La evolución de las piedras
(La página noALT /004)

Hace unos cuantos años empecé un proyecto con un extraño nombre “El pensamiento noALT”.

__ ¿Qué quiere decir noALT?

__ Quiere decir no alternante.

__ ¿Y qué quiere decir no alternante?

__ Se refiere a una manera de pensar que no intenta explicar el mundo a partir de alternativas excluyentes, que rechaza las dicotomías dogmáticas y el maniqueísmo que divide todo en blanco o negro.

La manera en la que el pensamiento alternante o dogmático contempla la realidad se muestra en este gráfico:

Daniel Tubau - Pensamiento alternante
La realidad vista por el pensamiento alternante

A partir de la distinción entre Nosotros/Ellos, lo Uno/lo Otro, los amigos/los enemigos, a muchas personas les resulta muy fácil moverse por el mundo, porque en realidad se mueven por un universo alternante, en el que ya han elegido en qué lado están y, en consecuencia, no necesitan seguir pensando.

Ahora bien, existen algunas reglas básicas que pueden ser de mucha utilidad en caso de duda:

Daniel Tubau - Reglas del pensamiento alternante

Puedes ver estos y otros gráficos del pensamiento alternante en:

 Cómo funciona el pensamiento alternante 

Hay varias razones que explican por qué elegí la denominación ” pensamiento alternante”  en vez de “pensamiento alternativo”, puesto que, al fin y al cabo, se trata de dividir el mundo en alternativas. Pensé que era mejor usar una expresión tan rara como alternante para evitar que se produjera una confusión con el llamado “pensamiento alternativo”, que se sitúa en unas coordenadas ideológicas muy definidas (en el terreno político de la izquierda), por lo que defender el pensamiento “no alternativo” podría ser considerado como una declaración de preferencias derechista. Es decir, si yo emplease “pensamiento alternativo”, eso podría activar de manera automática el pensamiento alternante “Izquierda/Derecha”.

No cabe duda, por otra parte, de que gran parte de eso que se llama pensamiento alternativo es un pensamiento muy alternante, puesto que divide el mundo entre Nosotros (lo alternativo) y Los Otros (todo lo demás, lo viejo y lo caduco).

Pero de eso hablaré en otra ocasión.

Alfred Korzybski

Alfred Korzybski

La expresión “noALT” o “No Alternante” contiene también una pequeña broma, un homenaje a la “Teoría no A”, creada por un pensador que aparece casi siempre en las enciclopedias de la extravagancia y no en las de la filosofía, Alfred Korzybski.

Korzybski creó en el siglo XX una nueva ciencia, arte o disciplina filosófica llamada Semántica General, que pretendía demostrar que los seres humanos somos víctimas del lenguaje. Según él, el lenguaje nos condiciona de manera poderosísima. En consecuencia,  mediante la reforma del lenguaje se podría reformar el pensamiento. No sé por qué los defensores del lenguaje políticamente correcto no lo consideran uno de sus precursores.

Korzybski también afirmaba que el principio de identidad aristotélico, que dice que “una cosa es esa cosa”, puede causarnos ciertos problemas.

“No A” significaba para Korzybski “no aristotélico”. Frente al principio de identidad de Aristóteles que dice que “A es A”. Korzysky, en consecuencia, dice que “A no es A”.

Los libros de Korzybski influyeron en autores de ciencia ficción como Philip K.Dick o A.E.Van Vogt, que escribió El mundo de los No A y Los jugadores de No A, donde expuso las teorías de Korzybski en una novela muy entretenida e interesante.

Vuelvo al pensamiento no alternante, que es un homenaje al NO-A pero que no es lo mismo.

El pensamiento no alternante rechaza que toda nuestra vida intelectual, moral, ideológica y política deba construirse mediante alternativas excluyentes.

El pensamiento no alternante afirma que a veces, quizá muchas veces, tal vez casi siempre, existe un término medio o una tercera opción que nos permite escapar del enfrentamiento dogmático y maniqueo.

Dediqué uno de los capítulos de La página noALT a la evolución de las piedras.

“Aunque muchos científicos se han ocupado de la evolución de los seres humanos, de la de los mamíferos e incluso de la de los dinosaurios, hasta ahora ninguno se ha preocupado por la evolución de las piedras. Ha llegado el momento de hacerlo”.

Ahora (en 2012) la actualidad me ha proporcionado una conclusión inesperada, que he añadido como última imagen:

La última imagen, la de un estudiante lanzando un libro a la policía como quien lanza una piedra, se ha popularizado en los últimos meses (2012) en redes sociales como Facebook y en manifestaciones y publicaciones de todo tipo. Hay que reconocer que es ingeniosa, y desde aquí felicito al autor, pero, aunque me parece estupendo que los estudiantes se manifiesten con libros en la mano como una reivindicación de la cultura y contra los recortes a la educación pública, no me gusta que se empleen los libros como armas arrojadizas.

Entiendo el chiste, pero, incluso a pesar de que sé que los libros no siempre sirven para mejorar la sociedad (Literatura mortal y otros libros que matan) se me ocurren pocas cosas peores que usarlos como si fueran piedras. Más que una muestra de las virtudes de los libros es un ejemplo de que los libros pueden no servir para nada cuando su usuario no sabe cómo se usan.

Se me ocurren varias posibilidades. No diré alternativas, que es lo que me gusta decir, porque una novia me enseñó que alternativa sólo se puede usar en singular, confirmando de nuevo el carácter alternante de la palabra. Pues eso, se me ocurren algunas alternativas posibilidades para que la viñeta conserve su intención reivindicativa pero no su aspecto violento.

La primera es que los policías digan lo mismo, pero el muchacho esté leyendo el libro sentado en una silla en medio de la calle, o apoyado en una farola.

Otra es que el muchacho entregue el libro a los policías y ellos retrocedan asustados.

También podría verse el libro en la calle y a los policías retrocediendo como si se tratara de una bomba a punto de estallar: así tendríamos un libro que es confundido con un arma, pero que no es usado como un arma, lo que es un importante diferencia.

En fin, todo lo que sea no asociar un libro a la violencia, no convertirlo en una respuesta violenta o en un arma arrojadiza… contra la violencia.

LIBROS Y FLORES

Ya sé que, por fortuna, los partidarios de emplear la violencia son una minoría, pero si el signo de los tiempos se expresa en símbolos y lemas simplistas, prefiero a los manifestantes que entregaban flores o besaban a los policías y no a quienes proponen arrojarles libros, insultarlos, llamarles asesinos o, de una manera que esconde un clasismo evidente, calificarlos de analfabetos.

Preferiría que en vez de lanzar libros o flores como piedras o burlarse de la incultura real o supuesta de los policías, les regalasen un libro o una flor y que en vez de incitar sus peores instintos intentaran más bien mitigarlos.

Allen Ginsberg

Quizá sea interesante aquí recordar cómo nació el movimiento de las flores en Estados Unidos, el Flower Power de los años 60.

GINSBERG VISITA A LOS ÁNGELES DEL INFIERNO

Sucedió en noviembre de 1965, cuando el Movimiento por la Libertad de Expresión, que protestaba contra la guerra de Vietnam, preguntó al poeta Allen Ginsberg cómo podían enfrentarse a los militaristas, y en especial a los motoristas llamados los Ángeles del Infierno, partidarios de la guerra, que siempre amenazaban e intimidaban a los manifestantes contrarios a la guerra. Ginsberg respondió:

“Toneladas de flores, un espectáculo visual, en especial en primera línea. Pueden usarse para construir barricadas, para entregarlas a los Ángeles del Infierno, a los policías, a la prensa y a los espectadores en cualquier momento”.

El movimiento pacifista adoptó las recomendaciones de Ginsberg y, aunque parezca asombroso, funcionaron. Años después, la guerra de Vietnam terminó, en gran parte gracias al movimiento que se inició con las flores de Ginsberg, al que no se pudo desactivar acusándolo de violento.

Prefiero, en definitiva, estas flores a cara descubierta de 1967…

George Harris pone una flor en el cañón de un fusil (1967)

Jane Rose Kasmir ofrece flores a los soldados (1967)

…a estas otras flores de 2012:

Ilustración de Bansky

 


 [Publicado por primera vez en 2004, el 4 de abril de 2012 en Divertinajes y revisado en 2019]


lapaginanoalt

Hay alternativa a la alternativa

|| El origen del pensamiento no alternante (noALT)

¿Que es el pensamiento alternante y qué es el pensamiento no alternante (noALT)? Aquí ofrezco algunas explicaciones que he publicado en diversos lugares: “En una noche romana Ana Aranda y yo pensamos en esa situación tan frecuente en la que … Sigue leyendo

Leer Más
¿Cómo funciona el pensamiento no alternante?

La página noALT 001

¿Qué es el pensamiento no alternante o noALT? No es nada raro, insólito o extravagante. Me gusta usar este concepto (no alternante o noALT) para rechazar la obsesión por elegir entre alternativas dogmáticas: “Esto o lo Otro”, “blanco o negro”, … Sigue leyendo

Leer Más
La ciencia explica por qué no razonamos bien en política
(La página noALT /002)

En el año 2004 se publicaron varios artículos haciéndose eco de un interesantísimo experimento realizado en la Universidad de California. Los resultados son muy interesantes y confirman la tendencia que tenemos contemplar la realidad política como campos enfrentados, y cómo … Sigue leyendo

Leer Más
La evolución de las piedras
(La página noALT /004)

Hace unos cuantos años empecé un proyecto con un extraño nombre “El pensamiento noALT”. __ ¿Qué quiere decir noALT? __ Quiere decir no alternante. __ ¿Y qué quiere decir no alternante? __ Se refiere a una manera de pensar que … Sigue leyendo

Leer Más

La ciencia explica por qué no razonamos bien en política
(La página noALT /002)

En el año 2004 se publicaron varios artículos haciéndose eco de un interesantísimo experimento realizado en la Universidad de California. Los resultados son muy interesantes y confirman la tendencia que tenemos contemplar la realidad política como campos enfrentados, y cómo observamos lo que tenemos delante una vez que hemos tomado partido. La conclusión es que interpretamos de manera diferente una misma acción política si quien la lleva a cabo es de nuestro partido o del partido rival.

A continuación, copio la noticia acerca del experimento tal como fue publicada en la revista El Ciervo.

“Los experimentadores colocan en la máquina a un votante convencido de Bush y le ponen una imagen del presidente.
El cerebro reacciona así: “Este es el mío, mira que bueno y guapo es”. Luego sale Kerry, el rival, y en el cerebro del paciente se activa una sección más racional, capaz de distinguir entre lo malo (sobre todo) y lo bueno del personaje.
O sea, que cuando ves a tu candidato la respuesta es emocional: este es el mío, que nadie lo toque, yo soy como él, todo lo hace bien.” Y cosas así. En cambio, cuando sale el otro, se activa la parte del raciocinio, de buscar por dónde flaquea. Qué curioso.”    (“El mío es un amor”, El Ciervo, mayo 2004)

 John Kerry      George Bush
El experimento parece mostrar lo poco de fiar que somos como analistas políticos, pues parece muy difícil que nuestras opiniones se puedan separar de nuestra ideología y de nuestros deseos. La conclusión es que nuestros argumentos están motivados más por el odio y el amor que por la razón.

Como decía un ilustrado francés: “Nuestras razones son las esclavas de nuestras pasiones”. Primero decidimos que es lo que queremos pensar y, una vez decidido, buscamos razones para justificar esa elección.

Nassim Nicholas Taleb pone un ejemplo de cómo funciona nuestra incapacidad de para razonar cuando hay emociones de por medio:

 “El problema de la confirmación es un asunto omnipresente en nuestra vida moderna ya que en la raíz de muchos conflictos se halla el siguiente sesgo mental: cuando los árabes y los israelíes ven las noticias, perciben historias diferentes en la misma sucesión de hechos. Asimismo, demócratas y republicanos miran a partes distintas de los mismos datos y nunca convergen en las mismas opiniones. Una vez que en la mente habita una determinada visión del mundo, se tiende a considerar sólo los casos que demuestren que se está en lo cierto. Paradójicamente, cuanta más información tenemos, más justificados nos encontramos en nuestras ideas.”

Es muy posible que la única vez que hayamos razonado sea aquella primera vez, tal vez en la adolescencia, en la que elegimos nuestro bando. A partir de entonces, adquirida ya la seguridad de nuestra ideología, nunca hemos necesitado volver a pensar de verdad.

Es evidente que si a alguien la mera visión de un político le causa irritación, sarpullidos, alergia o ira incontenible, sus opiniones acerca de cualquier cosa que diga ese político no resultarán muy fiables.

Una reacción emocional extrema es comprensible en un momento concreto, pero su persistencia en toda situación impide cualquier posibilidad de entender algo acerca de la realidad, o de intercambiar opiniones de manera razonable con otras personas, excepto como compartirían una conversación un par de magnetofonos (como decía Ortega) o como la comparten dos hinchas del mismo equipo después de un penalty dudoso.

Las reacciones instintivas y la razón son casi siempre incompatibles. Es por eso que no es recomendable legislar en un momento de gran excitación social, por ejemplo, tras una serie de terribles asesinatos.

Cuando a Primo Levi, que había estado prisionero en el campo de exterminio de Auschwitz, se le preguntó cómo reaccionaba instintivamente ante una injusticia, el respondió: “Yo no respondo nunca instintivamente, y si lo hago, intento controlarlo”. Una cosa, en efecto, es sentir emociones y entusiasmos, lo que es del todo razonable, y otra muy distinta intentar legislar o dictaminar en medio del entusiasmo.

EL PORQUÉ DEL PENSAMIENTO ALTERNANTE

El experimento, de todos modos, confirma la tendencia partidista que tenemos, pero no la explica. Muestra que los votantes de Bush ya han decidido que Bush es bueno y que Kerry es malo, así que es lógico que se activen las zonas de sus cerebros relacionadas con la razón o con la emoción, según el caso. Pero el experimento no nos dice por qué han decidido con tanto ardor que Bush es un monstruo o un héroe.

Tras esa clave andan ahora muchos investigadores: si se consigue averiguar cómo meter dentro de un cerebro una opinión, quizá se descubra como conseguir algo que a menudo parece imposible: cómo sacar una opinión de un cerebro.

Me gustaría añadir ahora, en 2011, que el experimento, por otra parte, explica de manera clara esa asombrosa situación en la que nos vemos tantas veces, cuando hablamos con una persona acerca de los crímenes de Fulano y estamos completamente de acuerdo en que son detestables, pero luego empezamos a hablar de Mengano y, ante las mismas situaciones que acabamos de condenar resulta que nuestro interlocutor no las considera criminales.

Lo anterior parece demostrar que cualquiera puede distinguir los crímenes mediante la razón. Eso es bueno. Lo malo es que también parece demostrar que cualquiera es capaz de ocultar los crímenes cuando tocan  a su emoción. Podemos encontrar ejemplos de que sucede así si pensamos en cualquier polémica política alternante o dicotómica o maniquea o partidista, como: Israel/Palestina, Estados Unidos/URSS, derecha/izquierda, fascismo/comunismo, etcétera. Se razona con precisión y fiereza acerca de un lado de cada par y se olvida al instante todo lo que se acaba de decir cuando se pasa a analizar lo que ha hecho o dicho el otro lado.

La única escapatoria a ese pensamiento alternante es encontrar algo que pueda situarse por encima del par de opuestos a discutir, por ejemplo, el oponerse a toda acción criminal venga de donde venga.


 [Publicado por primera vez en 2004]

NOTA 2012: Cómo sé que nada puede ser confirmado de manera definitiva, ni siquiera por la ciencia, no empleo la expresión “La ciencia confirma noALT” de manera dogmática, sino, digamos, como sinónimo de “La ciencia (un experimento científico) aumenta la probabilidad de que noALT sea cierto”.


Hay alternativa a la alternativa

|| El origen del pensamiento no alternante (noALT)

¿Que es el pensamiento alternante y qué es el pensamiento no alternante (noALT)? Aquí ofrezco algunas explicaciones que he publicado en diversos lugares: “En una noche romana Ana Aranda y yo pensamos en esa situación tan frecuente en la que … Sigue leyendo

Leer Más
¿Cómo funciona el pensamiento no alternante?

La página noALT 001

¿Qué es el pensamiento no alternante o noALT? No es nada raro, insólito o extravagante. Me gusta usar este concepto (no alternante o noALT) para rechazar la obsesión por elegir entre alternativas dogmáticas: “Esto o lo Otro”, “blanco o negro”, … Sigue leyendo

Leer Más
La ciencia explica por qué no razonamos bien en política
(La página noALT /002)

En el año 2004 se publicaron varios artículos haciéndose eco de un interesantísimo experimento realizado en la Universidad de California. Los resultados son muy interesantes y confirman la tendencia que tenemos contemplar la realidad política como campos enfrentados, y cómo … Sigue leyendo

Leer Más
La evolución de las piedras
(La página noALT /004)

Hace unos cuantos años empecé un proyecto con un extraño nombre “El pensamiento noALT”. __ ¿Qué quiere decir noALT? __ Quiere decir no alternante. __ ¿Y qué quiere decir no alternante? __ Se refiere a una manera de pensar que … Sigue leyendo

Leer Más

¿Cómo funciona el pensamiento no alternante?

La página noALT 001


lost-blanco_negro

¿Qué es el pensamiento no alternante o noALT?

No es nada raro, insólito o extravagante.

Me gusta usar este concepto (no alternante o noALT) para rechazar la obsesión por elegir entre alternativas dogmáticas: “Esto o lo Otro”, “blanco o negro”, “conmigo o contra mí”, “nosotros o ellos”.

El pensador no alternante es  aquel que no se siente obligado a elegir entre opuestos cuando se enfrenta a cualquier situación que se le presenta.

El pensamiento no-alternante que propongo y defiendo no es una teoría, y mucho menos una teoría científica, sino que es tan solo una manera entretenida de denunciar el dogmatismo y de rechazar el maniqueísmo.

Esta es la primera propuesta que hice para presentar el pensamiento alternante o dogmático.

 Comentario en 2021: Algunas de estas tablas, como al última, las publiqué en 2020 en mi libro Cómo triunfar en cualquier discusión. Diccionario para polemistas selectos (con este enlace puedes escuchar la entrevista que me hicieron Javier Cansado e Ignatius Farray acerca del libro)


 [Publicado por primera vez en Turista en Madrid el 10 de octubre de 2003]

Si quieres saber cómo surgió la idea del pensamiento no alternante, puedes leer esta entrada: El origen del pensamiento no alternante.

lapaginanoalt

Hay alternativa a la alternativa

|| El origen del pensamiento no alternante (noALT)

¿Que es el pensamiento alternante y qué es el pensamiento no alternante (noALT)? Aquí ofrezco algunas explicaciones que he publicado en diversos lugares: “En una noche romana Ana Aranda y yo pensamos en esa situación tan frecuente en la que … Sigue leyendo

Leer Más
¿Cómo funciona el pensamiento no alternante?

La página noALT 001

¿Qué es el pensamiento no alternante o noALT? No es nada raro, insólito o extravagante. Me gusta usar este concepto (no alternante o noALT) para rechazar la obsesión por elegir entre alternativas dogmáticas: “Esto o lo Otro”, “blanco o negro”, … Sigue leyendo

Leer Más
La ciencia explica por qué no razonamos bien en política
(La página noALT /002)

En el año 2004 se publicaron varios artículos haciéndose eco de un interesantísimo experimento realizado en la Universidad de California. Los resultados son muy interesantes y confirman la tendencia que tenemos contemplar la realidad política como campos enfrentados, y cómo … Sigue leyendo

Leer Más
La evolución de las piedras
(La página noALT /004)

Hace unos cuantos años empecé un proyecto con un extraño nombre “El pensamiento noALT”. __ ¿Qué quiere decir noALT? __ Quiere decir no alternante. __ ¿Y qué quiere decir no alternante? __ Se refiere a una manera de pensar que … Sigue leyendo

Leer Más

Hay alternativa a la alternativa

|| El origen del pensamiento no alternante (noALT)

¿Que es el pensamiento alternante y qué es el pensamiento no alternante (noALT)?

Aquí ofrezco algunas explicaciones que he publicado en diversos lugares:

lapaginanoalt

El comienzo de la página noALT

“En una noche romana Ana Aranda y yo pensamos en esa situación tan frecuente en la que a uno le obligan a elegir entre una cosa y otra: razón o pasión, realismo o fantasía, novela o ensayo, Stones o Beatles. Pensamos en cómo llamar a eso y, tras barajar nombres como “pensamiento adicotómico o adialéctico”, nos decidimos por “no alternante”. Suena un poco mal y sonaría mucho mejor “pensamiento alternativo”, pero, claro, el llamado pensamiento alternativo es tal vez lo contrario de lo que nos interesaba, porque es un pensamiento que divide el mundo en opuestos: lo que hay y la alternativa.

El pensamiento alternante, en definitiva, ve el mundo como opuestos enfrentados y casi sin matices, así que su contrario, el pensamiento no-alternante, rechaza casi todas las dicotomías extremas.

La gracia del asunto, y que me perdone Ana por contarlo, es que aunque nos inventamos allá en Roma la expresión “pensamiento no alternante”, hay quienes, cuando contamos la idea, asienten como si fuera algo que siempre ha tenido ese nombre. Y quizá, ¿quién sabe?, alguien lo ha empleado ya hace tiempo en el mismo sentido que nosotros.” (Publicado en Turista en Madrid el 10 de octubre de 2003)

Tiempo después, en otra de mis páginas, Mundo flotante, expliqué el propósito de “La página noALT”:

“Mi intención con La página noALT era incluir todo lo que opino acerca del maniqueísmo ideológico, de la visión del mundo como un campo de batalla en el que nos enfrentamos nosotros con los otros. A menudo hablo de este asunto con amigos o escribo artículos, entradas e incluso libros, así que quería recoger esos textos dispersos (como hice con la polémica acerca del mundo digital en su momento) y juntarlos en un único documento, al que después añadiría muchas más cosas mías y de otros autores.” (Publicado en el blog Wordls el 14 de abril de 2004)

Acerca del título y la expresión “noALT”, conté en Mundo flotante su curioso origen:

vanvogtnoa2“El título de mi página noALT es en un juego de palabras con la teoría no-Aristotélica de Korzibsky. Conocí sus ideas por primera vez a través de las novelas de ciencia ficción El mundo de No-A y Los jugadores de No-A, de Alfred van Vogt, que me fascinaron en la adolescencia y que posiblemente me influyeron filosóficamente.

No-A significaba para Van Vogt (y para el filósofo Alfred Korzybski), “no aristotélico”, porque lo que se rechaza es el concepto de identidad, es decir la idea o principio de identidad que dice: “A es A”.
Pero hay que tener en cuenta que noALT en mi caso no significa “no-aristotélico”, sino no alternante.

No ataco en La página noALT el principio de identidad o el significado del verbo “ser” como “idéntico a” (eso lo hago, quizá, en otros sitios, como mi ensayo Nada es lo que es, el problema de la identidad). Lo que critico es la costumbre de dividir el mundo en dos campos enfrentados, la manía de plantear siempre alternativas o dicotomías o dualidades enfrentadas.
Por cierto, noALT, además de significar no-Alternante es una broma con el llamado “texto ALT“, que es ese texto que a veces aparece [cuando pasas el ratón sobre un enlace. Por eso, en el logotipo de noALT aparece ese recuadro amarillo, como si surgiera de un enlace activado [ver la ilustración inicial de este artículo].” (Publicado en Mundo flotante, 2005)

Finalmente, en otra página, en este caso Tsuresureguza, volví a explicar algunas ideas relacionadas con el pensamiento no alternante:

 “Para mostrar mi rechazo a la forma virulenta y dogmática de concebir la discusión inicié hace meses La página noALT, en la que intento tratar el tema con humor, e intento también mostrar que el mundo no tiene por qué dividirse en blanco/negro, izquierda/derecha, buenos/malos. Y que a menudo hay más opciones que las dos que suelen ofrecernos siempre: “O estás conmigo o estás con ellos”. La verdad es que yo no suelo estar ni con estos ni con los otros, sino todo lo contrario.” (publicado en Tsuresureguza, 2004)

En el reverso de esta fotografía, Ana Aranda escribió: “Maravilloso e increíble dragón-fuente. ¿Qué he aprendido? Que hay que mirar a las caras de las estatuas que están mirando hacia abajo”. Es decir, que hay que mirarlas desde abajo para apreciar esos rostros. (Roma, verano 2003, ola de calor en Europa)


[Inicio de noALT en 2003. Republicado 1 de marzo de 2012. Revisado en 2021]
lapaginanoalt

Hay alternativa a la alternativa

|| El origen del pensamiento no alternante (noALT)

¿Que es el pensamiento alternante y qué es el pensamiento no alternante (noALT)? Aquí ofrezco algunas explicaciones que he publicado en diversos lugares: “En una noche romana Ana Aranda y yo pensamos en esa situación tan frecuente en la que … Sigue leyendo

Leer Más
¿Cómo funciona el pensamiento no alternante?

La página noALT 001

¿Qué es el pensamiento no alternante o noALT? No es nada raro, insólito o extravagante. Me gusta usar este concepto (no alternante o noALT) para rechazar la obsesión por elegir entre alternativas dogmáticas: “Esto o lo Otro”, “blanco o negro”, … Sigue leyendo

Leer Más
La ciencia explica por qué no razonamos bien en política
(La página noALT /002)

En el año 2004 se publicaron varios artículos haciéndose eco de un interesantísimo experimento realizado en la Universidad de California. Los resultados son muy interesantes y confirman la tendencia que tenemos contemplar la realidad política como campos enfrentados, y cómo … Sigue leyendo

Leer Más
La evolución de las piedras
(La página noALT /004)

Hace unos cuantos años empecé un proyecto con un extraño nombre “El pensamiento noALT”. __ ¿Qué quiere decir noALT? __ Quiere decir no alternante. __ ¿Y qué quiere decir no alternante? __ Se refiere a una manera de pensar que … Sigue leyendo

Leer Más