Todo explicado, nada explicado

Al leer hacia la página 642 de La estructura de la teoría de la evolución de Stephen Jay Gould, recordé un proyecto de cuento que no llegué a escribir. Se trataba de un ensayo-ficción en el que explicaba la ventaja evolutiva de cierto comportamiento animal o humano  verdaderamente extravagante.

Todo encajaba perfectamente, la explicación era brillante, pero todo era inventado. No sé si mi intención original era escribir otro cuento o quizá otro capítulo en el que, con una precisión igualmente perfecta, se justificaría el comportamiento opuesto.

Se trataba de una parodia de esas explicaciones a las que son tan aficionados algunos biólogos evolutivos, que son capaces de explicar cualquier cosa imaginable que hagan los animales.

André Gide escribió Corydon para demostrar que la homosexualidad estaba justificada por los muchos comportamientos animales homosexuales, pero en su época, la mayoría de los biólogos escribían ensayos para probar lo contrario.

La existencia de la homosexualidad es uno de esos comportamientos, aficiones, actitudes, gustos, preferencias, tendencias o como se quiera llamar, que resulta difícil explicar si se parte del supuesto de que el sexo está hecho biológicamente para la reproducción. Tal vez se trate de uno de esos efectos colaterales que a veces se producen en la evolución: algo que no había sido creado para un uso determinado pero que es usado, aunque no tenga ninguna ventaja evolutiva. El sexo nos incita a reproducirnos con el reclamo del placer, pero el reclamo del placer nos hace ver que podemos obtenerlo también con los de nuestro mismo sexo, por lo que incluso podemos llegar a olvidarnos de que ese reclamo era para la reproducción. Esta es la explicación más trivial pero no es la que suele gustar a muchos biólogos que prefieren tener una razón para todo. Y seguramente podrían crear también una buena explicación que garantice la ventaja evolutiva de la homosexualidad (a mí se me ocurren varias explicaciones ingeniosas).

Otro asunto que suele desbaratar las explicaciones ingeniosas tipo “el gen egoísta” de Dawkins es el comportamiento de los virus, que matan a quien los acoge, por lo que su triunfo total sería su extinción. Aquí, un razonador ingenioso dirá que precisamente no se produce nunca ese triunfo total, con lo que los virus siguen siendo ventajosos de alguna manera. ¿De qué manera? Yo no lo recuerdo, pero sé que alguien me lo ha explicado en algún libro, tal vez Dawkins en El gen egoísta.

Pero a veces uno se pregunta, del mismo modo que sucedía antes con las enrevesadas explicaciones biológicas de la homosexualidad (por no hablar de las de los psicoanalistas, que han tenido que tirar a la basura hace no demasiado tiempo): ¿No será que los virus son cosas que ocurren sin más, no interpretables desde el punto de vista de la selección natural, al menos no como un factor causal de primer nivel?

También, ya que descendemos hasta los genes para explicar la selección natural, es tentador descender un poco más, por ejemplo, hasta los minerales y los metales. Podemos justificar el óxido de los objetos de hierro como un comportamiento (pongamos las necesarias y salvadoras comillas o cursiva dawkiniana), un comportamiento ventajosamente evolutivo, puesto que devuelve finalmente a la tierra los compuestos originales, contribuyendo así a futuras vetas de mineral. Algo de lo que quizá no es capaz el acero inoxidable. Así que, librados a una lucha evolutiva, ¿vencería finalmente el imperfecto hierro al acero?

Pero, entonces, ¿qué ventaja evolutiva tiene el diamante, que resulta tan difícil de reciclar? Algún ingenioso (en este caso yo) dirá: “Su no reciclabilidad es compensada por su belleza, por el atractivo que ejerce sobre los seres humanos, lo que garantiza su supervivencia y finalmente, tarde o temprano, su creación artificial”.

Como se ve, todo se puede explicar.

Sobre esto escribiré dos cuentos breves, aunque ya te he destripado el argumento.


¿Cómo se diría en latín “Todo explicado, nada explicado”? ¿Omnia explicanda nulla explicatio? Tengo que averiguarlo. Si alguien lo sabe, que me envíe un mensaje o comentario.

[Publicado en 2004]


2017. Todo lo anterior no quiere decir que crea que todas las explicaciones biológicas acerca de las diversas características a través de la selección sean falsas, tan solo digo que no todas las que el ingenio humano es capaz de imaginar tienen por qué ser verdaderas. Tampoco quiere todo esto  decir que los virus no tengan una causa o que sucedan porque sí, sino que las explicaciones a partir de la selección natural pueden en algunos casos explicar el que un rasgo o característica se mantenga (y muchas de esas explicaciones parecen muy  convincentes), pero no siempre logran explicar, o quizá ni puedan, su origen ni su carácter como supuesta ventaja evolutiva.


CUADERNO DE BIOLOGÍA

Algo de Darwin

Leer Más
Dawkins: genes, memes y determinismo

Leer Más
Autobiografía de Charles Darwin

Leer Más
Darwin y el dios omnipotente

Leer Más
Un poco más sobre el respeto en Darwin

Leer Más
De Vries y Darwin, mutación y selección natural como origen de las especies

Leer Más
Darwin y la ceguera

Leer Más
Otros mundos: Uexkhull y el Zhuang Zi

Leer Más
Uexkull contra Darwin

Leer Más
Todo explicado, nada explicado

Leer Más
Lo que sí está en los genes

Leer Más

BREVÍSIMA INTRODUCCIÓN A LA BIOLOGÍA MOSCA Y CAJA

1. Invitación a la biología

Leer Más
2. Teorías evolutivas de las moscas y las cajas

Leer Más
3. La trágica historia de la Bistun Betularia

Leer Más
4. La teoría de la evolución de Lamarck

Leer Más
5. La evolución de las jirafas
Brevísima introducción a la biología

Leer Más

SOBRE “LA ESTRUCTURA DE LA EVOLUCIÓN”, DE STEPHEN JAY GOULD
(Artículos acerca de la evolución)

Los cortes de la navaja de Occam

Leer Más
Mi teoría de la evolución

Leer Más
Las teorías superadas

Leer Más
La incompletitud del registro fósil

Leer Más

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *