La pesadilla del doble

La realidad etiquetada

«El espejo y la cópula son instrumentos horribles porque multiplican el número de los hombres».
(Un teólogo recordado por Borges)

En la novela china El sueño del pabellón rojo un joven llamado Baoyu sueña que está en un jardín en todo idéntico al suyo y que tres muchachas lo ven y se acercan. Ríen y juegan, felices de verlo, y él se siente en la gloria, pero cuando él habla, las muchachas retroceden: «¡Pero si no es Baoyu!», exclama una de ellas, y otra dice:

«¿Cómo tú, maloliente advenedizo llegado de quién sabe dónde, te atreves a utilizar su nombre? ¡Mejor será que te andes con cuidado o te apalearemos hasta convertirte en pulpa, sucio patán!».

El joven se queda muy sorprendido y abatido ante la inesperada reacción:

«¿Por qué me habrán insultado de esta manera? Nunca me habían tratado tan mal. ¿Será verdad que hay otro Baoyu?».

Intrigado, el joven decide seguir a las muchachas y llega a un lugar que también conoce muy bien: «¡Pero si es otro patio Rojo y Alegre!». Baoyu sube unas escaleras y llega a un lugar en el que ve a un joven recostado en un diván, rodeado por las muchachas. El joven, que acaba de despertarse,  cuenta a las muchachas un sueño inquietante:

«Hace un instante soñé que estaba en un gran jardín de a capital donde encontraba a unas muchachas idénticas a vosotras… las seguí y encontré unos aposentos en los que había otro Baoyu dormido, pero sólo vi su forma vacía; su verdadero ser había partido, quién sabe dónde».

Al oír este relato, el primer Baoyu se presenta:

«__He venido buscando a Baoyu. ¡Así que eres tú!

__Entonces tú eres Baoyu -dice el otro- O sea, que esto no es un sueño.

__Claro que no. Es absolutamente real».

Los dos jóvenes se abrazan, pero entonces alguien anuncia que viene el señor Zheng, el padre de Baoyu:

«En los dos se desató un enorme pánico. Uno echó a andar mientras el otro lo llamaba: «¡Vuelve, Baoyu! ¡Vuelve!».

Es entonces cuando nuestro primer Baoyu se despierta y se da cuenta de que una muchacha le zarandea y le dice que ha tenido una pesadilla. Baoyu se lamenta porque el otro Baoyu se ha ido y señala una puerta. La muchacha le dice que eso no es una puerta, sino un espejo, y que el otro Baoyu es solo su reflejo. La muchacha explica lo que ha sucedido:

«Con razón la Anciana Dama siempre nos dice que no debe haber demasiados espejos en los cuartos de los niños. El espíritu de una persona joven es débil, y si se mira demasiado en el espejo puede asustarse en sueños y tener pesadillas. A pesar de la advertencia, nosotras hemos puesto su diván frente a este inmenso espejo. No pasaba nada cuando lo cubríamos con la cortina, pero ahora, con el calor, la somnolencia nos hace olvidar bajarla. Hoy, por ejemplo, lo hemos vuelto a olvidar. Seguramente ha estado contemplando su propio reflejo y apenas cerró los ojos empezó a tener sueños tontos. De otro modo no hubiera pronunciado su propio nombre a gritos».

La de Baoyu es una pesadilla clásica, que encontramos en casi todas las culturas y que los alemanes bautizaron como el tema del doppëlganger, el doble. En la versión china, se combinan varios de los elementos que encontramos en otros relatos y tradiciones, pues el doppëlganger no solo aparece en sueños, sino que también tiene suele tener relación con el reflejo en un espejo y con un usurpador que ocupa nuestro lugar.

En la película de Joseph Losey El otro señor Klein, el señor Klein regresa a su casa y es recibido por otro señor Klein, idéntico en todo a él, que ha ocupado su lugar y que poco a poco le desaloja no solo de la casa, sino de su propia vida, robándole la identidad.

Sucede algo semejante en el cuento de Edgar Alan Poe William Wilson y en su adaptación al cine en El estudiante de Praga, donde se cuenta la historia de un hombre que a lo largo de su vida se va encontrando a otro señor Wilson, hasta el encuentro final, en el que morirá a manos de ese doble usurpador.

El estudiante de Praga (1913), dirigida por Paul Wegener y Stellan Rye. Basada en el cuento de Edgar Allan Poe William Wilson y en el poema de Alfred de Musset Noche de diciembre. El guión lo escribió el gran Hans Heinz Ewers, el autor de Mandrágora

Todas estas historias nos proponen la inquietante posibilidad de que alguien se apodere de lo que más amamos, de nuestra identidad. Que exista alguien que es como nosotros, un duplicado perfecto, un doble, un sosia, un impostor que pretende lo imposible. En definitiva, que, en vez de ser uno, seamos dos.

Pero lo que para Baoyu y para tantos otros era una pesadilla, en los últimos años se ha convertido en el sueño de dicha para muchos, que fantasean despiertos con encontrar un duplicado de sí mismos. Ahora bien, no es necesario que ese doble o sosia sea una réplica perfecta, incluso puede suceder que su apariencia no sea la nuestra, porque lo que importa es que coincida con nosotros en algunos rasgos esenciales, basta con que comparta nuestra identidad. ¿Toda nuestra identidad? Tal vez no, tan solo lo que consideramos más definitorio, aquello que en cierto modo da sentido a nuestra vida.

Continuará


[La ilustración inicial es: Two Scenes from the Novel ‘Dream in the Red Chamber, en China, City of Yanlyutsin, Late 19th – early 20th century. Parece la escena en la que Baoyu descubre a su doble que acaba de despertarse, pero no lo sé con seguridad]

La realidad etiquetada

La pesadilla del doble

La realidad etiquetada


Leer Más
La década de la identidad

La realidad etiquetada


Leer Más
La etiqueta como identidad

La realidad etiquetada


Leer Más
La igualdad grupal

La realidad etiquetada


Leer Más
Narciso multiplicado

La realidad etiquetada


Leer Más
Los espejos de Shanghai

La realidad etiquetada


Leer Más
Nueva visita a la gruta primigenia

La realidad etiquetada


Leer Más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *