Los cambios inadvertidos en el gusto
(El guión de cine y los prejuicios #4)

En los capítulos anteriores me referí a diversos cambios del lenguaje cinematográfico que el espectador ha aceptado casi sin darse cuenta de la trasformación que se estaba produciendo, como el paso del cine mudo al sonoro, o del blanco y negro al color, o la acción cada vez más trepidante. Lo que me interesaba era mostrar que los espectadores consideran natural el último lenguaje cinematográfico y no suelen ser conscientes de que su sensibilidad está siendo continuamente reeducada.

Para ser más precisos, habría que decir que la mayoría de los espectadores suelen aceptar no lo último, sino lo penúltimo. Sucede lo mismo con los gustos cinematográficos o audiovisuales que McLuhan decía en relación con la tecnología: el ser humano siempre se siente más cómodo con la tecnología anterior al inmediato presente. Vivimos a gusto en el mundo creado hace 30 años. Es por eso que quienes han conocido el libro de papel son reacios al libro electrónico y creen de alguna manera que con lo digital se pierde algo así como el alma (o aura en el sentido que le daba Walter Benjamin): como si hubiese algo intangible y espiritual ligado a hojas de papel recortadas y encuadernadas. Podemos suponer que quienes usaban papiros debieron sentir una desazón semejante ante la llegada de los libros: ¡con lo fácil que era en un papiro saber que lo que habías leído estaba “más arriba” y que lo que ibas a leer estaba “más abajo”!

Tecnologías como la del libro tardan en cambiar. Desde la aparición de los primeros libros en Occidente hasta los libros impresos de Gutenberg pasaron unos mil años, y han tenido que pasar otros quinientos hasta la llegada del libro electrónico. Es muy posible que todavía pasen cien años o quien sabe si doscientos hasta que llegue el nuevo libro que se anuncia en La obra de arte en los tiempos de la percepción malebranchiana (que se puede leer en Recuerdos de la era analógica). Sin embargo, el lenguaje y la técnica cinematográfica han estado cambiando continuamente desde la invención del cine, hace apenas cien años, y los espectadores se han adaptado a lo penúltimo con cierta facilidad cada cinco o diez años. Pero, aunque se trate de un cambio más veloz que en el caso del libro, la mayoría apenas han percibido cómo su percepción se ha ido modificando.

Antes de regresar al asunto de los prejuicios, quiero ofrecer algunos ejemplos más de cambios que se han producido en nuestra sensibilidad cinematográfica.

Tipos de plano

Una modificación notable del lenguaje cinematográfico ha sido el abuso del primer plano y del primerísimo plano, que probablemente es influencia de la televisión, pues en la pequeña pantalla los rostros lejanos apenas se podían apreciar. Sin embargo, los primeros planos también son, en el cine de Hollywood, una imposición de los actores frente al director: se refuerza el protagonismo de ellos y se minimiza el trabajo del director, que poco puede hacer con un primerísimo plano.

Hace poco me contaron que Kevin Costner aceptó participar en un cortometraje español. En un momento dado le dijo al director: “Hazme aquí un primer plano”.

¿Por qué? No por nada relacionado con lo que se estaba contando, simplemente porque quería una oportunidad de lucirse y reafirmar su protagonismo. El efectismo de los primeros planos a veces (para quienes vivimos todavía en el penúltimo o antepenúltimo lenguaje cinematográfico) resulta insoportable cuando, ya desde las primeras escenas, vemos, sin tener ninguna relación con la intención o la emoción de lo que se está contando, a actores en primerísimos planos.

Violencia

Otro ejemplo de cambio inadvertido, pero real, en el lenguaje cinematográfico es la extraordinaria tolerancia a la violencia como elemento rutinario: hoy en día nos asombra que directores como Sam Peckimpah resultaran insoportablemente violentos en su época, porque la violencia es ahora un ingrediente tan cotidiano en las películas que los directores jóvenes piensan que si no hay sangre, una buena pelea o alguna muerte, entonces no está pasando nada. Lo malo es que gran parte del público piensa lo mismo.

Flashbacks

Otro ejemplo de cómo somos educados sin saberlo por el nuevo lenguaje es el flashback.

En el cine clásico, cuando alguien recordaba algo, lo habitual era ir disolviendo la imagen, sustituyéndola por la de aquello que se recordaba. A veces una y otra imagen se encadenaban a través de una especie de neblina o humillo, como sucede en Casablanca, cuando Humphrey Bogart recuerda sus días felices en París junto a Ingrid Bergman.

Buñuel hizo un flashback en Belle de jour, cuando Cateherine Deneuve pisaba un escalón de la casa de su infancia: al poner el pie en el otro escalón ya no era la Severine adulta, sino la niña que había sido. Muchos espectadores no entendieron qué había pasado, algo que hoy (este es, de nuevo, un código aprendido) ya no sorprendería a nadie.

Buñuel, de todos modos, para ayudar a situarse al espectador ante una ruptura del código de la época (que marcaba claramente estas elipsis o flashbacks), hizo que se oyera a la madre de la niña gritando “Severine”.

Cine ultracomercial

Otro ejemplo de nuevo código es el del cine comercial de acción, con personajes maniqueos, héroes sin matices y acción espectacular pero simple, como en Star Wars, Indiana Jones o Tiburón, que directores como Coppola o Scorsese consideran la causa del fin del buen cine que parecía anunciarse para los años 80.

En efecto, ese tipo de cine, con su tremendo éxito, hizo que una edad de oro del cine en ciernes apenas se desarrollara, y que solo sobrevivieran algunos nombres como Coppola o Scorsese, pero que toda una generación talentosa quedase en nada, en parte porque se asimilaron y adaptaron al nuevo hábito, y en parte porque no se adaptaron y no pudieron competir en el circuito comercial: “el público demandaba otro tipo de cine”.

En realidad, los cambios de narrativa se producen frecuentemente en el cine, y las películas del tipo Lucas/Spielberg eran un regreso al maniqueísmo clásico pero efectivo de las pelis de Errol Flynn y similares, tremendamente entretenidas, que habían sido sustituidas por un cine quizá menos entretenido, pero un poco más adulto.

El cambio del lenguaje del guionista

Así que, cuando un guionista quiere escribir y no se dirige a un público muy particular y especializado, acaba escribiendo como se escribe en ese momento (o en el momento anterior, si no está a la última moda). Y lo hace incluso cuando quiere escribir algo que se salga de lo más convencionalmente comercial.

Porque, si se examina a fondo el cine destinado a élites selectísimas, descubriremos que su lenguaje también ha cambiado en función de los tiempos, incluso en directores como Lars von Triers, que presumen de no seguir el lenguaje de su tiempo sino de definir nuevos lenguajes. Las ideas que se proponen en el Decálogo del movimiento Dogma, encabezado por Lars von Triers, están supeditadas en gran parte a la tecnología del momento: el tipo de micro que se puede incorporar a una cámara, por ejemplo, o la estabilidad de imagen que ofrecen las cámara sin trípode. La evolución de la tecnología hace que el sentido de algunas de estas normas, y sobre todo su traducción estética, quede inevitablemente trasformado: con las cámaras actuales (2010) casi se podría rodar una película de Dogma cámara en mano y que pareciese que se está usando trípode.

Pero, como ya dije antes, lo difícil es que espectadores y guionistas sean conscientes de hasta que punto son influidos por los prejuicios y por el estado actual de los medios (tecnológicos e incluso narrativos) al elegir el cine que quieren ver o escribir.

Enseguida mostraré un ejemplo del poder de los prejuicios sobre todos nosotros.

Continuará…


CURSO DE GUIÓN ONLINE: INSCRIPCIÓN ABIERTA

El guión de cine y los prejuicios

Yo soy libre, vosotros no

EL GUIÓN DE CINE Y LOS PREJUICIOS /1

             El problema de los prejuicios es que casi nunca nos damos cuenta de que los tenemos. Son los demás quienes piensan que nuestros actos o nuestras ideas tienen su origen en prejuicios, porque nosotros, quizá tú mismo, lector o … Sigue leyendo

Leer Más
¿Un cine de masas aburrido?
(El guión de cine y los prejuicios #2)

Como dije en el capítulo anterior de este serial web (Yo soy libre, vosotros no), hoy en día el cine mudo despierta muy poco interés para la mayoría del público (con la reciente excepción de El artista y alguna otra película). Es … Sigue leyendo

Leer Más
Acción trepidante
(El guión de cine y los prejuicios #3)

Hasta ahora he hablado de varios códigos cinematográficos que han ido cambiando con el tiempo, como sucedió con el paso del blanco y negro al color, o con la transición del cine mudo al cine sonoro. Lo que me interesa … Sigue leyendo

Leer Más
Los cambios inadvertidos en el gusto
(El guión de cine y los prejuicios #4)

En los capítulos anteriores me referí a diversos cambios del lenguaje cinematográfico que el espectador ha aceptado casi sin darse cuenta de la trasformación que se estaba produciendo, como el paso del cine mudo al sonoro, o del blanco y … Sigue leyendo

Leer Más

El cine antes del cine/El cine mudo sonoro

El cine antes del cine: Muybridge

ENSAYOS SOBRE EL CINE PRIMITIVO


Leer Más
El efecto Kuleschov sonoro
[El cine mudo sonoro y el montaje 2]

Leer Más
La música emocional
[El cine mudo sonoro 4]

Leer Más
Cuando el leitmotiv salvó al cine
[El cine mudo sonoro 6]

Leer Más
Montaje ideológico e idealógico
[El cine mudo sonoro y el montaje 3]

Leer Más
La banda sonora
[El cine mudo sonoro 5]

Leer Más

ENTRADAS DE CINE 

Excalibur , entre las leyes del mito y las del guión

Leer Más
Cuando no se muestra todo Tres tiempos [Zui Hao De Shi Guang], de Hou Hsiao-hsien

Leer Más
Dos hombres y un destino: Gilgamesh y Enkidu

Leer Más
MUNDO AUDIOVISUAL: cine, guión y series

Leer Más
Syriana y la teoría conspirativa

Leer Más
Joni’s promise [Janji Joni] , de Joko Anwar

Leer Más
La lógica demente en El jovencito Frankenstein

Leer Más
El este de la brújula , de Jordi Torrent

Leer Más
La polémica acerca de Soñadores, de Bernardo Bertolucci

Leer Más
¿Qué diría Mathew hoy? y Brasil

en Soñadores, de Bernardo Bertolucci


Leer Más
Toni Takitani

Leer Más
La herencia inesperada

Si yo tuviera un millón

El cine de Lubitsch


Leer Más
Opinar no es lo mismo que entender

Beginners de Mike Mills


Leer Más
The Host y la verosimilitud

Leer Más
El ruido y la furia
Eli eli lema sabachtani, de Shinji Aoyama

Leer Más
Invisible Waves , de Pen-ek Ratanaruang

Leer Más
Hirokazu Kore Eda

Leer Más
After life [Wandafuru Raifu], de Hirokazu Kode-Eda

Leer Más
Hana y la verdad verosímil

Leer Más
Películas

Leer Más
Ágora, de Alejandro Amenábar

Leer Más
Syndromes and a century, de Weerasethakul Apichatpong

Leer Más
Romeo + Juliet , de Luhrmann

Leer Más
Historias extraordinarias (y Toby Dammit, de Fellini)

Leer Más
Soñadores, de Bernardo Bertolucci

Leer Más

***************

Cómo escribir un guión y no morir de aburrimiento

En este curso, Daniel Tubau propone una manera diferente de enfrentarse a la escritura de un guión, sin recurrir a fórmulas mágicas de dudosa eficacia o a tópicos mil veces repetidos. Se trata de mostrar cómo resuelven sus problemas narrativos los guionistas, pero evitando caer en la pesadilla del «análisis, parálisis».

En el curso EL ESPECTADOR ES EL PROTAGONISTA descubrirás una nueva estrategia que te permitirá disfrutar del arte narrativo y ahorrarte mucho trabajo innecesario (lo que no quiere decir que un buen guión no requiera trabajo y esfuerzo). Es, sin duda, un enfoque muy diferente al que se encuentra en la mayoría de los cursos y manuales de guión.

Desde que en 1979 Syd Field publicó El manual del guión se impuso una manera de enfrentarse a la escritura de guiones que, o bien se parecía a un libro de recetas fáciles, o bien a un ensayo de crítica cinematográfica, pero no a un método efectivo capaz de ofrecer soluciones y herramientas para dominar el arte narrativo. Teóricos y profesores convirtieron a los guionistas en analistas más que en creadores de estructuras. Limitarse a analizar películas o series que «funcionan» no garantiza que se comprenda el verdadero trabajo subterráneo de los guionistas, entre otras cosas porque analizar una película no siempre permite entender el trabajo real del guionista.

El curso EL ESPECTADOR ES EL PROTAGONISTA será útil y revelador tanto para quienes no tienen ninguna experiencia en el mundo del guión, como para guionistas que ya se han iniciado en la narrativa audiovisual pero que no están satisfechos con los métodos habituales.

Intención del curso, según Daniel Tubau

«En el año 2015 publiqué El espectador es el protagonista (manual y antimanual de guión). Mi propósito era mostrar la pérdida de tiempo y esfuerzos que suponen muchos de los métodos de guión y, al mismo tiempo, ofrecer una alternativa útil y estimulante. El libro era el resultado de muchos años como profesor de guión en escuelas y universidades de España y América.

El curso EL ESPECTADOR ES EL PROTAGONISTA recoge muchas de las ideas del libro, pero va más allá en el aspecto práctico. Mi intención es que los alumnos dirijan su atención hacia el espectador, que es lo que siempre han hecho los mejores narradores (desde William Shakespeare a Billy Wilder). Pero no se trata de complacer al público y ofrecerle algo fácil, sino a veces todo lo contrario: lograr que acepte narraciones e ideas que pueden cuestionar sus más firmes certezas. Nuestro objetivo es interesar, inquietar, emocionar y conmover a esas personas a las que, al fin y al cabo, está destinado un guión: los espectadores».

PRESENTACIÓN

Como bien expresa el título del curso, la intención es mostrar que en cualquier arte narrativo público (y resulta difícil pensar en alguno que no sea público, más allá de un diario secreto), la calidad de lo narrado depende del efecto que produce en sus destinatarios, es decir, en los espectadores. La sabiduría narrativa consiste en interesar, seducir, manejar y emocionar a los espectadores. Se puede lograr de muchas maneras, si pensamos más en los efectos que queremos causar que en las reglas que (supuestamente) debemos seguir.

  1. Por qué el espectador es el protagonista

Se explica uno de los errores que más se repiten en la enseñanza de la escritura del guión: olvidarse de que se escribe para alguien, que los guiones van dirigidos en primer lugar a lectores (directores, técnicos, actores y actrices) y en segundo lugar a espectadores. Esta obviedad se olvida cuando se analiza la estructura de un guión y tan sólo se presta atención (Field, McKee etc) a las cosas que les pasan a los personajes. Se cae así en un curioso caso de esquizofrenia narrativa, porque la estructura y los esquemas se inventaron para ayudar a los guionistas en su tarea, no para hacerla más difícil, como sucede cuando se mira demasiado a los personajes y muy poco a los espectadores.

Mediante el análisis de películas como El show de Truman, se muestra la diferencia entre analizar la estructura narrativa desde el punto de vista de lo que le pasa a los personajes y desde el punto de vista de lo que le pasa a los espectadores.

2. Un error en tres actos: problemas de las estructuras previas o dogmáticas

Las teorías que exigen aplicar previamente una estructura previa pretenden domesticar el arte narrativo y  reducirlo a esquemas básicos, casi siempre muy discutibles, o simplemente erróneos. Desde que, a comienzos de los años 80, Syd Field propusiera su paradigma del guión con tres actos y dos puntos de giro, se inició una confusión que todavía llega al día de hoy, en la que se identificó el planteamiento, el desarrollo y el desenlace con tres actos definidos y se llegó a creer que Aristóteles pensaba lo mismo que Field (cuando su concepción de la narrativa es completamente divergente). Pero las estructuras dogmáticas, causan más problemas que soluciones y además convierten a los guionistas en analistas en vez de en creadores de estructuras.

3. Por qué no debemos obsesionarnos por el significado

Durante años los grandes teóricos del guión han ofrecido a los aspirantes a guionistas métodos en los que la obsesión por el significado y el análisis ha llevado demasiado a menudo a la parálisis. Han convertido a los guionistas no en creadores de historias y escritores de guiones, sino en analistas y críticos de narrativa audiovisual.

La búsqueda del significado de un guión, y en especial del significado psicológico de las acciones de los personajes es una obsesión que nació en la California de los años 60, en tiempos dominados por las teorías psicoanalíticas. Pero los buenos guionistas no se obsesionan por el significado, asunto que pueden y casi siempre deben dejan a los espectadores, los críticos y los ensayistas.

Con el apoyo de autores como T.S.Eliot. Billy Wilder, Ernest Lubitsch o el propio William Shakespeare, se muestra que la riqueza de significados y no el Significado es lo que debe buscar un guionista para huir del estereotipo, pero también del arquetipo (que es la visión elitista del estereotipo pero que difícilmente puede evitar caer en lo trivial).

4. La estructura climática

Es sin duda la estructura más empleada y hay buenas razones para ello. Es también la que acerca más las peripecias del personaje con la experiencia del espectador. Por eso, de nuevo, hay que tener en cuenta al espectador, al que la trama no siempre afecta de la misma manera que al protagonista: esa es precisamente la riqueza del arte narrativo.

5. Las estructuras episódicas

Despreciadas durante mucho tiempo (a pesar de los precedentes de El Padrino o Stanley Kubrick), las estructuras episódicas o modulares (que no reciben su nombre de los episodios o capítulos de una serie) son ahora seguidas por muchos showrunners, que las prefieren a la previsibilidad de las climáticas.

Se analizan las estructuras climáticas y sus ventajas e inconvenientes, así como una de sus características: dan más espacio a la imaginación y la inteligencia de los espectadores.

6.  Las herramientas y técnicas narrativas

Los guionistas contamos con cientos de técnicas, herramientas, mecanismos, trucos. Debemos conocerlas, porque son el legado de miles de años de tradición e innovación narrativa y porque nos facilitan el trabajo y, además, nos permiten despertar, atraer y mantener la atención y el interés de los espectadores. Porque casi todas o todas las herramientas narrativas se dirigen al espectador, por supuesto.

7. Historia y relato: una diferencia fundamental

Una de las razones que hacen que los guionistas desperdicien horas y horas de trabajo y que entren en callejones sin salida narrativos, es no conocer realmente la diferencia entre historia y relato y, en consecuencia, obsesionarse con la historia: el verdadero arte narrativo es el del relato, no el de la historia.

Se explican 10 de las operaciones básicas que un guionista debe tener en cuenta al pasar de la historia al relato. Porque lLa solución a nuestros problemas narrativos raramente está en la historia, sino en el relato.

8. La verdadera estructura de trabajo

Los guionistas no trabajamos, excepto como inspiración o para ordenar nuestras idea de tanto en tanto, con megaestructuras como el paradigma de Field o las que propone McKee (Arquitrama/Minitrama/Antitrama). Eso es terreno para analistas de relatos (novelas, cuentos, poemas, películas) ya existentes. Muy interesante pero de poca utilidad para el trabajo del guionista.

Se explica la manera en la que realmente trabajamos los guionistas: esquemas de pasos, fichas, beat sheets, pizarras y tablones. Es de esta manera como se construye el relato y como se puede poner a prueba.

9. El método empático

Contando con métodos de trabajo racionales y efectivos como el esquema de pasos, podemos revisar nuestro guión teniendo en cuenta al espectador, con sistemas como el “método empático”, “el guión tachado” o incluso el “análisis premortem”. Se trata, en cualquier caso, de ponerse en el lugar del lector/espectador de nuestro guión, olvidando todo lo que sabemos. Olvidando la historia y concentrándonos en la realidad del relato.

En esta clase se tratan asuntos tan fundamentales como el reparto de la información entre los personajes y entre los personajes y los espectadores, con efectos narrativos tan poderosos como el suspense, la sorpresa, la intriga, la expectación o la ironía dramática.

10. La narrativa audio-visual y el trabajo de los guionistas

Las características sonoras y visuales, así como el aspecto secuencial y el movimiento, definen la narrativa audiovisual. El guionista debe dominar estos aspectos tanto como un director o un editor. El guión es y no es literatura escrita, y por eso no se puede escribir  o imaginar una película como si fuera una novela o una obra de teatro. El efecto que este tipo de narrativa causa en el espectador es, de nuevo fundamental, y este es el aspecto en el que se analizará aquí la naturaleza del medio audiovisual.

Teoría y práctica a veces viajan por caminos muy diferentes y los grandes narradores muchas veces no se observan a sí mismos y no advierten los métodos de trabajo y las estrategias creativas que realmente emplean en su trabajo diario. Por eso en este curso se propone crear estructuras que ayudan a los guionistas en su trabajo, en vez de volverlos locos.

 

INSCRIPCIÓN AL CURSO “EL ESPECTADOR ES EL PROTAGONISTA”


ESCUELA DE GUIÓN LOS MUNDOS DEL GUIONISTA

CURSO ONLINE: El espectador es el protagonista

EL ESPECTADOR ES EL PROTAGONISTA Cómo escribir un guión y no morir de aburrimiento  20 de abril a 20 de mayo de 2021 EL ESPECTADOR

Cómo escribir un guión y no morir de aburrimiento

En este curso, Daniel Tubau propone una manera diferente de enfrentarse a la escritura de un guión, sin recurrir a fórmulas mágicas d

Diccionario radical
Anexo a Cómo triunfar en cualquier discusión

Un breve diccionario radical de urgencia para estos tiempos agitados.

Dado el desorden y desconcierto actual, estas entradas no siguen el orden alfabético.

 

 

RADICAL

Palabra que tiene dos significados, uno positivo y otro negativo.
a) Valor positivo. Se aplica cuando uno se define a sí mismo como radical. En este caso se convierte en sinónimo de «luchador», «comprometido», «el que dice lo que hay que decir, aunque duela», «el que denuncia las injusticias».
b) Valor negativo. Se da cuando se aplica a los demás. Son radicales los que están al otro lado del espectro político y cualquier persona que no piense como yo.

MODERADO

Toda persona que no corre de un lado a otro agitando una bandera.

EQUIDISTANTE

Aquella persona que a pesar de tener sus propias ideas acerca de un asunto no las expresa a gritos o mediante descalificaciones.

TIBIO

El que no hierve de Santa Ira. La misma persona será acusada de tibieza porque no defiende a Fulano con  suficiente energía y, al mismo tiempo, por no emplear esa energía para atacar a Fulano.


ADJETIVO

Clase de palabra que no debe faltar jamás cuando criticamos a alguien, no sea que a nuestros oyentes o lectores se les escape qué es lo que opinamos.

DIÁLOGO POLÍTICO

Intercambio verbal en el que se debe abrir mucho la boca cuando podemos hablar y se deben cerrar las orejas cuando nos toca escuchar.

COINCIDENCIA

Algo a lo que no debemos aspirar nunca. Si por alguna circunstancia extraordinaria se produjera una coincidencia con nuestros rivales, se debe disimular.

No confundir con la expresión clásica coincidentia oppositorum, que popularizó Nicolás de Cusa y que significa precisamente lo contrario, es decir, que los extremos coinciden. ¿En qué? En teología no lo sabemos, pero en política en que son extremos.


MODERADOS

Personas que todavía escuchan a los que no piensan como ellos. Hay que evitar imitarlos:

A. Situándonos en uno de los extremos ideológicos.
B. Atacando con furia incontenible uno de los extremos ideológicos, incluso aunque no nos encontremos en el otro.

EXTREMISMO FORMAL

Dícese de la manera mediante la que podemos arruinar cualquier posibilidad de diálogo, incluso aunque lo que digamos no sea extremista.

MODERADO FORMAL

Peligroso extremista, puesto que mantiene las formas.

Peligroso extremista que no usa descalificaciones y que emplea pocos adjetivos al hablar de los políticos que no le gustan.

EXTREMISTA

Dícese del jugador que se sitúa tan adelantado que se sale del campo.

No confundir con el extremo, que es el que suele meter los goles.

DEMOCRACIA

Sistema en el que nadie opina lo mismo, por pura afición.

DICTADURA

Sistema en el que todo el mundo opina lo mismo, por decreto.

CAMBIO

Lo que debe cambiar y lo que no debe cambiar:

— Cambia mi opinión acerca de asuntos concretos.

— No cambia el tono con el que defenderé mi nueva opinión y los desprecios hacia quienes piensen lo contrario, aunque eso que ataco sea precisamente lo que pensaba yo hace dos días.

BAREMO

Instrumento de medición que hay que tener siempre a mano para aplicarlo de distinta manera según quién se dirija a nosotros.

Sígase el siguiente procedimiento de medida.

a) Si yo opino A+B, entonces A+B es excelente, indiscutible.
b) Si los míos opinan A+B, entonces A+B es muy acertado
c) Si son otros los que opinan A+B, entonces A+B es un disparate.
d) Si son mis enemigos los que opinan A+B, entonces A+B es un crimen

GOBIERNO

Institución legítima solo cuando la ocupamos nosotros.

LEYES

Se deben aplicar cuando nos benefician, pero son muy discutibles cuando nos perjudican.

ALIANZAS

Todas son válidas si nos permiten gobernar, pero son infames cuando permiten gobernar a nuestros rivales.

MEMORIA HISTÓRICA

Las cosas que los del otro bando se empeñan en recordarnos pero que nosotros preferimos olvidar, para así poder recordarles las cosas que ellos quieren olvidar.

CARACOLEO

Elegante movimiento que nos permite decir lo contrario de lo que decíamos ayer, debido a que nuestro líder ha decidido cambiar de opinión inesperadamente.

Aunque ese cambio de opinión coincida con lo que ayer decía nuestro enemigo fulano, nunca hay que admitir que Fulano tuviera razón.

ERRORES DE JUVENTUD

Nos divierte recordar los que hemos cometido: es un tema de conversación estupendo para dejar pasar la tarde. Pero la juventud actual no tiene ningún derecho a cometer errores semejantes.

AMIGOS

Esas personas con las que pasábamos buenos ratos antes de convertir la política en el único asunto de nuestras vidas.

AMIGADOS

Aliados circunstanciales a los que detestamos pero con los que tenemos que caminar juntos, a veces durante años, casi siempre en espera de un acontecimiento que nunca se produce y que, cuando llegue, nos convertirá al instante en enemigos.

 


CÓMO TRIUNFAR EN CUALQUIER DISCUSIÓN
Diccionario para polemistas selectos

Editorial Ariel, 2020

Este libro ofrece las mejores estrategias para triunfar en cualquier contienda intelectual y convencer a los demás de que usted siempre sabe de lo que habla y de que sus rivales son unos indocumentados. Se trata de los recursos que todo polemista selecto debe conocer para moverse en el peligroso mundo cultural  y no solo salir vivo, sino triunfante.



Comprar Cómo triunfar en cualquier discusión


 

Para no ahogarse en los mares de la dialéctica

En el Diario de Teruel, Carlos Gurpegui dice sobre mi nuevo libro Cómo triunfar en cualquier discusión: “Y es que encontrar la sociedad soñada requiere de diálogo, y de mucha escucha. Los hay quienes centran el acento en el debate … Sigue leyendo

Leer Más
Las desventuras del pescado entrecomillado

Ana Aranda nos cuenta las desventuras del pobre pescado atrapado en la red de las comillas. Capítulo 1 Capítulo 2   «La fiebre de las comillas está haciendo estragos» (Mario Mactas) Si quieres conocer cómo un buen polemista puede desactivar … Sigue leyendo

Leer Más
La estafa intelectual: entrevista con Ana Aranda

Ana Aranda Vasserot me ha hecho una magnífica entrevista en su página ESTE O ESTE, a propósito de mi libro Cómo triunfar en cualquier discusión. Dos fragmentos: Hablas de que se practica mucho el discurso confuso en las élites intelectuales, … Sigue leyendo

Leer Más
El silencio de Lacan

Jacques Lacan fue uno de los maestros del tono intelectual. Sin duda aprendió mucho tras sus aventuras juveniles con los dadaístas y los surrealistas. Forma parte de la legión de pensadores franceses que todo polemista e intelectual de pro debe … Sigue leyendo

Leer Más
Sea lo que sea… yo sigo con lo mío

Los recientes acontecimientos que han tenido lugar en Washington, me han hecho caer en la cuenta de que entre las fórmulas mágico-lógicas que ofrezco en Cómo triunfar en cualquier discusión, se me olvidó una, que nunca debe faltar en el … Sigue leyendo

Leer Más
¡No se puede comparar!

Después del asalto al Capitolio por los partidarios de Trump, propuse una nueva regla lógico-mágica que puedes leer aquí (Sea lo que sea, yo sigo con lo mío), que consiste en reaccionar de manera exageradamente no pauloviana ante un estímulo. … Sigue leyendo

Leer Más
Ignatius y Cansado polemizan (o no) con Daniel Tubau

  El día de la Gran Nevada en Madrid (y otros muchos lugares de España), la mayor de los últimos 50 años, me lancé a las calles con Ana Aranda para alcanzar la sede de la emisora la SER, en … Sigue leyendo

Leer Más
Como triunfar… triunfa con una segunda edición

Me dicen desde la Editorial Ariel que va a publicarse ya la segunda edición de Cómo triunfar en cualquier discusión. Me alegro mucho, porque es un libro al que le tengo mucho cariño, quizá, entre otras cosas, porque le gustó … Sigue leyendo

Leer Más
Suceda lo que suceda… yo siempre tengo razón
Entrevista con Juanjo de la Iglesia y Jaume Segalés

Hace unos días tuve el placer de que Juanjo de la Iglesia y Jaume Segalés me entrevistaran en el programa Tú eres capital en la emisora Capital Radio. Fue una charla divertida en la que hablamos de algunas estrategias dialécticas … Sigue leyendo

Leer Más
Diccionario radical
Anexo a Cómo triunfar en cualquier discusión

Un breve diccionario radical de urgencia para estos tiempos agitados. Dado el desorden y desconcierto actual, estas entradas no siguen el orden alfabético.     RADICAL Palabra que tiene dos significados, uno positivo y otro negativo. a) Valor positivo. Se … Sigue leyendo

Leer Más

Suceda lo que suceda… yo siempre tengo razón
Entrevista con Juanjo de la Iglesia y Jaume Segalés

Juanjo de la Iglesia y Jaume Segalés

Hace unos días tuve el placer de que Juanjo de la Iglesia y Jaume Segalés me entrevistaran en el programa Tú eres capital en la emisora Capital Radio. Fue una charla divertida en la que hablamos de algunas estrategias dialécticas para salir airosos de las discusiones, como la que da título a esta entrada, que es una de las favoritas de Juanjo. “Suceda lo que suceda… yo siempre tengo razón”.  También conocida como “Sea lo que sea…. yo sigo con lo mío”

TRANSCRIPCIÓN DE LA ENTREVISTA

JAUME: Están en la emisora todos, no sólo los locutores, sino también los técnicos, alucinando. Dicen: “Cómo triunfar en cualquier discusión… ¡Yo lo quiero!”. Bueno, pues  escucha la entrevista y luego te haces con el libro y lo lees tranquilamente. Cómo triunfar en cualquier discusión.

JUANJO: Vamos a dar la bienvenida al autor del libro, que además tiene un subtítulo muy bonito: “Diccionario para polemista selectos”, un manual imprescindible en estos tiempos en los que las discusiones a gritos ocupan gran parte del panorama mediático. Don Daniel Tubau, autor de Cómo triunfar en cualquier discusión, bienvenido al programa.

DANIEL: Buenas tardes, saludos para los dos.

JAUME: Oye, ¿este libro es para cuñados o para anti cuñados?

DANIEL: Es un poco para anticuñados, sí, para anticuñados. Es para mantener a los cuñados a raya, digamos.

JAUME: Si me lo leo, los puedo mantener a raya.

DANIEL: Exactamente.

JAUME. Llevas ya dos ediciones con el libro…

DANIEL: Sí, se acaba de publicar la segunda edición. Se ha agotado en pocos meses.

JAUME: Realmente, los que aspiran a algún cargo público en algún sitio, tanto si es empresario como si es político, tú desde fuera les ves bastantes carencias, y les podría valer el libro para mejorarlas, ¿no?

DANIEL: Sin duda. Este libro fue concebido hace bastantes años… Lo que pasa es que se ha publicado ahora por estas casualidades de la vida y ha encajado en un momento en el que la discusión ha bajado también mucho de calidad, con lo cual el libro, creo que les puede ayudar a subir la calidad de estás discusiones, que en los últimos años han decaído bastante.

JAUME: Fíjate, Juanjo: “Cuidado con las alusiones, porque pueden volverse en tu contra”.

JUANJO: Tiene mucha gracia. Luego podemos ir al detalle, porque luego incluso hay unos epílogos con recetas de emergencia, muy buenas. En la  contraportada del libro hay una frase que es una declaración de intenciones bastante divertida: “No pretendemos que aprenda usted a razonar ni a construir argumentos. Deseamos darle herramientas para resultar convincente siempre que pueda y que, incluso cuando no llegue a conseguirlo, al menos logre imponer su criterio. Parece la narración de la tertulia de la televisión.

DANIEL: Sí, realmente. Ya digo que ha coincidido mucho con el momento presente. Pero también, como dice su título, es un diccionario para polemistas selectos, lo que se pretende aquí no son solo las las estrategias para machacar al rival, sino para machacarle con cierta elegancia. Se trata de recuperar un poco el ingenio, de recuperar la gracia de la discusión y ese placer que hemos perdido un poco en los últimos tiempos: el placer de vencer, pero de vencer bien.

JUANJO: En buena lid.

DANIEL: Si no puedes vencer en buena lid, el libro da también algunas recetas para vencer de cualquier manera, pero bueno.

JAUME: Y si metes la pata, ¿para sacarla también hay arte?

DANIEL: Si también hay arte, hay muchas maneras. Una manera es darle la razón al rival. Dices: “Estoy completamente de acuerdo con lo que acaba de decir Juanjo, o Jaume”, y entonces dices justo lo contrario de lo que ha dicho Juanjo, y entonces parece que es él el que está de acuerdo contigo.

JAUME. ¿Para redes sociales también valdría? Porque hay gente que se pone y se marca hilos como de dos horas hablando ellos solos, y cuando le responde alguien, lo bloquean. ¿Hay alguna manera de evitar bloquear y poder discutir? Bueno, hoy en día en redes sociales hay de todo.

JUANJO: Bueno, para discutir, lo primero que hay que hacer es querer cambiar impresiones.

DANIEL: Con un bloqueo es imposible.

JAUME. Yo lo decía más que nada por que los matices de la voz y la expresión (ahora con la mascarilla no tanto), pero si nos vemos tú y yo cara a cara y hablamos…

DANIEL. Eso es…

JAUME: Los matices nos pueden ayudar a construir mensaje, que escrito muchas veces es difícil, ¿no?

DANIEL: Sí, un matiz que hay, simplemente viéndonos (aunque no tanto con estas mascarillas) es el uso del silencio. Por ejemplo, cuando en una discusión no sabes muy bien que responder al otro, a veces un silencio elocuente, y prolongado más allá de lo razonable, desarticula completamente a tu rival, que no sabe qué diablos hacer y qué y que pensar de ese silencio tan intenso.

JUANJO: Es que este libro es como, yo lo comparaba en la presentación, que tuve el honor de presentar, lo comparaba un poco con un libro de magia, porque es un libro en el que se explican las trampas de muchos efectos que vemos, por ejemplo, en tertulias televisivas.

DANIEL: Sí, es como mostrar el mecanismo oculto. Porque luego observas los debates, observas las discusiones, y te das cuenta de qué truquillo ha usado cada cada uno de ellos y descubres el mecanismo oculto que hay debajo. Y, además, lo puedes utilizar si quieres.

JUANJO: Es un libro escrito con mucho humor, muy recomendable, yo creo que para todos los públicos. Lo único que hay que tener es un poco de ganas de divertirse y de no ofenderse, porque estamos en un momento en el que parece que ofenderse por todo es obligatorio. Así que el libro es para todos los públicos, pero para ofendidos… no sé yo si…

DANIEL: Claro, porque lo de ofendidos se ha extendido tanto que es casi imposible… están los ofendidos por una cosa, por otra, y están los ofendidos con los ofendidos incluso.  Se va extendiendo, y entonces es difícil. Pero, sí, yo creo que es para todos los públicos. Es un poco para los que quieren disfrutar de la discusión. Ya que la discusión es una cosa que tenemos tan a menudo, ya que la tenemos a diario a todas horas, por lo menos disfrutar un poquito más de ella, que no, nos hierva la sangre.

JUANJO: ¿este es el libro con más humor de los que has escrito? Porque Daniel Tubau es lo que antes llamaríamos un polígrafo, no un bolígrafo.

DANIEL: Yo creo que sí. Nosotros, Juanjo y yo, hemos trabajado mucho en programas de humor y, sin embargo, no he empleado tanto el humor en mis libros. A lo mejor sí en uno que se llama La verdadera historia de las sociedades secretas, que tú mismo lo consideras como un libro casi de humor, aunque es un libro histórico.

JUANJO: Pues sí, bueno, tú has venido a hablar de tu libro, pero ahora que lo mencionas, el otro, es verdad que es sobre las sociedades secretas,  pero bueno,  la verdad es que es un libro escrito con humor.

DANIEL: Es divertido por la descripción de todos los personajes que han hecho sectas y sociedades secretas extrañísimas… Pero en este caso este libro también tiene mucho de descripción. En realidad el libro está dedicado a mi padre… Aquí digo: “Dedicado a Iván Tubau, que cuando lo leyó me dijo: “Oye, me tienes que pagar derechos de autor por esto no?””. Porque tomé muchas de sus de sus tácticas, estrategias y trucos dialécticos. Y aquí están en el libro. Y se basa en la observación también de lo que hacía mi padre u otros grandes polemistas… y tiene mucho humor. Después, también yo pongo mis gotas de humor, un poquito de humor propio.

JUANJO: Claro, porque el libro está organizado como un diccionario, en orden alfabético, como cualquier diccionario y de la A a la Z. Pero me llama la atención, y no me preguntes donde lo he leído, a ver si me lo inventado, que te diste cuenta de que habías olvidado un recurso muy importante en el libro, cuando el famoso asalto del Señor de los cuernos y sus adláteres al Capitolio. Me gustaría que habláramos de él, porque es que me encanta. Es: “Cualquier cosa que ocurra, justifica que tengo la razón en lo que sostengo, sea ello lo que sea”. ¡Da igual! Me parece la gran panacea. ¿Cómo se usa este recurso, Daniel Tubau? Esto es buenísimo.

DANIEL: Bueno, hay muchas maneras. Hay una ciencia o una supuesta ciencia que lo ha usado durante décadas y le ha funcionado muy bien: el psicoanálisis. El psicoanálisis decía, por ejemplo: “Tú eres homosexual (y si resultaba que el padre también lo era) por imitación a tu padre”, pero si el padre era un hetero, entonces eres homosexual por rechazo. Es decir, que sucediera lo que sucediera, todo se explicaba [y el psicoanálisis se confirmaba].

JUANJO: Me gusta mucho, porque me parece… A lo mejor en la segunda edición podrías hacer una addenda.

DANIEL: Pues sí, ahora estoy recopilando más entradas y estoy muy atento a las discusiones y me doy cuenta de que alguna se me ha olvidado. Y ya tengo una buena batería para una segunda… para una tercera reedición o reimpresión.

JUANJO: Es que esa es muy buena porque vale para todo. Pasa un camión por ahí, derrapa y se da un golpe… “Esto confirma lo que yo digo”. ¡Es buenísimo!

JAUME: Me están breando a whatsapp los amigos diciendo que cómo pueden conseguir el libro…

DANIEL: El libro está en todas las librerías de España…. y también está en versión ebook.

JUANJO: Daniel ha escrito libros de muchos temas. Pero Cómo triunfar es como una incursión en la literatura humorística. Pero tiene libros de temas muy dispares. Esa historia de las sociedades secretas. Un ensayo delicioso acerca de Sherlock Holmes… Otro sobre la identidad. Y justo el anterior a este, un ensayo sobre El arte de la guerra de Sunzi. Además traducido por Ana Aranda.

DANIEL: Una magnífica traducción… Y ese tema tiene mucha relación con este libro. Porque el arte de la estrategia es un arte del engaño, para triunfar también.

JUANJO: ¿Hay algún género en el que te sientas mejor?

DANIEL: Me gusta el de la ciencia ficción, como en mi libro Recuerdos de la era analógica, que es una antología que se supone hecha en el siglo XXV, pero también me gusta el humor, como en este último libro. Creo que a los próximos ensayos voy a darles un toque de humor también.


Puedes escuchar el programa completo y Tú eres capital todos los sábados a las 13 h, aquí: Capital radio.

CÓMO TRIUNFAR EN CUALQUIER DISCUSIÓN
Diccionario para polemistas selectos

Editorial Ariel, 2020

Este libro ofrece las mejores estrategias para triunfar en cualquier contienda intelectual y convencer a los demás de que usted siempre sabe de lo que habla y de que sus rivales son unos indocumentados. Se trata de los recursos que todo polemista selecto debe conocer para moverse en el peligroso mundo cultural  y no solo salir vivo, sino triunfante.



Comprar Cómo triunfar en cualquier discusión


 

Para no ahogarse en los mares de la dialéctica

En el Diario de Teruel, Carlos Gurpegui dice sobre mi nuevo libro Cómo triunfar en cualquier discusión: “Y es que encontrar la sociedad soñada requiere de diálogo, y de mucha escucha. Los hay quienes centran el acento en el debate … Sigue leyendo

Leer Más
Las desventuras del pescado entrecomillado

Ana Aranda nos cuenta las desventuras del pobre pescado atrapado en la red de las comillas. Capítulo 1 Capítulo 2   «La fiebre de las comillas está haciendo estragos» (Mario Mactas) Si quieres conocer cómo un buen polemista puede desactivar … Sigue leyendo

Leer Más
La estafa intelectual: entrevista con Ana Aranda

Ana Aranda Vasserot me ha hecho una magnífica entrevista en su página ESTE O ESTE, a propósito de mi libro Cómo triunfar en cualquier discusión. Dos fragmentos: Hablas de que se practica mucho el discurso confuso en las élites intelectuales, … Sigue leyendo

Leer Más
El silencio de Lacan

Jacques Lacan fue uno de los maestros del tono intelectual. Sin duda aprendió mucho tras sus aventuras juveniles con los dadaístas y los surrealistas. Forma parte de la legión de pensadores franceses que todo polemista e intelectual de pro debe … Sigue leyendo

Leer Más
Sea lo que sea… yo sigo con lo mío

Los recientes acontecimientos que han tenido lugar en Washington, me han hecho caer en la cuenta de que entre las fórmulas mágico-lógicas que ofrezco en Cómo triunfar en cualquier discusión, se me olvidó una, que nunca debe faltar en el … Sigue leyendo

Leer Más
¡No se puede comparar!

Después del asalto al Capitolio por los partidarios de Trump, propuse una nueva regla lógico-mágica que puedes leer aquí (Sea lo que sea, yo sigo con lo mío), que consiste en reaccionar de manera exageradamente no pauloviana ante un estímulo. … Sigue leyendo

Leer Más
Ignatius y Cansado polemizan (o no) con Daniel Tubau

  El día de la Gran Nevada en Madrid (y otros muchos lugares de España), la mayor de los últimos 50 años, me lancé a las calles con Ana Aranda para alcanzar la sede de la emisora la SER, en … Sigue leyendo

Leer Más
Como triunfar… triunfa con una segunda edición

Me dicen desde la Editorial Ariel que va a publicarse ya la segunda edición de Cómo triunfar en cualquier discusión. Me alegro mucho, porque es un libro al que le tengo mucho cariño, quizá, entre otras cosas, porque le gustó … Sigue leyendo

Leer Más
Suceda lo que suceda… yo siempre tengo razón
Entrevista con Juanjo de la Iglesia y Jaume Segalés

Hace unos días tuve el placer de que Juanjo de la Iglesia y Jaume Segalés me entrevistaran en el programa Tú eres capital en la emisora Capital Radio. Fue una charla divertida en la que hablamos de algunas estrategias dialécticas … Sigue leyendo

Leer Más
Diccionario radical
Anexo a Cómo triunfar en cualquier discusión

Un breve diccionario radical de urgencia para estos tiempos agitados. Dado el desorden y desconcierto actual, estas entradas no siguen el orden alfabético.     RADICAL Palabra que tiene dos significados, uno positivo y otro negativo. a) Valor positivo. Se … Sigue leyendo

Leer Más

CURSO ONLINE: El espectador es el protagonista

EL ESPECTADOR ES EL PROTAGONISTA

Cómo escribir un guión y no morir de aburrimiento 

20 de abril a 20 de mayo de 2021

EL ESPECTADOR ES EL PROTAGONISTA

En este curso, Daniel Tubau propone una manera diferente de enfrentarse a la escritura de un guión, sin recurrir a fórmulas mágicas de dudosa eficacia o a tópicos mil veces repetidos. Se trata de mostrar cómo resuelven sus problemas narrativos los guionistas, pero evitando caer en la pesadilla del «análisis, parálisis».

En el curso EL ESPECTADOR ES EL PROTAGONISTA descubrirás una nueva estrategia que te permitirá disfrutar del arte narrativo y ahorrarte mucho trabajo innecesario (lo que no quiere decir que un buen guión no requiera trabajo y esfuerzo). Es, sin duda, un enfoque muy diferente al que se encuentra en la mayoría de los cursos y manuales de guión.

Desde que en 1979 Syd Field publicó El manual del guión se impuso una manera de enfrentarse a la escritura de guiones que, o bien se parecía a un libro de recetas fáciles, o bien a un ensayo de crítica cinematográfica, pero no a un método efectivo capaz de ofrecer soluciones y herramientas para dominar el arte narrativo. Teóricos y profesores convirtieron a los guionistas en analistas más que en creadores de estructuras. Limitarse a analizar películas o series que «funcionan» no garantiza que se comprenda el verdadero trabajo subterráneo de los guionistas, entre otras cosas porque analizar una película no siempre permite entender el trabajo real del guionista.

El curso EL ESPECTADOR ES EL PROTAGONISTA será útil y revelador tanto para quienes no tienen ninguna experiencia en el mundo del guión, como para guionistas que ya se han iniciado en la narrativa audiovisual pero que no están satisfechos con los métodos habituales.

Intención del curso, según Daniel Tubau

«En el año 2015 publiqué El espectador es el protagonista (manual y antimanual de guión). Mi propósito era mostrar la pérdida de tiempo y esfuerzos que suponen muchos de los métodos de guión y, al mismo tiempo, ofrecer una alternativa útil y estimulante. El libro era el resultado de muchos años como profesor de guión en escuelas y universidades de España y América.

El curso EL ESPECTADOR ES EL PROTAGONISTA recoge muchas de las ideas del libro, pero va más allá en el aspecto práctico. Mi intención es que los alumnos dirijan su atención hacia el espectador, que es lo que siempre han hecho los mejores narradores (desde William Shakespeare a Billy Wilder). Pero no se trata de complacer al público y ofrecerle algo fácil, sino a veces todo lo contrario: lograr que acepte narraciones e ideas que pueden cuestionar sus más firmes certezas. Nuestro objetivo es interesar, inquietar, emocionar y conmover a esas personas a las que, al fin y al cabo, está destinado un guión: los espectadores».

PROGRAMA DEL CURSO

  1. ¿Los gurús del guión odian a los guionistas?

Durante años los grandes teóricos del guión han ofrecido a los aspirantes a guionistas métodos en los que la obsesión por el significado y el análisis ha llevado demasiado a menudo a la parálisis. Han convertido a los guionistas no en creadores de historias y escritores de guiones, sino en analistas y críticos de narrativa audiovisual.

  1. La estructura al servicio de los personajes

La estructura y los esquemas se inventaron para ayudar a los guionistas en su tarea, no para hacerla más difícil, como sucede cuando se mira demasiado a los personajes y muy poco a los espectadores.

  1. Un curioso caso de esquizofrenia narrativa

Uno de los mayores errores en todas las teorías estructuralistas dogmáticas es que solo se preocupan de lo que les sucede a los protagonistas. Este planteamiento esconde una curiosa esquizofrenia y olvida en qué consiste el verdadero arte narrativo.

  1. Un error en tres actos: la estructura como prisión dogmática

Las teorías que exigen aplicar previamente una estructura previa pretenden domesticar el arte narrativo y  reducirlo a esquemas básicos, casi siempre muy discutibles, o simplemente erróneos.

  1. Por qué el protagonista es el espectador

Los guionistas, más que mirar hacia el mundo de la historia y los personajes, deben centrar sus mejores esfuerzos en el relato y en los espectadores: es a ellos, a los espectadores, a quienes debe sucederles lo más importante.

  1. Cómo olvidar todo lo que sabemos

Uno de los desafíos más importantes para un guionista consiste en olvidarse de lo que sabe y ponerse en el lugar del espectador. Existen varios métodos para lograrlo, como el método empático, o el guión tachado.

  1. Maneras de atrapar al espectador

La sabiduría narrativa consiste en interesar, seducir, manejar y emocionar a los espectadores. Se puede hacer de muchas maneras, si pensamos más en los efectos que queremos causar que en las reglas que (supuestamente) debemos seguir. Una de las claves es el reparto de la información: lo que saben los personajes y lo que saben los espectadores.

  1. Historia y relato: la diferencia fundamental

Este es otro de los grandes errores que cometemos los guionistas, a menudo alentados por teóricos y profesores: darle más importancia a la historia que al relato. La solución a nuestros problemas narrativos raramente está en la historia, sino en el relato.

  1. Las herramientas narrativas: sabiduría audiovisual

Existen decenas de herramientas, técnicas, trucos y estrategias narrativas. Se trata de un catálogo inmenso de los hallazgos y descubrimientos acumulados durante miles de años por los narradores de todo el mundo y todas las culturas, y durante más de cien años en el mundo audiovisual. Pero estas herramientas, además de lo que aportan en sí mismas, contribuyen de otra manera fundamental a la construcción narrativa.

  1. Cómo trabajan los guionistas (aunque no lo sepan)

Teoría y práctica a veces viajan por caminos muy diferentes y los grandes narradores muchas veces no se observan a sí mismos y no advierten los métodos de trabajo y las estrategias creativas que realmente emplean en su trabajo diario. Por eso en este curso se propone crear estructuras que ayudan a los guionistas en su trabajo, en vez de volverlos locos.

 

INSCRIPCIÓN AL CURSO


Toda la información acerca de mis cursos, charlas, conferencias o presentaciones en:

Historias infinitas, relatos únicos, curso online con la EICTV de Cuba

Lo que un guionista debería saber y casi nunca le enseñan

 

Durante un curso online reciente

LINK AL CURSO EN LA EICTV: https://lnkd.in/eeTpJFP

INSCRIPCIÓN

Se ha abierto la tercera convocatoria para el curso online que impartiré en colaboración con la Escuela de Cine y Televisión de Cuba (EICTV). Será del 16 de marzo al 15 de abril. Aunque la Escuela ha tenido que cerrar temporalmente, su espíritu se mantiene vivo a través de internet. Sabemos que la experiencia de vivir en la Escuela de San Antonio de los Baños es única, pero mientras tanto algunos profesores impartiremos cursos online diseñados especialmente para este medio. Es decir, aprovechando las posibilidades que ofrecen los sistemas de conexión a distancia.  El que yo os propongo se llama “HISTORIAS INFINITAS, RELATOS ÚNICOS: Lo que un guionista debería saber y casi nunca le enseñan”. Creo que es una buena introducción al mundo del guionista y las inmensas posibilidades del arte audiovisual. También es un aperitivo perfecto, barato y espero que muy entretenido, para más adelante degustar uno de los talleres en la Escuela (yo mismo tengo previsto impartir el mío habitual, Guionistas del siglo 21 próximamente). Así que si no has escrito nunca un guión, o quieres conocer una manera de acercarse a la escritura radicalmente distinta de la que recomiendan otros profesores y teóricos del guión, este curso te gustará: Historias infinitas, relatos únicos. Ya te puedes inscribir: las plazas son limitadas para que el curso se desarrolle de la mejor manera posible. Historias infinitas, relatos únicos. Propuesta y Objetivos Que los alumnos descubran la verdadera naturaleza de la narrativa audiovisual y sus inmensas posibilidades. Que aprendan a pensar y a escribir como guionistas (y no como novelistas o dramaturgos), aprovechando las características del sonido, la imagen y la secuencialidad, no limitándose a contarlo todo con diálogos y acciones simples. Comprender que el arte del guionista es también un arte del montaje, tanto como lo es el del montador o editor. Descubrir la importancia y el poder de la sugerencia, de la elipsis, del manejo del tiempo (flashback, flashforward), del orden y el desorden y otros recursos de la narrativa audiovisual clásica y moderna. Comprender la importancia del relato frente a la historia y entender el poderoso efecto que las buenas narraciones pueden y deben causar en los espectadores. Plan de estudios:

  1. La naturaleza del medio audiovisual: por qué un guión no es un texto literario.
  2. De la historia imaginada al relato contado: cómo convertir una idea abstracta en una realidad audiovisual.
  3. Diez operaciones para despertar el interés del espectador.
  4. El manejo y el reparto de la información entre los personajes y los espectadores.
  5. La estructura de la historia y la del guión: dos mundos casi siempre en conflicto
  6. La secuencialidad y la elipsis como claves del relato audiovisual.
  7. La teoría de la iluminación y otras herramientas narrativas.
  8. Cómo convertir una buena historia en un relato excelente (y cómo lograrlo incluso con una mala historia).
  9. Lo que debemos contar y lo que debemos ocultar.
  10. Diez maneras de hacer más interesante un guión.
  11. Las múltiples capas narrativas del relato audiovisual.
  12. Trabajar con el sonido y con la imagen ya desde el guión.

LINK AL CURSO Y A LA EICTV: https://lnkd.in/eeTpJFP

INSCRIPCIÓN

.

Como triunfar… triunfa con una segunda edición

Me dicen desde la Editorial Ariel que va a publicarse ya la segunda edición de Cómo triunfar en cualquier discusión. Me alegro mucho, porque es un libro al que le tengo mucho cariño, quizá, entre otras cosas, porque le gustó y divirtió mucho a mi padre (a él va dedicado), aunque su enfermedad no le permitió hacerme los comentarios que me había prometido y que, sin duda, habrían hecho mucho mejor el libro.

También me alegro de una hermosa casualidad que ha hecho a la nieve protagonista del libro, pues el día de la Gran Nevada, Ana Aranda y yo tuvimos que  atravesar el centro de Madrid, creando a veces nuevos caminos en la nieve, para llegar hasta la emisora de la SER, donde me iba a entrevistar Javier Cansado en persona y Javier del Pino, desde Washington, e Ignatius Farray, desde su casa (escúchalo aquí). La casualidad es que la nieve también estaba presente en uno de mis vídeos favoritos de la campaña de promoción del libro en redes que hizo mi querida Ana, lanzado unas semanas antes de que siquiera se sospechara que iba a nevar de esa manera en Madrid después de tantos años.

Ana en la nieve

Aquí puedes verlo:

Ana y un esquiador salen del Callejón del Gato.


CÓMO TRIUNFAR EN CUALQUIER DISCUSIÓN
Diccionario para polemistas selectos

Editorial Ariel, 2020

Este libro ofrece las mejores estrategias para triunfar en cualquier contienda intelectual y convencer a los demás de que usted siempre sabe de lo que habla y de que sus rivales son unos indocumentados. Se trata de los recursos que todo polemista selecto debe conocer para moverse en el peligroso mundo cultural  y no solo salir vivo, sino triunfante.


Comprar Cómo triunfar en cualquier discusión

Si quieres un ejemplar dedicado por Daniel Tubau…

PÍDELO EN:

Con Tarima Libros.
Calle Maldonadas, 6, 28005, Ciudad: Madrid, Provincia: Madrid
914290610
www.sintarima.es || contarimalibros@gmail.com


 

Para no ahogarse en los mares de la dialéctica

En el Diario de Teruel, Carlos Gurpegui dice sobre mi nuevo libro Cómo triunfar en cualquier discusión: “Y es que encontrar la sociedad soñada requiere de diálogo, y de mucha escucha. Los hay quienes centran el acento en el debate … Sigue leyendo

Leer Más
Las desventuras del pescado entrecomillado

Ana Aranda nos cuenta las desventuras del pobre pescado atrapado en la red de las comillas. Capítulo 1 Capítulo 2   «La fiebre de las comillas está haciendo estragos» (Mario Mactas) Si quieres conocer cómo un buen polemista puede desactivar … Sigue leyendo

Leer Más
La estafa intelectual: entrevista con Ana Aranda

Ana Aranda Vasserot me ha hecho una magnífica entrevista en su página ESTE O ESTE, a propósito de mi libro Cómo triunfar en cualquier discusión. Dos fragmentos: Hablas de que se practica mucho el discurso confuso en las élites intelectuales, … Sigue leyendo

Leer Más
El silencio de Lacan

Jacques Lacan fue uno de los maestros del tono intelectual. Sin duda aprendió mucho tras sus aventuras juveniles con los dadaístas y los surrealistas. Forma parte de la legión de pensadores franceses que todo polemista e intelectual de pro debe … Sigue leyendo

Leer Más
Sea lo que sea… yo sigo con lo mío

Los recientes acontecimientos que han tenido lugar en Washington, me han hecho caer en la cuenta de que entre las fórmulas mágico-lógicas que ofrezco en Cómo triunfar en cualquier discusión, se me olvidó una, que nunca debe faltar en el … Sigue leyendo

Leer Más
¡No se puede comparar!

Después del asalto al Capitolio por los partidarios de Trump, propuse una nueva regla lógico-mágica que puedes leer aquí (Sea lo que sea, yo sigo con lo mío), que consiste en reaccionar de manera exageradamente no pauloviana ante un estímulo. … Sigue leyendo

Leer Más
Ignatius y Cansado polemizan (o no) con Daniel Tubau

  El día de la Gran Nevada en Madrid (y otros muchos lugares de España), la mayor de los últimos 50 años, me lancé a las calles con Ana Aranda para alcanzar la sede de la emisora la SER, en … Sigue leyendo

Leer Más
Como triunfar… triunfa con una segunda edición

Me dicen desde la Editorial Ariel que va a publicarse ya la segunda edición de Cómo triunfar en cualquier discusión. Me alegro mucho, porque es un libro al que le tengo mucho cariño, quizá, entre otras cosas, porque le gustó … Sigue leyendo

Leer Más
Suceda lo que suceda… yo siempre tengo razón
Entrevista con Juanjo de la Iglesia y Jaume Segalés

Hace unos días tuve el placer de que Juanjo de la Iglesia y Jaume Segalés me entrevistaran en el programa Tú eres capital en la emisora Capital Radio. Fue una charla divertida en la que hablamos de algunas estrategias dialécticas … Sigue leyendo

Leer Más
Diccionario radical
Anexo a Cómo triunfar en cualquier discusión

Un breve diccionario radical de urgencia para estos tiempos agitados. Dado el desorden y desconcierto actual, estas entradas no siguen el orden alfabético.     RADICAL Palabra que tiene dos significados, uno positivo y otro negativo. a) Valor positivo. Se … Sigue leyendo

Leer Más

El nacionalismo cambiante

Cuando los nuestros alcanzan un cierto número, surge el nacionalismo, que puede ser de una ciudad, como lo era en Atenas o Esparta, de una nación o comunidad sin estado, como Cataluña o Flandes; de un reino o una república, como España o Francia; de un Imperio, como China, la Francia napoleónica o la Unión Soviética, Gran Bretaña o Estados Unidos. Cuando descubramos vida extraterrestre, inventaremos en el mismo instante el nacionalismo terrícola y probablemente nos unamos en un superobjetivo: combatir a los alienígenas.

Pero quizá, más que de nacionalismo, sea mejor hablar de reacciones de identificación, la sensación de pertenencia a una comunidad, la creencia en una identidad diferente a la de otros grupos, porque los seres humanos pueden fanatizarse, discriminar y matar con increíble efectividad y crueldad no sólo por su nación, sino también por su religión, su raza, su lengua o su cultura. El siglo XX demostró que también pueden hacerlo por su ideología:

«El siglo XX nos habrá enseñado que ninguna doctrina es por sí misma necesariamente liberadora: todas pueden caer en desviaciones, todas pueden pervertirse, todas tienen las manos manchadas de sangre: el comunismo, el liberalismo, el nacionalismo, todas las grandes religiones y hasta el laicismo. Nadie tiene el monopolio del fanatismo y, a la inversa, nadie tiene tampoco el monopolio de lo humano1».

Sin embargo, las identidades nacionales, religiosas e ideológicas son cambiantes. Como dice Maalouf, hace dos décadas un habitante de Bosnia habría presumido con orgullo de ser yugoslavo, comunista y probablemente ateo; desde hace unos cuantos años prefiere declararse bosnio y musulmán. Sin duda, muchos de ellos habrían sido capaces de matar, entonces o ahora, llevados por ese cambiante sentimiento de pertenencia.


NACIONALISMO E IDENTIDAD

 

Unidad europea y separatismo

 Unidad europea y separatismo Es perfectamente posible pensar que el nacionalismo es una estupidez y considerar, al mismo tiempo, que la respuesta violenta a las ansias nacionalistas no sólo es una estupidez mayor, sino también una muestra más de nacionalismo. Muchos … Sigue leyendo

Leer Más
El nacionalismo

El nacionalismo es de derechas, más de derechas que cualquier derecha. Es, simplemente, racismo disfrazado. Pero la defensa de personas que viven en una ciudad o en una región o del derecho a hablar un idioma determinado no tiene por … Sigue leyendo

Leer Más
Nacionalismo

  El nacionalismo es una de las maneras más vulgares de intentar diferenciarse de muchos intentando parecerse a algunos.       Copyright protected by Digiprove © 2015-2021 Daniel TubauSome Rights Reserved Original content here is published under these license terms:  X  License Type: Non-commercial, Attribution, no … Sigue leyendo

Leer Más
La identidad y el mito de los orígenes

En A discourse of Ireland (1599) se dice: “Es cosa observada en Irlanda y que se ha hecho proverbial, que los colonos ingleses se vuelven irlandeses en la segunda generación pero nunca ingleses”. Y lo atribuye a que “el mal … Sigue leyendo

Leer Más
El nacionalismo (CASA DE CITAS)

El juego consiste en escribir un artículo en el que todo lo que se dice ya ha sido dicho por otros. Se trata de no ser original, o de serlo de manera consecuente, si fuera cierto que “ser original consiste … Sigue leyendo

Leer Más
Bichos

Francis Bacon señaló, con una lucidez asombrosa, en su Novum Organum que estamos a merced de cuatro tipos de prejuicios o “ídolos”: los de la tribu (idola tribu), los del foro (idola fori), los de la caverna (idola specus) y … Sigue leyendo

Leer Más
Lo peor de lo malo (el procés catalán)

Que se celebre o no un referéndum en Cataluña es una cuestión que no me interesa demasiado, excepto porque la propuesta del gobierno catalán para celebrar ese referéndum es a todas luces absurda e injusta. Ni la manera de convocarlo … Sigue leyendo

Leer Más
Nostalgias catalanas

Aunque parezca difícil creerlo hoy en día, lo que más echo de menos de la Barcelona y de la Cataluña de mi niñez y adolescencia es que era el lugar menos nacionalista de España. No recuerdo haber sido nunca nacionalista, … Sigue leyendo

Leer Más
El legado de Europa

Hace poco (escribo esto en 2004) se ha publicado un libro de Stefan Zweig llamado El legado de Europa. Se trata de una colección de artículos que escribió en los últimos años de su vida, algunos poco  tiempo antes de … Sigue leyendo

Leer Más
La identidad nacional

«Lark, Alondra, Pastecca, Vania, etc.: me gusta ser tantos con tal de no ser yo.» Iván Tubau Ahora que el estado nación se empezaba a disolver en Europa en algo mucho más grande que acoge a todos estos países; ahora … Sigue leyendo

Leer Más
Lo peor de lo malo (el procés catalán)

Que se celebre o no un referéndum en Cataluña es una cuestión que no me interesa demasiado, excepto porque la propuesta del gobierno catalán para celebrar ese referéndum es a todas luces absurda e injusta. Ni la manera de convocarlo … Sigue leyendo

Leer Más
El nacionalismo cambiante

Cuando los nuestros alcanzan un cierto número, surge el nacionalismo, que puede ser de una ciudad, como lo era en Atenas o Esparta, de una nación o comunidad sin estado, como Cataluña o Flandes; de un reino o una república, … Sigue leyendo

Leer Más

Lo peor de lo malo (el procés catalán)

Que se celebre o no un referéndum en Cataluña es una cuestión que no me interesa demasiado, excepto porque la propuesta del gobierno catalán para celebrar ese referéndum es a todas luces absurda e injusta. Ni la manera de convocarlo ni la participación en esa farsa puede autorizar a nadie a decir que se ha escuchado la voluntad de los catalanes. Pero, excepto por esta cuestión derivada, el asunto del referéndum no me inquieta en exceso. Puedo entender que haya personas que están a favor de celebrar una consulta, un verdadero referéndum, legal y en el que participen en igualdad de condiciones todos los catalanes y con todas las garantías democráticas. No entraré aquí en el asunto de si deben votar solo los catalanes o todos los españoles. Sé que lo justo y racional sería que votasen todos los españoles, pero también sé que no es eso lo que suele suceder en este tipo de procesos.

Tampoco me preocupa demasiado el hecho de que Cataluña pueda ser o no independiente. Me resulta bastante indiferente que en Europa existan cincuenta o cincuenta y un países. El asunto solo me inquieta porque lo mejor del proyecto de la Unión Europea es sin duda la tendencia a disolver las naciones, por lo que crear una nueva parece ir hacia atrás más que hacia adelante. Pero todos sabemos que se han creado muchas naciones en los últimos años, en especial tras la caída de la Unión Soviética y de la antigua Yugoslavia. Sabemos que algunas como Eslovaquia se crearon de manera ilegal pero que ahora tanto Chequia como Eslovaquia han eliminado la breve frontera que las separó y que ambas comparten el espacio común europeo. Pero este asunto tampoco es el que más me preocupa, excepto por ciertas consecuencias que parecen inevitables, al menos en los primeros años de ruptura, como la discriminación que puede sufrir una parte importante de catalanes, además de perder sus derechos como españoles y como europeos, que ya es mucho perder. No estoy muy seguro de si las instituciones europeas podrán defender los derechos de esa parte de catalanes que ni siquiera son minoría (me refiero a los castellanohablantes) con más eficacia de lo que se ha hecho hasta ahora por parte de las instituciones españolas o catalanas (es decir, con casi nula eficacia). Tengo mis dudas.

Aparte de estas cuestiones, sin duda graves e inquietantes, está el hecho de que  creo que Cataluña perdería mucho más, en especial en el terreno cultural y de la vida social, sin el resto de España de lo que perdería España al quedarse sin Cataluña. A eso habría que añadir que lo más probable es que Cataluña  se convertiría en una de las naciones más antipáticas y ariscas de Europa, algo que en este momento ya casi parece haber conseguido, al añadir a su desprecio a los andaluces, castellanos y extremeños y su aversión a los madrileños, el reciente odio indiscriminado a los turistas. A ello se añade,  la crispación entre las dos mitades enfrentadas de catalanes alrededor de una idea tan tonta. Pero, insisto, todos estos efectos colaterales son muy desagradables, pero no son lo que realmente me inquieta.

  Existe algo bastante más peligroso en todo esto, como ya he insinuado antes, aunque tampoco es lo que más me inquieta: el quebrantamiento de la legalidad en un país democrático. Eso sí que es grave, porque la construcción de la Europa unida, solidaria y pacífica ha resultado extremadamente difícil y se ha basado en la asunción de ciertos principios básicos: el respeto de los derechos humanos, la tolerancia hacia las minorías y los divergentes y la aplicación de las reglas propias de una democracia y un estado de derecho. Es obvio que el presidente de la Generalitat Carles Puigdemont y sus socios han quebrantado de manera brutal todos estos principios y han emparejado a Cataluña con países como Polonia y Hungría, pero han ido incluso más lejos y han creado un precedente muy peligroso, que los líderes catalanes deberían tener en cuenta, sobreponiéndose a su narcisismo. Legitimar la arbitrariedad y la desobediencia a las leyes constitucionales en una Unión Europea de 28 naciones llenas de populistas, nacionalistas, fascistas y antisistema de diversos pelajes, es jugar con un asunto demasiado peligroso.

Otro aspecto que me preocupa bastante, pero que sigue sin ser el más inquietante de todos los implicados en el procés, es el observar que el proyecto independentista no solo es ilegal y no solo pone en peligro las normas democráticas aceptadas en Europa, sino que está conducido por un grupo de políticos que están claramente implicados en una corrupción que va más allá de la financiación a un partido, como puede ser el caso del Partido Popular. Se trata más bien de una red que quizá no sería  exagerado calificar de mafiosa en el pleno sentido, que ha controlado y controla todos los aspectos de la vida social catalana y que ejerce una presión y control sobre los ciudadanos disidentes que no es propia de un país democrático. Esto es realmente grave, es cierto, y es obvio que detrás de este movimiento nacional tan efervescente está el deseo de escapar a la justicia, no por las ilegalidades del proceso, sino por la corrupción de décadas, todo ello apoyado por un partido que se denomina antisistema y que parece encantado de ayudar a esta gente a huir de la justicia. Pero tengo que admitir que tampoco es mi máxima preocupación, no es lo que más me entristece de todo este absurdo proceso, procés o prusés, como lo denomina Ramón de España en sus divertidas crónicas desde el manicomio catalán.

Lo que más me inquieta y me entristece es el hecho mismo de que exista este fenómeno. La constatación de que una parte importante de la sociedad catalana se sienta atraída por una idea tan rancia y reaccionaria como el nacionalismo. Me entristece ver que ciudadanos de un lugar privilegiado de Europa, por su desarrollo social y cultural, desfilen entusiasmados detrás de banderas nacionales, que griten, canten, se emocionen, lloren, que pierdan tantas buenas energías en pro de una idea tan estúpida como el nacionalismo. Hace mucho tiempo, yo veía a los catalanes como gentes que estaban más allá de estas simplezas, como el lugar más cosmopolita de España, el que estaba por delante del resto de los territorios españoles. Gentes que disfrutarían con “La mala reputación” de Georges Brassens, con aquello de “El día 14 de julio, me quedo durmiendo en la cama”. Pero los últimos años, las últimas décadas, han ido disolviendo aquella imagen de Cataluña y me han ofrecido la certeza de que hay pocos lugares, no ya en España sino en Europa, en los que haya más patrioterismo barato, nacionalismo entusiasta y emociones desbordadas por trapos de colores que en Cataluña. Eso es lo que más me preocupa, porque las otras cuestiones quizá tienen remedio, pero esta no es tan fácil de solucionar y, suceda lo que suceda, es muy probable que una parte importante de la población catalana siga atascada en el nacionalismo bastantes años más y que, además, contagie, como ya está haciendo, a otras comunidades hasta ahora casi inmunes a ese virus. Imaginar que Cataluña seguirá enfangada en los próximos años, gane quien gane, en una emoción tan indigna como el nacionalismo es lo que de verdad me desalienta.


Todas las viñetas de El Roto, publicadas en El País: El Roto.


Error: puede que no exista la vista de 87405d63l6

 

La identidad nacional

«Lark, Alondra, Pastecca, Vania, etc.: me gusta ser tantos con tal de no ser yo.»

Iván Tubau

Ahora que el estado nación se empezaba a disolver en Europa en algo mucho más grande que acoge a todos estos países; ahora que empezaba a surgir un sentimiento de identidad más amplio, asociado a ser europeo, y no español o francés o italiano, descubrimos de nuevo una multiplicación de la identidad, y vuelven a surgir nacionalismos y tradicionalismos más pequeños. Se convierte en una obsesión el construir naciones dentro de las naciones, identidades que se multiplican como en una pesadilla de espejos. Nos vemos de nuevo en un mundo de identidades multiplicadas en el que el dilema no consiste en preguntarse si uno es español o europeo, sino si es español o catalán. Y dentro de Cataluña empieza a surgir también la percepción de sí se es o no se es barcelonés o provincial, es decir de la capital cosmopolita o de las provincias del norte, reaccionarias  y nacionalistas.


NACIONALISMO E IDENTIDAD

 

Unidad europea y separatismo

 Unidad europea y separatismo Es perfectamente posible pensar que el nacionalismo es una estupidez y considerar, al mismo tiempo, que la respuesta violenta a las ansias nacionalistas no sólo es una estupidez mayor, sino también una muestra más de nacionalismo. Muchos … Sigue leyendo

Leer Más
El nacionalismo

El nacionalismo es de derechas, más de derechas que cualquier derecha. Es, simplemente, racismo disfrazado. Pero la defensa de personas que viven en una ciudad o en una región o del derecho a hablar un idioma determinado no tiene por … Sigue leyendo

Leer Más
Nacionalismo

  El nacionalismo es una de las maneras más vulgares de intentar diferenciarse de muchos intentando parecerse a algunos.       Copyright protected by Digiprove © 2015-2021 Daniel TubauSome Rights Reserved Original content here is published under these license terms:  X  License Type: Non-commercial, Attribution, no … Sigue leyendo

Leer Más
La identidad y el mito de los orígenes

En A discourse of Ireland (1599) se dice: “Es cosa observada en Irlanda y que se ha hecho proverbial, que los colonos ingleses se vuelven irlandeses en la segunda generación pero nunca ingleses”. Y lo atribuye a que “el mal … Sigue leyendo

Leer Más
El nacionalismo (CASA DE CITAS)

El juego consiste en escribir un artículo en el que todo lo que se dice ya ha sido dicho por otros. Se trata de no ser original, o de serlo de manera consecuente, si fuera cierto que “ser original consiste … Sigue leyendo

Leer Más
Bichos

Francis Bacon señaló, con una lucidez asombrosa, en su Novum Organum que estamos a merced de cuatro tipos de prejuicios o “ídolos”: los de la tribu (idola tribu), los del foro (idola fori), los de la caverna (idola specus) y … Sigue leyendo

Leer Más
Lo peor de lo malo (el procés catalán)

Que se celebre o no un referéndum en Cataluña es una cuestión que no me interesa demasiado, excepto porque la propuesta del gobierno catalán para celebrar ese referéndum es a todas luces absurda e injusta. Ni la manera de convocarlo … Sigue leyendo

Leer Más
Nostalgias catalanas

Aunque parezca difícil creerlo hoy en día, lo que más echo de menos de la Barcelona y de la Cataluña de mi niñez y adolescencia es que era el lugar menos nacionalista de España. No recuerdo haber sido nunca nacionalista, … Sigue leyendo

Leer Más
El legado de Europa

Hace poco (escribo esto en 2004) se ha publicado un libro de Stefan Zweig llamado El legado de Europa. Se trata de una colección de artículos que escribió en los últimos años de su vida, algunos poco  tiempo antes de … Sigue leyendo

Leer Más
La identidad nacional

«Lark, Alondra, Pastecca, Vania, etc.: me gusta ser tantos con tal de no ser yo.» Iván Tubau Ahora que el estado nación se empezaba a disolver en Europa en algo mucho más grande que acoge a todos estos países; ahora … Sigue leyendo

Leer Más
Lo peor de lo malo (el procés catalán)

Que se celebre o no un referéndum en Cataluña es una cuestión que no me interesa demasiado, excepto porque la propuesta del gobierno catalán para celebrar ese referéndum es a todas luces absurda e injusta. Ni la manera de convocarlo … Sigue leyendo

Leer Más
El nacionalismo cambiante

Cuando los nuestros alcanzan un cierto número, surge el nacionalismo, que puede ser de una ciudad, como lo era en Atenas o Esparta, de una nación o comunidad sin estado, como Cataluña o Flandes; de un reino o una república, … Sigue leyendo

Leer Más