector leyera la obra entera de principio a fin, entonces Proust nunca habría escrito En busca del tiempo perdido, ni Cervantes Don Quijote de la Mancha, ni tantas grandes obras de la literatura o el ensayo.

Eso limita mucho al cine, porque nadie en su sano juicio puede querer ver nueve horas seguidas de cine, como se podía hacer en la última jornada del Baff con una película filipina (aunque yo he estado en maratones de 24 horas y quizá he permanecido allí al menos 22 horas seguidas).

Naturalmente, existe la televisión, que permite fraccionar una historia y hacer series tan buenas como Retorno a Brideshead o Arriba y abajo, compuestas de horas y horas. Pero una película se tiene que ver de principio a fin. Eso parece razonable.

Pero quizá no lo sea.

En eso es en lo que estoy cambiando de opinión.

Ahora pienso que, del mismo modo que uno deja una novela al final de un capítulo, e incluso a veces en medio de un párrafo, para luego retomarla, quizá lo mismo se pueda hacer con el cine. Se me dirá: “Eso ya se hace ahora: basta con ver las películas en la tele y parar cuando uno quiere”.

Es cierto, pero también sucede que casi todas las películas vistas en la tele pierden muchísimo respecto al cine. He llegado a decir que ver una película por primera vez en televisión es como no haberla visto. Quizá también acabaré cambiando de opinión en esto.

Así que, si se pudiese hacer en el cine lo mismo que se hace con la televisión, la cosa resultaría interesante y quizá se abrirían nuevas posibilidades. Pero, claro, ¿cómo vamos a parar la proyección en un cine y reanudarla cuando nos apetezca? Porque la gracia del asunto está en hacerlo cuando nos da la gana.

Ahora bien, cada vez es más posible ver el cine en casa en pantallas más y más grandes, así que con el tiempo podremos ver las películas como en un cine, pero interrumpirlas cuando queramos. Espero que eso no haga que se pierda esa otra experiencia hermosa que es estar metido en una sala de cine con un montón de desconocidos.

Cuando eso sea posible (ya lo es, aunque todavía un poco caro), se podrán ver las películas como quien lee un libro. Algunas nos mantendrán en vilo y en vela de principio a fin. Otras las interrumpiremos para reanudarlas más tarde.

Todo esto tiene también relación con otro asunto que me interesa del previsible futuro del cine, pero lo contaré otro día y así no haré esto tan largo que tenga que ser interrumpido a la mitad.

Para volver a Tony Takitani, diré que me gustó mucho, no sólo por esta idea de ver una película como quien lee un cuento, sino por los extraordinarios actores, por la hermosa contención de sus gestos y por la manera sobria en que transcurre, a pesar de la tristeza que lo inunda todo.

 

************

Las paradojas del guionista

Alba Editorial
Casa del Libro
Ama­zon

 

[mayo 07, 2005]

****************

Para ver todas las entradas dedicadas al guión y al cine: Cine y guión. Todas las entradas

ENTRADAS DE CINE 

CUADERNO DE JAPÓN