Wittgenstein, Neurath y los memes

OttoNeurath cvrTanto el intento de Neurath con sus protocolos, como el de Wittgenstein con sus proposiciones atómicas, se asemejan a la teoría de los memes no sólo en su ambición de convertir en definida una cosas tan ambigua como puede ser una idea, sino también en el tono de su discurso y en su ambición reduccionista. Todos ellos pretendían de alguna manera ser antimetafísicos, pero todos ellos acaban cayendo en una especie de metafísica materialista. Todos ellos son herederos de una u otra manera de la teoría de las Ideas de Platón, que ya en su época fue ridiculizada por sus detractores con argumentos que se podrían aplicar a los memes cambiando sólo algún detalle.

 

 

******

cuadernodefilosofia

Toda la filosofía en Cuadernos de filosofía

TODA LA FILOSOFÍA

Leer Más
Razón y sentidos en Demócrito

Leer Más
Los honestos materialistas

Leer Más
Noúmenos y phenómenos

Leer Más
La relación entre teoría y observación… [y Sherlock Holmes]

Leer Más
Teología o mística materialista

Leer Más
Níveles y metaniveles: autores y dioses

Leer Más
La autonomía de los personajes y Nozick

Leer Más
Test de Turing y solipsismo

Leer Más
Nozick y la justificación del mal

Leer Más
Leibniz y el sonido

Leer Más
Relativismo cultural y malos tratos

Leer Más
Yang Zhu, el sabio escondido que llenó el mundo de palabras

Leer Más
La escuela negativa del taoísmo

Leer Más
Taoísmo y tai chi

Leer Más
Por qué un caballo blanco no es un caballo

Leer Más
SUSAN SONTAG

Leer Más
Mímesis y símbolos

Leer Más
El contagio por los adversarios

Leer Más
Cornwallis y Demócrito

Leer Más
La metafísica de la ética

Leer Más
Casualidades causales

Leer Más
Wittgenstein, Neurath y los memes

Leer Más
La fidelidad de la tradición

Leer Más
Filósofos – De Aristóteles a Zenón

Leer Más
Charlotte Perkins Gilman

Leer Más

 ENTRADAS DE ÉTICA Y COSTUMBRES

Share

2 pensamientos en “Wittgenstein, Neurath y los memes

  1. El gran supuesto metafísico de Neurath y del “primer Wittgenstein” creo que consistió en suponer una estructura en común entre el lenguaje y la realidad. Este error es de herencia kantiana y aún hoy da de qué hablar.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *