Tertuliano y el absurdo

Tertuliano

Tertuliano fue uno de los primeros apologistas del cristianismo.

Nacido en Cartago hacia el año 155, decía que Dios era material, pero se oponía a todo intento de conciliación con la sabiduría greco-romana.

Pensaba que lo grande del cristianismo era su irracionalidad: la muerte del hijo Dios es creíble porque es contradictoria y su resurrección es cierta porque es imposible.

Se ha hecho célebre su frase Credo quia absurdum (Creo por que es absurdo), aunque en sus escritos la expresión que se puede leer es Credo quia ineptum, o bien Credible quia ineptum: certum est quia impossibile est (Creo porque es estúpido: es cierto porque es imposible). Este es un planteamiento muy interesante: las historias acerca de Jesucristo son tan estúpidas, que sólo pueden ser verdad.

Creo porque es estúpido, es cierto porque es imposible. Clic para tuitearNo recuerdo quién decía algo parecido: si la historia de Jesucristo fuese una mentira, resultaría absurdo hacerlo hijo de un carpintero, hacerle fracasar en su intento de convertir a su buena nueva a los judíos, darle discípulos que le traicionan y le abandonan y, además, hacerle morir en la cruz. Nadie elegiría algo tan vulgar para el hijo de Dios (o Dios mismo) si se lo inventase. Parece convincente, si no fuera porque todas las religiones están llenas de historias semejantes, llenas de incoherencia, estupidez y contradicción.

Tertuliano

Tertuliano

Tertuliano acabó en la herejía, adhiriéndose al montanismo, aunque en aquel momento era difícil predecir cuál sería  la herejía y cuál la ortodoxia entre las diferentes interpretaciones del mensaje cristiano.

De todos modos, Tertuliano también acabó separándose del montanismo y creó su propia variante, el tertulianismo, que todavía existía en tiempos de Agustín de Hipona.

A veces pienso que Tertuliano era una especie de Chesterton de la Antigüedad. Basta con recordar aquella historia del día que Chesterton entró en una iglesia rural, oyó un sermón disparatado del párroco y salió convencido de la verdad del cristianismo:

“Si diciendo tonterías como estas ha logrado sobrevivir casi dos mil años, es que es la verdad”.

Ingenioso, pero, como dije antes, en ese momento en miles de iglesias, mezquitas, sinagogas y centros de culto de todo el planeta, los propagadores de decenas de religiones estarían diciendo las mismas insensateces ante un público convencido de que estaba escuchando algo dotado de sentido.

Vaticano


Entradas de Ensayos de teología

Ensayos de teología

Leer Más
Cristo

Leer Más
Los honestos materialistas

Leer Más
Níveles y metaniveles: autores y dioses

Leer Más
Nozick y la justificación del mal

Leer Más
Dios en la red

Leer Más
El diablo y la maledicencia

Leer Más
El salmo de Lichtenberg

Leer Más
La regla de oro de Lichtenberg

Leer Más
El arte y la visión mística

Leer Más
La metafísica de la ética

Leer Más
¿Dios ha muerto?

Leer Más
La filosofía perenne

Leer Más
Por qué no participo en los actos de la JMJ (obvio) y tampoco en la protesta contra los actos de la JMJ (no tan obvio)

Leer Más
Ser cristiano y, además, católico

Leer Más
Dios no puede demostrar que es Dios
Imposibilidades de Dios /1

Leer Más
¿Por qué Benedicto no escucha a Dios?

Leer Más
¿Dios en la cruz?

Leer Más
Dios en la cruz

Leer Más
Lo uno y lo plural

Leer Más
Si yo fuera cristiano

Leer Más
…Jesucristo y los cristianos

Leer Más
Impíos mexicanos

Leer Más
Los libros de Dios

Leer Más
La Nueva Teología, deconstruyendo al Autor

Leer Más
Más sobre ética y metafísica

Leer Más
Dios o Demiurgo a la luz de Wittgenstein

Leer Más
La tierra prometida

Leer Más

 

 

Share

La influencia de los planetas

||Lo dudo \1

El postulado básico de quienes creen en la astrología es que los planetas influyen sobre los seres humanos. Según cómo se encuentren los planetas en el momento de tu nacimiento, influirán de una manera u otra en tu carácter, nos aseguran.

En otro momento ya hablaré de algunas ideas curiosas que se deducen del postulado que acabo de reproducir, pero por ahora sólo me referiré al intento constante de los astrólogos de despreciar la ciencia y, al mismo tiempo, asegurar que sus ideas son científicas.

Cuando Newton formuló sus leyes y quedó claro que existía una fuerza que atraía a todos los objetos unos a otros, que llamamos “gravedad”, los astrólogos creyeron encontrar ahí la confirmación de sus ideas. Y así podría parecer a primera vista, puesto que la fuerza gravitatoria se produce, en efecto, entre todas las cosas y además tiene alcance infinito. Eso quiere decir que hasta la última partícula del universo ejerce un efecto gravitacional sobre nosotros.

Por lo tanto, no resultaría del todo extravagante que un planeta tan grande como Júpiter ejerciera una cierta influencia sobre alguien que nace en el momento en el que Júpiter ocupa un lugar concreto en su cielo astrológico.

Sin embargo, como suele suceder, la victoria de los astrólogos se convirtió enseguida en su derrota.

Existe, es cierto, una fuerza gravitatoria entre un recién nacido y el planeta Júpiter, pero el problema es que aunque Júpiter nos parezca muy grande, la fuerza gravitatoria que ejerce sobre una persona nacida en una clínica terrestre es más pequeña que la que ejerce el médico que se ocupa del parto. Júpiter es grande, pero la distancia a la que se encuentra también muy grande y la fuerza de la gravedad tiene la mala costumbre de disminuir con la distancia. De una manera proporcional a la distancia, por lo que la fuerza gravitatoria de Júpiter sobre la clínica en la que tiene lugar el parto es ínfima, bordeando lo ridículo.

Esa fuerza gravitatoria ni siquiera es comparable a la fuerza gravitatoria que nosotros mismos ejercemos sobre el planeta Tierra cuando damos un salto: la Tierra, si lo hiciéramos, se movería hacia nosotros, pero ese movimiento sería irrisorio. En la confrontación gravitatoria Nosotros/La Tierra, siempre ganará la atracción terrestre que nos hace caer de nuevo al suelo.

Esa es la triste verdad, la triste verdad con la que tienen que cargar los astrólogos: la gravedad tiene alcance infinito, sí, pero disminuye con la distancia también.
Ya sé que este primer argumento no hará que los que creen en la astrología dejen de creer en ella, puesto que este tipo de creyentes, como Tertuliano, creen porque es absurdo.


SUPERSTICIONES ANTIGUAS Y MODERNAS

Creer en todo

Leer Más
La influencia de los planetas

||Lo dudo \1


Leer Más
Casualidades causales

Leer Más
La ciencia astrológica

Leer Más
El oro alquímico

Leer Más

Share