Sé radical: modérate

Hubo un tiempo en el que ser friki era sinónimo de ser raro, fuera de lo común, excéntrico. Un tiempo muy lejano.

Hoy en día, los únicos frikis en el sentido arcaico son los ciudadanos que no coleccionan figuritas, que no se han tatuado alguna parte del cuerpo, que no se pasan las horas hablando de sagas como Star Trek, Starwars, Juego de Tronos, o simplemente de series de televisión consumidas compulsivamente. Es decir, nadie.

Un friki ya no es aquel vecino raro que leía Monsters del cine encerrado en su habitación, sino la pieza de caza más codiciada por cualquier marketinero que se precie. Y la más fácil de atrapar: basta con echar una red de arrastre en cualquier lugar del océano digital y tirar de ella. Los frikis como tales desaparecieron cuando empezaron a organizar quedadas y reunirse por centenares para disolver su rareza en una masa indiferenciada. Lo friki, en definitiva, se ha convertido en un producto superventas.

Lo mismo que ha pasado con los frikis en el mundo de la cultura, ha sucedido en el terreno de la política con los radicales. Hoy en día los radicales se han convertido en la especie dominante y los moderados son ya animalillos en vías de extinción que no se atreven a salir de sus guaridas.

Hasta hace no mucho existían dos clases de radicales, que se situaban en eso que se ha llamado «los dos extremos del arco político»: la extrema derecha y la extrema izquierda, que, como es sabido, siempre se han alimentado la una a la otra. Se quieren tanto, se necesitan de tal manera, que cuando una empieza a abrir la boca la otra comienza a rugir.  Aunque cualquier persona sensata podría tener la tentación de pensar que si una persona se acerca a un precipicio la mejor manera de salvarla es advertirle del peligro y sujetarla para que no se caiga, llevándola a un lugar seguro, el pensador extremista, al ver que alguien se acerca a un abismo lo que hace es correr al otro extremo en busca de un precipicio comparable por el que tirarse, y a toda la sociedad tras él. Ese ha sido siempre el comportamiento radical y extremista: curar el exceso con más exceso y el fuego con más fuego.

¡Pero, qué tiempos felices aquellos en los que solo los radicales eran radicales! Ellos disfrutaban con su ardor y su presunción de ser los únicos que se preocupaban por salvar el mundo, incendiándolo, y los demás vivíamos tranquilos: tan solo bastaba con desviarnos un poco de la zona de precipicios, hacernos los sordos cuando nos gritaban al oído. Pero ahora ya no hay lugar en el que refugiarse ni cera con la que taparnos los oídos, porque los anti radicales también se han vuelto radicales.

Los anti radicales, en efecto, han adoptado el mismo estilo de los radicales de toda la vida. No porque acepten sus ideas, ni porque, como los radicales, digan aquello de «hágase la ley (mi  ley) y perezca el mundo», sino porque han adoptado su tono. Son tan gritones y vehementes en su anti radicalismo que a cierta distancia resulta imposible distinguirlos. Hoy  en  día un radical comme il faut y un anti radical hablan igual. Si pensábamos que existía una cierta relación entre la radicalidad de lo que se dice y la radicalidad de la forma en que se dice, estábamos equivocados. Ahora la descalificación constante y grosera, la acumulación de adjetivos calificativos, el negar al otro la posibilidad de equivocarse o de cambiar de opinión, de pensar de manera diferente o de contradecirnos, la presunción de superioridad moral constante y la santa indignación, han saltado desde los extremos hacia la zona que antes se consideraba moderada. Siento anunciarte, en definitiva, que ser radical ya ha perdido el glamour de lo raro, de lo extremo: ya solo hay extremos. Así que, si quieres sentirte diferente, si quieres ser original, si quieres distinguirte de una mayoría que ya no es silenciosa sino ruidosa, no lo dudes: sé moderado. Y si quieres apagar el incendio en el que ardemos todos cada día, también.


 

Sócrates y la ley

Cuando leí las palabras que Trasímaco dice en La República acerca de que  “en todas partes lo justo es lo que aprovecha al más fuerte”, confieso que las entendí como una denuncia y, por tanto, estuve más o menos de … Sigue leyendo

Leer Más
La discusión política

Creo que en la discusión política hay que hablar con cierta moderación y precisión, no por un ansia de corrección formal o de puntillismo gramatical, sino porque el lenguaje es una convención y, precisamente por ello, debe haber un cierto … Sigue leyendo

Leer Más
¿Una página apolítica?

He decidido de manera más o menos consciente no hablar de política en esta página. Más que nada porque creo que a casi nadie le interesa entender lo que sucede en el mundo, sino que cada uno se preocupa sólo … Sigue leyendo

Leer Más
Ética y política en Aristóteles

Para entender muchas de las consideraciones políticas de Aristóteles es necesario, más que leer su Política, consultar sus Éticas (Ética a Eudemo, Ética a Nicómaco y Magna Ética). Es allí donde Aristóteles dice que la ética es “una cierta disciplina política” (Ética a … Sigue leyendo

Leer Más
Aristóteles no dogmático

Aristóteles, se ve en la obligación de advertir en su Ética a Nicómaco (?) que la política no es una ciencia exacta, por lo que no se debe esperar de ella proposiciones demostrativas: “Las cosas nobles y justas que son … Sigue leyendo

Leer Más
El subrayado es suyo (de Nina Berberova)

Uno de los libros que estoy leyendo estos días es también uno de los más hermosos que recuerdo, las memorias de Nina Berberova, tituladas El subrayado es mío. A cada página que leo me asombro y conmuevo al observar su … Sigue leyendo

Leer Más
Antólogos, prólogos y errores

En este fragmento de la presentación, Juanjo de la Iglesia y yo hablamos acerca de los diversos prólogos que tiene Recuerdos de la era analógica, del legendario documento llamado la Donación de Constantino, por el que el Papa  de Roma … Sigue leyendo

Leer Más
Defensa del error por Milton y Selden

Esto que Milton atribuye a Selden recuerda mucho a algunos de los mejores pasajes escritos siglos después por Stuart Mill en Sobre la libertad: “Selden demuestra… que todos los pareceres, es más, todos los errores, conocidos, leídos y cotejados, son de … Sigue leyendo

Leer Más
sí, pero no / no, pero sí

pero (del lat. per hoc). Partícula fundamental y conjunción adeversativa cuyo uso usted debe dominar a la perfección. Compare estas frases: “Es una gran novela, pero tiene fallos imperdonables” “Tiene fallos imperdonables, pero es una gran novela”   Habrá observado que, … Sigue leyendo

Leer Más
Entre la ética y la estética

No hay ética sin estética, dice la tentadora sentencia que popularizó Kierkegaard. Tentadora porque resulta difícil no aceptar su atractivo inmediato y lanzarnos, sin dudarlo, a ofrecer mil y una confirmaciones. Enseguida, por ejemplo, nos damos cuenta de que no sólo rechazamos … Sigue leyendo

Leer Más
La ética de la estética

Dice Wayne C.Booth en Las compañías que elegimos: “Hace veinticinco años, en la Universidad de Chicago, un escándalo menor sacudió a los integrantes del cuerpo docente de humanidades cuando discutían qué textos le asignarían a la camada de estudiantes que … Sigue leyendo

Leer Más
Hágase la ley y muera yo

Hace unos días volví a leer el Critón, ese diálogo triste y delicioso en el que Sócrates discute con su amigo Critón, cuando este le ofrece una manera de escapar de la prisión y salvar su vida. A pesar de que … Sigue leyendo

Leer Más
La importancia de lo superfluo

He dedicado al tema de lo superfluo un libro sin duda innecesario llamado Lo único que importa es lo superfluo. En él explico que el avance de la civilización consiste en gran medida  en prestar una atención cada vez mayor hacia … Sigue leyendo

Leer Más
Patria

La historia del mundo está llena de grandes hombres –y ocasionalmente alguna gran mujer— cuya grandeza ha consistido en haber asesinado a miles de sus congéneres. Como bien dijo Fontenelle, acerca del cristianísimo emperador Constantino: “No pudiendo aumentar el número … Sigue leyendo

Leer Más
Maneras de predecir el futuro

Adivinar el futuro ha sido una ambición de los seres humanos desde los tiempos más remotos. Se ha intentado conocer el futuro leyendo las entrañas de animales, mirando las estrellas, sacrificando toros o caballos, echando las cartas, examinando los posos … Sigue leyendo

Leer Más
La política del Amor Universal

Una expresión como “Amor Universal” nos hace pensar inevitablemente en monjes vestidos con túnicas color mostaza o azafrán que avanzan sonrientes entre el tráfico de la gran ciudad haciendo tintinear sus campanillas, mientras predican una religión oriental de amor, paz y … Sigue leyendo

Leer Más
Ateísmo y optimismo

En Lo uno y lo plural dije que son pocos los ateos optimistas, aunque habría que recordar a todos los marxistas ateos y sin embargo optimistas en su anhelo de trasformar radicalmente la sociedad. Se podría decir, por supuesto, con algo … Sigue leyendo

Leer Más
Escepticismo y credulidad

Hay personas que aplican toda la fuerza de un espíritu crítico y escéptico contra quienes sostienen ideas políticas diferentes  a las suyas, pero, al mismo tiempo, creen en verdaderas simplezas que no resisten el más mínimo examen crítico y escéptico. … Sigue leyendo

Leer Más
La comprensión no implica justificación moral

El historiador Taylor cuenta a Ved Metha en La mosca en el frasco: “Cuando juzgo -tal vez esta es una forma errónea de proceder para un historiador- cuando juzgo los sucesos del pasado, trato de hacerlo tomando en cuenta la … Sigue leyendo

Leer Más
El mandato del cielo

En la antigua China se consideraba que los emperadores obtenían su legitimidad del Cielo, de manera bastante semejante a como en la Europa cristiana la obtenían de aquel Dios que estaba “en los cielos”. Como dice Ana Aranda en “La … Sigue leyendo

Leer Más
La sociedad abierta de Bertrand Russell

  He querido combinar en el título de este artículo el concepto de sociedad abierta popularizado por Karl Popper, con la figura de otro filósofo, Bertrand Russell. De este modo aparecen juntos por uan vez uno de los filósofos más … Sigue leyendo

Leer Más
John Milton y la libertad de imprenta

“Matar un buen libro es casi matar a un hombre”. Areopagítica es el alegato de Milton en favor de la libertad de imprenta. El libro está dirigido a los miembros del Parlamento, a los que pide que retiren la Orden de … Sigue leyendo

Leer Más
John Milton y los spartoi

He aquí una acertada comparación de John Milton entre los libros y el mito de Cadmo, quien arrojó dientes de dragón que se convirtieron en los spartoi, los primeros pobladores de Tebas: “Los libros sé yo que son tan vivaces y vigorosamente … Sigue leyendo

Leer Más
Política y sociología

Aquí puedes ver las páginas alojadas en mi sitio web dedicadas a la política y a veces también a la sociología.

Leer Más
Un hermoso símbolo: la serpiente

Una amiga de mi madre me regaló, en una acalorada discusión a los postres de una cena, un hermoso símbolo, en el que me siento representado. Hablábamos de esto y lo otro, de Irak, de Euzkadi, de Irlanda, de Israel, … Sigue leyendo

Leer Más
Una interpretación del taoísmo

Dice Giuseppe Tucci en su interesante  Apología del taoísmo: “Nadie dejará de reconocer las innegables ventajas que una concepción semejante [dominar la naturaleza]  ha traído. A ella se deben las conquistas de la ciencia, el mejoramiento de las condiciones de … Sigue leyendo

Leer Más
Sé radical: modérate

Hubo un tiempo en el que ser friki era sinónimo de ser raro, fuera de lo común, excéntrico. Un tiempo muy lejano. Hoy en día, los únicos frikis en el sentido arcaico son los ciudadanos que no coleccionan figuritas, que … Sigue leyendo

Leer Más