Un experimento chino
Primera traducción del poema (#1)

 

Wang WeiRespuestas al Primer Movimiento
¡No leas estas respuestas si no has enviado ya tu traducción!

 

…La primera en contestar fue mi hermana Natalia.

Yo le había enviado el siguiente mensaje:

“Te mando una especie de juego. ¿Puedes hacer también una copia y dársela a Iván? Besos, Daniel.”

Natalia me respondió ese mismo día:

“No sé que pretendes, pero yo te sigo el juego, ahí va mi particular traducción del poema:”

 

RESPUESTA NÚMERO 1: NATALIA TUBAU

No hay nadie en la montaña
sólo se oye el eco de las palabras de la gente.
Caen (regresan) las sombras sobre el profundo bosque
y otra vez brilla el verde de los líquenes en la cima.

Al final, Natalia añadía:

“ No sé si es eso lo que me pedías, pero al menos suena poético y evoca la solitaria contemplación de una puesta de sol. Espero que lleves con resignación tu ayuno. Un beso, Natalia”

Le contesté lo siguiente:

“Has sido la primera en contestar y por ahora la única. Aquí tienes la segunda parte. Pero también tienes que hacer llegar una copia de la primera parte a Iván. Muchos besos”

 

María Cabrejas también contestó pronto, pero sólo para decirme que había recibido mi mensaje y que me enviaría el poema:

“Hola Dany: ante todo :QUE LINDO RECIBIR MENSAJES TUYOS!!!!!!! Prometo que en estos días voy a responder intentando una traducción. Muchos cariños. María.”

….A Fernando Fuenteamorle escribí:

“Hola de nuevo, ¿Cómo va todo? Te mando una especie de juego. Espero tu respuesta. Un abrazo, Daniel”

Fernando, desde Canarias me contestó el 7 de junio:

“Dani, eres un caso. Voy a intentar este jueguecito que propones. Como voy a Madrid el 19, te llamo y nos vemos. Abrazos,Fernando”

 

Victoria (mi madre) me dijo por teléfono que no entendía nada de lo que le había mandado. Al final se aclaró el asunto: yo le había mandado por error la segunda parte en vez de la primera, así que le mandé la primera con un aviso.

Enseguida me mandó la traducción:

“7 de junio del año 2000: No sé si he sabido interpretar el juego. Ahí va mi poema:

RESPUESTA NÚMERO 2 VICTORIA GARCÍA

Nadie habita en la solitaria montaña
Sólo se oyen los ecos de antiguas voces
Regresando como sombras al profundo bosque.
Y en la cima el verde musgo vuelve a brillar”

 

…Después me llegó un correo de Karina con una duda:

“Allillanchu Danicha:
Recibido el poema chino. Traducirlo resulta diver. Hice una version pero tengo una duda: ¿está permitido incluir artículos, conjunciones y alterar el orden de las palabras de una línea?
Bueno, ya me dirás.
Que estés recuperado, y si no, que sigas pasando una convalecencia feliz (como así parece, ja, ja). Ahora me voy corriendo a mis clases de runasimi (runa= humano, gente; simi= lengua, idioma).
Un beso y muchas más luces, mishk’i Danicha.

Contesté enseguida:

Vale todo lo que tú quieras. No hay reglas. Besos

 

… A Ana Aranda le envié este mensaje, que ya empezaba a resultar un poco repetitivo (para mí):

Hola, te mando una especie de juego.

Ana hizo la traducción delante de mí, por lo que me esforcé en no decirle nada para no influir. Esta es su traducción:

Respuesta Nº3: ANA ARANDA

Las montañas están vacías. No se ve a ninguna persona
Sólo se escucha el eco de unas palabras
Regresa la sombra al entrar en el profundo bosque
Otra vez se refleja el musgo azul en la cima

 

… Nacho vio el juego y quiso hacerlo también. Enseguida lo leyó e hizo su traducción, que escribió sin separar versos y todo en mayúsculas bien grandes:

Respuesta Nº 4: NACHO LÓPEZ

Vacía montaña, no verás personas, pero escucharás gentes conversando, produciendo eco, regreso brillante entrada profunda cual bosque otra vez reflejando verde musgo encima de la cima.

 

… Poco después, Alicia entregó su traducción:

RESPUESTA Nº5 ALICIA SAGI-VELA

No vio la montaña vacía
Sólo escuchó el eco de las palabras
Al regreso, entró en el profundo y brillante bosque
Vuelve a brillar en la cima el verde musgo

 

… Carmen también andaba por allí (por la oficina de la productora en la que trabajaba, GloboMedia) y se enteró del juego. Leyó la primera parte e hizo su traducción: 

RESPUESTA Nº 6 CARMEN GONZÁLEZ

Colina vacía
No se ve ninguna persona
Pero se escuchan palabras de gente
Traídas por el eco
Regresa la sombra y entro en un profundo bosque
Otra vez brilla el verde del musgo
Arriba, en la cima

Alicia entregó entonces su segunda traducción. Pero esa la pondré más adelante, para seguir el orden de los envíos.

 

… Desde Canarias, llegó la traducción de Fernando Fuenteamor, con este mensaje:

“Dani, el avieso:
Oye, diabólico amigo, aquí te mando mi “versión” del poema chino. Ya es gana que tienes de jugar con nosotros, pero bueno estoy muy interesado en cómo continuamos…
Espero que te sirva para tu experimento y espero tus noticias. Abrazos, Fernando”

RESPUESTA Nº7 FERNANDO FUENTEAMOR

En la soledad de las colinas no se ve a nadie,
Sólo se escucha como un rumor de palabras…
Regresar a las sombras del bosque umbrío.
Hasta el lugar donde reverbera al sol el verdinegro
color del líquen

 

Alfonso me hizo una pregunta por teléfono: si los caracteres chinos se leían en horizontal o en vertical. Le dije que en horizontal de arriba abajo. Él hubiera preferido que fuese al revés pues veía más posibilidades a Vacío-pero-regresar-regresar que a Vacío-montaña-(negativo)-ver-persona. Me mandó su traducción con el siguiente mensaje:

“Dani, ahí va lo mío. Para ser riguroso con tu planteamiento, le he dedicado exactamente cinco minutos. Así que la cosa no es muy allá.
Espero instrucciones. Un abrazo”.

RESPUESTA Nº 8 ALFONSO AMADOR

Las montañas están vacías, no se ve a nadie
pero se escucha el eco de una conversación
Así que regreso a las sombras de lo más profundo del bosque
y brilla otra vez el verde sobre los musgos.

 

Karina me envió desde Perú su traducción:

Hola Danielito!
Pues aquí te envío mi traducción:

RESPUESTA NÚMERO 9: KARINA PACHECO

Caminante no hallarás silencio en las montañas
Y en las palabras de los hombres sólo hallarás ecos
Regresa al esplendor de la sombra, sumérgete profundo
Y vuelve otra vez al brillante musgo de la cumbre

Luego añadió un comentario acerca de su traducción y acerca de otra traducción:

“Incluí caminante pues la quinta figurita de la primera línea me parece a mi un hombre que camina hacia adelante habiendo pasado por las montanas. Y hablando de caminantes, esta es la traducción al quechua del “caminante no hay camino se hace camino al andar” de Machado:

Puriq manan nan kanchu
Nan ruwakun purishan
El nan es nhan

(este ordenador no tiene acentos ni la letra enhe).

Bueno chicucha, salud, besos y luces

 

María Cabrejas desde Buenos Aires contestó

HOLA AMIGO: ME RESULTA INTERESANTE SENTIRME EN ALGO ASI COMO UN TALLER LITERARIO A DISTANCIA (OCEANO POR MEDIO Y A MUCHA DISTANCIA) HUMILDEMENTE NO SE SI SOY MERECEDORA DE INTENTAR UNA TRADUCCION , NI SI ENTENDI LA CONSIGNA, PERO AL MENOS ESTE ES UN INTENTO:

RESPUESTA NÚMERO 10: MARÍA CABREJAS

En lo vacío de la montaña no se ven personas
sólo se escucha la gente,sus palabras,el sonido producido por el eco
al regresar a las sombras, entrando a lo profundo del bosque
otra vez un reflejo,verde del musgo sobre la cima.

María añadió también un comentario:

Yo entiendo que desde el lugar donde estás sólo escuchas ecos y ves reflejos de lo que pasa en otro lado. Lo que está más allá siempre son reflejos de imagen o sonido para nosotros.
Es la primera vez que leo (si se puede decir que eso hice) un poema chino, así que pido disculpas a los chinos…

 

… El fin de semana quedé con Luis a tomar unas copas y a bailar, así que me costó mucho no darle pistas acerca del juego, pero resistí. El lunes me envío su traducción, que tenía escrita desde el jueves o el viernes:

“Querido amigo, aquí te envio el poema traducido.

Un abrazo

Respuesta nº 11: LUIS RODRÍGUEZ

No se puede ver una persona en una montaña vacía,
pero sí escuchar el eco de las conversaciones de la gente.
Al entrar en la profundidad del bosque regresa la sombra,
pero también regresa el brillo del musgo verde.

 

…Victoria (mi madre)me mandó otra versión “Y ahora, en verso:”

 

RESPUESTA 14: VICTORIA GARCÍA (2)

A la montaña vacía
sólo el eco trae voces
el sol penetra en la umbría
y el musgo refleja luces

 

…. También se lo envié a Tonino:

Querido Tonino: esto es una especie de juego, en el que no tienes (tenéis que hacer mucho esfuerzo). Ya va la cosa por el cuarto envío, pero enseguida te puedes poner al día, pues tras el quinto envío seguramente habrá un parón de una semana… Bueno, la cosa consiste en que yo te mando un texto, tú haces una pequeña tarea y a cambio yo te mando lo siguiente. En un archivo adjunto tienes la primera parte. Un beso fuerte

Tonino me contestó con una traducción y un comentario:

“Hola Dani, te envío mi respuesta completa y algo de carta y una sorpresa tautológica”

Respuesta nº13. Tonino

(Traducción y comentario que estoy buscando)

Le contesté con la segunda parte:

Querido Tonino: aquí te mando la segunda parte. Me ha gustado mucho tu comentario, pero todavía no puedo hacerte ningún comentario. Muchos besos.

 

… Y también escribí a Luis Jiménez Vicioso:

Querido Luis: Además de que tenemos una cena pendiente, quería hacerte unas consultas sin importancia (te llamaré mañana). además, quizá te apetezca jugar a un juego en el que también participa Fernando. Es muy sencillo: sólo tienes que abrir el archivo adjunto. Un beso

 

Marcos me envió dos traducciones y un comentario:

“Dani, te envío dos traducciones. Una pretende ser más literal, la otra quizá se aleje más del original pero me gusta más. Por cierto que, después de este experimento, empiezo a pensar que traducir poesía china es tarea imposible.

RESPUESTA 14: MARCOS MENDEZ

En la montaña vacía, donde no se ven personas,
sólo se escuchan conversaciones reverberadas
que regresan brillantes desde el profundo bosque
hasta la cima, reflejando de nuevo el verde musgo

RESPUESTA 14b: MARCOS MENDEZ (2)

En el vacío pétreo de tu ausencia
hablo con tu eco
como la sombra que del profundo bosque
te devuelve reflejada el musgo negro

Le respondí con este mensaje:

“Marcos: aquí va la segunda parte. Como sabes, las reglas del juego me impiden opinar sobre tu traducción (tus traducciones). Un abrazo

 

… Intenté de nuevo enviar la primera entrega a Jose:

Espero que ahora lo recibas. Un abrazo.

 

…El siguiente en contestar fue Luis Jiménez Vicioso:

“Querido dani, no se si he entendido bien el juego, de todas formas ahí te mando la traducción, tampoco es que me haya roto la cabeza pensando.
Besos. Luis.
Mándame la segunda entrega del juego. hasta pronto.”

RESPUESTA Nº15: Luis Jiménez Vicioso

nada en la montaña, no se ve a nadie,
solo se escucha el eco de las conversaciones de la gente,
que viene de las sombras de la profundidad del bosque,
y vuelve a reflejarse en los azulados líquenes de las cimas.

 

…Mi hijo Bruno, el concursante más joven (nueve años) también hizo una traducción en cinco minutos:

Nº 16: Bruno Tubau

Esto está vacío, en esta colina no veo a nadie
Pero sólo puedo escuchar la conversación de la gente y el sonido de las palabras
Yo regreso al bosque sombrío y profundo
Otra vez se refleja el verde en el líquen sobre la cima

 

[He extraviado algunas traducciones, como las de Tonino y la de Jose, que espero encontrar y añadir pronto aquí]

Hasta aquí la aventura de Wang Wei por correo electrónico privado. Pero, años después, decidí resucitarlo en mi página web y llegaron muchas respuestas…

Continuará…

 

 

daniel tubau

 


[Este experimento chino comenzó en 2000.
La primera versión en internet es de 2004, creo]

Si quieres participar, puedes enviar tu traducción en un comentario.

Error: puede que no exista la vista de 30296a4b36

Primera traducción del poema (#2)

 

Años después de iniciar mi experimento chino en vivo y por correo privado, subí el juego a mi nueva página web en 2004.  La aventura se reanudó de una manera un poco tortuosa y a trompicones…

 

Wang WeiPublicado en Worlds, el 28 de mayo de 2004

Wang Wei regresa en la red (y más respuestas)

Estuve con Aitor en un recital de Wang Wei. Eran los Poemas del río Wang, que escribieron Wang Wei y Pei Di, ahora editados por la editorial Trotta. También fue un gran placer, del que hablaré mañana.

Pero “mañana” fue varios días después, en otro blog: Mazda.

 

Wang WeiWang Wei regresa en el weblog Mazda

El 8 de junio de 2004 decidí reanudar el juego:

WANG WEI

Hace unos días fui con Aitor a la Casa Encendida a un recital dedicado a los Poemas del río Wang.
   Los poemas del río Wang es una obra escrita por Wang Wei y su amigo Pei Di. Los dos amigos pasaron una temporada cerca del río Wang y escribieron 20 poemas cada uno, con los mismos temas y títulos.
Entre los cuarenta poemas escritos por los dos amigos hay uno que se titula El cercado de los ciervos, que hace unos años fue el origen de un experimento o juego poético que hice con varios amigos. El juego quedó interrumpido precisamente cuando más interesante estaba la cosa, pues yo reservaba alguna sorpresa que al final quedó sin desvelar.
En fin, que este es un buen momento para retomar el juego.
Lo voy a poner en marcha otra vez desde el principio, así que puedes jugar, lector, si te apetece. Para que la cosa no se quede parada, pondré plazos para cada fase. La primera fase tiene de plazo hasta final de mes. Quienes ya hayan jugado en estas primeras fases pueden volver a hacerlo o esperar a que lleguemos a la fase en la que se quedaron.
Me gustaría recalcar que esto es un juego para pasar el rato, nada serio, porque sé que hay lectores que se cortan y no participan en los juegos que propongo. Supongo que porque son tan tímidos como yo (pero yo sí participo en los juegos míos y ajenos), o porque tienen un exagerado sentido de la dignidad o del amor propio (de lo que hay que librarse cuanto antes, como de la peste). Este diario digital no mide ni compara ni califica a nadie, ni todas esas vulgaridades presuntuosas a las que parecen tan aficionadas algunas personas inteligentes, y que tanto abundan, no sólo en la prensa escrita, sino también en la red. (Publicado en Mazda, 8 de junio de 2004: Wang Wei)

Que yo sepa, sólo hubo una respuesta, de un desconocido, que encontré tiempo después en una página de comentarios antigua:

 

“Ya he visto que se ha acabado el plazo, pero quiero leer el resto del artículo…, así que yo pruebo:

TRADUCCIÓN Nº 17: Xavierxia

Rumores de voces
en la montaña solitaria
luz que penetra el corazón del bosque
y de nuevo el musgo baña

Lamentablemente, no hubo más respuestas, así que me fui olvidando de nuevo del asunto y el juego quedó donde estaba, hasta que llegó el 13 de diciembre de 2004…

 

Wang WeiWang Wei: más respuestas a la primera fase 

Hace varios meses inicié o reinicié un juego que tenía como motivo un poema de Wang Wei. Puse un plazo para participar, pero, aunque el plazo acabó hace muchos meses, no he puesto todavía la segunda parte. Al visitar la página del juego me he encontrado con la agradable sorpresa de ver una nueva traducción enviada por un desconocido. Eso me ha estimulado a seguir con el juego, a lo que también me animó que mi amigo Rafael me preguntase que cuándo diablos llegaría la segunda parte.
Pues ya está aquí. Ahora bien, si no has participado en el juego y quieres hacerlo, puedes leer la primera entrega, enviar una respuesta y SÓLO DESPUÉS leer la segunda entrega. Naturalmente, puedes hacer trampas, pero hacer trampa en un juego es una de las cosas más tontas que existen, a no ser que tengamos una verdadera necesidad de ganar algo, por ejemplo, alabanzas, o si el premio es espectacular (aquí, creo, no hay premio y tampoco hay una respuesta correcta). Cuando hayas enviado tu respuesta a la primera parte podrás leer la segunda y seguir jugando. También podrás leer todas las respuestas recibidas hasta ahora.

(Publicado en La vorágine, 13 de diciembre de 2004: Wang Wei, respuestas a la primera fase)

Esa traducción anónima era:

Nº 18: Anónimo 001

La montaña está vacía. No se ve gente.
Tan sólo se escucha el sonido del eco de las palabras.
Regresa el esplendor que entra en el profundo bosque.
Otra vez el brillo del musgo verde de la cima.

Y después llegaron otras. Por ejemplo, la primera traducción ¿con seudónimo?:

Nº 19: Leafar

En la colina vacía no se ve gente,
solo se escucha el eco producido de sus palabras.
¿Volvemos a entrar en la sombra del profundo
bosque,
o bien, regresamos al brillante musgo verde sobre la
colina?

1 + me envío una traducción con algunas palabras entre corchetes que no sé si son restos de código HTML o si pertenecen a la traducción:
Traducción nº 20: 1 +

</Gente>
No veo la montaña vacía,
Solo escucho una conversación sobre el eco
</Gente>
<Regresar>
Entraré en las sombras del profundo bosque
y me reflejaré sobre el verde liquen
</Regresar>

Y otro colaborador habitual de mi página, Cafeína, también envió una traducción:

Nº 21: Cafeína

Entre el vacío y la montaña no veo gente
Pero escucho el eco de una conversación de la gente
¿Será el regreso de una sombra del bosque profundo
que otra vez refleja el verde musgo de la cima?

Después, la cosa volvió a quedar atascada, aunque al menos el juego ya estaba en la red en su segunda fase (por correo electrónico privado había llegado hasta la sexta).

 

Wang WeiWang Wei en Monadolog

Cuatro blogs más tarde, volví a intentarlo en Monadolog:

Wang Wei

Ya sé que me tomo las cosas con mucha calma y que raramente cumplo mis promesas, especialmente en la página del experimento chino dedicado a Wang Wei (¡se inició el asunto en 1999!). Sin embargo, ahora la pelota está en el tejado de los visitantes. En cuanto reciba, digamos, cinco traducciones de la segunda parte del experimento, subiré la tercera parte, donde las cosas comienzan a ponerse interesantes.

(Publicado en Monadolog, 22 de febrero de 2005: Wang Wei)

El truco no funcionó y no se produjeron las respuestas esperadas. Así que Wang Wei volvió a quedarse dormido.

 

Wang WeiMás traducciones de Wang Wei en otra página

Un día que navegaba buscando poesía china, me encontré una página en la que también se proponía el juego de traducir a Wang Wei. El juego se parecía tanto al que yo proponía que era de hecho mi propio juego. El autor de la página copió parte de mi planteamiento y remitió a mi página para quien quisiera más información. Lo que me parece muy bien.

La gracia del asunto es que yo apenas conseguí que nadie tradujera el poema en su versión de Internet, pero el duplicado de mi página tiene ya nueve respuestas. No las incluyo aquí para no hacer más confuso este juego. Pero puedes leerlas con este enlace:

Buscar la aguja en el fondo del mar: Wang Wei

No sé quién es el autor o la autora de la página, pues en su perfil lo único que tiene es el logo de Jamiroqai.

Puesto que el juego ya vivía en otra página, me desentendí de seguir con ello, al menos con urgencia, pero un mensaje me ha hecho cambiar de idea.

Wang Wei Hugo Rocha resucita a Wang Wei
En octubre de 2005 el juego se reanudó con esta entrada que publiqué en mi weblog Mundos Flotantes:

Wang Wei regresa

En este mundo flotante las cosas se pierden por las olas de bits y van y vienen. Ahora regresa el viejo juego de Wang Wei, que inicié hace unos años por correo electrónico y que languidecía en algún meandro de este río eléctrico. La razón para este regreso es un correo que me ha llegado de Hugo Rocha, a quien hasta ahora no conocía. Me dice Hugo:

Apreciado Daniel: me gusta tu juego. He encontrado tus datos en Internet, mientras buscaba la escritura en caracteres chinos del poema Lu Zhai para hacérselos llegar a amistades que quisieran hacer versiones a partir de la traducción de Octavio Paz. Con sorpresa y gratitud me doy cuenta que ya iniciaste el juego y prefiero unirme a el.
Quiero aportarte algo. Como surgió mi interés en el poema. Ayer  “casualmente” me acerque a mi librero y tomé uno:  “Invenciones de Papel” de Elliot Weinberger, editado por Vuelta, 1990, traducción de Purificación Jiménez. En ella por supuesto esta el escrito de Weinberger, “Diecinueve maneras de ver a Wang Wei”, el cual es una versión corregida y aumentada por el autor para esta edición, que previamente había sido publicado en la revista Vuelta en el número 91 de junio de 1984 en traducción de Ulalume Gonzalez de León.

Curiosamente, esa página está alojada en mi página china preferida, China the Beautiful, que fue la que me hizo empezar a amar Internet y me dio la idea de hacer mi página dedicada a la Dinastía Tang (con hipervínculos pero sin ponerla todavía en Internet).

Después supongo que contagié un poco a Marcos y él a su vez me recontagió y me hizo fabricar mi barquichuela digital y navegar en la red: por él estoy aquí.

Bueno, ahora, Hugo me estimula a reanudar lo de Wang Wei, así que ya he subido la esperada (¿esperada?) tercera parte. Si ya estabas jugando puedes reengancharte, si no, puedes empezar a jugar ahora.

(Publicado en Mundo Flotante, 20 de octubre de 2005: Wang Wei regresa)

 

Y, ajustándose con rigor a las reglas, Hugo Rocha me enviaba una traducción:

Aquí va mi versión de cinco minutos:

Número 22: Hugo Rocha

La montaña vacía, no hay nadie allí
Solo se escucha el eco de la gente hablando
Hay sombras que deja la luz al penetrar el bosque
Y reflejan el verde-azul arriba en los líquenes.

Como he dicho, Hugo me enviaba un enlace divino: una lectura del poema, que he incorporado a la introducción de Weinberger más arriba. Y me contaba otras cosas de las que no hablo por el momento porque algunas forman parte de los siguientes movimientos.

Poco después llegó una traducción de Roser:

Hola!

Aquí tenéis una traducción-juego para el juego del gran-wang-wei-popular (¿qué pensaría él ante tanta popularidad?); os felicito y animo a todos a seguir dándole vueltas!

Roser (ru-shén)

 Número 23: Roser Amils

Cuando se apodera de mí el silencio huyo, solitario, a la montaña
y por mucho que me aparte dentro de mí siento la vibración de conversaciones de las gentes
cual fulgor que anima mi espíritu a internarse una y otra vez en el bosque,
a penetrar sus sombras fulgurantes para meditar nuevamente hasta lo más alto
el negro-verde-azul de un pedazo de musgo.

Además, Roser (Ru-shén) ponía en su weblog una entrada interesantísima relacionada con los colores del poema de Wang Wei y con los colores del jade, que puedes leer con este enlace:

En busca del fuego: verde-negro-azul mi color preferido

…Y poco después intervino en el juego mi amigo Luis Chacón:

Daniel, circulando por tu web he decidido participar en el juego poético de Wang Wei. No he seguido la instrucción de los cinco minutos (me ha llevado una media hora la cosa). Lo que sí he hecho es no leer nada antes de hacer la traducción a partir de las palabras de la cuadrícula. Como verás, no tengo ni idea de poesía china y sin ningún antecedente he hecho una “españolada”.

Mañana miraré de leer la segunda parte para continuar. Un abrazo.

PD.: No sé si el juego sigue en marcha. He visto fechas como 2000 y 2004. Ya me dirás.

La respuesta es que sí, que el juego sigue en marcha. Y aquí está la traducción de Luis Chacón (alias Max Desastre, el autor de La oficina imaginaria).

Número 24: Luis Chacón

Vacío de ti, no veo gente en las laderas de la ausencia
y sólo oigo tus palabras en una conversación como
un eco
que regresa para entrar en la profundidad sombría
de mi bosque
y se refleja, negro otra vez, en el liquen de las
cumbres

Poco después, Luis Chacón me enviaba un comentario a su traducción:

“Antes de continuar leyendo, he revisado la “traducción” que hice ayer (en realidad fue un juego con una lista de palabras obligadas intentando conservar, en la medida de lo posible, las posiciones). He hecho dos versiones nuevas del mismo asunto. La primera con cuatro versos de dieciocho sílabas y, en la segunda, como esa medida me resulta estrambótica, lo he subdividido en decasílabos (una medida un poco más familiar) y me he permitido un poco más de libertad con respecto a las palabras obligadas.
Aclararé que la <ausencia> del primer verso proviene de la idea de <negación> (negación de la presencia) y que en el segundo sustituyo la palabra <persona> por el pronombre <tus>.
También he resuelto un asuntillo de métrica, en la segunda versión, con un efecto de eco que no resulta tan mal: “Sólo oigo, oigo”. Este es el resultado:

Número 24b. Luis Chacón
Vacío de ti, no veo gente en las laderas de la
ausencia.
Sólo oigo tus palabras en una conversación de ecos
que regresa y entra en la profundidad sombría de mi
bosque
y se refleja, negro otra vez, en el liquen de las
cumbres

Número 24c Luis Chacón

Vacío de ti, no veo a nadie
en las laderas de la ausencia.
Sólo oigo, oigo, tus palabras
en una conversación de ecos
que retornan a lo más profundo
y a lo más sombrío de mi bosque
destellando en negro otra vez
sobre el verde liquen de las cumbres.

Y añadía Luis:
“En mi ignorancia diría que resulta más ortodoxa la versión en un cuarteto de dieciocho sílabas. Pero un poco más de libertad con respecto a las palabras obligadas y la conversión a decasílabos me hacen sentir más cómodo con la segunda versión. Si las reglas del juego lo permiten, me quedo con la segunda versión. Por otro lado, parece que los versos más breves le fueran mejor a la poesía china (ya te digo que no conozco nada acerca de esta poesía).”

Poco después de poner una especie de ultimatum en el weblog Il Saggiatore, donde decía que el juego continuaría si llegaban 10 respuestas hasta la tercera fase, me llegó este mensaje desde Santiago de Chile:

“Hola Daniel, Como estas ?? Bueno lei tu pagina y he seguido cada paso que indicas en ella …aqui va mi traduccion… ; )

Saludos desde Santiago de Chile”

Número 25: Lorena Faúndez

En la montaña vacia no se ven personas
pero se escuchan ecos de conversaciones de
personas
regresé a la sombra y entré en lo profundo del
bosque
otra vez brillo el verde del musgo encima de mí

Y finalmente, por correo privado me llegó una traducción de otra persona a la que no conocía, Alberto Magnet:

Estaba buscando material sobre la poesía clásica china que me ayudara en una traducción de un poema de Li Shangyin. Y me he encontrado tu página. Ignoro cuándo empezó el juego. Aquí va mi versión.

Número 26: Alberto Magnet

A nadie he visto en lo alto del monte
Pero escucho el eco de gentes a lo lejos,
En lo profundo del bosque, vuelve a sus territorios la
sombra
Vuelve a jugar la luz sobre el musgo verde

Me quedé interesado por saber quién era ese tal Li Shanyin.

En febrero de 2006 estaba en Montevídeo y me llegó un mensaje desde el cercano Buenos Aires:

“Bueno, Dani, tocayo! Tu juego me ha mantenido entretenida por un buen par de horas. Tras haber escrito mi traducción original, he seguido leyendo el artículo todo de corrido y al llegar a la segunda parte lo he refinado un poquito. Te cuento que traduzco habitualmente grandes volúmenes de texto de inglés a español neutro de sabor latino y no sé nada de poesía. El poema me quedó como verás a continuación y me satisface mucho haber hecho mejor trabajo que algunos de los traductores “profesionales”, aunque tras la lectur del artículo de Paz me diera cuenta que no fui del todo fiel.”

…Puesto que Daniela sólo envía una traducción, he de suponer que es la segunda (la refinada tras leer el artículo de Paz). Es una pena no ver la primera. Puesto que sería ilógico tener una segunda traducción y no una primera, copio aquí esa traducción y la repetiré en la segunda fase:

Traducción nº28 Daniela Rodríguez

Ya no hay nadie en la desnuda colina
Sólo se escucha el eco del hablar de la gente
Vuelve la sombra a reinar en el bosque profundo
Y brilla otra vez el verde líquen en la cima.

(…)
Me encantó el juego, espero que vuelvas a hacer algo parecido pronto; y arregla tu página que en Mozilla se rompe.

¡Un beso y muchas gracias!”

…Le contesté:

¡Hola Daniela!
Me alegra que te haya gustado el juego chino. En realidad todavía no ha terminado. Hace unos meses puse como condición que la siguiente fase se iniciaría cuando hubiera 10 respuestas a la tercera fase. Y creo que eso ha sucedido con tu respuesta.
Ahora da la casualidad que estoy a este lado del mar, en Montevideo. Hace tres semanas estaba en Buenos Aires y ha sido una decisión echada a suertes el venir a Montevideo estos últimos días antes de regresar a España. Así que podría estar en Buenos Aires ahora mismo y tomar tu correo como una señal del destino (lástima que no creo en el destino, pero me encantan las casualidades).
Mañana regreso a Madrid y ya te contaré desde allí, cuando ponga la cuarta fase, que  es bastante divertida.”

 

…El siguiente traductor fue un estudiante de chino:

Hola Daniel:
Mi nombre es Juan, junto con mi novia estamos estudiando mandarín desde hace un par de años. En este momento estamos viendo lugares por internet como para ir a estudiar en forma intensiva a China o Taiwan. Fue así como encontré tu sitio.
Bueno me gustó la idea del juego así que aquí va mi traducción:

TRADUCCIÓN nº29: Juan

Montaña vacia, no se ve nadie,
Ni sonido ni palabra.
Regresa esplendorosamente penetrando en el profundo bosque nuevamente el brillo verdoso sobre la montaña.

 

…En junio/julio de 2006 me llegó la traducción número 30, en un mensaje lleno de cosas interesantes:

“Hace tiempo que conozco tu página y la voy siguiendo de vez en cuando,  tuve la suerte de dar con ella a traves de un amigo que tiene un blog y te citó en una de sus entradas.
Contralasinrazón
Entonces leí la primera parte de tu experimento con Wang Wei, hice mis traducciones y me divertí con el juego.
Ahora a través de los podcast he conocido http://www.todachina.com/ .  Me gustó mucho el podcast de Victor o Pink Panther, me registré en la página de TodaChina y aporto lo que puedo, entonces recordé tu experimento y he mandado tu enlace, con lo cual he visto que continuaste con la segunda parte y lo habías ampliado mucho más.
Mi propuesta es que plantearas tu juego desde la página de Toda China, puede ser muy interesante ver como traduce gente que conozca un poco el chino, o chinos que conozcan un poco de castellano.
Te mando una de las muchas traducciones que he hecho de Wang Wei:

TRADUCCIÓN nº30: Encarna/Zelestina

La montaña parece vacía, no se ve gente
Solo se escucha el eco de sus voces
Al entrar en la profundidad del bosque regresan las
sombras
Otras vez brillan los reflejos sobre el musgo verde
oscuro (verdinegro)

 

…El enlace al que se refería Encarna, es Contralasinrazón; pongo aquí el párrafo en el que menciona esta página:

“Estuve pensando hace tiempo, casi al principio de confeccionar esta bitácora, ofreceros escaneado el texto completo del artículo [de Weinberger]. De hecho ya había comenzado escaneando el poema en chino para consumo propio. Ahora, con el acicate del viaje [a China]y el firme propósito de conseguir una versión caligrafiada profesionalmente en la propia China he rescatado el antiguo proyecto. Cuando me disponía a trabajarme todo el escaneo del articulo se me ocurrió buscarlo en San Google, por si acaso ya a alguien se le había ocurrido la misma idea. Y, claro, por supuesto que alguien había tenido la misma idea. Lo encontré en una interesante página, cuyo autor no sólo ofrecía la primera parte del texto, sino que promovía un juego consistente en proponer a los visitantes el envío de su propia una traducción del poema para hacerse merecedores de recibir la segunda parte del artículo por vía de correo electrónico. Así que a la propia página remito al curioso que quiera conseguirlo, para evitar andar fusilando páginas ajenas. Al final cuelga también la segunda parte, aunque no un añadido de Octavio Paz muy interesante, donde el escritor mexicano daba una nueva versión del poema y analizaba minuciosamente cada uno de los versos del mismo. Tal vez lo cuelgue yo aquí pronto. La aguda, hiriente lucidez de Paz “siempre es impactante.  Supersticiones: Un poema de Wang Wei

 

Wang Wei Muchas más traducciones en la página de Wang Wei

Wang Wei y el experimento chino ya tenían su propia página, a la que empezaron a llegar traducciones a través de los comentarios automáticos. Hasta 20 nuevas traducciones.

31. Mary Solari
La montaña vacía no ve a la gente
sólo escucha las conversaciones que produce
Regresa con brillante esplendor
y entra en lo profundo del bosque umbrío
Para brillar otra vez en el verdinegro musgo de su cima.
domingo, 11 de julio de 2010, 17:53:14

 

32. Luis Esteban Jordán Mateos

En la soledad de la montaña,
Puedes escuchar las auténticas palabras,
Regresar a la genuina verdad en la profundidad del bosque,
Reencontrar el esplendor de la naturaleza en la cima.

 

33. Mujerárbol
Los vacíos de nuestras montañas
no dejarán ver a la gente
que reverbera al escuchar solo las palabras de quien conversa.
Regresemos a las sombras, entremos al profundo bosque.
Sobre los musgos, otra vez,
reflejaremos el verde.

Tuesday, December 08, 2009, 14:02:49

 

34.Gonzalo 
Vacía montaña, no hay gente a la vista
Pero por los ecos de sus palabras se escuchan.
Regresan las sombras al bosque profundo
El brillo regresa a los altos musgos de la cima
Friday, September 25, 2009, 20:07:18

 

35. Maria

No hay gente en el vacío de la montaña
tan sólo el eco de sus palabras.
Regreso a la oscuridad (luminosa) en lo profundo del bosque
vuelve a brillar el verde musgo sobre la cima.

Saturday, October 04, 2008, 07:19:56

 

36. Mª Teresa Hartlöhner 

El refugio del ciervo

Montaña vacia nadie a la vista,
pero se oye hablar a los lugareños;
vuelve la luz al bosque profundo,
culebrea iluminando el manto verde.

Y me comentaba María Teresa:

“Una osadía, pero ahí va, la poesía china no sólo es difícil de traducir por su dificultad para encontrar el significado de sus caracteres, o conocer su peculiar gramática si no que hace referencia a simbolos, lugares o historias de la cultura china que es necesario conocer para entender su significado, como ciervo, verde, xiang han yu y muchos otros conocimientos de la cultura y la historia que muy pocos tienen, incluso en China. Pero si se trata de jugar, me encanta.
Un abrazo”

Monday, March 10, 2008

 

37. Edurne

La montaña está vacía, no se ve gente. Solo con escuchar las palabras de una persona produciría eco.
Regresarán las sombras y entrarán en lo profundo del bosque y, otra vez, brillarán los verdes musgos en la cima.

Thursday, January 24, 2008, 21:39:14

 

38. Rocío 

La montaña está vacia, no se ve a nadie.
Pero escucho el eco de sus conversaciones.
Regresan brillantes, penetran en la profundidad del bosque.
Y vuelven a brillar sobre el musgo verde.

Saturday, December 29, 2007

 

39. Amor Ruíz
SE DIVISAN LAS MONTAÑAS VACIAS AUNQUE SE ESCUCHAN LAS CONVERSACIONES DE LA GENTE QUE REGRESAN SOBRE SUS SOBRAS CON BRILLO ESPLENDIDO PROFUNDO ENTRE EL MUSGO VERDE, AZUL, NEGRO QUE SIGUE Y SIGUE BRILLANDO
Tuesday, October 23, 2007, 09:01:04

 

40. May

Vacío en la montaña
No veo a nadie
sólo escucho el sonido de la gente
regreso el esplendor del bosque profundo
otra vez brilla el verde musgo en la cima

Tuesday, June 26, 2007

41. Salvador Ortega

No se ve a nadie en la montaña desierta,
solo se escucha el eco de gente hablando.
Vuelven las sombras que entraron en el fondo del bosque
y otra vez brilla el musgo negro de la cima.

Friday, June 01, 2007, 11:42:35

42. Diana

En el vacio de la montaña no se ve gente.
solo se oye el eco de sus voces.
ha llegado el esplendor a la profundidad del bosque.
A vuelto a brillar el verde musgo alla arriba.

Saturday, May 19, 2007, 04:10:41

 

43. proctorul

las personas no ven la montaña vacía
sólo escuchan el eco de las conversaciones de la gente
regresan para entrar a la sombra profunda del bosque
de nuevo
al brillar el negro liquen en la cima

Thursday, April 05, 2007, 20:35:17

 

44. juan
rastros karmicos
Tuesday, March 13, 2007, 21:49:44

 

45. Guest

vacia la montaña
de gente
se escucha la
conversación
eco regresa
brilla en tu esplendor
profundo bosque
otra vez refleja
en el musgo verde
encima liquen azul
negro

Tuesday, March 13, 2007, 21:44:58

 

46. Alma Debora Rosas 
palabras que solo producen
el eco vacio al llegar
a la montaña
solo para escuchar
que regresan para entrar brillantes
en lo profundo del bosque
otra vez se refleja el verde
del musgo en la cima.
Wednesday, February 07, 2007, 00:54:55

 

47. Guojian Chen
Quiero participar enviándoles la traducción mía que publiqué en mi libro recién editado “Poesía china caligrafiada e ilustrada”:
Desierto el monte.
No se ve gente,
mas se oyen voces.
Lo hondo del bosque.
Unos rayos ponientes.
De nuevo resplandece
el musgo verde.
Sunday, December 03, 2006, 23:08:51

 

48. Camilo

Miro las colinas vacías de gente.
Pero escucho: hay eco de conversaciones.
Regreso a la sombra del bosque profundo
y brilla de nuevo el verde del musgo en la cima.

Friday, September 08, 2006, 13:18:44

 

49. Enyú

La gente no ve la vacía montaña
pero escucha el eco de las palabras
de regreso al entrar en la sombra del profundo bosque
otra vez brilla el verde musgo sobre la cima

Wednesday, August 09, 2006, 04:11:53

 

…Mi hermana envió un comentario pidiendo aclaraciones

. Natalia Tubau
“Vale, ahora creo que puedo incorporarme al juego donde quedó (¿o todavía falta que algunos nos alcancen?) A mi e-mail con los comentarios que cierra la exposición, tu contestaste (abrevio algunas partes para dejar la esencia): ”

“A estas alturas ya has traducido dos veces el poema de Wang Wei (…) voy a abusar de tu paciencia y te voy a enviar otro texto de Winberger, que es si duda el más divertido. Tras leer el texto, te pondré una nueva tarea como condición para recibir lo siguiente, que ya no será de Winberger, sino seguramente mío…”

Ese último texto de Winberger nunca llegó… Así que el siguiente ejercicio para mí es recibirlo y obrar en consecuencia. Besitos, Natalia”

Saturday, November 05, 2005, 13:58:21

 

50. Luis Chacón 

vacío de ti, no veo gente en las laderas de la ausencia
y sólo oigo tus palabras en una conversación como un eco
que regresa para entrar en la profundidad sombría de mi bosque
y se refleja, negro otra vez, en el liquen de las cumbres

Friday, October 21, 2005, 00:33:54

 

51. Roser

Cuando se apodera de mí el silencio huyo, solitario, a la montaña
y por mucho que me aparte dentro de mí siento la vibración de  conversaciones de las gentes
cual fulgor que anima mi espíritu a internarse una y otra vez en el  bosque,
a penetrar sus sombras fulgurantes para meditar nuevamente hasta lo más alto
el negro-verde-azul de un pedazo de musgo.

Thursday, October 20, 2005, 21:05:04

Wang WeiTres nuevos comentarios y dos traducciones

Julián Negromanti
Muy interesante el juego. Envíe por mail dos traducciones. En la segunda intento captar la brevedad e impersonalidad de los haikus (y del zen). Ahora voy a leer la segunda parte. Saludos desde Bs AS
miércoles, 27 de julio de 2011
…Y aquí están la primera traducción de Julián:

nº52

En la montaña vacía no se ve gente
Sólo se escucha el eco de sus palabras
Al regresar  el esplendor profundo dentro del bosque
otra vez brilla el verde musgo sobre la cima

El propio Julián envió un comentario a su traducción:
“Mis disculpas, no envíe comentario, y ahora leo las respuestas veo que van.
Quiero decir que me pareció interesante el juego; nos da una idea de la infinidad de posibilidades de interpretación que da el idioma chino. Quiero decir que tomé dos o tres minutos para mi traducción. Ahora estoy un poco arrepentido, no me suena muy poética que digamos. Saludos desde Buenos Aires.”
…llegó después otro comentario y traducción de Julián:
“Hola Daniel, interesante tu juego, aunque no sé cuándo fue publicado, ni si sigue vigente. Envío otra traducción, tomando unos minutos más, tratando de reproducir la brevedad de la poesía china:

nº53

En el vacío de una montaña
se escuchan ecos de voces
regresa el esplendor al bosque:
vuelve el verdor a la cima

…Contesté:

“Hola Julián
acabo de leer tu mail
se me había traspapelado
El juego sigue en marcha, vamos, lo voy a reactivar precisamente por haber recibido tu correo y en breve lo trasladaré a otra página en mi nuevo blog (el que aparece más abajo)
Un saludo cordial y muchas gracias”
…Giusseppe Domínguez
Interesantísima página que encontré mientras preparaba un taller de Introducción a la Poesía China de la Dinastía Tang.
Ayudaré a su divulgación.
Muchas gracias por tu contribución a que esta poesía se conozca.
Un cordial Saludo,
Giusseppe Domínguez
martes, 11 de enero de 2011
…Mobesse
Este juego es, sin dejar de ser un juego (¿qué no lo es?) una lección magistral sobre el acto poético y sobre la creatividad (valga la redundancia). Siento no haber encontrado antes esta paǵina y no haber podido participar.
lunes, 15 de noviembre de 2010

 

Wang Wei

EPÍLOGO A LA PRIMERA PARTE

Antes de iniciar el Segundo Movimiento, escribí otra breve nota y añadí mi propia traducción:

“Esto del poema chino es una cosa que se va desarrollando por sí misma, sin una intención clara, tan sólo yo os llevo una o dos jornadas de ventaja y conozco caminos por los que vais a pasar (pero no todos los caminos por los que vais a pasar). Creo que lo entenderás bien cuando leas el resto del artículo. Cuando lo hayas hecho, te pediré otra cosa. No te comento nada de tu poema porque eso es parte del juego, pero sí te envío el poema que escribí yo:

RESPUESTA 54: Daniel Tubau

En la montaña vacía no se ve a nadie
Sólo escucho el sonido de palabras
Entro en el bosque profundo y regreso
El musgo verde brilla en lo alto

 

 

 

daniel tubau

 


 

[Este experimento chino comenzó en 2000. La primera versión en internet es de 2004]

Si quieres participar, puedes enviar tu traducción en un comentario…

Antonio Salmerón y Wang Wei

Antonio Salmerón me contó que hace tiempo encontró el juego que consiste en traducir un poema de Wang Wei y que “aprendió mucho”.

Ahora él hace unas impresionantes planchas en las que traduce poemas chinos de una manera exhaustiva: en caracteres tradicionales (que todavía se emplean en Taiwan); en caracteres simplificados (que se usan en la China continental), y en caracteres tradicionales en vertical y con trazo de pincel. Además, ofrece una traducción de cada carácter, y una etimología gráfica de algún carácter del poema, mostrando su origen pictográfico y su evolución, como en este ejemplo:

Finalmente, ofrece una traducción completa en la que emplea diversos colores para distinguir las diversas funciones de las palabras. A eso se añaden otros detalles, como una recomendación bibliográfica o unas notas acerca del poema.

Es un trabajo realmente impresionante y muy hermoso. Creo que también es una excelente herramienta para aprender chino.

Puedes verlo con este enlace:

Wang Wei «Lu chai»

Desde aquí agradezco a Antonio su mensaje y le felicito por su asombrosa creación.

 

 

***********

[Publicado en Anacrónico ]

WANG WEI: UN EXPERIMENTO CHINO

Un experimento chino /1

El parque de los ciervos (Lu Chai), de Wang Wei

Todo empezó cuando poco antes del año 2000 leí un artículo de Eliot Weinberger en un número especial de la revista El Paseante dedicado a China. Tengo ese ejemplar desde hace bastante tiempo, y de vez en cuando leo alguno de los artículos. No sé por qué leí precisamente un artículo de Eliot Weinberger durante una breve enfermedad (seis días) que me obligó a mantenerme en ayunas durante dos días. Se me ocurrió hacer una especie de juego y empecé a mandárselo a varias personas. Esta es la carta (enviada ya entonces a través de correo digital) que envié:

 

Wang WeiLAS REGLAS DEL PRIMER MOVIMIENTO

Hola. Puesto que voy a mandar esto a varios amigos y amigas, me dirigiré a un ente abstracto que parezca muy concreto. Tú puedes imaginar que te hablo precisamente a ti.

Se trata de una especie de juego, ya conoces mi enfermiza afición a los juegos. Estaba en Madrid en mi casa en mi lecho de dolor y leía un artículo de un número especial de una revista (El Paseante) y entonces sucedió algo. Pero, lo mejor será que tú también leas el artículo que yo leía, para que te pueda suceder lo que a mí me sucedió y puedas hacer lo que yo hice.

 

CÓMO SE TRADUCE UN POEMA CHINO

Eliot Weinberger
(Traducción del inglés de Menchu Gutiérrez)

Poesía es aquello que es digno de ser traducido. Por ejemplo, este poema de cuatro versos, de mil doscientos años de antigüedad: una montaña, un bosque, un pedazo de musgo iluminado por el sol poniente. Se trata de un fragmento de la literatura china. Su forma hablada ha dejado de ser la que utilizó su autor en el pasado. Se ha hecho —por siempre y en sí mismo— inseparable de su lenguaje. Y , sin embargo, algo inherente a él le ha obligado a llevar una vida nómada: a insinuarse en la mente de los lectores; a exigir comprensión (pero en los términos propios del lector); a provocar pensamientos; incluso, algunas veces, a imponer su escritura en otras lenguas. La gran poesía vive en un estado de perpetua transformación, de perpetua traducción: el poema muere cuando no tiene dónde ir.
Las transformaciones impresas, que adoptan el nombre formal de «traducciones», se convierten en sus propias criaturas, e, igual que el poema, llevan vidas errantes. Algunas de estas vidas son largas, otras no. ¿Qué clase de criaturas son? ¿Qué sucede cuando un poema, cuyo origen fue y sigue siendo chino, se convierte en una composición de poesía inglesa, española o francesa?

 

I. TEXTO

 

El poema fue escrito por Wang Wei (c.700-761), conocido en su tiempo como acaudalado pintor y calígrafo budista, y para las generaciones posteriores, como maestro de la poesía, en una época de grandes maestros como fue el período de la dinastía Tang.
La estrofa de cuatro versos pertenece a una serie de veinte poemas inspirados en distintas vistas cercanas al río Wang (nombre no relacionado con el de su autor). Los poemas fueron escritos como parte de un paisaje horizontal, pintado en un rollo de papel de gran tamaño: un género de su invención. La pintura fue copiada (traducida) durante siglos. El original se perdió y las copias más antiguas que se conservan datan del siglo XVII: el paisaje de Wang después de novecientos años de transformaciones.
En chino clásico, cada carácter (ideograma) representa una palabra de una sola sílaba. En contra de la opinión más extendida, son pocos los caracteres completamente figurativos; si bien, parte de su vocabulario básico es pictográfico y, con la ayuda de esos pocos centenares de caracteres, uno puede jugar a creer que lee la escritura china.
Si leemos el poema de izquierda a derecha, y de arriba abajo, el carácter 2 de la línea 1 parece una montaña, el último carácter de la misma línea, una persona, se trata en ambos casos de estilizaciones desarrolladas a partir de representaciones más literales. El carácter 4 de la línea 1 era el favorito de Ezra Pound; según su interpretación: un ojo soportado por dos piernas, es decir, el ojo en movimiento, ver. El carácter 5 de la línea 3 está formado por dos árboles, bosque. Las relaciones espaciales aparecen particularmente representadas en el carácter 3 de la línea 3, entrar, y el carácter 5 de la línea 4, arriba o sobre, encima de.
Más característico de la escritura china es el carácter 2 de la línea 4, brillar, el cual contiene una imagen del sol, en el extremo superior izquierdo, y del fuego, en la parte inferior, así como un elemento puramente fonético —clave para la pronunciación de la palabra— en el extremo superior derecho. La mayoría de los caracteres restantes no tiene un contenido pictórico que ayude a su comprensión.

 

II. TRANSLITERACIÓN

LÙ ZHÁI

Kóng shan bù jiàn rén
Dàn wén rén yü xiang
Fan jing (ying) ru shén lin
Fu zhao qing tai shang

La transliteración ha sido efectuada a partir del chino moderno, utilizando el singular sistema en curso, el sistema pinyin. Obvio, quizá para los rumanos que colaboraron en su desarrollo, pero no para personas de habla inglesa, el sonido zh equivale a un sonido 11 fuerte, con un vestigio de ch (j, inglesa); el sonido x a un sonido s (s, inglesa, fuertemente aspirada); el sonido g a un sonido ch (una dura ch inglesa) y el sonido a equivale a un sonido a (ah, inglesa, como en father).
A pesar de que los caracteres siguen siendo los mismos, su pronunciación ha cambiado considerablemente desde la dinastía Tang. En los años veinte, el filólogo Bernhard Karlgren intentó recrear el lenguaje Tang; podemos encontrar una transliteración de este poema, realizada con el sistema Karlgren, en el libro 55 Tang Poems (Yale,1976), de Hugh M. Stimson.
Lamentablemente, la transliteración aparece escrita en su propio lenguaje imponente, con letras invertidas, letras que flotan por encima de palabras y un bosque nivelado de señales diacríticas.
De entre las lenguas más importantes, la china es la que menor número de sonidos tiene. En chino moderno un monosílabo se puede pronunciar en cuatro tonos, pero cualquier sonido dado en cualquier tono dado tiene gran número de posibles significados. De esta forma, una palabra monosilábica china (y, a menudo, el carácter escrito) resulta comprensible sólo en el contexto de la frase; un fundamento lingüístico, quizá, para la filosofía china, que siempre estuvo basada en la relación más que en la sustancia.
En el caso de la poesía, esto significa que la rima es inevitable, y el «metro» occidental, imposible. La métrica china está íntimamente relacionada con el número de caracteres integrados en cada línea y la distribución de los tonos, ambos intraducibles. Pero los traductores tienden a precipitarse allí donde los hombres sabios nunca se atrevieron, y, a menudo, los encontramos intentando insuflar patrones de rima chinos en el medio hostil de una lengua occidental.

 

III. TRADUCCIÓN CARÁCTER POR CARÁCTER

He presentado sólo aquellas definiciones que son  aplicables a este texto. Existen varias más.
Un solo carácter puede ser nombre, verbo y adjetivo. Puede, incluso, tener lecturas contradictorias: el carácter 2 de la línea 3 significa, al mismo tiempo, jing («esplendor») y ying («sombra»). Una vez más, el contexto lo es todo. Una de las grandes dificultades que se le plantean al traductor occidental es la ausencia de tiempos en los verbos chinos; en el poema, lo que está sucediendo ahora, ya ha sucedido y sucederá. De la misma forma, los nombres no tienen número: rosa es una rosa y todas las rosas. Contrariamente a lo que se evidencia de la mayor parte de las traducciones, la primera persona del singular raras veces se utiliza en poesía china. Al eliminar la mente individual y controladora del poeta, la experiencia se torna, simultáneamente, universal e inmediata al lector.
El título del poema, Lu zhai, es el nombre de un lugar, algo parecido a Arboleda del ciervo (Deer Grove), el cual he tomado de un mapa de Illinois. Probablemente, alude al Parque de los Ciervos de Sarnath, donde Gautama Buddha predicó su primer sermón.
Las dos primeras líneas son bastante claras. El segundo par, como veremos, presenta muchas lecturas posibles, todas ellas igualmente «correctas».

[FIN DEL ARTÍCULO DE ELIOT WEINWERGER]

MÁS INFORMACIÓN

Por si todo esto no fuera suficiente, añado aquí, el poema en pinyin (el pinyin es la transliteración al alfabeto occidental de los caracteres chinos):

 

El poema de Wang Wei en pinyin:

LÙ ZHÁI

Kōng shān bù jiàn rén

Dàn wén rén yǔ xiǎng

Fǎn jǐng rù shēn lín

Fù zhào qīng tái shàng

Como puedes observar, existen cuatro acentos diferentes. Cada uno indica un tono distinto en la pronunciación. Esa es una de las mayores dificultades cuando se aprende chino, pues una misma palabra puede significar cosas muy diferentes según el acento.

No puedo detenerme aquí a explicar cómo suena cada uno de estos tonos, pero puedes ver y escuchar los tonos en este vídeo (los tonos se explican a partir del minuto 3:11)

[tube]http://www.youtube.com/watch?v=zNoOdNvdZlg&feature=player_embedded[/tube]

El poema de Wang Wei en sonoridad española

Finalmente, de mi propia cosecha, añado un intento de transliteración al sonido español del poema, pues lo que ofrece Weinberger es una transcripción del poema en pinyin y mucha gente no sabe leer pinyin

La t’ pronunciada expulsando aire, casi escupiendo

La j como en francés “Je”

Lu chai

Kong shan pu tchian jen

Tan wen jen yu siang

fan jing ju shen lin

Fu tzao ching t’ai shang

Además, gracias a Hugo Rocha y a la página China the beautiful puedes escuchar una lectura del poema, pero ten en cuenta que es una lectura en chino actual, no en el de la época Tang (más adelante se hablará del intento de reconstrucción del chino de la época Tang al que alude Weinberger):

[audio:http://wordpress.danieltubau.com/wp-admin/images/2011/11/Wang-Wei-High-quality6.mp3|titles=Wang Wei]

Aquí termina el primer envío, pero no el artículo de Weinberger, que empieza a ponerse realmente interesante. Antes de enviarte el resto, me gustaría que hicieses lo que yo hice: interrumpí la lectura y escribí una traducción del poema. Envíame la traducción usando lso comentarios de esta página. Después sigue leyendo.

Para traducir el poema, por supuesto, lo único que tienes son las palabras que aparecen en la tabla “Traducción carácter por carácter”: en cada casilla se ofrecen las posibles traducciones de cada uno de los caracteres chinos del poema. Es decir, la primera fila son los primeros cinco caracteres, etcétera.

Esto es sólo un entretenimiento, y espero que un placer: yo no dediqué más de cinco minutos a mi intento de traducción. Ten en cuenta lo que dice el autor del artículo acerca de la ambigüedad de las palabras chinas: no se indica si es plural o no, no se indican los pronombres personales, no se indica tampoco el tiempo verbal… Así que tú tienes que decidir esas cosas.

Cuando hayas enviado tu traducción, puedes seguir leyendo este documento y hacer el segundo movimiento.

Si tienes alguna duda, puedes consultarme por cualquier método, aunque temo que sólo podré resolverla si lo haces por uno de los canales tradicionales para la comunicación humana (por ejemplo, correo electrónico: danieltubau@gmail.com).

Salud

daniel tubau

 


[Este experimento chino comenzó en 2000. La primera versión en internet es de 2006, creo. Pronto empezaré a subir la primera traducción que recibí de varias decenas de jugadores. Si quieres participar, puedes enviar tu traducción en un comentario]


UN EXPERIMENTO CHINO

Error: puede que no exista la vista de 30296a4b36
Error: puede que no exista la vista de c6c0941gnx

Wang Wei en la Casa Encendida

Hace unos días fui con mi amigo Aitor a la Casa Encendida a un recital dedicado a los Poemas del río Wang.

Los poemas del río Wang es una obra escrita por Wang Wei y su amigo Pei Di. Los dos amigos pasaron una temporada cerca del río Wang y escribieron 20 poemas cada uno, con los mismos temas y títulos.

Entre los cuarenta poemas escritos por los dos amigos hay uno que se titula El cercado de los ciervos, que hace unos años fue el origen de un experimento o juego poético que hice con varios amigos. El juego quedó interrumpido precisamente cuando más interesante estaba la cosa, pues yo reservaba alguna sorpresa que al final quedó sin desvelar.

En fin, que este es un buen momento para retomar el juego.

Lo voy a poner en marcha otra vez desde el principio, así que puedes jugar, lector, si te apetece. Para que la cosa no se quede parada, pondré plazos para cada fase. La primera fase tiene de plazo hasta final de mes. Quienes ya hayan jugado en estas primeras fases pueden volver a hacerlo o esperar a que lleguemos a la fase en al que se quedaron.

Me gustaría insistir en que esto es un juego para pasar el rato, nada serio, porque sé que hay lectores que se cortan y no participan en los juegos que propongo. Supongo que porque son tan tímidos como yo (pero yo participo en los juegos míos y ajenos), o porque tienen un exagerado sentido de la dignidad o del amor propio (de lo que hay que librarse cuanto antes como de la peste). Este diario digital no mide ni compara ni califica a nadie, ni todas esas actividades presuntuosas a las que parecen tan aficionadas algunas personas inteligentes y que tanto abundan no sólo en la prensa escrita, sino también en la red.

Puedes encontrar el planteamiento del juego en este vínculo: El juego de Wang Wei

Error: puede que no exista la vista de 30296a4b36

Sobre la fidelidad en “Un experimento chino”

Algún comentario para el texto de Octavio Paz a propósito del poema de Wang Weis y el artículo de Eliot Weinberger.

No comparto con él esa creencia en la necesidad de encontrar equivalencias con respecto a la métrica y la rima para verter un texto chino al castellano o cualquier otra lengua. Yo creo que lo principal es respetar hasta dónde se pueda la longitud y el número de versos originales, teniendo en cuenta que estamos utilizando modos de escritura muy diferentes y que es imposible mantener la equivalencia “un carácter = una palabra”, puesto que los caracteres chinos expresan ideas que no siempre pueden traducirse por una sola palabra.

Mejor olvidarse de la rima a favor de la fidelidad al significado y al tono general. Creo que es más importante atender a la sonoridad poética más que a la puramente auditiva, es decir debe sonar poético y delicado (que no cursi) antes que rimar (lo cual suele resultar siempre demasiado forzado).


 

Error: puede que no exista la vista de e0b02a28s2