Victor Trevor contra el joven Stamford

|| Fe de erratas (p37)

Ramón Edgardo Baide Gómez me escribió recientemente para preguntarme acerca del hermano más listo del hermano más listo de Sherlock Holmes, es decir Sherrinford Holmes, del que cuento una de sus increibles hazañas de deducción (o de aducción) en No tan elemental. Le extrañaba que esa misma anécdota se atribuyera al filósofo y semiólogo Charles Sanders Peirce. Le respondí en un comentario y allí quedó aclarado el asunto. Puedes leer el comentario de Ramón y mi respuesta aquí: No tan elemental.Cómo ser Sherlock Holmes.

Pero Ramón, que demuestra poseer las dotes de un verdadero detective holmesiano, ha encotrado otra errata en mi libro. Reproduzco aquí su comentario (que también puedes leer entero en el enlace ya citado):

Ahora que tengo certeza de que respondes y atiendes tu página, me siento en la necesidad de hacerte una pregunta que me tiene bastante inquieto y confundido. Debes saber que tengo un millón de interrogantes sobre Sherlock Holmes, pero no es mi intención abusar de este espacio que tan generosamente tu nos brindas a quienes leemos tu libro. Así las cosas, por ahora, me limito a plantearte el asunto:

En la página 32 de tu libro, haces una cita textual de Estudio en Escarlata, en la que -según tu libro- Victor Trevor le comenta a Watson ciertas peculiaridades de Sherlock Holmes. Me llama mucho la atención el hecho de que en el libro que yo he leído, no se menciona a Victor Trevor, sino al Joven Stamford. Cito lo que tengo en mi libro: “No había pasado un día de semejante decisión, cuando, hallándome en el Criterion Bar, alguien me puso la mano en el hombro, mano que al dar media vuelta reconocí como perteneciente al joven Stamford, el antiguo practicante a mis órdenes en el Barts. […] En los viejos tiempos no habíamos sido Stamford y yo lo que se dice uña y carne, pero ahora lo acogí con entusiasmo, y él, por su parte, pareció contento de verme.”

El joven Stamford es quien presenta a Watson y Holmes, quienes posteriormente se vuelven a encontrar para finiquitar el ausnto de compartir la vivienda en el 221B de Baker Street. No obstante, tu lo mencionas a ese mismo personaje con el nombre de Victor Trevor. 

¿A qué se debe esto? 

Mil gracias por tu ayuda”.

En este caso no se trata de un juego o broma por mi parte, sino que es un verdadero error: me equivoqué al mencionar a Victor Trevor. Como todo el mundo sabe (o al menos los holmesianos), no fue Trevor, sino Stamford quien presentó a Holmes y Watson. Me avergüenzo ante tan grave error, que habrá irritado a más de un lector holmesiano. En mi descargo solo puedo decir que también ellos habrán advertido fácilmente la causa del lapsus mental que me ha llevado a confundir los nombres: tanto Victor Trevor como el joven Stamford son amistades tempranas de Sherlock Holmes, dos personas que lo conocieron antes de que John Watson apareciera en su vida. Supongo que esa es la razón de mi error, propio de un exceso de conocimiento y de una confianza ciega en la intuición, pues mi memoria me ofreció ese nombre de manera inmediata y no apliqué la precaución que tanto recomiendo de poner a prueba la intuición, los instintos o los datos que la memoria nos ofrece. Y tampoco lo hice, en contra mi costumbre, en las sucesivas y continuas revisiones y relecturas del libro. Es una prueba de que los errores causados por el conocimiento son casi siempre más difíciles de detectar que los de la ignoracia: si hubiera escrito “Julio César” en vez de “Víctor Trevor” sin duda me habría dado cuenta del error.

Solo me queda agradecer desde aquí a Ramón su aviso y quedar a la espera de que su preciso escalpelo de lector atento siga encontrando aquí y allá errores y erratas (conozco algunos más, que pronto subiré a esta Fe de erratas en la que nos acompaña el querido Basil).

¡Saludos en Holmes!


Fe de erratas de No tan elemental

El sueño dogmático de Kant

Fe de erratas (p37)


Leer Más
Victor Trevor contra el joven Stamford

|| Fe de erratas (p37)


Leer Más

Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
Amazon, La FugitivaRafael Alberti,Laie…)



carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.


 Wyoming-No-tan-elemental


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


Entradas holmesianas no tan elementales


Sobre el libro


SÓLO PARA TUS OJOS 
(Lectores de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes)

Prueba de atención selectiva con Sherlock Holmes

Leer Más
Prueba de desatención selectiva

Leer Más
La calavera fantasma de Sherlock Holmes

Leer Más
Huevos de Pascua en Sherlock

Leer Más
¿El canón holmesiano?

Leer Más
Protegido: Pistas para un enigma holmesiano
Más pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1

Leer Más
Protegido: Sherlock Holmes, Tarzán y Leopold Bloom

Pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1


Leer Más
Algunos enigmas de No tan elemental

Leer Más
¿Qué tiene en común Sherlock Holmes con Tarzán?

Leer Más


International: Not So Elementary

showexcerpt=’1′ showimage=’1′ masonry=’1′]


 

No tan elemental, de Daniel Tubau

No tan elemental, de Daniel Tubau

 

Share