Tertuliano y Chesterton

 

Tertuliano, uno de los primeros apologistas del cristianismo, nacido en Cartago hacia el año 155, decía que Dios era material.

Se oponía a todo intento de conciliación con la sabiduría greco-romana y pensaba que lo grande del cristianismo era precisamente su irracionalidad: la muerte del hijo de Dios es creíble porque es contradictoria, y su resurrección es cierta porque es imposible. Se ha hecho célebre su frase Credo quia absurdum (Creo por que es absurdo), aunque en ssu escritos la expresión que se halla es Credo quia ineptum. Finalmente, acabó en la herejía, adhiriéndose al montanismo.

A veces pienso que Tertuliano era una especie de Chesterton de la Antigüedad: basta recordar aquella historia del día que Chesterton entró en una iglesia rural, oyó un sermón disparatado del párroco y salió convencido de la verdad del cristianismo, pues “si diciendo tonterías como estas ha logrado sobrevivir casi dos mil años, es que es la verdad”.

Los historiadores místicos y Egipto

Ptah-Hotep en su mastaba de Saqqara

El editor, Christian Jacq, experto en Egipto y escritor de éxito, dice que Las máximas de Ptah-Hotep es el libro más antiguo del mundo.

El problema es que yo todavía no estoy seguro de si es un libro auténtico. Supongo que sí, aunque tiene un cierto aire de invención. Tal vez debido al lenguaje a menudo grandilocuente de Jacq. Intentaré averiguarlo.

Se supone que el libro fue escrito durante el Imperio Antiguo (-2640 a -2040).

También, como se cuenta en el prólogo, en Egipto los árabes destruyeron a diestro y siniestro, así que la famosa tolerancia de los musulmanes cada vez parece más circunscrita a Al Andalus [y solo en ciertos períodos y lugares].

En Jacq encuentro lo mismo que en la autora de un libro que compré sobre Ramsés: un tratamiento laudatorio exagerado. Más que historiadores, parecen escribas a sueldo del faraón y repiten lo mismo que dicen los textos egipcios acerca de los monarcas y nobles, como si ellos también creyeran en todos esos elogios cortesanos. Así, Jacq dice de los visires:

“Nos damos cuenta de que concebían su tarea como una función sagrada… Ninguna búsqueda del poder personal, ninguna avidez de dominio, sino una extraordinaria voluntad de servir, y a la conciencia afirmada de la indispensable armonía entre lo espiritual y lo temporal (21)

También la autora de Ramses II parece considerar a Ramsés no un hombre ni un gran faraón, sino un verdadero dios en la tierra. Este tipo de idolatría acrítica es típico de los estudiosos de Egipto y de las civilizaciones “místicas” o “misteriosas”, como los incas o los tibetanos.

Un ejemplo de esta credulidad mística de Jacq:

“Si, por un hecho extraordinario, las recomendaciones de Ptahhotep fueran seguidas, es un nuevo Egipto lo que podría renacer, allí donde seres de rectitud trataran de reconstruirlo.”

(Ya he averiguado que el libro es auténtico, aunque tal vez fue escrito por un nieto de Ptah-Hotep o incluso puede ser más tardío)
Algunas máximas de Ptahhotep en Máximas de Ptahhotep


HISTORIA

Los historiadores místicos y Egipto

Leer Más
La máximas de Ptahhotep

Leer Más
La identidad y el mito de los orígenes

Leer Más
Los discursos en los historiadores

Leer Más
Historia

Leer Más
La comprensión no implica justificación moral

Leer Más
El análisis premortem de Washington Irving Bishop

Leer Más
Héroes trágicos o victoriosos

Leer Más

Razón y oscurantismo

Hace unos días hablaba con NT, Jp y MT y me di cuenta de que me hallaba bastante solo en mi defensa de lo racional frente a lo irracional.

Jp es absolutamente creyente en todas esas cosas: astrología, telequinesis, telepatía, etc. Cuando le cité la frase de Chesterton:

“Hoy en día no es que la gente haya dejado de creer en Dios porque no cree en nada, es que cree en todo”, opinó que lo que yo consideraba defecto era virtud (creer en todo)”.

Pertenece, evidentemente, al grupo de los ‘creyentes científicos’, no al grupo de los simplemente irracionales.

Es decir: cree que muchas de esas cosas sobrenaturales serán probadas por la ciencia en un futuro.

Y yo me pregunto: ¿por qué a la gente parece interesarle tanto el que la ciencia pruebe que un señor puede torcer cucharas o mover una silla con la mente? ¿Por qué no les interesa que la ciencia resuelva los innumerables y fascinantes problemas acerca del hombre, de la tierra y del cosmos?, ¿por qué les interesa más que el ser humano sea capaz de torcer cubiertos que el que sea aparentemente incapaz de crear una sociedad justa?

Todo esto, lo digo sin fingimiento, me entristece mucho. No me gusta ir contracorriente, es la corriente la que viene contra mí. No logro entender por qué está tan extendido el oscurantismo. Ya sé aquello de los ‘fin de siglo’, la comparación con la sociedad en crisis de la Roma de los Césares, etcétera. Pero, ¿por qué?

Desde que la razón comenzó a ganar terreno a la credulidad -hace bien poco-, se han conseguido grandes cosas. Esta sociedad puede entrar en crisis, crisis de valores y todo lo demás, pero es, con todos sus defectos, mejor que muchas anteriores. En fin, parece que la gente sólo sabe creer, ya sea en la Revolución, ya en Satán o ya en la telequinesis.

Como dije al principio, cada vez me veo más aislado, más solo. NT, como me dijo IT, también, en efecto, cree en todas esas cosas (¡ella que estudia algo tan fascinante como es la arqueología!). MT no lo sé. No sé hasta dónde su tibia defensa de la astrología es una provocación, pero me parece que de una u otra manera, y aunque sea poco, cree.

IT, aunque con mucho juego intelectual, también; AC mucho más que él.
¿Y CM? Algunos detalles me hacen suponer que, medio en broma medio en serio, cree, aunque le da verguenza confesármelo. Mg, FN, IM, TF,, JA ¿JT?¡Todos!
Aparte de algún famoso antioscurantista (Gardner, Popper, Savater), ¿quién me queda cerca?

Creo que sólo VG. ¿Habrá sido su influencia, su materialismo estricto -que yo comparto- lo que me habrá llevado a confiar tan sólo en la razón?

Pero, espera, ¿puedo estar seguro de que VG no cree en algo irracional? Intentaré averiguarlo.

Admito que muchos de estos temas son interesantes (Saint Germain, Cagliostro…), pero lo que me preocupa es que la gente los considere los más interesantes y los más importantes. Me preocupa que presten más atención a un charlatán que a un científico o a un filósofo (simplemente que a alguien que les propone pensar). Pero, lo que ya me inquieta muchísimo es que acaban creyendo al charlatán.

Creen antes en un “te juro que al primo de la novia de mi hermano le predijeron tal y tal y le pasó”, creen más en eso que en un razonamiento riguroso. Lo peor es que incluso parecen mantenerse más a la defensiva ante las razones que ante las chorradas ocultistas.

[Creo que el texto continuaba, pero no he encontrado el resto de las páginas]


[Notas de un cuaderno personal hacia 1987. Me resulta raro encontrar en la lista de crédulos a IT (Iván Tubau), porque creo que nunca estuvo en ese grupo]

Error: puede que no exista la vista de a2a6ee47y5

La cuarta dimensión y Flatland

En Flatland (Planilandia) es un asunto muy interesante el viaje de Cuadrado A al mundo unidimensional y su relación con las esfera tridimensional. Es un libro maravilloso del que se pueden hacer múltiples lecturas, como la religiosa.

Es interesante darse cuenta también de que dos personas se pueden atravesar incluso en un mundo tridimensional, si consideramos el tiempo como la cuarta dimensión.

También el pensar que el cristal de una ventana nos muestra un mundo bidimensional y cómo en este mundo se pueden atravesar dos coches. Si pensamos en la caverna de Platón y pensamos que el mundo es realmente como lo vemos a través de la ventana, ¿cómo explicar los dos coches que se atraviesan sin recurrir  a la idea de un milagro?


2019: Un ejemplo reciente de esta tercera dimensión d elos reflejos en un cristal es la escena del capítulo 1 de la primera temporada de Legion en el que los dos protagonistas, que no se pueden tocar, se “besan” en el reflejo de un cristal.


[Escrito antes de 1986. Revisado en 2019]