Interferencias.

El cine a veces muestra más que la realidad.

Casi siempre la realidad, digamos “el universo” es más grande que la narración. En teoría narrativa siempre se comienza por aquello de la historia frente a la narración. O incluso desde más atrás, desde la Historia a la historia y desde la historia a la narración.

Es un asunto complejo e interesante que no voy a tratar aquí. Simplemente me interesa ese asunto antes insinuado: el narrador selecciona una parte de la realidad y con esa parte hace su historia, que luego cuenta en lo que algunos llaman narración.

Homero no cuenta toda la guerra de Troya, sino sólo el último año, y dentro del último año no cuenta todo lo que sucedió, sino tan sólo la cólera de Aquiles. Esa es la razón por la que (cosa que sorprende a muchos que no han leído las obras de Homero), en la Ilíada ni siquiera se cuenta lo del famoso caballo de Troya.

Parece, pues, inevitable que el narrador recorte un pedazo de la realidad y renuncie a mostrarlo todo. Pero a veces el cine o el vídeo también muestra algo que no estaba en la realidad filmada. No me refiero a trucos ni a efectos especiales, a no ser que consideremos que lo que voy a mencionar es un efecto especial accidental.

Entre las cosas que suceden en la pantalla, o ante una cámara, que no suceden en la vida real están las bandas de interferencia que se ven en un aparato de televisión cuando es grabado (no sé si también cuando se emite en él la imagen que se está grabando, creando un circuito cerrado).

O el efecto móvil de los tejidos de muaré o de cuadritos pequeños. Por eso se recomienda que no se lleven vestidos de pata de gallo, o de cuadritos pequeños, o todo blanco o todo negro.

A mí lo más interesante me parece sin duda esas bandas de interferencia que, según creo recordar, expresan algún tipo de problema, fórmula o paradoja matemática. Creo que algo relacionado con un bucle de autorreferencia o algo parecido.

Si tú, lector atento, sabes a qué me refiero, escríbeme un comentario y te lo agradeceré, al menos digitalmente.

Pero también me pregunto si podría encontrarse algo semejante en lo que la narración mostrase algo que no está en la realidad, pero ahora referido a la estructura. Un ejemplo trivial sería presenciar como sucesivos dos acontecimientos simultáneos, o verlos desde dos puntos de vista (como un accidente de coche, que se repite invertido en el montaje para ahorrar y fingir más espectacularidad).