Victor Trevor contra el joven Stamford

|| Fe de erratas (p37)

Ramón Edgardo Baide Gómez me escribió recientemente para preguntarme acerca del hermano más listo del hermano más listo de Sherlock Holmes, es decir Sherrinford Holmes, del que cuento una de sus increibles hazañas de deducción (o de aducción) en No tan elemental. Le extrañaba que esa misma anécdota se atribuyera al filósofo y semiólogo Charles Sanders Peirce. Le respondí en un comentario y allí quedó aclarado el asunto. Puedes leer el comentario de Ramón y mi respuesta aquí: No tan elemental.Cómo ser Sherlock Holmes.

Pero Ramón, que demuestra poseer las dotes de un verdadero detective holmesiano, ha encotrado otra errata en mi libro. Reproduzco aquí su comentario (que también puedes leer entero en el enlace ya citado):

Ahora que tengo certeza de que respondes y atiendes tu página, me siento en la necesidad de hacerte una pregunta que me tiene bastante inquieto y confundido. Debes saber que tengo un millón de interrogantes sobre Sherlock Holmes, pero no es mi intención abusar de este espacio que tan generosamente tu nos brindas a quienes leemos tu libro. Así las cosas, por ahora, me limito a plantearte el asunto:

En la página 32 de tu libro, haces una cita textual de Estudio en Escarlata, en la que -según tu libro- Victor Trevor le comenta a Watson ciertas peculiaridades de Sherlock Holmes. Me llama mucho la atención el hecho de que en el libro que yo he leído, no se menciona a Victor Trevor, sino al Joven Stamford. Cito lo que tengo en mi libro: “No había pasado un día de semejante decisión, cuando, hallándome en el Criterion Bar, alguien me puso la mano en el hombro, mano que al dar media vuelta reconocí como perteneciente al joven Stamford, el antiguo practicante a mis órdenes en el Barts. […] En los viejos tiempos no habíamos sido Stamford y yo lo que se dice uña y carne, pero ahora lo acogí con entusiasmo, y él, por su parte, pareció contento de verme.”

El joven Stamford es quien presenta a Watson y Holmes, quienes posteriormente se vuelven a encontrar para finiquitar el ausnto de compartir la vivienda en el 221B de Baker Street. No obstante, tu lo mencionas a ese mismo personaje con el nombre de Victor Trevor. 

¿A qué se debe esto? 

Mil gracias por tu ayuda”.

En este caso no se trata de un juego o broma por mi parte, sino que es un verdadero error: me equivoqué al mencionar a Victor Trevor. Como todo el mundo sabe (o al menos los holmesianos), no fue Trevor, sino Stamford quien presentó a Holmes y Watson. Me avergüenzo ante tan grave error, que habrá irritado a más de un lector holmesiano. En mi descargo solo puedo decir que también ellos habrán advertido fácilmente la causa del lapsus mental que me ha llevado a confundir los nombres: tanto Victor Trevor como el joven Stamford son amistades tempranas de Sherlock Holmes, dos personas que lo conocieron antes de que John Watson apareciera en su vida. Supongo que esa es la razón de mi error, propio de un exceso de conocimiento y de una confianza ciega en la intuición, pues mi memoria me ofreció ese nombre de manera inmediata y no apliqué la precaución que tanto recomiendo de poner a prueba la intuición, los instintos o los datos que la memoria nos ofrece. Y tampoco lo hice, en contra mi costumbre, en las sucesivas y continuas revisiones y relecturas del libro. Es una prueba de que los errores causados por el conocimiento son casi siempre más difíciles de detectar que los de la ignoracia: si hubiera escrito “Julio César” en vez de “Víctor Trevor” sin duda me habría dado cuenta del error.

Solo me queda agradecer desde aquí a Ramón su aviso y quedar a la espera de que su preciso escalpelo de lector atento siga encontrando aquí y allá errores y erratas (conozco algunos más, que pronto subiré a esta Fe de erratas en la que nos acompaña el querido Basil).

¡Saludos en Holmes!


Fe de erratas de No tan elemental

El sueño dogmático de Kant

Fe de erratas (p37)


Leer Más
Victor Trevor contra el joven Stamford

|| Fe de erratas (p37)


Leer Más

Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
Amazon, La FugitivaRafael Alberti,Laie…)



carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.


 Wyoming-No-tan-elemental


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


Entradas holmesianas no tan elementales

La relación entre teoría y observación… [y Sherlock Holmes]

Leer Más
Sherlock Holmes, científico

Leer Más
Piensa como Sherlock Holmes en 12 pasos

Leer Más
Deducción, inducción… abducción
en “Las mañanas” de RNE

Leer Más
Sherlock Holmes, experto en creatividad

Leer Más
No tan elemental en “La aventura del saber”

Leer Más
Sherlock Holmes: más que un lector de signos

Leer Más
Sherlock Holmes y la intuición

Leer Más
Sherlock Holmes entre políticos, editores y guionistas

Leer Más
Los pastiches de Sherlock Holmes

Leer Más
Indagaciones lógicas de Sherlock Holmes

Leer Más
Cómo ser…

Una charla en TED


Leer Más
Tú puedes ser Sherlock Holmes

La Contra, con Víctor Amela


Leer Más
Sherlock Holmes en La Vanguardia

La Contra, con Víctor Amela /2


Leer Más
Sherlock Holmes en Bilbao

Radio Popular, con May Madrazo


Leer Más
Hamlet, detective

Leer Más
El alimento de los dioses

Daniel, detective bíblico


Leer Más
Susana y los viejos

Daniel, detective bíblico /2


Leer Más
Sherlock Holmes en las conferencias TED

Leer Más
Sherlock Holmes y las pisadas misteriosas

Leer Más
Una intuición muy entrenada

Leer Más
El mundo paranormal y Sherlock Holmes

Leer Más
La manera de pensar de Holmes

Leer Más
Holmes, el hombre que nos graduó la mente

Leer Más
Un libro holmesiano… para cualquier lector

Leer Más
Sherlock Holmes, el inconformista

Leer Más
Holmes, el violinista

Las otras profesiones de Sherlock Holmes


Leer Más


Sobre el libro

Algunas pistas acerca del autor

Leer Más
No tan elemental en Calibre 38

Leer Más
No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes

Leer Más
No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes

Leer Más
No tan elemental, querido Holmes

Leer Más
El mundo holmesiano en España

Leer Más
Sherlock Holmes y Proust se encuentran…

Leer Más
No tan elemental, por Guzmán Urrero (The Cult)

Leer Más
No tan elemental, con Carlos García Gual

Leer Más
El origen de No tan elemental

Leer Más
Presentación de No tan elemental en Barcelona

Leer Más
Luis de Luis Otero demuestra que no es tan elemental

Leer Más


SÓLO PARA TUS OJOS 
(Lectores de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes)

Prueba de atención selectiva con Sherlock Holmes

Leer Más
Prueba de desatención selectiva

Leer Más
La calavera fantasma de Sherlock Holmes

Leer Más
Huevos de Pascua en Sherlock

Leer Más
¿El canón holmesiano?

Leer Más
Protegido: Pistas para un enigma holmesiano
Más pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1

Leer Más
Protegido: Sherlock Holmes, Tarzán y Leopold Bloom
Pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1

Leer Más
Algunos enigmas de No tan elemental

Leer Más
¿Qué tiene en común Sherlock Holmes con Tarzán?

Leer Más


International: Not So Elementary

showexcerpt=’1′ showimage=’1′ masonry=’1′]


 

No tan elemental, de Daniel Tubau

No tan elemental, de Daniel Tubau

 

Share

Otros libros, cuentos y ensayos publicados

Además de los libros publicados que puedes ver en Libros de Daniel Tubau, he publicado otros libros, cuentos y ensayos breves, que puedes ver a continuación.

Deep Purple
Editorial Júcar, 1986

“Deep Purple es sin duda uno de los grupos más importantes en toda la historia del auténtico rock. Su aparición significó una verdadera revolución en la música de la época, sorprendiendo disco tras disco. Fueron primero los creadores del rock sinfónico y después los inspiradores y máximos representantes del rock duro. Daniel Tubau analiza a fondo los orígenes de Deep Purple, orígenes que se remontan a los primeros días del rock inglés y que llegan hasta la época actual, cuando han regresado al primer plano de la actualidad con su quinta formación, heredera directa de la mítica segunda formación, integrada por Jon Lord, Ian Paice, Roger Glover, Ritchie Blackmore y el increíble Ian Gillan. Este libro termina precisamente en el momento en que esa segunda formación se disuelve, cuando Gillan cede su puesto al no menos mítico David Coverdale”.


La espada mágica
Editorial Júcar, 1987

Un libro juego de aventuras en el que el lector es el protagonista. Un precedente de la narrativa hipertextal e interactiva. El protagonista (el lector) es una especie de caballero andante anarquista, que viaja en un caballo alado y cuenta con la ayuda del mago Sapìr. No se trata tan solo de aventuras hipertextuales, sino que además se plantean enigmas lógicos que el lector debe resolver para sobrevivir en su aventura.


 

“Recuerdos de la era analógica” (en La lucidez de un siglo)
Editorial Páginas de espuma.

Un relato de ciencia ficción publicado en esta antología para conmemoar el cambio de siglo, en la que también colaboraron Jesús Ferrero, Antonio Colinas, antonio Múñoz Molina, Lusi Alberto de Cuenca y muchso más, como Iván Tubau, mi padre, con su poema “Chet Baker es mi siglo”.


“Homero en el ciberespacio” (en Páginas Pasaderas)
Editorial Shangri-La

Ensayo acerca de la nueva narrativa y su recuperación de antiguas maneras de contar historias, por ejemplo de Homero. Desarrollo el aspecto hipertextual que, en mi opinión, tiene toda creación cultural.

He desarrollado un tema parecido, pero mucho más a fondo en el ensayo del mismo nombre Homero en el ciberespacio

Acerca de lo hipertextual de toda creación y de este ensayo, ver:
Toda creación es hipertextual
El degustador de los nuevos medios


Marketing de contenidos
Marcos Méndez Filesi y Daniel Tubau
Editorial Del Roble, 2012

Libro de texto para el Máster de IMF Business School
Marcos Méndez Filesi planteamos el contenido de la obra y nos dividimos los capítulos. Aunque está concebido como material académico, creo que contiene algunas cosas interesantes más allá de este propósito.

Cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror
Editorial UVE

Publiqué 7 cuentos en La biblioteca Universal de Misterio y Terror

Lo cuento en: Salvado por el terror (y la mitología)

El vampiro del abuelo

Los últimos de Yiddí

La narración de James Boscombe

El panteón de los Ugarte

Viaje al más allá

La botella del Tíbet

 

 

 

Muerte bajo el arco

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Cuentos del mundo
Editorial Círculo Digital, 2006

Adapté 60 cuentos del mundo en una colección que combinaba, el cuento en audio y el cuento resumido e ilustrado. Yo escribí solo la versión que se puede escuchar en audio, no la resumida. La dirección de la colección la llevó Marcos Méndez de mamnera magnífica. Las adaptaciones intentan ser fieles al original, pero también tener su propia identidad. En algunos casos, como kim de la India, adapté una de las historias e la novela. Tal vez algún cuento fue escrito enteramente por mí, quiero decir que no había un original que adaptar, pero no estoy seguro.

Algunos de los cuentos se pueden leer en mi página, los que tienen links activos.

INDIA
El libro de la selva
Las aventuras del hijo del rajá
El anillo encantado
El hombre más tonto del mundo
Kim de la India

EUROPA. ANDERSEN
El traje invisible
El patito feo
El soldadito de plomo
La cerillera
La sirenita

ÁFRICA
Somba el travieso
El embustero
El hombre y el cocodrilo
El rey de los animales
La astuta muchacha

AMÉRICA
Los tres hermanos y el sapo
El valiente Ollanta
El cóndor enamorado
El lindo Winnetou
Pocahontas

CHINA
Mulán
El rey mono
El gobernador del sur
Espíritu de pez
El paisaje bordado

RUSIA
La bruja Baba Yaga
Fomá Berennikov
El corredor veloz
El pez de oro
El anillo del zar

PERRAULT
Pulgarcito
Caperucita Roja
El gato con botas
La bella durmiente
Cenicienta

JAPÓN
El mono y el cangrejo
Momotaro
El pulpo y el mono
El viejo que hacía florecer los árboles
El pescador Urashima

EUROPA. TRADICIÓN
La tortuga y la liebre
La cigarra y la hormiga
La lechera
La zorra y las uvas
Los tres ositos
El flautista de Hamelín

LAS 1001 NOCHES
Alí Babá y los 40 ladrones
Simbad el Marino
Aladino y la lámpara maravillosa
El pescador y el genio
El caballo de ébano

EUROPA. HERMANOS GRIMM
El sastrecillo valiente
El enanito saltarín
Hansel y Gretel
El fiel Juan
El pájaro de oro
Los músicos de Bremen
Comadre Nieve
Rapunzel
Juan sin miedo
Blancanieves


La mayoría de mis libros están aquí: Libros de Daniel Tubau

Para cualquier consulta acerca de libros, traducciones o relaciones editoriales, puedes ponerte en contacto a través de danieltubau@gmail.com

Share

El psicoanálisis y la ciencia

En las fronteras de la ciencia /4

Karl Popper dice que lo que no es falsable, aquello que no es examinable o contrastable, no es ciencia. Pero que eso no significa, como parecen creer algunos, que aquello que no es ciencia sea despreciable, ni siquiera falso:

“Sí una teoría no es científica, sí es metafísica, esto no quiere decir, en modo alguno, que carezca de importancia, de valor, de ‘significado’ o que carezca de sentido.”

La ciencia no se ocupa de la verdad en sí, sino de la verdad contrastable, o si se prefiere (porque la palabra “verdad” es muy escurridiza), de aquellas afirmaciones o propuestas que se pueden poner a prueba. La validación que ofrece la ciencia es siempre provisional, pero es al mismo tiempo la más fiable que se puede obtener.

El conocimiento que se pretende científico pero que no ofrece métodos para ser puesto a prueba, no tiene más destino que convertirse en pura creencia. De este tipo, hay muchos conocimientos que han presumido de ser científicos, pero que nunca lo han sido.

Uno de los ejemplos más notables de una teoría que se pretendía científica, pero que  no podía serlo porque era irrefutable por definición, fue hasta hace pocos años el psicoanálisis. Una de las muestras del pseudocientifismo del psicoanálisis era la explicación que daba de la homosexualidad, una explicación, o diagnóstico como enfermedad mental que fue aceptada por los psicoanalistas  hasta 1973 o 1976 o incluso hasta el fin del siglo XX, a pesar de que Freud había dicho de manera explicita que la homosexualidad no era una enfermedad (aunque quiza sí era, en su opinión, algo así como una “inmadurez”).

Voy a intentar explicar en qué consistía la naturaleza acientífica del psicoanálisis de manera ligera, sin academicismos o citas eruditas, recurriendo incluso a expresiones discutibles como “muy macho” o “afeminado”, porque creo que el lector entenderá a qué me estoy refiriendo y el sentido en el que se empleaban hace años de manera mayoritaria este tipo de expresiones. Los lectores me perdonarán el simplimismo de esas expresiones, a cambio de la sencillez.

Una de las estratagemas explicativas de los psicoanalistas consistía en decir que la homosexualidad de un paciente se explicaba por rechazo al padre… cuando el padre era muy “macho”… Pero resulta que la homosexualidad también se explicaba como imitación del padre, cuando el padre era muy “afeminado”.

Naturalmente, siempre se podían encontrar ejemplos en los que una persona sentía rechazo hacia su padre porque lo veía “demasiado macho”, y que ello le empujara a buscar alicientes sexuales diferentes a los que le gustaban a  su padre, es decir, que en vez de buscar para el sexo a mujeres, buscara  hombres. Esos ejemplos reforzaban la primera interpretación y los psicoanalistas los empleaban siempre que querían defender su idea de “homosexualidad por rechazo”.

Y también se podrían encontrar casos en los que un hijo que admirase a su padre observase que éste era “afeminado” y que tal vez se sintiese por ello impulsado a desear más a los hombres que a las mujeres. Estos ejemplos servían a los psicoanalistas para sustentar su segunda interpretación: “homosexualdad por imitación”.

Siempre hay ejemplos para todo. Pero el que hecho de que existan esos ejemplos no convierte una opinión, aunque haya nacido de una observación concreta o incluso de muchas observaciones, en una teoría científica, y tampoco en una verdad razonable.

Otro de los trucos de los psicoanalistas en los diagnósticos mencionados consistía en convertir en relaciones de causa y efecto lo que solo eran correlaciones, cosas que coincidían en el tiempo o en el espacio (o en una misma familia). Es decir, a lo mejor tenían a un paciente homosexual y sabían que el padre de ese paciente también era homosexual. Con esos dos datos, establecían una férrea relación de causa-efecto: “El paciente es homosexual porque su padre es homosexual”, en vez de “El paciente es homosexual. El padre del paciente es homosexual”. El problema, como sabe todo buen científico, es que las correlaciones no siempre permiten establecer relaciones de causa-efecto.

“Puede cambiarse a los homosexuales” en: Homosexuals Today, por Isadore Rubin, New York: Health Publications, 1965. “La ilustración refleja la visión de un terapeuta de los años 1960 que aplicase los conceptos psicoanalíticos básicos, de faltas psiquicas y traumas para explicar la preferencia sesexual”.  (Psyche & Muse)

Fueran ciertas o no, aplicables  o no, esas explicaciones que tanto gustaban a los psicoanalistas, su contenido científico siempre fue muy discutible, porque no había manera de imaginar un caso en el que dicha teoría pudiera ser refutada.

Imaginemos un caso que contradijera la teoría: un hijo que siente un rechazo absoluto por un padre que es “afeminado”. Y, sin embargo, ese hijo resulta ser homosexual.

En este caso la situación se complica: el paciente siente rechazo por el padre pero lo imita.

Lo sorprendente es que incluso en tales casos los psicoanalistas hábiles tenían una explicación y decían, por ejemplo, que, aunque a primera vista pareciera  que el hijo rechazaba a su padre, inconscientemente deseaba imitarlo.

Y así empleaban todo tipo de razonamientos semejantes, recurriendo a explicaciones ad hoc, como ya hemos visto que hacía la homeopatía, o a ingeniosas pero disparatadas soluciones, como los que emplean los creacionistas para justificar el relato del Génesis bíblico: los fósiles que prueban que la tierra tenía más de 6000 años han sido puesto allí por Dios para poner a prueba nuestra fe.

Es decir, se multiplicaban más y más las explicaciones ad hoc, para tapar los mil y un huecos y agujeros de las deslumbrantes explicaciones psicoanalíticas, convertidas ya en un coladero teórico.

En definitiva, el psicoanálisis abundaba y abunda en teorías de este estilo (irrefutables) pero también la economía, la homeopatía y la religión.

Ello no quiere decir que lo que digan sea necesariamente falso, sino tan sólo, en opinión de Popper y de la gran mayoría de los científicos actuales, que no son científicas. Es decir, por decirlo de otro modo: resulta muy difícil saber si las propuestas de ese tipo son ciertas (o al menos si son refutables) recurriendo tan sólo a argumentos racionales y a un conocimiento que pueda ser compartido por cualquiera.

Continuará


En las fronteras de la ciencia

Homeopatía y frenología

En las fronteras de la ciencia /1


Leer Más
Ciencia y religión

En las fronteras de la ciencia /2


Leer Más
Astucias homeopáticas

En las fronteras de la ciencia /3


Leer Más
El psicoanálisis y la ciencia

En las fronteras de la ciencia /4


Leer Más

Cómo es el mundo

Percepción y hologramas

Leer Más
Velocidad y realidad

Cómo es el mundo /2


Leer Más
¿Existe el movimiento? || Zenón de Elea

Cómo es el mundo /3 ||Enciclopedia de Filosofía de bolsillo Mosca y Caja


Leer Más
Una realidad cambiante

Cómo es el mundo /1


Leer Más
. Punto

Leer Más

Aquí puedes ver casi todas las entradas relacionadas con la ciencia. Otras referencias científicas pueden estar en páginas dedicadas a la filosofía, el cine o cualquier otra cosa imaginable, por lo que, en tal caso, lo mejor es que uses el buscador lateral, con palabras relacionadas con el tema que te interese.

  CUADERNO DE CIENCIA

La memoria holográfica

Leer Más
Dios y la doble rendija

Leer Más
Enfermos imaginarios

Leer Más
El reloj personal

Leer Más
Cine y física cuántica

Leer Más
Velocidad y realidad

Cómo es el mundo /2


Leer Más
Ciencia, medicina, magia y superstición

Leer Más
Erwin Schrödinger (1887/1961)

Leer Más
Ciencia y mística

Leer Más
Las moscas, Hofstadter y los vampiros

Leer Más
Cuenta atrás para el bosón de Higgs

Leer Más
El efecto doppler

Leer Más
Números interesantes

Leer Más
Cuaderno de ciencia

Leer Más
La fuerza del espíritu

Leer Más
Multi-funcionalismo , de Karin Öpfel

Leer Más
Curiosidad

Leer Más
Einstein y las explicaciones demasiado convincentes

Leer Más
Chesterton contra Einstein

Leer Más
Guitton y la física cuántica

Leer Más
Homeopatía y frenología

En las fronteras de la ciencia /1


Leer Más
Preguntas cuánticas estúpidas

Leer Más

Share

Holmes, el violinista

Las otras profesiones de Sherlock Holmes

Es muy conocida la afición al violín de Sherlock Holmes, pero muchos aficionados a las aventuras del detective tienen la impresión de que Holmes lo tocaba horriblemente. También está muy generalizada la idea de que Watson tenía una pésima opinión de las dotes musicales de su amigo. Sin embargo, no es eso lo que nos dice el buen Watson, quien considera que la habilidad de su compañero de piso era notable, aunque excéntrica:

“Sabía yo perfectamente que él era capaz de ejecutar piezas de música, piezas difíciles, porque había tocado, a petición mía, algunos de los lieder de Mendelssohn y otras obras de mucha categoría”. [1]

Jeremy Brett demostrando la habilidad de Holmes con el violín

La razón por la que tantas personas piensan que Holmes no era un buen violinista se debe a otros pasajes de las aventuras, donde Watson describe uno de los hábitos de su amigo:

“Era raro que, abandonado a su propia iniciativa, ejecutase verdadera música o tratase de tocar alguna melodía conocida. Recostado durante una velada entera en un sillón, solía cerrar los ojos y pasaba descuidadamente el arco por las cuerdas del violín, que mantenía cruzado sobre su rodilla. A veces las cuerdas vibraban sonoras y melancólicas. En ocasiones sonaban fantásticas y agradables. Era evidente que reflejaban los pensamientos de que se hallaba poseído.” [2]

Es obvio que esa manera de tocar el violín puede poner nervioso a cualquiera, así que, tras “aquellos solos irritantes”, el detective terminaba ejecutando para su compañero de piso “toda una serie de mis piezas favoritas, a modo de ligera compensación por haber puesto a prueba mi paciencia”.[3]

Por otra parte, en una de las aventuras de Holmes, “Los planos del Bruce-Partington”, Watson dice que en cuanto solucionó el caso (una de sus mayores contribuciones a la seguridad del Imperio Británico), el detective “regresó con fuerzas renovadas a su tratado sobre los motetes polifónicos de Lassus, que desde entonces ha sido impreso en edición privada, y dicen los expertos que es la última palabra sobre el tema” [4].

Uno de los complejos motetes de Orlando de Lasso, “Temor y temblor”, la expresión de Pablo de Tarso que es también el origen de un ensayo extraordinario de Kierkegaard: «Así pues, queridos míos, de la misma manera que habéis obedecido siempre, no sólo cuando estaba presente sino mucho más ahora que estoy ausente, trabajad con temor y temblor por vuestra salvación, pues Dios es quien obra en vosotros el querer y el obrar, como bien le parece”.

 

La música parece una de las pocas cosas que consigue relajar a Sherlock Holmes cuando no tiene un misterio que resolver a la vista, no solo rasgando las cuerdas del violín o interpretando alguna pieza para Holmes, sino también asistiendo a conciertos:

“Sarasate toca en St.James esta tarde. ¿Qué le parece, Watson? Podrían sus pacientes esperar durante unas pocas horas”. [5]

Pablo Sarasate

Una malagueña de Sarasate, aunque no interpretada por él, sino por Gil Shaham

Después, Watson describe el placer que Holmes obtuvo en ese concierto y asegura que Holmes también era un buen compositor:

“Mi amigo era un entusiasta de la música, no sólo un intérprete muy dotado, sino también un compositor de méritos fuera de lo común. Se pasó toda la velada sentado en su butaca, sumido en la más absoluta felicidad, marcando suavemente el ritmo de la música con sus largos y afilados dedos, con una sonrisa apacible y unos ojos lánguidos y soñadores que se parecían muy poco a los de Holmes el sabueso, Holmes el implacable, Holmes el astuto e infalible azote de criminales.” [6]

Sería demasiado extenso reseñar aquí la intensa afición de Holmes a la música, así que animo a los lectores a que acudan a las aventuras del detective, porque  seguro que pronto encuentran muchos más ejemplos.

Ilustración de Samuel Velasco para No tan elemental: cómo ser Sherlock Homes

Esta entrada es un pasaje que escribí para No tan elemental.Cómo ser Sherlock Holmes, que finalmente quedó fuera del libro. En las páginas de No tan elemental podrás encontrar muchas otras profesiones de Holmes y conocer las razones de su éxito como detective.

 


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
Amazon, La FugitivaRafael Alberti,Laie…)


carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.


Wyoming-No-tan-elemental


  Para saber más acerca del libro: No tan elemental, querido Holmes
Para saber más acerca de Daniel Tubau: Algunas pistas acerca del autor


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


Entradas holmesianas no tan elementales

La relación entre teoría y observación… [y Sherlock Holmes]

Leer Más
Sherlock Holmes, científico

Leer Más
Piensa como Sherlock Holmes en 12 pasos

Leer Más
Deducción, inducción… abducción
en “Las mañanas” de RNE

Leer Más
Sherlock Holmes, experto en creatividad

Leer Más
No tan elemental en “La aventura del saber”

Leer Más
Sherlock Holmes: más que un lector de signos

Leer Más
Sherlock Holmes y la intuición

Leer Más
Sherlock Holmes entre políticos, editores y guionistas

Leer Más
Los pastiches de Sherlock Holmes

Leer Más
Indagaciones lógicas de Sherlock Holmes

Leer Más
Cómo ser…

Una charla en TED


Leer Más
Tú puedes ser Sherlock Holmes

La Contra, con Víctor Amela


Leer Más
Sherlock Holmes en La Vanguardia

La Contra, con Víctor Amela /2


Leer Más
Sherlock Holmes en Bilbao

Radio Popular, con May Madrazo


Leer Más
Hamlet, detective

Leer Más
El alimento de los dioses

Daniel, detective bíblico


Leer Más
Susana y los viejos

Daniel, detective bíblico /2


Leer Más
Sherlock Holmes en las conferencias TED

Leer Más
Sherlock Holmes y las pisadas misteriosas

Leer Más
Una intuición muy entrenada

Leer Más
El mundo paranormal y Sherlock Holmes

Leer Más
La manera de pensar de Holmes

Leer Más
Holmes, el hombre que nos graduó la mente

Leer Más
Un libro holmesiano… para cualquier lector

Leer Más
Sherlock Holmes, el inconformista

Leer Más
Holmes, el violinista

Las otras profesiones de Sherlock Holmes


Leer Más


Sobre el libro

Algunas pistas acerca del autor

Leer Más
No tan elemental en Calibre 38

Leer Más
No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes

Leer Más
No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes

Leer Más
No tan elemental, querido Holmes

Leer Más
El mundo holmesiano en España

Leer Más
Sherlock Holmes y Proust se encuentran…

Leer Más
No tan elemental, por Guzmán Urrero (The Cult)

Leer Más
No tan elemental, con Carlos García Gual

Leer Más
El origen de No tan elemental

Leer Más
Presentación de No tan elemental en Barcelona

Leer Más
Luis de Luis Otero demuestra que no es tan elemental

Leer Más


SÓLO PARA TUS OJOS 
(Lectores de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes)

Prueba de atención selectiva con Sherlock Holmes

Leer Más
Prueba de desatención selectiva

Leer Más
La calavera fantasma de Sherlock Holmes

Leer Más
Huevos de Pascua en Sherlock

Leer Más
¿El canón holmesiano?

Leer Más
Protegido: Pistas para un enigma holmesiano
Más pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1

Leer Más
Protegido: Sherlock Holmes, Tarzán y Leopold Bloom
Pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1

Leer Más
Algunos enigmas de No tan elemental

Leer Más
¿Qué tiene en común Sherlock Holmes con Tarzán?

Leer Más


Además…

La vida secreta de Sherlock Holmes


Cómo descifrar códigos y lenguajes

(con Sherlock Holmes)]


International: Not So Elementary

 


 

Share
  1. [1]Arthur Conan Doyle, Estudio en escarlata 
  2. [2]Arthur Conan Doyle, Estudio en escarlata 
  3. [3]Arthur Conan Doyle, Estudio en escarlata 
  4. [4]Arthur Conan Doyle, “Los planos del Bruce-Partington”, en Su último saludo en el escenario
  5. [5]Arthur Conan Doyle, “La liga de los pelirrojos”, en Las aventuras de Sherlock Holmes.
  6. [6]Arthur Conan Doyle, “La liga de los pelirrojos”, en Las aventuras de Sherlock Holmes.

Astucias homeopáticas

En las fronteras de la ciencia /3

Con la mayoría de las nuevas creencias paracientíficas, especialmente las que pretenden dotarse de un barniz de respetabilidad científica, sucede lo mismo que con las religiones reveladas: sus hipótesis originales se reinterpretan una y otra vez hasta hacerlas tan difusas que no se sabe ya qué es lo que afirman y que es lo que niegan; o bien se confunde y mezcla la teoría con un montón de cosas diversas, como hace la homeopatía al unir a su tesis inicial otros métodos más o menos efectivos, como la ayuda psicológica, la terapia oral, el uso de masajes y productos tradicionales (desde infusiones a todo tipo de alimentos), o incluso recomendaciones tales como descansar, relajarse, caminar, respirar aire puro o cualquier otra cosa que el sentido común y la observación nos indica que puede contribuir al bienestar general.

Ilustración de Gillray que recuerda el descubrimiento de John Haygarth, quien describió ya en el siglo XVIII el efecto placebo, al probar que un tratamiento absurdo inventado alcanzaba la misma eficacia que el popular medicamento Perkins Tractors.

La última gran aportación ad hoc es la incorporación de los resultados positivos simplemente atribuibles al efecto placebo, es decir, el porcentaje de eficacia mínimo que tiene cualquier medicina, sea efectiva o no, debido a factores psicológicos más o menos elementales, al simple paso del tiempo y la autodefensa del cuerpo o a la llamada remisión espontánea de la enfermedad, un mecanismo todavía bajo estudio. Este efecto placebo se produce en un cierto porcentaje de pacientes (muy pequeño) se tomen o no mdicinas, homeopáticas o no. Lo curioso es que incluso se produce cuando el paciente sabe que está tomando un placebo. Así que, como se ve, la llamada medicina oficial va mucho más lejos que la homeopatía ya dmite sin despeinarse, pero tras rigurosas explicaciones, que una enfermedad se puede curar no mediante una dosis idetectable de producto activo (como la homeopatía), sino sin la más mínima dosis. Eso debería hacer reflexionar a quienes aluden a escabrosas conspiraciones y dicen que la ciencia se niega a admitir la homeopatía porque eso haría que no se consumieran medicinas en tan grades cantidades: hace años que la ciencia ha admitido el efecto de no tomar ninguna medicina. Y además, el efecto placebo es gratis, al contrario de la carísima homeopatía.

Sumergida entre todas esas explicaciones ad hoc y esos añadidos, la teoría homeopática como tal se diluye y, en consecuencia, se hace irrefutable, no porque sea cierta, sino porque acaba diciendo todo y no diciendo nada. Cuando alguien asegura que se ha curado un dolor de espalda gracias a un medicamento homeopático y después te enseña una pomada hecha con guindilla, cuyo efecto es un picor claramente perceptible en la piel (yo la he usado), es evidente que no se trata de una medicina homeopática, pues el paradigma homeopático consiste en la dilución del principio activo en una proporción que lo hace indetectable, y es obvio que esas guindillas siguen siendo extraordinariamente perceptibles. En definitiva, la homeopatía se atribuye los éxitos del efecto placebo, de la remisión espontánea de la enfermedad y de cualquier planta o medicamento que en ningún caso sigue el principio homeopático como tal. Es como si yo adquiriese medicinas fabricadas por los mejores laboratorios del mundo y las guardase en una caja que llamase “tubaupatia” y después cada vez que alguien se curase con una de las medicinas de mi caja lo atribuyese a la “tubaupatia”, puesto que el medicamento salió de mi caja.

Continuará

 


En las fronteras de la ciencia

Homeopatía y frenología

En las fronteras de la ciencia /1


Leer Más
Ciencia y religión

En las fronteras de la ciencia /2


Leer Más
Astucias homeopáticas

En las fronteras de la ciencia /3


Leer Más
El psicoanálisis y la ciencia

En las fronteras de la ciencia /4


Leer Más

Cómo es el mundo

Percepción y hologramas

Leer Más
Velocidad y realidad

Cómo es el mundo /2


Leer Más
¿Existe el movimiento? || Zenón de Elea

Cómo es el mundo /3 ||Enciclopedia de Filosofía de bolsillo Mosca y Caja


Leer Más
Una realidad cambiante

Cómo es el mundo /1


Leer Más
. Punto

Leer Más

Aquí puedes ver casi todas las entradas relacionadas con la ciencia. Otras referencias científicas pueden estar en páginas dedicadas a la filosofía, el cine o cualquier otra cosa imaginable, por lo que, en tal caso, lo mejor es que uses el buscador lateral, con palabras relacionadas con el tema que te interese.

  CUADERNO DE CIENCIA

La memoria holográfica

Leer Más
Dios y la doble rendija

Leer Más
Enfermos imaginarios

Leer Más
El reloj personal

Leer Más
Cine y física cuántica

Leer Más
Velocidad y realidad

Cómo es el mundo /2


Leer Más
Ciencia, medicina, magia y superstición

Leer Más
Erwin Schrödinger (1887/1961)

Leer Más
Ciencia y mística

Leer Más
Las moscas, Hofstadter y los vampiros

Leer Más
Cuenta atrás para el bosón de Higgs

Leer Más
El efecto doppler

Leer Más
Números interesantes

Leer Más
Cuaderno de ciencia

Leer Más
La fuerza del espíritu

Leer Más
Multi-funcionalismo , de Karin Öpfel

Leer Más
Curiosidad

Leer Más
Einstein y las explicaciones demasiado convincentes

Leer Más
Chesterton contra Einstein

Leer Más
Guitton y la física cuántica

Leer Más
Homeopatía y frenología

En las fronteras de la ciencia /1


Leer Más
Preguntas cuánticas estúpidas

Leer Más

Share