Pensar consiste en digitalizar

|| Una investigación acerca del pensamiento digital/5

Pensar consiste, en cierto modo, en digitalizar un mundo analógico previo 

Cuando convertimos una señal analógica en una señal digital, perdemos en el proceso los umbrales más bajos o más altos, o si se prefiere los redondeamos en ceros (0) y unos (1).

El conversor digital convierte lo que está por debajo de su umbral en el valor 0 y lo que está por encima en el valor 1

El conversor digital convierte lo que está por debajo de su umbral en el valor 0 y lo que está por encima en el valor 1. No hay decimales que muestren la riqueza de la señal analógica

Hay que tener en cuenta que la grabación analógica ya reduce la riqueza del mundo sonoro exterior inevitablemente, en este caso, no debido a la limitación de nuestros sentidos, sino a la de los aparatos y sistemas de captura. La inmensidad inmanejable de las ondas sonoras no puede ser contenida por ningún sistema o aparato conocido en la actualidad. Pero, una vez reducida esa inmensidad del universo sonoro a un sistema de captura analógico (cintas magnéticas, vinilo), tenemos todavía una complejísima onda de sonido. Esa onda analógica es lo que convertimos en formato digital, en información en forma de 1 y 0 de mayor o menor calidad.

Hay que tener en cuenta que la grabación analógica ya reduce la riqueza del mundo sonoro exterior, en este caso, no debido a la limitación de nuestros sentidos, sino a la de los aparatos y sistemas de captura. La inmensidad inmanejable de las ondas sonoras no puede ser contenida por ningún sistema o aparato conocido en la actualidad. Pero, una vez reducida esa inmensidad del universo sonoro a un sistema de captura analógico (cintas magnéticas, vinilo), tenemos todavía una complejísima onda de sonido. Esa onda analógica es lo que convertimos en formato digital, en información en forma de ceros (0) y unos (1) de mayor o menor calidad, a la que podemos aplicar diversas compresiones.

Por otra parte, si además de convertir una señal analógica en digital, después queremos comprimir el resultado, para que el tamaño sea menor, lo podemos hacer eliminando redundancias, descartando lo irrelevante o todo aquello que nuestros sistemas sensoriales no pueden percibir.

Del mismo modo, cuando pensamos, reflexionamos o comunicamos nuestros pensamientos, realizamos una conversión y una compresión a partir de percepciones, sensaciones e intuiciones de límites poco precisos, para convertirlas en palabras, conceptos y argumentos más o menos precisos, o al menos formulables y comunicables (aunque los demás no siempre los comprendan).

Continuará


[Publicado en 2004. Revisado en 2016]

[Revisión en 2016 de la explicación del proceso conversión> compresión tras las sugerencias de Ernesto Hidalga y Lino García Morales]

Más información acerca del sin duda fascinante mundo del sonido, su captura analógica y su conversión digital:

Musicalecer: El sonido digital

Emezeta: Formatos de audio

Xataka: Alta resolución de audio: mitos y realidades


lapaginanoalt

Error: puede que no exista la vista de 3d3167194g

Error: puede que no exista la vista de a2a6ee47y5


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *