¡Mira a tu alrededor!

Craven y Cuervo presentan la primera colaboración a distancia entre Daniel Tubau y el gran autor japonés Suehiro Maruo.

 

Acerca de Suehiro Maruo puedes leer esta entrada: Lunatic Lovers


 

CRAVEN Y CUERVO

Comienzo de Craven

Acerca de


Leer Más
Craven preocupado

Leer Más
El haiku de Cuervo

Leer Más
¡Mira a tu alrededor!

Leer Más
Craven y Liliana

Leer Más
Otra vida

Leer Más
Los vivos y los muertos

Leer Más
Craven, ¿eres tú?

Leer Más
¿Por qué estamos aquí?

Leer Más
Accidentes eróticos

Craven y Cuervo visitan la Escuela


Leer Más
De nuevo Craven

Leer Más
Herrare humanum est

Leer Más
Me acuerdo

Leer Más
¿A quién le importa?

Leer Más
En busca de la identidad

Leer Más

El haiku de Cuervo

El haiku es un poema japonés que tiene tres versos de cinco, siete y cinco sílabas. 17 sílabas en total. Esa brevedad obliga al poeta a una síntesis inevitable. El haiku suele captar un instante, una imagen concreta, un momento también breve, que es casi una iluminación, una revelación.

Matsuo Basho es el poeta más conocido en Japón y sus haikus los más elogiados. De entre todos, el más famoso y citado es:

Un viejo estanque;
al zambullirse una rana,
ruido de agua.

Los haikus tienen mucha relación con el budismo zen, que influyó mucho en la cultura japonesa y que todavía explica algunas de sus características.

El zen es la adaptación japonesa de la escuela budista china llamada Ch’an. La escuela Ch’an también influyó en las artes chinas y procede a su vez del budismo Dhyana indio. Uno de los pintores más célebres chinos, que vivió hacia el siglo XIII y que anticipa tendencias que apenas se vieron en Occidente hasta el siglo XX, es Liang Kai.

Retrato de un monje, por Liang Kai

Las obras de Liang Kai y de otros pintores chinos seguidores del budismo influyeron en los pintores japoneses que seguían el zen. Uno de estos pintores es Miyamoto Musashi.

Musashi es más conocido como espadachín que como pintor. Fue el mejor de los espadachines de Japón y sobrevivió a casi 70 combates a muerte. Su libro Escritos sobre las cinco ruedas, es uno de los clásicos para cualquier arte marcial y estratégico. Un libro que incluso utilizan hoy en día los hombres de negocios. Es, por cierto, un libro extraordinario, que tal vez está en el origen de que yo mismo no haya perdido nunca un combate de pulso gitano, e incluso haya vencido a dos campeones del mundo de karate en un duelo al mejor de tres. Pero Musashi también manejaba el pincel con la misma habilidad que la espada, y pintaba en un estilo semejante al de Liang Kai, como en estos dos ejemplos:

El pájaro en la rama, de Musashi

El monje y los gallos, de Musashi

La unión de las dos pinturas de Musashi y del primer haiku que escribió Basho, han dado origen, junto al cuervo de Craven, a El haiku de Cuervo:


Esta entrada pertenece tanto a Craven como al Cuaderno de Japón, pero fue publicado por primera vez el 10 de diciembre de 2004 en el blog La vorágine

cuervoicono

Comienzo de Craven

Acerca de


Leer Más
Craven preocupado

Leer Más
El haiku de Cuervo

Leer Más
¡Mira a tu alrededor!

Leer Más
Craven y Liliana

Leer Más
Otra vida

Leer Más
Los vivos y los muertos

Leer Más
Craven, ¿eres tú?

Leer Más
¿Por qué estamos aquí?

Leer Más
Accidentes eróticos

Craven y Cuervo visitan la Escuela


Leer Más
De nuevo Craven

Leer Más
Herrare humanum est

Leer Más
Me acuerdo

Leer Más
¿A quién le importa?

Leer Más
En busca de la identidad

Leer Más

CUADERNO DE JAPÓN

Placeres solitarios de Tachinaba Akemi

Leer Más
Hana y la verdad verosímil

Leer Más
Tsurezuregusa, de Kenko Yoshida

Leer Más
Ocurrencias de un enfermo

Leer Más
Apuntes del mundo flotante

Leer Más
La teoría de la relatividad de Urashima

Leer Más
El haiku de Cuervo

Leer Más
Detectives en el Japón del 1300

Leer Más
Logomanía y el libro de la almohada

Leer Más
Ukiyo-e, imágenes del mundo flotante

Leer Más
Izumi Kyoka y el mundo intermedio

Leer Más
After life [Wandafuru Raifu], de Hirokazu Kode-Eda

Leer Más
Hirokazu Kore Eda

Leer Más
Vínculos del pasado en el Genji Monogatari

Leer Más
El ruido y la furia
Eli eli lema sabachtani, de Shinji Aoyama

Leer Más
El almanaque de Taniguchi

Leer Más
Genji recuerda

Leer Más
Murasaki Shikibu y Cervantes

Leer Más
Tachinaba Akemi revisitado

Leer Más
Toni Takitani

Leer Más
Ono no Komachi, una poeta japonesa

Leer Más
Frases hechas en el Genji

Leer Más
Akutagawa y Montaña otoñal

Leer Más
Amores de un vividor

Leer Más
El pescador Urashima

Leer Más
Detalles inútiles según Murasaki Shikibu

Leer Más
El reloj interno

Leer Más

Craven preocupado

Comentario en 2012:

Esta es la primera historieta de Craven y Cuervo, publicada por primera vez el 3 de febrero de 2004 en mi blog Angkor Bit. Allí decía que tenía que mejorar muchas cosas en el dibujo, el tipo de letra, los bocadillos y otros detalles. Ahora he corregido algunas de esas cosas, pero no demasiadas, por espíritu de fidelidad hacia mis torpezas y porque así era el Craven original. Podría haberlo redibujado con la apariencia actual de Craven, pero me gusta ver la evolución del personaje.


CRAVEN Y CUERVO

Comienzo de Craven

Acerca de


Leer Más
Craven preocupado

Leer Más
El haiku de Cuervo

Leer Más
¡Mira a tu alrededor!

Leer Más
Craven y Liliana

Leer Más
Otra vida

Leer Más
Los vivos y los muertos

Leer Más
Craven, ¿eres tú?

Leer Más
¿Por qué estamos aquí?

Leer Más
Accidentes eróticos

Craven y Cuervo visitan la Escuela


Leer Más
De nuevo Craven

Leer Más
Herrare humanum est

Leer Más
Me acuerdo

Leer Más
¿A quién le importa?

Leer Más
En busca de la identidad

Leer Más

Comienzo de Craven

Acerca de

Craven es un comic protagonizado por un esqueleto y un cuervo.

No sé muy bien de que tratarán sus aventuras, pues acabo de empezarlo, pero mi intención es hacer historietas a la manera de clásicos como Charlie Brown, el prehistórico B.C., Alley Oop o, más recientemente, Calvin y Hobbes.

Es decir que aunque las historietas serán autoconclusivas, a veces se desarrollará un tema a lo largo de varias tiras. Eso es lo que sucederá con el asunto que se inicia hoy.

De vez en cuando haré alguna plancha a lo grande, quizá a color, a la manera de las sábanas dominicales de los viejos periódicos.

No estoy muy seguro de si iré dibujando las historietas en orden o si las ordenaré posteriormente. Se puede decir que lo que hago al subir estas historietas es una prueba, un borrador que iré modificando.

Todavía hay muchos fallos en la historieta, pero ahí está la gracia del asunto: evolucionar y mejorar poco a poco. Por ejemplo, tengo que encontrar un tipo de letra mejor para los bocadillos, como me recomienda Ana Aranda.

Puedes ver la primera historieta con este enlace: CRAVEN 1. Preocupado