Oskar

Internet es un lugar, virtual pero a veces muy real, que nos ofrece muchas cosas, una de las más importantes la posibilidad de reencontrarnos con amigos a los que no vemos desde hace muchos años. Gracias a la red y a Facebook en particular he recuperado la amistad de varios amigos.

Uno de ellos fue Oskar, que leyó una entrada que escribí acerca de la película The Host y me escribió, preguntándose si yo era el mismo:

“Danieltubau de la etapa rockola que estaba casado o ennoviado con una francesita y que escribía cuentos como uno que recuerdo casi de memoria «la máscara» (terminaba con la frase «…me arranque la última máscara»).”

Y así volvimos a vernos después de tantísimos años, lo que fue una suerte porque, a pesar de sus muchos problemas de salud, Oskar seguía siendo tan sensible, ácido y fascinante como en aquellos días deliciosos que pasamos juntos recorriendo Madrid de noche.

Aunque entonces probamos muchas cosas, algunas bastante peligrosas, me dijo que ahora era “adicto a la lucidez”. También me ofreció dos extraordinarios consejos que me ayudaron a entender mejor a mi hijo Bruno, pero sobre todo disfruté mucho todas las veces que nos vimos, y me encantó conocer a su compañera Aeryn.

Pensaba que esos días tan buenos se repetirían pronto, pero he sabido, también a través de facebook y Aeryn, que Oskar murió hace unos días. Durante muchos años le recordé sin poder verlo y ahora estoy seguro de que seguiré recordándolo aunque ya no pueda volver a verlo.


[Escrito el 26 de abril de 2011]

Memorabilia

Memorabilia-cabecera

MEMORABILIA

[wpts_matriz boxwidth=’130′ category=’4564′ posttype=» taxonomy=» posts=’30’ limit=’30’ boxstyle=’1′ buttoncolor=’nobutton’ titlesize=’10’ contentsize=’11’ titlefont=’default’ contentfont=’default’ showtitle=’1′ showexcerpt=’1′ showimage=’1′ masonry=’1′]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *