Tsurezuregusa, de Kenko Yoshida

“En todas las cosas, la uniformidad es un defecto.

Es interesante dejar algo incompleto y por terminar; así se tendrá la sensación de que mediante esa imperfección se prolonga la vida de los seres”

(Kenko Yoshida, Tsurezuregusa)

 

Kenko Yoshida vivió en Japón. Era un monje budista que se retiró a una cabaña hacia el año 1340 y llevó desde entonces una vida semejante a la de Montaigne cuando se retiró del mundo a los cuarenta años y se encerró en su torre llena de frases latinas escritas en las paredes. En su cabaña pasó Kenko los días leyendo El libro de la almohada de Sei Shoganon, las Analectas de Confucio y muchos libros de poesía.

Kenko dejó crecer las hierbas de su jardín sin cuidarlas y escribió de vez en cuando pequeñas notas que sujetó como papelitos en las paredes de la choza. Cuando murió, un discípulo recogió los papeles (encontró 243), y con ellos compuso el libro Tsurezuregusa (Ocurrencias de un ocioso), que se considera una de las seis obras clásicas más importantes de Japón.

Leí Tsurezuregusa hace muchos años. Durante un semiencierro o retiro forzoso a causa de mi mala salud, el libro de Yoshida Kenko me dio la idea de escribir también unas ocurrencias: Ocurrencias de un enfermo, en donde iba contando las cosas que se me ocurrían en las largas tardes en la terraza de mi casa de Sambara.

Volví a Yoshida Kenko, o Kenko Yoshida, para darle el título a un cuaderno digital: Ocurrencias de un ocioso (Tsurezuregusa), idéntico a su libro. Me pareció entonces la mejor definición de lo que hago en estas páginas que mantengo en la red.

Está escrito: “Una mala acción hecha en un día de buen auspicio infaliblemente traerá consigo malos presagios. Y una obra buena realizada en un día de malos agüeros acarreará resultados favorables”.
Los buenos o malos augurios vienen determinados por los actos del hombre, no por los días.

Kenko Yoshida, Tsurezuregusa


 

NOTA mayo de 2006:
Ahora me doy cuenta de una coincidencia encantadora: los papelitos de Kenko Yoshida en su cabaña tienen cierta semejanza con los recuadros que sirven para enlazar estas entradas. Del mismo modo que Kenko iba poniendo papeles en la pared de su choza, yo los pongo en esta pared digital.

NOTA septiembre 2011
En la nota anterior me refería a los recuadritos que servían para enlazar con las diferentes entradas de mi blog Tsurezuregusa. Aquí en la barra lateral se puede ver un sistema semejante.

NOTA 2016

Ahora vuelve a haber papelitos al final de cada una de mis entradas, que enlazan a otras entradas del mismo tema.

Los papelitos de Yoshida Kenko son en cierto modo un relato hipertextual, comparable a The unfortunates, de B.Johnson.


Algunas páginas de mi cuaderno Ocurrencias de un enfermo

 

CUADERNO DE JAPÓN

La máscara de Arlequín
NO LUGAR 20

Ensayo sobre las máscaras /9

Zona de espera del Aeropuerto de Lima, esperando el vuelo 419 a Lima [Sábado 13 de diciembre de 1997] Estoy LEER MÁS

Craven y Cuervo

Craven y Cuervo son dos personajes que aparecen aquí y allá en mis páginas. Suelen viajar conmigo por el mundo LEER MÁS

Un asunto inquietante y enfermizo

El asunto inquietante y enfermizo al que me refería (en El reloj interno) es el siguiente: del mismo modo que LEER MÁS

El reloj interno

Una de las cosas que más me ha impresionado siempre es la siguiente: nos acostamos por la noche. Tenemos que LEER MÁS

John Keats (1795-1821)

El ilustre enfermo

Nació en Londres el 31 de octubre de 1795. A los quince años era huérfano de padre y madre. En LEER MÁS

¿Enfermos imaginarios?

Michael Ancher (1849-1927), La muchacha enferma (Den syge pige, 1882) «¿No será —pregunté a Ángeles hace LEER MÁS

La muerte natural y Joseph Glanwill

Se supone que una de las ventajas de la llamada "muerte natural" es que las fuerzas y las ganas de LEER MÁS

Aloysius Bertrand (1807-1841)

El ilustre enfermo

Parece que se llamaba Luis Bertrand. David D'Angers y Saint Beuve le intentaron ayudar, pero fue en vano; tal vez LEER MÁS

Territorialidad
ESCRITO EN EL CIELO 19

Avión volando en un cielo indeterminado, probablemente sobre el Atlántico [Lunes 29 de diciembre de 1997]   Comentarios a Augé: LEER MÁS

Joseph Roth (1894-1939)

El ilustre enfermo

Lo primero que leí de Joseph Roth fue una película: La leyenda del santo bebedor. Como me gustó mucho, me LEER MÁS

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¿Te gustaría comentar algo?x
()
x