Yo soy libre, vosotros no
(El guión de cine y los prejuicios #1)

Las paradojas del guionista Daniel Tubau            

Cuando tomamos una decisión solemos pensar que tenemos buenas razones y que lo hacemos de manera racional. Sin embargo, cuando examinamos lo que hacen los demás, tendemos a pensar que muchas de sus acciones las llevan a cabo porque han sido influidos por una campaña publicitaria, o porque no tenían otro remedio, o porque no tienen personalidad. Eso sí, cuando los demás hacen lo que nosotros creemos racional y razonable, entonces sí que nos parecen bastante racionales y razonables.

Del mismo modo, los aficionados a un tipo de cine determinado creemos que nos gusta ese tipo de cine porque estamos usando nuestro libre albedrío y porque decidimos por nosotros mismos; los demás, los que prefieren otro tipo de cine, lo hacen siguiendo modas, prejuicios o simplemente tienen mal gusto.

Así es cómo operamos al juzgar nuestro comportamiento y el ajeno. Nos gusta pensar, en definitiva, que nuestros gustos nacen de nuestra voluntad, cosa que no les suced a quienes forman parte de esa poblada entidad que llamamos “los demás”. Sin embargo, lo más probable es que estemos tan condicionados como los demás por nuestra época, por lo que nos rodea y por un montón de prejuicios de los que no somos conscientes.

Los prejuicios
El problema de los prejuicios es que quien los tiene casi nunca es consciente de que los tiene. Son los otros quienes piensan que la actitud de Fulano o sus ideas se basan en prejuicios, porque Fulano, sea quien sea, quizá tú mismo, lector, o quizá yo,  no tiene ningún problema, sino que vive feliz y satisfecho con sus ideas. Ideas que él, por supuesto, no considera prejuicios.

Los prejuicios para el espectador de cine y para el guionista suelen nacer de manera inadvertida: son códigos aprendidos e interiorizados sin que nos demos cuenta de ello y que a menudo determinan que una película, casi de entrada, sin más examen previo, nos guste o no.

Veamos algunos ejemplos sencillos relacionados con el cambio del lenguaje cinematográfico a lo largo del tiempo, que muestran como la apreciación aparentemente espontánea (“desprejuiciada”) del espectador de cine ha variado con el tiempo.

 

La evolución del lenguaje cinematográfico

Silent Movie

Pensemos en el cine mudo. Hoy en día, a la mayoría de la gente el cine mudo le aburre. Hay que estar muy interesado en el cine y su historia para querer ver películas mudas. Si se estrenase hoy (escribo esto en 2011) una película muda , sería difícil que llenara los cines. Sería difícil que se llenara un solo cine.

Mel Brooks Silent Movie

El último director comercial que logró estrenar una película muda fue probablemente Mel Brooks, el director de El jovencito Frankenstein y también creador de El superagente 86. Mel Brooks hizo Silent Movie, una película muda, o mejor dicho, sin diálogo, porque la película tenía una poderosa banda sonora que marcaba el ritmo.

Silent Movie

Advertencia de Silent Movie: “¡No es una película muda, conecta tu Victrola [equipo de sonido]!”

Tal vez sea la película de Mel Brooks que menos éxito tuvo, y hay que tener en cuenta que muchos de los que fueron a verla lo hicieron porque en la película aparecían los actores más famosos del momento interpretándose a sí mismos, desde Paul Newman a Burt Reynolds y Liza Minnelli, o porque les llamó la atención una locura semejante. Tal vez por eso en España tradujeron Silent movie no como Película silenciosa o Película muda, sino como “La última locura de Mel Brooks”.

[NOTA en 2014:  años después de escribir esta entrada, el argumento anterior debe matizarse con el estreno de El artista, una película muda con gran éxito de público y crítica. Y un año después, con el estreno de Blancanieves, de Pablo Berger, en España. También se podría mencionar la historia muda, un mediometraje, incluida en Tres tiempos, de Hou Hsiao Hsien. En cualquier caso siguen siendo excepciones].


 

 

blancanieves

El sonido extradiegético

Uno de los códigos del cine que aceptamos , inxcluso en películas mudas como las antes mencionadas, a pesar de ser absurdo o inverosímil, es la banda sonora, como en la típica escena estilo Lawrence de Arabia en la que Peter O’Toole va solo por el desierto y, sin embargo, suena una orquesta. ¿Dónde está la orquesta? Es lo que se llama sonido extradiegético o desde fuera de la acción.

Diegético: sonido justificado por la acción, por lo que pasa en la película: una muchacha conecta la radio y escuchamos un foxtrot, o un militar americano da al play de un radiocasete antes de bombardear un poblado vietnamita.

Extradiegético: sonido no justificado por la acción. Suena una orquesta en medio del desierto; se escucha el sonido de los proyectiles en un combate entre naves galácticas (en el espacio vacío no se trasmite el sonido). El segundo ejemplo, más que ser un caso de sonido extradiegético es un ejemplo de falsedad metafísica: el sonido de los proyectiles es el sonido que tendrían los proyectiles si nos saltásemos las leyes de la física.

En una de sus películas, Brooks, tal vez en Mi bello legionario, rodó una escena similar con un actor, creo que Marty Feldman, caminando por el desierto. Suena también una orquesta; entonces la cámara se desplaza hacia un lado y allí, en medio del desierto, descubrimos a una orquesta entera tocando. Brooks volvió a contar  un chiste similar en Alta ansiedad,  y de nuevo en Sillas de montar calientes (Blazing Saddles), poco después de que nombren sherif a un condenado a la horca:

La escena es poco creíble, claro, con Count Basie en persona dirigiendo la orquesta que acompaña a la cabalgata del sheriff, y es lógico que el espectador no lo acepte como verosímil, aunque, paradójicamente, sí que le resulta creíble el que suene una orquesta o un violín o una guitarra… en cualquier lugar. Es lo que sucede en casi todas las películas.

Curiosamente, eso tal vez sea una herencia del cine mudo. Como entonces las películas se proyectaban acompañadas por un pianista o una orquesta, el espectador se acostumbró a escuchar música al mismo tiempo que veía las películas, un sonido que, en esas circunstancias, no era tan irrazonable como la orquesta en el desierto de Lawrence de Arabia, en El artista o en Blancanieves, pues, ¿acaso no estaba allí mismo, en la sala de cine, la orquesta?

Yo suelo bromear en mis clases diciendo que cualquier cosa que existe en el cine fue inventada en la época del cine mudo… excepto el sonido. Pero lo cierto es que también el sonido fue inventado por el cine mudo y se usaba casi exactamente como se usa hoy en las películas sonoras. Pero ese es otro asunto que no trataré aquí. Si te interesa, puedes leer las entradas que he publicado en El cine mudo sonoro y el montaje.

En cualquier caso, estamos tan acostumbrados a que suene música en el cine, sea cual sea la escena, que ni siquiera nos llama la atención: es un código ya aprendido y ya interiorizado.

 (Continúa en ¿Un cine de masas aburrido?)

**********


En Las paradojas del guionista pongo otros ejemplos de parodias y usos raros del sonido extradiegético, como el intento (frustrado) de Buñuel en Los olvidados.

Todo el cine y guión en CINE Y GUIÓN

El guión de cine y los prejuicios

Yo soy libre, vosotros no
(El guión de cine y los prejuicios #1)

Leer Más
¿Un cine de masas aburrido?
(El guión de cine y los prejuicios #2)

Leer Más
Acción trepidante
(El guión de cine y los prejuicios #3)

Leer Más

***************

El sonido antes del sonido

 

El sonido antes del sonido
El cine mudo sonoro y el montaje 1

Leer Más
El efecto Kuleschov sonoro
[El cine mudo sonoro y el montaje 2]

Leer Más
Montaje ideológico e idealógico
[El cine mudo sonoro y el montaje 3]

Leer Más
La música emocional
[El cine mudo sonoro 4]

Leer Más
La banda sonora
[El cine mudo sonoro 5]

Leer Más
Cuando el leitmotiv salvó al cine
[El cine mudo sonoro 6]

Leer Más

****

Las 38 paradojas del guionista

Las 38 paradojas del guionista (y algunas más)

Leer Más
Decir que no se deben dar normas es dar una norma
Paradoja nº1

Leer Más
El medio es y no es el mensaje

Paradoja nº2


Leer Más
Causas sin efecto y efectos sin causa
Paradoja nº3

Leer Más
El guionista debe trabajar para que su trabajo no se note
Paradoja nº4

Leer Más
Se debe proporcionar información sin que parezca información
Paradoja nº5

Leer Más
La mejor manera de mostrar algo es no mostrarlo nunca del todo
Paradoja nº6

Leer Más
Promete pero no cumplas
Paradoja nº10

Leer Más
Todos los métodos son buenos, incluso los malos

Paradoja nº27


Leer Más

ENTRADAS DE CINE 

La herencia inesperada

Si yo tuviera un millón

El cine de Lubitsch


Leer Más
Opinar no es lo mismo que entender

Beginners de Mike Mills


Leer Más
Los escépticos no son escépticos

Leer Más
The Host y la verosimilitud

Leer Más
El cine antes del cine: Muybridge

Leer Más
El almanaque de Taniguchi

Leer Más
El cine del futuro

Leer Más
El ruido y la furia
Eli eli lema sabachtani, de Shinji Aoyama

Leer Más
Invisible Waves , de Pen-ek Ratanaruang

Leer Más
Joni’s promise [Janji Joni] , de Joko Anwar

Leer Más
Cuando no se muestra todo Tres tiempos [Zui Hao De Shi Guang], de Hou Hsiao-hsien

Leer Más
Calistofel Doyle y el error en el cine

Leer Más
Mundo audiovisual: cine, series y guión

Leer Más
Syriana y la teoría conspirativa

Leer Más
Hirokazu Kore Eda

Leer Más
After life [Wandafuru Raifu], de Hirokazu Kode-Eda

Leer Más
Ágora, de Alejandro Amenábar

Leer Más
Toni Takitani

Leer Más
Hana y la verdad verosímil

Leer Más
Meterse en la película

Leer Más
Dedicación

Leer Más
Syndromes and a century, de Weerasethakul Apichatpong

Leer Más
¿Es el arte siempre imitación?

Leer Más
Cine y física cuántica

Leer Más
El este de la brújula , de Jordi Torrent

Leer Más
Cinema Redux

Leer Más
¿Qué diría Mathew hoy? y Brasil

en Soñadores, de Bernardo Bertolucci


Leer Más
La polémica acerca de Soñadores, de Bernardo Bertolucci

Leer Más
Soñadores, de Bernardo Bertolucci

Leer Más

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *