Jenófanes de Colofón y los hombres que crean a los dioses (que crean a los hombres)

Jenófanes de Colofón (-570 a -475)

Los creyentes de las diversas religiones dicen que los dioses hicieron al ser humano a su imagen y semejanza, pero Jenófanes defendió que más bien sucede lo contrario, y que son los seres humanos los que crean a su imagen y semejanza a los dioses .

Hay que admitir que que es mucho más sensato explicar los defectos de dioses que han sido creados por seres humanos imperfectos que los defectos de seres humanos que han sido creados por dioses perfectos.

[Haz clic para leer la aventura]

El dios de Jenófanes

Puesto que no quería repetir el error de tantos otros que habían creado  los dioses a su imagen y semejanza, Jenófanes imaginó otro Dios, un dios sin forma, o al menos incorpóreo, y único:

Un único dios, el supremo entre dioses y hombre
ni en figura ni en pensamiento semejante a los mortales.

Un Dios que no es pero que tampoco es no-ser (ni es ni no es), que no se mueve ni es inmóvil.

Jenófanes fue uno de los primeros en imaginar a un Dios inimaginable, un concepto puro, un simple juego de palabras intelectual, que encontraremos mucho después no solo en el cristianismo pasado por el filtro de Platón, sino en algunos pensadores de la India o de China. La divinidad abstracta de Jenófanes nos permite pensar no solo en una nueva propuesta religiosa, sino también en una estratagema para librarse de la superstición religiosa y del culto a los dioses, porque, ¿cómo adorar a este Dios sin rostro, sin estatuas, sin acciones sobre el mundo? Naturalmente, nosotros sabemos que los sacerdotes de cualquier iglesia son capaces de adorar a un ente tan abstracto como ese e incluso  a uno contradictorio.

Curiosamente, a  Jenófanes, que era poeta y filósofo errante, debemos una de las más expresivas muestras de modestia intelectual, que lo convierten en un precursor del pensamiento escéptico y conjetural:

No hay ni habrá un varón que haya conocido lo patente
o haya visto cuantas cosas digo acerca de dioses y de todo.
Pues aunque llegara a expresar lo mejor posible algo acabado,
él mismo no lo sabría; la conjetura, en cambio, ha sido asignada a todos.


 

Enciclopedia de Filosofía de Bolsillo Mosca y Caja

Ludwig Wittgenstein (1889-1951)

Leer Más
Zhuangzi y la mariposa que soñaba que era Zhuangzi

Leer Más
George Berkeley (1685-1753)
Las inquietudes de Mosca (2ª parte)

Leer Más
NADA ES

Variaciones ontológicas


Leer Más
Descartes (1596/1650)

Leer Más
¿Existe el movimiento? || Zenón de Elea

Cómo es el mundo /3 ||Enciclopedia de Filosofía de bolsillo Mosca y Caja


Leer Más
Saṃsāra, la reencarnación en la India

Leer Más
Buda y la otra orilla

Filosofía con Mosca y Caja


Leer Más
David Hume

Leer Más
Erwin Schrödinger (1887/1961)

Leer Más
George Berkeley (1685-1753)
“Mosca y Caja conocen a Berkeley” (1ªparte)

Leer Más
Lucrecio (-90/-55)

Leer Más
Platón y el Mundo de las Ideas

Leer Más
Anaxágoras, el holograma, William Blake y mi padre

Leer Más
Heráclito y el río que se nos escapa

Leer Más
Jenófanes de Colofón y los hombres que crean a los dioses (que crean a los hombres)

Leer Más
ENCICLOPEDIA DE FILOSOFÍA DE BOLSILLO ‘MOSCA Y CAJA’

Leer Más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *