El pato de Pekín

El plato más famoso de Pekín es el pato a la pekinesa o pato laqueado. Es ese pato rojizo y brillante que parece hinchado como un globo.

Tres patos de Pekín

Y lo cierto es que el pato a la pekinesa se laquea con melaza y se hincha literalmente como un globo; después se llena el odre con agua hirviendo, se seca y se asa sobre un fuego de leña de árboles frutales.

En Pekín el restaurante más conocido de pato a la pequinesa es el Quanjude, que tiene decenas de sucursales. Nosotros fuimos a una de las dos que tiene en Quianmen.

El restaurante está en un hutong, barrios comunales tradicionales de los que hablaré pronto, y es inmenso. Tiene 41 salas y puede servir a más de dos mil clientes al mismo tiempo.

Cuando llegamos, hacia las cuatro de la tarde, ya había mucha gente sentada en varias hileras de sillas, esperando que el local abriera a las cinco para la cena.

66

La sala de espera del Quanjude

Así que nos sentamos allí en espera del feliz momento, como quien espera su turno para el dentista. A las cinco de la tarde las luces se encendieron y empezaron a aparecer camareros vestidos de amarillo y camareras de rojo. Varias de ellas, las más altas y esbeltas, se colocaron estratégicamente por la sala central (y supongo que también por las otras plantas del local). Los empleados se reunieron y uno de los jefes hizo una arenga y dio la señal de inicio; si no recuerdo mal, hubo una especie de griterio o juramento acompañado de palmas, como para darse fuerza de cara a la larga jornada que se avecinaba.

6

Las escaleras que llevan a los pisos superiores

En cuanto nos dieron el visto bueno, allí nos lanzamos todos a la caza de una buena mesa.

[tube]http://www.youtube.com/watch?v=rft8kaWVMHM[/tube]

A la caza de las mejores mesas

En pocos minutos el local se llenó completamente. Los camareros empezaron a distribuir las cartas, cubrieron las bolsas y paquetes que los clientes dejábamos en las sillas con fundas, no sé si por mantener la elegancia del local a salvo de nuestros vulgares envoltorios o para evitar robos y pérdidas. Enseguida, otro ejército de camareras empezó a servir té con teteras de larguísimos surtidores en forma de cuello de pájaro o dragón. Era imposible no quedarse impresionado por la situación y dimos gracias al cielo (Tian) por haber llegado a hora tan temprana.

[tube]http://www.youtube.com/watch?v=wjSEXT9r1Eo[/tube]

Preparados para comer el pato pekinés

Aunque hay más de ochenta recetas diferentes con pato, aprovechando las partes más insólitas, como el pico, pedimos pato de Pekín laqueado, y algunas cosas para picar, tras una afanosa negociación con un camarero muy simpático que intentaba compensar nuestros escasos conocimientos de chino.

El pato se sirve directamente en la mesa, por un cocinero que viene con un carrito, se detiene junto a tu mesa y corta allí mismo las lonchas con una eficacia de cirujano: no en vano lleva una mascarilla.

2

El paciente se deja hacer y al cabo de un momento tienes en tu plato unas deliciosas tiras de pato para envolver en tortitas. Según parece, un cocinero experto es capaz de cortar entre 100 y 120 tiras de pato en cuatro o cinco minutos, cada loncha con una porción igual de piel y carne.

[tube]http://www.youtube.com/watch?v=YGBY9xGzNXE[/tube]

El cocinero-cirujano corta nuestro pato

Las cocinas del Quanjude

Mientras asistía a la operación de corte preciso y elegante, recordé un célebre pasaje del Zhuangzi, que ahora transcribo aquí:

“Cuando el cocinero del príncipe Wenhui descuartizaba un buey, sus manos agarraban el animal, lo apoyaba en sus hombros, afirmaba los pies en el suelo, hincaba sobre él las rodillas, y al hundir el cuchillo, ris-ras, un sonido del todo musical, que se acordaba cabalmente con la danza de la música “el bosque de las moreras, y con el ritmo de la música “cabezas empenachadas”.
Dijo a su cocinero el príncipe Wenhui: “Ah, excelente ¿Cómo ha podido llegar tu arte a tan alta perfección?”. A lo que el cocinero, dejando su cuchillo, respondió: “Vuestro siervo tiene gran afición al tao, y por eso ha adelantado en su arte. Al principio, cuando vuestro siervo empezó a descuartizar bueyes, sólo veía el buey que tenía delante; al cabo de tres años ya no veía al buey. En el presente, vuestro siervo usa de su espíritu para saber, que no de los ojos para ver. Se detienen sus sentidos y es su espíritu el que actúa. Siguiendo las marcas naturales del buey, corto por las articulaciones, hasta llegar a los huecos entre los huesos y los tendones. Manejo pues el cuchillo acomodándolo a las partes naturales del buey, y así, no hallando el menor estorbo ni aún en las venas y tendones, ¡menos lo hallo en los grandes huesos!
Un buen cocinero cambia de cuchillo una vez al año, pues que lo usa para cortar la carne, un cocinero vulgar una vez al mes, como que lo usa para cortar los huesos. Diecinueve años hace que vuestro siervo viene usando el mismo cuchillo, con el que ha descuartizado varios miles de bueyes, y sigue tan afilado como recién salido de la muela. Las articulaciones del buey dejan huecos, y el filo del cuchillo no tiene grosor; hundiendo lo que no tiene grosor en lo que tiene hueco, se maneja el cuchillo con comodidad y sobrado de espacio. Por eso, después de diecinueve años, este mi cuchillo parece recién salido de la muela. Y aún así, cuando me tropiezo con un nudo, me doy cuenta de la dificultad y procedo con grandísimo cuidado: la mirada fija, me muevo despacio, manejo el cuchillo muy lentamente, y ¡ras! el buey ya está hecho cuartos, cual terrón, desmoronado. En ese momento me yergo, el cuchillo en la mano, miro en derredor y me siento contento. Limpio el cuchillo y lo guardo.
“Excelente -exclamó el príncipe Wenhui-. Oyendo las razones de mi cocinero, he alcanzado a comprender cómo es menester obrar para alimentar la vida”.

Y para que no te olvides del pato, en el restaurante te entregan una tajeta con el número de pato que te has comido.El número en una mezcla de caracteres chinos y árabes, que ahora no sé descifrar, pero sí sé que cuando entramos al local se habían servido este núemro de patos en aquel local:

6

 


 

El restaurante Quanjuede de Pekín es fácil de encontrar porque es muy famoso y tiene varias sucursales. En la Avenida Quianmen, muy conocida, está el que has visto aquí .

 

Una historieta de Krazy Kat con Mr.Mock Duck, el pato de Pekín, que demuestra que ya a principios del siglo 20 el pato pekinés era famoso. La historieta, como es frecuente en muchas de las tiras de Herriman, muestra de manera ingeniosa un dilema lingüístico bastante interesante.

6

Puedes ver más tiras de Krazy kat en Coconino World


 

[Publicado el 2 de octubre de 2005]


CHINA

[Todas las entradas sobre China en CHINA]

[pt_view id=”e0b02a28s2″]

CUADERNO DE PEKÍN

[pt_view id=”49467ddj1e”]

Originally posted 2011-11-12 10:11:08.

Extraños compañeros de culto: Mao y Deng

En Pekín, y probablemente en toda China, se mantienen restos del culto a Mao Ze Dong. El más espectacular es el retrato que corona la entrada a la Ciudad Prohibida, la antigua ciudad privada de los emperadores, en la que también residía Mao.

La entrada a la Ciudad Prohibida, residencia de los emperadores

El retrato de Mao Ze Dong en la entrada de la que fue su residencia: se puede observar al señor que está en el balcón para calcular el tamaño.

En las calles también se venden decenas de posters de los dirigentes comunistas, fundamentalmente de Mao, de Chou En Lai, de Liu Shao Qi y de Den Xiao Ping. Del actual presidente apenas hay nada, y tampoco del anterior, lo que es un buen síntoma, quizá, de que las cosas empiezan a cambiar.

Tal vez para muchos lectores, el culto a esos cuatro dirigentes (Mao, Chou, Liu y Den) les resultará del todo natural, puesto que rigieron China en la época heróica, gloriosa, o como se quiera llamar del comunismo. Sin embargo, el hecho mismo de que se los mencione juntos es bastante sorprendente, porque se trata de líderes que llegaron a enfrentarse abiertamente. Al menos, así sucedió con Mao Zedong frente a Liu Shao Qi y Deng Xiao Ping.

La rivalidad entre Mao y Liu fue quizá la más llamativa. Hacia 1959, Mao Ze Dong había sido apartado de la dirección del país debido los fracasos de sus políticas agrarias e industriales. Los colegas de Mao le obligaron a reconocer que su idea de abandonar la agricultura para convertir en acero todo el hierro de China no había conseguido el delirante propósito de superar a Gran Bretaña en tres años, sino que había provocado la que se considera la mayor hambruna de la historia de la humanidad: los propios comunistas chinos acabaron por reconocer catorce millones de muertos de hambre, pero otras fuentes (incluso desde dentro del Partido y de modo semi oficial) elevan la cifra a 30 o 40 millones. Además, ese acero fabricado a marchas forzadas y de manera chapucera era de tan mala calidad que había que tirarlo a la basura. Mao reconoció el error ante sus compañeros, pero lo hizo en privado, a puerta cerrada, para no debilitar la supuesta infalibilidad del partido ante el pueblo chino, ya se sabe que el Partido, como los Papas, es infalible: nunca se equivoca y siempre establece doctrina con sus actuaciones, auqnue sean contradictorias. Si Mao hubiese hecho esa autocrítica en público, es muy probable que el culto a su persona no fuera hoy lo que es.

Hacia 1959, en consecuencia, Mao Ze Dong permanecía alejado de los cargos dirigentes, pero seguía controlando el partido comunista. El nuevo presidente de China era Liu Shao Qi, quien intentaba corregir los desastres cometidos durante los últimos años. En algunas imágenes de reportajes de la época se le ve visitando a los campesinos en mangas de camisa, sin el típico traje azul y parece bastante más sincero y natural que las coreografiadas visitas de Mao. Liu parece un hombre realmente interesado en escuchar a los demás. Son imágenes casi conmovedoras, pero quizá son también apariencias engañosas. No lo sé.

Liu Shao Qi y Teng Dao Ning en el Museo de cera de Pekín. Teng Dao Ning es mi nombre chino, por supuesto.

El intento de Liu Shao Qi de cambiar el rumbo de la revolución no prosperó, porque Mao Ze Dong, desde su refugio de la Ciudad Prohibida, lanzó contra él en 1966 la Revolución Cultural, que le permitió regresar al poder. Liu Shao Qi y su mujer fueron encarcelados y Liu murió tiempo después en la cárcel, al parecer de un modo espantoso. La noticia de su muerte no se hizo pública hasta diez años después.

Liu Shao Qi había sido compañero de Mao desde la Larga Marcha y esa es la razón por la que aparecen juntos en muchas fotografías, pero su imagen fue prohibida cuando Mao recuperó el poder. En la actualidad, muertos los dos, se han vuelto a unir

. Quizá mucha gente en China no sabe siquiera qué fue lo que sucedió entre ellos, tal vez algunos incluso ignoren que Liu llegó a ser presidente del país..

En cuanto a Deng Xiao Ping, el sucesor de Mao, era amigo de Liu Shao Qi, por lo que también fue apartado del Partido, pero no encarcelado, que yo sepa. De hecho, Deng Xiao Ping, fue apartado de los cargos importantes al menos tres veces durante el tiempo maoísta, y condenado al ostracismo, a pesar de que, al parecer, tenía el apoyo de Zhou En Lai, quien era, junto con Mao, el dirigente más conocido del comunismo chino.

Tras la muerte de Mao Ze Dong se produjo en China una lucha interna en el Partido contra la viuda de Mao y otros tres dirigentes, conocidos como “la banda de los cuatro”. Finalmente, se impuso Deng Xiao Ping, quien acumuló todo el poder y fue llamado el Pequeño Timonel: porque no se podía comparar al dios Mao y porque era muy bajito (Mao era muy alto).

Deng Xiao Ping, el Pequeño Timonel

Deng Xiao Ping, procedió entonces ca desmontar el maoísmo. Lo hizo como siempre se hace todo en China y en la mayoría de los partidos comunistas del mundo, a puerta cerrada. Entre otras cosas, liberó a la viuda de Liu Shao Qi y rehabilitó la figura de Liu. Aceptó también la coexistencia en China de dos sistemas económicos,  el estatal totalitario (que ellos llaman comunista) y el capitalista, pero sólo en algunos lugares como Hong Kong, Macao o varias zonas o islas económicas que son hoy el motor de la economía china. Sin embargo, sus reformas no alcanzaron lo que muchos esperaban en el terreno político y Deng  se mostró tan firme (aunque no tan cruel ni de lejos) como sus antecesores, al reprimir cualquier disidencia, especialmente en los sucesos de la Plaza de Tianamen. Ahora, como ya he contado, también Deng se ha unido a Mao y Liu en los souvenirs al uso y son los dirigentes más representados, junto a Zhou En Lai.

Del culto a Mao Ze Dong volveré a hablar en este weblog con más detalle (ver La Maomanía), así como de todo lo relacionado con la Revolución china y la dictadura comunista. Aunque resulte asombroso, todavía hay muchísima gente que no tiene ni la más remota idea de lo que fue aquello, e incluso hay quienes piensan que “estuvo bastante bien”. Así que en su momento daré más referencias para quien le interese el tema.


MAOÍSMO Y COMUNISMO CHINO

[pt_view id=”87405d63l6″]

Todas las entradas relacionadas con China: aquí

[pt_view id=”49467ddj1e”]


[Publicado el 27 de septiembre de 2005]

 

Originally posted 2005-09-27 12:01:32.

CUADERNO DE PEKÍN: ¿Pekín o Beijing?

En agosto de 2005 pasé unos días en Beijing con Ana Aranda. Beijing es la capital de China, es decir, lo que solemos llamar Pekín.

No creas que escribo Beijing para hacerme el interesante: yo prefiero todavía Pekín y por eso he llamado a esta página Cuaderno de Pekín. Pero hay razones para escribir Beijing y razones para preferir Pekín.

Calles de Pekín o Beijing

Se dice que el nombre Pekín procede del chino cantonés y no del mandarín. El mandarín o pekinés es precisamente el chino que se habla en Pekín.

Sin embargo, parece que esto no es cierto, sino que en el antiguo mandarín la pronunciación era semejante a Pekín, cosa que no sucede actualmente, cuando la pronunciación es algo semejante a Peichín o Peiyín (más adelante se explica porque se escribe Beijing).

La mejor razón para emplear Beijing es que en 1979 la trascripción de las palabras chinas a los idiomas occidentales cambió, adoptándose un nuevo sistema llamado pinyin. Es un sistema mucho más preciso y científico que el anterior, llamado Wade-Gilles.

El pinyin fue elaborado por el propio gobierno chino con ayuda de lingüistas portugueses o rumanos y, por ello, resulta bastante intuitivo para los españoles, aunque hay ciertas reglas que al principio resultan chocantes. Una de ellas es que lo que era antes Pekín ahora se escribe Beijing y que, aunque se escriba Beijing, se pronuncia Peiying. La j se dice como la j inglesa (jeep), lo que entra dentro de lo intuitivo, pero la B se pronuncia P, que ya es más complicado.

Me dirás: ¿si la B se dice P, cómo se dice la P? Pues la P se dice P’, es decir es una P con fuerte exhalación de aire.

Asimismo, el célebre Tao del taoísmo (pero que también se usa en el confucionismo) no se escribe ahora Tao, sino Dao. Pero se sigue pronunciando Tao.

¿Y cómo se pronuncia la T? Pues como una T’, es decir, también con una fuerte exhalación.

Alguien pensará que lo lógico habría sido hacer que la D se escribiera y pronunciara D, y la T lo mismo. Sí, parece razonable a primera vista, pero nos obligaría a escribir la T como T’, que es algo bastante antipático. Lo cierto es que se hace en algunos libros, que escriben la dinastía Tang como T’ang. Pero eso parece casi más confuso que lo otro, ¿no?

Es decir, para quienes conocen el pinyin o cualquier sistema de trascripción del chino al español, les da igual poner T o T’ para expresar la T fuerte, mientras que para los que no saben siquiera lo que es el pinyin les resulta igual de confusa una y otra convención.

A lo mejor te preguntas: ¿pero cómo se escribe el sonido D y el sonido B en pinyin? No se escriben de ninguna manera, porque no existen. De ahí que los creadores del pinyin tomaran esas dos letras vacantes para expresar la diferencia entre la P suave y la fuerte y la T suave y la fuerte. Esto facilita mucho las cosas, por ejemplo al utilizar un teclado de un ordenador y escribir sólo D o T, en vez de T y T’ (dos pulsaciones para una letra).

En cualquier caso, conviene ir acostumbrándose al pinyin por una sencilla razón: el pinyin es la trascripción que emplean los propios chinos para sus caracteres. Y es la que emplea cualquiera que maneje textos chinos en cualquier idioma, lo que puede servir para que franceses, egipcios, rusos o españoles podamos entendernos mejor cuando hablamos o escribimos acerca de cosas chinas.

El ejemplo más conocido de este cambio de trascripción es el nombre de Mao Tse Tung, que ahora se escribe en pinyin Mao Ze Dong, pero se pronuncia Mao Tse Tong, casi como antes.

Escultura junto a una de las más impresionantes librerías de Pekín (y del mundo)

Si el pinyin es la trascripción correcta, entonces, ¿porque no llamar a esto Cuaderno de Beijing, en vez de Cuaderno de Pekín?

Porque Pekín no es el nombre pinyin de la capital de China, sino su nombre en español. Es un caso parecido al de Londres, que es el nombre español de la ciudad de London, o Nueva York, que es el nombre español de New York.

Es algo parecido a lo que sucede con “Cataluña”: es completamente absurdo que alguien diga Cataluña como “lo dicen los catalanes”, es decir “Catalunya”, por la sencilla razón de que los catalanes no dicen “Catalunya”, sino “Cataluña”.

“Catalunya” es la manera catalana de escribir lo que en español se escribe “Cataluña”. Pero la pronunciación es la misma: Cataluña.

Es decir, cada idioma puede no sólo adaptar el sonido de algo perteneciente a otro país a su grafía propia, sino que puede incluso cambiar la palabra y el sonido (el grafema y el fonema), como en los casos de Londres o Nueva York.

Sin embargo, esto de que si se tiene una “traducción” de una palabra extranjera se deba adoptar dicha traducción tampoco va a misa. Por ejemplo, decimos el tratado de Mastrich, en vez de decir el Tratado de Mastrique, que sería lo correcto en español. Lo correcto, pero quizá no lo razonable.

Yo creo que lo razonable es pronunciar los lugares de la manera más cercana posible a como lo hacen sus habitantes, y que deberíamos decir London, New York, Paguí [=París] y Beijing, pronunciado Peiyin. Eso evitaría muchos problemas, como el que gentes de distintos países no se entiendan cuando hablan de lugares, ciudades o personas del mundo. Parece fácil reconocer Londres, Londra y London, pero hay casos en los que la diferencia es asombrosa, como Letonia (español) y Latvia (inglés).

También es cierto que cambiar usos establecidos desde hace mucho tiempo es bastante complicado, y por eso se mantienen, incluso por los expertos, palabras chinas como Confucio (Kung Zi) o Pekín (Beijing), aunque sí empieza ya a aceptarse Lao Zi por Lao Tse y Dao por Tao.

Así que, tras muchas dudas, he decidido llamar a esto Cuaderno de Pekín.

 *********

Información detallada acerca de la polémica Pekín/Beijing en los foros de discusión de la Agencia Efe: Fundéu

NOTA 2012
Ahora creo que es preferible emplear sustituir Pekín por Beijing, del mismo modo que hemos cambiado muchos nombres chinos como Mao Tse Tung por mao Zedong o Lao Tse por Laozi. Sin embargo, por ahora no cambiaré el nombre de este Cuaderno de Pekín.


CUADERNO DE PEKÍN

[pt_view id=”49467ddj1e”]

Originally posted 2011-11-17 13:17:57.

En casa de Yang Wen

El pintor de Yunnan Yang Wen ha subido a su blog una fotografía de la visita que hicimos a su estudio, que me trae muy buenos recuerdos. Aquí tomamos un té delicioso y charlamos de sus pinturas y de muchas otras cosas.

De izquierda a derecha: Daniel, Cassis, Yang Wen y Ana

Originally posted 2011-08-19 17:39:38.

El dios de los tigres

Perkins Gilman y lo humano /2

¿Quien hizo al cordero fue quien te hizo?
                                                  William Blake

En Ovejas y tigres, me preguntaba junto a Charlotte Perkins Gilman: ¿hay algo que caracterice a los hombres y a las mujeres en tanto que humanos, del mismo modo que se puede decir que existe algo que caracteriza a las ovejas en tanto que ovejas, y no en tanto que ovejas machos y ovejas hembras?

No sé si se entiende bien la pregunta.

Como hemos visto, las ovejas no deciden por sí mismas (ya sean machos o hembras) a excepción de la que va delante del grupo. Esa es una característica “ovejil”: seguir al líder, o si se prefiere, a la oveja sabia. Sin embargo, en los tigres no observamos ese comportamiento, sino más bien el contrario: cada tigre suele ir solo y pocas veces o nunca forma grupos, como sí hacen, por ejemplo, no solo las ovejas, sino también los leones. Esa es una característica “tigril”.

Pero tanto las ovejas hembras como las tigras (¿o tigresas?) tienen instintos maternales. Esa parece ser una característica generalizada de los individuos femeninos, sea cual sea la especie a la que pertenecen. Una característica que comparten las ovejas y las tigras, a pesar de que difieren en otros aspectos (suponemos que la agresividad de la que carecen las ovejas no la comparten las tigras, que tengo entendido son tan agresivas como los machos).

Entre los seres humanos, parecen darse también esas características de agresividad masculina e instinto maternal femenino (obviamente por instinto “maternal” me refiero al cuidado de los hijos), pero, más allá de esa coincidencia (que luego también se discutirá), los humanos ¿nos parecemos más a las ovejas o a los tigres?.

Esa es una pregunta que me interesa mucho y he dado ya algunos ejemplos de ese interés en muchos de los cuadernos digitales de Diletante .

Hay quien sostiene que la agresividad e incluso la crueldad humana es necesaria porque es una consecuencia de nuestro libre albedrío (ese sería el punto de vista religioso) o para la supervivencia de la especie (ese sería un punto de vista biológico).

Tal vez sea cierto, pero entonces podemos preguntarnos si es necesaria tanta agresividad y si no podríamos tener libre albedrío o sobrevivir sin necesidad de parecernos tanto a los tigres y, al mismo tiempo, sin tener que comportarnos como ovejas obedientes y sumisas.

¿No podía Dios, o bien la naturaleza en su curso evolutivo, haber elegido un modelo intermedio entre las ovejas y los tigres? Por ejemplo, los elefantes, que comen hierba y que, según tengo entendido, no son especialmente agresivos, que colaboran entre ellos y con otras especies y que además parecen poseer una inteligencia bastante notable. O mejor todavía, podía habernos creado a semejanza de los extraordinarios delfines. Y sin embargo, somos como los tigres. Como ese tigre que describe William Blake:

¿En qué horno se forjó tu cerebro?
¿En qué yunque? ¿Qué osadas garras
ciñeron su terror mortal?
Cuando las estrellas arrojaron sus lanzas,
Y bañaron los cielos con sus lágrimas,
¿Sonrió al contemplar su obra?
¿Quien hizo al cordero fue quien te hizo?

Es asombroso que una misma mano, la de Dios o la de la naturaleza, haya creado al cordero y al tigre y que también creara al ser humano a semejanza del tigre pero con un poder y una agresividad mucho mayores: los humanos somos tigres para los propios tigres.

Continuará…


[Publicado el 6 de febrero de 2004. Revisado en 2017 y 2018]

[El poema completo de Blake en El tigre de Blake]

Charlotte Perkins Gilman

[pt_view id=”7b32bf09xy”]


Originally posted 2017-06-30 08:45:27.

Un experimento chino
Primera traducción del poema (#1)

 

Wang WeiRespuestas al Primer Movimiento
¡No leas estas respuestas si no has enviado ya tu traducción!

 

…La primera en contestar fue mi hermana Natalia.

Yo le había enviado el siguiente mensaje:

“Te mando una especie de juego. ¿Puedes hacer también una copia y dársela a Iván? Besos, Daniel.”

Natalia me respondió ese mismo día:

“No sé que pretendes, pero yo te sigo el juego, ahí va mi particular traducción del poema:”

 

RESPUESTA NÚMERO 1: NATALIA TUBAU

No hay nadie en la montaña
sólo se oye el eco de las palabras de la gente.
Caen (regresan) las sombras sobre el profundo bosque
y otra vez brilla el verde de los líquenes en la cima.

Al final, Natalia añadía:

“ No sé si es eso lo que me pedías, pero al menos suena poético y evoca la solitaria contemplación de una puesta de sol. Espero que lleves con resignación tu ayuno. Un beso, Natalia”

Le contesté lo siguiente:

“Has sido la primera en contestar y por ahora la única. Aquí tienes la segunda parte. Pero también tienes que hacer llegar una copia de la primera parte a Iván. Muchos besos”

 

María Cabrejas también contestó pronto, pero sólo para decirme que había recibido mi mensaje y que me enviaría el poema:

“Hola Dany: ante todo :QUE LINDO RECIBIR MENSAJES TUYOS!!!!!!! Prometo que en estos días voy a responder intentando una traducción. Muchos cariños. María.”

….A Fernando Fuenteamorle escribí:

“Hola de nuevo, ¿Cómo va todo? Te mando una especie de juego. Espero tu respuesta. Un abrazo, Daniel”

Fernando, desde Canarias me contestó el 7 de junio:

“Dani, eres un caso. Voy a intentar este jueguecito que propones. Como voy a Madrid el 19, te llamo y nos vemos. Abrazos,Fernando”

 

Victoria (mi madre) me dijo por teléfono que no entendía nada de lo que le había mandado. Al final se aclaró el asunto: yo le había mandado por error la segunda parte en vez de la primera, así que le mandé la primera con un aviso.

Enseguida me mandó la traducción:

“7 de junio del año 2000: No sé si he sabido interpretar el juego. Ahí va mi poema:

RESPUESTA NÚMERO 2 VICTORIA GARCÍA

Nadie habita en la solitaria montaña
Sólo se oyen los ecos de antiguas voces
Regresando como sombras al profundo bosque.
Y en la cima el verde musgo vuelve a brillar”

 

…Después me llegó un correo de Karina con una duda:

“Allillanchu Danicha:
Recibido el poema chino. Traducirlo resulta diver. Hice una version pero tengo una duda: ¿está permitido incluir artículos, conjunciones y alterar el orden de las palabras de una línea?
Bueno, ya me dirás.
Que estés recuperado, y si no, que sigas pasando una convalecencia feliz (como así parece, ja, ja). Ahora me voy corriendo a mis clases de runasimi (runa= humano, gente; simi= lengua, idioma).
Un beso y muchas más luces, mishk’i Danicha.

Contesté enseguida:

Vale todo lo que tú quieras. No hay reglas. Besos

 

… A Ana Aranda le envié este mensaje, que ya empezaba a resultar un poco repetitivo (para mí):

Hola, te mando una especie de juego.

Ana hizo la traducción delante de mí, por lo que me esforcé en no decirle nada para no influir. Esta es su traducción:

Respuesta Nº3: ANA ARANDA

Las montañas están vacías. No se ve a ninguna persona
Sólo se escucha el eco de unas palabras
Regresa la sombra al entrar en el profundo bosque
Otra vez se refleja el musgo azul en la cima

 

… Nacho vio el juego y quiso hacerlo también. Enseguida lo leyó e hizo su traducción, que escribió sin separar versos y todo en mayúsculas bien grandes:

Respuesta Nº 4: NACHO LÓPEZ

Vacía montaña, no verás personas, pero escucharás gentes conversando, produciendo eco, regreso brillante entrada profunda cual bosque otra vez reflejando verde musgo encima de la cima.

 

… Poco después, Alicia entregó su traducción:

RESPUESTA Nº5 ALICIA SAGI-VELA

No vio la montaña vacía
Sólo escuchó el eco de las palabras
Al regreso, entró en el profundo y brillante bosque
Vuelve a brillar en la cima el verde musgo

 

… Carmen también andaba por allí (por la oficina de la productora en la que trabajaba, GloboMedia) y se enteró del juego. Leyó la primera parte e hizo su traducción: 

RESPUESTA Nº 6 CARMEN GONZÁLEZ

Colina vacía
No se ve ninguna persona
Pero se escuchan palabras de gente
Traídas por el eco
Regresa la sombra y entro en un profundo bosque
Otra vez brilla el verde del musgo
Arriba, en la cima

Alicia entregó entonces su segunda traducción. Pero esa la pondré más adelante, para seguir el orden de los envíos.

 

… Desde Canarias, llegó la traducción de Fernando Fuenteamor, con este mensaje:

“Dani, el avieso:
Oye, diabólico amigo, aquí te mando mi “versión” del poema chino. Ya es gana que tienes de jugar con nosotros, pero bueno estoy muy interesado en cómo continuamos…
Espero que te sirva para tu experimento y espero tus noticias. Abrazos, Fernando”

RESPUESTA Nº7 FERNANDO FUENTEAMOR

En la soledad de las colinas no se ve a nadie,
Sólo se escucha como un rumor de palabras…
Regresar a las sombras del bosque umbrío.
Hasta el lugar donde reverbera al sol el verdinegro
color del líquen

 

Alfonso me hizo una pregunta por teléfono: si los caracteres chinos se leían en horizontal o en vertical. Le dije que en horizontal de arriba abajo. Él hubiera preferido que fuese al revés pues veía más posibilidades a Vacío-pero-regresar-regresar que a Vacío-montaña-(negativo)-ver-persona. Me mandó su traducción con el siguiente mensaje:

“Dani, ahí va lo mío. Para ser riguroso con tu planteamiento, le he dedicado exactamente cinco minutos. Así que la cosa no es muy allá.
Espero instrucciones. Un abrazo”.

RESPUESTA Nº 8 ALFONSO AMADOR

Las montañas están vacías, no se ve a nadie
pero se escucha el eco de una conversación
Así que regreso a las sombras de lo más profundo del bosque
y brilla otra vez el verde sobre los musgos.

 

Karina me envió desde Perú su traducción:

Hola Danielito!
Pues aquí te envío mi traducción:

RESPUESTA NÚMERO 9: KARINA PACHECO

Caminante no hallarás silencio en las montañas
Y en las palabras de los hombres sólo hallarás ecos
Regresa al esplendor de la sombra, sumérgete profundo
Y vuelve otra vez al brillante musgo de la cumbre

Luego añadió un comentario acerca de su traducción y acerca de otra traducción:

“Incluí caminante pues la quinta figurita de la primera línea me parece a mi un hombre que camina hacia adelante habiendo pasado por las montanas. Y hablando de caminantes, esta es la traducción al quechua del “caminante no hay camino se hace camino al andar” de Machado:

Puriq manan nan kanchu
Nan ruwakun purishan
El nan es nhan

(este ordenador no tiene acentos ni la letra enhe).

Bueno chicucha, salud, besos y luces

 

María Cabrejas desde Buenos Aires contestó

HOLA AMIGO: ME RESULTA INTERESANTE SENTIRME EN ALGO ASI COMO UN TALLER LITERARIO A DISTANCIA (OCEANO POR MEDIO Y A MUCHA DISTANCIA) HUMILDEMENTE NO SE SI SOY MERECEDORA DE INTENTAR UNA TRADUCCION , NI SI ENTENDI LA CONSIGNA, PERO AL MENOS ESTE ES UN INTENTO:

RESPUESTA NÚMERO 10: MARÍA CABREJAS

En lo vacío de la montaña no se ven personas
sólo se escucha la gente,sus palabras,el sonido producido por el eco
al regresar a las sombras, entrando a lo profundo del bosque
otra vez un reflejo,verde del musgo sobre la cima.

María añadió también un comentario:

Yo entiendo que desde el lugar donde estás sólo escuchas ecos y ves reflejos de lo que pasa en otro lado. Lo que está más allá siempre son reflejos de imagen o sonido para nosotros.
Es la primera vez que leo (si se puede decir que eso hice) un poema chino, así que pido disculpas a los chinos…

 

… El fin de semana quedé con Luis a tomar unas copas y a bailar, así que me costó mucho no darle pistas acerca del juego, pero resistí. El lunes me envío su traducción, que tenía escrita desde el jueves o el viernes:

“Querido amigo, aquí te envio el poema traducido.

Un abrazo

Respuesta nº 11: LUIS RODRÍGUEZ

No se puede ver una persona en una montaña vacía,
pero sí escuchar el eco de las conversaciones de la gente.
Al entrar en la profundidad del bosque regresa la sombra,
pero también regresa el brillo del musgo verde.

 

…Victoria (mi madre)me mandó otra versión “Y ahora, en verso:”

 

RESPUESTA 14: VICTORIA GARCÍA (2)

A la montaña vacía
sólo el eco trae voces
el sol penetra en la umbría
y el musgo refleja luces

 

…. También se lo envié a Tonino:

Querido Tonino: esto es una especie de juego, en el que no tienes (tenéis que hacer mucho esfuerzo). Ya va la cosa por el cuarto envío, pero enseguida te puedes poner al día, pues tras el quinto envío seguramente habrá un parón de una semana… Bueno, la cosa consiste en que yo te mando un texto, tú haces una pequeña tarea y a cambio yo te mando lo siguiente. En un archivo adjunto tienes la primera parte. Un beso fuerte

Tonino me contestó con una traducción y un comentario:

“Hola Dani, te envío mi respuesta completa y algo de carta y una sorpresa tautológica”

Respuesta nº13. Tonino

(Traducción y comentario que estoy buscando)

Le contesté con la segunda parte:

Querido Tonino: aquí te mando la segunda parte. Me ha gustado mucho tu comentario, pero todavía no puedo hacerte ningún comentario. Muchos besos.

 

… Y también escribí a Luis Jiménez Vicioso:

Querido Luis: Además de que tenemos una cena pendiente, quería hacerte unas consultas sin importancia (te llamaré mañana). además, quizá te apetezca jugar a un juego en el que también participa Fernando. Es muy sencillo: sólo tienes que abrir el archivo adjunto. Un beso

 

Marcos me envió dos traducciones y un comentario:

“Dani, te envío dos traducciones. Una pretende ser más literal, la otra quizá se aleje más del original pero me gusta más. Por cierto que, después de este experimento, empiezo a pensar que traducir poesía china es tarea imposible.

RESPUESTA 14: MARCOS MENDEZ

En la montaña vacía, donde no se ven personas,
sólo se escuchan conversaciones reverberadas
que regresan brillantes desde el profundo bosque
hasta la cima, reflejando de nuevo el verde musgo

RESPUESTA 14b: MARCOS MENDEZ (2)

En el vacío pétreo de tu ausencia
hablo con tu eco
como la sombra que del profundo bosque
te devuelve reflejada el musgo negro

Le respondí con este mensaje:

“Marcos: aquí va la segunda parte. Como sabes, las reglas del juego me impiden opinar sobre tu traducción (tus traducciones). Un abrazo

 

… Intenté de nuevo enviar la primera entrega a Jose:

Espero que ahora lo recibas. Un abrazo.

 

…El siguiente en contestar fue Luis Jiménez Vicioso:

“Querido dani, no se si he entendido bien el juego, de todas formas ahí te mando la traducción, tampoco es que me haya roto la cabeza pensando.
Besos. Luis.
Mándame la segunda entrega del juego. hasta pronto.”

RESPUESTA Nº15: Luis Jiménez Vicioso

nada en la montaña, no se ve a nadie,
solo se escucha el eco de las conversaciones de la gente,
que viene de las sombras de la profundidad del bosque,
y vuelve a reflejarse en los azulados líquenes de las cimas.

 

…Mi hijo Bruno, el concursante más joven (nueve años) también hizo una traducción en cinco minutos:

Nº 16: Bruno Tubau

Esto está vacío, en esta colina no veo a nadie
Pero sólo puedo escuchar la conversación de la gente y el sonido de las palabras
Yo regreso al bosque sombrío y profundo
Otra vez se refleja el verde en el líquen sobre la cima

 

[He extraviado algunas traducciones, como las de Tonino y la de Jose, que espero encontrar y añadir pronto aquí]

Hasta aquí la aventura de Wang Wei por correo electrónico privado. Pero, años después, decidí resucitarlo en mi página web y llegaron muchas respuestas…

Continuará…

 

 

daniel tubau

 


[Este experimento chino comenzó en 2000.
La primera versión en internet es de 2004, creo]

Si quieres participar, puedes enviar tu traducción en un comentario.

[pt_view id=”30296a4b36″]

Originally posted 2011-11-08 10:57:35.

Primera traducción del poema (#2)

 

Años después de iniciar mi experimento chino en vivo y por correo privado, subí el juego a mi nueva página web en 2004.  La aventura se reanudó de una manera un poco tortuosa y a trompicones…

 

Wang WeiPublicado en Worlds, el 28 de mayo de 2004

Wang Wei regresa en la red (y más respuestas)

Estuve con Aitor en un recital de Wang Wei. Eran los Poemas del río Wang, que escribieron Wang Wei y Pei Di, ahora editados por la editorial Trotta. También fue un gran placer, del que hablaré mañana.

Pero “mañana” fue varios días después, en otro blog: Mazda.

 

Wang WeiWang Wei regresa en el weblog Mazda

El 8 de junio de 2004 decidí reanudar el juego:

WANG WEI

Hace unos días fui con Aitor a la Casa Encendida a un recital dedicado a los Poemas del río Wang.
   Los poemas del río Wang es una obra escrita por Wang Wei y su amigo Pei Di. Los dos amigos pasaron una temporada cerca del río Wang y escribieron 20 poemas cada uno, con los mismos temas y títulos.
Entre los cuarenta poemas escritos por los dos amigos hay uno que se titula El cercado de los ciervos, que hace unos años fue el origen de un experimento o juego poético que hice con varios amigos. El juego quedó interrumpido precisamente cuando más interesante estaba la cosa, pues yo reservaba alguna sorpresa que al final quedó sin desvelar.
En fin, que este es un buen momento para retomar el juego.
Lo voy a poner en marcha otra vez desde el principio, así que puedes jugar, lector, si te apetece. Para que la cosa no se quede parada, pondré plazos para cada fase. La primera fase tiene de plazo hasta final de mes. Quienes ya hayan jugado en estas primeras fases pueden volver a hacerlo o esperar a que lleguemos a la fase en la que se quedaron.
Me gustaría recalcar que esto es un juego para pasar el rato, nada serio, porque sé que hay lectores que se cortan y no participan en los juegos que propongo. Supongo que porque son tan tímidos como yo (pero yo sí participo en los juegos míos y ajenos), o porque tienen un exagerado sentido de la dignidad o del amor propio (de lo que hay que librarse cuanto antes, como de la peste). Este diario digital no mide ni compara ni califica a nadie, ni todas esas vulgaridades presuntuosas a las que parecen tan aficionadas algunas personas inteligentes, y que tanto abundan, no sólo en la prensa escrita, sino también en la red. (Publicado en Mazda, 8 de junio de 2004: Wang Wei)

Que yo sepa, sólo hubo una respuesta, de un desconocido, que encontré tiempo después en una página de comentarios antigua:

 

“Ya he visto que se ha acabado el plazo, pero quiero leer el resto del artículo…, así que yo pruebo:

TRADUCCIÓN Nº 17: Xavierxia

Rumores de voces
en la montaña solitaria
luz que penetra el corazón del bosque
y de nuevo el musgo baña

Lamentablemente, no hubo más respuestas, así que me fui olvidando de nuevo del asunto y el juego quedó donde estaba, hasta que llegó el 13 de diciembre de 2004…

 

Wang WeiWang Wei: más respuestas a la primera fase 

Hace varios meses inicié o reinicié un juego que tenía como motivo un poema de Wang Wei. Puse un plazo para participar, pero, aunque el plazo acabó hace muchos meses, no he puesto todavía la segunda parte. Al visitar la página del juego me he encontrado con la agradable sorpresa de ver una nueva traducción enviada por un desconocido. Eso me ha estimulado a seguir con el juego, a lo que también me animó que mi amigo Rafael me preguntase que cuándo diablos llegaría la segunda parte.
Pues ya está aquí. Ahora bien, si no has participado en el juego y quieres hacerlo, puedes leer la primera entrega, enviar una respuesta y SÓLO DESPUÉS leer la segunda entrega. Naturalmente, puedes hacer trampas, pero hacer trampa en un juego es una de las cosas más tontas que existen, a no ser que tengamos una verdadera necesidad de ganar algo, por ejemplo, alabanzas, o si el premio es espectacular (aquí, creo, no hay premio y tampoco hay una respuesta correcta). Cuando hayas enviado tu respuesta a la primera parte podrás leer la segunda y seguir jugando. También podrás leer todas las respuestas recibidas hasta ahora.

(Publicado en La vorágine, 13 de diciembre de 2004: Wang Wei, respuestas a la primera fase)

Esa traducción anónima era:

Nº 18: Anónimo 001

La montaña está vacía. No se ve gente.
Tan sólo se escucha el sonido del eco de las palabras.
Regresa el esplendor que entra en el profundo bosque.
Otra vez el brillo del musgo verde de la cima.

Y después llegaron otras. Por ejemplo, la primera traducción ¿con seudónimo?:

Nº 19: Leafar

En la colina vacía no se ve gente,
solo se escucha el eco producido de sus palabras.
¿Volvemos a entrar en la sombra del profundo
bosque,
o bien, regresamos al brillante musgo verde sobre la
colina?

1 + me envío una traducción con algunas palabras entre corchetes que no sé si son restos de código HTML o si pertenecen a la traducción:
Traducción nº 20: 1 +

</Gente>
No veo la montaña vacía,
Solo escucho una conversación sobre el eco
</Gente>
<Regresar>
Entraré en las sombras del profundo bosque
y me reflejaré sobre el verde liquen
</Regresar>

Y otro colaborador habitual de mi página, Cafeína, también envió una traducción:

Nº 21: Cafeína

Entre el vacío y la montaña no veo gente
Pero escucho el eco de una conversación de la gente
¿Será el regreso de una sombra del bosque profundo
que otra vez refleja el verde musgo de la cima?

Después, la cosa volvió a quedar atascada, aunque al menos el juego ya estaba en la red en su segunda fase (por correo electrónico privado había llegado hasta la sexta).

 

Wang WeiWang Wei en Monadolog

Cuatro blogs más tarde, volví a intentarlo en Monadolog:

Wang Wei

Ya sé que me tomo las cosas con mucha calma y que raramente cumplo mis promesas, especialmente en la página del experimento chino dedicado a Wang Wei (¡se inició el asunto en 1999!). Sin embargo, ahora la pelota está en el tejado de los visitantes. En cuanto reciba, digamos, cinco traducciones de la segunda parte del experimento, subiré la tercera parte, donde las cosas comienzan a ponerse interesantes.

(Publicado en Monadolog, 22 de febrero de 2005: Wang Wei)

El truco no funcionó y no se produjeron las respuestas esperadas. Así que Wang Wei volvió a quedarse dormido.

 

Wang WeiMás traducciones de Wang Wei en otra página

Un día que navegaba buscando poesía china, me encontré una página en la que también se proponía el juego de traducir a Wang Wei. El juego se parecía tanto al que yo proponía que era de hecho mi propio juego. El autor de la página copió parte de mi planteamiento y remitió a mi página para quien quisiera más información. Lo que me parece muy bien.

La gracia del asunto es que yo apenas conseguí que nadie tradujera el poema en su versión de Internet, pero el duplicado de mi página tiene ya nueve respuestas. No las incluyo aquí para no hacer más confuso este juego. Pero puedes leerlas con este enlace:

Buscar la aguja en el fondo del mar: Wang Wei

No sé quién es el autor o la autora de la página, pues en su perfil lo único que tiene es el logo de Jamiroqai.

Puesto que el juego ya vivía en otra página, me desentendí de seguir con ello, al menos con urgencia, pero un mensaje me ha hecho cambiar de idea.

Wang Wei Hugo Rocha resucita a Wang Wei
En octubre de 2005 el juego se reanudó con esta entrada que publiqué en mi weblog Mundos Flotantes:

Wang Wei regresa

En este mundo flotante las cosas se pierden por las olas de bits y van y vienen. Ahora regresa el viejo juego de Wang Wei, que inicié hace unos años por correo electrónico y que languidecía en algún meandro de este río eléctrico. La razón para este regreso es un correo que me ha llegado de Hugo Rocha, a quien hasta ahora no conocía. Me dice Hugo:

Apreciado Daniel: me gusta tu juego. He encontrado tus datos en Internet, mientras buscaba la escritura en caracteres chinos del poema Lu Zhai para hacérselos llegar a amistades que quisieran hacer versiones a partir de la traducción de Octavio Paz. Con sorpresa y gratitud me doy cuenta que ya iniciaste el juego y prefiero unirme a el.
Quiero aportarte algo. Como surgió mi interés en el poema. Ayer  “casualmente” me acerque a mi librero y tomé uno:  “Invenciones de Papel” de Elliot Weinberger, editado por Vuelta, 1990, traducción de Purificación Jiménez. En ella por supuesto esta el escrito de Weinberger, “Diecinueve maneras de ver a Wang Wei”, el cual es una versión corregida y aumentada por el autor para esta edición, que previamente había sido publicado en la revista Vuelta en el número 91 de junio de 1984 en traducción de Ulalume Gonzalez de León.

Curiosamente, esa página está alojada en mi página china preferida, China the Beautiful, que fue la que me hizo empezar a amar Internet y me dio la idea de hacer mi página dedicada a la Dinastía Tang (con hipervínculos pero sin ponerla todavía en Internet).

Después supongo que contagié un poco a Marcos y él a su vez me recontagió y me hizo fabricar mi barquichuela digital y navegar en la red: por él estoy aquí.

Bueno, ahora, Hugo me estimula a reanudar lo de Wang Wei, así que ya he subido la esperada (¿esperada?) tercera parte. Si ya estabas jugando puedes reengancharte, si no, puedes empezar a jugar ahora.

(Publicado en Mundo Flotante, 20 de octubre de 2005: Wang Wei regresa)

 

Y, ajustándose con rigor a las reglas, Hugo Rocha me enviaba una traducción:

Aquí va mi versión de cinco minutos:

Número 22: Hugo Rocha

La montaña vacía, no hay nadie allí
Solo se escucha el eco de la gente hablando
Hay sombras que deja la luz al penetrar el bosque
Y reflejan el verde-azul arriba en los líquenes.

Como he dicho, Hugo me enviaba un enlace divino: una lectura del poema, que he incorporado a la introducción de Weinberger más arriba. Y me contaba otras cosas de las que no hablo por el momento porque algunas forman parte de los siguientes movimientos.

Poco después llegó una traducción de Roser:

Hola!

Aquí tenéis una traducción-juego para el juego del gran-wang-wei-popular (¿qué pensaría él ante tanta popularidad?); os felicito y animo a todos a seguir dándole vueltas!

Roser (ru-shén)

 Número 23: Roser Amils

Cuando se apodera de mí el silencio huyo, solitario, a la montaña
y por mucho que me aparte dentro de mí siento la vibración de conversaciones de las gentes
cual fulgor que anima mi espíritu a internarse una y otra vez en el bosque,
a penetrar sus sombras fulgurantes para meditar nuevamente hasta lo más alto
el negro-verde-azul de un pedazo de musgo.

Además, Roser (Ru-shén) ponía en su weblog una entrada interesantísima relacionada con los colores del poema de Wang Wei y con los colores del jade, que puedes leer con este enlace:

En busca del fuego: verde-negro-azul mi color preferido

…Y poco después intervino en el juego mi amigo Luis Chacón:

Daniel, circulando por tu web he decidido participar en el juego poético de Wang Wei. No he seguido la instrucción de los cinco minutos (me ha llevado una media hora la cosa). Lo que sí he hecho es no leer nada antes de hacer la traducción a partir de las palabras de la cuadrícula. Como verás, no tengo ni idea de poesía china y sin ningún antecedente he hecho una “españolada”.

Mañana miraré de leer la segunda parte para continuar. Un abrazo.

PD.: No sé si el juego sigue en marcha. He visto fechas como 2000 y 2004. Ya me dirás.

La respuesta es que sí, que el juego sigue en marcha. Y aquí está la traducción de Luis Chacón (alias Max Desastre, el autor de La oficina imaginaria).

Número 24: Luis Chacón

Vacío de ti, no veo gente en las laderas de la ausencia
y sólo oigo tus palabras en una conversación como
un eco
que regresa para entrar en la profundidad sombría
de mi bosque
y se refleja, negro otra vez, en el liquen de las
cumbres

Poco después, Luis Chacón me enviaba un comentario a su traducción:

“Antes de continuar leyendo, he revisado la “traducción” que hice ayer (en realidad fue un juego con una lista de palabras obligadas intentando conservar, en la medida de lo posible, las posiciones). He hecho dos versiones nuevas del mismo asunto. La primera con cuatro versos de dieciocho sílabas y, en la segunda, como esa medida me resulta estrambótica, lo he subdividido en decasílabos (una medida un poco más familiar) y me he permitido un poco más de libertad con respecto a las palabras obligadas.
Aclararé que la <ausencia> del primer verso proviene de la idea de <negación> (negación de la presencia) y que en el segundo sustituyo la palabra <persona> por el pronombre <tus>.
También he resuelto un asuntillo de métrica, en la segunda versión, con un efecto de eco que no resulta tan mal: “Sólo oigo, oigo”. Este es el resultado:

Número 24b. Luis Chacón
Vacío de ti, no veo gente en las laderas de la
ausencia.
Sólo oigo tus palabras en una conversación de ecos
que regresa y entra en la profundidad sombría de mi
bosque
y se refleja, negro otra vez, en el liquen de las
cumbres

Número 24c Luis Chacón

Vacío de ti, no veo a nadie
en las laderas de la ausencia.
Sólo oigo, oigo, tus palabras
en una conversación de ecos
que retornan a lo más profundo
y a lo más sombrío de mi bosque
destellando en negro otra vez
sobre el verde liquen de las cumbres.

Y añadía Luis:
“En mi ignorancia diría que resulta más ortodoxa la versión en un cuarteto de dieciocho sílabas. Pero un poco más de libertad con respecto a las palabras obligadas y la conversión a decasílabos me hacen sentir más cómodo con la segunda versión. Si las reglas del juego lo permiten, me quedo con la segunda versión. Por otro lado, parece que los versos más breves le fueran mejor a la poesía china (ya te digo que no conozco nada acerca de esta poesía).”

Poco después de poner una especie de ultimatum en el weblog Il Saggiatore, donde decía que el juego continuaría si llegaban 10 respuestas hasta la tercera fase, me llegó este mensaje desde Santiago de Chile:

“Hola Daniel, Como estas ?? Bueno lei tu pagina y he seguido cada paso que indicas en ella …aqui va mi traduccion… ; )

Saludos desde Santiago de Chile”

Número 25: Lorena Faúndez

En la montaña vacia no se ven personas
pero se escuchan ecos de conversaciones de
personas
regresé a la sombra y entré en lo profundo del
bosque
otra vez brillo el verde del musgo encima de mí

Y finalmente, por correo privado me llegó una traducción de otra persona a la que no conocía, Alberto Magnet:

Estaba buscando material sobre la poesía clásica china que me ayudara en una traducción de un poema de Li Shangyin. Y me he encontrado tu página. Ignoro cuándo empezó el juego. Aquí va mi versión.

Número 26: Alberto Magnet

A nadie he visto en lo alto del monte
Pero escucho el eco de gentes a lo lejos,
En lo profundo del bosque, vuelve a sus territorios la
sombra
Vuelve a jugar la luz sobre el musgo verde

Me quedé interesado por saber quién era ese tal Li Shanyin.

En febrero de 2006 estaba en Montevídeo y me llegó un mensaje desde el cercano Buenos Aires:

“Bueno, Dani, tocayo! Tu juego me ha mantenido entretenida por un buen par de horas. Tras haber escrito mi traducción original, he seguido leyendo el artículo todo de corrido y al llegar a la segunda parte lo he refinado un poquito. Te cuento que traduzco habitualmente grandes volúmenes de texto de inglés a español neutro de sabor latino y no sé nada de poesía. El poema me quedó como verás a continuación y me satisface mucho haber hecho mejor trabajo que algunos de los traductores “profesionales”, aunque tras la lectur del artículo de Paz me diera cuenta que no fui del todo fiel.”

…Puesto que Daniela sólo envía una traducción, he de suponer que es la segunda (la refinada tras leer el artículo de Paz). Es una pena no ver la primera. Puesto que sería ilógico tener una segunda traducción y no una primera, copio aquí esa traducción y la repetiré en la segunda fase:

Traducción nº28 Daniela Rodríguez

Ya no hay nadie en la desnuda colina
Sólo se escucha el eco del hablar de la gente
Vuelve la sombra a reinar en el bosque profundo
Y brilla otra vez el verde líquen en la cima.

(…)
Me encantó el juego, espero que vuelvas a hacer algo parecido pronto; y arregla tu página que en Mozilla se rompe.

¡Un beso y muchas gracias!”

…Le contesté:

¡Hola Daniela!
Me alegra que te haya gustado el juego chino. En realidad todavía no ha terminado. Hace unos meses puse como condición que la siguiente fase se iniciaría cuando hubiera 10 respuestas a la tercera fase. Y creo que eso ha sucedido con tu respuesta.
Ahora da la casualidad que estoy a este lado del mar, en Montevideo. Hace tres semanas estaba en Buenos Aires y ha sido una decisión echada a suertes el venir a Montevideo estos últimos días antes de regresar a España. Así que podría estar en Buenos Aires ahora mismo y tomar tu correo como una señal del destino (lástima que no creo en el destino, pero me encantan las casualidades).
Mañana regreso a Madrid y ya te contaré desde allí, cuando ponga la cuarta fase, que  es bastante divertida.”

 

…El siguiente traductor fue un estudiante de chino:

Hola Daniel:
Mi nombre es Juan, junto con mi novia estamos estudiando mandarín desde hace un par de años. En este momento estamos viendo lugares por internet como para ir a estudiar en forma intensiva a China o Taiwan. Fue así como encontré tu sitio.
Bueno me gustó la idea del juego así que aquí va mi traducción:

TRADUCCIÓN nº29: Juan

Montaña vacia, no se ve nadie,
Ni sonido ni palabra.
Regresa esplendorosamente penetrando en el profundo bosque nuevamente el brillo verdoso sobre la montaña.

 

…En junio/julio de 2006 me llegó la traducción número 30, en un mensaje lleno de cosas interesantes:

“Hace tiempo que conozco tu página y la voy siguiendo de vez en cuando,  tuve la suerte de dar con ella a traves de un amigo que tiene un blog y te citó en una de sus entradas.
Contralasinrazón
Entonces leí la primera parte de tu experimento con Wang Wei, hice mis traducciones y me divertí con el juego.
Ahora a través de los podcast he conocido http://www.todachina.com/ .  Me gustó mucho el podcast de Victor o Pink Panther, me registré en la página de TodaChina y aporto lo que puedo, entonces recordé tu experimento y he mandado tu enlace, con lo cual he visto que continuaste con la segunda parte y lo habías ampliado mucho más.
Mi propuesta es que plantearas tu juego desde la página de Toda China, puede ser muy interesante ver como traduce gente que conozca un poco el chino, o chinos que conozcan un poco de castellano.
Te mando una de las muchas traducciones que he hecho de Wang Wei:

TRADUCCIÓN nº30: Encarna/Zelestina

La montaña parece vacía, no se ve gente
Solo se escucha el eco de sus voces
Al entrar en la profundidad del bosque regresan las
sombras
Otras vez brillan los reflejos sobre el musgo verde
oscuro (verdinegro)

 

…El enlace al que se refería Encarna, es Contralasinrazón; pongo aquí el párrafo en el que menciona esta página:

“Estuve pensando hace tiempo, casi al principio de confeccionar esta bitácora, ofreceros escaneado el texto completo del artículo [de Weinberger]. De hecho ya había comenzado escaneando el poema en chino para consumo propio. Ahora, con el acicate del viaje [a China]y el firme propósito de conseguir una versión caligrafiada profesionalmente en la propia China he rescatado el antiguo proyecto. Cuando me disponía a trabajarme todo el escaneo del articulo se me ocurrió buscarlo en San Google, por si acaso ya a alguien se le había ocurrido la misma idea. Y, claro, por supuesto que alguien había tenido la misma idea. Lo encontré en una interesante página, cuyo autor no sólo ofrecía la primera parte del texto, sino que promovía un juego consistente en proponer a los visitantes el envío de su propia una traducción del poema para hacerse merecedores de recibir la segunda parte del artículo por vía de correo electrónico. Así que a la propia página remito al curioso que quiera conseguirlo, para evitar andar fusilando páginas ajenas. Al final cuelga también la segunda parte, aunque no un añadido de Octavio Paz muy interesante, donde el escritor mexicano daba una nueva versión del poema y analizaba minuciosamente cada uno de los versos del mismo. Tal vez lo cuelgue yo aquí pronto. La aguda, hiriente lucidez de Paz “siempre es impactante.  Supersticiones: Un poema de Wang Wei

 

Wang Wei Muchas más traducciones en la página de Wang Wei

Wang Wei y el experimento chino ya tenían su propia página, a la que empezaron a llegar traducciones a través de los comentarios automáticos. Hasta 20 nuevas traducciones.

31. Mary Solari
La montaña vacía no ve a la gente
sólo escucha las conversaciones que produce
Regresa con brillante esplendor
y entra en lo profundo del bosque umbrío
Para brillar otra vez en el verdinegro musgo de su cima.
domingo, 11 de julio de 2010, 17:53:14

 

32. Luis Esteban Jordán Mateos

En la soledad de la montaña,
Puedes escuchar las auténticas palabras,
Regresar a la genuina verdad en la profundidad del bosque,
Reencontrar el esplendor de la naturaleza en la cima.

 

33. Mujerárbol
Los vacíos de nuestras montañas
no dejarán ver a la gente
que reverbera al escuchar solo las palabras de quien conversa.
Regresemos a las sombras, entremos al profundo bosque.
Sobre los musgos, otra vez,
reflejaremos el verde.

Tuesday, December 08, 2009, 14:02:49

 

34.Gonzalo 
Vacía montaña, no hay gente a la vista
Pero por los ecos de sus palabras se escuchan.
Regresan las sombras al bosque profundo
El brillo regresa a los altos musgos de la cima
Friday, September 25, 2009, 20:07:18

 

35. Maria

No hay gente en el vacío de la montaña
tan sólo el eco de sus palabras.
Regreso a la oscuridad (luminosa) en lo profundo del bosque
vuelve a brillar el verde musgo sobre la cima.

Saturday, October 04, 2008, 07:19:56

 

36. Mª Teresa Hartlöhner 

El refugio del ciervo

Montaña vacia nadie a la vista,
pero se oye hablar a los lugareños;
vuelve la luz al bosque profundo,
culebrea iluminando el manto verde.

Y me comentaba María Teresa:

“Una osadía, pero ahí va, la poesía china no sólo es difícil de traducir por su dificultad para encontrar el significado de sus caracteres, o conocer su peculiar gramática si no que hace referencia a simbolos, lugares o historias de la cultura china que es necesario conocer para entender su significado, como ciervo, verde, xiang han yu y muchos otros conocimientos de la cultura y la historia que muy pocos tienen, incluso en China. Pero si se trata de jugar, me encanta.
Un abrazo”

Monday, March 10, 2008

 

37. Edurne

La montaña está vacía, no se ve gente. Solo con escuchar las palabras de una persona produciría eco.
Regresarán las sombras y entrarán en lo profundo del bosque y, otra vez, brillarán los verdes musgos en la cima.

Thursday, January 24, 2008, 21:39:14

 

38. Rocío 

La montaña está vacia, no se ve a nadie.
Pero escucho el eco de sus conversaciones.
Regresan brillantes, penetran en la profundidad del bosque.
Y vuelven a brillar sobre el musgo verde.

Saturday, December 29, 2007

 

39. Amor Ruíz
SE DIVISAN LAS MONTAÑAS VACIAS AUNQUE SE ESCUCHAN LAS CONVERSACIONES DE LA GENTE QUE REGRESAN SOBRE SUS SOBRAS CON BRILLO ESPLENDIDO PROFUNDO ENTRE EL MUSGO VERDE, AZUL, NEGRO QUE SIGUE Y SIGUE BRILLANDO
Tuesday, October 23, 2007, 09:01:04

 

40. May

Vacío en la montaña
No veo a nadie
sólo escucho el sonido de la gente
regreso el esplendor del bosque profundo
otra vez brilla el verde musgo en la cima

Tuesday, June 26, 2007

41. Salvador Ortega

No se ve a nadie en la montaña desierta,
solo se escucha el eco de gente hablando.
Vuelven las sombras que entraron en el fondo del bosque
y otra vez brilla el musgo negro de la cima.

Friday, June 01, 2007, 11:42:35

42. Diana

En el vacio de la montaña no se ve gente.
solo se oye el eco de sus voces.
ha llegado el esplendor a la profundidad del bosque.
A vuelto a brillar el verde musgo alla arriba.

Saturday, May 19, 2007, 04:10:41

 

43. proctorul

las personas no ven la montaña vacía
sólo escuchan el eco de las conversaciones de la gente
regresan para entrar a la sombra profunda del bosque
de nuevo
al brillar el negro liquen en la cima

Thursday, April 05, 2007, 20:35:17

 

44. juan
rastros karmicos
Tuesday, March 13, 2007, 21:49:44

 

45. Guest

vacia la montaña
de gente
se escucha la
conversación
eco regresa
brilla en tu esplendor
profundo bosque
otra vez refleja
en el musgo verde
encima liquen azul
negro

Tuesday, March 13, 2007, 21:44:58

 

46. Alma Debora Rosas 
palabras que solo producen
el eco vacio al llegar
a la montaña
solo para escuchar
que regresan para entrar brillantes
en lo profundo del bosque
otra vez se refleja el verde
del musgo en la cima.
Wednesday, February 07, 2007, 00:54:55

 

47. Guojian Chen
Quiero participar enviándoles la traducción mía que publiqué en mi libro recién editado “Poesía china caligrafiada e ilustrada”:
Desierto el monte.
No se ve gente,
mas se oyen voces.
Lo hondo del bosque.
Unos rayos ponientes.
De nuevo resplandece
el musgo verde.
Sunday, December 03, 2006, 23:08:51

 

48. Camilo

Miro las colinas vacías de gente.
Pero escucho: hay eco de conversaciones.
Regreso a la sombra del bosque profundo
y brilla de nuevo el verde del musgo en la cima.

Friday, September 08, 2006, 13:18:44

 

49. Enyú

La gente no ve la vacía montaña
pero escucha el eco de las palabras
de regreso al entrar en la sombra del profundo bosque
otra vez brilla el verde musgo sobre la cima

Wednesday, August 09, 2006, 04:11:53

 

…Mi hermana envió un comentario pidiendo aclaraciones

. Natalia Tubau
“Vale, ahora creo que puedo incorporarme al juego donde quedó (¿o todavía falta que algunos nos alcancen?) A mi e-mail con los comentarios que cierra la exposición, tu contestaste (abrevio algunas partes para dejar la esencia): ”

“A estas alturas ya has traducido dos veces el poema de Wang Wei (…) voy a abusar de tu paciencia y te voy a enviar otro texto de Winberger, que es si duda el más divertido. Tras leer el texto, te pondré una nueva tarea como condición para recibir lo siguiente, que ya no será de Winberger, sino seguramente mío…”

Ese último texto de Winberger nunca llegó… Así que el siguiente ejercicio para mí es recibirlo y obrar en consecuencia. Besitos, Natalia”

Saturday, November 05, 2005, 13:58:21

 

50. Luis Chacón 

vacío de ti, no veo gente en las laderas de la ausencia
y sólo oigo tus palabras en una conversación como un eco
que regresa para entrar en la profundidad sombría de mi bosque
y se refleja, negro otra vez, en el liquen de las cumbres

Friday, October 21, 2005, 00:33:54

 

51. Roser

Cuando se apodera de mí el silencio huyo, solitario, a la montaña
y por mucho que me aparte dentro de mí siento la vibración de  conversaciones de las gentes
cual fulgor que anima mi espíritu a internarse una y otra vez en el  bosque,
a penetrar sus sombras fulgurantes para meditar nuevamente hasta lo más alto
el negro-verde-azul de un pedazo de musgo.

Thursday, October 20, 2005, 21:05:04

Wang WeiTres nuevos comentarios y dos traducciones

Julián Negromanti
Muy interesante el juego. Envíe por mail dos traducciones. En la segunda intento captar la brevedad e impersonalidad de los haikus (y del zen). Ahora voy a leer la segunda parte. Saludos desde Bs AS
miércoles, 27 de julio de 2011
…Y aquí están la primera traducción de Julián:

nº52

En la montaña vacía no se ve gente
Sólo se escucha el eco de sus palabras
Al regresar  el esplendor profundo dentro del bosque
otra vez brilla el verde musgo sobre la cima

El propio Julián envió un comentario a su traducción:
“Mis disculpas, no envíe comentario, y ahora leo las respuestas veo que van.
Quiero decir que me pareció interesante el juego; nos da una idea de la infinidad de posibilidades de interpretación que da el idioma chino. Quiero decir que tomé dos o tres minutos para mi traducción. Ahora estoy un poco arrepentido, no me suena muy poética que digamos. Saludos desde Buenos Aires.”
…llegó después otro comentario y traducción de Julián:
“Hola Daniel, interesante tu juego, aunque no sé cuándo fue publicado, ni si sigue vigente. Envío otra traducción, tomando unos minutos más, tratando de reproducir la brevedad de la poesía china:

nº53

En el vacío de una montaña
se escuchan ecos de voces
regresa el esplendor al bosque:
vuelve el verdor a la cima

…Contesté:

“Hola Julián
acabo de leer tu mail
se me había traspapelado
El juego sigue en marcha, vamos, lo voy a reactivar precisamente por haber recibido tu correo y en breve lo trasladaré a otra página en mi nuevo blog (el que aparece más abajo)
Un saludo cordial y muchas gracias”
…Giusseppe Domínguez
Interesantísima página que encontré mientras preparaba un taller de Introducción a la Poesía China de la Dinastía Tang.
Ayudaré a su divulgación.
Muchas gracias por tu contribución a que esta poesía se conozca.
Un cordial Saludo,
Giusseppe Domínguez
martes, 11 de enero de 2011
…Mobesse
Este juego es, sin dejar de ser un juego (¿qué no lo es?) una lección magistral sobre el acto poético y sobre la creatividad (valga la redundancia). Siento no haber encontrado antes esta paǵina y no haber podido participar.
lunes, 15 de noviembre de 2010

 

Wang Wei

EPÍLOGO A LA PRIMERA PARTE

Antes de iniciar el Segundo Movimiento, escribí otra breve nota y añadí mi propia traducción:

“Esto del poema chino es una cosa que se va desarrollando por sí misma, sin una intención clara, tan sólo yo os llevo una o dos jornadas de ventaja y conozco caminos por los que vais a pasar (pero no todos los caminos por los que vais a pasar). Creo que lo entenderás bien cuando leas el resto del artículo. Cuando lo hayas hecho, te pediré otra cosa. No te comento nada de tu poema porque eso es parte del juego, pero sí te envío el poema que escribí yo:

RESPUESTA 54: Daniel Tubau

En la montaña vacía no se ve a nadie
Sólo escucho el sonido de palabras
Entro en el bosque profundo y regreso
El musgo verde brilla en lo alto

 

 

 

daniel tubau

 


 

[Este experimento chino comenzó en 2000. La primera versión en internet es de 2004]

Si quieres participar, puedes enviar tu traducción en un comentario…

Originally posted 2011-11-08 11:47:13.

Xue T’ao, poeta e inventora

Xue T’ao (768-831) fue una cortesana y poeta de la época Tang. Provenía de una buena familia de la capital y era hija de un funcionario que se preocupó por darle una buena educación literaria. A los nueve años ya escribía versos. La tradición cuenta que una vez su padre le pidió que compusiera un poema sobre un árbol y que ella escribió este dístico:

“Las ramas se encuentran con los pájaros      que se posan sobre ellas,
vienen del norte y del sur, las hojas se mecen con cada compás del viento.”

Su padre se enfadó mucho porque encontró en ese verso una evidencia de que su hija tenía disposición a la lujuria. Cuando lo destinaron a la provincia de Szuchuan se la llevó con él. Allí murió, dejando a su hija en la extrema pobreza.

tangDice Van Gullick que, como era una joven hermosa y de gustos extravagantes, se registró como prostituta en Chengtu y pronto fue famosa por su talento y atractivo. Con el tiempo el gobernador militar de la provincia Wei Gao la convirtió en la primera de sus concubinas. En esta época conoció al poeta Yuan Zhen, con quien se sabe que  intercambió poemas. Con el tiempo se hizo célebre como poeta en los círculos literarios, pues conoció y fue admirada por Po Chui (Bai Juyi), uno de los más célebres poetas de la época.

Tras la muerte del gobernador Wei siguió gozando de una buena posición, incluso mejor, porque pudo vivir con cierta libertad en una casa en la que también había vivido el gran poeta (ya muerto entonces) Du Fu.

Ya viuda, Xue T’ao obtenía  sus ingresos fabricando papel para poemas, papel que sin duda ella misma empleó para trazar los caracteres de los suyos. Se dice que fue adepta del taoísmo. Inventó un papel de leve color rosa, especial para poetas y literatos, que causó sensación y revolucionó la industria.

La casa de Xue T’ao

De sus muchos poemas se conservaron más de 450 en la Colección del Río del Brocado, al menos hasta el siglo XIV, pero muchos se perdieron y ahora apneas quedan unos cien.

En su antología de poetas chinas, Kenneth Rextroth y Ling Chung incluyen dos de Xue T’ao:

EL ARROYO OTOÑAL

 

Se ha vuelto cristalino últimamente

y, al deslizarse como una cinta de humo,

suena como una cítara de diez cuerdas.

El sonido penetra en mi almohada

y me hace pensar en amores pasados.

La melancolía no me deja conciliar el sueño

El segundo, dirigido a Yüan Chên, me gusta especialmente y me recuerda fragmentos de Safo:

POEMA ANTIGUO PARA YÜAN CHÊN

 

Cada poema tiene sus propios tonos.

Yo sólo sé escribir versos evanescentes

sobre el amor apacible a la sombra de las flores

iluminadas por la luz de la luna

en mañanas brumosas

bajo los sauces llorones. 

 

La concubina de jade verde

se encontraba recluida,

pero tú debes aprender a escribir

poemas de amor en papel rojo

para las muchachas de la Ciudad del placer.

 

Como me estoy haciendo vieja,

debo transmitir lo que sé,

así que te voy a enseñar

como si fueras un colegial.

Supongo que el Yüan Chên al que está dedicado el poema es el mismo Yuan Zhen que fue tan amigo suyo (con la trascripción de los nombres chinos no siempre se sabe si se trata de la misma persona).

Estatua de Xue T’ao rodeada de bambú, su planta favorita (también la mía)
Cuando murió, la gente plantó bambú en los jardines de Xue T’ao, que se
convirtieron en el Parque de Wangjianglou (Mirador sobre el Río).
Más de 120.000 kilómetros cuadrados con más de 150 variedades de bambú.

 


[Escrito en 1999, publicado en 2004, revisado en 2011 y 2019]

R.H.Van Gulik: La vida sexual en la antigua China.
Kenneth Rexroth y Ling Chung, El barco de orquídeas, poetisas de China


LA MITAD OCULTA

Hedvige de Sulzbach, la bella teóloga /1

|| La mitad oculta


Leer Más
Un poema de Louise Labé

Leer Más
Lais de Roser

Leer Más
Susan Sontag

Leer Más
Ágora, de Alejandro Amenábar

Leer Más
Sexo en Nueva York, y también en la televisión

Leer Más
Frances Yates y la tradición hermética

Leer Más
La infiel Helena

Leer Más
Logomanía y el libro de la almohada

Leer Más
Vínculos del pasado en el Genji Monogatari

Leer Más
Victoria Ocampo responde a Ortega

|| Sur 2

||| Libros que caminan


Leer Más
Madame Du Deffand

Leer Más
Dellas , la utopía de Charlotte Perkins Gilman

Leer Más
Padre e hija luchan por La nueva filosofía

LA MITAD OCULTA – Oliva Sabuco 3


Leer Más
La caligrafía forense en favor de Oliva

LA MITAD OCULTA – Oliva Sabuco 5


Leer Más
Ursula K. Le Guin y la confianza del escritor

|| Una cita con las musas /14


Leer Más
Ovejas y tigres

Perkins Gilman y lo humano /1


Leer Más
Ono no Komachi, una poeta japonesa

Leer Más
La mitad oculta

Leer Más
Nueva defensa de Oliva

LA MITAD OCULTA – Oliva Sabuco 4


Leer Más
Hedvige y Casanova, sexo y teología

Hedvige de Sulzbach, la bella teóloga /2
LA MITAD OCULTA


Leer Más
Oliva Sabuco, autora de La nueva filosofía

LA MITAD OCULTA


Leer Más
La fiel Penélope

Leer Más
Xue T’ao, poeta e inventora

Leer Más
Persépolis, de Marjane Satrapi y el fanatismo religioso

Leer Más
Tres poemas infieles de Roser Amills

Leer Más
Une petite cantate, de Barbara

Leer Más
Defensa de Oliva Sabuco

LA MITAD OCULTA – Oliva Sabuco 2


Leer Más

Originally posted 2011-11-19 16:56:35.

Una noche en Hong Kong

Para llegar a Kunming, la capital de la región china de Yunnan, probablemente la mejor manera, y la más barata, es tomar un avión hasta Hong Kong y desde allí continuar el viaje en una línea aérea china. Así que tenía que hacer escala en Hong Kong. Ana, con quien me iba a reunir en Kunming había hecho ya la escala hongkonesa y se quedó allí dos o tres días. La ciudad le pareció fascinante pero agobiante. Yo prefería quedarme un sólo día porque después de un viaje de más de veinte horas, prefería escapar cuanto antes de una gran ciudad como Hong Kong y también porque sabía que la ciudad era bastante cara. Así que alquilé una habitación muy barata en las Mansiones Chungking, donde también había estado Ana.

A pesar de permanecer sólo una noche, tenía muchas ganas de conocer Hong Kong, una ciudad mítica por su extraña naturaleza: hasta 1997 fue una colonia británica y todavía goza de un estatus especial diferente al resto de la China continental. Las referencias culturales de la ciudad son inagotables, desde la película de Chaplin La condesa de Hong Kong a Chungking Express, de Wong Kar Wai o la canción de Siouxie and the Banshees, Hong Kong Garden y, por supuesto, la película de Wayne Wang La caja china, que cuenta los últimos días de Hong Kong como colonia británica.

Aeropuerto de Hong Kong, caminando hacia la salida

Cuando bajé del avión en el aeropuerto de Hong Kong, ya de noche, lo primero que noté fue el calor y la increíble humedad del aire. Curiosamente me gusta mucho la sensación de humedad y calor, supongo que porque me recuerda algunas de mis mitologías literarias (La realidad imita a la ficción). Recorrí el aeropuerto en busca de un autobús que me llevara al centro, lo que no me resultó difícil porque el aeropuerto de Hong Kong está muy bien organizado a pesar de su tamaño. Los momentos en los que un autobús, en este caso de dos pisos, te lleva a una ciudad desconocida son casi siempre intensos y emocionantes: avanzar por una carretera desconocida en mitad de la noche, ver las luces de la gran ciudad a lo lejos y entrar en ella, sumergiéndote en un baño de luz artificial es una de las cosas que más me gusta vivir.

Hong Kong desde el segundo piso del autobús

El mismo lugar con un intervalo de segundos

Recuerdo experiencias semejantes, en este caso con ciudades conocidas, en mi infancia cuando llegaba en autobús a Madrid desde Barcelona y veía los carteles luminosos de la Gran Via, como el famoso de Schweppes: me sentía absolutamente deslumbrado, como me siento todavía hoy, ante cualquier gran ciudad donde la vida no acaba por la noche. Tiene sus inconvenientes, es obvio, pero también es para mí una fuente de fascinación inagotable, en especial, como he dicho, si se trata de una ciudad desconocida.

Sobre esta sensación escribí hace muchos años un cuento llamado Noches en otra ciudad, que comenzaba así:

En mis viajes he experimentado a menudo la sensación de ser otro. Vivir en una ciudad desconocida cambia tanto a un individuo como el lento trascurso del tiempo. Cuando camino por las calles de otra ciudad, siento que estoy participando en una especie de farsa en la que yo soy el primer actor. Miro a mi alrededor y veo rostros distintos, ajenos; escucho palabras cuyo significado no me es dado entender, tan sólo intuir. Todo se convierte en un colosal decorado, puro artificio en el que los gestos de los demás parecen existir sólo para mí. La vida habitual ya no es la vida habitual y los paseos, las conversaciones, son de una intensidad extraordinaria. Todo es nuevo, diferente, para un extranjero. En otra ciudad, en una ciudad desconocida, las personas se convierten en protagonistas de sus actos. Después, si la visita se prolonga, el mundo regresa a lo cotidiano, desaparece el artificio, revive lo habitual. El breve período de la revelación queda atrás, en el olvido. Alberoni define los primeros momentos del amor, el espacio de tiempo en el que los amantes son deslumbrados, como estado naciente. De manera parecida se podría calificar la sensación inigualable de sentirse extranjero.

Pero, tarde o temprano, en el amor y en las ciudades extrañas, se inicia la fase de cristalización, o la de ruptura. Desaparece entonces la visión mágica del mundo y la vida regresa a la normalidad.

Esa sensación en Hong Kong fue abrumadora y cuando el autobús empezó a recorrer las calles  iluminadas de Hong Kong, de una manera tan saturada que no he visto ni siquiera en el Nueva York más céntrico a cualquier altura, con marquesinas colosales que cuelgan de los edificios,  el entusiasmo se apoderó de mí.

Bajé del autobús, busqué mi pensión en la calle Nathan Road, subiendo y bajando una y otra vez porque entre los abigarrados edificios, llenos de letreros luminosos a todas las alturas imaginables no conseguía ver el modesto rótulo de las Mansiones Chungking. Entré en ese lugar tan difícil de describir, ese mundo autosuficiente en el interior de un edificio, subí a mi habitación, dejé mis cosas en una habitación diminuta, me duché, tuve algún incidente, como romper la llave de la habitación sin querer, y baje a las calles de Hong Kong a sentirme extranjero.

No había calculado bien mis fuerzas después de un viaje tan largo y tampoco la complejidad y el caos, quizá aparente pero a primera vista absoluto, de una ciudad como Hong Kong, a pesar de que cuando hace ocho años estuve con Ana en Pekín (una ciudad mucho más tranquila) nuestra llegada al hutong (barrio tradicional chino) fue tan inmanejable que acabamos entrando en otro hotel para descansar y poder enfrentarnos a aquello al día siguiente. Al cabo de unos días, sin embargo, logramos acostumbrarnos e incluso orientarnos en aquel lugar que antes nos parecía incomprensible.

Hong Kong de diá: compeljo de edificios rosas

Algo parecido me pasó aquella noche recorriendo las calles de Hong Kong. Pero, como sólo me quedé un día, no tuve tiempo a entender mejor Hong Kong. Espero poder hacerlo en un próximo viaje.

Cuervo llega a Hong Kong

(Hong Kong, 7 de junio de 2011)

Originally posted 2011-07-18 11:06:28.

Mr.Lee, la respuesta china a KFC (Kentucky Fried Chicken)


[Artículo escrito por Ana Aranda Vasserot]

La semántica gastronómica

El fenómeno cultural de la comida es tan significante en la cultura china que se utiliza incluso en la forma de saludar: “Ni chile méi”, ¿has comido o no?, es una de las fórmulas de saludo más utilizadas. David Martínez Robles también señala que en chino hay diferentes palabras para referirse a las diferentes formas en las que se puede presentar el arroz: “dependiendo de si es crudo, se trata de la planta o está cocido”.

Este es un ejemplo muy semejante al no menos conocido acerca de la cantidad de términos que usan los esquimales para referirse a distintos matices del blanco. En ambos ejemplos, da la impresión de que es el lenguaje el que acude en ayuda de una percepción más afinada que precisa de un concepto y vocablo adecuado, y no que sea el lenguaje el que determine esa percepción.

Simplemente como curiosidad, podemos ver un simpático juego semántico (pero con fines comerciales, por supuesto) que se da en las calles de Pekín hoy en día.

Se asocia la imagen y el logotipo de una empresa típicamente estadounidense como es Kentucky Fried Chicken (con sus implicaciones de éxito y modernidad), con una imagen autóctona en la que el rostro del patrón de KFC es sustituido por un rostro y un nombre chinos: Mr Lee. Todo ello respetando los colores y la estética del modelo a imitar.

Mr. Lee la respuesta china a KFC.
En otras sucursales la imitación es incluso más fiel

Una sucursal de KFC en Pekín, naturalmente el contenido semántico de Mr. Lee se perdería si el referente no fuera conocido.

********

[Conservo este artículo de Ana Aranda en mi página, porque ella lo publicó aquí cuando no tenía un blog propio. Después de tenerlo tanto tiempo alojado, no me gustaría desprenderme de él. Puedes visitar la página de Ana Aranda con este enlace: Gabinete oriental ]


CHINA

[Todas las entradas sobre China en CHINA]

[pt_view id=”e0b02a28s2″]

CUADERNO DE PEKÍN

[pt_view id=”49467ddj1e”]

Originally posted 2012-07-27 22:10:38.