Maravillas de la red

Voy al cine al menos una vez a la semana, pero pocas veces a estrenos, porque no me interesa casi nada lo que se hace en Hollywood, así que prefiero la Filmoteca, que me sale mucho más barata y está al lado de mi casa.

En los últimos años he descubierto que me gusta más escuchar los libros que leerlos, así que convierto los textos en audio con un lector automático que tiene una buena voz. Creo que ahora leo (o escucho) más que antes y se podría decir que he vuelto a la cultura oral gracias a la tecnología. Apenas compro libros nuevos, en parte porque ya no tengo dónde meterlos, excepto si se relacionan con el mundo asiático o son difíciles de encontrar en Internet, donde puedo acceder a inmensas bibliotecas, clásicas o modernas, en cualquier idioma, con libros que ni siquiera están en la Biblioteca Nacional.

 

Me gustan muchas series de televisión, como The Wire, Los Soprano, Mad Men, Downton Abbey, pero no las de la televisión convencional. Consigo esas series a través de Internet. Escucho también más música que nunca y descubro cada día rarezas y maravillas gracias a la red mundial.

En definitiva, estoy muy contento porhaber podido disfrutar del mundo digital, que pone al alcance de cualquier persona casi toda la cultura universal, siempre que se sepa buscar. Por eso cada vez contribuyo con más dinero a páginas de Internet que me parecen interesantes, desde la Wikipedia a una biblioteca digital que aloja clásicos anglosajones o grecolatinos, desde una página de cine japonés de los años 60 hasta el blog personal de un autor que sube gratis artículos y ensayos a Internet.

Me preguntaron en la revista El Ciervo acerca de mis hábitos culturales y en especial en la red. Mi respuesta, junto a las de otras personas, se publicaron en el número 721, en abril de 2011.

 

 

La verdadera historia de las sociedades secretas

La ver­dadera his­to­ria de las sociedades sec­re­tasDaiyan Edi­to­r­ial, 2020 (segunda edición del libro publicado en Alba en 2008) La verdadera LEER MÁS

Bai Juyi y Eugenio D’Ors

Eugenio D’Ors hacía leer sus poemas a su criada Conchita y después le preguntaba si se entendía todo. "Sí, maestro", LEER MÁS

Los intérpretes del todo

Los filósofos que hablan sin distinguir entre individuos y humanidad se parecen a los nacionalistas que hablan en nombre de LEER MÁS

Tamborilear el guión

Lo conté en el taller de Cuba de 2017. Tamborileé una canción sobre la mesa y les pregunte si reconocían LEER MÁS

Herzog: “Viene a mí”

Cuando a Herzog le preguntan por el origen de sus películas, siempre responde algo así como: no lo encontré yo: LEER MÁS

Volver a empezar

Uno de los problemas de la evolución de las sociedades es que cada generación tiene que aprender de nuevo, desde LEER MÁS

Reivindicación de Stanislavsky

  Por lo general, he estado siempre más cerca de la teoría de la actuación que no sigue a Stanislavsky, LEER MÁS

Llega la Feria del libro de Madrid

Una nueva edición de la Feria del Libro de Madrid. Como todos los años, actualizo los libros que he publicado LEER MÁS

Herejías medievales

Es muy comprensible que hubiera herejías en la Edad Media: la doctrina la predicaba un sacerdote que tenía una Biblia LEER MÁS

La causa de la guerra

  Dibujo original de Goya: "¿Por qué?"   “Causa” es una palabra muy grande, pero que LEER MÁS

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¿Te gustaría comentar algo?x
()
x