Un poema de Louise Labé

Louise Labé nació en Lyon entre 1520 et 1525. Su padre se preocupó de que recibiera una completa educación, cosa poco habitual en aquella época, y más tratándose de la hija de un cordelero, que, en como heredera suya en el oficio, era llamada “la bella cordelera”. Aprendió latín, italiano, tal vez griego, sabía tocar el laúd y conocía todas las artes, incluso las de las armas, reservadas a los hombres. Desobedeciendo las prohibiciones, se vestía como los hombres para montar a caballo, pero también es la única lionesa de su tiempo que llegó a publicar, por privilegio concedido por el propio rey: veinticuatro sonetos, tres elegías y un ensayo llamado Debate de locura y amor. Ha sido muy elogiada por Rilke.

Me gustan mucho sus sonetos, que me recuerdan a Catulo, y estoy muy de acuerdo con lo que dijo de ella Béranger:

“Encuentro más amor auténtico en sus sonetos que en la mayoría de los versos de aquella época, cuya poesía es con frecuencia más amanerada que espontánea.”

Un ejemplo de su poesía, en este caso completamente catuliano:

SONETO XVIII

Baise m’encor, rebaise moy et baise:
Donne m’en un de tes plus savoureus,
Donne m’en un de tes plus amoureus:
Je t’en rendray quatre plus chaus que braise

Las, te plains-tu? ça que ce doux mal j’apaise,
En t’en donnant dix autres doucereus.
Ainsi meslans nos baisers tant heureus
Jouissons nous l’un de l’autre à notre aise.

Lors double vie à chacun en suivra.
Chacun en soy et son ami vivra.
Permets m’Amour penser quelque folie:

Tousjours suis mal, vivant discrettement
Et ne me puis donner contentement,
Si hors de moy ne fay quelque saillie.

La traducción la he tomado de algún lugar de internet, con algún pequeño cambio.

SONETO XVIII
Bésame una vez más, vuelve a besarme y bésame
dame uno de tus besos más sabrosos
dame uno de los más cariñosos
y yo te devolveré cuatro ardientes como brasas

Ah, te quejas? Ven que calmaré ese mal
dándote otros diez muy dulces
Así, mezclados nuestros besos, tan felices
gocemos uno de otro a nuestro gusto

Así tendremos ambos doble vida
Cada uno de nosotros vivirá en sí y en el otro
Permíteme, amor mío, que piense alguna locura

Me siento siempre mal viviendo juiciosamente
y no me puedo sentir satisfecha
si no salgo alguna vez de mí misma

 


POESÍA

Un poema de Louise Labé

Leer Más
Goethe, ¿poeta de la experiencia?

Leer Más
Anaxágoras (-500/-428)

Leer Más
Carta a Bruno

Leer Más
El tigre , de William Blake

Leer Más
Prohibid los placeres (John Milton/Iván Tubau)

Leer Más
El haiku de Cuervo

Leer Más
Ono no Komachi, una poeta japonesa

Leer Más
La librería Rafael Alberti

Leer Más
Poseído por Dostoievsky (Kim Chun-Su)

Leer Más
Antonio Salmerón y Wang Wei

Leer Más
La miasma y el retrato de la dama (John Donne)

Leer Más
Fábula del origen del mundo y primera tentación

Leer Más
¿Qué culpa tiene la rosa?

Leer Más
Sextina de amistad

EL ALBUM DE PANDORA


Leer Más
Los placeres de la soledad en Bai Juyi

Leer Más
Toda la poesía

Leer Más
Omar Jayyam entre Dios y el vino

Leer Más
Un torneo poético de ajedrez

El doble duelo /0


Leer Más


NOSTOI

NOSTOI, los regresos

Leer Más
Petronio: Exhortación a Ulises

Leer Más
Tennyson: Ulises

Leer Más
Neruda Peregrino

Leer Más
Kavafis: Ítaca

Leer Más
La fiel Penélope

Leer Más
Du Bellay: Feliz quien como Ulises

Leer Más
Seferis: Sobre un verso extranjero

Leer Más
El regreso de Ulises y la traducción

Leer Más

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *