Una mentira noble

Platón y los asesinos de la montaña /1

Nizam-Assassination_of_Nizam_al-Mulk

Nizám ul Muluk apuñalado por uno de los asesinos del Viejo de la Montaña

«Esta secta, la más temible de todos los tiempos».
Las cruzadas vistas por los árabes,  Amin Maalouf

En La verdadera historia de las sociedades secretas dediqué un capítulo a una de las sectas o sociedades secretas más temidas y célebres de la historia, la de los asesinos del Viejo de la Montaña. El creador de esta extraña organización fue Hassan-i Sabbah, que durante su juventud había sido amigo y compañero de estudios de dos hombres justamente célebres, el gran poeta y matemático Omar Jayyam y el gran estadista Nizám ul Muluk, al que tiempo después Hassan ordenaría asesinar. Otras versiones aseguran que Nizán fue asesinado por el propio Sultán, o que su muerte se debió a un complot para evitar que el reino selyúcida se uniera al Islam chii, lo que le habría convertido, por otra parte, en aliado del propio líder de los asesinos, Hassan. De todo esto hablo en mi libro, pero aquí quiero referirme a un aspecto curioso que parece mostrar el origen platónico de la secta de los asesinos. Lo encontré por casualidad al releer en los últimos días La República de Platón.

En su largo diálogo acerca de la república ideal, Platón muestra a Sócrates y Glaucón (hermano mayor del propio Platón) conversando acerca de cómo organizar una utopía perfecta, en la que habría tres clases sociales, los guardianes o arcontes, los auxiliares y el resto. Pero hay una cuestión que preocupa a los dos amigos, como ha preocupado a todos los sabios y filósofos siempre que se han tenido que relacionar con los reyes y con la clase militar: cómo convencer a los militares, a los guardianes que protegen el Estado, para que cumplan con su deber pero no aspiren al poder total.

En la época de los Reinos Combatientes de China, esa fue una de las preocupaciones principales de los filósofos, quienes, del mismo modo que Nizám ul Muluk o elpropio Platón junto al tirano de Siracusa, aspiraban a controlar el gobierno pero también a no perder la cabeza en el intento. Muchos fracasaron, como Lü Buwei, Han Feizi o Lisi, que acabaron de manera trágica, e incluso el poderoso Señor de Shang, que instauró la Ley absoluta, bajo la que él mismo acabó despedazado por cuatro caballos que tiraban de sus cuatro extremidades en direcciones opuestas.

En Roma también sabemos cómo acabó la República cuando un general ambicioso llamado Julio César estuvo a punto de coronarse y, con su muerte en las escalinatas del senado, dio comienzo a la Guerra Civil y al Imperio, única manera que se le ocurrió a Octavio Augusto para mantener a los militares cumpliendo esa obligación de guardianes que les otorgaba Sócrates en La República y no aspirar a suplantarlo. Y también sabemos que con el tiempo los militares en Roma derribaron el Imperio y dieron inicio a una sucesión de crímenes imperiales, que entronizaban uno tras otro al general más cruel, sanguinario o astuto. Nos lo ha contado Gibbon con asombrosos detalles en ese libro inigualable que es Historia de la decadencia y caída del Imperio Romano.

Sócrates, que sin duda se da cuenta del peligro de crear una clase militar separada de las otras clases y obediente a la de los Arcontes o gobernantes filósofos, propone a Glaucón contar a los niños que nazcan en su república utópica un elaborado mito, “una mentira noble”, para que no sientan deseos de olvidar sus deberes con el estado y convertirse en los nuevos amos. En primer lugar, habría que convencer a todos esos futuros ciudadanos de que la tierra misma los “habría criado y moldeado” en su seno y que, una vez que estuvieron completamente formados, la tierra, por ser su madre, los dio a luz:

«Y por ello deben ahora preocuparse por el territorio en el cual viven, como por una madre y nodriza, y defenderlo si alguien lo ataca, y considerar a los demás ciudadanos como hermanos y como hijos de la misma tierra».

Es decir, que todos los ciudadanos deben creer que son hijos de la tierra (se supone que del territorio concreto en el que han nacido, por ejemplo, Atenas) para que, de este modo, defiendan ese territorio, por considerarlo literalmente su tierra madre. El mito, como señala el propio Sócrates, se basaría en un “relato fenicio” que “ya ha tenido éxito en muchas partes”. Se refiere, por supuesto, al mito de origen de la ciudad vecina de Atenas, Tebas, y de su región, la Cadmea. En ese mito se cuenta como un hombre de origen fenicio, Cadmo, hijo del rey cananeo Agénor de Tiro, lanzó los dientes de un dragón a la tierra, y que de ellos nacieron los spartoi, primeros pobladores de su nueva patria.

REpresentación medieval de Cadmo sembrando los huesos del dragón, de los que nacen los spartoi

Representación medieval de Cadmo sembrando los huesos del dragón, de los que nacen los spartoi

El problema, dice Sócrates, es que aunque ese mito ha prosperado en muchos lugares, no sería fácil hacer que lo creyeran en Atenas o en la República ideal. Para lograrlo, hará falta inventar otras mentiras nobles.

Continuará….


la verdadera historia de las sociedades secretasLa verdadera historia de las sociedades secretas
Alba Editorial

Comprar en Casa del Libro

El versión digital: La verdadera historia de las sociedades secretas


 

LA VERDADERA HISTORIA DE LAS SOCIEDADES SECRETAS

Frances Yates y la tradición hermética

Leer Más
Nostalgia ¿de qué?

Leer Más
El Decepcionismo

Leer Más
Las sociedades secretas en Vigo

Leer Más
Crítica de Marcos Méndez Filesi

Leer Más
Ciencia y mística

Leer Más
El Gran Mecanismo

Leer Más
Thelema

Leer Más
Tabla Esmeraldina

Leer Más
El caballero D’Eon, masón

Leer Más
El conocimiento oculto

Leer Más
¿Qué es La verdadera historia de las sociedades secretas

Leer Más
Índice completo de La verdadera historia de las Sociedades Secretas

Leer Más
Juanjo de la Iglesia opina que la verdadera historia de las sociedades secretas es tronchante

Leer Más
Dan Brown entre la ficción y la realidad

Leer Más
El secreto es como morir

Leer Más
Masones en Dan Brown

Leer Más
Ingresar en una sociedad secreta

Leer Más
Ciencia contra magia

Introducción a la magia /3


Leer Más
Una mentira noble

Platón y los asesinos de la montaña /1


Leer Más
Un mito político

Platón y los asesinos de la montaña /2


Leer Más
¿Una república racista?

Platón y los asesinos de la montaña /3


Leer Más
El secreto de la sociedades secretas por fin revelado

Leer Más
Entrevista en MUY Historia: Sociedades secretas

Leer Más
¿Por qué se crean sociedades secretas?

Leer Más
La Sociedad Thule y otras sociedades secretas racistas

Leer Más

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *