¿Alguien más se une al grupo?

Una estancia en Moralia [1991] – 5

arjuna-wijaya-jakarta

¿Alguien más se une al grupo?

En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de la ciudad de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Tras caer por un agujero, llegan a Moralia (3), donde encuentran a un verdugo moralista, a Kant, a Jesucristo y a Confucio. El verdugo, que es masoquista y kantiano, está aplicando la regla “Haz a los demás lo que desearías que te hicieran a ti”. En el capítulo 4 los viajeros se encuentraron con Mo Di, el creador de la doctrina del Amor Universal.

 

Un hombre a caballo se acerca al galope y se detiene junto al carro, marchando entonces al paso de los viajeros.

Caballero
Perdonen que les fatigue con el deber de atenderme. No pude evitar escuchar la conversación que mantuvieron en la Plaza de la Moral [1], y creo que ustedes podrían ayudarme a resolver una disputa. Me gustaría acompañarles allá donde van… Porque ustedes van a algún lugar, ¿no?

Arlequín
De eso no cabe duda, aunque no sepamos a cuál [2].

LaoZi
Yo diría que no vamos a ningún lugar, pero, si quieres que responda a lo que a ti te interesa (guiña un ojo a Jesucristo) respondería que sí: aunque no vayamos a ningún lugar, llegaremos a algún lugar [3].

 

Confucio
Bien dicho, querido amigo. Es un placer oírte hablar [4]. (al caballero:) ¿Te interesa el doloroso asunto que discutíamos?

laozi-kungziCaballero
Pues sí… Por cierto, hola, Arlequín, hola Natalia. ¿No me reconocéis?

Natalia
Sí, en eso estaba pensando. Usted es el Primer Caballero del Club de los Solipsistas[5].

Caballero
Así es. Encantado de volver a verte

Natalia
… A pesar de que no nos hemos visto antes ni nos estamos viendo ahora.

Caballero
Veo que recuerdas perfectamente nuestra conversación [6], así que me permitiré seguir hablando de este modo convencional, dando por supuesto que tú y tus compañeros existís: el convertirme en solipsista no me hizo perder los buenos modales, ni darme cuenta de cómo he de comportarme en cada ocasión. (A Confucio:) Pero tú me preguntabas si me interesaba el doloroso asunto que discutíais. Te respondo que sí. Es cierto que me interesa el tema, pero para mí no es doloroso.

Kant
Ah, es usted un inmoral.

Caballero
No, yo no me definiría así. Verás, nosotros, los solipsistas, no necesitamos de superestructuras morales o éticas, ni de ningún tipo de precepto o doctrina para tratar bien a los demás. Los tratamos bien porque consideramos que los demás son nosotros mismos: simplemente, cuidamos de nosotros mismos. Pero la disputa de la que antes os hablé es la que mantengo desde hace días con un aceitunado caballero que se empeña en afirmar que piensa como yo. Permitid que os lo presente: él es aún más cortés que yo y le parecía una falta de educación unirse al grupo sin ser invitado.

Se gira hacia atrás y agita en alto su sombrero. En la lejanía se ve una nube de polvo que va aumentando de tamaño hasta convertirse en un carro de guerra tirado por cuatro caballos. Lo guía un joven apuesto, de rasgos hindúes.

Arjuna
Bienaventurados todos. Gracias por acogerme en este delicioso grupo.

Caballero
Este hombre es Arjuna, el héroe Arjuna [7].

Lao Zi
Yo me llamo Lao Zi. Quienes viajan sobre el heno son: Natalia, Confucio, Kant y Arlequín. Es un placer contar con la compañía de un guerrero de tan nobles sentimientos como tú [8].

Caballero
Les estaba explicando a estas personas tan amables que tú insistes en afirmar que piensas lo mismo que nosotros, los solipsistas.

Arjuna
Así es. No existe diferencia entre vosotros y yo, porque no existe ningún yo. Así que todos somos lo mismo.

Arlequín
No estoy muy seguro de que el hecho de no existir sea una buena razón para considerar que todos somos idénticos. Y si es así: ¡Vive la difference! [9].

Arjuna
Lo que quiero decir es que entre el Ser individual y el Absoluto no hay distinción: son lo mismo [10].

Caballero
Me parece estupendo, pero yo no pienso eso. Yo sé que los demás no son lo mismo que yo, sino sencillamente que no son. Solo yo soy.

Arjuna
Tat tvam asi. Así es: Tú eres Aquello [11].

Caballero
No: (se señala) Yo soy Esto.

Kant
Lo interesante de este asunto es que ustedes, el caballero sollipsista y Arjuna, se comportan igual con los demás, pero parten de dos concepciones que, sean o no idénticas en última instancia, se expresan de distinto modo y que les obligan a discutir al uno con el otro. Lo importante es que los dos cuidan a los demás porque se cuidan a sí mismos. Es un hermoso fin, sean cuales sean las razones que a él conducen.

Arjuna
Bueno… (Duda durante un largo rato, como no atreviéndose a hablar) No estoy muy seguro de que esa se la consecuencia de mi doctrina. Verán, tengo un consejero azulado [12] (no quiero decir su nombre, pues entonces aparecería) que me intenta convencer de que da igual tratar bien o mal a los demás.

Vishnu-Kroshna-Brahman se muestra en todo su esplendor a Arjuna para convencerlo de que inicie la masacre con alegría.

En la imagen, Vishnu-Kroshna-Brahman se muestra en todo su esplendor a Arjuna para convencerlo de que inicie la masacre con alegría.

Lao Zi
Bien, pero ahora que él no está guiando tu carro, vamos a tratar bien a Natalia y a disolvernos entre las brumas de los sueños…

Confucio
Sí, no la fatiguemos más, pues nuestro viaje no ha hecho sino empezar.

Jesucristo
Dejémosla descansar, no del sueño, sino de la lectura de este sueño.

Natalia
Son ustedes muy amables, pero me gustaría seguir soñando para averiguar por qué no me ayudé a mí misma en mi pesadilla [13].

Lao Zi
Hay tiempo para todo, amiga, sobre todo para seguir soñando. Volveremos a vernos. [14]

¿FIN?

*********

[Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas o leyendo la barra lateral.  También puedes leer el texto completo de principio a fin -mucho más recomendable.-y después las notas, que también aparecen  situadas al final del texto. Hay vínculos para saltar en un instante desde el número a la nota correspondiente, y a la inversa]

 

nataliaTubau-cabecera

El extraño caso del aniversario de Natalia Tubau [1982]

Hace un tiempo que mi hermana Natalia me dio por fin permiso para subir a esta página las felicitaciones de aniversario que le he escrito desde hace más de veinte años. Comienzo a hacerlo ahora, con la primera felicitación, una parodia … Sigue leyendo

Leer Más
El misterioso y estremecedor asunto de los crímenes de Natalia Tubau para con sus años [1983]

Cuando mi hermana cumplió 23 años, le regalé la segunda felicitación. Si en la primera imité el estilo de Lovecraft, con el que me había familiarizado al escribir varios cuentos de terror de la Biblioteca Universal del Misterio y Terror, … Sigue leyendo

Leer Más
Rejuvenecer no es sino envejecer de otra manera…o…El irritante asunto de los aniversarios de Natalia Tubau [1984]

La cuestión de los sucesivos aniversarios de mi hermana -es cosa sabida- siempre me ha preocupado . Su crueldad para con los años ya pasados y su desapego para con los venideros; su empeño en celebrar con risas y bromas … Sigue leyendo

Leer Más
Cuarta felicitación de cumpleaños a mi insaciable hermana Natalia Tubau García [o La venganza es mía] [1985]

Desde 1983 cumplo una condena que yo mismo me impuse voluntariamente: escribir cada 1 de septiembre una felicitación para mi hermana con motivo de su onomástica. Releyendo los tres textos anteriores, que mi hermana me ha prestado gentilmente, he observado … Sigue leyendo

Leer Más
Diálogo con el que Daniel Tubau felicita a su hermana Natalia en su 26 aniversario [1986]

En este capítulo comienzan aquí los diálogos soñados y los viajes oníricos de Natalia Tubau, que se prolongarán a lo largo de los años. [Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

1. Un nuevo encuentro

Natalia y su doble inverso emprende un viaje a un extraño lugar en busca de respuestas a ciertas preguntas fundamentales…   Una voz Natalia, Natalia… Natalia Dejadme dormir… Voz Natalia, Natalia… Natalia Déjame, no quiero despertarme… Voz Yo tampoco quiero … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

2. Un argumento determinista

(continúa desde: Un nuevo encuentro) Ailatan Natalia, a ti te gusta jugar al billar, ¿no es cierto? Natalia !Y tanto! Tendrías que haberme visto aquella noche en el Royal en que metí todas las bolas en una sola jugada! Ailatan … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

3. Un argumento cuántico

(continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista) Natalia Bien, Ailatan. En primer lugar, dices que ese demonio lo sabe todo, pero en lo que se refiere a la Física, es un completo ignorante. Ailatan No sé a qué Física te … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

4. Un argumento existencial

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico Natalia !Basta! No quiero oir nada más de física cuántica. No entiendo nada. Lo único que parece claro es que no hay nada claro. . Ahora, Ailatan, te diré mi segundo … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987] 5

5. Más argumentos

  (Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial) Desconocido Me parece que en toda esta discusión olvidáis algo muy importante. Dais por sentado que el universo es finito, pero podría ser infinito. Natalia Es verdad, … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

6. Una charla casual y causal acerca del libre albedrío

  (Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argumentos) Natalia Bueno, olvidemos a Gaunilo y a la Física cuántica, olvidemos el tiempo y las predicciones públicas, y supongamos que existe el demonio de Laplace. … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

7. Las últimas razones y la razón última

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argumentos, Una charla casual y causal acerca del libre albedrío) Natalia Me parece que lo mejor será lanzar una moneda al aire. Si sale cara, el determinismo … Sigue leyendo

Leer Más
Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1988]

  [Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes leer el texto completo de principio a fin -mucho más recomendable.-y después las notas, que también aparecen  situadas al final del texto. Hay … Sigue leyendo

Leer Más
¿Un sueño? [1989]

PRESENTACIÓN Una voz Ailatán, sé que estás ahí, no te escondas Ailatan No pretendía esconderme, Natalia. Es sólo que soy demasiado vieja para andar más deprisa (recuerda que hoy cumples veintinueve años. Además, no quiero despertarte. Natalia No te preocupes: … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
1. Sueños y pesadillas

Después de tres años de aventuras oníricas, a Natalia le espera un viaje inesperado en el que buscará respuestas al comportamiento humano. [Puedes leer las notas haciendo clic en ellas y expandirlas (“expand”) o cerrarlas (close). Pero también puedes leerlas … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
2. Un viaje cortolargo

[Natalia tras despertarse de una pesadilla en la que se vio a sí misma en un acantilado y no se ayudó (Sueños y pesadillas), emprende junto a Arlequín un viaje en busca de una respuesta a su extraña actitud. Arlequín le … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
3. En Moralia

…En Moralia En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Ahora han caído por un agujero. … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991] 4. Llegan más moralistas…

En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Tras caer por un agujero, llegaron a Moralia (3), donde … Sigue leyendo

Leer Más
¿Alguien más se une al grupo?

Una estancia en Moralia [1991] – 5

¿Alguien más se une al grupo? En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de la ciudad de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Tras … Sigue leyendo

Leer Más
La montaña del fin del mundo

|| Aventuras oníricas de Natalia (1992 / 1)

Un paisaje nevado, pero terriblemente sombrío al mismo tiempo. Dos pequeñas figuras junto a un peñasco. Una de ellas duerme apoyada en la roca helada: es NATALIA. La otra figura se mueve inquieta, es un anciano. Frente a los dos … Sigue leyendo

Leer Más

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *