La montaña del fin del mundo

|| Aventuras oníricas de Natalia (1992 / 1)

Un paisaje nevado, pero terriblemente sombrío al mismo tiempo. Dos pequeñas figuras junto a un peñasco. Una de ellas duerme apoyada en la roca helada: es NATALIA. La otra figura se mueve inquieta, es un anciano. Frente a los dos personajes, se alza una descomunal mole de piedra, cuya cumbre se pierde en el cielo oscuro. Una puerta de tamaño desmesurado esta incrustada en la mole pétrea.

Anciano
Muchacha, muchacha, debes despertar!

Natalia
Umm… Déjame dormir, tengo frío, mucho frío.

Anciano
Si no abres los ojos y das vida a tus miembros, el torrente de tu sangre se helará en su estrecha prisión.

Natalia
¿Dónde estoy? !Dios mío, esto parece el Polo Norte, o algo más frío! Tengo medio cuerpo casi congelado.

Anciano
Ven junto a mí y no temas, mi viejo cuerpo todavía puede dar al tuyo algo de calor.

Natalia
Sí, me abrazaré a ti, anciano. Oh, no puedo mover mi costado derecho.

Anciano
Esa es sin duda la parte de tu cuerpo que descansaba sobre el hielo.

Natalia
Sí, ¿Cuánto tiempo llevo aquí? ¿Quién eres? ¿Qué hacemos aquí?

Anciano
Tropecé con tu cuerpo hace apenas un momento. Mi nombre no merece ser pronunciado. De este modo respondo a dos de tus preguntas. A la tercera no me está permitido contestar, porque ignoro la respuesta.

Natalia
Como quieras, pero si nos quedamos aquí parados, nos moriremos de frío. Además, veo que te falta una sandalia y la túnica que llevas apenas te cubre[1]. Lo mejor será llamar a esa puerta. ¿sabes a dónde conduce?

Anciano
No puedo responder a más enigmas, querida niña. Pero, ea, intentemos entrar, si nos dejan.

Natalia
Mira esas tres grandes máscaras: parecen rostros de mujeres, pero en vez de cabellos tienen serpientes.

Anciano
¿Qué? Retrocede, muchacha. Son las Gorgonas[2]. Si miras sus ojos quedarás convertida en una estatua de piedra.

Natalia
Pero, si sólo son inofensivas aldabas de bronce, anciano. Además, tienen cerrados los ojos.

Anciano
!Vuelve el rostro y no sigas mirando! Están vivas y abrirán sus ojos si las tocas. Deja que lo haga yo.

Natalia
(De espaldas)
¿Qué haces, anciano? ¿Qué ruido es ese?

Anciano
Golpeo con mi bastón y atravieso con él los ojos de Medusa y sus hermanas.

Natalia
Sus gemidos son horribles. No puedo soportarlo.

Anciano
Desfallecen ya los tres monstruos, la sangre gotea de las cuencas vacías de sus ojos. Ha de ser una horrible visión.

Natalia
(Se da la vuelta) Lo es, lo es. Y tú, sin embargo, no has muerto al mirar sus ojos. ¿Apartaste la vista al golpear?

Anciano
No las miré ni aparté la mirada, pues ambas cosas no son posibles para mí.

Natalia
¿Qué? !Calla! Ya comprendo. Ahora me doy cuenta de que eres ciego, anciano [3]. No te mueves torpemente.

Anciano
He aprendido a caminar como si poseyera todavía el don de ver la luz, pues mi destino me obliga a no detenerme nunca[4].

 Continuará…

*********

[Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas o leyendo la barra lateral.  También puedes leer el texto completo de principio a fin -mucho más recomendable.-y después las notas, que también aparecen  situadas al final del texto. Hay vínculos para saltar en un instante desde el número a la nota correspondiente, y a la inversa]

 

nataliaTubau-cabecera

El extraño caso del aniversario de Natalia Tubau [1982]

Hace un tiempo que mi hermana Natalia me dio por fin permiso para subir a esta página las felicitaciones de aniversario que le he escrito desde hace más de veinte años. Comienzo a hacerlo ahora, con la primera felicitación, una parodia … Sigue leyendo

Leer Más
El misterioso y estremecedor asunto de los crímenes de Natalia Tubau para con sus años [1983]

Cuando mi hermana cumplió 23 años, le regalé la segunda felicitación. Si en la primera imité el estilo de Lovecraft, con el que me había familiarizado al escribir varios cuentos de terror de la Biblioteca Universal del Misterio y Terror, … Sigue leyendo

Leer Más
Rejuvenecer no es sino envejecer de otra manera…o…El irritante asunto de los aniversarios de Natalia Tubau [1984]

La cuestión de los sucesivos aniversarios de mi hermana -es cosa sabida- siempre me ha preocupado . Su crueldad para con los años ya pasados y su desapego para con los venideros; su empeño en celebrar con risas y bromas … Sigue leyendo

Leer Más
Cuarta felicitación de cumpleaños a mi insaciable hermana Natalia Tubau García [o La venganza es mía] [1985]

Desde 1983 cumplo una condena que yo mismo me impuse voluntariamente: escribir cada 1 de septiembre una felicitación para mi hermana con motivo de su onomástica. Releyendo los tres textos anteriores, que mi hermana me ha prestado gentilmente, he observado … Sigue leyendo

Leer Más
Diálogo con el que Daniel Tubau felicita a su hermana Natalia en su 26 aniversario [1986]

En este capítulo comienzan aquí los diálogos soñados y los viajes oníricos de Natalia Tubau, que se prolongarán a lo largo de los años. [Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

1. Un nuevo encuentro

Natalia y su doble inverso emprende un viaje a un extraño lugar en busca de respuestas a ciertas preguntas fundamentales…   Una voz Natalia, Natalia… Natalia Dejadme dormir… Voz Natalia, Natalia… Natalia Déjame, no quiero despertarme… Voz Yo tampoco quiero … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

2. Un argumento determinista

(continúa desde: Un nuevo encuentro) Ailatan Natalia, a ti te gusta jugar al billar, ¿no es cierto? Natalia !Y tanto! Tendrías que haberme visto aquella noche en el Royal en que metí todas las bolas en una sola jugada! Ailatan … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

3. Un argumento cuántico

(continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista) Natalia Bien, Ailatan. En primer lugar, dices que ese demonio lo sabe todo, pero en lo que se refiere a la Física, es un completo ignorante. Ailatan No sé a qué Física te … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

4. Un argumento existencial

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico Natalia !Basta! No quiero oir nada más de física cuántica. No entiendo nada. Lo único que parece claro es que no hay nada claro. . Ahora, Ailatan, te diré mi segundo … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987] 5

5. Más argumentos

  (Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial) Desconocido Me parece que en toda esta discusión olvidáis algo muy importante. Dais por sentado que el universo es finito, pero podría ser infinito. Natalia Es verdad, … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

6. Una charla casual y causal acerca del libre albedrío

  (Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argumentos) Natalia Bueno, olvidemos a Gaunilo y a la Física cuántica, olvidemos el tiempo y las predicciones públicas, y supongamos que existe el demonio de Laplace. … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

7. Las últimas razones y la razón última

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argumentos, Una charla casual y causal acerca del libre albedrío) Natalia Me parece que lo mejor será lanzar una moneda al aire. Si sale cara, el determinismo … Sigue leyendo

Leer Más
Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1988]

  [Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes leer el texto completo de principio a fin -mucho más recomendable.-y después las notas, que también aparecen  situadas al final del texto. Hay … Sigue leyendo

Leer Más
¿Un sueño? [1989]

PRESENTACIÓN Una voz Ailatán, sé que estás ahí, no te escondas Ailatan No pretendía esconderme, Natalia. Es sólo que soy demasiado vieja para andar más deprisa (recuerda que hoy cumples veintinueve años. Además, no quiero despertarte. Natalia No te preocupes: … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
1. Sueños y pesadillas

Después de tres años de aventuras oníricas, a Natalia le espera un viaje inesperado en el que buscará respuestas al comportamiento humano. [Puedes leer las notas haciendo clic en ellas y expandirlas (“expand”) o cerrarlas (close). Pero también puedes leerlas … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
2. Un viaje cortolargo

[Natalia tras despertarse de una pesadilla en la que se vio a sí misma en un acantilado y no se ayudó (Sueños y pesadillas), emprende junto a Arlequín un viaje en busca de una respuesta a su extraña actitud. Arlequín le … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
3. En Moralia

…En Moralia En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Ahora han caído por un agujero. … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991] 4. Llegan más moralistas…

En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Tras caer por un agujero, llegaron a Moralia (3), donde … Sigue leyendo

Leer Más
¿Alguien más se une al grupo?

Una estancia en Moralia [1991] – 5

¿Alguien más se une al grupo? En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de la ciudad de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Tras … Sigue leyendo

Leer Más
La montaña del fin del mundo

|| Aventuras oníricas de Natalia (1992 / 1)

Un paisaje nevado, pero terriblemente sombrío al mismo tiempo. Dos pequeñas figuras junto a un peñasco. Una de ellas duerme apoyada en la roca helada: es NATALIA. La otra figura se mueve inquieta, es un anciano. Frente a los dos … Sigue leyendo

Leer Más


¿Alguien más se une al grupo?

Una estancia en Moralia [1991] – 5

arjuna-wijaya-jakarta

¿Alguien más se une al grupo?

En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de la ciudad de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Tras caer por un agujero, llegan a Moralia (3), donde encuentran a un verdugo moralista, a Kant, a Jesucristo y a Confucio. El verdugo, que es masoquista y kantiano, está aplicando la regla “Haz a los demás lo que desearías que te hicieran a ti”. En el capítulo 4 los viajeros se encuentraron con Mo Di, el creador de la doctrina del Amor Universal.

 

Un hombre a caballo se acerca al galope y se detiene junto al carro, marchando entonces al paso de los viajeros.

Caballero
Perdonen que les fatigue con el deber de atenderme. No pude evitar escuchar la conversación que mantuvieron en la Plaza de la Moral [1], y creo que ustedes podrían ayudarme a resolver una disputa. Me gustaría acompañarles allá donde van… Porque ustedes van a algún lugar, ¿no?

Arlequín
De eso no cabe duda, aunque no sepamos a cuál [2].

LaoZi
Yo diría que no vamos a ningún lugar, pero, si quieres que responda a lo que a ti te interesa (guiña un ojo a Jesucristo) respondería que sí: aunque no vayamos a ningún lugar, llegaremos a algún lugar [3].

 

Confucio
Bien dicho, querido amigo. Es un placer oírte hablar [4]. (al caballero:) ¿Te interesa el doloroso asunto que discutíamos?

laozi-kungziCaballero
Pues sí… Por cierto, hola, Arlequín, hola Natalia. ¿No me reconocéis?

Natalia
Sí, en eso estaba pensando. Usted es el Primer Caballero del Club de los Solipsistas[5].

Caballero
Así es. Encantado de volver a verte

Natalia
… A pesar de que no nos hemos visto antes ni nos estamos viendo ahora.

Caballero
Veo que recuerdas perfectamente nuestra conversación [6], así que me permitiré seguir hablando de este modo convencional, dando por supuesto que tú y tus compañeros existís: el convertirme en solipsista no me hizo perder los buenos modales, ni darme cuenta de cómo he de comportarme en cada ocasión. (A Confucio:) Pero tú me preguntabas si me interesaba el doloroso asunto que discutíais. Te respondo que sí. Es cierto que me interesa el tema, pero para mí no es doloroso.

Kant
Ah, es usted un inmoral.

Caballero
No, yo no me definiría así. Verás, nosotros, los solipsistas, no necesitamos de superestructuras morales o éticas, ni de ningún tipo de precepto o doctrina para tratar bien a los demás. Los tratamos bien porque consideramos que los demás son nosotros mismos: simplemente, cuidamos de nosotros mismos. Pero la disputa de la que antes os hablé es la que mantengo desde hace días con un aceitunado caballero que se empeña en afirmar que piensa como yo. Permitid que os lo presente: él es aún más cortés que yo y le parecía una falta de educación unirse al grupo sin ser invitado.

Se gira hacia atrás y agita en alto su sombrero. En la lejanía se ve una nube de polvo que va aumentando de tamaño hasta convertirse en un carro de guerra tirado por cuatro caballos. Lo guía un joven apuesto, de rasgos hindúes.

Arjuna
Bienaventurados todos. Gracias por acogerme en este delicioso grupo.

Caballero
Este hombre es Arjuna, el héroe Arjuna [7].

Lao Zi
Yo me llamo Lao Zi. Quienes viajan sobre el heno son: Natalia, Confucio, Kant y Arlequín. Es un placer contar con la compañía de un guerrero de tan nobles sentimientos como tú [8].

Caballero
Les estaba explicando a estas personas tan amables que tú insistes en afirmar que piensas lo mismo que nosotros, los solipsistas.

Arjuna
Así es. No existe diferencia entre vosotros y yo, porque no existe ningún yo. Así que todos somos lo mismo.

Arlequín
No estoy muy seguro de que el hecho de no existir sea una buena razón para considerar que todos somos idénticos. Y si es así: ¡Vive la difference! [9].

Arjuna
Lo que quiero decir es que entre el Ser individual y el Absoluto no hay distinción: son lo mismo [10].

Caballero
Me parece estupendo, pero yo no pienso eso. Yo sé que los demás no son lo mismo que yo, sino sencillamente que no son. Solo yo soy.

Arjuna
Tat tvam asi. Así es: Tú eres Aquello [11].

Caballero
No: (se señala) Yo soy Esto.

Kant
Lo interesante de este asunto es que ustedes, el caballero sollipsista y Arjuna, se comportan igual con los demás, pero parten de dos concepciones que, sean o no idénticas en última instancia, se expresan de distinto modo y que les obligan a discutir al uno con el otro. Lo importante es que los dos cuidan a los demás porque se cuidan a sí mismos. Es un hermoso fin, sean cuales sean las razones que a él conducen.

Arjuna
Bueno… (Duda durante un largo rato, como no atreviéndose a hablar) No estoy muy seguro de que esa se la consecuencia de mi doctrina. Verán, tengo un consejero azulado [12] (no quiero decir su nombre, pues entonces aparecería) que me intenta convencer de que da igual tratar bien o mal a los demás.

Vishnu-Kroshna-Brahman se muestra en todo su esplendor a Arjuna para convencerlo de que inicie la masacre con alegría.

En la imagen, Vishnu-Kroshna-Brahman se muestra en todo su esplendor a Arjuna para convencerlo de que inicie la masacre con alegría.

Lao Zi
Bien, pero ahora que él no está guiando tu carro, vamos a tratar bien a Natalia y a disolvernos entre las brumas de los sueños…

Confucio
Sí, no la fatiguemos más, pues nuestro viaje no ha hecho sino empezar.

Jesucristo
Dejémosla descansar, no del sueño, sino de la lectura de este sueño.

Natalia
Son ustedes muy amables, pero me gustaría seguir soñando para averiguar por qué no me ayudé a mí misma en mi pesadilla [13].

Lao Zi
Hay tiempo para todo, amiga, sobre todo para seguir soñando. Volveremos a vernos. [14]

¿FIN?

*********

[Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas o leyendo la barra lateral.  También puedes leer el texto completo de principio a fin -mucho más recomendable.-y después las notas, que también aparecen  situadas al final del texto. Hay vínculos para saltar en un instante desde el número a la nota correspondiente, y a la inversa]

 

nataliaTubau-cabecera

El extraño caso del aniversario de Natalia Tubau [1982]

Hace un tiempo que mi hermana Natalia me dio por fin permiso para subir a esta página las felicitaciones de aniversario que le he escrito desde hace más de veinte años. Comienzo a hacerlo ahora, con la primera felicitación, una parodia … Sigue leyendo

Leer Más
El misterioso y estremecedor asunto de los crímenes de Natalia Tubau para con sus años [1983]

Cuando mi hermana cumplió 23 años, le regalé la segunda felicitación. Si en la primera imité el estilo de Lovecraft, con el que me había familiarizado al escribir varios cuentos de terror de la Biblioteca Universal del Misterio y Terror, … Sigue leyendo

Leer Más
Rejuvenecer no es sino envejecer de otra manera…o…El irritante asunto de los aniversarios de Natalia Tubau [1984]

La cuestión de los sucesivos aniversarios de mi hermana -es cosa sabida- siempre me ha preocupado . Su crueldad para con los años ya pasados y su desapego para con los venideros; su empeño en celebrar con risas y bromas … Sigue leyendo

Leer Más
Cuarta felicitación de cumpleaños a mi insaciable hermana Natalia Tubau García [o La venganza es mía] [1985]

Desde 1983 cumplo una condena que yo mismo me impuse voluntariamente: escribir cada 1 de septiembre una felicitación para mi hermana con motivo de su onomástica. Releyendo los tres textos anteriores, que mi hermana me ha prestado gentilmente, he observado … Sigue leyendo

Leer Más
Diálogo con el que Daniel Tubau felicita a su hermana Natalia en su 26 aniversario [1986]

En este capítulo comienzan aquí los diálogos soñados y los viajes oníricos de Natalia Tubau, que se prolongarán a lo largo de los años. [Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

1. Un nuevo encuentro

Natalia y su doble inverso emprende un viaje a un extraño lugar en busca de respuestas a ciertas preguntas fundamentales…   Una voz Natalia, Natalia… Natalia Dejadme dormir… Voz Natalia, Natalia… Natalia Déjame, no quiero despertarme… Voz Yo tampoco quiero … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

2. Un argumento determinista

(continúa desde: Un nuevo encuentro) Ailatan Natalia, a ti te gusta jugar al billar, ¿no es cierto? Natalia !Y tanto! Tendrías que haberme visto aquella noche en el Royal en que metí todas las bolas en una sola jugada! Ailatan … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

3. Un argumento cuántico

(continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista) Natalia Bien, Ailatan. En primer lugar, dices que ese demonio lo sabe todo, pero en lo que se refiere a la Física, es un completo ignorante. Ailatan No sé a qué Física te … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

4. Un argumento existencial

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico Natalia !Basta! No quiero oir nada más de física cuántica. No entiendo nada. Lo único que parece claro es que no hay nada claro. . Ahora, Ailatan, te diré mi segundo … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987] 5

5. Más argumentos

  (Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial) Desconocido Me parece que en toda esta discusión olvidáis algo muy importante. Dais por sentado que el universo es finito, pero podría ser infinito. Natalia Es verdad, … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

6. Una charla casual y causal acerca del libre albedrío

  (Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argumentos) Natalia Bueno, olvidemos a Gaunilo y a la Física cuántica, olvidemos el tiempo y las predicciones públicas, y supongamos que existe el demonio de Laplace. … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

7. Las últimas razones y la razón última

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argumentos, Una charla casual y causal acerca del libre albedrío) Natalia Me parece que lo mejor será lanzar una moneda al aire. Si sale cara, el determinismo … Sigue leyendo

Leer Más
Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1988]

  [Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes leer el texto completo de principio a fin -mucho más recomendable.-y después las notas, que también aparecen  situadas al final del texto. Hay … Sigue leyendo

Leer Más
¿Un sueño? [1989]

PRESENTACIÓN Una voz Ailatán, sé que estás ahí, no te escondas Ailatan No pretendía esconderme, Natalia. Es sólo que soy demasiado vieja para andar más deprisa (recuerda que hoy cumples veintinueve años. Además, no quiero despertarte. Natalia No te preocupes: … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
1. Sueños y pesadillas

Después de tres años de aventuras oníricas, a Natalia le espera un viaje inesperado en el que buscará respuestas al comportamiento humano. [Puedes leer las notas haciendo clic en ellas y expandirlas (“expand”) o cerrarlas (close). Pero también puedes leerlas … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
2. Un viaje cortolargo

[Natalia tras despertarse de una pesadilla en la que se vio a sí misma en un acantilado y no se ayudó (Sueños y pesadillas), emprende junto a Arlequín un viaje en busca de una respuesta a su extraña actitud. Arlequín le … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
3. En Moralia

…En Moralia En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Ahora han caído por un agujero. … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991] 4. Llegan más moralistas…

En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Tras caer por un agujero, llegaron a Moralia (3), donde … Sigue leyendo

Leer Más
¿Alguien más se une al grupo?

Una estancia en Moralia [1991] – 5

¿Alguien más se une al grupo? En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de la ciudad de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Tras … Sigue leyendo

Leer Más
La montaña del fin del mundo

|| Aventuras oníricas de Natalia (1992 / 1)

Un paisaje nevado, pero terriblemente sombrío al mismo tiempo. Dos pequeñas figuras junto a un peñasco. Una de ellas duerme apoyada en la roca helada: es NATALIA. La otra figura se mueve inquieta, es un anciano. Frente a los dos … Sigue leyendo

Leer Más

 

Una estancia en Moralia [1991] 4. Llegan más moralistas…

En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Tras caer por un agujero, llegaron a Moralia (3), donde encuentran a un verdugo moralista, a Kant, a Jesucristo y a Confucio. El verdugo, que es masoquista y kantiano, está aplicando la regla “Haz a los demás lo que desearías que te hicieran a ti”…

…llegan más moralistas

Se acerca otro hombre, que viste una túnica verde.

mozi3Mo Di
Ese es el problema de aplicar preceptos morales equivocados. Escuchad lo que dice mi doctrina del Amor Universal: “Tienes que tratar a los demás como si fuera tu propia familia” [1]“.

Confucio
¡Calla! [2] ¿Es que no sabes que el verdugo es masoquista porque un amigo de su padre decidió aplicar tus preceptos?

Jesucristo
(A Natalia y Arlequín) Así es: el amigo del padre del verdugo era sádico y no sólo pegaba a su propia familia, sino que, como era partidario del Amor Universal de Mo Di, torturaba del mismo modo al todo los vecinos.

Confucio
El pobre verdugo, torturado desde pequeño por el amigo de su padre, desarrolló desde la infancia un gusto perverso y desmesurado hacia los golpes. Ser pegado, y además ser pegado por Amor Universal, fue una experiencia que determinó no sólo su masoquismo, sino también su afán proselitista.

Kant
Pero si ese amigo de su padre era sádico, entonces, cuando pegaba a los demás, hacía lo que realmente le gustaba a él, así que habría que preguntarse si realmente era un partidario de Mo Di o si solo decía seguir la doctrina del amor universal para justificarse. No sabemos si era un individuo moral por gusto, por necesidad o por sentido del deber.

Confucio
Eso es cierto, pero en el caso del verdugo si sabemos que hace lo que hace por sentido del deber, para hacer a los demás lo que desea para sí mismo, pues él no es sadomasoquista, sino sólo masoquista. Aplicar estas torturas a los demás representa un gran sacrificio para él: a él le gusta sufrir, pero no causar sufrimiento.

Jesucristo
Con lo que aplica otro de tus preceptos, que también es de Inmanuel; hay que querer el bien por el bien mismo [3].

kant

Kant
Sí… Es cierto (rompe a llorar) Mi error… fue no pensar que mis preceptos sólo eran aplicables a alguien que pensara como yo en el resto de las cosas [4]. Pero, ahora, lo mejor será que os vayáis, pues el verdugo está terminando ya su tarea moral.

Lao Tzu Bronze

En ese momento se detiene junto a ellos un carro de heno arrastrado por un buey. Sobre el buey va sentado un anciano.

Anciano
(A Confucio) Maestro Kung [5], ¡Cuánto tiempo desde nuestro último encuentro y qué poco hemos cambiado los dos! [6]

 Confucio
Así es, Maestro Lao. ¿Nos permitís subir a vuestro carro?

Anciano
Sabía que eso sucedería tarde o temprano [7]. Subid, hay sitio para todos.

Todos suben al carro de heno. Lao Zi acaricia al buey, que tira suavemente del carro, alejándose del lugar de tortura.

Confucio
Queridos amigos, permitan que les presente a mi viejo amigo y rival: Lao Zi, el Maestro Lao.

Arlequín
¿Éste es el mismo que Lao Tse?

Natalia
Creo que sí. Perdone, ¿usted es el autor del Tao Te King, ¿verdad?

Lao Zi
La respuesta a lo que quieres saber es “Sí”. La respuesta a tu pregunta es: “Quizás sí, quizás no” [8]”.

Natalia y Arlequín se quedan con cara de duda.

Confucio
Dime, querido amigo. Te perdí de vista camino de la India, qué pasó después [9].

Lao Zi
Bueno, llegué a la India a tiempo de conocer a un tal Siddharta Gautama, también llamado Sakyamuni, también llamado el Despierto o el Iluminado, también llamado Buda. Un hombre estupendo. Hablamos de muchas cosas [10].

Jesucristo
¡Cristo! ¿No querrás decir que llegaron a conocerse tres de los más grandes sabios de la humanidad?

Lao Zi
No, no era eso lo que quería decir, pero no olvides a Mahavira, al que también podría haber conocido [11]. Oh, perdón.

Jesucristo
Da igual, pero,¡qué lástima haber nacido tan lejos y tan tarde!

Arlequín
Claro, en su época ya no había nada nuevo que decir [12].

Lao Zi
Creo que nuestro amigo Jeshua no pensaba en eso [13]. Pero no me gusta hablar acerca de lo que piensan los demás, pues podrían regañarme mi querido Zhuang [14]

Continúa en “¿Alguien más se une al grupo?.

*********

[Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes leer el texto completo de principio a fin -mucho más recomendable.-y después las notas, que también aparecen  situadas al final del texto. Hay vínculos para saltar en un instante desde el número a la nota correspondiente, y a la inversa]

 

nataliaTubau-cabecera

El extraño caso del aniversario de Natalia Tubau [1982]

Hace un tiempo que mi hermana Natalia me dio por fin permiso para subir a esta página las felicitaciones de aniversario que le he escrito desde hace más de veinte años. Comienzo a hacerlo ahora, con la primera felicitación, una parodia … Sigue leyendo

Leer Más
El misterioso y estremecedor asunto de los crímenes de Natalia Tubau para con sus años [1983]

Cuando mi hermana cumplió 23 años, le regalé la segunda felicitación. Si en la primera imité el estilo de Lovecraft, con el que me había familiarizado al escribir varios cuentos de terror de la Biblioteca Universal del Misterio y Terror, … Sigue leyendo

Leer Más
Rejuvenecer no es sino envejecer de otra manera…o…El irritante asunto de los aniversarios de Natalia Tubau [1984]

La cuestión de los sucesivos aniversarios de mi hermana -es cosa sabida- siempre me ha preocupado . Su crueldad para con los años ya pasados y su desapego para con los venideros; su empeño en celebrar con risas y bromas … Sigue leyendo

Leer Más
Cuarta felicitación de cumpleaños a mi insaciable hermana Natalia Tubau García [o La venganza es mía] [1985]

Desde 1983 cumplo una condena que yo mismo me impuse voluntariamente: escribir cada 1 de septiembre una felicitación para mi hermana con motivo de su onomástica. Releyendo los tres textos anteriores, que mi hermana me ha prestado gentilmente, he observado … Sigue leyendo

Leer Más
Diálogo con el que Daniel Tubau felicita a su hermana Natalia en su 26 aniversario [1986]

En este capítulo comienzan aquí los diálogos soñados y los viajes oníricos de Natalia Tubau, que se prolongarán a lo largo de los años. [Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

1. Un nuevo encuentro

Natalia y su doble inverso emprende un viaje a un extraño lugar en busca de respuestas a ciertas preguntas fundamentales…   Una voz Natalia, Natalia… Natalia Dejadme dormir… Voz Natalia, Natalia… Natalia Déjame, no quiero despertarme… Voz Yo tampoco quiero … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

2. Un argumento determinista

(continúa desde: Un nuevo encuentro) Ailatan Natalia, a ti te gusta jugar al billar, ¿no es cierto? Natalia !Y tanto! Tendrías que haberme visto aquella noche en el Royal en que metí todas las bolas en una sola jugada! Ailatan … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

3. Un argumento cuántico

(continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista) Natalia Bien, Ailatan. En primer lugar, dices que ese demonio lo sabe todo, pero en lo que se refiere a la Física, es un completo ignorante. Ailatan No sé a qué Física te … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

4. Un argumento existencial

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico Natalia !Basta! No quiero oir nada más de física cuántica. No entiendo nada. Lo único que parece claro es que no hay nada claro. . Ahora, Ailatan, te diré mi segundo … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987] 5

5. Más argumentos

  (Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial) Desconocido Me parece que en toda esta discusión olvidáis algo muy importante. Dais por sentado que el universo es finito, pero podría ser infinito. Natalia Es verdad, … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

6. Una charla casual y causal acerca del libre albedrío

  (Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argumentos) Natalia Bueno, olvidemos a Gaunilo y a la Física cuántica, olvidemos el tiempo y las predicciones públicas, y supongamos que existe el demonio de Laplace. … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

7. Las últimas razones y la razón última

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argumentos, Una charla casual y causal acerca del libre albedrío) Natalia Me parece que lo mejor será lanzar una moneda al aire. Si sale cara, el determinismo … Sigue leyendo

Leer Más
Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1988]

  [Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes leer el texto completo de principio a fin -mucho más recomendable.-y después las notas, que también aparecen  situadas al final del texto. Hay … Sigue leyendo

Leer Más
¿Un sueño? [1989]

PRESENTACIÓN Una voz Ailatán, sé que estás ahí, no te escondas Ailatan No pretendía esconderme, Natalia. Es sólo que soy demasiado vieja para andar más deprisa (recuerda que hoy cumples veintinueve años. Además, no quiero despertarte. Natalia No te preocupes: … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
1. Sueños y pesadillas

Después de tres años de aventuras oníricas, a Natalia le espera un viaje inesperado en el que buscará respuestas al comportamiento humano. [Puedes leer las notas haciendo clic en ellas y expandirlas (“expand”) o cerrarlas (close). Pero también puedes leerlas … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
2. Un viaje cortolargo

[Natalia tras despertarse de una pesadilla en la que se vio a sí misma en un acantilado y no se ayudó (Sueños y pesadillas), emprende junto a Arlequín un viaje en busca de una respuesta a su extraña actitud. Arlequín le … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
3. En Moralia

…En Moralia En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Ahora han caído por un agujero. … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991] 4. Llegan más moralistas…

En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Tras caer por un agujero, llegaron a Moralia (3), donde … Sigue leyendo

Leer Más
¿Alguien más se une al grupo?

Una estancia en Moralia [1991] – 5

¿Alguien más se une al grupo? En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de la ciudad de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Tras … Sigue leyendo

Leer Más
La montaña del fin del mundo

|| Aventuras oníricas de Natalia (1992 / 1)

Un paisaje nevado, pero terriblemente sombrío al mismo tiempo. Dos pequeñas figuras junto a un peñasco. Una de ellas duerme apoyada en la roca helada: es NATALIA. La otra figura se mueve inquieta, es un anciano. Frente a los dos … Sigue leyendo

Leer Más


Una estancia en Moralia [1991]
3. En Moralia

…En Moralia

En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Ahora han caído por un agujero.

Natalia-Daniel-Barcelona

Natalia, la Soñadora, y su hermano Daniel, cronista de sus sueños

Natalia y Arlequín descienden por un tubo en forma de espiral durante un tiempo que les parece interminable (dos minutos). Finalmente, son escupidos en un prado, uno encima del otro, primero Natalia, después Arlequín, que cae sobre ella.

Arlequín
Perdona, Natalia… Bueno, ya estamos en Moralia.

Arlequín señala, a su izquierda, un gran cartel en el que pone: “Bienvenidos a Moralia”.

Natalia
Me parece que te equivocas, Arlequín. Esto no puede ser Moralia. ¿No ves a es hombre clavado a una cruz y a ese otro con una capucha de verdugo que le está dando latigazos?

Arlequín
Es cierto, y después le echa sal y vinagre sobre las heridas [1]. Vamos a acercarnos.

Natalia
Quizá deberíamos irnos de aquí.

Arlequín
No te preocupes, Natalia. (Al verdugo) Perdone que le interrumpa. Estamos en Moralia, ¿verdad?

Verdugo
(con amabilidad) Bienvenidos. Esperen un segundo, en cuanto termine con este otro turista, me ocuparé de ustedes

Natalia
Ah, no, de verdad, por nosotros no se preocupe. Nos gusta esperar, ¿verdad, Arlequín?

Arlequín
¡Claro! usted cumpla bien con su trabajo, que eso es lo que importa: el trabajo bien hecho. Además, nos están esperando…

Arlequín agarra a Natalia y se la lleva lejos del lugar de tortura.

Arlequín
(señalando a lo lejos) Mira allí, Natalia, yo conozco a ese tipo.…

Natalia
¿Ese que está llorando y dándose golpes de pecho? Parece sufrir mucho.

Arlequín
(Al hombre que llora y se golpea) Perdone si interrumpimos un poco su congoja, ¿no es usted Inmanuel Kant?

Kant
En efecto, soy yo; pero, por favor, hable más bajo, no vaya a ser que me reconozcan mis víctimas pasadas, presentes y futuras.

Natalia
¿Se refiere usted a las que son torturadas en esa cruz?

Kant
Sí.

Natalia
¿Y qué tiene usted que ver con esto? Usted ha pasado a la historia como el pensador más moral de cuantos han existido [2]

Kant
¡Ay de mí! Esa es mi desgracia. Aquí, en Moralia, aplican mis preceptos a rajatabla. El hombre vestido de cuero negro con la capucha de verdugo, es uno de mis más fieles y perfectos partidarios.

Natalia
No puedo entenderlo.

Kant
Es muy sencillo. Ese hombre está aplicando mi imperativo categórico: “Obra como si la máxima de tu acción debiera convertirse por tu voluntad en ley universal de la naturaleza” [3].”

 Se acerca un hombre joven, con el rostro bien afeitado y con un taparrabos de tela grisácea. Antes de hablar, sonríe amablemente a todo el grupo.

Hombre
Sí, también está aplicando mi más importante doctrina, la Regla de Oro: “Cuanto quisiereis que os hagan a vosotros los hombres, hacédselo vosotros a ellos.”
[4]

Natalia¡Ah! Usted es Jesucristo. No le había reconocido sin barba.

jesucristo-bizantino

jesucristo rabbula Evangelios 6

El Jesucristo de pelo crespo y barba recortada en una representación de los Evangelios de Rabbula (siglo VI)

Jesucristo
Por favor, no me trates de usted, no puedo soportarlo.
[5]. En cuanto a lo de la barba, nunca la he llevado. Eso, como tantas otras cosas referidas a mí, es algo que se inventaron mucho tiempo después de mí muerte.
[6].

Confucio
Sí, no se puede uno fiar de las generaciones futuras. ¡Ah, en los buenos tiempos míticos las cosas no eran igual!

[7] Pero, claro, parte de la culpa también la tenemos nosotros por no pensar bien en las consecuencias de nuestras reglas cuando son aplicadas por otros temperamentos. Este hombre, el verdugo, no sólo es kantiano y cristiano, también aplica mi precepto llamado el cuadrado de medir: “No hagas a los demás lo que no quieras para ti mismo” [8]”.

confucioNatalia
Pero, no acabo de entender por qué hablan de ese verdugo como si se tratara de un ser perfecto desde el punto de vista de la moral que ustedes han creado, y como un fiel discípulo de sus doctrinas.

Kant
Lo es, lo es… Lamentablemente.

Jesucristo
Sí, porque ese hombre, además de ser un perfecto moralista cristiano-kantiano-confuciano, es masoquista.

Confucio
…Así que hace a los demás lo que le gustaría que le hicieran a él.

 Continúa en “Llegan más moralistas”

*********

[Esta felicitación que escribí para mi hermana Natalia tiene notas, añadidas en 1997, y otras escritas en 2014. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes leer el texto completo de principio a fin -mucho más recomendable.-y después las notas, que también aparecen  situadas al final del texto. Hay vínculos para saltar en un instante desde el número a la nota correspondiente, y a la inversa]

 

nataliaTubau-cabecera

El extraño caso del aniversario de Natalia Tubau [1982]

Hace un tiempo que mi hermana Natalia me dio por fin permiso para subir a esta página las felicitaciones de aniversario que le he escrito desde hace más de veinte años. Comienzo a hacerlo ahora, con la primera felicitación, una parodia … Sigue leyendo

Leer Más
El misterioso y estremecedor asunto de los crímenes de Natalia Tubau para con sus años [1983]

Cuando mi hermana cumplió 23 años, le regalé la segunda felicitación. Si en la primera imité el estilo de Lovecraft, con el que me había familiarizado al escribir varios cuentos de terror de la Biblioteca Universal del Misterio y Terror, … Sigue leyendo

Leer Más
Rejuvenecer no es sino envejecer de otra manera…o…El irritante asunto de los aniversarios de Natalia Tubau [1984]

La cuestión de los sucesivos aniversarios de mi hermana -es cosa sabida- siempre me ha preocupado . Su crueldad para con los años ya pasados y su desapego para con los venideros; su empeño en celebrar con risas y bromas … Sigue leyendo

Leer Más
Cuarta felicitación de cumpleaños a mi insaciable hermana Natalia Tubau García [o La venganza es mía] [1985]

Desde 1983 cumplo una condena que yo mismo me impuse voluntariamente: escribir cada 1 de septiembre una felicitación para mi hermana con motivo de su onomástica. Releyendo los tres textos anteriores, que mi hermana me ha prestado gentilmente, he observado … Sigue leyendo

Leer Más
Diálogo con el que Daniel Tubau felicita a su hermana Natalia en su 26 aniversario [1986]

En este capítulo comienzan aquí los diálogos soñados y los viajes oníricos de Natalia Tubau, que se prolongarán a lo largo de los años. [Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

1. Un nuevo encuentro

Natalia y su doble inverso emprende un viaje a un extraño lugar en busca de respuestas a ciertas preguntas fundamentales…   Una voz Natalia, Natalia… Natalia Dejadme dormir… Voz Natalia, Natalia… Natalia Déjame, no quiero despertarme… Voz Yo tampoco quiero … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

2. Un argumento determinista

(continúa desde: Un nuevo encuentro) Ailatan Natalia, a ti te gusta jugar al billar, ¿no es cierto? Natalia !Y tanto! Tendrías que haberme visto aquella noche en el Royal en que metí todas las bolas en una sola jugada! Ailatan … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

3. Un argumento cuántico

(continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista) Natalia Bien, Ailatan. En primer lugar, dices que ese demonio lo sabe todo, pero en lo que se refiere a la Física, es un completo ignorante. Ailatan No sé a qué Física te … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

4. Un argumento existencial

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico Natalia !Basta! No quiero oir nada más de física cuántica. No entiendo nada. Lo único que parece claro es que no hay nada claro. . Ahora, Ailatan, te diré mi segundo … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987] 5

5. Más argumentos

  (Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial) Desconocido Me parece que en toda esta discusión olvidáis algo muy importante. Dais por sentado que el universo es finito, pero podría ser infinito. Natalia Es verdad, … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

6. Una charla casual y causal acerca del libre albedrío

  (Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argumentos) Natalia Bueno, olvidemos a Gaunilo y a la Física cuántica, olvidemos el tiempo y las predicciones públicas, y supongamos que existe el demonio de Laplace. … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

7. Las últimas razones y la razón última

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argumentos, Una charla casual y causal acerca del libre albedrío) Natalia Me parece que lo mejor será lanzar una moneda al aire. Si sale cara, el determinismo … Sigue leyendo

Leer Más
Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1988]

  [Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes leer el texto completo de principio a fin -mucho más recomendable.-y después las notas, que también aparecen  situadas al final del texto. Hay … Sigue leyendo

Leer Más
¿Un sueño? [1989]

PRESENTACIÓN Una voz Ailatán, sé que estás ahí, no te escondas Ailatan No pretendía esconderme, Natalia. Es sólo que soy demasiado vieja para andar más deprisa (recuerda que hoy cumples veintinueve años. Además, no quiero despertarte. Natalia No te preocupes: … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
1. Sueños y pesadillas

Después de tres años de aventuras oníricas, a Natalia le espera un viaje inesperado en el que buscará respuestas al comportamiento humano. [Puedes leer las notas haciendo clic en ellas y expandirlas (“expand”) o cerrarlas (close). Pero también puedes leerlas … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
2. Un viaje cortolargo

[Natalia tras despertarse de una pesadilla en la que se vio a sí misma en un acantilado y no se ayudó (Sueños y pesadillas), emprende junto a Arlequín un viaje en busca de una respuesta a su extraña actitud. Arlequín le … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
3. En Moralia

…En Moralia En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Ahora han caído por un agujero. … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991] 4. Llegan más moralistas…

En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Tras caer por un agujero, llegaron a Moralia (3), donde … Sigue leyendo

Leer Más
¿Alguien más se une al grupo?

Una estancia en Moralia [1991] – 5

¿Alguien más se une al grupo? En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de la ciudad de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Tras … Sigue leyendo

Leer Más
La montaña del fin del mundo

|| Aventuras oníricas de Natalia (1992 / 1)

Un paisaje nevado, pero terriblemente sombrío al mismo tiempo. Dos pequeñas figuras junto a un peñasco. Una de ellas duerme apoyada en la roca helada: es NATALIA. La otra figura se mueve inquieta, es un anciano. Frente a los dos … Sigue leyendo

Leer Más


Una estancia en Moralia [1991]
2. Un viaje cortolargo

[Natalia tras despertarse de una pesadilla en la que se vio a sí misma en un acantilado y no se ayudó (Sueños y pesadillas), emprende junto a Arlequín un viaje en busca de una respuesta a su extraña actitud. Arlequín le promete que viajarán a Moralia]

…Un viaje cortolargo

 

arlequinado

Arlequín ofrece su mano a NATALIA y ambos se elevan, atraviesan el techo de la habitación y el tejado del edificio. Pronto llegan junto al círculo de la Luna y se lanzan dentro, como si se tratara de una piscina. Caen al otro lado sobre un suelo de mármol blanco y negro, idéntico al traje a rombos de Arlequín. El suelo arlequinado se extiende en todas direcciones hasta donde alcanza la vista.


 

Natalia
Me parece que nos hemos perdido. Esto parece un desierto de mármol de Carrara [1].

 Arlequín
Lo mejor será dirigirnos hacia alguna parte.

Natalia
Pero, si caminamos en dirección contraria, podemos morirnos de hambre o de sed, o de ambas cosas a la vez.

Arlequín
No te preocupes. Todos los caminos conducen, tarde o temprano, a Moralia. El único peligro es pasar de largo. Tenemos que estar muy atentos.

Natalia
De acuerdo. Vamos entonces hacia allí.

Natalia señala con su dedo índice una dirección y ella y Arlequín dan un paso al frente.

Natalia
!Mira! !Una puerta gigantesca allí a lo lejos. Tenías razón: hemos dado un sólo paso y ya hemos visto Moralia. Afortunadamente, hemos elegido la buena dirección.

Arlequín
El resultado habría sido el mismo en cualquier dirección, incluso en cualquier sentido.
[2]. Mira.

 Arlequín toma a Natalia de la mano y ambos dan un paso hacia atrás y luego un paso al frente en sentido contrario.

Natalia
Es verdad, allí está Moralia.

Arlequín
Verás… el problema es que no estoy seguro de que ese lugar sea Moralia.

Natalia
Bueno, por lo menos es un lugar. Vamos hacia esa puerta.

Arlequín
Espera, no hace falta. Hagamos que ella venga a nosotros.

Natalia
¿Es que es una puerta con patas?

Arlequín
No exactamente.

 Arlequín se agacha y agarra el suelo como si se tratara de un mantel. Tira de él hacia sí mismo y va acercando poco a poco la puerta, hasta que queda junto a ellos.

puerta

Arlequín
Bueno, ya hemos llegado [3]. Pero, como yo pensaba, esto no es Moralia.

Natalia
!Claro que sí! Mira, lo pone bien claro en la misma puerta: “A MORALIA”.

Arlequín
No, fíjate bien. lo que pone es “AMORALIA”.

Natalia
Es cierto.

Arlequín
Bueno, no te preocupes. Mira: por ahí sí se va a Moralia.

 Arlequín señala un pequeño agujero en el suelo, junto al que hay un letrero en el que pone MORALIA, en letras casi ilegibles.
[4]

Arlequín
(Saltando al agujero) !Vamos!

El mar de los agujeros (Yellow Submarine)

  Continúa en “En Moralia”…

*********

[Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes leer el texto completo de principio a fin -mucho más recomendable.-y después las notas, que también aparecen  situadas al final del texto. Hay vínculos para saltar en un instante desde el número a la nota correspondiente, y a la inversa]

 

nataliaTubau-cabecera

El extraño caso del aniversario de Natalia Tubau [1982]

Hace un tiempo que mi hermana Natalia me dio por fin permiso para subir a esta página las felicitaciones de aniversario que le he escrito desde hace más de veinte años. Comienzo a hacerlo ahora, con la primera felicitación, una parodia … Sigue leyendo

Leer Más
El misterioso y estremecedor asunto de los crímenes de Natalia Tubau para con sus años [1983]

Cuando mi hermana cumplió 23 años, le regalé la segunda felicitación. Si en la primera imité el estilo de Lovecraft, con el que me había familiarizado al escribir varios cuentos de terror de la Biblioteca Universal del Misterio y Terror, … Sigue leyendo

Leer Más
Rejuvenecer no es sino envejecer de otra manera…o…El irritante asunto de los aniversarios de Natalia Tubau [1984]

La cuestión de los sucesivos aniversarios de mi hermana -es cosa sabida- siempre me ha preocupado . Su crueldad para con los años ya pasados y su desapego para con los venideros; su empeño en celebrar con risas y bromas … Sigue leyendo

Leer Más
Cuarta felicitación de cumpleaños a mi insaciable hermana Natalia Tubau García [o La venganza es mía] [1985]

Desde 1983 cumplo una condena que yo mismo me impuse voluntariamente: escribir cada 1 de septiembre una felicitación para mi hermana con motivo de su onomástica. Releyendo los tres textos anteriores, que mi hermana me ha prestado gentilmente, he observado … Sigue leyendo

Leer Más
Diálogo con el que Daniel Tubau felicita a su hermana Natalia en su 26 aniversario [1986]

En este capítulo comienzan aquí los diálogos soñados y los viajes oníricos de Natalia Tubau, que se prolongarán a lo largo de los años. [Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

1. Un nuevo encuentro

Natalia y su doble inverso emprende un viaje a un extraño lugar en busca de respuestas a ciertas preguntas fundamentales…   Una voz Natalia, Natalia… Natalia Dejadme dormir… Voz Natalia, Natalia… Natalia Déjame, no quiero despertarme… Voz Yo tampoco quiero … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

2. Un argumento determinista

(continúa desde: Un nuevo encuentro) Ailatan Natalia, a ti te gusta jugar al billar, ¿no es cierto? Natalia !Y tanto! Tendrías que haberme visto aquella noche en el Royal en que metí todas las bolas en una sola jugada! Ailatan … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

3. Un argumento cuántico

(continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista) Natalia Bien, Ailatan. En primer lugar, dices que ese demonio lo sabe todo, pero en lo que se refiere a la Física, es un completo ignorante. Ailatan No sé a qué Física te … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

4. Un argumento existencial

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico Natalia !Basta! No quiero oir nada más de física cuántica. No entiendo nada. Lo único que parece claro es que no hay nada claro. . Ahora, Ailatan, te diré mi segundo … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987] 5

5. Más argumentos

  (Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial) Desconocido Me parece que en toda esta discusión olvidáis algo muy importante. Dais por sentado que el universo es finito, pero podría ser infinito. Natalia Es verdad, … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

6. Una charla casual y causal acerca del libre albedrío

  (Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argumentos) Natalia Bueno, olvidemos a Gaunilo y a la Física cuántica, olvidemos el tiempo y las predicciones públicas, y supongamos que existe el demonio de Laplace. … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

7. Las últimas razones y la razón última

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argumentos, Una charla casual y causal acerca del libre albedrío) Natalia Me parece que lo mejor será lanzar una moneda al aire. Si sale cara, el determinismo … Sigue leyendo

Leer Más
Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1988]

  [Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes leer el texto completo de principio a fin -mucho más recomendable.-y después las notas, que también aparecen  situadas al final del texto. Hay … Sigue leyendo

Leer Más
¿Un sueño? [1989]

PRESENTACIÓN Una voz Ailatán, sé que estás ahí, no te escondas Ailatan No pretendía esconderme, Natalia. Es sólo que soy demasiado vieja para andar más deprisa (recuerda que hoy cumples veintinueve años. Además, no quiero despertarte. Natalia No te preocupes: … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
1. Sueños y pesadillas

Después de tres años de aventuras oníricas, a Natalia le espera un viaje inesperado en el que buscará respuestas al comportamiento humano. [Puedes leer las notas haciendo clic en ellas y expandirlas (“expand”) o cerrarlas (close). Pero también puedes leerlas … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
2. Un viaje cortolargo

[Natalia tras despertarse de una pesadilla en la que se vio a sí misma en un acantilado y no se ayudó (Sueños y pesadillas), emprende junto a Arlequín un viaje en busca de una respuesta a su extraña actitud. Arlequín le … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
3. En Moralia

…En Moralia En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Ahora han caído por un agujero. … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991] 4. Llegan más moralistas…

En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Tras caer por un agujero, llegaron a Moralia (3), donde … Sigue leyendo

Leer Más
¿Alguien más se une al grupo?

Una estancia en Moralia [1991] – 5

¿Alguien más se une al grupo? En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de la ciudad de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Tras … Sigue leyendo

Leer Más
La montaña del fin del mundo

|| Aventuras oníricas de Natalia (1992 / 1)

Un paisaje nevado, pero terriblemente sombrío al mismo tiempo. Dos pequeñas figuras junto a un peñasco. Una de ellas duerme apoyada en la roca helada: es NATALIA. La otra figura se mueve inquieta, es un anciano. Frente a los dos … Sigue leyendo

Leer Más


Una estancia en Moralia [1991]
1. Sueños y pesadillas

Después de tres años de aventuras oníricas, a Natalia le espera un viaje inesperado en el que buscará respuestas al comportamiento humano.
[Puedes leer las notas haciendo clic en ellas y expandirlas (“expand”) o cerrarlas (close). Pero también puedes leerlas todas seguidas al final de esta página]

 

arlequino

Natalia
!Ah! !No! !No!

Arlequín
¡Natalia! Tranquila, no pasa nada. Es un mal sueño. Ya pasó.

Natalia
¿Eh? Ah, eres tú. He tenido una horrible pesadilla. ¿Dónde estamos?

Arlequín
En tu casa de la calle Carranza [1]. Faltan pocas horas para tu nuevo cumpleaños.

Natalia
¿De veras? Parece que fue ayer que vivimos aquella aventura solipsista.

[2].

Arlequín
Ya sabes que el tiempo de la ficción no es mismo que el de la vida normal… Aunque el teatro clasicista francés exigía la unidad de tiempo y lugar: la obra duraba lo mismo en tiempo real que en ficticio.[3].

Natalia
Perdona, pero no te estoy escuchando. Todavía no me he recuperado de la pesadilla.

 Arlequín
Cuéntamela. a lo mejor así te tranquilizas.

Natalia
No hay mucho que contar. Además, he olvidado casi todos los detalles. Solo recuerdo que iba caminando cerca de un acantilado, y que oía unos gritos de auxilio.

Arlequín
¿Y qué pasaba entonces?

abismoNatalia
Me acercaba al borde y veía a una mujer agarrada a unos matorrales, a punto de caer al vacío. “!Ayúdame!”, me decía.

Arlequín

¿Conseguiste salvarla?

Natalia
Ni siquiera lo intenté. Me quedé mirando cómo se debatía. Al final, ya sin fuerza, se soltaba y caía al precipicio.

Arlequín
!Es terrible! Supongo que no la ayudaste porque estaba fuera de tu alcance.

Natalia
Al contrario, era fácil salvarla. Pero al ver quién era, me quedé tan sorprendida que no pude hacer nada.

Arlequín
¿Quién era?

Natalia
Era yo.

Arlequín
Bueno, no me extraña que te pusieses a gritar después de eso.

Natalia
No, no me puse a gritar: seguí soñando. Cuando vi el cadáver de esa mujer, que era yo, estrellado contra la rocas, seguí mi camino, pero completamente trastornada. Entonces tropecé y me caí hacia el acantilado.

Arlequín
!Dios mío!

Natalia
Afortunadamente, pude cogerme a unas ramas y grité pidiendo auxilio.

Arlequín
!Calla! Ya sé lo que paso después. Llegó alguien y se te quedó mirando. Y ese alguien…

Natalia
…era yo, en efecto.

Arlequín
Es un sueño que parece muy relacionado con el solipsismo y el eterno retorno.

[4].

Natalia
Pues sí, pero la verdad es que no es eso lo que me preocupa. lo que me inquieta es no haber hecho nada para intentar salvarme de caer al fondo. Estoy avergonzada de mi actitud.

Arlequín
Quizá ha llegado el momento de viajar a un lugar donde se puede encontrar la respuesta a tus inquietudes.

Natalia
La última vez que oí algo parecido, viajé al Infierno. [5].

Arlequín
Esta vez viajarás a… !Moralia!

 Continua en “Un viaje cortolargo”

 *********

[Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997 y en 2013. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes leer el texto completo de principio a fin -mucho más recomendable.-y después las notas, que también aparecen  situadas al final del texto. Hay vínculos para saltar en un instante desde el número a la nota correspondiente, y a la inversa]

 

nataliaTubau-cabecera

El extraño caso del aniversario de Natalia Tubau [1982]

Hace un tiempo que mi hermana Natalia me dio por fin permiso para subir a esta página las felicitaciones de aniversario que le he escrito desde hace más de veinte años. Comienzo a hacerlo ahora, con la primera felicitación, una parodia … Sigue leyendo

Leer Más
El misterioso y estremecedor asunto de los crímenes de Natalia Tubau para con sus años [1983]

Cuando mi hermana cumplió 23 años, le regalé la segunda felicitación. Si en la primera imité el estilo de Lovecraft, con el que me había familiarizado al escribir varios cuentos de terror de la Biblioteca Universal del Misterio y Terror, … Sigue leyendo

Leer Más
Rejuvenecer no es sino envejecer de otra manera…o…El irritante asunto de los aniversarios de Natalia Tubau [1984]

La cuestión de los sucesivos aniversarios de mi hermana -es cosa sabida- siempre me ha preocupado . Su crueldad para con los años ya pasados y su desapego para con los venideros; su empeño en celebrar con risas y bromas … Sigue leyendo

Leer Más
Cuarta felicitación de cumpleaños a mi insaciable hermana Natalia Tubau García [o La venganza es mía] [1985]

Desde 1983 cumplo una condena que yo mismo me impuse voluntariamente: escribir cada 1 de septiembre una felicitación para mi hermana con motivo de su onomástica. Releyendo los tres textos anteriores, que mi hermana me ha prestado gentilmente, he observado … Sigue leyendo

Leer Más
Diálogo con el que Daniel Tubau felicita a su hermana Natalia en su 26 aniversario [1986]

En este capítulo comienzan aquí los diálogos soñados y los viajes oníricos de Natalia Tubau, que se prolongarán a lo largo de los años. [Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

1. Un nuevo encuentro

Natalia y su doble inverso emprende un viaje a un extraño lugar en busca de respuestas a ciertas preguntas fundamentales…   Una voz Natalia, Natalia… Natalia Dejadme dormir… Voz Natalia, Natalia… Natalia Déjame, no quiero despertarme… Voz Yo tampoco quiero … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

2. Un argumento determinista

(continúa desde: Un nuevo encuentro) Ailatan Natalia, a ti te gusta jugar al billar, ¿no es cierto? Natalia !Y tanto! Tendrías que haberme visto aquella noche en el Royal en que metí todas las bolas en una sola jugada! Ailatan … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

3. Un argumento cuántico

(continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista) Natalia Bien, Ailatan. En primer lugar, dices que ese demonio lo sabe todo, pero en lo que se refiere a la Física, es un completo ignorante. Ailatan No sé a qué Física te … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

4. Un argumento existencial

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico Natalia !Basta! No quiero oir nada más de física cuántica. No entiendo nada. Lo único que parece claro es que no hay nada claro. . Ahora, Ailatan, te diré mi segundo … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987] 5

5. Más argumentos

  (Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial) Desconocido Me parece que en toda esta discusión olvidáis algo muy importante. Dais por sentado que el universo es finito, pero podría ser infinito. Natalia Es verdad, … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

6. Una charla casual y causal acerca del libre albedrío

  (Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argumentos) Natalia Bueno, olvidemos a Gaunilo y a la Física cuántica, olvidemos el tiempo y las predicciones públicas, y supongamos que existe el demonio de Laplace. … Sigue leyendo

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

7. Las últimas razones y la razón última

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argumentos, Una charla casual y causal acerca del libre albedrío) Natalia Me parece que lo mejor será lanzar una moneda al aire. Si sale cara, el determinismo … Sigue leyendo

Leer Más
Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1988]

  [Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes leer el texto completo de principio a fin -mucho más recomendable.-y después las notas, que también aparecen  situadas al final del texto. Hay … Sigue leyendo

Leer Más
¿Un sueño? [1989]

PRESENTACIÓN Una voz Ailatán, sé que estás ahí, no te escondas Ailatan No pretendía esconderme, Natalia. Es sólo que soy demasiado vieja para andar más deprisa (recuerda que hoy cumples veintinueve años. Además, no quiero despertarte. Natalia No te preocupes: … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
1. Sueños y pesadillas

Después de tres años de aventuras oníricas, a Natalia le espera un viaje inesperado en el que buscará respuestas al comportamiento humano. [Puedes leer las notas haciendo clic en ellas y expandirlas (“expand”) o cerrarlas (close). Pero también puedes leerlas … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
2. Un viaje cortolargo

[Natalia tras despertarse de una pesadilla en la que se vio a sí misma en un acantilado y no se ayudó (Sueños y pesadillas), emprende junto a Arlequín un viaje en busca de una respuesta a su extraña actitud. Arlequín le … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
3. En Moralia

…En Moralia En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Ahora han caído por un agujero. … Sigue leyendo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991] 4. Llegan más moralistas…

En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Tras caer por un agujero, llegaron a Moralia (3), donde … Sigue leyendo

Leer Más
¿Alguien más se une al grupo?

Una estancia en Moralia [1991] – 5

¿Alguien más se une al grupo? En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de la ciudad de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Tras … Sigue leyendo

Leer Más
La montaña del fin del mundo

|| Aventuras oníricas de Natalia (1992 / 1)

Un paisaje nevado, pero terriblemente sombrío al mismo tiempo. Dos pequeñas figuras junto a un peñasco. Una de ellas duerme apoyada en la roca helada: es NATALIA. La otra figura se mueve inquieta, es un anciano. Frente a los dos … Sigue leyendo

Leer Más


¿Un sueño? [1989]

Natalia-jerseyrayas

PRESENTACIÓN

Una voz
Ailatán, sé que estás ahí, no te escondas

Ailatan
No pretendía esconderme, Natalia. Es sólo que soy demasiado vieja para andar más deprisa (recuerda que hoy cumples veintinueve años[1]. Además, no quiero despertarte.

Natalia
No te preocupes: ya estoy despierta. La verdad es que no he dormido en toda la noche, pues esperaba tu visita. Quería comprobar si todo esto, tus apariciones cada 1 de septiembre, eran reales o sólo un sueño,

Ailatan
Ah, Natalia, sigues siendo tan ingenua como la última vez. Pero yo ahora tengo 92 años y pocas ganas de iluminar tus tinieblas.

Natalia
Te juro que no sé a qué te refieres. ¿Qué he dicho que pueda considerarse ingenuo?

Ailatan
Tú crees que ahora no estás soñando. Pero eso es sólo una creencia con fundamentos extremadamente débiles. No puedes demostrarme de ninguna manera que en este instante estés despierta [2].

Natalia
Sí puedo hacerlo. Puedo pellizcarme, por ejemplo. Puedo sentarme en esta sólida silla. Podría ponerme a gritar y despertar a mi madre y a mi abuela.

Felisa

La abuela Felisa, que no estaba el día del cumpleaños, pero sí tres meses después

Ailatan
¿A tu abuela? Recuerda que tu abuela no llegará hasta mediados de diciembre, y hoy es 1 de septiembre. Tú crees que tu abuela está ahora en casa porque tu hermano escribirá este diálogo entre nosotras el día 28 de diciembre. Que es tu verdadero día: el de los inocentes.

Natalia
!Qué tontería! Puedo ver todos los objetos de mi habitación, todos mis libros. Todo está exactamente en su lugar. Ningún sueño es tan coherente. La diferencia entre la realidad y los sueños es la coherencia. Entre todos los días de mi vida real se puede trazar una línea que los une, pero entre mis distintos sueños no hay ninguna ilación [3].

Ailatan
Yo te podría decir que la coherencia de que tú llamas vida real es la coherencia de una parte de ese largo sueño en el que imaginas ser Natalia Tubau y vivir en Madrid en el siglo veinte. Y en ese sueño, cuando llega la noche, te acuestas y sueñas sueños menos coherentes.

Natalia
Llámalo sueño [4], si quieres. Pero, aunque me dijeras que toda esta vida no es sino es un sueño, y el mundo visible nada más que un fantasma, consideraría ese sueño o fantasma como suficientemente real siempre que, usando correctamente mi razón, no fuera engañada por él.

Ailatan
!Caramba! !Vaya discurso! Realmente, cada día que pasa te superas. Pero, para saber que no eres engañada por el mundo, para saber, por ejemplo, que de una semilla plantada por ti nacerá un árbol, necesitas la memoria, ¿no?

Natalia
Así es. Necesito recordar que planté la semilla y dónde la planté, por ejemplo.

Ailatan
La memoria, en definitiva, es lo que te hace pensar que existe un mundo real coherente y un mundo onírico inconexo.

Natalia
En efecto.

Ailatan
Sin embargo, cuando “sueñas”, también te parece recordar cosas. Puedes soñar que estás delante de un árbol, que plantaste hace años. Además, hay muchas cosas de tu vida que has olvidado (a pesar de tu prodigiosa memoria [5]. Seguro que incluso hay sucesos que no eres capaz de situar exactamente en tu biografía.

Natalia
Tal vez sí, pero eso no hace que los hechos que yo no recuerde sean soñados, al menos todos aquellos hechos conocidos por otras personas.

Ailatan
(Dando una ágil voltereta)
!Ajá! Hemos llegado al punto crucial. Ahora puede acabar la representación y comenzar realmente este sueño. Puedes quitarte la máscara, Natalia.

Natalia
¿Máscara? No sé de qué me hablas.

Ailatan
Me refiero a la máscara que llevas sobre la cara. Ha llegado el momento de que descubras tu rostro.

Natalia, asombrada, se palpa el rostro, se pellizca la nariz y comienza a estirar. La piel se desprende como un guante de goma y deja al descubierto un rostro masculino, muy parecido al de Leibniz.

W.G.Leibniz

W.G.Leibniz

Natalia-Leibniz [6]
¿Qué diablos es esto? ¿Quién soy yo?

Ailatan
Nada más que un coherente fantasma. Un personaje imaginado tal vez por ti, Natalia. Un fantasma que desaparecerá ahora mismo.

NATALIA-LEIBNIZ desaparece. NATALIA se da cuenta entonces de que se haya sentada no lejos de allí, en un banco de madera, junto a Ailatan.

Natalia
Entonces, ¿no era yo quién hablaba?

Ailatan
Sí y no, supongo. Pero yo no puedo saberlo, porque sólo soy un comparsa en esta obra.

Natalia
Un comparsa muy ágil para tener 92 años.

Ailatan se levanta, da otra voltereta y se planta frente a Natalia. Ya no es la anciana Ailatan,sino un esbelto Arlequín [7]

comedia del arte

Arlequín
Te pido disculpas en nombre de tu viejísima amiga, que ya no está para estos trotes. Permite que sea tu guía en este sueño.

Natalia
!Increíble! Así que todo esto es sólo una representación soñada. Y ahora comienza el sueño real, ¿no?

Arlequín
Tal vez sí, tal vez no. ¿Chi lo sa? “Eso” es lo que tenemos que averiguar.

Natalia
¿Eso?

Arlequín
Si esto es sueño o realidad
Si tu existencia es verdad
Si sólo existes tú personalmente
O si todo es producto de tu mente.

Natalia
!Qué rima más vulgar!

Arlequín
Recibo tus aplausos sonrojado
por tu belleza anonadado.

Natalia
!Bufón!

*********

SUEÑOS Y SOÑADORES

Natalia
¿Adónde nos dirigimos, Arlequín?

Arlequín
Al mundo del Soñador, el hombre que te sueña a ti y quizás al mundo.

Natalia
Esto me recuerda un cuento de mi hermano, que no sé si he leído… De todos modos, no tiene importancia, porque era muy malo… El cuento se llama “El Cadáver de un sueño” [8])Trata de un anciano que viaja al mundo del hombre que le sueña.

Arlequín
Yo también conozco ese cuento. El hombre soñado y el soñador, que es un joven muy apuesto, viajan, entonces a un nivel superior, el mundo de aquél que le sueña a ambos.

Natalia
Así es. No sé por qué razón, el anciano soñado dos veces quiere morir, y para ello tiene que matar al primer soñador, el del nivel superior. Él y el joven que le sueña matan al primer soñador, ¿no?

Arlequín
Sí, creo que sí, pero no recuerdo el final del cuento.

Natalia
Es curioso, yo tampoco.

Arlequín
A lo mejor no lo hemos leído, o a lo mejor no nos acordamos porque tu hermano no quiere anticipar el final de esta felicitación.

Natalia
Quizás. Pero, volviendo a lo nuestro: me dijiste que vamos a enfrentarnos al problema de si existe algo aparte de mí, pero hasta ahora sólo hemos hablado de sueños y soñadores.

Arlequín
Ambos temas tienen mucho que ver, tanto como la gimnasia y la magnisia.

Natalia
Querrás decir la magnesia.

Arlequín
No, quería decir lo que he dicho: la magnisia. Que yo sepa, la gimnasia no tiene nada que ver con la magnesia, pero sí con la magnisia. Son casi la misma cosa: con las mismas letras puedes ganar cincuenta puntos extra en una partida de SCRABLE, aunque de dos maneras distintas [9]. Como te decía hace un rato, en una parte de nuestra conversación que tu hermano no ha considerado necesario transcribir [10], un solipsista cree que todo el mundo exterior a su mente es ficticio…

Una voz
Permitidme que interrumpa vuestra deficiente exposición de un asunto que requiere más neuronas que las que vos tenéis. Yo, Pantalón, mostraré a esta joven alumna las débiles raíces del solipsismo, y sus perniciosos frutos.

Natalia
(A Arlequín) !Qué tipo más pedante!

Pantalón [11]
No murmuréis a mis espaldas. Comenzaré diciendo que solipsista viene de soli e ipsi, es decir, a sí mismo sólo. Qué sólo cree en sí mismo. Es por ello que un solipsista consecuente no piensa que el mundo exterior SEA ficticio, como ha afirmado erróneamente Arlequín,. En todo caso, pensará que no hay tal mundo exterior o que lo que parece ser exterior es sólo un producto de su mente. Porque, si algo no existe, difícilmente puede ser ficticio, pues entonces SERÍA [12]12. Sin embargo, hay varias clases de solipsismo.

Un desconocido
Sí, el solipsismo débil y el fuerte.

Russell
También llamados dogmático y escéptico.

El desconocido
Yo me refiero a… [13]

Pantalón
Calla, Desconocido. Como nuestro ilustre filósofo ha dicho, podemos distinguir entre solipsismo dogmático y escéptico. El solipsista dogmático sostiene que no hay nada más allá de los datos inmediatos de su percepción. El escéptico opina que no es posible saber si hay algo más allá o si no lo hay [14]14. ¿No es así?

Russell
Veo que es usted un aprovechado lector

Arlequín
Yo diría un lector aprovechado.

Pantalón
Pues bien, una vez que hemos distinguido entre el solipsismo dogmático o metafísico y escéptico o gnoseológico…

Natalia
!Qué aburrimiento!

Arlequín
A este paso van a existir mil clases de solipsismo.…

*************

EL CLUB DE LOS SOLIPSISTAS [15]

“Quien mata a un hombre, mata al mundo”.

Talmud[16]

Arlequín
(Intentando interrumpir el discurso de Pantalón)
!Mirad! !Escuchad! !Qué multitud!

Natalia
!Es verdad! Y qué aspecto más raro tienen. Van vestidos como personajes del siglo XIX, con levita y sombrero de copa… todos de negro.

Arlequín
No todos. Mirad, allí hay un tipo bajito y regordete que no lleva ni levita ni sombrero de copa, pero sí un camisón negro y un rectángulo blanco en el cuello.

Natalia
Es un cura. ¿por qué no dejamos la conversación sobre el solipsismo para más adelante y averiguamos quiénes son?

Pantalón
Si ese es vuestro deseo…

Natalia
Lo es…

Se acercan a la multitud de caballeros, que discuten entre ellos, formando grupos de cuatro o cinco personas. En uno de estos grupos, se halla el cura y dos caballeros.

Cura
El canibalismo no debería ser aceptado bajo ninguna circunstancia. Santo Tomás de Aquino habla de ello: si un caníbal sólo se alimentase de carne humana, y si todos sus antepasados hubieran hecho lo mismo, resulta evidente que ese hombre no será otra cosa que carne de otros hombres.

Primer Caballero
No veo que eso sea un problema, siempre y cuando no se demuestre que la carne humana es mala para la salud.

Cura
No, el problema no es para el caníbal, sino para Dios. En la hora del Juicio Final, cuando los cuerpos sean reencarnados, ¿a quién debe elegir Dios? ¿Al caníbal o a los hombres que han sido comidos por el caníbal? [17]

Segundo Caballero
No veo por qué necesita Dios reencarnarlos. Podría juzgarlos simplemente recordando sus nombres, sus cuerpos y sus hechos.

Cura
Tal vez sí, pero no es eso lo que está escrito. Tal vez Dios prefiere ver a los hombres ante ÉL para juzgarlos, quizá porque en la expresión del rostro de un hombre puede estar su propia sentencia: cielo o infierno.

Segundo Caballero
Sí, pero lo importante…

Cura
Lo importante es que eso no es lo importante. Decía, antes de mi última interrupción, que cada átomo del cuerpo del caníbal es al mismo tiempo suyo y de otros hombres: de aquellos que él mismo se ha comido y de aquellos que durante generaciones se comieron sus antepasados.

Arlequín
(a Natalia)
Digo yo que algo de agua habrá bebido para digerir tanta carne.

Cura
Resulta, pues, que, a pesar de su infinito poder, Dios no puede reencarnar a la vez al caníbal y a sus víctimas. Supongo que en esto estoy de acuerdo.

Segundo Caballero
Por supuesto que estoy de acuerdo. Pero, ¿cuál es la solución?

Cura
La verdad es que no lo sé, aunque he pensado mucho en ello. Lo que sí he descubierto es que la doctrina de la reencarnación de las religiones orientales es absurda. Primero, porque a Dios se le plantearía el problema anterior, pero a una escala mayor: si nos reencarnamos en hombres, vacas, cerdos, e incluso en plantas, no habrá manera de distinguir qué pertenece a un cuerpo y qué a otro. Segundo, porque a la hora del Juicio, habría un montón de encarnaduras vacías, sin alma    [18].

Segundo Caballero
Eso me lo discuto. Si no he podido responderme al problema del caníbal, difícilmente podría solucionar lo de los animales o las plantas, o lo de los cuerpos sin alma…

Tomás de AquinoPrimer Caballero
Me permito interrumpirme. Si el argumento de Aquino sirve, , para refutar la idea de que los animales y las plantas tengan alma y se reencarnen en hombres, lo que es un alivio desde el punto de vista de un gastrónomo como yo, no veo por qué no sirve también para negar que el hombre tenga alma. Si dios no puede resolver un problema, tampoco puede resolver el otro. Eso demuestra (Dios no lo quiera) que o Dios no existe, o que no existe el Juicio Final, al menos tal como lo presentan las escrituras.

Natalia
Perdonen. No quisiera parecer una entrometida, pero me gustaría saber algo.

Cura
¿Sólo algo? ¡Qué suerte! Yo quisiera saberlo todo, como Dios.

Natalia
Es muy interesante todo eso de los caníbales, los animales, las plantas y las almas sin cuerpo…

Cura
Los cuerpos sin alma.

Natalia
Bueno, las dos cosas [19]. Pero hay algo que me ha sorprendido en su conversación. Usted repite las objeciones de su amigo como si fuese usted quien las hubiese formulado, y él hace lo mismo con los argumentos de usted.

Cura
!Ah, ya veo lo que me preocupa!

Natalia
!Será lo que me preocupa a mí!

Cura
Eso he dicho, ¿no? [20]

Natalia
Ha dicho “lo que me preocupa”, refiriéndose a lo que me preocupa a mí. Debería haber dicho: “lo que te preocupa”.

Russell
Si me permites, Natalia, creo que puedo aclarar este malentendido. Me parece que conozco a este curita. Su nombre es…

Cura
Maroon…

Russell
(Sorprendido al principio, se repone y murmura para sí mismo: “Maroon…distinto sentido pero el mismo referente” [21]. Después, dirigiéndose a Natalia, al cura y a los caballeros, añade:)
Si no me equivoco, ésta es una reunión del club de los solipsistas.

Primer Caballero
Así es. Y puedo añadir que éste es el más selecto de todos los clubs, pues sólo tiene un miembro: YO.

Segundo Caballero
Es decir: YO.

TODOS LOS CABALLEROS
!!YO!! [22]

 Arlequín
!Caramba! Me encantaría pertenecer a este club. Me sentiría muy acompañado por mí mismo.

Natalia
¿Me van a explicar de una vez por qué hablan así entre ustedes?

Cura
(Dirigiéndose a los dos caballeros)
Creo que es necesario volver por unos instantes a las convenciones del mundo aparente: finjamos que soy plural. Mira, jovencita: este club está compuesto por solipsistas. Los solipsistas, no sé si lo sabes.…

Natalia
Piensan que sólo existen ellos.

Cura
Más o menos. pues bien, el club fue inaugurado en 1882, aunque se ignora quién fue el fundador y quién el primer miembro. Como ya sabes lo que es un solipsista, no te costará entender por qué siempre hablamos en primera persona.

Natalia
Sí, ahora lo comprendo, por supuesto. Pero ustedes hablan del Dios, de Aquino, de un caníbal… Si fueran consecuentes, sólo hablarían de sí mismos.

Primer Caballero
En efecto, pero eso haría que nuestras conversaciones se hiciesen casi imposibles de entender. Al principio éramos consecuentes, pero decidimos ser inconsecuentes por decisión minoritaria .

Segundo Caballero
Sí, el resultado del referéndum fue unánime: un voto a favor de la propuesta [23].

Primer Caballero
Al principio también discutíamos a menudo quién de nosotros era real (lo que haría de todo el resto una ficción).

Arlequín
¿Y cuál fue el resultado de tan existencialista cuestión?[24]

Primer Caballero
Lo dejamos en suspenso para evitar continuas peleas. Decidimos dejar que pasara el tiempo y que los miembros del club fuesen muriendo. El último que quedase sería el verdadero solipsista.

Natalia
¿Y se puede saber quién ganó?

Primer Caballero
Todos fueron muriendo en el primer cuarto del siglo XX. Al final sólo quedé yo.

Russell
!Vaya! Le felicito. Debió usted disfrutar mucho con su victoria.

Primer Caballero
No. La verdad es que me sentía bastante sólo. Tras varios meses de aburrimiento, decidí que sólo me quedaba una solución: suicidarme.

Arlequín
Yo conozco soluciones para el aburrimiento mucho menos cruentas, aunque no tan definitivas.

Primer Caballero
Bueno, primero intenté que se afiliasen nuevo socios al Club. Mientras siguiese viviendo un sólo hombre en la Tierra, no estaba claro si yo era el único real. Pero los tiempos habían cambiado y ya nadie quería averiguar si los demás existían o no.

Pantalón
Yo no me habría unido a un Club como éste ni aunque yo fuese su único miembro [25]

Primer Caballero
Lamentablemente, eran muchos los que pensaban como usted. Las cosas habían cambiado mucho desde los buenos tiempos de la Reina Victoria. Un tal Bertrand Russell [26] y otros filósofos, como Ludwig Wittgenstein, habían desprestigiado el solipsismo [27]. A eso hay que añadir que siempre nos faltó ambición proselitista, salvo excepciones.

Pantalón
!Pero todo lo que dice este hombre demuestra que ni él mismo cree en el solipsismo! Siempre está hablando de los demás!

Cura
No sea impertinente. Recuerde que estamos (o estoy), fingiendo una pluralidad aparente. El problema del solipsismo es muy difícil de resolver y nosotros somos los primeros en reconocerlo. Pero el mismo Bertrand Russell reconocía que no había manera de refutar el solipsismo [28]. De todos modos, tenga en cuenta que el solipsismo no es una teoría, sino accidentalmente. En realidad es un sentimiento, como la religión. “Creo porque es absurdo”, decía Tertuliano [29]. Si las cuestiones religiosas fuesen tan evidentes como resolver una suma, todo el mundo creería en Dios, pero no habría en ello mérito alguno. !No sabe usted los problemas que me plantea el creer en Dios y ser, al mismo tiempo, solipsista [30]!

Primer Caballero
Si me permiten continuar… El caso es que decidí suicidarme. Pero al hacerlo quise resolver de una vez para siempre si el mundo exterior existía o no. Me administré un veneno que procura una muerte muy lenta, y me mantuve vigilante y alerta, para ver si el mundo exterior desaparecía o no cuando yo me muriese.

Arlequín
Es un procedimiento verdaderamente científico [31] ¿Cuál fue el resultado?

Primer Caballero
El mundo desapareció.

Natalia
¿Y usted no?

Primer Caballero
Pues… No sabría decirlo. No me acuerdo de nada de lo que pasó después de la desaparición del mundo. Lo siguiente que recuerdo es estar aquí y encontrar a todos mis antiguos compañeros [32]

Pantalón
Pues yo estaba en ese mundo y le puedo asegurar que no noté ningún cambio en el momento en que usted murió.

Russell
(A Pantalón) No sea estúpido. Usted no ha vivido sino en el mundo de la ficción. Usted es tan sólo una idea, la del viejo gruñón de la Comedia del Arte, encarnada en los cuerpos de cientos de actores durante varios siglos.

Pantalón
Me permito recordarle que usted también está muerto.

Russell
Todos estamos muertos, menos Natalia, que ni siquiera está con nosotros en este instante [33]

Arlequín
¿Qué somos entonces?

**********

ALGUNAS RESPUESTAS

Rono Zickbert [34]
La respuesta a tu pregunta, Arlequín, es evidente. Sólo sois personajes de ficción. Nombres escritos en un papel, que Natalia lee y no lee en este instante.

Natalia
¿Y yo también soy un personaje de ficción?

Rono Zickbert, conocido fuera del mundo onírico de Natalia como Robert Nozick

Rono Zickbert, conocido fuera del mundo onírico de Natalia como Robert Nozick

Zickbert
¿Te refieres a tú que me hablas o a tú que me lees y no me lees? [35]

Natalia
Imagina que me refiero a yo que leo…y no leo.

Zickbert
En ambos casos mi respuesta habría sido la misma: no puedo saberlo. ¿Acaso no soy yo mismo un personaje de ficción? ¿Cómo podría decidir quién es real y quién no?
(Tras una pausa bastante larga) ¿Tú crees en la existencia de Descartes [36]?

Natalia
Por supuesto. Es un personaje histórico

Zickbert
Quieres decir que los historiadores se han puesto de acuerdo en que existió, del mismo modo que no se han puesto de acuerdo en si Pitágoras existió o no [37].

Natalia
Así es.

Zickbert
Pero la existencia de Descartes o de Pitágoras no depende de que los libros de historia digan que existieron o no. Digan lo que digan los historiadores, si Pitágoras existió, Pitágoras existió [38].

Natalia
Por supuesto,

Zickbert
¿Y Hamlet? ¿Existió Hamlet?

Natalia
No. Y si existió, no fue, desde luego, el Hamlet que Shakespeare nos cuenta [39].

Zickbert
No pretenderás que el Descartes que existió sí es el Descartes que los libros nos cuentan.

Natalia
No entiendo dónde quieres ir a parar.

Zickbert
Intenta decirme quién era Descartes.

Natalia
Era un filósofo francés.

Zickbert
Hay infinidad de filósofos franceses,

Natalia
Estudió en el Colegio de jesuitas de La fleche. Escribió varios libros de filosofía y dijo: “Pienso, luego existo”.

Zickbert
Imagínate que se descubre que Descartes no estudió en el Colegio de La fleche, y que no escribió los libros que se le atribuyen. Antes hablábamos de Hamlet. Como sabes, muchos dudan de que Shakespeare fuese el autor de los libros que se le atribuyen; algunos piensan, por ejemplo, que los escribió el Canciller Bacon, y Gadaffi afirma que el autor era un árabe exiliado en Inglaterra. Si se descubriese que Descartes no estudió en La Fleche y no escribió sus libros, ¿dejaría de haber existido?[40]

Natalia
Por supuesto que no.

Zickbert
Pero ya no tendría nada que ver con el Descartes que conocemos.

Natalia
Supongo que no.

Zickbert
Así pues, parece que dependemos de los historiadores para considerar que alguien concreto existió. Pero ese alguien no debe su existencia a los historiadores. Y sin embargo, deja de ser ese alguien que los historiadores nos describen si no reúne las características que se consideran esenciales a esa descripción.

Russell
Esto me recuerda algo que decía Leibniz acerca de César: él opinaba que en la esencia de Julio César estaba contenido el hecho de que cruzara el Rubicón [41]. Si no hubiese cruzado el Rubicón, ya no sería Julio César, y si Descartes no hubiese estudiado en La Fleche, ya no sería Descartes [42].

Natalia
(Dirigiéndose a Zickbert)
No estoy segura de si todo eso es correcto, pero sigo sin saber dónde queréis llegar.

Zickbert
Ahora imagina que Hamlet, en lugar de “To be or not to be”, dice: “Pienso, luego existo”. Ese argumento en boca de Descartes convenció al filósofo francés de su propia existencia. ¿Debemos pensar que también existiría Hamlet si dijese tales palabras?

Natalia
No, porque sería el personaje de un libro, no un personaje real.

Zickbert
Y Descartes, ¿no es acaso un personaje de un libro, de muchos libros, que repite una y otra vez: “Pienso, luego existo”?

Se oye una gran explosión y, tras una nube rosa que deja un desagradable olor a azufre, aparece…

DescartesDescartes
Bueno, en realidad yo dije “Cogito ergo sum”[43]. Yo creo que podemos dudar de que haya Dios, de que haya cielo, de que nosotros tengamos manos, pies o cuerpo alguno. Pero no por ello nos convertimos en nada, pues es contradictorio pensar que no existe aquello que piensa mientras piensa.

Zickbert
Como ves, Descartes se pregunta si sueña, si la vida es sueño, que diría Calderón[44], pero debería preguntarse no ya si sueña, sino si está siendo soñado. Descartes y tú que me lees y no me lees, podéis ser personajes de un libro que alguien está leyendo y no está leyendo, tal vez Dios.

Natalia
Pero yo tengo la certeza de que existo.

Zickbert
¿Quién? ¿Tú que me lees y no me lees o tú que me hablas? Imagínate que eres el personaje de un libro, o de una felicitación de cumpleaños que ahora está siendo leída y ahora no está siendo leída. Tal vez pasen años antes de que vuelvas a existir para un lector y, sin embargo, también puede suceder que sobrevivas a todos tus lectores: tú que sólo crees ser un personaje de ficción.

Natalia
Pero un libro ya está escrito, no puede cambiar.

Zickbert
Bueno, yo creo que conoces los libro-juegos, en los que pueden darse infinitas combinaciones, siempre distintas, o Rayuela, de Cortazar[45], que puede leerse de miles de maneras diferentes. Antes hablabais del Juicio Final. Si existe Dios, la diferencia entre los personajes de un libro respecto a nosotros, y de nosotros respecto a Dios, tal vez sea la misma. En el Juicio Final, el Autor puede decidir si somos personajes de ficción o no.

Se produce un largo silencio, durante el que todos se ponen a pensar en el asunto.

Zickbert
De todos modos, tú dices que un libro ya está escrito, que no puede cambiar. Pero la vida vivida tampoco puede cambiar. Tú puedes, o al menos eso crees, decidir qué vas a hacer mañana. Yo puedo escribir un libro y pensar qué va a hacer el personaje principal. En cualquier caso, una vez hecho, ya no se puede cambiar. Incluso, es posible modificar un libro ya escrito, edición tras edición, pero no es posible cambiar el pasado de una persona[46].

Natalia
Pero yo decido qué voy a hacer mañana, mientras que el personaje de un libro no decide nada: lo decide el autor.

Zickbert
No discutiré si tú decides o no, porque me parece que de eso del determinismo y el libre albedrío tratará una futura felicitación [47], pero de lo que se trata aquí es de si tú puedes ser el personaje de un libro y si el personaje de un libro puede ser considerado una persona real. Ya sabes que muchos escritores se quejan de ser dominados por sus personajes, de que pierden el control de la narración [48]. Quizá Dios siente algo así de vez en cuando al leer, escribir o imaginar el libro de la Creación [49], recuerda que el Génesis dice: “Al principio fue el Verbo”, es decir, la palabra.

Natalia
Aummm…. Creo que me voy a dormir. No quisiera, pero no puedo evitarlo.

Arlequín
!No te duermas, Natalia! Si te duermes, todos desapareceremos. Recuerda lo de la coherencia: decías que en la vida real se da una coherencia que en los sueños no existe. !No nos volveremos a ver!

Natalia
¿Tú crees? Creo que me convenciste de que esa coherencia se puede dar también en los sueños. ¿O fue Ailatan? Ya no me acuerdo, sólo sé que tengo mucho sueño[50]. Pregúntale a ese sabihondo (señala a Zickbert) si nos volveremos a ver.

Arlequín
¿Nos volveremos a ver?

Zickbert
Sin duda. Y muy pronto. Juntos viajareis a un lugar que está en todas partes y en ninguna, y al misterioso Oriente[51]. Y seguiréis hablando de sueños, de solipsismo y… además creo que os librareis de Pantalón[52].

Arlequín
¿Has oído, Natalia? ¿Natalia? ¡NATALIA! ¿Estás ahí?

Continuará (el año que viene)…

[Esta felicitación, como las anteriores, tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  Pero es recomendable  leer el texto completo de principio a fin y después las notas, que también aparecen  situadas al final del texto. Para cerrar la nota, haz clic en close, en la esquina superior derecha de cada nota]

nataliaTubau-cabecera

El extraño caso del aniversario de Natalia Tubau [1982]

Hace un tiempo que mi hermana Natalia me dio por fin permiso para subir a esta página las felicitaciones de aniversario que le he escrito

Leer Más
El misterioso y estremecedor asunto de los crímenes de Natalia Tubau para con sus años [1983]

Cuando mi hermana cumplió 23 años, le regalé la segunda felicitación. Si en la primera imité el estilo de Lovecraft, con el que me hab

Leer Más
Rejuvenecer no es sino envejecer de otra manera…o…El irritante asunto de los aniversarios de Natalia Tubau [1984]

[ref] El segundo título de este relato ("La venganza es mía"), y el calificarlo como "3ª Parte", muestra que las tres primeras felicitaci

Leer Más
Cuarta felicitación de cumpleaños a mi insaciable hermana Natalia Tubau García [o La venganza es mía] [1985]

Desde 1983 cumplo una condena que yo mismo me impuse voluntariamente: escribir cada 1 de septiembre una felicitación para mi hermana con

Leer Más
Diálogo con el que Daniel Tubau felicita a su hermana Natalia en su 26 aniversario [1986]

En este capítulo comienzan aquí los diálogos soñados y los viajes oníricos de Natalia Tubau, que se prolongarán a lo largo de los año

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

1. Un nuevo encuentro

Natalia y su doble inverso emprende un viaje a un extraño lugar en busca de respuestas a ciertas preguntas fundamentales...   [cap

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

2. Un argumento determinista

(continúa desde: Un nuevo encuentro) Ailatan Natalia, a ti te gusta jugar al billar, ¿no es cierto?[ref]Son famosas las partidas de

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

3. Un argumento cuántico

(continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista) Natalia Bien, Ailatan. En primer lugar, dices que ese demonio lo sab

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

4. Un argumento existencial

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico Natalia !Basta! No quiero oir nada más de f

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987] 5

5. Más argumentos

  (Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial) Desconocid

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

6. Una charla casual y causal acerca del libre albedrío

  (Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argument

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

7. Las últimas razones y la razón última

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argumentos, Una ch

Leer Más
Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1988]

  [Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes leer el texto completo

Leer Más
¿Un sueño? [1989]

PRESENTACIÓN Una voz Ailatán, sé que estás ahí, no te escondas Ailatan No pretendía esconderme, Natalia. Es sólo que soy

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
1. Sueños y pesadillas

Después de tres años de aventuras oníricas, a Natalia le espera un viaje inesperado en el que buscará respuestas al comportamiento hum

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
2. Un viaje cortolargo

[Natalia tras despertarse de una pesadilla en la que se vio a sí misma en un acantilado y no se ayudó (Sueños y pesadillas), emprende

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
3. En Moralia

...En Moralia En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había s

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991] 4. Llegan más moralistas…

En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se v

Leer Más
¿Alguien más se une al grupo?

Una estancia en Moralia [1991] – 5

¿Alguien más se une al grupo? En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de la ciudad de Moral

Leer Más
La montaña del fin del mundo

|| Aventuras oníricas de Natalia (1992 / 1)

Un paisaje nevado, pero terriblemente sombrío al mismo tiempo. Dos pequeñas figuras junto a un peñasco. Una de ellas duerme apoyada e

Leer Más

  1. [1] Y Ailatan, por tanto, cumple 92, ya que es el inverso de Natalia 
  2. [2] Se trata del famoso problema de cómo se puede distinguir el sueño de la realidad, algo no del todo sencillo, como enseguida se verá. 
  3. [3] Este es uno de los argumentos clásicos para distinguir el sueño de la vigilia: la coherencia
  4. [4]Llámalo sueño es el título de una novela de Henry Roth.

     

    No la he leído, pero al escribir la frase recordé el título en ese mismo instante

  5. [5]Es famosa en nuestra familia la memoria de Natalia
  6. [6]Natalia-Leibniz, puesto que los argumentos y el discurso de Natalia que tanto impresionó a Ailatan son de Leibniz, uno de los filósofos más importantes de toda la historia, nacido en Alemania, quien dijo textualmente: “Aunque me dijeran que toda esta vida no es sino es un sueño, y el mundo visible nada más que un fantasma, consideraría ese sueño o fantasma como suficientemente real siempre que, usando correctamente mi razón, no fuera engañada por él”. 
  7. [7] Arlequín es uno de los personajes de la Commedia dell´arte italiana, género cómico popular, que se representaba por lo menos desde el siglo XV. Se trataba en su origen de piezas más o menos improvisadas, protagonizadas por actores más o menos espontáneos (a veces graciosos de ocasión) y más o menos acróbatas. Los primeros personajes eran de cuatro tipos: Pantalón, que es un doctor gruñón; los enamorados (Horacio e Isabel), las doncellas acompañantes (Franceschina y Zerbinetta), y el holgazán o tramposo, o el capitán o el ayuda de cámara. El actor se confundía con el autor, es decir, improvisaba cuanto le daba la gana, según veía las reacciones del público ante una u otra broma. Tiempo después, las comedias comenzaron a escribirse y, a partir del siglo XVII, los cómicos Fiorelli y Domenico dieron vida y popularidad a Scaramouche y Arlequín.

    Arlequín es un personaje burlón y divertido, que lleva mascarilla negra y traje de cuadros o losanges de colores (rojo, amarillo, azul, verde), a veces rombos blancos y negros. Con malicia, corteja a Colombina y se burla de Pantalón y Pierrot, aunque éste acaba triunfando y consigue a Colombina. Cuando escribí la felicitación a mi hermana, yo no había leído las deliciosas obras protagonizadas por Arlequín, por ejemplo las de Collodi y las de Marivaux (¡qué gran autor hoy ignorado!). De haber escrito ahora esta felicitación, sin duda incorporaría muchas de las cosas que he aprendido y disfrutado con esas obras, aunque el personaje de Arlequín y el de Pantalón imaginados por mí (o soñados por Natalia) no se alejan demasiado de los tradicionales, incluso hay ciertas curiosas semejanzas que me sorprenden.

  8. [8] Este es uno de mis cuentos y, efectivamente, es muy malo.
  9. [9] En el SCRABLE o INTELECT, se ganan puntos extras si se colocan las siete letras de una vez. Puesto que magnisia y gimnasia tienen las mismas ocho letras, es posible colocar cualquiera de estas dos palabras apoyándose en una letra que ya esté en el tablero, con lo que se obtiene puntuación extra. La broma se basa en la frase popular: “No hay que confundir la gimnasia con la magnesia”, equivalente a “No hay que confundir el tocino con la velocidad”, mostrando que si algo se puede confundir razonablemente con la gimnasia no es la magnesia, sino la magnisia.
  10. [10]Es de suponer, en efecto, que los personajes de una narración siguen existiendo en los momentos en los que el narrador no cree necesario contar lo que hacen. En cualquier caso, mediante este artificio, un escritor se puede evitar largos y aburridos planteamientos y pasar rápidamente de un tema a otro en la narración.
  11. [11]Pantalón, como ya se ha dicho antes, es otro de los personajes de la Comedia del arte.

    Pantalone

    De origen veneciano, debe su nombre a la manía de los venecianos de mentar continuamente a su patrón San Pantaleón. Es un viejo gruñón, avaro y libidinoso, víctima continua de los arlequines de Italia y los escarapines (scaramouche) de Francia. Corresponde al Barba de la comedia española.

  12. [12]Esta paradoja, el hecho de que se pueda hablar de lo que no es, posiblemente es un simple problema lingüístico, o quizá no tan simple. Ya fue tratada por Platón y es un tema recurrente en la historia de la filosofía.
  13. [13]El desconocido no tendrá oportunidad de explicarse. Probablemente quería referirse a la diferencia entre pensar que no existe literalmente nada excepto su propia mente y pensar que la única mente pensante es la suya.
  14. [14]Esta sería más o menos la misma diferencia que ya existía en la Antigüedad entre el escepticismo académico y el pirrónico: “no se puede conocer la verdad” frente a “no se puede saber si es posible conocer la verdad”. No se trata de una diferencia insignificante, aunque pueda parecerlo. Una manera de entender esta diferencia es pensar, por ejemplo en el famoso problema de la dama o el tigre:

    Un condenado tiene que elegir entre dos puertas. Tras una de ellas se esconde una dama, y tras la otra un tigre. Es obvio que el prisionero, antes de abrir la puerta, puede pensar que ha elegido la correcta, que ha acertado, pero no lo sabe a ciencia cierta (“Se puede hallar la verdad pero no podemos conocerla”). Naturalmente, en este ejemplo no se puede ilustrar la otra postura (“No es posible conocer la verdad”), puesto que cualquier duda se resolvería abriendo la puerta.

    Un ejemplo del segundo caso sería el de dos joyas exactamente iguales (hasta donde dos joyas pueden ser exactamente iguales sin ser la misma, claro). Una se ha fabricado primero y otra después, pero nadie recuerda el orden. Así que es imposible saber la verdad, pero sí podemos afirmar la verdad de que una joya es anterior a la otra y también incluso acertar cuál es la joya original, aunque sea por mero azar; es decir, yo puedo decir qué pieza se fabricó primero y acertar, aunque no pueda comprobar de ninguna manera si he acertado o no. En definitiva, a pesar de nuestra ignorancia, tenemos la certeza de que una pieza fue fabricada antes que otra, a pesar de que dicha certeza no podamos demostrarla, ni decir cuál fue esa primera joya.

  15. [15]Este club de los solipsistas está basado en cuento que no llegué a terminar. También se parece, en el tono, a “El club de los Suicidas” de Stevenson. Años después de esta felicitación, empecé a escribir con Jose Castillo un cuento en el que retomamos este curioso tema, pero que también quedó interrumpido
  16. [16] Esta frase aparece, en efecto, en el Talmud babilonio de los judíos y siempre me llamó mucho la atención. En este contexto, sin embargo, parece como si tuviera una relación con el solipsismo.
  17. [17]Santo Tomás, en efecto, plantea este curioso problema del canibalismo y el Juicio Final.
  18. [18]Puesto que si un hombre se reencarna en 100 cuerpos, 99 quedarán sin alma el día del Juicio Final.
  19. [19]Tiene razón Natalia: en la conversación anterior se habló de cuerpos sin alma (los desechados por el que se reencarna) y almas sin cuerpo (las de los caníbales a los que no les pertenece ninguno de sus átomos)
  20. [20]Este parece ser el típico equívoco, frecuente en las conversaciones con niños para hacerles rabiar, de no distinguir, o fingir no hacerlo, entre el uso intercambiable de “yo” y “tú”. Sin embargo, enseguida se verá que no se trata de eso.

    Wilde El ilustre cohete

    Uno de los equívocos de este estilo lo ofrece Oscar Wilde en “El famoso Cohete”. Dice el Cohete: “Ya está bien de hablar siempre de vosotros, deberíais hacer como yo: deberíais hablar de mí”.

  21. [21] Russell pensaba que se trataba del Padre Brown, célebre personaje de Chesterton. Su monólogo interior (“el mismo referente pero distinto sentido”), se refiere a una teoría lógica, defendida muy elocuentemente por Frege, que afirma que una misma cosa (el referente) puede ser enunciada de dos o más maneras (sentidos o referencias). El “lucero de la tarde” y el “lucero de la mañana” (referencias) son frases que tienen un mismo referente, el planeta Venus, aunque se da la circunstancia de que durante mucho tiempo los hombres no supieron que se trataba de un único cuerpo estelar. chesterton-padre brownDel mismo modo, Maroon (marrón) y Brown (marrón) tienen el mismo referente: el curita que protagoniza los deliciosos relatos de Chesterton. En la cafetería de la Facultad de Filosofía, un día después de salir de la clase de lógica o de filosofía del lenguaje, donde se había tratado ese tema, pedí un café con leche, y ante la tardanza, comente a Manuel y otros compañeros: “He formulado una proposición dotada de sentido, pero todavía no he obtenido el referente”, lo que dio pie a una divertidísima aplicación de conceptos lógicos a la vida corriente.
  22. [22] De nuevo parece darse aquí el equívoco mencionado antes: ¿Quién es el único miembro de este club?” “Yo”-dice uno. “En efecto, replica otro, yo soy el único miembro de este club”. Se podría tratar de una confusión en el uso del pronombre “yo” en diferentes niveles de lenguaje. Pero, como se indicó antes y ya se empieza a entender, no es éste equívoco lo que motiva el raro comportamiento de los miembros del club.
  23. [23] Es discutible si al resultado de una votación tal se le puede llamar minoritaria y no mayoritaria. Una decisión minoritaria a lo mejor sería un voto en blanco, nulo o una abstención, con lo que se supone que ganaría la propuesta de todos modos, puesto que ni siquiera habría empate.
  24. [24]Se trata, por supuesto, de una cuestión existencialista en su más pleno sentido. Arlequín juega con el doble sentido, aludiendo también, por ejemplo, a la filosofía existencialista de Sartre
  25. [25]En la versión original, Pantalón decía “Ni aunque me lo pidiesen de rodillas”. Con la nueva frase, se explota la circunstancia de que, precisamente la característica de este club es que tiene, en principio, un sólo miembro. Y se recuerda, por otro lado, la célebre frase de Groucho Marx: “Yo no pertenecería a un club en el que admitiesen a alguien como yo”.
  26. [26]Bertrand Russell, que asiste a la conversación sin revelar su identidad, escribió bastante sobre el solipsismo.
  27. [27] Ludwig Wittgenstein formuló un argumento según el cual no es posible un lenguaje privado y, consecuentemente, no es posible el solipsismo (consecuentemente para él).
  28. [28]Así es. Bertrand Russell considera que no es posible refutar el solipsismo de un modo concluyente. Sin embargo, aunque no hay razones para no creer en el solipsismo, hay tantos buenos motivos para creer en ello como los hay para creer que existe Dios o que en este momento una tetera está orbitando en torno al planeta Venus. Es decir, muy pocos.
  29. [29]  Se atribuye a Tertuliano la frase “Credo quia absurdum”, aunque él, al parecer, dijo o escribió “Credo quia ineptum”. La frase resume su opinión de que la verdad cristiana es incomprensible y absurda, pues la muerte de Dios es creíble porque es contradictoria y su resurrección es cierta porque es imposible.
  30. [30]Estos problemas serían menores si en vez de creer en el Dios personal del cristianismo, Maroon fuese panteísta, es decir considera que todo es Uno y que ese Uno es Dios. Los panteístas son, por ello, una especie de solipsistas que unánimemente se respetan unos a otros: todos existen porque en realidad no existe ninguno.
  31. [31]  El comentario de Arlequín se debe a que, como dice el Talmud: al morir un hombre muere el mundo, al menos para él (aunque el Talmud no se refiere sólo a este sentido, como ya he indicado.
  32. [32] He añadido la última frase para evitar cualquier ambigüedad. El problema con el que ahora se enfrenta este caballero solipsista, después de no haber resuelto siquiera el anterior, es que parece difícil repetir el experimento, puesto que ya está muerto.
  33. [33] Aquí, evidentemente, Russell salta de un mundo a otro, de un metalenguaje a otro: el mundo de la Natalia de la vigilia, en el que vivió Russell, pero ya no vive; del mundo de la Natalia que sueña y en el que ahora parece estar metido Russell y el mundo de Natalia y Russell en tanto que personajes de esta narración. Las combinaciones entre estos mundos son múltiples y muy interesantes.
  34. [34]Rono Zickbert es un acrónimo de Robert Nozick, escritor y ensayista americano, que desarrolla argumentos como los que vienen a continuación en su breve relato Fiction, incluido en la embriagadora antología The Mind’s I, de Hofstadter y Dennet
  35. [35] Que lee y no lee porque puede referirse tanto a la Natalia del sueño como a la Natalia que lee el cuento ahora (pero que también no lo lee en ese otro momento en que hace cualquier otra cosa).
  36. [36] No es casual que el personaje elegido para la discusión sea Descartes, pues es uno de los que más se ha interesado por la cuestión de cómo podemos distinguir el sueño de la realidad, o a la inversa.
  37. [37] Pitágoras es un personaje situado entre la historia y la leyenda.
  38. [38] He aquí de nuevo la distinción entre los dos tipos de escepticismo: el que nosotros creamos que Descartes existió depende claramente de los libros que nos dicen que existió (incluidos los que él escribió), pero la existencia pasada de Descartes no depende de esos libros. Lo más probable es que Descartes haya existido, pero podríamos imaginar un gran fraude histórico que hubiese convertido a un personaje ficticio en histórico. Y, por otra parte, insisto en que Descartes no existió porque lo digan los libros, sino por otras razones, como ser engendrado por sus padres
  39. [39]Hamlet, príncipe de Dinamarca, de Shakespeare, se basa en un personaje que realmente existió, aunque no parece tener mucho que ver con el que Shakespeare creó.
  40. [40] En efecto, la cuestión de si el actor llamado Shakespeare fue el autor de las obras que se le atribuyen ha ocupado a muchos investigadores, que han llegado a proponer todo tipo de teorías: que el autor es el famoso filósofo Francis Bacon; que era un francés llamado Jacques-Pierre (nótese el parecido del nombre al pronunciarlo: “yakspier”) o, como la teoría de Gadaffi que menciona Zickbert. Otra muy célebre es la que sostiene que Shakespeare y Marlowe son la misma persona.

    Lo cierto es que cuando se empiezan a examinar las obras de un autor con demasiado detenimiento acaba dudándose de su autoría en casi todos los casos: así, investigar los diálogos de Platón, o las obras de Aristóteles suele conducir no a descartar las obras atribuidas (pero no escritas por estos filósofos), sino también a considerar si escribieron siquiera alguna obra o pensaron alguna idea. Lo mismo que a Shakespeare le ha sucedido a Homero: no se sabe si es peor para su posibilidad de existencia que no se le considere autor de la Odisea (la autora, según Robert Graves, sería la hija de Homero) o que se le catalogue como un autor colectivoal “autor” de la Iliada.

  41. [41]Es el célebre momento en que, se podría decir, César decidió ser César y dijo “Alea jacta est” (la suerte está echada).
  42. [42]La teoría de Leibniz es bastante compleja. Donde más claramente está expresada, que yo haya leído, es en su correspondencia con Arnauld. Puede decirse, simplificando mucho, que en la esencia de César están contenidos todos sus atributos, o que, desde un punto de vista lógico, en el sujeto “César” están contenidos todos sus predicados.
  43. [43]Descartes probablemente nunca dijo “Pienso, luego existo”, pero sí escribió, y probablemente dijo alguna vez “Cogito ergo sum” y, tal vez “Je pense, doc je suis”. Descartes escribió el Discurso del método en latín. La obra, con el beneplácito de Descartes, fue traducida al francés y el cogito ergo sum se convirtió en Je pense donc je suis. Una idea casi idéntica, sin embargo, ya se encuentra en Agustín de Hipona, aunque ahora no la recuerdo exactamente.
  44. [44]Calderón:.La vida es sueño.
  45. [45]En Rayuela los capítulos pueden leerse en el orden que el lector prefiera.
  46. [46]Primo Levi también plantea argumentos semejantes, aunque creo que cuando escribí esta felicitación todavía no conocía a este magnífico autor. Tengo pensado desarrollar este tema en una futura felicitación.
  47. [47]Futura no: se habló de este tema en la del año pasado. aunque tal vez tiene razón Zickbert, y se volverá a hablar de este asunto.
  48. [48]Algunos escritores dicen, en efecto que los personajes de sus obras acaban haciéndose con el control de las mismas. Otros, como Javier Marías dicen que eso sólo muestra una absurda debilidad por parte del autor.
  49. [49]Algunos teólogos árabes sostienen que el Corán existió antes que Dios.
  50. [50]Lo que no tiene en cuenta Arlequín es que Natalia no está diciendo que el sueño en el que él participa se vaya a acabar porque se va a despertar, sino que se va a dormir dentro del sueño. Las consecuencias de esto, ¿cuáles son’
  51. [51]El viaje al misterioso oriente iba a ser al felicitación de 1992, pero después cambié de planes.
  52. [52]Esta promesa sí parece haberse cumplido.

Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1988]

 

[Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes leer el texto completo de principio a fin -mucho más recomendable.-y después las notas, que también aparecen  situadas al final del texto. Hay vínculos para saltar en un instante desde el número a la nota correspondiente, y a la inversa]

 

366 DÍAS DESPUÉS… [1]

1 de septiembre

 

Natalia
¿Quién anda ahí? Ah! Ya sé quién eres. Recuerdo que nos vimos el año pasado por estas fechas.

Ailatan
Sí, soy yo, Ailatan.

Natalia
Podrías haber esperado a que me despertase y no interrumpir tan bruscamente mis sueños.

Ailatan
No te preocupes, aún sigues soñando. Sueñas ahora y soñabas en la noche del 1 de septiembre del año pasado, cuando te visité. Ya sabes, dormir, morir, tal vez…

Natalia
…soñar[2]. La verdad es que durante todo este tiempo he pensado a menudo que aquella conversación fue sólo un sueño.

Ailatan
Y también pensarás lo mismo de ésta. Sólo una nueva felicitación de tu hermano te hará dudar…

Natalia
¿De qué hermano?

Ailatan
Ah, es cierto, olvidé que AHORA tienes otro hermano. Pero ya sabes a cuál de ellos me refiero [3].

Natalia
¿Y a qué has venido hoy? ¿Tienes alguna nueva ingeniosidad numérica que contarme?

Ailatan
No, he venido a pedir tu ayuda. Necesito que me acompañes a un lugar al que no me atrevo a ir sola. Allí espero encontrar la respuesta a mi desesperación.

Natalia
¿Qué te pasa? Ahora que lo dices, te veo muy demacrada y envejecida

Ailatan
¿Te acuerdas de lo que hablamos el año pasado? Tú entonces cumplías 26 años y yo 62. !Hoy tú cumples 27 y yo 72! !Dentro de dos años cumpliré 92! !No te das cuenta de que nadie puede envejecer así y tener deseos de seguir viviendo? [4]

Natalia
Te comprendo perfectamente, Ailatan. Pero yo no puedo hacer nada y, en definitiva, ese no es mi problema. No quiero parecer egoísta, pero esto es sólo un sueño y…[5]

Ailatan
!Claro que es tu problema! No sé si te das cuenta, pero esta imagen que te habla eres tú dentro de 45 años! Si yo decido abandonarme o morir, tú lo harás al mismo tiempo que yo [6]. Además, piensa en lo cruel que puedo ser cuando las cifras se inviertan y yo tenga 27 años. Si es que consigo aguantar hasta entonces, pues tú cumples años de uno en uno, pero yo lo hago a saltos bruscos hacia atrás o hacia delante. ¿Crees que me hace gracia la perspectiva de cumplir tres años cuando tú cumplas 30? [7]

Natalia
De acuerdo. Te acompañaré. ¿A dónde quieres que vaya?

Ailatan
!Al Infierno! [8]



 

 

ABANDONE TODA ESPERANZA….[9]

 

En una oscura laguna infernal, el barquero Caronte rema, conduciendo a Ailatan y a Natalia a la otra orilla [10]

La laguna Estigia (Patinir)

Caronte

Vuestras inquietudes no tienen fácil respuesta… Yo diría más: no tienen respuesta. Tú sufres porque creces y decreces de modo violento. Natalia, sin duda, a menudo sufrirá por la certeza de ese aproximarse incesante a la vejez y a la muerte, de esos años que se suceden inexorables… Vuestros problemas sólo podrían hallar una respuesta satisfactoria si os fuese dado conocer la esencia del TIEMPO, porque, como me dijo un pasajero que olvidó traer su óbolo [11]: “Existir es ser en el tiempo” [12]. Pero la naturaleza del tiempo es un misterio incluso para Aquel Que Todo Lo Sabe, por una sencilla razón que seguramente os explicará el que ha de ser vuestro guía[13]. Yo, pues, os aconsejo que vayáis al Círculo Temporal[14], una de las estancias más interesantes y populosas de todo el Infierno. Allí se reúnen todos aquellos a quienes obsesiona el problema del Tiempo. Quizá alguno de ellos os pueda ayudar. Ahora, descended de la barca.

Natalia
Caronte se aleja y nos quedamos solas de nuevo. Tengo miedo, Ailatan.

Luciano
No temáis ninguna de las dos, pues morir es lo más que os puede suceder (y además os ahorraríais el viaje y un óbolo). Yo he de ser vuestro cicerone[15]en este viaje a la entraña misma del TIEMPO. Soy discípulo espiritual de Diógenes el cínico[16], y mi nombre es Luciano…

Natalia
…de Samosata[17]. Yo me imaginaba que nos guiaría Tiresias, Odiseo, Virgilio, el Dante, o incluso Menipo…[18]

Luciano de Samosata

Luciano
Pues te habrás de conformar conmigo. Pero, dejad que aparte estos espesos cortinajes y os muestre a un hombre desdichado y condenado a repetirse a sí mismo: Nietzsche.

Nietzsche
El Tiempo… El tiempo…[19].

Ailatan
No parece muy dispuesto a hablar con nadie. Mejor será que sigamos nuestro camino.

Luciano
!No! Esperad. Él estará ENCANTADO de hablar con vosotras y contar UNA VEZ MÁS, su historia y su tragedia. !Oh, tú, el de los bigotes de morsa![20].

Nietzsche
¿He de contar de nuevo la devoción de aquel Nietzsche terrenal por el Eterno Retorno? Si es así, repetiré de nuevo las mismas palabras: “Esa lenta araña arrastrándose a la luz de la luna, y tú y yo cuchicheando en el portón, cuchicheando de eternas cosas, ¿no hemos coincidido ya en el pasado? ¿Y no recurriremos otra vez en el largo camino, en ese largo y tembloroso camino, no recurriremos eternamente? [21]

Natalia
Hermosas palabras.

Nietzsche
Puedes encontrarlas letra por letra en uno de mis libros… !Los he escrito tantas veces! Pero dejad que os repita algo que ya dije y diré: “No anhelar distante venturas y favores y bendiciones, sino vivir del modo que queramos volver a vivir, y así por toda la eternidad[22]

Ailatan
No entiendo nada.

Una voz
Yo os haré claras las palabras de este genio enloquecido[23].Él piensa, pensaba y pensará -como él diría- que el Universo es infinito en el tiempo y en el espacio. Por ello, todas las combinaciones posibles de materia se repetirán infinitas veces y cualquier hecho se repetirá también infinitas veces. Nietzsche cree, pues yo no comparto tal idea, que hay que vivir de la manera que uno quiere volver a vivir.
Pero antes de continuar, permitid que me presente: aquí todos me llaman Borges [24].

Nietzsche
Él os podrá explicar la razón de mi desdicha. !Yo la he oído tantas veces!

Borges
!Ah, que hombre tan frenético y terminante! Mil veces le he intentado demostrar lo equivocado de su creencia en el Eterno Retorno. Le he explicado que, aunque el universo sea infinito, también lo son las posibles combinaciones de la materia. ya dijo Cantor[25] que entre el 2 y el 3 está el 2,9, y entre el 2,9 y , el 2,99, etcétera. Es decir: siempre podremos intercalar números, átomos, materia, en número infinito.

Luciano
Además, el universo no puede ser infinito, al menos en el tiempo, pues si lo fuera, habría un número infinito de estrellas y el cielo nocturno sería tan luminoso como el diurno[26]

Natalia
Quizá sólo sea infinito en el espacio y no en el tiempo. Si el tiempo ha tenido un comienzo, es posible que aún no nos haya llegado la luz de las estrellas más lejanas27.

Maeterlinck
(Aparece de improviso tras un árbol[27]

En efecto, quizás nuestra visión y nuestros telescopios tienen un límite, o tal vez la luz sea absorbida por los espacios intersiderales.

Maurice Maeterlinck

Borges
Quizá. Pero imaginad que el Eterno Retorno fuese verdad y que éste momento, por ejemplo, se repita eternamente. Ahora imaginad que estamos en una de las repeticiones de éste momento: Si nos damos cuenta de que es un momento repetido, deja de serlo, pues le añadimos el recuerdo; si no nos damos cuenta, ¿qué más nos da? ¿Cómo distinguir la repetición número 3 de la 527?[28]

Luciano
Jorge, ya todos conocemos hasta el eco[29] de tus argumentos y ambos sabemos que ninguno de ellos inquieta a Nietzsche.

Borges
Cierto, no es mío el mérito de haber provocado el estado en que se halla nuestro compañero, sino de una presencia envuelta en sombras que pasó junto a nosotros y dijo: “Nietzsche, desdichado iluso, ¿no comprendes que si todas las combinaciones se han de dar en ese universo infinito que postulas, tú no puedes decidir cómo ha de repetirse tu vida? ¿No adviertes que se han de dar, como tú dices, todas las posibilidades y que, por ello, se repetirá este momento que anhelas repetir y se repetirá también ese que deseas evitar? ¿No entiendes que tú escribirás Así habló Zaratustra[30] y Así habló Orfeo y Así bailó Zaratustra… que escribirás TODOS los libros, el Quijote, el Fausto, y la Biblia, que tanto detestas? ¿No comprendes que tu decisión de vivir de una manera determinada es sólo fruto de una de esas combinaciones, y que tú no decides nada?[31]

Luciano
Dejemos a estos dos incansables discutidores y sigamos nuestro camino, pues ahí llega Heráclito[32] y, si él se une a nuestra conversación, jamás dejaremos de dar vueltas en torno al Eterno Retorno[33]

 

DOS BREVES VISITAS

Natalia
Es una verdadera lástima, pues ya me había hecho la ilusión de revivir eternamente mis 27 años.

Ailatan
De buena me he librado[34]. Pero, ¿quién es ese hombre que escribe sin detenerse un segundo y al que rodean miles de libros?

Natalia
Y observa que todos los libros tienen el mismo título, aunque la numeración es distinta. Mira, éste es el número 71.

Luciano
¿No reconocéis al más preclaro hijo de Irlanda la verde? Aquí le tenéis, escribiendo la vida entera de Leopold Bloom, día a día [35].

Natalia
!Dios mío! Yo ni siquiera he leído el primer Ulysses[36].

Luciano
Como podéis observar (les da el primer Ulysses), éste día fue uno de los más tranquilos en la vida de Leopold Bloom; mirad el que ocupa el volumen 321 (les tiende un volumen de grosor inaudito). Sigamos, no obstante, nuestro camino, pues James jamás interrumpe su trabajo[37].x

Ailatan
¿Y quiénes son esos que se amontonan entre lamentos y abedules cortados?

Luciano
Tampoco hemos de detenernos aquí, pues nada podéis aprender de estos hombres. Os basta con saber que son discípulos del sueco Emmanuel Swedenborg[38], y que se lamentan porque aún no saben si realmente han muerto.

Natalia
¿También ellos tienen miedo de morir?

Luciano
No. Tienen miedo de vivir… todavía. Las doctrinas de Swedenborg dicen que cuando un hombre se muere pasa un tiempo hasta que realmente se da cuenta de que está muerto. Cuando esto sucede, se le aparece un ángel que le enseña el cielo y el infierno y le da a elegir dónde quiere vivir[39]

Ailatan
Entonces estos hombres han elegido el Infierno.

Luciano
No, no han elegido ni el Cielo ni el Infierno y por eso se lamentan: el ángel no se les ha aparecido todavía[40], así es que no saben si es que las doctrinas de su maestro son falsas o si es que aun no han muerto. Y si no han muerto y ya están en el Infierno…

Natalia
Pero, ¿por qué hay tantos abedules talados en este lugar?

Luciano
¿Acaso no sabes que tienen que pasar dos años antes de que las raíces de un abedul talado sepan que, de hecho, están muertas?[41]. Estos abedules sufren porque alguien les ha dicho que están muertos, pero aún no tienen la certeza de que realmente lo están, y se resisten a creerlo. De ahí su sufrimiento y el que acompañen con sus lamentos a los discípulos de Swedenborg. Pero, abandonemos tan deprimente lugar.

 



UNA CONVERSACIÓN TUMULTUOSA

Luciano
Aquí suelen reunirse los pensadores cristianos, pero veo que hoy no están solos. Mirad, allí están San Agustín, Plotino y Quevedo.

Natalia
Quizá Agustín pueda decirnos qué es el tiempo.

San Agustín
¿Que qué es el tiempo? Si no me lo preguntáis, lo se. Si me lo preguntas, lo ignoro[42].

Quevedo
El tiempo es ese enemigo que mata huyendo.

Ailatan
¡Oh, no divagueis y decidme qué me depara el futuro!

Plotino
El futuro no existe, anciana. Existen tres tiempos, pero son todos el presente. Uno es el presente actual, el momento actual…

Boileau
…que ya está lejos[43]

Plotino
…el segundo es el presente del pasado, es decir, la memoria. Y el otro es el presente del porvenir: aquello que imagina nuestra esperanza.

Una sombra
El presente es el futuro que se diluye en el pasado[44]

Quevedo
Ayer se fue; mañana no ha llegado;
hoy se está yendo sin parar un punto:
soy un fue y un será y un es cansado.[45]

Plotino
Me fatiga tu pesimismo. Yo aspiro a trascender el tiempo, a la Eternidad.

San Agustín
Sólo Dios puede conocer la Eternidad, pues Él es la Eternidad. Tú, Plotino, eres porque Dios creó el tiempo para los hombres. Dios creó el mundo con el Tiempo, no en el Tiempo[46]

Un científico
No sé si fue o no Dios quien creó el Universo y el tiempo, pero estoy de acuerdo en que nacieron juntos en el Big Bang inicial[47]

San Agustín
Sí. Dios dijo: “Hágase la luz”, y la luz se hizo[48]

Científico
No, la luz no se hizo. Primero fue la oscuridad, pues el color carece de sentido si no hay tiempo en el que medir su frecuencia. Al principio fue la oscuridad, pues el blanco es un color[49].

Natalia
Aquí estamos perdiendo el tiempo, Ailatan.

Ailatan
Sí. ¿De qué me sirve a mí saber si el Tiempo nació o no al mismo tiempo que el espacio? Todo esto es muy interesante, pero no contribuye a remediar mi angustia; sino que más bien la agrava[50]

Luciano
!Ah, apenas habéis empezado vuestro viaje y ya queréis volver atrás! !Si ni siquiera os habéis asomado al borde del abismo que es el tiempo! Pero ahora, a causa de vuestro temor e impaciencia, el viaje ha de ser interrumpido: el tiempo con el que están tejidos los sueños es de una naturaleza rara y sigue leyes sorprendentes[51]. Ahora he de acompañaros junto a Caronte. Quizá el próximo año, quizá antes, podamos vernos de nuevo. Entonces escucharéis cosas que jamás han llegado a vuestros oídos. Y tal vez incluso llegareis a intuir cuál es la esencia del tiempo[52].

 

*********

nataliaTubau-cabecera

El extraño caso del aniversario de Natalia Tubau [1982]

Hace un tiempo que mi hermana Natalia me dio por fin permiso para subir a esta página las felicitaciones de aniversario que le he escrito

Leer Más
El misterioso y estremecedor asunto de los crímenes de Natalia Tubau para con sus años [1983]

Cuando mi hermana cumplió 23 años, le regalé la segunda felicitación. Si en la primera imité el estilo de Lovecraft, con el que me hab

Leer Más
Rejuvenecer no es sino envejecer de otra manera…o…El irritante asunto de los aniversarios de Natalia Tubau [1984]

[ref] El segundo título de este relato ("La venganza es mía"), y el calificarlo como "3ª Parte", muestra que las tres primeras felicitaci

Leer Más
Cuarta felicitación de cumpleaños a mi insaciable hermana Natalia Tubau García [o La venganza es mía] [1985]

Desde 1983 cumplo una condena que yo mismo me impuse voluntariamente: escribir cada 1 de septiembre una felicitación para mi hermana con

Leer Más
Diálogo con el que Daniel Tubau felicita a su hermana Natalia en su 26 aniversario [1986]

En este capítulo comienzan aquí los diálogos soñados y los viajes oníricos de Natalia Tubau, que se prolongarán a lo largo de los año

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

1. Un nuevo encuentro

Natalia y su doble inverso emprende un viaje a un extraño lugar en busca de respuestas a ciertas preguntas fundamentales...   [cap

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

2. Un argumento determinista

(continúa desde: Un nuevo encuentro) Ailatan Natalia, a ti te gusta jugar al billar, ¿no es cierto?[ref]Son famosas las partidas de

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

3. Un argumento cuántico

(continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista) Natalia Bien, Ailatan. En primer lugar, dices que ese demonio lo sab

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

4. Un argumento existencial

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico Natalia !Basta! No quiero oir nada más de f

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987] 5

5. Más argumentos

  (Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial) Desconocid

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

6. Una charla casual y causal acerca del libre albedrío

  (Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argument

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

7. Las últimas razones y la razón última

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argumentos, Una ch

Leer Más
Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1988]

  [Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes leer el texto completo

Leer Más
¿Un sueño? [1989]

PRESENTACIÓN Una voz Ailatán, sé que estás ahí, no te escondas Ailatan No pretendía esconderme, Natalia. Es sólo que soy

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
1. Sueños y pesadillas

Después de tres años de aventuras oníricas, a Natalia le espera un viaje inesperado en el que buscará respuestas al comportamiento hum

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
2. Un viaje cortolargo

[Natalia tras despertarse de una pesadilla en la que se vio a sí misma en un acantilado y no se ayudó (Sueños y pesadillas), emprende

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
3. En Moralia

...En Moralia En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había s

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991] 4. Llegan más moralistas…

En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se v

Leer Más
¿Alguien más se une al grupo?

Una estancia en Moralia [1991] – 5

¿Alguien más se une al grupo? En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de la ciudad de Moral

Leer Más
La montaña del fin del mundo

|| Aventuras oníricas de Natalia (1992 / 1)

Un paisaje nevado, pero terriblemente sombrío al mismo tiempo. Dos pequeñas figuras junto a un peñasco. Una de ellas duerme apoyada e

Leer Más

 

  1. [1]366 y no 365 días, porque el año 1988 fue bisiesto.
  2. [2] Paráfrasis del Hamlet de Shakespeare, por supuesto. La frase original es: “Morir… Dormir… -¿Dormir? -!Soñar, acaso!”
  3. [3]

    El nuevo hermano, por parte de padre, es Omar Tubau Canut.

  4. [4] Como se recordará, Ailatan es la imagen invertida de Natalia, así que cuando Natalia cumple 26 años, Ailatan cumple 62. 
  5. [5] “…sueños son”, como dice Calderón de la Barca en La vida es sueño:

    “¿Qué es la vida? Un frenesí.
    ¿Qué es la vida? Una ilusión,
    una sombra, una ficción;
    y el mayor bien es pequeño;
    que toda la vida es sueño,
    y los sueños, sueños son.”

  6. [6] Se supone que si Ailatan se suicida cuando Natalia tenga 27 años entonces Natalia morirá a los 72 años. (Nota 2011: No sé la razón exacta para que suceda lo descrito, pero debe de ser algún tipo de lógica onírica, en la que Ailatan parece una verdadera experta)
  7. [7]ref] El problema de Ailatan, en efecto es que, además de envejecer tan rápidamente, lo hace a grandes saltos hacia delante: 42, 52, 62, 72.… Pero cuando Natalia cumpla 30 años, Ailatan decrecerá de un modo terrible, pues cumplirá 3 (03) años, es decir, perderá 89 años en un sólo día.
  8. [8]En esta exclamación se juega con el doble sentido de señalar un lugar y mandar a alguien al infierno “!Vete al Infierno!” .Sin embargo, en la primera versión no se apreciaba este doble sentido, al preguntar Natalia “¿Dónde quieres ir?”, en vez de “Donde quieres que vaya?”. Otra opción sería haber escrito “Dónde quieres que me vaya” pero habría sido demasiado forzado, puesto que Natalia no se va sola al Infierno, sino con Ailatan.
  9. [9] Se trata de la frase grabada en la entrada del Infierno, según nos lo cuenta Dante: “Lasciate ogne speranza, voy ch’intrate” (Abandonad toda esperanza los que entrais)

    Dante y Virgilio en la puerta del infierno.

  10. [10]

    Caronte es el barquero del Infierno en la mitología griega y etrusca, al que los muertos tienen que dar un óbolo para que los cruce a la otra orilla del río Aqueronte, o de la laguna Estigia, para así llegar al Infierno o Hades. Por ello, los griegos tenían la costumbre de poner una moneda bajo la lengua de los cadáveres. Se representa a Caronte como un viejo con larga barba, delgado y encorvado sobre su remo. Se dice que el Caronte original era un barquero egipcio que pasaba los cadáveres al otro lado de una laguna; la moneda sería para mostrar que el muerto había pagado todas sus deudas; otros dicen que la costumbre procede de un rey egipcio que impuso tributo sobre las sepulturas. Entre los etruscos era una divinidad casi identificada con la muerte.

  11. [11] El óbolo es esa moneda que los muertos tenían que entregar a Caronte en pago por el pasaje en su barca.
  12. [12]

    Se trata sin duda de Martín Heidegger, quien en Ser y Tiempo dice que lo esencial de la existencia humana es su propio hacerse, cosa que sucede en el tiempo. En su propio lenguaje: hay que entender el Dasein o ser-ahí como un hacerse temporalizándose. El por qué Heidegger olvidó traer su óbolo no queda aclarado por el texto.

  13. [13] Sin embargo, no llega a explicarse qué razón es esa; sin duda se explicará cuando Natalia y Ailatan prosigan su búsqueda del tiempo, quizá en el año 2000.
  14. [14] También el Infierno de Dante hay Círculos, en los que se clasifican las diversas perversiones y culpas, pero no existe un Círculo Temporal como el aquí descrito.
  15. [15]

    Aquí hay un juego de palabras tal vez involuntario, pues Luciano es un famoso escritor latino, y Cicerón otro.

  16. [16] Diógenes el cínico, filósofo griego, famoso por sus salidas de tono y su desprecio a las conveniencias. Se cuenta que vivía en un tonel y que salía del teatro cuando los demás entraban. Cuando Alejandro Magno le preguntó qué podía hacer por él, le respondió que apartarse, porque le estaba tapando el Sol.
  17. [17] Luciano de Samosata, un extraordinario escritor latino, incrédulo y burlón, es autor de los Diálogos Cínicos, que transcurren en el Infierno y en los que participan filósofos cínicos (de ahí la referencia a Diógenes el cínico), que se burlan de los inquilinos de la morada subterránea, reyes, atletas, mujeres hermosas, que ahora no son sino pobres cuerpos descarnados y que antes creían tener el universo a sus pies.
  18. [18] Todos ellos han visitado el Infierno o han sido guías para los visitantes. El adivino Tiresias fue visitado por Odiseo en el Infierno. Virgilio hace descender a Eneas al Infierno y visitar los Campos Elíseos en la Eneida, y además guía a Dante y Beatriz cuando visitan el Infierno en la Divina Comedia. Menipo fue un filósofo cínico que defendía la vuelta a la naturaleza Es uno de los principales interlocutores en los diálogos de Luciano.
  19. [19] Friedrich Nietzsche proponía la inversión de todos los valores; por ejemplo: la objetividad por la personalidad creadora; la humildad por el orgullo; la satisfacción por el riesgo; la piedad por la crueldad y el amor al prójimo por el amor a lo lejano (no hace falta decir que las preferencias de Nietzsche son siempre el segundo miembro de cada par). Afortunada o desgraciadamente, el propio Nietzsche no era el mejor espécimen para encarnar la moral del superhombre y su vida no fue especialmente arriesgada, excepto en el terreno emocional y espiritual. Los diez últimos años de su vida sufrió un aterrible enfermedad que le llevó a la locura y a vivir casi convertido en una especie de vegetal. El tiempo, como se irá viendo más adelante, era una de sus obsesiones
  20. [20]

    Nietzsche lucía en la edad madura unos impresionantes bigotes de morsa.

  21. [21] La cita, ¿del propio Nietzsche?, está tomada del ensayo de Borges La Doctrina de los Ciclos. (2011: Quienes hayan leído mi libro Recuerdos de la era analógica tal vez recuerden que esa frase se pronuncia en Una conversación en la isla de Patmos: “Sí, una ficción nada más, como esa lenta araña arrastrándose a la luz de la luna, y como tú y yo cuchicheando en el portón, cuchicheando de eternas cosas y manteniendo esta eterna conversación en la isla de Patmos acerca de un libro inexistente, unas críticas inexistentes y unos antólogos…, lo que sin duda no es casual. La doctrina de los ciclos, como señala el propio Borges, ya fue anticipada bellamente por Pitágoras y Eudemo:  “Si hemos de creer a los pitagóricos, las mismas cosas volverán puntualmente y estaréis conmigo otra vez y yo repetiré esta doctrina y mi mano jugará con este bastón, tal como ahora”).
  22. [22] Citado también por Borges.
  23. [23] Como se ha contado en una nota anterior, al final de su vida, Nietzsche enloqueció y acabó sufriendo una parálisis.
  24. [24] Jorge Luis Borges, trata el tema del Eterno Retorno y alude especialmente a Nietzsche en sus ensayos La Doctrina de los ciclos y El Tiempo Circular. (2011: Yo también he estado obsesionado, al menos de uan manera intelectual, por el eterno retorno y tenía la costumbre de escribir cada año un nuevo texto sobre el eterno retorno).
  25. [25]] Cantor, matemático alemán, pero nacido en lo que antes era Leningrado, y antes Petrogrado, y antes San Petersburgo, y ahora, creo, de nuevo Petrogrado ( y de nuevo, creo, San Petersburgo). Es uno de los matemáticos más famosos de la historia, aunque en su época, sus ideas acerca de los números infinitos y transinfinitos le causaron tantos problemas que acabó sus días en un hospital mental.
  26. [26]

    Esta es la llamada Paradoja de Olbers, que leí por vez primera en un libro de Maeterlinck.[1] La luz de las estrellas viaja a 300.000 kilómetros por segundo. Ya se puede imaginar a qué distancia deberían estar esas estrellas, teniendo en cuenta que se supone que la edad del Universo es como mínimo de 15 evos (un evo representa mil millones de años), es decir: quizá sea de 15.000.000.000 de años.

  27. [27]Maurice Maeterlinck, fue un dramaturgo que tuvo mucho éxito en el siglo XIX, y que, además, estaba muy interesado por la ciencia. Escribió varios libros de divulgación/opinión científica, todos ellos extraordinariamente estimulantes. Los más célebres son sus monografías dedicadas a la vida de las abejas, de las hormigas y de los termes, verdaderas obras maestras. Maeterlinck propone esta idea en La cuarta dimensión.
  28. [28] Borges propone esta idea al final de La doctrina de los ciclos. El pasaje original dice: ¿”Qué significa el hecho de que atravesemos el ciclo trece mil quinientos catorce, y no el primero de la serie o el número trescientos veintidós con el exponente dos mil? Nada, para la práctica -lo cual no daña al pensador. Nada para la inteligencia -lo cual ya es grave.”
  29. [29]El eco también es un retorno y una repetición, aunque no eterna
  30. [30] Este es el título de la obra más conocida de Nietzsche, al menos en este planeta Tierra concreto.
  31. [31] El argumento que propone la presencia envuelta en sombras es mío, que yo sepa, pero es tan evidente que muchos pueden haberlo pensado y escrito.
  32. [32]Heráclito, apodado el Oscuro, al parecer habría sostenido una doctrina de los ciclos cuando decía que el universo se consume en el fuego y vuelve a crearse (“con medida se enciende y con medida se apaga”).
  33. [33]  Aunque en el texto no se hace ninguna alusión, es en la India donde se hallan las doctrinas cíclicas más impresionantes, pero tal vez de ello se hablará cuando Natalia y Ailatan regresen al Infierno (¿lo harán alguna vez?). También existen ideas cíclicas muy interesantes y extremas entre los mayas. Por cierto, hay un tipo de eterno retorno muy interesante: el de las máquinas del tiempo. Si tú viajas uno o dos años en el pasado, por ejemplo, y regresas al futuro, tu yo que se ha quedado en el pasado (tiene que haberse quedado allí porque si no tú no podrías construir la máquina y viajar al pasado), volverá a viajar al pasado y así ad infinitum. Más espectacular todavía será si te metes en la máquina y viajas exactamente al momento en que te metes en la máquina: sería algo así como los bucles eternamente recursivos de Hofstadter, de los que sin duda se hablará en alguna de las futuras felicitaciones. Stanislaw Lem escribió un relato divertidísimo de Ijon Tychi en el que éste entra en un bucle temporal y le ocurre algo parecido a lo aquí contado.
  34. [34]Pues Ailatan tendría que revivir eternamente sus 92 años. Sin embargo, no se va a librar, según la concepción de la presencia sombría de revivirlos, aunque también repetirá los 3, los 27 y cualquier otro año. Natalia y Ailatan no parecen haber entendido las consecuencias del argumento que tanto ha perturbado a Nietzsche.
  35. [35] Se trata de James Joyce, autor del Ulysses. Leopold Bloom es el protagonista de esta novela, en la que se relata un día en su vida. Es un libro conocido por lo difícil que resulta su lectura (2011: Cuando escribí esta felicitación no había leído el Ulises de Joyce. Ahora lo he leído dos veces y escuchado una tercera y creo que no es un libro difícil, sino casi una novela clásica, aunque compleja. Una de las mejores que conozco, que, eso sí,  a cada lectura te regala nuevos placeres).
  36. [36]Se refiere a ese Ulysses en el que se narra ese día concreto de la vida de Leopold Bloom
  37. [37]“James jamás” es un juego de palabras bastante insulso, pero que tiene relación paródica con el manejo de las palabras y el lenguaje por parte de Joyce.
  38. [38]Emmanuel Swedenborg, místico sueco. Fue un gran científico, inventor de un ingenio volante y de un submarino y publicó varios libros en los que se explicaba el universo desde presupuestos matemáticos y materialistas, considerando que incluso el alma humana estaba compuesta por pequeñas partículas. En 1743 o 1745 tuvo una revelación divina y desde entonces se hizo espiritualista, fundando la Nueva Iglesia Swedenborgiana o de la Nueva Jerusalem. Kant escribió contra él el ensayo Los sueños de un visionario explicados por los sueños de la metafísica.
  39. [39]El Infierno de Swedenborg es un lugar de batallas, luchas y peleas, donde los ambiciosos, crueles y malvados pueden continuar viviendo como les gustaba hacerlo en la Tierra. El Cielo es para los más pacíficos, aunque no se trata de un lugar aburrido, sino que en él tienen lugar interesantes discusiones, por ejemplo, que estimulan a los espíritus inquietos. su manera.
  40. [40]El ángel anunciador, en efecto, tardaba un día o dos en llegar. El muerto se despertaba y al principio no se daba cuenta de que estaba muerto, sino que lo iba descubriendo poco a poco.
  41. [41] Esto del abedul es cierto. Por otra parte, los discípulos de Swedenborg podrían estarse dando latigazos para calmar sus penas con ramas de abedul, pues de abedul se hacían antiguamente los azotes.
  42. [42]Esta es una célebre frase de Agustín de Hipona. No se explica por qué Agustín está en el Infierno. Tal vez sea porque su vida de santo varón no logró lavar sus anteriores pecados, pero sospecho que no es esta la razón.
  43. [43] La frase de Boileau sería: “El momento en que escribo ya está lejos”
  44. [44] La frase de la sombra, una ingeniosidad temporal, es mía, que yo sepa.
  45. [45]Todo lo que dice Quevedo pertenece más o menos literalmente a sus obras
  46. [46]] Puesto que antes de que existiese el universo no podía existir tiempo. Tampoco hay tiempo para Dios anterior al universo, ya que Dios trasciende el tiempo, cosa que, como se ha visto, también desea lograr Plotino, al menos intelectualmente.
  47. [47] El Big Bang sería, según la opinión mayoritaria de los cosmólogos y astrónomos, el origen del universo, al menos de éste Universo. Hubo un momento en el que todo lo que hay hoy, toda su materia y energía, en el universo se hallaba comprimido en un bloque de una densidad increíble. Este bloque explotó y dio origen al universo, que todavía se estaría expandiendo. Los científicos, como si proyectasen marcha atrás la película del universo, han logrado retroceder hasta el segundo 10-43 después de la creación, que se conoce como el tiempo de Planck. Antes de este momento estaba lo que se ha llamado singularidad inicial, de la que no se sabe nada. Al parecer, la expresión Big Bang se debe a George Gamow.
  48. [48]Génesis 1.3
  49. [49] La réplica del científico es sólo parcialmente correcta. Es cierto que los colores dependen de la longitud de onda, pero también lo es que el color no es simplemente luz, y que la luz emitida por un cuerpo no tiene por qué ser blanca (el núcleo atómico de las sustancias radioactivas emite luz negra, por ejemplo)
  50. [50] Esta es una típica frase pragmática, pero a la curiosidad no se le pueden poner más límites que la propia curiosidad.
  51. [51] Se trata nuevamente de una frase pseudo-shakespeariana
  52. [52]Quedan muchas cosas por aclarar, no sólo acerca del tiempo, sino también del Infierno. Cumplido ya 1997, Ailatan y Natalia todavía no han regresado al Infierno.

Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

7. Las últimas razones y la razón última

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argumentos, Una charla casual y causal acerca del libre albedrío)

Natalia

Me parece que lo mejor será lanzar una moneda al aire. Si sale cara, el determinismo es correcto; si sale cruz, lo es el indeterminismo. Es una buena manera de elegir.

Demócrito

Te equivocas: si lanzas una moneda al aire no resuelves el problema, y mucho menos eliges[1]

Natalia

Ahora que lo dices, eso me recuerda algo que dice nuestro viejo amigo Gardiner[2] en un libro que leeré dentro de unos meses: “Si no podemos elogiar ni culpar a nadie por decisiones que no podrían haber sido distintas, menos aún podemos elogiarles o culparles por decisiones que se han tomado agitando los dados dentro de su cráneo”.

Demócrito

Así es, ni el determinismo ni el azar permiten la libre elección. En realidad, todo es fruto de ambas cosas, del azar y de la necesidad[3].

Natalia

Llevamos una eternidad hablando del determinismo y el indeterminismo. Se me ocurre que la mejor manera de resolver esto sería que me presentases al demonio de Laplace.

Ailatan

No puedo. Él me dijo que tú me harías esta petición, pero que no estaba determinada su presencia en este sueño[4]. También me dijo que le verías en otro sueño, pero no me dijo el año[5].

Natalia

No se puede decir que sean predicciones impresionantes, ¿eso es todo lo que te ha dicho?

Ailatan

No. También me dijo que tú te burlarías de sus predicciones y que yo terminaría éste diálogo, esta felicitación y éste sueño diciendo la palabra… FIN.

[Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes leer el texto completo de principio a fin -mucho más recomendable- y después las notas, que también aparecen  situadas al final del texto. Hay vínculos para saltar en un instante desde el número a la nota correspondiente, y a la inversa, para regresar al texto donde estabas. Para cerrar la nota, haz clic en close, en la esquina superior derecha de cada nota]


 El azar y la necesidad

De las fascinantes paradojas y contradicciones alrededor del azar, la necesidad y el destino quise hablar en 2014 en la página Divertinajes, o quizá no lo quise, sino que me fue impuesto por una necesidad metafísica o por el golpear causal o casual en el interior de mi cerebro. Aquí he añadido otros textos relacionados con el azar y la necesidad, es decir, el determinismo y el indeterminismo.

El extraño caso del aniversario de Natalia Tubau [1982]

Hace un tiempo que mi hermana Natalia me dio por fin permiso para subir a esta página las felicitaciones de aniversario que le he escrito

Leer Más
El misterioso y estremecedor asunto de los crímenes de Natalia Tubau para con sus años [1983]

Cuando mi hermana cumplió 23 años, le regalé la segunda felicitación. Si en la primera imité el estilo de Lovecraft, con el que me hab

Leer Más
Rejuvenecer no es sino envejecer de otra manera…o…El irritante asunto de los aniversarios de Natalia Tubau [1984]

[ref] El segundo título de este relato ("La venganza es mía"), y el calificarlo como "3ª Parte", muestra que las tres primeras felicitaci

Leer Más
Cuarta felicitación de cumpleaños a mi insaciable hermana Natalia Tubau García [o La venganza es mía] [1985]

Desde 1983 cumplo una condena que yo mismo me impuse voluntariamente: escribir cada 1 de septiembre una felicitación para mi hermana con

Leer Más
Diálogo con el que Daniel Tubau felicita a su hermana Natalia en su 26 aniversario [1986]

En este capítulo comienzan aquí los diálogos soñados y los viajes oníricos de Natalia Tubau, que se prolongarán a lo largo de los año

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

1. Un nuevo encuentro

Natalia y su doble inverso emprende un viaje a un extraño lugar en busca de respuestas a ciertas preguntas fundamentales...   [cap

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

2. Un argumento determinista

(continúa desde: Un nuevo encuentro) Ailatan Natalia, a ti te gusta jugar al billar, ¿no es cierto?[ref]Son famosas las partidas de

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

3. Un argumento cuántico

(continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista) Natalia Bien, Ailatan. En primer lugar, dices que ese demonio lo sab

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

4. Un argumento existencial

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico Natalia !Basta! No quiero oir nada más de f

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987] 5

5. Más argumentos

  (Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial) Desconocid

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

6. Una charla casual y causal acerca del libre albedrío

  (Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argument

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

7. Las últimas razones y la razón última

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argumentos, Una ch

Leer Más
Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1988]

  [Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes leer el texto completo

Leer Más
¿Un sueño? [1989]

PRESENTACIÓN Una voz Ailatán, sé que estás ahí, no te escondas Ailatan No pretendía esconderme, Natalia. Es sólo que soy

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
1. Sueños y pesadillas

Después de tres años de aventuras oníricas, a Natalia le espera un viaje inesperado en el que buscará respuestas al comportamiento hum

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
2. Un viaje cortolargo

[Natalia tras despertarse de una pesadilla en la que se vio a sí misma en un acantilado y no se ayudó (Sueños y pesadillas), emprende

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
3. En Moralia

...En Moralia En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había s

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991] 4. Llegan más moralistas…

En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se v

Leer Más
¿Alguien más se une al grupo?

Una estancia en Moralia [1991] – 5

¿Alguien más se une al grupo? En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de la ciudad de Moral

Leer Más
La montaña del fin del mundo

|| Aventuras oníricas de Natalia (1992 / 1)

Un paisaje nevado, pero terriblemente sombrío al mismo tiempo. Dos pequeñas figuras junto a un peñasco. Una de ellas duerme apoyada e

Leer Más

  1. [1]Es decir, el libre albedrío sólo es posible como término medio entre el azar y el determinismo o necesidad.
  2. [2]Gardiner= Martin Gardner. El libro es probablemente Los porqués de un escriba filósofo
  3. [3]Célebre frase de Demócrito, filósofo griego, creador, junto a Leucipo, de la primera teoría atómica, al menos en Occidente.
  4. [4]En el original se decía no “presencia”, sino “presencia física”, lo que es tal vez discutible tratándose de un sueño.
  5. [5]Promesa que todavía (1997) no se ha cumplido

Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

6. Una charla casual y causal acerca del libre albedrío

 

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argumentos)

Natalia

Bueno, olvidemos a Gaunilo y a la Física cuántica, olvidemos el tiempo y las predicciones públicas, y supongamos que existe el demonio de Laplace. Eso significa que no existe el libre albedrío, puesto que todas las acciones están determinadas. Pues, si no estuviesen determinadas, el demonio no podría conocerlas por anticipado.

Ailatan

Pues sí, creo que es evidente que el libre albedrío no existe.

Yehuda Ha Levi

!En absoluto! Vosotras habláis de un demonio que conoce todo. Yo hablo de Dios. Dios conoce todo lo que ha sido, lo que es y lo que será, pero eso no impide que el hombre posea libre albedrío[1]

Natalia

Pero si Dios sabe lo que vamos a hacer mañana, nosotros no podemos decidir, mañana hacer esto o lo otro.

Yehuda Ha Levi

Sí podemos. Y lo hacemos. Pues el conocimiento por parte de Dios de todos nuestros actos futuros NO ES LA CAUSA DE LOS MISMOS. Dios creó el mundo y después lo dejó actuar según su propia mecánica interna.

Ailatan

Dicho de otro modo: Dios es el relojero y el universo es su reloj. Él sólo se limita a darle cuerda[2]

Natalia

Sí, pero Dios ha fabricado ese reloj, luego Él ha determinado cómo se habrá de mover su maquinaria. De un modo u otro, no hay lugar en ese universo para el libre albedrío, para la libertad.

Ailatan

Entonces reconoces que tengo razón, que es difícil defender el indeterminismo.

Natalia

No, sólo reconozco que es imposible demostrar una cosa u otra. Incluso si tú cambiases de opinión y aceptaras que existe la posibilidad de elegir, ello no significaría que el determinismo es falso: podría estar determinado que tú cambiases de opinión. Del mismo modo, el que yo cambie o no de opinión no es un mérito tuyo[3]. Es una contradicción ser determimista y hacer proselitismo.[/ref]

 Ailatan

¿Qué quieres decir?

Natalia

Quiero decir que es un acto autocontradictorio.

Bertrand Russell

En efecto, es un proselitismo igual de absurdo que el de los solipsistas, es decir, aquellos que creen que todo el mundo exterior, incluido el resto de la humanidad, es un producto de su propia mente.

Ailatan

¿Por qué es absurdo?

Russell

Porque si los demás son un producto de tu imaginación, no existen. Y es una tontería intentar convencer a alguien que no existe de que no existe[4].

Ailatan

Me parece que estás anticipando el tema de la felicitación de 1990, así que te ruego que nos dejes seguir con nuestra conversación[5]

Chesterton[6]

Ese es un ruego absurdo, viniendo de un determinista. Es lo mismo que si un determinista da las gracias a alguien por pasarle la mostaza, puesto que, por qué elogiarle por pasar la mostaza si no podría culparle en caso de no haberlo hecho?

Russsell

Exacto. Si alguien cree, como Yehuda ha Levi, o muchos creyentes de otras religiones, que el futuro está contenido en el pasado y no se puede cambiar, no puede reprochar nada a los pecadores, ni intentar redimirlos.

Chesterton

De la misma manera, es absurdo el esfuerzo de los historicistas por intentar convencer al resto de la humanidad para que haga la revolución: si las leyes de la historia determinan que algo sucederá, nada podrá evitar que suceda[7]

Marx (Karl)

No, pero la clase revolucionaria puede contribuir a acelerar la llegada de esa fase histórica inevitable[8]

Paul Lafargue[9].

Pero, pertenecer a una clase u otra está determinado por el nacimiento, y las ideas de una persona, dices tú, están determinadas por la educación de clase; no entiendo entonces por qué atacas las ideas de tu propia clase[/ref]También es notable esta contradicción entre las ideas de Marx (y de Engels) y su teoría de que las ideas de las personas están determinadas por la clase social a la que pertenecen. Naturalmente, ello es compatible con un determinismo blando, pero no con uno estricto.[/ref]

Marx

Bueno, la clase…

Natalia

!No quiero oír más argumentos! Esto no es un sueño, es una pesadilla!

Continúa en Las últimas razones y la razón última


 

[Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes leer el texto completo de principio a fin -mucho más recomendable- y después las notas, que también aparecen  situadas al final del texto. Hay vínculos para saltar en un instante desde el número a la nota correspondiente, y a la inversa, para regresar al texto donde estabas. Para cerrar la nota, haz clic en close, en la esquina superior derecha de cada nota]

nataliaTubau-cabecera

El extraño caso del aniversario de Natalia Tubau [1982]

Hace un tiempo que mi hermana Natalia me dio por fin permiso para subir a esta página las felicitaciones de aniversario que le he escrito

Leer Más
El misterioso y estremecedor asunto de los crímenes de Natalia Tubau para con sus años [1983]

Cuando mi hermana cumplió 23 años, le regalé la segunda felicitación. Si en la primera imité el estilo de Lovecraft, con el que me hab

Leer Más
Rejuvenecer no es sino envejecer de otra manera…o…El irritante asunto de los aniversarios de Natalia Tubau [1984]

[ref] El segundo título de este relato ("La venganza es mía"), y el calificarlo como "3ª Parte", muestra que las tres primeras felicitaci

Leer Más
Cuarta felicitación de cumpleaños a mi insaciable hermana Natalia Tubau García [o La venganza es mía] [1985]

Desde 1983 cumplo una condena que yo mismo me impuse voluntariamente: escribir cada 1 de septiembre una felicitación para mi hermana con

Leer Más
Diálogo con el que Daniel Tubau felicita a su hermana Natalia en su 26 aniversario [1986]

En este capítulo comienzan aquí los diálogos soñados y los viajes oníricos de Natalia Tubau, que se prolongarán a lo largo de los año

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

1. Un nuevo encuentro

Natalia y su doble inverso emprende un viaje a un extraño lugar en busca de respuestas a ciertas preguntas fundamentales...   [cap

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

2. Un argumento determinista

(continúa desde: Un nuevo encuentro) Ailatan Natalia, a ti te gusta jugar al billar, ¿no es cierto?[ref]Son famosas las partidas de

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

3. Un argumento cuántico

(continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista) Natalia Bien, Ailatan. En primer lugar, dices que ese demonio lo sab

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

4. Un argumento existencial

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico Natalia !Basta! No quiero oir nada más de f

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987] 5

5. Más argumentos

  (Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial) Desconocid

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

6. Una charla casual y causal acerca del libre albedrío

  (Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argument

Leer Más
Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

7. Las últimas razones y la razón última

(Continúa desde: Un nuevo encuentro, Un argumento determinista, Un argumento cuántico, Un argumento existencial, Más argumentos, Una ch

Leer Más
Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1988]

  [Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas.  También puedes leer el texto completo

Leer Más
¿Un sueño? [1989]

PRESENTACIÓN Una voz Ailatán, sé que estás ahí, no te escondas Ailatan No pretendía esconderme, Natalia. Es sólo que soy

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
1. Sueños y pesadillas

Después de tres años de aventuras oníricas, a Natalia le espera un viaje inesperado en el que buscará respuestas al comportamiento hum

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
2. Un viaje cortolargo

[Natalia tras despertarse de una pesadilla en la que se vio a sí misma en un acantilado y no se ayudó (Sueños y pesadillas), emprende

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
3. En Moralia

...En Moralia En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había s

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991] 4. Llegan más moralistas…

En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se v

Leer Más
¿Alguien más se une al grupo?

Una estancia en Moralia [1991] – 5

¿Alguien más se une al grupo? En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de la ciudad de Moral

Leer Más
La montaña del fin del mundo

|| Aventuras oníricas de Natalia (1992 / 1)

Un paisaje nevado, pero terriblemente sombrío al mismo tiempo. Dos pequeñas figuras junto a un peñasco. Una de ellas duerme apoyada e

Leer Más


 El azar y la necesidad

De las fascinantes paradojas y contradicciones alrededor del azar, la necesidad y el destino quise hablar en 2014 en la página Divertinajes, o quizá no lo quise, sino que me fue impuesto por una necesidad metafísica o por el golpear causal o casual en el interior de mi cerebro. Aquí he añadido otros textos relacionados con el azar y la necesidad, es decir, el determinismo y el indeterminismo.

Dawkins: genes, memes y determinismo

Leer Más
Aquiles y Áyax se la juegan en Troya
Homéricas /008

Leer Más
Cómo ganar a los dados a un tonto

Leer Más
Lo que sí está en los genes

Leer Más
Casualidades

Leer Más
El azar y la necesidad

Leer Más
Casualidades causales

Leer Más
Pi y la Biblioteca

Leer Más
Cicerón, el estadístico

Leer Más
La columna de fuego

Leer Más
Tersites y Palamedes, las leyes del azar
|| Homéricas /007

Leer Más
Análisis retrospectivo y física cuántica en el problema del determinismo y el indeterminismo

Leer Más
La narrativa y las casualidades significativas

Leer Más
El rey indio que se apostó a sí mismo

Leer Más
El azar y la necesidad

Leer Más

  1. [1]Yehuda Ha Levi es un gran pensador judío de Tudela, que vivió tal vez entre el 1075 y el 1161. Opinaba que no había contradicción entre el libre albedrío y la presciencia divina (que Dios conozca lo que va a suceder), ya que el conocimiento por parte de Dios de nuestros actos no es la causa de ellos. El mundo, una vez creado por Dios, se desarrolla merced a su propia mecánica interna, lo que no impide que Dios sepa a dónde va a conducir este desarrollo.
  2. [2]Una de las polémicas en torno a Dios y la creación es si Dios es una especie de relojero que pone en marcha el reloj del universo, o si Dios actúa de manera directa y esencial en la marcha del mundo. Leibniz y Newton polemizaron acerca de este asunto, en lo que se conoce como la polémica Leibniz-Clarke (Clarke defendía la postura de Newton). El contraste entre determinismo e indeterminismo se suele ilustrar también con la imagen del reloj opuesta a la de la nube: el comportamiento de un reloj es predecible, el de una nube no.
  3. [3]Estos argumentos de Natalia y la discusión que da inicio a esta felicitación recuerdan mucho el extraordinario Jacques el Fatalista, de Diderot, que yo no había leído entonces (lo leí en 1993)
  4. [4]Russell cuenta que en una ocasión una mujer le mandó una carta diciendo que ella era solipsista (que creía que sólo existía ella misma) y que no entendía cómo esta idea no tenía más adeptos
  5. [5]En efecto, el tema del solipsismo se trata extensamente en al felicitación de 1990, que, aunque pueda no parecerlo, fue escrita después de esta frase que la prevé.
  6. [6]Chesterton es un genial escritor inglés, famoso por su cuentos detectivescos del Padre Brown y por su fascinante novela El hombre que fue Jueves.
  7. [7]Es conocida la paradoja del marxismo, que por un lado dice que las épocas sociales están determinadas por una especie de ente metafísico llamado Historia y, por otro lado, intenta cambiar la realidad actual (recuerda la teoría de Yehuda Ha levi: que el historiador marxista conozca lo que va a suceder no es la causa de que eso suceda). Este problema ha provocado la célebre distinción entre dos clases de marxismo: el crítico y el científico. Marx personalmente se movería entre uno y otro a lo largo de su vida.
  8. [8]Esta es una de las ideas del materialismo histórico de Marx.
  9. [9]Paul Lafargue era el cuñado de Marx. Aunque compartía sus ideas, al parecer no acababa de gustarle la obsesión marxista por el trabajo; él pensaba que la verdadera liberación del hombre no consistía en la redención por el trabajo, sino en el disfrute del ocio