El haiku de Cuervo

El haiku es un poema japonés con tres versos de cinco, siete y cinco sílabas. 17 sílabas en total. Esa brevedad obliga al poeta a una síntesis inevitable. El haiku suele captar un instante, una imagen concreta, un momento también breve, que es casi una iluminación, una revelación.

Matsuo Basho es el poeta más conocido en Japón y sus haikus los más elogiados. De entre todos, el más famoso y citado es:

Un viejo estanque.
Se zambulle una rana:
ruido de agua.

Los haikus tienen mucha relación con el budismo zen, que influyó mucho en la cultura japonesa y que todavía explica algunas de sus características.

El zen es la adaptación japonesa de la escuela budista china llamada Ch’an. La escuela Ch’an también influyó en el arte chino y procede, a su vez, del budismo Dhyana indio. Uno de los pintores más célebres chinos, que vivió hacia el siglo XIII y seguía tanto el chan como el taoísmo, es Liang Kai, que anticipa tendencias que apenas se vieron en Occidente hasta el siglo XX.

Un inmortal, por Liang Kai

Las obras de Liang Kai y de otros pintores chinos seguidores del budismo influyeron en los pintores japoneses que seguían el zen. Uno de estos pintores es Miyamoto Musashi.

Musashi es más conocido como espadachín que como pintor. Fue el mejor de los espadachines de Japón y se dice que sobrevivió a casi setenta combates a muerte. Su libro Escritos sobre las cinco ruedas, es uno de los clásicos para cualquier arte marcial y estratégico. Un libro que incluso utilizan hoy en día los hombres de negocios. Es, por cierto, un libro extraordinario, que tal vez está en el origen de que yo mismo no haya perdido nunca un combate de pulso gitano, e incluso haya vencido a dos campeones del mundo de karate en un duelo al mejor de tres. Musashi también manejaba el pincel con la misma habilidad que la espada, y pintaba en un estilo semejante al de Liang Kai, como en estos dos ejemplos:

El pájaro en la rama, de Musashi

El monje y los gallos, de Musashi

La unión de las dos pinturas de Musashi, junto al primer haiku que escribió el gran poeta Matsuo Basho, han dado origen, junto al cuervo de Craven, a El haiku de Cuervo:

La rama seca,

un cuervo se ha posado

Tarde de otoño.


Comentario en 2021

Si quieres saber cómo suena en japonés el poema de Basho, lo he encontrado en caracteres japoneses y su transcripción en romaji (caracteres latinos) en El rincón del haiku, donde ìuedes leer 47 haikus de Matsuo Bsho.

 


Esta entrada pertenece tanto a Craven como al Cuaderno de Japón.  Se publicó por primera vez el 10 de diciembre de 2004 en el blog La vorágine

cuervoicono

CUADERNO DE JAPÓN


La máscara de Arlequín
NO LUGAR 20

Ensayo sobre las máscaras /9


Zona de espera del Aeropuerto de Lima, esperando el vuelo 419 a Lima [Sábado 13 de diciembre de 1997] Estoy LEER MÁS


Craven y Cuervo


Craven y Cuervo son dos personajes que aparecen aquí y allá en mis páginas. Suelen viajar conmigo por el mundo LEER MÁS


Un asunto inquietante y enfermizo


El asunto inquietante y enfermizo al que me refería (en El reloj interno) es el siguiente: del mismo modo que LEER MÁS


El reloj interno


Una de las cosas que más me ha impresionado siempre es la siguiente: nos acostamos por la noche. Tenemos que LEER MÁS


John Keats (1795-1821)

El ilustre enfermo


Nació en Londres el 31 de octubre de 1795. A los quince años era huérfano de padre y madre. En LEER MÁS


¿Enfermos imaginarios?


Michael Ancher (1849-1927), La muchacha enferma (Den syge pige, 1882) «¿No será —pregunté a Ángeles hace LEER MÁS


La muerte natural y Joseph Glanwill


Se supone que una de las ventajas de la llamada "muerte natural" es que las fuerzas y las ganas de LEER MÁS


Aloysius Bertrand (1807-1841)

El ilustre enfermo


Parece que se llamaba Luis Bertrand. David D'Angers y Saint Beuve le intentaron ayudar, pero fue en vano; tal vez LEER MÁS


Territorialidad
ESCRITO EN EL CIELO 19


Avión volando en un cielo indeterminado, probablemente sobre el Atlántico [Lunes 29 de diciembre de 1997]   Comentarios a Augé: LEER MÁS


Joseph Roth (1894-1939)

El ilustre enfermo


Lo primero que leí de Joseph Roth fue una película: La leyenda del santo bebedor. Como me gustó mucho, me LEER MÁS

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¿Te gustaría comentar algo?x
()
x