La fuerza del espíritu

enfermo-doctora-visitando-hombre-enfermo-creado-por-lamy-publicado-el-magasin-pittoresque-paris-1843

“Las heridas del corazón son mucho más dolorosas que las del cuerpo. Y muchas de las enfermedades corporales se originan en el espíritu. Las que nos vienen del exterior son bien pocas. Hay veces en que tomamos una medicina para sudar, pero no lo conseguimos; no obstante, basta con que sintamos miedo o vergüenza una sola vez para que nos empiece a correr el sudor. Señal de que es fruto del espíritu”.

Kenko Yoshida, Tsuresuregusa

Aunque es evidente que no todas las enfermedades proceden del espíritu (de la mente, el intelecto o lo psicológico, si se prefiere), la observación de Yoshida Kenko es extraordinaria y coincide con ideas de Oliva Sabuco y otros precursores del estudio de lo psicosomático, concepto tan mal empleado  pero tan acertado también.


 [Citado en Waste Web en octubre de 2004, comentado en 2013]

*******

wasteweb

Dios es una fuerte atadura

Dios es una fuerte atadura que me retiene en este mundo contra mi voluntad. Los balcones de hierro negro se me aparecen como cárceles para

Leer Más
Dioses

  Cuando éramos iguales a los dioses.   *********** [pq80aq95]

Leer Más
Dudar es lo más seguro

Darme cuenta de que tengo algo muy claro me hace sospechar. Demasiada unanimidad con uno mismo es una señal de alerta que debe hacernos dud

Leer Más
El paradigma de Field y la novedad

Syd Field propone muchas veces lo mismo que proponía Aristóteles, aunque cambia algunos nombres. Esta es una práctica habitual de Fie

Leer Más
Nacionalismo

[caption id="attachment_25537" align="alignleft" width="167"] Ilustración de Mikhail Zlatkovsky[/caption] El nacionalismo es sin duda un

Leer Más
Como Shakespeare

Como Shakespeare en Romeo y Julieta, y después: "Ahora ya lo sabemos todo...así que para qué seguir viendo la obra. Pues porque, aun

Leer Más
Vixit

Al anunciar una muerte, los romanos decían "Ha vivido" (Vixit). Al contrario que la vida, la muerte no se puede narrar, solo se puede cons

Leer Más
Shakespeare, ¿adelantado de su tiempo?

Cuando uno se detiene a observar la época isabelina, más que considerar que Shakespeare estaba adelantado a su época, acaba considera

Leer Más
Duplicados

  Para los demás, el que estemos duplicados no tiene importancia; para nosotros, sí.

Leer Más
Crítica a lo Johnson

El libro tiene partes buenas y regulares. El problema es que las buenas son regulares y las regulares son infames.

Leer Más
Defensa del error por Milton y Selden

Esto que Milton atribuye a Selden recuerda mucho a algunos de los mejores pasajes escritos siglos después por Stuart Mill en Sobre la li

Leer Más
El imaginario revolucionario

"El Parlamento de Inglaterra, asistido por gran número de gentes que a él se manifestaron y a él se adhirieron, fidelísimos en la

Leer Más
Borregos

A lo largo de la historia de la humanidad, le deja a uno pasmado la facilidad con que millones de personas han seguido sin dudar las n

Leer Más
Simbolismo

[caption id="attachment_28815" align="alignnone" width="562"] Symbolism, por Michael C.Place[/caption] Todos somos simbolistas. Escrib

Leer Más
El hombre que crea a los dioses

Viaje por todos los mitos y religiones creadas por el hombre. Al final presencia a los dioses que él creó y dice: "Yo os di la vid

Leer Más
John Milton y la libertad de imprenta

"Matar un buen libro es casi matar a un hombre". Areopagítica es el alegato de Milton en favor de la libertad de imprenta. El libro e

Leer Más
Waste Web, aforismos y breves

Siempre he sentido una mezcla de atracción y rechazo hacia los aforismos. Por un lado, admiro las breves reflexiones de grandes maestros

Leer Más
Hablar con los muertos

La mayoría de los escritores se entienden mejor con otros escritores si ya están muertos. Quizá se deba a que hablar con los muertos

Leer Más
John Milton y los spartoi

He aquí una acertada comparación de John Milton entre los libros y el mito de Cadmo, quien arrojó dientes de dragón que se convirtie

Leer Más
La fuerza del espíritu

"Las heridas del corazón son mucho más dolorosas que las del cuerpo. Y muchas de las enfermedades corporales se originan en el espíri

Leer Más
Cómo tener un sexto sentido

La creencia en un sexto sentido abunda de manera asombrosa entre quienes han perdido el sentido común. > El sexto sentido &nbs

Leer Más
Cristo

"Cristo es el semen en el falo de la cruz."                                    (apócrifo del siglo IV) Supongo qu

Leer Más
Prensa, televisión y revolución

John Milton decía en su Areopagítica: “Los libros sé yo que son tan vivaces y vigorosamente medradores como aquellos dientes fabul

Leer Más
El sexto sentido

Frecuentemente, la incapacidad de procesar la información procedente de los cinco sentidos hace a muchos creer que poseen un 'sexto sen

Leer Más
La navaja de Occam bien afilada

Decía Guillermo de Occam: "Los entes no se deben multiplicar innecesariamente". Es una herramienta filosófica que quizá no sea tan útil

Leer Más

Lo psicosomático
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /8

Vuelvo al tema del optimismo.

Como dije en la primera entrada de esta investigación, parece que  todos los resultados cuantificables hacen que la vida del optimista sea mejor que la del pesimista, incluso en igualdad de estímulos externos. Por regla general, los optimistas viven más y mejor que los pesimistas, lo que es, sin duda, una estupenda razón para ser optimista.

Una de las primeras personas en darse cuenta de la benéfica influencia del optimismo fue Oliva Sabuco de Nantes Barrera, autora de la Nueva filosofía de la naturaleza del hombre, un libro delicioso, escrito en forma de diálogo y publicado en 1587, en el que se anticipa y mejora el dualismo de Descartes, refutándolo.

Su consideración de lo psicosomático (que ella no llamaba así, por supuesto) es anterior a Francis Glisson y Thomas Willis. En fin, hablé de ella en Esklepsis 5 y todavía le debo un ensayo desde hace más de diez años. Quizá pronto pague esa deuda.

Lo psicosomático puede influir en la manera en que una enfermedad evoluciona. En algunos casos puede, no ya causarla (eso quizá en algunos casos, pero no puedo afirmarlo con certeza), pero sí puede favorecer su aparición. Y aquí me permito una aclaración personal.

Tras pasar hace años por una larga enfermedad, me volví bastante quisquilloso respecto a lo psicosomático, por lo que estoy seguro de que mucha gente piensa que no creo que sea un concepto válido. Se equivocan.

Lo que sucede es que lo psicosomático se ha convertido en una manera de explicar sin explicar y muchos recurren a ello con excesiva facilidad, hasta el punto de que casi siempre que un médico te dice que algo es psicosomático lo que te está diciendo es que no tiene ni idea de lo que te pasa.

Otra consecuencia negativa del recurso a lo psicosomático es la tendencia a culpabilizar al enfermo de sus enfermedades, como si fuera alguna especie de defecto moral ponerse enfermo, a la manera de la utopía de Samuel Butler Erewhom, donde se encierra a los enfermos y se manda al hospital a los criminales. De esto habla mucho y muy bien Susan Sontag en La enfermedad y sus metáforas.

Tampoco hay que olvidar que por mucho que influya lo psicosomático en la enfermedad, casi todas las enfermedades precisan de medicinas, entre otras cosas porque las medicinas también pueden modificar el estado de ánimo (y no me refiero a los psicotrópicos, sino incluso a cualquier medicina que ataque a los gérmenes, virus o bacterias).

Mi enfermedad me demostró con bastante claridad y con abundancia de ejemplos que no basta con querer curarse para curarse, es decir, me mostró las limitaciones de nuestra voluntad como medicina. Tampoco comparto un sentir bastante extendido en contra de la medicina llamada despectivamente “convencional”, sino todo lo contrario: creo que nunca como en las últimas décadas la medicina ha alcanzado unos éxitos tan enormes, que están prolongando la vida humana más allá de los límites que hasta hace no mucho se consideraban infranqueables. Y también está dando, a las personas que tienen la suerte de disponer de la medicina moderna, una mejor salud y una vida más sana, de la que han carecido todos los pueblos que seguían o que todavía siguen lo que hoy se conoce como medicinas tradicionales o naturales.

Pero que las medicinas sean necesarias no significa que no influya también el estado de ánimo, como también admite la propia Susan Sontag, y como ella misma demostró, al vivir más de treinta años después de que le diagnosticaran un cáncer incurable y le predijeran de seis meses a un año de vida. No porque Sontag se curase de manera mágica o milagrosa gracias a su buen ánimo, sino porque se negó a aceptar ese dictamen y cambió de médico. Buscó a otros doctores que le sometieron a otros tratamientos. Tenía la suerte de vivir en Estados Unidos y disponer de la mejor y más avanzada medicina en el tratamiento del cáncer. Sin embargo, finalmente murió por otro cáncer, a pesar de que, como cuenta su hijo, hasta el ultimo momento estuvo convencida de que volvería a sobrevivir.

También al paleontólogo Stephen Jay Gould le dijeron algo parecido, pero él consultó los datos  y descubrió que en los extremos de la estadística había personas en su situación que habían vivido 20 años más, así que se dijo que él podía ser uno más de los que compensan la media por arriba. Vivió más o menos veinte años y murió a causa de un cáncer distinto.

Ahora bien, insisto en que toda la voluntad del mundo no basta por sí sola para curarse del cáncer. Tampoco la medicina moderna lo logra siempre, aunque año tras año mejora sus resultados, en gran parte gracias al diagnóstico precoz, y ya se atisba una curación casi total para muchos tipos de cáncer. Recientemente se ha hecho un descubrimiento importantísimo: el cáncer tiene células madre, por lo que no se puede reducir su explicación a un desbordamiento caótico de células.

En definitiva, aunque desde hace mucho tiempo se sabe que el estado de ánimo influye en la salud, muchas personas aplican mal las reglas de la lógica más elemental y afirman alegremente que el estado de salud sólo depende del estado de ánimo o que incluso es creado por el estado de ánimo, como hacen muchos libros de autoayuda y autocuración cuya lectura resulta indignante para cualquier persona informada, y muy peligrosa para quienes siguen esos métodos y desdeñan acudir a los médicos convencionales.

************

Escrito desde mi lecho de enfermo, sin voz pero con ánimo optimista en un día de junio de 2004.

FIN?

[Publicado por primera vez el 10 de octubre de 2005 en Mundo Flotante]

 *******

NOTA

Erewhom es una novela utópica (o distópica) escrita por Samuel Butler en la que el viajero encuentra una civilización desconocida, tal vez descendiente de aquella misteriosa tribu perdida de Israel. En esa sociedad, como he dicho, se encierra a los enfermos y se hospitaliza a los delincuentes. También han destruido las máquinas y son vegetarianos: en una época llegaron incluso a dejar de comer vegetales y vivir del aire y casi se extinguieron. A ese libro de Samuel Johnson se debe el título de uno de mis weblogs: Erewhom digital.

**************

 

BREVE INVESTIGACIÓN ACERCA DEL PESIMISMO Y EL OPTIMISMO

Un optimista es sólo un pesimista…

INVESTIGACIÓN ACERCA DEL PESIMISMO Y OPTIMISMO /1


Leer Más
El efecto placebo y algo más (o menos)
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /3

Leer Más
El pesimista optimista
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /5

Leer Más
Lo psicosomático
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /8

Leer Más
La búsqueda de la felicidad
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /6

Leer Más
Y finalmente… el efecto nocebo
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /4

Leer Más
Los libros de autoayuda
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /2

Leer Más
Cómo no ser un cenizo
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /7

Leer Más

ENTRADAS DE ÉTICA Y COSTUMBRES

Plutarco y los moralistas

Leer Más
NO SMOKING (decía Varona)

Leer Más
Casanova y los vividores

Leer Más
Menos humos

Leer Más
El diablo y la maledicencia

Leer Más
El feísmo y hacerlo mal demasiado bien

Leer Más
La maledicencia

Leer Más
El placer y la salud

Leer Más
La suavidad de las costumbres

Leer Más
Ética y política en Aristóteles

Leer Más
Somos lo que comemos

Leer Más
Los charlatanes, según Plutarco

Leer Más
La máximas de Ptahhotep

Leer Más

ENTRADAS DE FILOSOFÍA

La identidad y el chiste de Epicarmo

Leer Más
Teología o mística materialista

Leer Más
Para qué he vivido, por Bertrand Russell
[PÓRTICO]

Leer Más
Sentido y referencia en Gottlob Frege

Leer Más
Wittgenstein, Neurath y los memes

Leer Más
Los filoetimólogos

Leer Más
Yang Zhu, el sabio escondido que llenó el mundo de palabras

Leer Más
Zenón de Elea y el cine

Leer Más
La curiosidad contra la certeza dogmática

Leer Más
Leibniz y el sonido

Leer Más
Por qué un caballo blanco no es un caballo

Leer Más
Relativismo cultural y malos tratos

Leer Más
El contagio por los adversarios

Leer Más
Charlotte Perkins Gilman

Leer Más
Solipsismo cotidiano

Leer Más
La autonomía de los personajes y Nozick

Leer Más
Nozick y la justificación del mal

Leer Más
David de Dinant y los noumenos

Leer Más
La presencia en mentes ajenas

Leer Más
Demócrito, filósofo y detective

Leer Más
La ética de la estética

Leer Más
Filósofos – De Aristóteles a Zenón

Leer Más
Más sobre ética y metafísica

Leer Más
Consejos para banquetes y reuniones

Leer Más
El mundo de Oz

Leer Más
Semblanza de Enrique José Varona

Leer Más
Aristóteles en Toledo y la nariz de Freud

Leer Más
Kungzi según Gore Vidal

Leer Más
Una regla de discusión de Juliano

Leer Más
Los buenos aforismos

Leer Más

COMENTARIO A “LOS PRINCIPIOS DE LA FILOSOFÍA”, DE DESCARTES

Empiristas y racionalistas, una dicotomía simplista

Leer Más
Las dos sustancias: alma y cuerpo

Leer Más
La divisibilidad

Leer Más
Dudar de las cosas sensibles

Leer Más
Explicar de manera lógica lo simple y evidente

Leer Más
El uso de la lógica en el razonamiento cotidiano

Leer Más
Entendimiento y voluntad en Descartes

Leer Más
Modos de conocimiento en Descartes

Leer Más
La duda cartesiana y la vida practica

Leer Más
Ser vencido al vencer al enemigo

Leer Más
Sobre la construcción de sistemas filosóficos

Leer Más
De nuevo la duda cartesiana

Leer Más
El origen de la idea de Dios

Leer Más
Prejuicios y universos simbólicos

Leer Más
Una solución divina

Leer Más
Descartes, ¿empirista?

Leer Más
Sistemas de símbolos, prejuicios y aprendizaje

Leer Más
Primeros principios falsos

Leer Más
¿Qué es pensamiento?

Leer Más
El conocimiento secreto de la mente

Leer Más
La teoría hologramática del cerebro

Leer Más
Conversación con los muertos

Leer Más
Equivocarse es percibir mal

Leer Más
Programas de investigación deductivos

Leer Más
El sueño de Leibniz

Leer Más
El círculo vicioso entre las ideas innatas y Dios en Descartes

Leer Más
Universales y distinciones

Leer Más
Sustancias y res extensa y res cogitans

Leer Más
Las verdades eternas y las cosas materiales

Leer Más
Las percepciones claras y distintas de Descartes

Leer Más

Teorías sobre mis enfermedades

Es una gran tentación encontrar una explicación para mi salud y mis enfermedades: “No te cuidas”, “Abusas de ti”. O lo contrario: “Te dejas llevar por el desánimo, “Las creas psicosomáticamente”.

Todas son explicaciones maravillosas, pero me temo que son sólo producto de nuestro anhelo constante de explicárnoslo todo.

La vida y mis enfermedades son más complicadas, aunque yo, por supuesto, soy el primero que intenta remediarlas y explicarlas.


[Publicado en 2002]

Ocurrencias de un enfermo

Teorías sobre mis enfermedades

Es una gran tentación encontrar una explicación para mi salud y mis enfermedades: “No te cuidas”, “Abusas de ti”. O lo contrario: “Te dejas llevar por el desánimo, “Las creas psicosomáticamente”. Todas son explicaciones maravillosas, pero me temo que son … Sigue leyendo

Leer Más
Ocurrencias de un enfermo

Una vez que estuve enfermo y me resultaba difícil salir a la calle, me pasaba los días en mi casa de Sambara de Madrid. Pensé en aprender cosas de mi enfermedad y, forzado por las circunstancias, me apliqué el dicho … Sigue leyendo

Leer Más
Enfermedades y emociones

Da la impresión de que cuando estás enfermo te encuentras menos protegido contra las emociones. Es frecuente que durante la enfermedad nos acordemos y revivamos todos nuestros problemas y angustias. Esta observación, que cualquiera puede hacer, me parece muy interesante. … Sigue leyendo

Leer Más
Aloysius Bertrand (1807-1841)

El ilustre enfermo

Parece que se llamaba Luis Bertrand. David D’Angers y Saint Beuve le intentaron ayudar, pero fue en vano; tal vez el pudor del enfermo hizo que llegarán tarde para salvarlo. Ellos se encargaron de que su nombre no fuese olvidado. … Sigue leyendo

Leer Más
La muerte natural y Joseph Glanwill

Se supone que una de las ventajas de la llamada “muerte natural” es que las fuerzas y las ganas de vivir se te van escapando a medida que avanza la agonía. Terminas agradeciendo la llegada del fatal desenlace. «El hombre … Sigue leyendo

Leer Más
¿Enfermos imaginarios?

«¿No será —pregunté a Ángeles hace unos días—, que esas personas que se quejan continuamente de diversos males que los médicos nunca encuentran, no será que esas personas están dotadas de una sensibilidad especial que les permite percibir lo que … Sigue leyendo

Leer Más
John Keats (1795-1821)

El ilustre enfermo

Nació en Londres el 31 de octubre de 1795. A los quince años era huérfano de padre y madre. En 1817 publicó sus primeros poemas (ya había conocido a Shelley), y un año después Endymion. En el verano de ese … Sigue leyendo

Leer Más
El reloj interno

Una de las cosas que más me ha impresionado siempre es la siguiente: nos acostamos por la noche. Tenemos que despertarnos a las 7 de la mañana. Como no tenemos despertador, nos decimos a nosotros mismos que debemos despertarnos a … Sigue leyendo

Leer Más
Un asunto inquietante y enfermizo

El asunto inquietante y enfermizo al que me refería (en El reloj interno) es el siguiente: del mismo modo que indicamos a nuestra mente que se despierte a determinada hora, podemos pedirle que nos recuerde, cuando veamos a un amigo, … Sigue leyendo

Leer Más
Joseph Roth (1894-1939)

El ilustre enfermo

Lo primero que leí de Joseph Roth fue una película: La leyenda del santo bebedor. Como me gustó mucho, me compré el libro, que también me gustó. Así que seguí leyendo libros suyos: Hotel Savoy, Job, La marcha de Radetzky, … Sigue leyendo

Leer Más
El origen de mis males

Lección 1 “El aire, que entra por la nariz o por la boca, llega a una bifurcación de caminos en la garganta, pasada la epiglotis. El esófago, conducto por el que transcurren los alimentos, desciende directamente hacia el estómago. El … Sigue leyendo

Leer Más
Antología de Spoon River

Recuerdo haber visto este libro, en la sugerente edición de la editorial Barral, durante años en la biblioteca de mi madre. Es un objeto, una imagen, que ha logrado ocupar ese lugar especial de la memoria que alcanzan pocas cosas de las que se aparecen ante nuestros sentidos a lo largo de la vida. Leí el libro en la adolescencia, pero durante años lo he conservado en mi recuerdo como ese objeto hermoso, y sin duda macabro, de la edición de Barral. De los poemas apenas recordaba nada, tan solo Sigue leyendo

Leer Más
Dolor desplazado y fantasmas

Una comparación interesante entre el cuerpo humano y las casas habitadas por fantasmas: cuando sentimos un dolor en el hombro, eso puede deberse a un problema que tenemos en el hígado. El lugar del que procede el dolor y el … Sigue leyendo

Leer Más
Epicuro

El ilustre enfermo

Epicuro es uno de los ilustres enfermos más famosos de todos los tiempos. Nació en el año 341 antes de nuestra era en Samos. Estudio con Nausífanes, seguidor de Demócrito, y acabo estableciéndose en Atenas. Allí, cuando ya Alejandro había … Sigue leyendo

Leer Más
Cuando estamos sanos…

Cuando estamos enfermos y en nuestra mente penetra la imagen de una enfermedad terrible, adoptamos tremendas resoluciones, como una promesa a cambio de curarnos de la enfermedad y de nuestras preocupaciones presentes. Nos aseguramos a nosotros mismos que, si nuestros … Sigue leyendo

Leer Más
El origen de mis males: los bronquios

«La traquea se divide al entrar en el tórax en dos bronquios, derecho e izquierdo, que conducen el aire hacia y dentro hacia afuera de los pulmones. Luego, las bronquios se dividen y subdividen como las ramas de un árbol, … Sigue leyendo

Leer Más
Lili Boulanger

La ilustre enferma

Quiso un azar malévolo y bromista que, cuando fui a descansar a casa de mi madre, me llevase un libro de Keats y otro de Aloysius Bertrand. Los dos murieron jóvenes y enfermos. Ese mismo azar ha actuado de nuevo … Sigue leyendo

Leer Más
Un ejemplo de conmovedora solidaridad entre los diversos órdenes de la naturaleza

  Coincidiendo con la detección de al menos dos gérmenes, virus o bacterias que pasan las horas en mis pulmones [en 1996], mi ordenador empezó a volverse loco, atacado también por un virus que escapaba toda posible detección. Tuve que … Sigue leyendo

Leer Más
Breve historia de mi enfermedad

Llegado a la página 40 del cuaderno ni siquiera he contado nada de lo que ha dado precisamente origen a este cuaderno. El día 6 o 7 de diciembre de 1996 noté los síntomas de un constipado, catarro, resfriado gripe … Sigue leyendo

Leer Más
La danza de la muerte

Marcos me regala este libro estupendo. Es una versión castellana de las celebres danzas de la muerte medievales: “La Europa medieval de las pestes de los visionarios místicos, de los flagelantes, de los predicadores del satanismo y de la adivinación, están … Sigue leyendo

Leer Más
Susan Sontag y los enfermos culpables

Leí La enfermedad y sus metáforas hace probablemente más de 10 años, en casa de Iván, en Barcelona. También leí otro libro de Sontag: Contra la interpretación, del que guardo muy buen recuerdo. Al leerlo en esta nueva edición, me … Sigue leyendo

Leer Más
Susan Sontag, la enferma ilustre

Cuando Susan Sontag escribió La enfermedad y sus metáforas libro en el que denunciaba los mitos que rodeaban al cáncer y a la tuberculosis era una enferma de cáncer. Diez años después, Sontag lo cuenta en El SIDA y sus … Sigue leyendo

Leer Más
Novedades, hemorragias y lo psicosomático

Agrupo aquí tres breves notas que publiqué en mis Ocurrencias de un enfermo, el diario que escribí durante mi enfermedad en 1996. 12. Novedades de la enfermedad (junio de 1996) Tras el ingreso de urgencia, pasé un fin de semana … Sigue leyendo

Leer Más
Julien Offray De La Mettrie (1709-1751)

El enfermo ilustre

No porque muriese joven de una terrible enfermedad, ni porque fuese un enfermo crónico, sino porque la enfermedad significó para él una vía de conocimiento, como los sueños lo fueron para Descartes, de quien fue rival. Por eso está aquí. … Sigue leyendo

Leer Más