Holmes, el violinista

Las otras profesiones de Sherlock Holmes

Es muy conocida la afición al violín de Sherlock Holmes, pero muchos aficionados a las aventuras del detective tienen la impresión de que Holmes lo tocaba horriblemente. También está muy generalizada la idea de que Watson tenía una pésima opinión de las dotes musicales de su amigo. Sin embargo, no es eso lo que nos dice el buen Watson, quien considera que la habilidad de su compañero de piso era notable, aunque excéntrica:

“Sabía yo perfectamente que él era capaz de ejecutar piezas de música, piezas difíciles, porque había tocado, a petición mía, algunos de los lieder de Mendelssohn y otras obras de mucha categoría”. [1]

Jeremy Brett demostrando la habilidad de Holmes con el violín

La razón por la que tantas personas piensan que Holmes no era un buen violinista se debe a otros pasajes de las aventuras, donde Watson describe uno de los hábitos de su amigo:

“Era raro que, abandonado a su propia iniciativa, ejecutase verdadera música o tratase de tocar alguna melodía conocida. Recostado durante una velada entera en un sillón, solía cerrar los ojos y pasaba descuidadamente el arco por las cuerdas del violín, que mantenía cruzado sobre su rodilla. A veces las cuerdas vibraban sonoras y melancólicas. En ocasiones sonaban fantásticas y agradables. Era evidente que reflejaban los pensamientos de que se hallaba poseído.” [2]

Es obvio que esa manera de tocar el violín puede poner nervioso a cualquiera, así que, tras “aquellos solos irritantes”, el detective terminaba ejecutando para su compañero de piso “toda una serie de mis piezas favoritas, a modo de ligera compensación por haber puesto a prueba mi paciencia”.[3]

Por otra parte, en una de las aventuras de Holmes, “Los planos del Bruce-Partington”, Watson dice que en cuanto solucionó el caso (una de sus mayores contribuciones a la seguridad del Imperio Británico), el detective “regresó con fuerzas renovadas a su tratado sobre los motetes polifónicos de Lassus, que desde entonces ha sido impreso en edición privada, y dicen los expertos que es la última palabra sobre el tema” [4].

Uno de los complejos motetes de Orlando de Lasso, “Temor y temblor”, la expresión de Pablo de Tarso que es también el origen de un ensayo extraordinario de Kierkegaard: «Así pues, queridos míos, de la misma manera que habéis obedecido siempre, no sólo cuando estaba presente sino mucho más ahora que estoy ausente, trabajad con temor y temblor por vuestra salvación, pues Dios es quien obra en vosotros el querer y el obrar, como bien le parece”.

 

La música parece una de las pocas cosas que consigue relajar a Sherlock Holmes cuando no tiene un misterio que resolver a la vista, no solo rasgando las cuerdas del violín o interpretando alguna pieza para Holmes, sino también asistiendo a conciertos:

“Sarasate toca en St.James esta tarde. ¿Qué le parece, Watson? Podrían sus pacientes esperar durante unas pocas horas”. [5]

Pablo Sarasate

Una malagueña de Sarasate, aunque no interpretada por él, sino por Gil Shaham

Después, Watson describe el placer que Holmes obtuvo en ese concierto y asegura que Holmes también era un buen compositor:

“Mi amigo era un entusiasta de la música, no sólo un intérprete muy dotado, sino también un compositor de méritos fuera de lo común. Se pasó toda la velada sentado en su butaca, sumido en la más absoluta felicidad, marcando suavemente el ritmo de la música con sus largos y afilados dedos, con una sonrisa apacible y unos ojos lánguidos y soñadores que se parecían muy poco a los de Holmes el sabueso, Holmes el implacable, Holmes el astuto e infalible azote de criminales.” [6]

Sería demasiado extenso reseñar aquí la intensa afición de Holmes a la música, así que animo a los lectores a que acudan a las aventuras del detective, porque  seguro que pronto encuentran muchos más ejemplos.

Ilustración de Samuel Velasco para No tan elemental: cómo ser Sherlock Homes

Esta entrada es un pasaje que escribí para No tan elemental.Cómo ser Sherlock Holmes, que finalmente quedó fuera del libro. En las páginas de No tan elemental podrás encontrar muchas otras profesiones de Holmes y conocer las razones de su éxito como detective.

 


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
Amazon, La FugitivaRafael Alberti,Laie…)


carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.


Wyoming-No-tan-elemental


  Para saber más acerca del libro: No tan elemental, querido Holmes
Para saber más acerca de Daniel Tubau: Algunas pistas acerca del autor


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


Entradas holmesianas no tan elementales

La relación entre teoría y observación… [y Sherlock Holmes]

Leer Más
Sherlock Holmes, científico

Leer Más
Piensa como Sherlock Holmes en 12 pasos

Leer Más
Deducción, inducción… abducción
en “Las mañanas” de RNE

Leer Más
Sherlock Holmes, experto en creatividad

Leer Más
No tan elemental en “La aventura del saber”

Leer Más
Sherlock Holmes: más que un lector de signos

Leer Más
Sherlock Holmes y la intuición

Leer Más
Sherlock Holmes entre políticos, editores y guionistas

Leer Más
Los pastiches de Sherlock Holmes

Leer Más
Indagaciones lógicas de Sherlock Holmes

Leer Más
Cómo ser…

Una charla en TED


Leer Más
Tú puedes ser Sherlock Holmes

La Contra, con Víctor Amela


Leer Más
Sherlock Holmes en La Vanguardia

La Contra, con Víctor Amela /2


Leer Más
Sherlock Holmes en Bilbao

Radio Popular, con May Madrazo


Leer Más
Hamlet, detective

Leer Más
El alimento de los dioses

Daniel, detective bíblico


Leer Más
Susana y los viejos

Daniel, detective bíblico /2


Leer Más
Sherlock Holmes en las conferencias TED

Leer Más
Sherlock Holmes y las pisadas misteriosas

Leer Más
Una intuición muy entrenada

Leer Más
El mundo paranormal y Sherlock Holmes

Leer Más
La manera de pensar de Holmes

Leer Más
Holmes, el hombre que nos graduó la mente

Leer Más
Un libro holmesiano… para cualquier lector

Leer Más
Sherlock Holmes, el inconformista

Leer Más
Holmes, el violinista

Las otras profesiones de Sherlock Holmes


Leer Más


Sobre el libro

Algunas pistas acerca del autor

Leer Más
No tan elemental en Calibre 38

Leer Más
No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes

Leer Más
No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes

Leer Más
No tan elemental, querido Holmes

Leer Más
El mundo holmesiano en España

Leer Más
Sherlock Holmes y Proust se encuentran…

Leer Más
No tan elemental, por Guzmán Urrero (The Cult)

Leer Más
No tan elemental, con Carlos García Gual

Leer Más
El origen de No tan elemental

Leer Más
Presentación de No tan elemental en Barcelona

Leer Más
El sueño dogmático de Kant

Fe de erratas (p37)


Leer Más
Luis de Luis Otero demuestra que no es tan elemental

Leer Más


SÓLO PARA TUS OJOS 
(Lectores de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes)

Prueba de atención selectiva con Sherlock Holmes

Leer Más
Prueba de desatención selectiva

Leer Más
La calavera fantasma de Sherlock Holmes

Leer Más
Huevos de Pascua en Sherlock

Leer Más
¿El canón holmesiano?

Leer Más
Protegido: Pistas para un enigma holmesiano
Más pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1

Leer Más
Protegido: Sherlock Holmes, Tarzán y Leopold Bloom
Pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1

Leer Más
Algunos enigmas de No tan elemental

Leer Más
¿Qué tiene en común Sherlock Holmes con Tarzán?

Leer Más


Además…

La vida secreta de Sherlock Holmes


Cómo descifrar códigos y lenguajes

(con Sherlock Holmes)]


International: Not So Elementary

 


 

Share
  1. [1]Arthur Conan Doyle, Estudio en escarlata 
  2. [2]Arthur Conan Doyle, Estudio en escarlata 
  3. [3]Arthur Conan Doyle, Estudio en escarlata 
  4. [4]Arthur Conan Doyle, “Los planos del Bruce-Partington”, en Su último saludo en el escenario
  5. [5]Arthur Conan Doyle, “La liga de los pelirrojos”, en Las aventuras de Sherlock Holmes.
  6. [6]Arthur Conan Doyle, “La liga de los pelirrojos”, en Las aventuras de Sherlock Holmes.

Astucias homeopáticas

En las fronteras de la ciencia /3

Con la mayoría de las nuevas creencias paracientíficas, especialmente las que pretenden dotarse de un barniz de respetabilidad científica, sucede lo mismo que con las religiones reveladas: sus hipótesis originales se reinterpretan una y otra vez hasta hacerlas tan difusas que no se sabe ya qué es lo que afirman y que es lo que niegan; o bien se confunde y mezcla la teoría con un montón de cosas diversas, como hace la homeopatía al unir a su tesis inicial otros métodos más o menos efectivos, como la ayuda psicológica, la terapia oral, el uso de masajes y productos tradicionales (desde infusiones a todo tipo de alimentos), o incluso recomendaciones tales como descansar, relajarse, caminar, respirar aire puro o cualquier otra cosa que el sentido común y la observación nos indica que puede contribuir al bienestar general.

Ilustración de Gillray que recuerda el descubrimiento de John Haygarth, quien describió ya en el siglo XVIII el efecto placebo, al probar que un tratamiento absurdo inventado alcanzaba la misma eficacia que el popular medicamento Perkins Tractors.

La última gran aportación ad hoc es la incorporación de los resultados positivos simplemente atribuibles al efecto placebo, es decir, el porcentaje de eficacia mínimo que tiene cualquier medicina, sea efectiva o no, debido a factores psicológicos más o menos elementales, al simple paso del tiempo y la autodefensa del cuerpo o a la llamada remisión espontánea de la enfermedad, un mecanismo todavía bajo estudio. Este efecto placebo se produce en un cierto porcentaje de pacientes (muy pequeño) se tomen o no mdicinas, homeopáticas o no. Lo curioso es que incluso se produce cuando el paciente sabe que está tomando un placebo. Así que, como se ve, la llamada medicina oficial va mucho más lejos que la homeopatía ya dmite sin despeinarse, pero tras rigurosas explicaciones, que una enfermedad se puede curar no mediante una dosis idetectable de producto activo (como la homeopatía), sino sin la más mínima dosis. Eso debería hacer reflexionar a quienes aluden a escabrosas conspiraciones y dicen que la ciencia se niega a admitir la homeopatía porque eso haría que no se consumieran medicinas en tan grades cantidades: hace años que la ciencia ha admitido el efecto de no tomar ninguna medicina. Y además, el efecto placebo es gratis, al contrario de la carísima homeopatía.

Sumergida entre todas esas explicaciones ad hoc y esos añadidos, la teoría homeopática como tal se diluye y, en consecuencia, se hace irrefutable, no porque sea cierta, sino porque acaba diciendo todo y no diciendo nada. Cuando alguien asegura que se ha curado un dolor de espalda gracias a un medicamento homeopático y después te enseña una pomada hecha con guindilla, cuyo efecto es un picor claramente perceptible en la piel (yo la he usado), es evidente que no se trata de una medicina homeopática, pues el paradigma homeopático consiste en la dilución del principio activo en una proporción que lo hace indetectable, y es obvio que esas guindillas siguen siendo extraordinariamente perceptibles. En definitiva, la homeopatía se atribuye los éxitos del efecto placebo, de la remisión espontánea de la enfermedad y de cualquier planta o medicamento que en ningún caso sigue el principio homeopático como tal. Es como si yo adquiriese medicinas fabricadas por los mejores laboratorios del mundo y las guardase en una caja que llamase “tubaupatia” y después cada vez que alguien se curase con una de las medicinas de mi caja lo atribuyese a la “tubaupatia”, puesto que el medicamento salió de mi caja.

Continuará

 


En las fronteras de la ciencia

Homeopatía y frenología

En las fronteras de la ciencia /1


Leer Más
Ciencia y religión

En las fronteras de la ciencia /2


Leer Más
Astucias homeopáticas

En las fronteras de la ciencia /3


Leer Más

Cómo es el mundo

Percepción y hologramas

Leer Más
Velocidad y realidad

Cómo es el mundo /2


Leer Más
¿Existe el movimiento? || Zenón de Elea

Cómo es el mundo /3 ||Enciclopedia de Filosofía de bolsillo Mosca y Caja


Leer Más
Una realidad cambiante

Cómo es el mundo /1


Leer Más

Aquí puedes ver casi todas las entradas relacionadas con la ciencia. Otras referencias científicas pueden estar en páginas dedicadas a la filosofía, el cine o cualquier otra cosa imaginable, por lo que, en tal caso, lo mejor es que uses el buscador lateral, con palabras relacionadas con el tema que te interese.

  CUADERNO DE CIENCIA

La memoria holográfica

Leer Más
Dios y la doble rendija

Leer Más
Enfermos imaginarios

Leer Más
El reloj personal

Leer Más
Velocidad y realidad

Cómo es el mundo /2


Leer Más
Ciencia, medicina, magia y superstición

Leer Más
Erwin Schrödinger (1887/1961)

Leer Más
Ciencia y mística

Leer Más
Las moscas, Hofstadter y los vampiros

Leer Más
Cuenta atrás para el bosón de Higgs

Leer Más
El efecto doppler

Leer Más
Números interesantes

Leer Más
Cuaderno de ciencia

Leer Más
La fuerza del espíritu

Leer Más
Multi-funcionalismo , de Karin Öpfel

Leer Más
Curiosidad

Leer Más
Einstein y las explicaciones demasiado convincentes

Leer Más
Chesterton contra Einstein

Leer Más
Guitton y la física cuántica

Leer Más
Homeopatía y frenología

En las fronteras de la ciencia /1


Leer Más

Share

Ciencia y religión

En las fronteras de la ciencia /2

El fracaso de la frenología nos enseña varias cosas.

En primer lugar, que la ciencia y los científicos se equivocan a menudo.

La verdad es que todo el mundo se equivoca alguna vez: los científicos, los religiosos, los políticos, las madres y los padres, los hijos, los médicos y los carpinteros, los conductores y los psicólogos, los malabaristas y los economistas.

Ahora bien, la diferencia entre una creencia y una hipótesis científica, lo que hace superior a la ciencia sobre las otras maneras de explicar el mundo, es que el método científico supone el reconocimiento e incluso la búsqueda de los errores.

Lo que hace que el pensamiento científico sea sin duda la mayor conquista intelectual en la historia de la humanidad no son sus éxitos, indudables e indiscutibles, como volar por el aire, comunicarse al instante de un lado a otro del planeta, enviar naves a la Luna o Marte, prolongar la vida humana de treinta a cien años, producir en los países más desarrollados alimentos para millones de personas empleando a sólo un 2% de la población en la agricultura… No, la gran virtud del pensamiento científico no son todos sus éxitos, sino el que sea capaz de aceptar sus errores.

En esto se diferencia el pensamiento científico, racional y razonable, de la creencia y la fe, porque una religión revelada no reconoce el error, ya que parte de la afirmación de que sus libros sagrados y sus dogmas han sido dictados por Dios mismo, por un Dios perfecto que nunca se equivoca. Nunca me canso de citar aquello que dijo el físico Richard Feynman: “La ciencia es la manera que hemos inventado para dejar dce engañarnos a nosotros mismos”. Supongo que la inversa es también cierta: “La religión es la manera que hemos inventado para seguir engañándonos pase lo que pase”.

El problema para los seguidores de la religión es que hay ciertos errores en los textos revelados tan indefendibles hoy en día,  tantos dictámenes morales tan absolutamente inmorales, que los creyentes han acabado por modificar sus creencias. Pero, en vez de reconocer abiertamente su error, como debe hacer cualquier científico o incluso cualquier persona razonable, lo que hacen es asegurar que el problema no está en las palabras reveladas por dios o los dioses y recogidas en la Biblia, el Corán o los Vedas, sino en nuestra interpretación de esas palabras: “Hay que leerlas de manera metafórica”, “Dios habla a cada profeta en el lenguaje de su época”, etcétera.

Es lo que se llama una explicación ad hoc, es decir forzada por las circunstancias, para poner un parche o ir tapando goteras en un razonamiento lleno de agujeros.

Continuará

 

 

 


En las fronteras de la ciencia

Homeopatía y frenología

En las fronteras de la ciencia /1


Leer Más
Ciencia y religión

En las fronteras de la ciencia /2


Leer Más
Astucias homeopáticas

En las fronteras de la ciencia /3


Leer Más

Cómo es el mundo

Percepción y hologramas

Leer Más
Velocidad y realidad

Cómo es el mundo /2


Leer Más
¿Existe el movimiento? || Zenón de Elea

Cómo es el mundo /3 ||Enciclopedia de Filosofía de bolsillo Mosca y Caja


Leer Más
Una realidad cambiante

Cómo es el mundo /1


Leer Más

Aquí puedes ver casi todas las entradas relacionadas con la ciencia. Otras referencias científicas pueden estar en páginas dedicadas a la filosofía, el cine o cualquier otra cosa imaginable, por lo que, en tal caso, lo mejor es que uses el buscador lateral, con palabras relacionadas con el tema que te interese.

  CUADERNO DE CIENCIA

La memoria holográfica

Leer Más
Dios y la doble rendija

Leer Más
Enfermos imaginarios

Leer Más
El reloj personal

Leer Más
Velocidad y realidad

Cómo es el mundo /2


Leer Más
Ciencia, medicina, magia y superstición

Leer Más
Erwin Schrödinger (1887/1961)

Leer Más
Ciencia y mística

Leer Más
Las moscas, Hofstadter y los vampiros

Leer Más
Cuenta atrás para el bosón de Higgs

Leer Más
El efecto doppler

Leer Más
Números interesantes

Leer Más
Cuaderno de ciencia

Leer Más
La fuerza del espíritu

Leer Más
Multi-funcionalismo , de Karin Öpfel

Leer Más
Curiosidad

Leer Más
Einstein y las explicaciones demasiado convincentes

Leer Más
Chesterton contra Einstein

Leer Más
Guitton y la física cuántica

Leer Más
Homeopatía y frenología

En las fronteras de la ciencia /1


Leer Más

Share

Homeopatía y frenología

En las fronteras de la ciencia /1

En los últimos años el debate acerca del carácter científico de diversas creencias, teorías o hipótesis ha ocupado el primer plano de la actualidad: la homeopatía, las flores de Bach y las diversas filosofías o técnicas orientales, como el reiki, el yoga, la acupuntura o el ayurveda. Al mismo tiempo, y a menudo asociado con de lo anterior, se propagan teorías conspirativas, como la que dice de que las vacunas no sirven para nada o que trasmiten peligrosos virus para dominar o exterminar a la humanidad.

Es improbable que estas creencias sean aceptadas algún día por la comunidad científica y me temo que la mayoría serán descartadas como mera palabrería. Quizá alguna sea validada mediante pruebas fiables, pero casi todas seguirán, quizá para siempre, en el limbo de lo dudoso, de lo falso o de la simple estafa.

Podemos tener la certeza de que una de las que serán descartadas, al menos en su formulación actual, es la homeopatía, que en nuestros días ocupa un lugar en el imaginario colectivo semejante a lo que fue el mesmerismo en el XVIII y la frenología en el siglo XIX.

El mesmerismo, propuesto por Franz Mesmer, hablaba de un flujo eléctrico que nos recorría y que podía ser restablecido, y con él la salud, mediante el magnetismo animal. El propio Mesmer descubrió que poseía grandes cantidades de ese magnetismo animal, que podía trasmitir a los demás mediante métodos parecidos al reyki, con imposición de manos, e incluso a distancia, pues cuando empezó a tener muchos pacientes se vio obligado a construir una vasija para condensar y distribuir a precios económicos su magnetismo animal. El mesmerismo fue puesto a prueba y descartado por un equipo de sabios organizado por el rey Luis XVI y compuesto por el gran químico Lavoisser, por Joseph Ignace Guillotin, el físico que tuvo la mala suerte de pasar a la historia por un invento que lleva su nombre (él era contrario a la pena de muerte y el artilugio fue inventado por el médico Antoine Louis), por el astrónomo Jean Silvayn Bailly y por el inventor Benjamin Franklin.

La frenología consideraba que la forma del cráneo revelaba la personalidad y que se podía distinguir a los criminales, a los líderes o a los artistas observando  el tamaño y la forma de su cráneo. La frenología tuvo más suerte que el mesmerismo y durante mucho tiempo fue considerada por muchos expertos como una ciencia, e incluso hubo médicos que la aplicaban de modo oficial, como hoy sucede con la homeopatía, y se estudiaba en algunas universidades.

“La Sociedad Británica de Frenología se fundó en 1881. Para entonces, era común ver en los consultorios médicos unos peculiares modelos de cabezas diseñados por el americano Lorenzo Fowler. Dichos modelos ilustraban los diversos órganos de las facultades. Las parejas jóvenes a menudo se sometían a lecturas prematrimoniales para determinar su compatibilidad, y los científicos de la aptitud coleccionaban cráneos con “bultos” que delatasen los rasgos de sus dueños originales, como quien colecciona curiosidades”.    [1]

Moriarty, el temible enemigo de Sherlock Holmes, era un creyente en la frenología, aunque el cráneo del célebre detective le decepcionó: “Tiene usted un desarrollo
frontal menor al que habría esperado”. Tal vez debemos atribuir a esta creencia en una seudociencia, la razón por la que Moriarty subestimó a Holmes, lo que a su vez hizo que fuera vencido por el detective en el combate final en las cataratas de Reichenbach.

Con el tiempo, sin embargo, la frenología acabó siendo arrojada al desván de las supersticiones.

Reverso de una camiseta diseñada por TXStyle en homenaje al dulo Moriarty-Holmes

¿Y qué quedó de la frenología y el mesmerismo?

Continuará…

♠♠♠♠

En las fronteras de la ciencia

Homeopatía y frenología

En las fronteras de la ciencia /1


Leer Más
Ciencia y religión

En las fronteras de la ciencia /2


Leer Más
Astucias homeopáticas

En las fronteras de la ciencia /3


Leer Más

Cómo es el mundo

Percepción y hologramas

Leer Más
Velocidad y realidad

Cómo es el mundo /2


Leer Más
¿Existe el movimiento? || Zenón de Elea

Cómo es el mundo /3 ||Enciclopedia de Filosofía de bolsillo Mosca y Caja


Leer Más
Una realidad cambiante

Cómo es el mundo /1


Leer Más

Aquí puedes ver casi todas las entradas relacionadas con la ciencia. Otras referencias científicas pueden estar en páginas dedicadas a la filosofía, el cine o cualquier otra cosa imaginable, por lo que, en tal caso, lo mejor es que uses el buscador lateral, con palabras relacionadas con el tema que te interese.

  CUADERNO DE CIENCIA

La memoria holográfica

Leer Más
Dios y la doble rendija

Leer Más
Enfermos imaginarios

Leer Más
El reloj personal

Leer Más
Velocidad y realidad

Cómo es el mundo /2


Leer Más
Ciencia, medicina, magia y superstición

Leer Más
Erwin Schrödinger (1887/1961)

Leer Más
Ciencia y mística

Leer Más
Las moscas, Hofstadter y los vampiros

Leer Más
Cuenta atrás para el bosón de Higgs

Leer Más
El efecto doppler

Leer Más
Números interesantes

Leer Más
Cuaderno de ciencia

Leer Más
La fuerza del espíritu

Leer Más
Multi-funcionalismo , de Karin Öpfel

Leer Más
Curiosidad

Leer Más
Einstein y las explicaciones demasiado convincentes

Leer Más
Chesterton contra Einstein

Leer Más
Guitton y la física cuántica

Leer Más
Homeopatía y frenología

En las fronteras de la ciencia /1


Leer Más

Share
  1. [1] E.J.Wagner, La ciencia de Sherlock Holmes

Luis de Luis Otero demuestra que no es tan elemental

Luis de Luis Otero, alias Jabez Wilson en Círculo Holmes, me ha hecho una entrevista de esas que da verdadero placer contestar. La verdad es que siempre me tomo las entrevistas con interés, como una manera de conocer mis propios libros y como una oportunidad de charlar acerca de temas que me interesan (de no ser así, no habrá escrito esos libros, claro). Pero de vez en cuando llega un entrevistador como Luis de Luis, capaz de llegar más allá de las apariencias y de descubrir cosas que a veces uno pone en los libros pensando que casi nadie lo advertirá, o que incluso descubre cosas que uno mismo no era consciente de haber puesto. Se supone que estas son dos de las grandes características que debe tener el crítico literario, ya se llame Samuel Johnson, William Hazzlit, Susan Sontag, Umberto Eco, Jerome Perceval o Jan Kott.

 Las preguntas de Luis de Luis me sorprendieron por lo inesperado y lo preciso, pues no solo descubrió algunos de los Huevos de Pascua del libro (no me refiero a los puramente holmesianos, que son los más fáciles), sino que fueron un verdadero estímulo para la reflexión. Buñuel decía que la lectura de los libros y críticas de Bazin había hecho que entendiera mejor sus propias películas. Lo mismo puedo decir de esta entrevista de Luis de Luis, que puedes leer, por supuesto, en Círculo Holmes: “Hay algo que siempre cambia en Holmes y algo que siempre permanece”.

Espero haber estado a la altura en mis respuestas y haber aportado algo interesante. A mí, después de leer la entrevista, me apetece desarrollar algunos asuntos tratados, cosa que haré en el futuro.

Continuará…


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


Entradas holmesianas no tan elementales

La relación entre teoría y observación… [y Sherlock Holmes]

Leer Más
Sherlock Holmes, científico

Leer Más
Piensa como Sherlock Holmes en 12 pasos

Leer Más
Deducción, inducción… abducción
en “Las mañanas” de RNE

Leer Más
Sherlock Holmes, experto en creatividad

Leer Más
No tan elemental en “La aventura del saber”

Leer Más
Sherlock Holmes: más que un lector de signos

Leer Más
Sherlock Holmes y la intuición

Leer Más
Sherlock Holmes entre políticos, editores y guionistas

Leer Más
Los pastiches de Sherlock Holmes

Leer Más
Indagaciones lógicas de Sherlock Holmes

Leer Más
Cómo ser…

Una charla en TED


Leer Más
Tú puedes ser Sherlock Holmes

La Contra, con Víctor Amela


Leer Más
Sherlock Holmes en La Vanguardia

La Contra, con Víctor Amela /2


Leer Más
Sherlock Holmes en Bilbao

Radio Popular, con May Madrazo


Leer Más
Hamlet, detective

Leer Más
El alimento de los dioses

Daniel, detective bíblico


Leer Más
Susana y los viejos

Daniel, detective bíblico /2


Leer Más
Sherlock Holmes en las conferencias TED

Leer Más
Sherlock Holmes y las pisadas misteriosas

Leer Más
Una intuición muy entrenada

Leer Más
El mundo paranormal y Sherlock Holmes

Leer Más
La manera de pensar de Holmes

Leer Más
Holmes, el hombre que nos graduó la mente

Leer Más
Un libro holmesiano… para cualquier lector

Leer Más
Sherlock Holmes, el inconformista

Leer Más
Holmes, el violinista

Las otras profesiones de Sherlock Holmes


Leer Más


Sobre el libro

Algunas pistas acerca del autor

Leer Más
No tan elemental en Calibre 38

Leer Más
No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes

Leer Más
No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes

Leer Más
No tan elemental, querido Holmes

Leer Más
El mundo holmesiano en España

Leer Más
Sherlock Holmes y Proust se encuentran…

Leer Más
No tan elemental, por Guzmán Urrero (The Cult)

Leer Más
No tan elemental, con Carlos García Gual

Leer Más
El origen de No tan elemental

Leer Más
Presentación de No tan elemental en Barcelona

Leer Más
El sueño dogmático de Kant

Fe de erratas (p37)


Leer Más
Luis de Luis Otero demuestra que no es tan elemental

Leer Más


SÓLO PARA TUS OJOS 
(Lectores de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes)

Prueba de atención selectiva con Sherlock Holmes

Leer Más
Prueba de desatención selectiva

Leer Más
La calavera fantasma de Sherlock Holmes

Leer Más
Huevos de Pascua en Sherlock

Leer Más
¿El canón holmesiano?

Leer Más
Protegido: Pistas para un enigma holmesiano
Más pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1

Leer Más
Protegido: Sherlock Holmes, Tarzán y Leopold Bloom
Pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1

Leer Más
Algunos enigmas de No tan elemental

Leer Más
¿Qué tiene en común Sherlock Holmes con Tarzán?

Leer Más


Además…

Cómo descifrar códigos y lenguajes

(con Sherlock Holmes)

International: Not So Elementary

La vida secreta de Sherlock Holmes

El verdadero Sherrinford Holmes



No tan elemental, de Daniel Tubau

Si ya estás leyendo No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes, haz clic en esta imagen.



Share