Sherlock Holmes, de entre los muertos

La vida secreta de Sherlock Holmes /12

Cuando los lectores se enteraron de la muerte de Holmes al caer junto a Moriarty por las cataratas de Reichenbach, tal como se contaba en El problema final , se negaron a aceptarlo. En la revista Strand, en la que se publicaban las aventuras de Holmes, llegaron miles de cartas de protesta, que también recibió el propio Conan Doyle. Algunos le suplicaban que devolviese la vida a su personaje, otros le reprochaban haberlo matado y no pocos lo insultaban. Más de un indignado lector lo llamó asesino.


Aunque Conan Doyle intentó resistir hasta el último momento, ocho años después tuvo que ceder y resucitó al detective en El sabueso de los Baskerville, una aventura que, según contaba Watson, había tenido lugar antes de la muerte de Holmes. Es decir, que a pesar de publicarse una nueva aventura de Sherlock Holmes, el detective seguía a muerto.

Sin embargo, tiempo después, en el relato «La casa vacía», Sherlock Holmes reaparecía de manera sorprendente y explicaba a un asombrado Watson, tras tres años de ausencia,  que tras caer por las cataratas de Reichenbach, había logrado salvarse gracias a sus conocimientos de un arte oriental llamado baritsu.

Durante los siguientes años, Conan Doyle continuó escribiendo las historias de su detective a regañadientes, asignándole cada vez más defectos. Una actitud que le valió el reproche del más prestigioso de los holmesianos, W.S.Baring Gould:

«De todos es sabido el escaso afecto que profesaba Sir Arthur Conan Doyle a su criatura, un sentimiento bastante desagradecido si consideramos que Sherlock Holmes le proporcionó fama, dinero y le salvó de verse obligado a ejercer la oftalmología[1] W.S.Baring Gould en Sherlock Holmes de Baker Street».

El noble arte del baritsu. En No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes, cuento la curiosa historia del baritsu o bartitsu, que no es invención ni de Conan Doyle ni de Holmes

 

Continuará


[Esta entrada ha sido escrita a partir de fragmentos de No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes, que no incluí en la versión definitiva del libro]


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
Amazon, La FugitivaRafael Alberti,Laie…)


carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.


Wyoming-No-tan-elemental


La vida secreta de Sherlock Holmes

[pt_view id=”64488b37gm”]

Entradas holmesianas no tan elementales

[pt_view id=”64488b37gm”]


 


Además…

Sobre el libro No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes


Cómo descifrar códigos y lenguajes

(con Sherlock Holmes)]


International: Not So Elementary

 


Originally posted 2016-07-09 23:54:50.

Notas   [ + ]

1. W.S.Baring Gould en Sherlock Holmes de Baker Street

Shakespeare entre showrunners

Aristóteles dijo que el arte debía imitar a la vida, pero en el siglo XIX Oscar Wilde llegó a la conclusión contraria: “Es la vida la que imita al arte… y en concreto a William Shakespeare”.

nucky

Nucky Thompson en Boardwalk Empire (Terence Winten/Martin Scorssesse)

En opinión de Wilde, una opinión bastante plausible, toda la época romántica se debe a la imitación de una marioneta melancólica. La marioneta es Hamlet, por supuesto. Harold Bloom llevó la idea al extremo y tituló uno de sus ensayos Shakespeare o la invención de lo humano. La psicología moderna, es decir, todos nosotros, nos dicen Wilde y Bloom, somos una imitación de los personajes de Shakespeare, así que ya era hora de que también las series de televisión nos mostraran una buena galería de personajes shakesperianos: Al Swearengen en Deadwood, Tony Soprano en Los Soprano, Walter White en Breaking Bad, Frank Underwood en House of cards o Nucky Thompson en Boardwalk Empire.

Aunque no es imprescindible ser malvado para ser shakesperiano, todos los personajes que acabo de mencionar lo son, del mismo modo que lo son Macbeth, Shylock, Ricardo III e incluso Otelo y Hamlet. Son también personas temidas y respetadas en sus respectivos medios y a veces incluso ocupan la cúspide del poder, como Ricardo III, Macbeth, Frank Underwood, el presidente de los Estados Unidos, o Tony Soprano y Nucky Thompson, jefes de sus respectivas mafias. No tienen escrúpulos, están muy seguros de sí mismos, aunque tienen crisis que les llevan a ver puñales imaginarios, como Macbeth, o perseguir moscas de manera obsesiva, como Walter White; o desmayarse al ver una bandada de patos volando, como Tony Soprano. También son capaces de hacer cualquier cosa para conseguir sus objetivos, por supuesto, o de hablar con un cráneo, como Hamlet, aunque esté dentro de una caja, como hace Al Swearengen en Deadwood.

Por otra parte, en todas estas series, el personaje principal es el eje en torno al que gira todo, como explica David Simon, el creador de The Wire (que se confiesa griego en vez de shakesperiano):

“Los Soprano y Deadwood, dos series que por cierto admiro bastante, me recuerdan mucho a Macbeth, Ricardo III o Hamlet, en el sentido de que hacen un particular hincapié en la angustia y las maquinaciones de los personajes principales”.

Los paralelos entre los personajes de Shakespeare y los creados por los modernos showrunner o guionistas y creadores de las nuevas series de televisión son muchos, pero aquí quiero limitarme a una semejanza, la que existe entre Ricardo III y cualquiera de los personajes que he citado.

Tony Soprano en Los Soprano (David Chase)

Tony Soprano en Los Soprano (David Chase)

Cuando Ricardo, el contrahecho, el jorobado, “el enemigo de los espejos”, como él mismo se define, jura ante el cadáver de su hermano (al que él mismo ha asesinado) que se convertirá en rey de Inglaterra a pesar de que hay muchos antes que él en la línea de sucesión, el reto nos parece imposible. Sin embargo, escena tras escena, asistimos a su ascenso continuo, como lo hacemos al ver a Francis Underwood en la carrera hacia la presidencia o a Walter White, Tony Soprano y Al Swearengen en sus respectivos dominios criminales. Ese ascenso sólo puede sostenerse en el crimen, la brutalidad, el maquiavelismo permanente y el asesinato de todos sus rivales. Contemplamos cómo Ricardo se deshace de sus rivales uno tras otro, matando incluso a niños si es necesario. Finalmente alcanza el trono y proclama: “Caiga el telón y ruede la cabeza de Buckingham” y es entonces, como dice Harold Bloom, cuando, a causa de la simpatía que Shakespeare ha hecho que sintamos por Buckingham, despertamos de nuestro sueño criminal y nos damos cuenta de que hemos estado siguiendo la ascensión criminal de Ricardo con interés, incluso con agrado, deseando que lograra su objetivo. Ahora entendemos por fin que somos tan criminales como el propio Ricardo, al menos en espíritu: el telón cae también para nosotros. Del mismo modo, de tanto en tanto, también David Chase con Tony Soprano, David Milch con Al Swearengen o Vince Gilligan con Walter White nos muestran quiénes son esos personajes por los que hemos sentido tanta simpatía e incluso afinidad (omitiré las referencias exactas por aquello de no hacer spoilers). Es entonces, al menos por un momento, cuando despertamos de nuestro sueño empático y comprendemos que ese personaje por el que hemos sentido tanta empatía es un tipo repugnante, un asesino bestial, una muestra de lo peor que puede ser un ser humano.

deadwood

Al Swearengen en Deadwood

Walter White en Breaking Bad

Walter White en Breaking Bad

Y a pesar de ello, muchos espectadores, llevados por el poder de la ficción, no se dan cuenta o no quieren entender lo que les están mostrando. Vince Gilligan contaba que, a partir de la tercera temporada de Breaking Bad, él detestaba con toda su alma a Walter White y que incluso le costaba entender cómo había logrado que el público sintiera más simpatía hacia él que hacia su mujer, a la que algunos espectadores incluso llegaron a insultar en las redes sociales por interponerse en la carrera criminal de Walter White. Es el riesgo de imitar, y en ocasiones casi igualar, la grandeza y la complejidad de William Shakespeare.


WILLIAM SHAKESPEARE

[pt_view id=”b63abe0a76″]

Defensa de Shakespeare y ataque

[pt_view id=”7b32bf09xy”]

Originally posted 2016-03-09 18:57:05.

El análisis retrospectivo
[SHERLOCK HOLMES-AJEDREZ]

Raymond Smullyan es un lógico estadounidense que ha escrito varios libros acerca de veraces y mendaces, vampiros, damas, tigres y aventuras de Alicia que Lewis Carroll sin duda habría amado. También es uno de los mayores expertos en ajedrez retrospectivo, al que ha dedicado al menos dos de sus libros.

Uno de ellos tiene como escenario el mundo fabuloso de las mil y una noches y de Harun al-Rashid (Ajedrez y misteriosos caballos de Arabia) , mientras que el otro es algo parecido a un relato apócrifo de Sherlock Holmes.
El análisis retrospectivo propone problemas de ajedrez dirigidos hacia el pasado en vez de hacia el futuro: se plantea determinada posición sobre el tablero y se tiene que averiguar cómo se llegó a ella, si algún peón ha sido promocionado, si es posible el enroque para las piezas negras, de qué color es una determinada pieza dudosa, etcétera.
Son como pequeños casos al estilo de Sherlock Holmes, que ilustran el famoso principio del detective de Conan Doyle: “Cuando se ha eliminado lo imposible, lo que queda, aunque improbable, debe ser la verdad”.
Dice Smullyan que un amigo de la escuela le incitó a crear su primer problema de ajedrez retrospectivo en el año 1925. Más tarde supo que un pequeño grupo de ajedrecistas ya había desarrollado el asunto “en Inglaterra y Europa”. Quien quiera saber la historia del ajedrez retrospectivo, o al menos en relación con Raymond Smullyan, puede leerla en Juegos de ajedrez y los misteriosos caballeros de Arabia. Ahora lo mejor será ver uno de estos problemas:

Suponga que le dijera que en el siguiente tablero
ningún peón llegó jamás a la octava casilla. ¿Me creería?

Quizá el problema más interesante es el que cierra la primera parte del libro: “Un problema sin resolver”. Es un problema cuya solución, como dice Holmes, se encuentra en “algún lugar en el límite entre el ajedrez, la lógica, la filosofía, la lingüística, la semántica y la ley”.

En primer lugar, Holmes explica a Watson la evolución de la regla de coronación de peones. La vieja regla decía que un peón que alcanza la octava casilla se convierte en cualquier pieza, con excepción de un peón o un rey. Lo que no especificaba la regla era que el peón debía promocionarse con una pieza de su mismo color.

Holmes explica a Watson que la regla hubo de ser modificada cuando en un torneo un jugador ganó a otro cambiando un peón blanco por un caballo negro. Imaginemos, dice Holmes, un problema planteado según la vieja regla, es decir, cuando un peón corona puede pedir la pieza que quiera y del color que prefiera.

He aquí el tablero:


El peón blanco corona en A8 y pide torre negra.

La pregunta es: ¿puede enrocar el rey negro?

Antes de continuar, Holmes recuerda la regla del enroque. El enroque está permitido siempre y cuando:

(1) Ni el rey ni la torre hayan movido

(2) el rey no esté en jaque

(3) el rey no pase por ninguna casilla en jaque.

Las condiciones (2) y (3) se cumplen claramente. El problema está en la condición (1). Se nos informa entonces de que el rey no se ha movido de su casilla en toda la partida. Así que el único problema está en la torre negra que pidió el peón blanco al coronar.

“Me atrevería a decir -asegura Holmes- que la torre coronada todavía no tuvo tiempo de mover, de ahí que el negro pueda enrocar”.

Watson responde:

“Yo me atrevería a asegurar lo contrario. Diría que la torre negra de dama fue sacada del tablero cuando fue comida, y devuelta al tablero cuando se la repuso por medio de la coronación. Así que diría que la torre sí movió”.

Pero, pregunta Holmes, ¿es en realidad la misma torre?

La pregunta queda en el aire y así acaba la primera parte.

En la segunda parte, durante un viaje en barco, Holmes y su compañero se encuentran con el lógico Fergusson, discípulo de Frege y tal vez alter ego de Smullyan. Fergusson dice:

“El problema va más allá de lo que parece a simple vista. El verdadero problema, tal como yo lo veo, es cómo definir exactamente la noción de pieza”.

Watson admite que él identifica la pieza con un objeto físico tangible: “¿que más podría ser una pieza de ajedrez si no es un objeto físico?”

Fergusson explica que Watson es nominalista; por el contrario, él y Holmes son platónicos.

Es decir, para Fergusson y para Holmes la “pieza” no es un objeto físico:

“El objeto físico que se maneja es sólo un símbolo de la pieza. La pieza en sí es una entidad matemática idealizada”.

Enseguida Fergusson plantea un problema al nominalista Watson: “Supongamos que durante una partida alguien quitara un peón blanco de su casilla y lo reemplazara por otro peón blanco del juego de ajedrez. ¿Usted diría que el peón movió?”
Watson admite que su respuesta sería “no”, pero se defiende diciendo que la torre negra del anterior problema ya ha sido comida y ha estado fuera del tablero por algún tiempo, para luego ser colocada nuevamente por medio de la coronación: “En esas circunstancias, la torre sí movió”. Pero entonces, Fergusson dice que podemos imaginar que el peón blanco del problema coronó comiendo a la torre negra pero que ni siquiera tocó la torre: simplemente se retiró el peón blanco del tablero.
Tras esto, Watson, Holmes y Fergusson dedican su atención a otros problemas de ajedrez retrospectivo.

Sin embargo, Fergusson tiene mucha razón cuando dice que el problema trasciende las propias reglas del ajedrez e invade los terrenos de la lógica, la filosofía, la lingüística y la semántica, pues, respecto a la última situación propuesta (que el peón haya coronado comiendo a la torre negra y pidiendo torre negra, sin necesidad siquiera de tocar la torre negra), se podría decir que tal acción es como la estructura superficial de un oración.
Del mismo modo que la expresión “!No!” en un contexto determinado es la estructura superficial de una oración cuya estructura profunda puede ser “No cojas ese cazo con las manos desnudas, pues está caliente”; del mismo modo, se podría decir que la acción de retirar el peón, dando a entender que se ha comido la torre y se ha pedido la torre es la estructura superficial del acto implícito que consiste en mover el peón en diagonal, retirar la torre, colocar el peón en a8, retirarlo del tablero, volver a coger la torre negra y colocarla de nuevo en a8. Recurriendo, pues, a la estructura profunda, quizá sea lícito decir que la torre negra sí ha movido.
Dicho de otra manera, cuando Fergusson pone el ejemplo de alguien que quita un peón del tablero y coloca otro igual en su lugar, habría que tener en cuenta que esa acción no puede considerarse parte integrante de la partida, matiz que creo importante.
Es decir: si transcribimos la partida para conservarla en los anales y poder reproducirla en el futuro, nunca pondremos que uno de los jugadores cambió uno de sus peones por otro.
Ahí, quizá se está tendiendo una pequeña trampa a Watson, al insinuar que se ha tratado de un acto perteneciente a la partida, cuando en realidad no se distingue de quitar una mota de polvo del tablero o centrar una pieza correctamente en su casilla.
Ahora bien, respecto al asunto del peón que corona en torre (y siguiendo la antigua regla de la promoción), ¿cómo se contaría eso en una transcripción de la partida?. Recordemos que se trata de anotar las jugadas para que cualquiera pueda reproducir lo que fue la partida. Pues bien, el hecho de que se hubiera retirado, tocado o no tocado la torre sería indiferente. Simplemente se escribiría: PxT,Tn.
¿Qué sacamos de todo esto? La verdad es que poca cosa. Posiblemente que el que se halla en una posición más débil es el nominalista Watson. Sin embargo, no parece tan claro que la posición de Holmes y Fergusson sea platónica o realista más que conceptualista, por ejemplo.
Pero, sea como sea, confieso que el asunto fundamental no acaba de quedar claro. Es decir: ¿Puede enrocar el rey negro?, ¿Ha movido la torre negra?. Mi opinión es que no puede enrocar, que la torre negra ha sido movida. Y un argumento en favor de esta idea sería que cuando un peón promociona no está pidiendo una torre de las que participan o han participado en la partida, sino una torre que se halla en una reserva exterior de piezas promocionables. ¿Por qué?
Porque si no fuese así, un peón no podría pedir una tercera torre cuando ya hubiera dos en el tablero, y tampoco una segunda reina. Y las reglas del ajedrez dicen que sí puede hacerlo.

 


[Publicado en 1994]

[pt_view id=”1f7f362q5m”]

AJEDREZ || CIBERNIAcibernia

Estérhazy y Leko

Leer Más
Los dioses de Borges y el ajedrez
AJEDREZ-POESÍA

Leer Más
Aquiles y Áyax se la juegan en Troya
Homéricas /008

Leer Más
Un torneo poético de ajedrez

El doble duelo /0


Leer Más
Solitario por valiente

El doble duelo /1


Leer Más
Algunos secretos tras el primer movimiento

El doble duelo /1b


Leer Más
Apertura

||Moral y normas de conducta

||| El Duelo


Leer Más
Movimiento en el espejo

El doble duelo /2 [P4R]


Leer Más
Sobre “Movimiento en el espejo”

El doble duelo /2b […P4R]


Leer Más
Los ordenadores y el ajedrez

AJEDREZ


Leer Más
El análisis retrospectivo
[SHERLOCK HOLMES-AJEDREZ]

Leer Más

Originally posted 2012-04-12 22:52:30.

Ciencia y religión

En las fronteras de la ciencia /2

El fracaso de la frenología nos enseña varias cosas.

En primer lugar, que la ciencia y los científicos se equivocan a menudo.

La verdad es que todo el mundo se equivoca alguna vez: los científicos, los religiosos, los políticos, las madres y los padres, los hijos, los médicos y los carpinteros, los conductores y los psicólogos, los malabaristas y los economistas.

Ahora bien, la diferencia entre una creencia y una hipótesis científica, lo que hace superior a la ciencia sobre las otras maneras de explicar el mundo, es que el método científico supone el reconocimiento e incluso la búsqueda de los errores.

Lo que hace que el pensamiento científico sea sin duda la mayor conquista intelectual en la historia de la humanidad no son sus éxitos, indudables e indiscutibles, como volar por el aire, comunicarse al instante de un lado a otro del planeta, enviar naves a la Luna o Marte, prolongar la vida humana de treinta a cien años, producir en los países más desarrollados alimentos para millones de personas empleando a sólo un 2% de la población en la agricultura… No, la gran virtud del pensamiento científico no son todos sus éxitos, sino el que sea capaz de aceptar sus errores.

En esto se diferencia el pensamiento científico, racional y razonable, de la creencia y la fe, porque una religión revelada no reconoce el error, ya que parte de la afirmación de que sus libros sagrados y sus dogmas han sido dictados por Dios mismo, por un Dios perfecto que nunca se equivoca. Nunca me canso de citar aquello que dijo el físico Richard Feynman: “La ciencia es la manera que hemos inventado para dejar dce engañarnos a nosotros mismos”. Supongo que la inversa es también cierta: “La religión es la manera que hemos inventado para seguir engañándonos pase lo que pase”.

El problema para los seguidores de la religión es que hay ciertos errores en los textos revelados tan indefendibles hoy en día,  tantos dictámenes morales tan absolutamente inmorales, que los creyentes han acabado por modificar sus creencias. Pero, en vez de reconocer abiertamente su error, como debe hacer cualquier científico o incluso cualquier persona razonable, lo que hacen es asegurar que el problema no está en las palabras reveladas por dios o los dioses y recogidas en la Biblia, el Corán o los Vedas, sino en nuestra interpretación de esas palabras: “Hay que leerlas de manera metafórica”, “Dios habla a cada profeta en el lenguaje de su época”, etcétera.

Es lo que se llama una explicación ad hoc, es decir forzada por las circunstancias, para poner un parche o ir tapando goteras en un razonamiento lleno de agujeros.

Continuará

 

 

 


En las fronteras de la ciencia

[pt_view id=”e379553w5r”]

Cómo es el mundo

Velocidad y realidad

Cómo es el mundo /2


Leer Más
CÓMO ES EL MUNDO: una realidad cambiante

Leer Más
. Punto

Leer Más
¿Existe el movimiento? || Zenón de Elea

Cómo es el mundo /3 ||Enciclopedia de Filosofía de bolsillo Mosca y Caja


Leer Más
Percepción y hologramas

Leer Más

Aquí puedes ver casi todas las entradas relacionadas con la ciencia. Otras referencias científicas pueden estar en páginas dedicadas a la filosofía, el cine o cualquier otra cosa imaginable, por lo que, en tal caso, lo mejor es que uses el buscador lateral, con palabras relacionadas con el tema que te interese.

  CUADERNO DE CIENCIA

[pt_view id=”e379553w5r”]

Originally posted 2017-05-23 18:41:07.

La línea de sombra

He elegido este título, que he robado a Joseph Conrad, para agrupar una serie de textos que tienen una característica común. Mi intención es moverme cerca de esa línea que separa el bien del mal, la crueldad de la piedad, el amor del odio, la vida de la muerte, lo moral de lo inmoral, o de lo amoral.

Antes de decidirme por el título actual, pensé en otro: Viaje al corazón de las tinieblas, también casi conradiano, porque mi intención es emprender un viaje al lado más oscuro, siniestro, inquietante, de la mente humana.

Tras emociones tan intensas y en apariencia espontáneas como el amor o la ternura podemos descubrir tópicos e ideas aprendidas, prejuicios y convenciones absurdas. También que debemos mucho más de lo que nos gustaría admitir a la sociedad y el momento en los que nos ha tocado vivir.

Los primeros artículos de La línea de sombra se publicaron en una de las etapas de mi larga colaboración con la revista digital Divertinajes, creada por Eva Orúe, durante el año 2012. Aquí las recupero, reviso y modifico, a veces un poco, a veces mucho. Pero también he añadido textos que he publicado en otros lugares que tienen mucha relación con los asuntos que trato aquí.

 

[pt_view id=”b451072uys”]

Originally posted 2016-10-06 20:55:40.

Holmes, el hombre que nos graduó la mente

Wyoming-No-tan-elemental

En esta descripción de No tan elemental que hizo el Gran Wyoming me gusta especialmente esa definición de Sherlock Holmes como el hombre que nos graduó la mente para hacer visible lo invisible. Lo comenté en la presentación del libro con Juanjo de la Iglesia, en La Fugitiva.

https://www.youtube.com/watch?v=U7nmCsalNfY rel=0

TRANSCRIPCIÓN DEL VÍDEO

 

Daniel Tubau: ¿Alguna pregunta?, ¿Alguna duda?

Pregunta: ¿Con qué faceta de Sherlock Holmes te identificas tú más?

Daniel Tubau: Me quedaría con esta magia del personaje. Me parece recordar que mi madre me dio Un escándalo en Bohemia, no, Estudio en escalata y que lo leí a los catorce o quince años y empecé a hacer una libreta que se llamaba “Los métodos de Sherlock Holmes”. Curiosamente he recuperado la libreta y muchos de los encabezados de la libreta coinciden con capítulos del libro. Y ahí ya apuntaba esta curiosidad por descifrar las cosas y por ver signos donde otros no ven nada, y por distinguir las cosas. Me acuerdo de que en la adolescencia era capaz de distinguir, por ejemplo, aceites, mracas de aceite. Y mojando un pan era capaz de distinguir si era Koipe o Carbonell, de 0,5º… Los cafés también, los perfumes… Siempre que había un perfume lo olía y después decía “Oye, tú llevas tal perfume…”

Esta cosa de que hay un montón de signos y que los tienes ahí y los puede ver. Como dijo Wyoming en la frase promocional para el libro: “Holmes, el hombre que nos graduó la mente”. Holmes nos puso las gafas que nos permiten ver esas cosas. Pero, claro, tienes que graduarte la mente primero. 



No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.



[pt_view id=”64488b37gm”]

No tan elemental, de Daniel Tubau

Si ya estás leyendo No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes, haz clic en esta imagen.

Entradas holmesianas no tan elementales

[pt_view id=”64488b37gm”]


Sobre el libro

[pt_view id=”64488b37gm”]


SÓLO PARA TUS OJOS 
(Lectores de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes)

[pt_view id=”64488b37gm”]


Además…

La vida secreta de Sherlock Holmes


Cómo descifrar códigos y lenguajes

(con Sherlock Holmes)]


International: Not So Elementary

 

Originally posted 2016-10-23 20:24:39.

El mundo paranormal y Sherlock Holmes

Uno de los asuntos que más ha interesado a los holmesianos y que ha dado origen a interminables polémicas, es el de la relación entre Sherlock Holmes y el mundo paranormal. A partir de una interesante pregunta de Lola Larumbe, hablamos de este tema Carlos García Gual, Pedro Angosto y yo mismo en la librería Rafael Alberti.

Después de la transcripción del vídeo, he escrito unas notas acerca de  algunos aspectos  relacionados con la charla.


TRANSCRIPCIÓN DEL VÍDEO

Lola Larumbe: ¿Y Holmes nunca tiene, visiones procedentes de un sueño… premoniciones. Lo que se llama premoniciones?

Daniel Tubau: ¿Premoniciones? Yo diría que no. Diría…

Pedro Angosto: En la película de Garci, sí.

(Risas)

Daniel Tubau: Yo diría que no tiene premoniciones, ¿te refieres a algo que va  a pasar después…?

Carlos García Gual: No, no…

Daniel Tubau: Yo creo, que no, pero digo siempre “creo”, porque aunque he leído tres veces o más las 60 novelas y cuentos de Sherlock Holmes para escribir el libro, siempre después hay una aventura, en la que no te has fijado, que tiene una premonición… Pero me da la impresión de que nunca…

Pedro Angosto: El universo de Sherlock Holmes es absolutamente material, también porque tiene un sentido. Si intervienen fuerzas sobrenaturales, sus poderes de observación son nulos.

Daniel Tubau: Sí, eso es muy interesante. Hay un personaje, un detective que no hemos mencionado y que para mí es casi mi segundo favorito, que es el Padre Brown, de Chesterton. El padre Brown es un curita que va resolviendo casos. Chesterton era cristiano, es curioso porque se convirtió al catolicismo… De una manera muy extravagante. Él dice que estaba en Francia en una ocasión y entró en una iglesia católica y entonces escuchó a un cura francés y escuchó un sermón, que dice que era lo más absurdo que se podía nunca decir, que no tenía el más mínimo sentido… Y entonces se dijo: “Si esto ha sobrevivido dos mil años, ¡tiene que ser la verdad!”.

(Risas)

….Bernard Shaw decía: “Cuando Chesterton se subió en la barca del cristianismo, la barca empezó a hacer aguas”. Porque Chesterton medía dos metros y era inmenso… Y entonces, el Padre Brown, lo curioso es que, como tú dices de Conan Doyle, a pesar de ser católico y defender claramente la cosa espirtual, nunca hace que el padre Brown resuelva un caso con cosas paranormales, ni Dios, ni sueño, ni nada… Su método también es [racional]… Claro, perdería, como tú dices, la gracia. Si vale todo, entonces…

Pedro Angosto: Hay un debate entre los holmesianos, por así decirlo, sobre si en ese universo… porque ahora en el 90 por ciento de los pastiches que se escriben ahora de Holmes siempre intervienen los dioses de Lovecraft, o cualquier otra cosa… Pero con Sherlock Holmes en medio. Pero existe este debate de hasta qué punto el personaje se presta a eso y luego si el propio Sherlock Holmes era creyente o religioso. Yo creo que sí, que aunque es absolutamente científico en su comportamiento, hay varias ocasiones en las que deja libre al culpable, porque dice. “Ya se enfrentará [a un juez mayor]”.

Daniel Tubau: En efecto. En el cuento este que decíamos, el de la rosa, hace una especie de prueba de la existencia de Dios por vía negativa. Dice: “Todo este dolor y toda esta crueldad, si no existiese un Dios, ¿qué sentido tiene? No puede soportar todo el horror que existe en el mundo y que, si encima no existe Dios,pues apaga y vámonos. Es una prueba de Dios por la vía negativa, es leve, pero… Pero yo creo que si se recurre lo que decías de usar al personaje en unas aventuras [de carácter sobrenatural] ya pierde todo sentido. Si se empieza a recurrir al otro mundo y todo eso… Es como usar a un personaje que lleva una gorra como la de Holmes…

Lo paranormal

En alguna ocasión, como señalé en No tan elemental, Holmes deja claro que él no tiene nada que hacer si intervienen poderes situados más allá de lo razonable. Lo dice con cierta ironía, sin llegar a negar de manera explícita esa posibilidad, pero considerándola fuera por completo de su jurisdicción. De todos modos, en ninguno de sus casos (si la memoria no me traiciona) Holmes se rinde ante el mundo paranormal o admite que algo sea inexplicable para la lógica y la razón.

Uno de los momentos en los que se refiere de manera explícita a su incapacidad para prever el futuro es en El sabueso de los Baskerville, cuando dice:

“El pasado y el presente se hallan en mi campo de acción, pero lo que un hombre pueda hacer en el futuro es algo muy difícil de predecir”.

Cuando mostré una cierta duda acerca de si Sherlock Holmes tiene alguna premonición en alguna de sus aventuras, lo hice porque recordaba vagamente algún pasaje en el que el detective parece anticiparse a algo que va a suceder. Al editar ahora el vídeo, la sensación se intensificó, y además vino acompañada por la sensación de que, a pesar de tener esa premonición, Holmes no actuó cuando podía y, de este modo, evitar algo trágico que podía suceder. Creo que algo semejante sucede no en una, sino en varias aventuras, lo que deja en muy mal lugar a Holmes, puesto que parece no actuar para que no suceda algo malo que podría haber evitado.

El caso que me vino hace un instante a la mente fue el de Las cinco semillas de naranja, donde Holmes casi prevé la muerte de su cliente, o al menos el extremo peligro al que se enfrenta, y sin embargo no hace nada por impedirlo, pues lo manda de regreso a su casa, en vez de ponerle algún tipo de protección o decirle que es preferible que permanezca en Londres. El hombre, efectivamente, es asesinado.

Pero creo que hay algún caso más, que ahora buscaré con la ayuda de Leslie Klinger y Sabine Baring Gould, en el que Holmes demuestra de manera evidente que es muy bueno trabajando con el pasado y el presente pero no tanto previendo el futuro. Quizá algún lector holmesiano o sherlockiano pueda ayudarme en este asunto.

¿Sherlock sobrenatural?

En mi opinión, un buen pastiche sherlockiano, es decir una aventura protagonizada por Sherlock Holmes pero no escrita por Conan Doyle, debe respetar las características básicas del detective y de las aventuras. Cada uno es libre de convertir a Holmes en un personaje a su medida, pero a mí, desde mi gusto personal, si en una historia protagonizada por Holmes la explicación es paranormal o interviene el más allá o lo sobrenatural, no me interesa y casi considero que es una estafa.

Eso no quiere decir que no haya estupendas historias en las que se usa a Holmes como un mero monigote en medio de un mundo paranormal, pero eso será mérito del arte narrativo del autor, que nada aporta a la figura de Holmes ni al placer de leer una aventura que podamos atribuir a Sherlock Holmes. Como decía Pedro Angosto, si interviene lo paranormal, los poderes deductivos o analíticos de Sherlock Holmes se convierten en un adorno sin sentido (aunque, como él propio Pedro parece insinuar, parece que él no aplica este precepto).

Chesterton

Cuando Bernard Shaw hablaba de cómo la barca del catolicismo comenzó a hacer aguas al subirse a ella Chesterton, estaba usando el doble sentido, por supuesto: no era sólo por la tremenda envergadura física de Chesterton, sino también por su extravagante manera de defender la religión, y el catolicismo en particular. Como decía Borges, Chesterton siempre tiene una intención proselitista, pero que raramente tiene efecto y que, por fortuna, no anula su inagotable ingenio. Pero ni con todo su ingenio pudo Chesterton convertir en razonables algunos de los mayores absurdos del catolicismo. Cuando lo intenta, uno tiene la sensación de que Chesterton está desperdiciando sus grandes capacidades intelectuales, que debería entregar a mejores causas que justificar cualquier disparate moral e intelectual de la iglesia católica.

Holmes y la rosa

En cuanto al cuento de la rosa, me refiero a El tratado naval, donde un Holmes melancólico, con una rosa en la mano, reflexiona acerca de cómo a través de la existencia de las rosas se podría deducir la existencia de Dios. Lo cuento en No tan elemental y lo comentaré en otra entrada. Pero el relato en el que habla del sinsentido de un mundo sin Dios es La caja de cartón.



No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.


Wyoming-No-tan-elemental


Entradas holmesianas no tan elementales

[pt_view id=”64488b37gm”]


Originally posted 2016-10-13 17:34:34.

Algunas pistas acerca del autor

danieltubau

Daniel Tubau es escritor, como se deduce de la existencia de No tan elemental, pero esa es sólo una de sus profesiones. Otros títulos, como Las paradojas del guionista y El guión del siglo 21, señalan al mundo audiovisual y, en efecto, se sabe que ha sido guionista y director de programas y series, así como profesor de guión y literatura. Algunos testigos aseguran haberlo visto ejerciendo tales actividades no sólo en España, sino en Argentina, Francia, Cuba y República Dominicana. Pero, ¿cómo explicar que también haya publicado libros de ciencia ficción (Recuerdos de la era analógica) y de investigación histórica (La verdadera historia de las sociedades secretas)? ¿Y sus más de cien páginas web acerca de cualquier tema imaginable? Sin embargo, Tubau cuestiona en Nada es lo que es  la noción de identidad, así que quizá no estamos siguiendo las pistas correctas. Sin duda necesitamos leer No tan elemental para resolver este pequeño misterio.

ver también No tan elemental, querido Holmes


danieltubau

Algunos autores han señalado que resulta llamativo que alguien lea con tanta concentración un libro que está al revés. Otros sugieren que el libro está al derecho y  que es solo la cubierta de papel lo que está al revés.


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


 

Entradas holmesianas no tan elementales

[pt_view id=”64488b37gm”]

 


No tan elemental, de Daniel Tubau

Si ya estás leyendo No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes, haz clic en esta imagen.

 

 

Originally posted 2014-12-12 13:19:39.

Los enigmas de Sherlock

Uno d elos tomos del Sherlock Holmes anotado por Leslie Klinger, que quizá supera a Baring Gould en erudición pero no en encanto.

Uno de los tomos del Sherlock Holmes anotado por Leslie Klinger, que quizá supera a Baring Gould en erudición pero no en encanto.

El libro de Baring-Gould Sherlock Holmes de Baker Street es una lectura muy interesante para cualquiera que desee resolver los misterios que contienen las aventuras de Sherlock Holmes. No los misterios que resuelve Holmes, sino los tienen que ver con el propio detective.

Estos enigmas son incontables y de naturaleza muy diferente. Es por eso que se han escrito centenares de pastiches, libros de aventuras de Sherlock Holmes que no han sido escritos (o atribuidos) a Conan Doyle, a John Watson o al propio Holmes. En esos pastiches o apócrifos se intentan resolver algunos de esos misterios. Baring Gould, experto en Holmes, intentó resolver gran parte de esos enigmas en el libro mencionado, que es una biografía de Holmes. Aunque en gran parte desarrolla asuntos mencionados en las aventuras canónicas del detective, también inventa muchas cosas, porque Sherlock Holmes de Baker Street es al fin y al cabo también un pastiche. Eso ha hecho que muchos aficionados a Holmes se enfaden cuando alguien dice que Holmes hizo esto o aquello basándose en esa biografía imaginaria.

Más fiables para conocer a Holmes son varias investigaciones prodigiosas como la edición de las aventuras del detective atribuidas a Conan Doyle, cuidadosamente anotadas por el propio Baring Gould, o más recientemente los tomos anotados por  Leslie Klinger. Pero ¿cuáles son los enigmas que rodean a Holmes?

Richard Burton, se supone que con el disgraz con el que entró en la Kaaba

Richard Burton, se supone que con el disgraz con el que entró en la Kaaba

Domingo Badía, alias “Ali Bey”

En primer lugar están los enigmas que surgen cada vez que Watson o Holmes mencionan algún caso en el que han participado y que, sin embargo, no llegan a contar en detalle. Entre esos casos están los que Holmes resolvió antes de conocer a John Watson, o durante los años que fingió estar muerto, tras caer por las cataratas de Reichenbach.

Se sabe, porque lo contó Conan Doyle cuando resucitó a Holmes en La casa vacía, que Holmes adoptó la personalidad de un explorador noruego llamado Sigerson y que viajó al Tíbet, que entró en el recinto sagrado de la Kaaba de la Meca disfrazado de devoto musulmán, como antes que él había hecho el célebre aventurero Richard Burton, y antes que Burton el español Ibn Batuta. Durante esos años de silencio, cuando el mundo entero pensaba que había muerto, Holmes resolvió diversos casos en los que estaba implicada la organización que su archienemigo Moriarty había creado.

Algunos enigmas están relacionados con la vida de Holmes y Watson, con la verdadera relación que mantenían y con la extraña amistad de estos dos solteros que compartieron piso durante tantos años.

Uno de los asuntos más inquietantes, por supuesto, es por qué en las aventuras de Sherlock Holmes nunca se menciona, ni siquiera de pasada, a Jack el Destripador, contemporáneo del detective. Baring-Gould, en su biografía, asegura, sin embargo que Holmes y Jack se conocieron, mientras que Charles Fisher opina que Holmes se refiere a Jack cuando habla en “La aventura de los seis Napoleones” de un tal Horace Harker. Pero, como bien nos demostró el propio Holmes en “La aventura del caballo Silver Blaze” (lo cuento en No tan elemental), a veces el silencio es el más significativo de los signos, y esa ausencia de Jack el destripador no puede ser más ruidosa.

Continuará


[Esta entrada ha sido escrita a partir de fragmentos de una primera versión de No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes, que no incluí en la versión definitiva del libro]


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
Amazon, La FugitivaRafael Alberti,Laie…)


carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.


Wyoming-No-tan-elemental


La vida secreta de Sherlock Holmes 17

Sherlock contra Cyrano

LA VIDA SECRETA DE SHERLOCK HOLMES /1


Leer Más
Sherlock Holmes no está enterrado en Spoon River

La vida secreta de Sherlock Holmes /3


Leer Más
Auguste Dupin, según Conan Doyle y Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /5


Leer Más
La realidad de los detectives

La vida secreta de Sherlock Holmes /6


Leer Más
El autor no es el personaje

La vida secreta de Sherlock Holmes /7


Leer Más
El truco más difícil de Houdini

La vida secreta de Sherlock Holmes /9


Leer Más
Arthur Conan Doyle visita el Más Allá

La vida secreta de Sherlock Holmes /13


Leer Más
Los manuscritos inéditos de Sherlock Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /14


Leer Más
Arthur Conan Doyle, impostor

|| La vida secreta de Sherlock Holmes /15


Leer Más
El hermano más listo que el hermano más listo de Sherlock Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /16


Leer Más
Respuestas sin preguntas

|| La vida secreta de Sherlock Holmes /18


Leer Más
Arthur Conan Doyle contra Sherlock Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /10


Leer Más
El extraño caso de Arthur Conan Doyle

La vida secreta de Sherlock Holmes /4


Leer Más
Houdini y el otro mundo

La vida secreta de Sherlock Holmes /8


Leer Más
Sherlock Holmes mata a Moriarty y muere a manos de Conan Doyle

La vida secreta de Sherlock Holmes /11


Leer Más
El hombre que nunca vivió y que nunca morirá

La vida secreta de Sherlock Holmes /2


Leer Más
Los enigmas de Sherlock

Leer Más
Sherlock Holmes, de entre los muertos

La vida secreta de Sherlock Holmes /12


Leer Más

Originally posted 2016-09-23 12:03:49.

El mundo holmesiano en España

sherlockponcelaLos seguidores de Sherlock Holmes son llamados holmesianos en Gran Bretaña y Estados Unidos y sherlockianos en Francia y otros países. En España y América Latina las dos denominaciones son válidas. Entre los holmesianos y sherlockianos, hay al menos dos especies: la de los lectores agradecidos que disfrutan con las aventuras de Holmes y la de los expertos que practican el llamado Juego holmesiano o Gran Juego. El Gran Juego consiste en partir del supuesto de que Sherlock Holmes no es un ente de ficción, sino una persona real, que vivió a finales del siglo XIX y principios del XX. Esta curiosa historia la cuento en los capítulos finales de No tan elemental.

Quienes siguen el Gran Juego, suelen considerar que Arthur Conan Doyle es solamente el autor supuesto de las aventuras, que fueron escritas en realidad por el propio John Watson, excepto tres de ellas, dos de la propia pluma de Sherlock Holmes y otra quizá escrita, está sí, por Conan Doyle.

Las prestigiosas ediciones anotadas de los relatos y novelas de Sherlock Holmes, por William S.Baring Gould y Leslie Klinger aceptan la hipótesis del Gran Juego y, en consecuencia, examinan los textos como si fueran el testimonio de hechos históricos. Además, hay un mundo increíble de imitaciones y explicaciones del mundo holmesiano, lo que se ha llamado apócrifos y pastiches, pero eso se cuenta en No tan elemental y también será tema de futuras entradas.

Aquí ofrezco algunos enlaces a librerías y clubs holmesianos, entendidos tanto en el sentido de afición a las aventuras de Holmes,  a la novela detectivesca o la serie negra, como a quienes practican el Gran Juego: librerías donde puedes encontrar los libros de Holmes y acerca de Holmes, blogs y páginas web y clubs holmesianos. Comenzamos por España.

No están todos, sin duda, así que si sabes de alguno más o quieres aparecer en esta página, ponte en contacto conmigo en notanelemental@gmail.com o pon un comentario en esta entrada.


 

Negra y criminal
Términos como Novela Negra, Novela Policíaca y Novela de Intriga no son suficientes para describir todas las especialidades que gustan en la librería Negra y criminal.  Espías, crónica, crímenes reales, cine, una sección de introducción a lo “negrocriminal” para los más jóvenes… criminología, diccionarios y ensayos.


Sherlock-holmes

Sherlock-Holmes.es 
Una web que pretende ofrecer toda la información posible de manera fácil y directa sobre Sherlock Holmes. Además, el visitante puede colaborar haciendo preguntas, compartiendo documentos o fotos, o sugiriendo nuevas ideas.


 

Círculo Holmes
Es una asociación con más de 20 años de existencia, está dedicada al intercambio y la relación entre aficionados y coleccionistas de todo lo relacionado con Sherlock Holmes.

 


calibre 38

Calibre 38
Es una publicación dedicada al mundo de la novela policiaca y sus derivados, en cine, comic o cualquier otro medio, todos los géneros son tratados, Hard Boiled, Thriller, Misterio, Enigma, Pulp, etc.

 


sherlock Holmes

Sherlock Holmes Online
Es  una página sobre el genial detective: libros, cine y televisión y mucho enlaces.


Sherlock Holmes en Espanol


Sherlock Holmes en español

Aquí encontrarás la lista de las aventuras de Sherlock y muchos más datos muy útiles.


meerschaum pipe

Meerschaum Pipe, Inverness Cape, Deerstalker Hat y Stradivarius Violin
Novedades y curiosidades sobre Sherlock Holmes

 


el diario de la seora HundsonEl diario de Hudson, un blog sobre la serie Sherlock.

 

 


La página la pagina espaola de sherlock holmesespañola de Sherlock Holmes
Es una página dedicada plenamente a la figura del hombre más bueno e inteligente que hayamos conocido.

 


 

bar of gold

El bar de Gold
Pastiches y otras curiosidades en torno al mundo de Sherlock Holmes.


Foro Baker Street foro baker street

 

 


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


Entradas holmesianas no tan elementales

[pt_view id=”64488b37gm”]


Sobre el libro

[pt_view id=”64488b37gm”]


SÓLO PARA TUS OJOS 
(Lectores de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes)

[pt_view id=”64488b37gm”]


Además…

La vida secreta de Sherlock Holmes


Cómo descifrar códigos y lenguajes

(con Sherlock Holmes)]


International: Not So Elementary

 



No tan elemental, de Daniel Tubau

No tan elemental, de Daniel Tubau

Originally posted 2015-01-19 14:50:43.