Mentiras y verdades peligrosas

georg-christoph-lichtenberg

Un aforismo de Lichtenberg que me recuerda uno de mis favoritos de Chesterton:

“Las mentiras más peligrosas son verdades medianamente deformadas”

La cita de Chesterton:

“El error es una verdad que se ha vuelto loca”

En Las paradojas del guionista empleé la sentencia de Chesterton para explicar una de mis paradojas: “Todos los métodos son buenos, incluso los malos”:

“Chesterton se refería a que una verdad surge para explicar un caso concreto, para solucionar un problema aquí y ahora. Cada vez que nos enfrentamos a un nuevo problema debemos mirarlo en sí mismo, examinarlo atentamente y buscar las soluciones adecuadas. Y no aplicar como una plantilla fija o una receta soluciones que sirvieron para otros problemas pero que tal vez no sirvan para el que tenemos que resolver ahora. El error es una verdad que se ha vuelto loca porque era válida en su campo de aplicación, pero ha enloquecido al querer aplicarla a cualquier cosa. De este tipo de verdades son las teorías reduccionistas, es decir, las que reducen todo a una idea única, por ejemplo, las que quieren explicar el comportamiento humano en función de un único factor: «Todo es sexo», «Todo es ansia de poder», «Todo es economía»,«Todo son genes egoístas». Este tipo de reduccionismo abunda también entre los teóricos del guión”.

Del mismo modo, como señala Lichtenberg, hay que temer, más que a la mentira, a las verdades medio deformadas, que a menudo vemos tras todo tipo de abusos y justificaciones de la violencia, el odio y el fanatismo. Mucho de lo que dicen quienes proponen tales cosas es cierto, pero la pequeña deformación es lo que lleva al crimen.

Pierre Bayle menciona un ejemplo en su Diccionario Histórico-Crítico: la interpretación que hizo Agustín de Hipona del pasaje en el que Jesucristo cuenta la parábola del hombre que, al no acudir sus amigos a su banquete, ordena a su sirviente a  “salir por caminos y cercas” para forzar a quienes encuentre a entrar en su casa, así su banquete tendrá invitados. A partir de esta parábola, Agustín de Hipona y el emperador Teodosio justificaron la violencia en la Iglesia, que estaba legitimada desde entonces a emplear la fuerza para aumentar el número de sus fieles. ¿Es la del banquete una de las parábolas de Jesucristo? Por supuesto. ¿Quiere decir esa parábola lo que Agustín interpreta? Con casi total probabilidad, no. ¿Si fuese correcta esa interpretación, eso justificaría el uso de la violencia por parte de la Iglesia? Sin la más mínima de las dudas, no. Pero a lo largo de la historia miles de crímenes se han cometido con argumentos más débiles, pero convincentes para quien esta dispuesto a aceptar que sus verdades se vuelvan locas. Y todavía se cometen.

********

 [Citado en 2004, comentado en 2013]

 ******************

Todas las entradas de filosofía en Cuaderno de filosofía

Lichtenberg

Lichtenberg, breve semblanza

Lichtenberg nació el 1 de julio de 1742 en Oberamstadt, un pueblecito alemán cercano a Darmstadt. Era el hijo número 17 de Johann Conrad Lichtenberg y de Henrike Catharine Eckhard, pero sólo tres de los hijos sobrevivieron a la infancia. … Sigue leyendo

Leer Más
Lichtenberg y Kierkegaard

Oh, lectora curiosa que te quedaste intrigada al pensar qué tenían en común Lichtenberg y Kierkegaard, ha llegado el momento de saberlo. Resulta que los dos eran jorobados. Dice la leyenda que Lichtenberg era pequeño y jorobado porque de pequeño … Sigue leyendo

Leer Más
Lichtenberg, placer y dolor

Gladys Anfora cuenta un episodio de la vida de Lichtenberg: “Lichtenberg conoció en 1777 a María Stechard, una joven vendedora de flores, de trece años de edad, analfabeta. “Nunca había visto tal dechado de belleza y dulzura”. La invita a … Sigue leyendo

Leer Más
La regla de oro de Lichtenberg

Lichtenberg: “Una regla de oro: no hay que juzgar a los hombres por sus opiniones, sino por lo que esas opiniones hacen de ellos”. En honor a esta excelente idea y a la hermosura del Salmo 90, mañana escribiré un … Sigue leyendo

Leer Más
El hombre de la ventana

A Lichtenberg se le conocía en Gotinga, donde pasó casi toda su vida, como “el hombre en la ventana” (der Mann am Fenster) porque se pasaba los días mirando por la ventana. Llevaba una vida muy retirada, aparte de sus … Sigue leyendo

Leer Más
El cuaderno borrador de Lichtenberg

Animado por la reacción obtenida tras subir los primeros aforismos de Lichtenberg (un muy elocuente silencio), voy a continuar con el asunto. Lichtenberg recomienda en uno de sus aforismos que se escriba a vuelapluma, casi sin pensar, borradores, bocetos, lo … Sigue leyendo

Leer Más
Todo Lichtenberg

Enlaces a todas, o al menos a muchas de las entradas que he escrito acerca del filósofo y científico alemán Georg Christoph Lichtenberg (1742-1799). “Concede a tu espíritu el hábito de la duda, y a tu corazón, el de la … Sigue leyendo

Leer Más
La búsqueda de la felicidad
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /6

Lichtenberg fue quizá uno de los primeros ateos que expresó esa paradoja teológica hoy tan conocida: “Soy ateo gracias a Dios”. Él dijo exactamente:  “Agradezco al buen Dios mil veces el que me haya hecho ateo.” Sin embargo, como buen … Sigue leyendo

Leer Más
Cómo no ser un cenizo
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /7

En La búsqueda de la felicidad comparé tres textos escritos por Casanova, Lichtenberg y Darwin acerca de la búsqueda de la felicidad. Reconozco que siento una gran afición por los pensadores que se muestran optimistas y que me aburren los depresivos … Sigue leyendo

Leer Más
El salmo de Lichtenberg

¿Y cuál es el Salmo 90 que tanto conmovía a Lichtenberg? Aquí está: Domine, refugium 1 Oh Soberano mío, tú has sido nuestro refugio de generación en generación. 2 Antes que naciesen los montes, o fueran engendrados la tierra y … Sigue leyendo

Leer Más
Mentiras y verdades peligrosas

Un aforismo de Lichtenberg que me recuerda uno de mis favoritos de Chesterton: “Las mentiras más peligrosas son verdades medianamente deformadas” La cita de Chesterton: “El error es una verdad que se ha vuelto loca” En Las paradojas del guionista … Sigue leyendo

Leer Más
La fama póstuma de Lichtenberg y la aviación

Además de las buenas ideas que ofrece en sus aforismos, Lichtenberg era célebre por su capacidad predictiva, especialmente en el terreno de la psicología, pero ahora citaré un aforismo asombroso y certero: “¡Cómo se olvidarán algún día nuestros nombres por los … Sigue leyendo

Leer Más

[Publicado el 17 de junio de 2004]

wasteweb

 *******

Casa del Libro
Amazon

Si buscas entradas relacionadas con mi otro libro El guión del siglo 21, el futuro de la narrativa en el mundo digital, puedes visitar la página El guión del siglo 21.

**********

Las 38 paradojas y alguna más

El medio es y no es el mensaje

Paradoja nº2


Leer Más
Causas sin efecto y efectos sin causa
Paradoja nº3

Leer Más
Promete pero no cumplas
Paradoja nº10

Leer Más
Todos los métodos son buenos, incluso los malos

Paradoja nº27


Leer Más
La mejor manera de mostrar algo es no mostrarlo nunca del todo
Paradoja nº6

Leer Más
El guionista debe trabajar para que su trabajo no se note
Paradoja nº4

Leer Más
Se debe proporcionar información sin que parezca información
Paradoja nº5

Leer Más
Las 38 paradojas del guionista (y algunas más)

Leer Más
La meta del viaje es lo de menos, lo que importa es el camino
Paradoja nº9

Leer Más
Decir que no se deben dar normas es dar una norma
Paradoja nº1

Leer Más

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *